Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

La embajada cubana en Estados Unidos

La embajada de Cuba en Washington en 1937. Foto: Biblioteca del Congreso.

La ahora embajada cubana estuvo hasta 1990 bajo la protección de Checosloquia y, hasta el día de hoy, de Suiza.

Los que pasan a diario por la calle 16 de Washington D.C. ven banderas y pancartas frente a los edificios, donde se anuncian misiones diplomáticas de diferentes países. Hay tres edificios al inicio de la calle 16 desde Fuller: la sede diplomática de Polonia, la Oficina de Intereses de Cuba en Washington y, a su lado, la embajada de Lituania en Estados Unidos.

Los polacos con frecuencia hacen recordar los pasajes de su historia reciente. Colocan amplias pancartas celebrando el movimiento obrero Solidaridad, que enarboló primero las demandas económicas de los huelguistas en Gdansk y después desmanteló el sistema comunista. También celebran el aniversario de la entrada a la Unión Europea.

Los lituanos hacen lo mismo. Anuncian en la fachada del edificio sus fechas históricas. Recientemente celebraron los 90 años de presencia diplomática en Estados Unidos. Para ese evento invitaron a exiliados cubanos y congresistas cubanoamericanos, lo que motivó una nota de protesta de la Cancillería cubana.

El edificio donde primeramente estuvo la embajada de Cuba en Washington y luego la Oficina de Intereses de Cuba llama la atención por el esplendor de su estilo neoclásico.

Desde la calle, casi nada revela el carácter del edificio y, a diferencia de la avalancha de propaganda que hacen por todo el mundo, no hay banderas ni policías ni pancartas con consignas. Sobre la reja situada en la vereda, un discreto cartel indica que la dependencia diplomática está bajo protección de la embajada de Suiza en Estados Unidos.

El interior de la mansión. Foto Biblioteca del Congreso.
El interior de la mansión. Foto Biblioteca del Congreso.

El conjunto, de tres pisos en piedra caliza, fue diseñado por el estudio de arquitectos MacNeil, de Washington, y construido durante el año 1916, específicamente para funcionar como "Legación de la República de Cuba" ante el Gobierno estadounidense. Al año siguiente el edificio abrió sus puertas y comenzó a funcionar en el número 2630 de la calle 16, zona de la capital estadounidense que ahora es conocida como Adams Morgan.

El recibidor de la mansión ubicada en el 3630 de la calle 16 de Washington. Foto Biblioteca del Congreso.
El recibidor de la mansión ubicada en el 3630 de la calle 16 de Washington. Foto Biblioteca del Congreso.

A la entrada del edificio, en la planta principal, hay seis puertas laterales que conducen a oficinas. Sobre cada una de las puertas, el escudo de las seis provincias en que estaba dividida Cuba en esa época (Pinar del Río, La Habana, Matanzas, Santa Clara, Camagüey y Oriente).

En el centro, sin embargo, se destaca una espectacular escalera de mármol que conduce al piso superior y al principal salón de eventos del edificio, donde a un costado fue inaugurado en 2011 el pequeño Bar Hemingway, que funciona únicamente bajo un estricto sistema de invitaciones. En ese piso superior hay más oficinas laterales contornadas por un corredor adornado con columnas y balaustradas que dan hacia la escalera principal.

En 1923 la "Legación" fue ascendida a la categoría de Embajada, y en el edificio fueron recibidos diversos presidentes de Cuba de visita en Washington.

El presidente Calvin Coolidge junto a Gerardo Machado en la embajada cubana en Washington. 22 de abril de 1927. Biblioteca del Congreso.
El presidente Calvin Coolidge junto a Gerardo Machado en la embajada cubana en Washington. 22 de abril de 1927. Biblioteca del Congreso.

En una foto de 1927, propiedad del Archivo del Congreso, puede verse al presidente estadounidense Calvin Coolidge posando junto al mandatario cubano Gerardo Machado a los pies de la escalinata de la embajada.

Cuando Fidel Castro visitó Washington en abril de 1959, estuvo brevemente en la Embajada, donde incluso ofreció entrevistas.

Cuando Estados Unidos rompió sus relaciones con Cuba en enero de 1961, el edificio había pasado por una reforma pocos años antes pero, a partir de ese momento, la representación diplomática se rodeó de un halo de misterio.

