Enlaces de accesibilidad

Economía

Eliminar el CUC no va a resolver el problema, dice reconocido economista cubano

Un intercambio de CUC por dólares.

Al reconocido economista cubano Omar Everleny Pérez Villanueva no le parece que el gobierno de Miguel Díaz-Canel esté preparándose para modificar las tasas de cambio del dólar mientras sale poco a poco de circulación el llamado peso convertible, el CUC.

Según el experto, los propios cubanos están devaluando el CUC porque prefieren tener dólares para comprar en las nuevas tiendas de electrodomésticos, y también para atesorar en esa moneda, no vaya a ser que decreten una variación en la tasa de cambio.

“Que yo creo que no la va a haber”, le dijo Pérez Villanueva desde La Habana al reportero de Radio Martí Amado Gil. “La percepción de las personas es que las cuentas bancarias que puedan tener en CUC van a perder valor; yo no lo creo. Creo que se va a respetar [la tasa de cambio] de uno a 1.25 CUC”.

Un hombre muestra un peso convertible cubano y un dólar estadounidense frente a una oficina de la Western Union en La Habana (Foto: Archivo).
Un hombre muestra un peso convertible cubano y un dólar estadounidense frente a una oficina de la Western Union en La Habana (Foto: Archivo).

Una de las medidas más postergadas por el gobierno cubano año tras año ha sido la eliminación de la dualidad monetaria, “que no es lo mismo que la dualidad cambiaria”, declaró el economista en la conversación con el reportero de Radio Martí.

Pero todo indica que al llamado “peso convertible", el CUC, no le queda mucho tiempo de vida, declaró el experto al hacer un repaso de la economía cubana en 2019 y esbozar pronósticos para 2020.

Pérez Villanueva fue uno de los 20 economistas convocados a principios de 2013 por el zar económico Marino Murillo, para que convirtieran en políticas los llamados Lineamientos trazados por el VI Congreso del Partido Comunista en 2011 con el fin de "actualizar" el estancado modelo económico cubano.

“Hay señales, y las he podido observar: muchos centros que dicen ‘No, no acepto el CUC”, refiere Pérez Villanueva. “He visitado algunas tiendas, y veo que prevalece el precio en CUP [pesos cubanos] sobre el precio en CUC; antes era al revés: estaban los dos precios, pero el de arriba era el CUC”.

En cualquier momento las transacciones con CUC van a terminar, y va a ser sustituido por el CUP, el peso cubano, pronostica Pérez Villanueva.

“La tendencia va por ahí”, comenta. “He tenido conocimiento de algunos lugares donde pagaban estímulos –no oficiales—en CUC, y ya están priorizando ese estímulo en dólares. Todo indica que la gente quiere tener dólares, no CUC”.

La tasa de cambio para comprar dólares con CUC, que en algunos casos está a 1.10 y 1.20, e incluso a 1.30 en provincias, indica la devaluación, manifiesta el experto.

Pero la eliminación del CUC no va a resolver el problema, advierte el economista quien fue expulsado en 2016 del Centro de Estudios de la Economía Cubana de la Universidad de La Habana por "hablar con la prensa extranjera, dar algunas conferencias o participar en encuentros con personas".

“Yo creo el tema cubano complejo es la sobreevaluación que tiene la tasa de cambio dólar-peso para las empresas estatales, que es uno a uno”, comenta Pérez Villanueva. “Ese es el pollo del arroz con pollo, y si no se logra devaluar esa tasa de cambio, no se va a saber si la economía cubana es competitiva o no es competitiva”.

Eso sigue afectando el prestigio de Cuba, asegura. Porque mientras cualquier empresa de la isla pueda importar un producto a un dólar y venderlo en la economía nacional a un peso cubano, esa empresa no puede ser eficiente.

“Ahora, ahí viene el otro problema”, continúa. “Si devalúas en la empresa estatal de uno a uno para subirlo de uno a cinco, o de uno a 10, los precios van a aumentar; a los productos que elabore esa empresa le van a sumar el precio de esa tasa de cambio, y podría haber una crisis de inflación”.

