Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

Otra vez "la embajada americana"

El edificio frente al litoral habanero, escenario de la guerra fría, retomó el carácter de embajada en una emotiva ceremonia protagonizada por el Secretario de Estado, John Kerry el 14 de agosto de 2015.

El lunes 20 de julio del 2015 la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana anunció su conversión en embajada en un comunicado. La bandera de EEUU no se izó hasta la ceremonia formal que encabezó el Secretario de Estado, John Kerry en agosto de ese mismo año.

El Gobierno de Cuba se refirió todos estos años al edificio inaugurado en 1953 como "la SINA" por las siglas de Sección de Intereses de Norteamérica. Con el gradual deshielo entre los dos Gobiernos, y la bandera de las barras y las estrellas ondeando en el Malecón habanero, la emblemática estructura volvió a ser para los cubanos simplemente "la embajada americana".

Numerosas personas se concentraron en los alrededores de la embajada, detrás de barreras de seguridad, muchas de ellas portando banderitas de ambos países. Entre los invitados a la ceremonia en la embajada estuvieron las personalidades que han apoyado el acercamiento entre ambos países.

En el discurso inaugural el 14 de agosto de 2015, el Secretario de Estado reconoció:

"Permítanme ser muy claro: El establecimiento de relaciones diplomáticas normales no es algo que un Gobierno hace como un favor a otro; es algo que dos países emprenden conjuntamente cuando los ciudadanos de ambos países se van a beneficiar. Y, en este caso, la reapertura de nuestras embajadas es importante en dos niveles: de pueblo a pueblo, y de Gobierno a Gobierno.

Primeramente, creemos que es útil para nuestras naciones aprender más una de la otra, conocernos más. Es por eso que nos entusiasma que los viajes de Estados Unidos a Cuba se hayan incrementado 35% desde enero y continúen aumentando. Nos alienta que cada vez más compañías estén explorando aquí proyectos comerciales que crearán oportunidades para el creciente número de emprendedores cubanos; y nos entusiasma también que las firmas de Estados Unidos estén interesadas en ayudar a Cuba a expandir sus telecomunicaciones y sus conexiones a internet, y que el Gobierno aquí haya prometido recientemente crear decenas de puntos más baratos de Wi-Fi.

También queremos reconocer el papel especial que la comunidad cubanoamericana está desempeñando para establecer una nueva relación entre nuestros países. Y, de hecho, tenemos hoy con nosotros a representantes de esa comunidad, de los cuales algunos nacieron aquí y otros en Estados Unidos. Con sus fuertes lazos culturales y familiares, ellos pueden aportar mucho al espíritu de cooperación bilateral y progreso que deseamos crear, del mismo modo que han aportado mucho a sus comunidades en su país adoptivo.

La restauración de lazos diplomáticos también hará más fácil la cooperación entre nuestros Gobiernos. Somos, después de todo, vecinos; y los vecinos siempre tienen muchas cosas que discutir en áreas como la aviación civil, política migratoria, preparación para desastres; protección del medio ambiente marino, cambio climático global y otros asuntos más difíciles y complicados. Tener relaciones normales facilitará que conversemos y el diálogo puede profundizar la comprensión, aun cuando sabemos muy bien que no estaremos de acuerdo en todo."

Un poco de historia...

El edificio formó parte de una serie de embajadas diseñadas por prominentes arquitectos de la época a petición del Departamento de Estado, tras la Segunda Guerra Mundial. El clima de posguerra definió el estilo modernista del proyecto, destinado a inspirar al mundo a seguir a Estados Unidos en la búsqueda de la prosperidad.

Solo ocho años pudo disfrutar el cuerpo diplomático estadounidense la nueva embajada frente al litoral habanero. En enero de 1961, el presidente Dwight D. Eisenhower rompió relaciones con el régimen de Fidel Castro, tras acusaciones de que la embajada era usada como base de espionaje.

El personal diplomático de Suiza quedó, entonces, encargado de salvaguardar la estructura. La agencia Swissinfo recordó cómo el embajador suizo Emil Anton Stadelhofer tuvo que esforzarse entre 1963 y 1964 para impedir que Fidel Castro convirtiera el edificio en sede del Ministerio de la Pesca.

En junio de 1977, como parte de un acercamiento con el Gobierno de Cuba del presidente Jimmy Carter, la antigua embajada fue reabierta como Sección de Intereses de Estados Unidos, bajo protectorado de la embajada suiza. Asimismo, la que fuera embajada de Cuba en Washington reabrió como Sección de Intereses de Cuba, bajo la protección de la embajada de Checoeslovaquia.

