Enlaces de accesibilidad

Entran en vigor las sanciones más fuertes hasta ahora de EEUU contra Irán


Las sanciones renovadas de EE.UU. a Irán afectan a más de 65 aeronaves, inclluidas las de la aerolínea estatal Iran Air.

Las penalidades apuntan a más de 700 iraníes e individuos vinculados con personas del país de Medio Oriente, así como a bancos y otras entidades, aeronaves y embarcaciones. Washington dejará que ocho paises sigan comprando crudo iraní.

El gobierno del presidente Donald Trump impuso estrictas sanciones sobre Irán este lunes, restaurando algunas descontinuadas tras el acuerdo nuclear del 2015, e implementando otras nuevas.

Las medidas son parte de un intento más amplio de Trump para frenar los programas nucleares y de misiles de Teherán y disminuir la influencia del país islámico en Oriente Medio.

"El régimen iraní tiene una opción: puede hacer un giro de180 grados desde su curso de acción ilegal y actuar como un país normal, o puede ver cómo se desmorona su economía", dijo el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, a periodistas.

"Esperamos que sea posible un nuevo acuerdo con Irán", agregó. "Tenga la seguridad de que Irán nunca se acercará a conseguir un arma nuclear en tiempos del presidente Trump", agregó.

Las sanciones están dirigidas a los sectores energético, financiero y naviero del país y pretenden paralizar la economía del país luego de que Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015.

Las medidas restablecen todas las sanciones estadounidenses que fueron levantadas bajo el acuerdo y que dieron a Irán un alivio de miles de millones de dólares a cambio de que limitara su programa nuclear.

Las nuevas sanciones congelan cualquier activo que aquellos afectados tengan en jurisdicciones de Estados Unidos y prohíben que los estadounidenses hagan negocios con ellos. También afectarán a las compañías que no sean iraníes pero que hagan negocios con empresas y funcionarios del país.

En lo que describió como la imposición más grande de sanciones al país islámico, el Departamento del Tesoro aplicó penalidades a más de 700 iraníes e individuos vinculados con personas del país de Medio Oriente, así como a organismos, aeronaves y embarcaciones. La acción aumentó a más de 900 el número de afectados por las sanciones del gobierno de Trump en menos de dos años.

Entre ellos se encuentran 50 bancos iraníes y subsidiarios, más de 200 personas y barcos, la aerolínea estatal Iran Air y más de 65 de sus aviones.

“La imposición por parte del Departamento del Tesoro de una presión financiera sin precedentes sobre Irán deberá dejarle claro al régimen iraní que enfrentarán un aislamiento financiero y un estancamiento económico cada vez más grandes hasta que cambien por completo su conducta desestabilizadora”, aseveró el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

“La presión ejercida por Estados Unidos solo va a seguir aumentando. Pretendemos asegurarnos de que el régimen iraní deje de desviar sus reservas de divisas fuertes a inversiones corruptas y a las manos de los terroristas”, agregó.

Sin embargo, mientras que el gobierno estadounidense trata de reducir por completo los ingresos petroleros de Irán, aplicando sanciones a los países que compren crudo iraní, está dejando, con ciertas condiciones, que algunos de sus aliados más cercanos y China continúen importándolo siempre y cuando trabajen para reducir las importaciones a cero. Quedan exceptuados además Grecia, India, Italia, Japón, Corea del Sur, Taiwán y Turquía.

El secretario de Estado Mike Pompeo dijo que las exenciones, que expiran en seis meses, son necesarias para evitar una perturbación en los mercados petroleros del mundo y para dar más tiempo a ocho países para eliminar sus importaciones.

Durante esos seis meses, el país importador puede comprar petróleo iraní, pero debe depositar los ingresos de Irán en una cuenta de garantía bloqueada. Teherán puede gastar el dinero, pero solamente en un pequeño número de asuntos humanitarios.

Horas antes, el presidente Hassan Rouhani dijo que Irán seguiría vendiendo su petróleo pese a la "guerra económica" de Washington. El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, consideró que el "hostigamiento" de Estados Unidos era contraproducente porque aislaba más a Washington, en referencia a otras potencias mundiales que se oponen a la iniciativa.

La Unión Europea, que sigue apoyando el acuerdo nuclear del 2015, expresó su rechazo a la imposición de nuevas sanciones, mientras que China, un gran comprador de petróleo a nivel mundial, lamentó la medida.

(Con información de AP y Reuters)

XS
SM
MD
LG