Y es ahí donde están las tensiones más importantes, por las cuales el proceso no puede ser muy acelerado, cree el economista: tiene que ser bien pensado, pues muchas empresas que ahora son rentables con una tasa de cambio de uno a uno podrían dejar de serlo.

“Entonces: ¿quién pagaría eso?”, se pregunta Pérez Villanueva. “¿El estado, el presupuesto? No creo que el presupuesto del Estado dé para seguir subsidiando empresas. Entonces tendrían que arribar a un crédito bancario, pero es que los bancos son estatales. Entonces, no es tan fácil el problema”.

"La eliminación del CUC no va a resolver el problema"
please wait

No media source currently available

0:00 0:21:55 0:00

A la pregunta de si pronostica un aumento de salario significativo para compensar las nuevas tasas de cambio cuando se adopten, Pérez Villanueva responde que, de hecho, ese aumento ya está propuesto, pero que, “por lo menos en el año 2020, si no se produce el aumento en la tasa de cambio a las empresas estatales”, no cree que lo apliquen.

“Hay quienes dicen que podrá llegar hasta a ocho mil pesos, hay quienes dicen que el salario mínimo va a ser de mil quinientos: no sé”, manifiesta el experto. “Lo que está claro es que los precios hoy en Cuba son bastante altos para un grupo importante de personas, y los aumentos de salarios [decretados hasta ahora] no compensan realmente las necesidades que tiene la población, no solo en comida, aunque el 70 por ciento de los gastos de una familia cubana son en alimentos”.

Si estuviera en sus manos decidir la tasa de cambio para las empresas estatales, Pérez Villanueva empezaría por plantear la pregunta de a qué tasa de cambio funciona el sector privado.

“¿A 25 [pesos cubanos por dólar]? ¿Y funcionan y son rentables? ¿Y entonces, por qué el sector privado es rentable con 25 y el sector estatal no lo puede hacer? Sería una medida muy dura, pero podría decir un tope al que podría llegar, [y] a competir todo el mundo igual con la misma tasa de cambio. Lo que no creo que sea un proceso adecuado porque se produciría rápidamente un aumento de precios muy grande, una hiperinflación”.

A su juicio, lo prudente sería ir aumentando la tasa de cambio paulatinamente.

“Si yo tuviera que tomar esa decisión lo pondría a 10 [pesos cubanos por dólar]”, dice el economista. “Esperaría el resultado, que paso, y si veo que no es tan traumático podría subirla un poco más. Pero estaría en contra de poner tasas de cambio múltiples, como en la Zona Especial del Mariel. […] Esa multiplicidad de la tasa de cambios enrarece el ambiente económico”.

Opina también que las medidas tomadas por la Administración Trump en el plano economico han sido un error, observa que las sanciones no han hecho cambiar las cosas en Cuba, y habla de su impacto en el sector privado.

“La Habana Vieja se reconfiguró en base a la llegada de cruceros; muchas paladares se han visto afectadas; la gente compró viviendas y las remozaron para [alojar] turistas norteamericanos, y realmente ahí no estamos hablando del gobierno”, comenta.

A veces se piensa que presionando a Cuba se presiona solamente al gobierno, dice. “Yo no sé cuántos serían [afectados] en el gobierno, pero en el pueblo serían muchas más personas”, manifiesta Pérez Villanueva.

Con respecto a la “coyuntura” en la que estuvo sumido el país por la escasez de combustible, el economista cree que se trata de una etapa superada. No porque el transporte público sea un problema completamente resuelto, pero en las paradas de ómnibus ya no ve la aglomeración que veía en octubre, dice, y tampoco ve colas en las gasolineras.

“Creo que ya, por lo menos, lo que se observa es que hay combustible”, responde cuando el periodista le pregunta si da por cierto que, como dijo entonces Díaz-Canel, la normalidad se restablecería con la llegada de un carguero de petróleo. “Pero todavía hay huellas: usted llega a centros laborales o a tiendas y a las 11 le apagan el aire acondicionado, y no puede empezar hasta la 1; tienen dos horas de recorte de combustible”.