En 1977, Estados Unidos y Cuba alcanzaron un acuerdo para establecer Secciones de Intereses en las dos capitales. Fue así que en Washington la antigua embajada de la calle 16 volvió a funcionar, de la misma forma que la representación diplomática estadounidense en La Habana. Pero no fue bajo la protección de Suiza como ahora, sino de la República de Checoslovaquia. Praga asumía la representación de Cuba y Suiza la de Estados Unidos en La Habana.

Suiza asumió la representación de la Sección de Intereses de Cuba en Washington.
Suiza asumió la representación de la Sección de Intereses de Cuba en Washington.

El 19 de diciembre de 1990 las nuevas autoridades checas, con Vaclav Havel de presidente, le comunicaron a la embajada cubana en Praga que les representarían hasta el 31 de marzo de 1991; entonces Suiza asumió el doble papel para Cuba y Estados Unidos.

El 8 junio de 1978 el grupo armado cubano CORU arrojó un explosivo contra la oficina y en 1977 Omega7 hizo estallar una bomba en la parte trasera del edificio.

Ante el edificio, a lo largo de los últimos 30 años, ha habido decenas de protestas de exiliados cubanos.

Vea todas las noticias de hoy

Senado de Estados Unidos aprueba una resolución en honor a las Damas de Blanco

Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, en una imagen de archivo.

El Senado aprobó la resolución S. Res. 81 en honor a las Damas de Blanco y que pide la liberación de los presos políticos en Cuba.

En su sesión del miércoles, el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, pidió que la resolución se aprobara por consenso unánime.

El senador Marco Rubio, republicano por la Florida, que fue uno de los legisladores que presentó la resolución, dijo en un mensaje por Twitter que aplaudía "la aprobación del Senado de su resolución bipartidista en honor a las Damas de Blanco, un movimiento pacífico liderado por mujeres en apoyo de la libertad, la liberación de todos los presos políticos y el respeto de los derechos humanos del pueblo cubano".

La resolución fue presentada el 4 de marzo por Rubio y el senador Bob Menéndez, demócrata por Nueva Jersey. A ellos se sumaron los senadores republicanos Ted Cruz y Rick Scott, de Texas y Florida, respectivamente, y el senador demócrata, Ben Cardin, de Maryland.

En aquel momento, el senador Menéndez señaló en un comunicado que durante un momento de “creciente activismo cívico en Cuba, esta resolución bipartidista expresa nuestra solidaridad total con el pueblo cubano, que busca un cambio en su país, y reconoce los esfuerzos históricos de las Damas de Blanco en defender los derechos humanos en la isla”.

“A medida que el pueblo cubano continúa alzando su voz contra la falta de libertades básicas y la injusticia social en la isla, esta resolución bipartidista afirma nuestro compromiso de hacer las aspiraciones del pueblo cubano una piedra angular de nuestra política hacia La Habana”, expresó Menéndez.

Posteriormente, la resolución fue aprobada el 24 de marzo en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado antes de pasar al pleno.

Senadores piden al Tesoro investigar a empresas fantasma que ayudan al régimen cubano a eludir la ley de EEUU

Senadores Marco Rubio y Bob Menéndez. (Archivo/SAUL LOEB / AFP)

Los senadores Marco Rubio (R-FL) y Bob Menéndez (D-NJ) enviaron una carta a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, instándola a que utilice todas las herramientas disponibles para responsabilizar a las personas vinculadas al régimen cubano que están “utilizando una extensa red de empresas fantasma” para eludir las leyes estadounidenses.

La misiva hace referencia a una investigación reciente de los diarios Miami Herald y El Nuevo Herald, que revela que “el régimen cubano ha utilizado una red de 'compañías fantasma ocultas y jurisdicciones secretas' para 'pedir préstamos de dinero y comprar, vender y fletar los barcos que traen químicos, combustible, y los suministros de construcción necesarios para construir el creciente sector turístico y exportar minerales”, subraya un comunicado de prensa de la oficina de Rubio.

Según los reportes de prensa, estas empresas operan bajo Acemex Management Company Limited, una compañía vinculada al gobierno de La Habana y creada en 1984, en Vaduz, Liechtenstein, un principado de habla alemana de 25 km de largo ubicado entre Austria y Suiza.

Según una ficha informativa de la compañía en el directorio de negocios Dun&BradStreet, uno de los miembros de la junta directiva de Acemex es Guillermo Faustino Rodríguez Lopez-Calleja, hermano del general Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, presidente del conglomerado militar Grupo de Administracion Empresarial S.A. (GAESA).