Retomó su caracter de embajada después de 38 años de haber funcionado como Oficina de Intereses.

Escenario de la guerra fría

El edificio ha sido en estos años una especie de imán de los resentimientos del régimen castrista contra Estados Unidos. Un batallón especial de la PNR se encarga de la custodia de la sede diplomática. El 19 de abril de 1980, frescos aún los sucesos de la Embajada del Perú, Fidel Castro encabezó la primera de sus llamadas "marchas combatientes" ante la misión.

El 2 de mayo de ese año, unas 700 personas se congregaron frente al edificio para preguntar por su salida del país. Una famosa filmación muestra cómo individuos armados con palos reprimen a golpes a las personas que intentaban entrar. Según varias fuentes, los represores fueron reclutados por el régimen en escuelas y centros de trabajo. La Sección abrió las puertas a unos 300 a 400 de los congregados para librarles de la golpiza.

Las “marchas combatientes” se reactivaron en 2000 para reclamar la devolución a Cuba del balserito Elián González, encomendado a sus familiares en Miami luego de que su madre pereciera en el mar. Ese año el Gobierno de la isla ordenó construir en los terrenos aledaños a la sede del antiguo parque 4 de Julio (un homenaje a la Independencia de Estados Unidos), la llamada Tribuna Antiimperialista.

En la Navidad del 2004, bajo la Administración del presidente George W. Bush y siendo jefe de misión James Cason, se colocó en el exterior del edificio, entre los adornos navideños, un visible número 75, en alusión a los 75 opositores y periodistas independientes encarcelados durante la ola represiva de marzo del 2003 conocida como "Primavera Negra". En 2006 se desplegó en los pisos superiores de la Sección un cartel electrónico que presentaba en español noticias y mensajes sobre los Derechos Humanos y otros temas, censurados en la isla. El Gobierno cubano no demoró en instalar 130 astas con banderas negras para bloquear la visibilidad de los mensajes.

​La instalación diplomática se encuentra fuertemente custodiada en su perímetro por guardias cubanos y sólo se permite el acceso después de varios controles, algo que Washington ha tratado de cambiar en sus recientes negociaciones con La Habana. Ni siquiera los transeúntes pueden caminar por la acera que rodea a la estructura.

Un parque cercano a la embajada, en la confluencia de las calles Calzada y K, frente a la antigua funeraria Rivero, se ha hecho famoso por la cantidad de cubanos que diariamente se reúnen allí en espera de ser entrevistados para visas de visita temporal o para emigrar a Estados Unidos. La carga emocional que allí se concentra ha hecho que se le conozca como "el Parque de los Lamentos" o "de los Suspiros".

Vea todas las noticias de hoy

Congresistas de la Florida escriben a secretario Mayorkas manifestando preocupación por migrantes cubanos

Los representantes republicanos por la Florida, Carlos Giménez, María Elvira Salazar y Mario Díaz-Balart (de izquierda a derecha).

Los congresistas por la Florida Mario Díaz-Balart, María Elvira Salazar y Carlos Giménez, en carta enviada al secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, manifestaron preocupación por la política de Estados Unidos hacia Cuba, en particular las consecuencias de las repatriaciones de migrantes cubanos a la isla.

"Como hemos expresado varias veces", dicen en el texto, "estamos profundamente preocupados por el aparente cambio de la administración Biden en la política de Estados Unidos hacia Cuba, incluido el acuerdo con el régimen en Cuba para aumentar las repatriaciones de cubanos que escapan de la dictadura".

La misiva advierte que "una lamentable consecuencia" del aumento de las repatriaciones ha sido "el aumento correspondiente de familiares que buscan información sobre sus seres queridos interceptados en el mar". Señala en ese sentido que no existe "una forma eficaz y oportuna" para que los familiares o sus representantes legales verifiquen su ubicación y detalles básicos de sus casos.

Este problema es reparable, dice el texto. "El gobierno de Estados Unidos ha abordado este problema para las personas bajo la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de EE.UU. a través del Sistema Localizador de Detenidos en Línea (ODLS)".

ODLS es un sistema electrónico que permite al público buscar personas para determinar si están detenidas por ICE y de ser así, en qué instalación se encuentran. "Al hacer que la información esté disponible de esta manera, los miembros de la familia y los representantes legales pueden encontrar información básica sin agotar los cruciales recursos o la mano de obra de agencias ya sobrecargadas de trabajo".

Los legisladores consideran que sería beneficioso "para los cubanos que huyen, sus seres queridos y representantes legales tener información oportuna y precisa sobre si han sido interceptados, su ubicación y otros datos básicos y hechos de su caso".