El economista cree que la decisión del Presidente Trump de poner en vigor el Título III de la Ley Libertad, conocida como Ley Helms-Burton, es una “posición más de desgaste que otra cosa”, porque siembra la incertidumbre en las empresas extranjeras que estén considerando invertir en Cuba, pero no puede aplicarse a las empresas cubanas por la insolvencia del Estado.

Al margen del embargo comercial estadounidense, que Pérez Villanueva llama “bloqueo”, Cuba “tiene espacio para seguir haciendo cosas” y crecer económicamente, declara. Si la decisión dependiera de él, eliminaría “el argumento del bloqueo de Estados Unidos”.

“No voy a criticarlo si está bien o está mal; lo que estoy diciendo es que tiene que haber un cambio de política en ambos lados, tiene que haber una negociación, como la hubo en la época de Obama”, manifiesta el economista. Se afecta el pueblo cubano y se afectan los productores de Estados Unidos, dice. “¿Por qué Cuba tiene que comprarle el pollo a otro país si pudiera comprárselo a Estados Unidos?”

Cuba siempre ha estado mejor preparada para esa posición que para una posición contraria, opina Pérez Villanueva.

"Antes no había sector privado, todo era gobierno, pero ahora también hay sector privado; también hay entidades que se benefician de otra forma del intercambio que hubo con Estados Unidos”, declara, y dice conocer a muchos que perdieron la visa estadounidense de cinco años, cuando todo lo que hacían era viajar a Estados Unidos para comprar insumos destinados a su negocio privado en la isla.

El entrevistador, Amado Gil, recuerda que, al entrar en vigor las nuevas restricciones de Estados Unidos a Cuba, las remesas destinadas a los cuentapropistas quedaron abiertas, sin límites.

A la pregunta de qué vaticina para la economía cubana en 2020, Pérez Villanueva responde con la esperanza de una mejoría.

“Hay una serie de medidas, que yo no conozco”, dice Pérez Villanueva, para “descentralizar muchas de las decisiones que tenía la empresa estatal cubana. Creo que se han dado cuenta de que la centralización y la planificación, como se hacía, era un error”.

A un país que depende prácticamente del extranjero le resulta muy difícil mejorar su economía, dice el periodista citando a otros analistas del tema.

“Hay muchos factores estructurales, macroeconómicos: tasas de crecimiento muy bajas, descapitalización, se invierte poco; yo parto de todos esos criterios que son conocidos”, admite el economista. “Pero ahora se dice que la empresa puede exportar directamente, que deben eliminarse las trabas al comercio exterior [….]; hay cambios en el comité ejecutivo del Consejo de Ministros, vamos a ver que función cumple el primer ministro”.

En un país donde el enriquecimiento es ilegal, para reinvertir y crecer en sus negocios, inquiere el periodista: ¿cómo potenciar entonces la empresa privada si las leyes restringen ese crecimiento?

“Hay que cambiar esa posición ideológica, porque si no, va a ser el círculo vicioso”, comenta el economista. “Vamos a estar toda la vida sin crecer o creciendo a nivel de subsistencia; no hay dinero para invertir, no puedes exportar, porque en ningún lugar del mundo todas las empresas son estatales. [El gobierno cubano] se guía mucho por los ejemplos de China y Vietnam, pero es contrario a lo que hacen China y Vietnam: lo que quieren China y Vietnam es que se produzca más, no importa la forma de propiedad”.

Vea todas las noticias de hoy

Emprendedores cubanos niegan que puedan hacer turismo para salvar el sector

Turistas toman el sol en un resort de la playa Ancón, en Trinidad, Cuba.

Ante la caída de la llegada de visitantes extranjeros a los polos turísticos cubanos, las autoridades apuestan al turismo nacional para revivir la industria, en especial a los emprendedores que tienen poder adquisitivo.

Pero la mayoría de los cuentapropistas en Cuba no tiene recursos económicos para acudir a los hoteles. Pedro Acosta que opera en la paladar Doña Ceci, ubicada en el Casino Deportivo, en la capital, dijo a Radio Martí que su familia no puede darse lujos extras mensualmente.