Una investigacion anterior de los diarios miamenses señala que Guillermo Faustino Rodríguez Lopez-Calleja controla, además, la empresa Mid Altantic S.A., en Luxemburgo, la cual es dueña de otra en Londres. El reporte precisa que el régimen cubano usa desde hace décadas el paraíso fiscal de Luxemburgo para hacer negocios y eludir el embargo.

Los senadores manifiestan su preocupación de que Acemex “sirva como modelo de negocios para regímenes corruptos que buscan violar y socavar la efectividad de las sanciones estadounidenses sin enfrentar las consecuencias necesarias”.

“Es fundamental que el gobierno de Estados Unidos trabaje con nuestros socios europeos para responsabilizar a Acemex y empresas similares vinculadas al régimen cubano”, afirma la carta.

Los firmantes solicitaron a la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) y la Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN) a que realicen una investigación sobre el tema.

“También solicitamos que brinde a nuestras oficinas una sesión informativa para discutir la aplicación de las Regulaciones de Control de Activos de Cuba sobre este asunto específico y si es necesario realizar cambios regulatorios para garantizar que no haya lagunas que Acemex pueda explotar en este contexto o por empresas similares en otros programas de sanciones”, concluye el texto.

EEUU: Incidentes de salud de personal diplomático en Cuba, China y otros lugares son prioridad

Fachada de la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

El diario The New York Times informó el miércoles que al menos 130 funcionarios de Estados Unidos en el extranjero han sido víctimas en los últimos 5 años de misteriosos "ataques" con afectaciones sensoriales, que incluyeron lesiones cerebrales.

Dice el rotativo que la nueva cifra incluye casos en Europa y otros países de Asia y refleja los esfuerzos de la Administración por revisar de cerca otros incidentes.

Según el diario, que dice haber obtenido la información de funcionarios antiguos y actuales, estos casos, que se han producido en la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa y otras divisiones del gobierno estadounidense, preocupa a la administración del presidente Joe Biden, puesto que inicialmente el número, que se concentraba en China y en Cuba, ascendía a 60.

En un correo electrónico a Radio y TV Martí, un portavoz del Departamento de Estado dijo que el secretario Antony Blinken ha dejado en claro que no hay mayor prioridad que la salud y la seguridad de su fuerza laboral y que este compromiso se extiende al manejo de incidentes de salud inexplicables, también denominados incidentes de salud anómalos.

El vocero subrayó que el Secretario de Estado solicitó una sesión informativa completa sobre el tema durante la transición a la nueva administración, que ha dejado en claro que esta es una prioridad para él, y que seguirá recibiendo actualizaciones sobre el tema de forma regular.

El Departamento de Estado estableció un grupo de trabajo interinstitucional para coordinar la respuesta del gobierno de Estados Unidos a estos incidentes en mayo de 2018.

El portavoz señaló que para reafirmar el liderazgo y la responsabilidad del departamento con el personal del gobierno federal en el extranjero, el Secretario Blinken designó a la Embajadora Pamela Spratlen como Asesora Principal del Grupo de Trabajo de Respuesta a Incidentes de Salud. En esa función, ella asesora a los líderes del Departamento, coordina la respuesta interinstitucional del departamento a los incidentes de seguridad sanitaria y brinda apoyo continuo al personal afectado.

Según informó el New York Times, algunos de los afectados han sufrido lesiones cerebrales a largo plazo, que incluyen fuertes dolores de cabeza, y describen haber vivido extraños fenómenos sensoriales como presión, sonidos o calor, seguidos de una repentina sensación de vértigo, náusea o dolor de cabeza y de cuello.

Magnates azucareros cubanos niegan acusación presentada en EEUU

La ASR Group International, Inc. tiene sede en West Palm Beach.

Una azucarera de Estados Unidos demandó en una corte de Miami al conglomerado azucarero de la familia cubana de los Fanjul por el supuesto envío del producto elaborado en la isla al Reino Unido y amparada en una ley que considera "tráfico" las actividades que comprometan bienes confiscados por el Gobierno cubano tras la revolución de 1959.

El proceso judicial fue presentado el 2 de mayo en una corte de Miami por Francisco Sugar Company, una empresa fundada en 1899 en Nueva Jersey, cuyos dueños también son de origen cubano y sufrieron la expropiación de sus tierras cultivables en Guayabal (Cuba).