Los firmantes solicitan en ese sentido que Mayorkas (también de origen cubano) "considere implementar un sistema similar al ODLS para los ciudadanos cubanos interdictos en el mar o bajo custodia en EE.UU., que actualmente no están cubiertas por el ODLS".

EEUU: el gobierno cubano debe respetar los derechos humanos y liberar a los presos políticos

Imágenes de protestas que ocurrieron en La Habana durante de los prolongados apagones del 2022.

"Más de 700 manifestantes del 11J y de las manifestaciones durante los apagones siguen entre rejas en Cuba", denunció el lunes la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Por medio de Twitter, la sede diplomática recalcó que "los seres humanos tienen derecho a expresarse y a exigir una mejor actuación de su gobierno".

"El gobierno cubano debe respetar los derechos humanos y liberarlos ya", subrayó la Embajada en el marco de la campaña #PresosPorQué.

El pasado domingo, el gobierno estadounidense también se refirió al presidio político cubano y las acciones del régimen comunista contra la sociedad civil independiente.

El subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, recordó en Twitter que el 27 de noviembre de 2020 cientos de artistas e intelectuales se reunieron frente al Ministerio de Cultura en La Habana para exigir el cese del acoso a los creadores en la isla.

"El régimen ha encarcelado a cientos de cubanos, incluido artistas, por reclamar sus derechos. Encarcelar a los artistas por expresarse es un claro ejemplo de la represión en Cuba", recalcó Nichols.

Dos artistas confinados en prisiones cubanas están en la lista de prisioneros de conciencia que elabora Amnistía Internacional: Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Castillo "El Osorbo".

De acuerdo a las investigaciones de la ONG Prisoners Defenders, hasta el 31 de octubre en Cuba había 1.027 prisioneros políticos y de conciencia.

Son presos que sufren "condenas judiciales o disposiciones de limitación de libertad por parte de las fiscalías, sin supervisión judicial alguna, en flagrante violación de la ley internacional y el debido proceso”, denunció Javier Larrondo, presidente de Prisoners Defenders.

Larrondo comentó que es "especialmente delicada" la situación de los menores encarcelados en centros de carácter penitenciario, denominados “escuelas de formación integral”. Actualmente, “29 niños y 5 niñas, en total 34 menores, aún cumplen sentencia (26 de ellos) o están siendo procesados penalmente (8 de ellos)”.

Una victoria en EEUU contra compañías de viajes que negocian con propiedades confiscadas por el régimen cubano

El abogado Andrés Rivero en una conferencia de prensa sobre propiedades confiscadas en Cuba en la década de los años 60. (OCB/Roberto Koltún).

El bufete Rivero Mestre, con oficinas en Miami y Nueva York, dio a conocer que ganó el pasado martes una apelación en una demanda bajo la Ley Helms-Burton contra las empresas Trivago GMBH, Booking.com B.V., Expedia Inc. y otras compañías de viajes.

La Corte de Apelaciones del Undécimo Circuito de EEUU revocó la desestimación anterior de una demanda por violaciones de la Ley Helms-Burton por parte de los acusados, “todas empresas que han traficado y se han beneficiado del tráfico de propiedades confiscadas por el gobierno cubano”, señaló el bufete.

En esta instancia, la Corte devolvió el caso al tribunal anterior para más procedimientos.

La decisión "es una gran victoria para los demandantes del Helms-Burton", dijo el letrado Andrés Rivero. "Esperamos llevar nuestro caso ante un jurado y reivindicar los derechos de nuestro cliente, cuya propiedad está siendo traficada ilegalmente".

En la apelación, explicó el bufete, Rivero Mestre afrontó cuestiones de competencia personal y competencia material, en las que las empresas basaron su decisión de desestimar la demanda.

El tribunal de apelación concluyó que la impugnación de la jurisdicción personal no era fáctica y que Rivero Mestre alegó suficientemente cada uno de los requisitos de la materia en cuestión, indicó el bufete.

La Ley Helms-Burton otorga a los cubanoamericanos, cuyas propiedades en Cuba fueron confiscadas por la dictadura comunista de Fidel Castro, el derecho a recuperar daños y perjuicios de las personas y entidades que trafiquen o se beneficien del tráfico de sus propiedades.

La Ley también prevé el triple de daños contra un demandado que recibió notificación previa de la demanda y no detuvo su tráfico ni compensó a los propietarios de los bienes confiscados, recordó el bufete.