"No da para irse de vacaciones tres o cuatro días con la familia", una realidad que vive la mayoría de los cuentapropistas de la isla, afirmó. "Las excepciones de esos que pueden ir, que son los que tienen las paladares más lujosas, con más dinero invertido, son los hijos de papá, los generales, los directores de empresa".

Cuentapropistas no tienen recursos para vacacionar en hoteles cubanos
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:58 0:00

La bloguera y artesana Rebeca Monzó, que renta una habitación en el barrio capitalino de Nuevo Vedado, comentó que su negocio solo da para garantizar la compra de alimentos. "Nosotros estamos sobreviviendo del alquiler, porque la mayoría [de los cuentapropistas] lo que tenemos no son hostales ni casas grandes que alquilar, sino habitaciones. ¿Vamos a gastarnos el dinero que estamos ganando para comer en un hotel?", se cuestionó.

En Morón, Ciego de Ávila, muy cerca del polo turístico de Cayo Coco, Dairis González Ravelo opera dos carros de granizado. Su realidad, afirmó, son las continuas multas por parte de los inspectores. "Los dirigentes, los jefes de empresas, esos sí lo pueden hacer", dijo en referencia a la posibilidad de vacacionar en los hoteles del sector turístico cubano.

El operador de una cafetería en Santa Clara, Yoel Espinosa Medrano, dijo que el gobierno tiene impuestas restricciones diseñadas para impedir el crecimiento de los cuentapropistas. "Yo, como trabajador por cuenta propia, no puedo asistir a un hotel", añadió.

Mientras en Jatibonico, Sancti Spíritus, el joyero Vladimir Ríos Cruz señaló que su dinero rinde solamente para alimentar a su familia, pagar impuestos y multas. "Lo que gano da escasamente para vivir yo y mi familia, lo otro es impuestos y multas".

En entrevista esta semana con la agencia EFE, Reiner Rendón, delegado del Ministerio de Turismo en la provincia de Sancti Spíritus, dijo que para revertir la caída de turistas extranjeros, la industria hotelera apuesta a China, Rusia y sobre todo a los cubanos que se puedan permitir unas buenas vacaciones en los polos turísticos.

Vuelta a la leña en Cuba ante crisis con el gas licuado

Holguineros hacen cola para adquirir las balitas de gas licuado. (Archivo)

Al cumplirse los primeros 10 días del anuncio de la empresa Cubapetróleo de una reducción del suministro de gas licuado en el país, la crisis con el combustible se incrementa en las provincias del interior.

En la Isla de la Juventud las personas están haciendo colas desde la noche anterior, sin garantías de que alcancen el combustible, dijo a Radio Martí la residente en esa localidad Dayanis Salazar Pérez.

"Las personas están haciendo colas desde las 12 de la noche para comprar al otro día. Las colas son bastante extensas", explicó.

Crisis con distribución de gas licuado se agudiza en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:58 0:00

En la ciudad de Sancti Spíritus hay apagones. Una lata de carbón cuesta 50 pesos cubanos, y el saco 200, afirmó el ama de casa Yanela Lucía Reyes.

"Desde las 6 de la mañana nos hemos visto afectados con el apagón, y he tenido que cocinar con unos pedacitos de leña que he podido conseguir. Desgraciadamente no he podido cocinar más con gas", dijo Reyes.

La alternativa de utilizar los llamados "equipos de la revolución energética" en la provincia de Villa Clara es nula, porque no hay repuestos para repararlos, según informó el director de Santa Clara Visión Guillermo del Sol.

"Las colas son de cientos y cientos de personas en los puntos de gas", mientras las cocinas y otros aparatos eléctricos "están en pésimo estado", señaló Del Sol.

La ciudad de Camagüey todavía los privados están vendiendo carbón, pero muy caro, explicó Leydis Tabares. La activista teme que ante la escasez de otro tipo de combustible para cocinar, los cubanos tengan que recurrir a medidas extremas. "Vamos a tener que coger los marcos de las puertas y las ventanas como se hizo la otra vez", dijo en referencia a los años de período especial en la década del 90.