La denuncia es contra ASR Group International, Inc., con sede en West Palm Beach, la refinería y comercializadora de azúcar más grande del mundo de propiedad de Alfonso Fanjul, un histórico opositor al régimen comunista de los hermanos Castro exiliado EE.UU., y sus hermanos.

Este tipo de demandas son posibles desde mayo de 2019, cuando el entonces Gobierno de Donald Trump (2017-2021) activó el título III de la Ley Helms Burton de 1996.

Esta ley permite demandas en cortes de EE.UU. de estadounidenses y cubano-estadounidenses que quieran reclamar el usufructo por parte de compañías, muchas de ellas hoteles de cadenas europeas, de bienes suyos confiscado por el régimen castrista.

"ASR violó Helms-Burton al comprar azúcar de caña cultivada en Francisco y exportar ese azúcar desde el Puerto de Guayabal a la refinería de ASR en Londres", detalla la demanda a la que tuvo acceso Efe.

Señala que la empresa de Fanjul "traficaba con pleno conocimiento de que las tierras azucareras de Francisco y el Puerto de Guayabal habían sido confiscados por el Gobierno cubano en 1960".

Subraya que cuando fueron confiscados estos activos, Francisco tenía un saldo de 47 años de derechos concesionarios.

Sin embargo, ASR señaló que es "falso" que hayan comprado azúcar en Cuba, en una declaración publicada por el Consejo Comercial y Económico cubano-estadounidense.

Subrayó que los "registros públicos disponibles muestran claramente que el envío de azúcar (...) fue comprado y entregado a otra compañía que no está afiliada de ninguna manera con ASR o la familia Fanjul".

"La familia Fanjul, como muchos cubanoamericanos, lo perdió todo como resultado del régimen de Castro. Acusar falsamente a los Fanjul o cualquiera de sus empresas afiliadas de violar el embargo con Cuba es ofensivo, más aún viniendo de compatriotas cubanos", detalló.

Varias de estas demandas están certificadas por el Gobierno de Estados Unidos, como la presentada por Francisco Sugar Company, que es la novena más grande según la entidad privada Consejo Comercial y Económico cubano-estadounidense, al superar los 53 millones de dólares en 1971, más los intereses desde entonces.Según el texto de la demanda, ASR sabía de las confiscaciones hechas a Francisco Sugar Company en Cuba y además violó la ley Helms-Burton al comprar cañas cultivadas en propiedades que le fueron expropiadas.

ASR Group International es parte de las participaciones comerciales de los hermanos Fanjul: Alfonso "Alfy" Fanjul Jr., José "Pepe" Fanjul, Alexander Fanjul y Andrés Fanjul, detalla en Consejo en su sitio de internet.

EEUU continuará abogando por los derechos del pueblo cubano, afirma Blinken en Conferencia de las Américas

El Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken. (Mandel Ngan/Pool via AP)

En un discurso pregrabado ante la 51 Conferencia del Consejo de las Américas, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, dijo que Estados Unidos continuará abogando por los derechos del pueblo cubano.

“Continuaremos abogando por los derechos humanos del pueblo cubano, incluido el derecho a la libertad de expresión y reunión, y condenando la represión" en la isla, declaró Blinken en la reunión virtual.

El Secretario de Estado señaló, además, que el gobierno estadounidense seguiría “condenando a quienes pisotean los derechos humanos y democráticos”, y mencionó el caso de Venezuela, donde el régimen de Nicolás Maduro ha reprimido sistemáticamente los derechos de sus ciudadanos.

“Su abuso, corrupción y mala gestión han avivado la crisis humanitaria, dejando a millones sin lo suficiente para comer o sin acceso a atención médica vital, desplazando a millones más”, dijo el funcionario.

Blinken declaró que apoyar la democracia también requiere la celebración de elecciones libres y justas y pedir a otros que hagan lo mismo.

Asimismo, pidió que se hable con una sola voz para instar al gobierno de Haití a organizar elecciones libres y justas para fines de este año, y al gobierno de Nicaragua a llevar a cabo las reformas electorales necesarias para garantizar elecciones libres y justas en noviembre.

Además de reavivar el apoyo a la democracia, Blinken citó como prioridades de la administración del presidente demócrata Joe Biden la lucha contra el COVID-19 y construir una economía global que genere crecimiento y equidad.

La Conferencia de las Américas es organizada por el Consejo de las Américas, una organización estadounidense que promueve el libre comercio y los mercados abiertos en todo el continente americano.

Cargar más

XS
SM
MD
LG