Congresistas de EEUU viajan a Cuba para hablar de agricultura e importación de alimentos

Un campesino recoge coles en una finca de Santiago de las Vegas, en La Habana. (REUTERS/Alexandre Meneghini/Archivo)

Una delegación bipartidista de representantes del Congreso estadounidense viajó a Cuba este fin de semana para reunirse con agricultores cubanos y funcionarios locales, con quienes discutirán sobre el estado actual de la agricultura y el suministro de alimentos en la isla.

"Hoy encabezo una delegación bipartidista con la representante Jahana Hayes y el congresista Jim Baird a Cuba para estudiar el impacto de los productos básicos estadounidenses, reunirme con agricultores cubanos y discutir sobre temas agrícolas y otros relacionados con funcionarios locales", informó en su cuenta de Twitter el representante demócrata por California Salud Carbajal.


Los integrantes del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes evaluarán, además, las áreas en las que pueden existir "oportunidades de beneficio económico mutuo para las empresas estadounidenses y el pueblo cubano".

El tuit del representante Carbajal fue compartido por la embajada estadounidense en La Habana, que recalcó que Estados Unidos es uno de los mayores proveedores de productos agrícolas a la isla.

El gobierno cubano suele culpar al embargo económico, impuesto al régimen de la isla por Estados Unidos, de sus carencias económicas. Sin embargo, la medida incluye exenciones y autorizaciones relativas a las exportaciones de alimentos, medicinas y otros bienes humanitarios.

El pueblo de los Estados Unidos y las organizaciones estadounidenses "donan una cantidad significativa de bienes humanitarios al pueblo y Estados Unidos es uno de los principales socios comerciales de Cuba", recordó a principios de noviembre el consejero político de la Misión de EEUU ante Naciones Unidas, John Kelley.

En 2021, las empresas estadounidenses exportaron más de $295 millones en productos agrícolas a Cuba, incluidos alimentos, para ayudar a abordar las necesidades básicas del pueblo cubano, detalló Kelly, en su discurso de respuesta a la resolución de ONU que condena el embargo.

Tras el paso del devastador huracán Ian por el occidente de Cuba, EEUU ofreció ayuda humanitaria al gobierno de la isla, un acercamiento con el que algunos congresistas, entre ellos Mario Díaz-Balart (FL-25), María Elvira Salazar (FL-27) y Carlos Giménez, han expresado su desacuerdo.

"No tenemos ninguna duda de que el régimen intentará utilizar estos recursos para reforzar su control sobre el poder, y esperamos que (Estados Unidos) tenga medidas de seguridad significativas y exhaustivas para garantizar que eso no suceda", dijeron en una carta dirigida a los departamentos de Estado y Seguridad Nacional a finales de octubre pasado.

EEUU reitera su apoyo a los derechos humanos y la libertad de expresión en Cuba

La subsecretaria de Estado adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Emily Mendrala, y el Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, Benjamin G. Ziff.

“En apoyo a los derechos humanos y la libertad de expresión”, la subsecretaria de Estado adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Emily Mendrala, se reunió con un grupo de periodistas independientes en La Habana, informó este viernes a Radio Televisión Martí el Departamento de Estado de Estados Unidos.

La reunión se llevó a cabo el pasado miércoles. Otros activistas y familiares de presos políticos del 11 de julio de 2021 tenían previsto participar en el encuentro, pero fueron detenidos por las autoridades del régimen.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:51 0:00

Por ejemplo, Migdalia Gutiérrez Padrón, madre del preso político del 11 de julio de 2021, Brusnelvis Cabrera Gutiérrez, fue detenida en La Güinera, La Habana, por agentes de la Seguridad del Estado y de la policía.

Gutiérrez Padrón dijo a Radio Televisión Martí que la detención, de poca duración, tuvo lugar cuando se disponía a salir hacia la Embajada de Estados Unidos.

Unos medios de comunicación fuertes, profesionales e independientes “son una necesidad mundial para una sociedad civil informada y plenamente participativa”, precisó el Departamento de Estado en un correo electrónico enviado a Radio Televisión Martí.

"Condenamos la detención por parte del gobierno cubano de los familiares de los manifestantes encarcelados del 11J que tenían previsto reunirse con funcionarios estadounidenses hoy en La Habana. Impedir que los padres hablen de sus hijos encarcelados es injusto e inhumano", denunció el jueves el secretario adjunto del Departamento de Estado para asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols.

Nichols afirmó que esas familias de los presos del 11J "tienen derecho a hablar con la comunidad internacional y con cualquier otra persona que elijan sobre la condición de sus seres queridos".

"Nos unimos a los llamamientos para que el gobierno cubano libere inmediatamente a todos los detenidos injustamente", concluyó el diplomático.

Cargar más

XS
SM
MD
LG