El gas licuado también escasea en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:02 0:00

Residentes de la capital holguinera están marcando colas hasta con 72 horas de antelación y el gas que llega es insuficiente, dijo el periodista independiente Ramón Zamora. "Solo unos pocos son beneficiados", aseveró. En cuanto al carbón, los particulares que lo venden "lo tienen a un precio tan alto" que es preferible "ir al monte" a por leña para cocinar.

Guantánamo no está vendiendo gas licuado en los últimos días y la población ya no cuenta con las ollas arroceras, expresó el comunicador Anderlay Guerra Blanco. "Lo que les queda es regresar a la leña".

Las autoridades informaron que ante la actual crisis con el gas licuado solamente podrán garantizar el suministro a los centros que presenten servicios básicos a la población. La venta a los residentes consiste en una balita de 20 libras cada dos meses, y según la disponibilidad.

Industria hotelera apuesta por turistas cubanos para paliar el desplome

Una turista en Playa Ancón en Trinidad el 16 de enero de 2020. REUTERS/Stringer

El intensificado embargo de EE.UU. y la quiebra del turoperador Thomas Cook han puesto en jaque a Cuba, que perdió casi 500.000 turistas en 2019.

Para revertir la situación, los hoteleros apuntan a China, Rusia y sobre todo a los cada vez más cubanos que se pueden permitir unas buenas vacaciones.

"Nuestro principal mercado es el interno, el del turismo cubano. Creció mucho más de un 10 % en 2019 y aumenta todos los años", asegura a Efe Reiner Rendón, delegado del Ministerio de Turismo en la provincia de Sancti Spiritus, donde se encuentra la ciudad colonial de Trinidad, tercera villa fundada por la Corona española en Cuba hace más de cinco siglos e inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Con más de 1,4 millones de estancias anuales -según el delegado- Trinidad suele estar en el itinerario de todo viajero que visita Cuba para algo más que sol y playa. Las autoridades han apostado fuerte por esta joya patrimonial y planean casi sextuplicar en la próxima década el número de habitaciones disponibles, desde las 3.945 actuales hasta 22.276.

La proyección sigue en pie pese a que Cuba ha perdido más de un 8 % de visitantes, que pasaron de más de 4,7 millones en 2018 a 4,3 en 2019, según estimaciones del Gobierno, que plantean un futuro incierto para el sector.

¿Quién ocupará las nuevas plazas hoteleras de la ciudad y alrededores? Según el responsable provincial de Turismo, la mayoría se llenarán de extranjeros pero una buena parte de las reservas serán de cubanos venidos de La Habana, Santiago, Villa Clara o Camagüey.

Rendón afirma que cada vez más locales "de todos los estratos" disfrutan de unas cómodas vacaciones en Trinidad, y va más allá: "tengo que decirle que mucho turismo nacional se está orientando a los hoteles de cuatro y cinco estrellas", remarca.

"Está claro que los de más alto estándar no están al alcance muy fácil de un trabajador asalariado. Aquí hay muchos trabajadores no estatales y que tienen (dinero), y profesionales", reconoce Rendón.

El funcionario se refiere a los nuevos emprendedores o "cuentapropistas", convertidos en un importante motor económico desde que el exgobernante Raúl Castro suavizara, ya entrado el presente siglo, los férreos postulados comunistas abriendo un resquicio al sector privado.

Al auge del turismo doméstico, incapaz por sí solo de revitalizar el sector, se suman los cada vez más frecuentes visitantes de dos países socios políticos de Cuba: China y Rusia. Por ejemplo, el turismo ruso en Cuba se ha disparado desde 51.000 viajeros en 2017 a 137.000 en 2018 y 178.000 el año pasado, la mayoría en vuelos directos desde Moscú.

Al igual que en años anteriores, Canadá fue en 2019 el principal emisor de turistas a la isla, seguido de la comunidad cubana en el exterior, EE.UU., Francia, Alemania, México y España.

El año pasado la administración Trump vinculó a Cuba con los abusos del régimen venezolano de Nicolás Maduro y endureció el embargo vigente desde hace seis décadas con nuevas sanciones, gran parte de ellas destinadas a reducir la captación de divisas por parte del sector turístico.

La prohibición de los viajes de cruceros, yates y aviones privados, nuevas restricciones a viajes de particulares o la eliminación de instalaciones hoteleras de la isla de sistemas de búsqueda en internet fueron las primeras medidas, que provocaron una caída del 5,2% interanual en las llegadas de estadounidenses a Cuba en los primeros nueve meses de 2019.

A esto se sumaron la suspensión, a finales de año, de todos los vuelos regulares desde EE.UU. excepto a La Habana, y ya entrado 2020 la misma medida aplicada a los vuelos chárter, por lo que se calcula que el descenso porcentual de turistas del país norteamericano alcance los dos dígitos.

Por otro lado el gigante turístico Thomas Cook, principal emisor de turistas británicos a Cuba, quebró en septiembre, provocando cancelaciones masivas de viajes.

Uno de los puertos que más frecuentaban los cruceros de Thomas Cook es el de Cienfuegos, ciudad cuyo centro histórico fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO por su valiosa arquitectura colonial combinada con una fértil variedad de expresiones artísticas.

Fundado en 1959, el año de la Revolución que cambió la historia de Cuba, y hoy gestionado por la cadena española Meliá, el emblemático hotel Jagua de esta ciudad portuaria conocida como "la perla del sur" es uno de los que más sufren el bache turístico.

Mientras en enero del año pasado el 63 % de sus habitaciones estaban ocupadas, recién comenzado 2020 apenas se ven clientes en el bar o la piscina. "Este año, tras la retirada de operaciones de americanos y la quiebra de Thomas Cook tenemos un 35% de ocupación", declara a Efe la subdirectora del hotel, Liliana Guerra.

Asegura que, al caer drásticamente las llegadas de extranjeros, se hizo necesaria "una nueva proyección hacia el mercado interno".

Por primera vez en seis décadas se lanzaron ofertas especiales de navidad especialmente para cubanos, que se han prorrogado en enero y febrero.

"El cliente nacional es un cliente tranquilo, que viene a caminar la ciudad, el centro histórico", elogia, aunque reconoce que aún quedan algunos años para que el mercado local gane suficiente poder adquisitivo para desbancar a los hoy principales emisores: Alemania, Italia y Francia.

En esta tesitura, el hotel se someterá a una millonaria remodelación para ascender de categoría. Es un proyecto pensado a largo plazo y el bache del turismo es circunstancial, así que saldrá adelante tal y como estaba previsto, afirma la subdirectora.

La escasez de combustible crea problemas en la isla

Un gasolinera en Cuba. Foto Archivo REUTERS/Alexandre Meneghini

Cuba ha comenzado el año con una grave escasez de combustibles, que se refleja mayormente en afectaciones en el transporte público y desabastecimiento en las gasolineras, reportaron a Radio Televisión Martí desde varias provincias del país.

En San Juan y Martínez, en Pinar del Río, centro de la producción tabacalera de la isla y donde se siembran 18,000 hectáreas anualmente, ha habido atrasos en la cosecha por la falta de combustible.

Reportes de escasez de combustible desde la isla
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:56 0:00

Sobre esta situación, el agricultor Rolando Pupo Carralero comentó: "Faltan más de 8,000 hectáreas (de tabaco) por sembrar y la causa principal de este problema es que no hay combustible para preparar las tierras y no hay combustible para mover los sistemas de regadío".

En Santa Clara, en la central provincial de Villa Clara, ha habido largas filas en los servicentros de la empresa estatal Unión Cuba-Petróleo (Cupet), de acuerdo con declaraciones del periodista Yoel Espinosa Medrano.

"Hace más de una semana que estamos viendo una escasez total de gasolina en los servicentros", afirmó el comunicador.

La central provincia de Sancti Spíritus también ha sufrido la carestía de combustible, que se ha reflejado en gasolineras y disminución del transporte público.

"En los Cupet (gasolineras) no se ve el combustible a diario. (Aparece) cada cuatro o cinco días debido a que no existe principalmente la gasolina", informó el periodista independiente Adriano Castañeda.

Vladimir Martín Castellanos, coordinador de la UNPACU en Puerto Padre, en la oriental provincia de Las Tunas, reportó que las autoridades no pueden garantizar los pasajes interprovinciales por la crisis de combustible.

"En el ´servi´ no hay gasolina, en estos momentos no hay. No saben si podrán garantizar el combustible de los ómnibus para el mes que viene".

En la ciudad de Holguín tienen lugar largas filas para abastecer, con cuotas restringidas, la demanda de vehículos: "Estamos por encima de las dos semanas desde que se ha ido diezmando el abastecimiento de gasolina. Están dando diez litros de gasolina cada cinco días", comentó el doctor Ramón Zamora.

La escasez de combustibles también se ha reflejado en el abastecimiento de gas para cocinas. En la foto, residentes de La Habana esperan para rellenar bombonas.
La escasez de combustibles también se ha reflejado en el abastecimiento de gas para cocinas. En la foto, residentes de La Habana esperan para rellenar bombonas.

En Banes, también en la provincia de Holguín, la crisis de los combustibles ha afectado severamente a los servicios de ambulancias de los centros de salud.

"Hace dos semanas que no hay gasolina. (La crisis) está golpeando también al sector estatal. No tenemos ambulancias ni para auxiliar a alguien cuando se esté muriendo", subrayó el activista William Tamayo.

En Guantánamo desapareció el combustible en los servicentros de la ciudad.

De acuerdo con el comunicador independiente Anderlay Guerra Blanco, "los principales servicentros se encuentran totalmente desabastecidos".

Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro, durante la sesión del Parlamento en octubre del 2019.
Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro, durante la sesión del Parlamento en octubre del 2019.

La agencia EFE reportó el pasado 10 de octubre, que el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel había considerado superada la fase más crítica de la crisis de abastecimiento de combustible que había afectado al país y reveló que la isla podía cubrir en ese momento el 62% de sus requerimientos.

En una intervención ante los diputados de la Asamblea Nacional transmitida por la televisión estatal, el gobernante reconoció que iban a continuar "tensiones" en algunos sectores de la economía.

El 11 de septiembre del 2019, Díaz-Canel anunció que el país se enfrentaba a una complicada situación "coyuntural" porque había dejado de recibir petróleo temporalmente debido, según explicó, a las "presiones de Estados Unidos" a las navieras para evitar la llegada de combustible a la isla en represalia por su apoyo a Venezuela.​

[Con reportaje de Tomás Cardoso]

Restaurantes y cafeterías sólo podrán comprar una balita de gas cada dos meses

Un hombre carga una balita de gas en La Habana. AFP/ YAMIL LAGE

La empresa estatal Unión Cuba-Petróleo (Cupet) informó sobre las regulaciones en la venta de gas licuado de petróleo (GLP) para uso doméstico.

Las familias de dos personas, podrán comprar una balita cada 35 días y las familias con más integrantes lo podrán adquirir cada 16 días.

Los consumidores de GLP Liberado, entre ellos los dueños de cafeterías y restaurantes privados, podrán adquirir un cilindro cada 60 días.

Se mantiene la entrega a los consumidores que reciben el producto de reserva (10kg en cada semestre) y se autoriza la venta de un cilindro cada 60 días.

Cubanos consultados por RadioTelevisión Martí aseguran que con estas medidas las personas de menos ingresos serán las más afectadas.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:55 0:00

La reducción de las importaciones de gas licuado de petróleo (GLP) para uso doméstico en Cuba afecta al suministro de más de 1,7 millones de clientes, informó Cupet.

Cuba anunció este lunes que sufre dificultades para importar gas licuado de petróleo, utilizado en muchos hogares para cocinar, y que solo podrá garantizar el suministro a los centros que prestan servicios básicos a la población.

El anuncio ha revivido el temor de volver a cocinar con medios más precarios como hicieron muchos cubanos en la década del 90.

(Con un reporte de Ivette Pacheco)

Cargar más

XS
SM
MD
LG