Enlaces de accesibilidad

D'Letras

El libro de oro de los hispanos que desean hacer negocios en EEUU

Rafael Marrero, autor de La salsa secreta del Tío Sam: Ingredientes y recetas para triunfar en el mercado federal. Foto Delio Regueral.

Una de las razones para reseñar el libro La salsa secreta del Tío Sam: Ingredientes y recetas para triunfar en el mercado federal, del empresario Rafael Marrero, es porque el mismo se aleja abismado de las melopeas al uso de ciertas maquinarias políticas y mediáticas que nos muestran complacidas un estereotipo de hispano llorón, perenne perdedor, más preocupadas por mantener al ente latino como rehén, voto cautivo y audiencia aletargada, amarrado en su gueto mediante la coyunda de las ayudas gubernamentales, que por contribuir a elevarlo de su mísera condición a unos estadios superiores de bienestar físico y espiritual, de libertad y poder.

El hispano por el que apuesta Marrero es el emprendedor, el que viene a EE.UU no a reproducir los males de sus sociedades, de las que presuntamente huye espantado, y a quejarse después de las dificultades que encuentre en el nuevo país sino a aprovechar las ventajas que ofrece el sumarse a un sistema, producto de una cultura, que premia el esfuerzo, el valor, la iniciativa y el talento como vías si no seguras al menos sí posibles, las únicas posibles, de ascenso a la meritocracia.

Un libro práctico para hispanos emprendedores.
Un libro práctico para hispanos emprendedores.

Descubro así en el libro de Marrero que esa especie de hispano emprendedor avecindado en EE.UU representa nada menos que la séptima economía del mundo, según un reporte de Donors Collaborative, gracias al trabajo de unos 55 millones de pobladores que contabilizó un PIB de 2 100 millones de dólares en 2015, justo detrás de Francia y por delante de la India.

De modo que si la población latina conformara un Estado en la República Americana, tendría la segunda economía más grande del país, solo detrás de California.

Marrero apunta en su libro que los hispano-americanos son la “Salsa Secreta” de la economía norteamericana, aportando los datos que prueban su aseveración, y señala la importancia de su integración al sector público (en particular el Gobierno Federal), el cliente más rico y poderoso del mundo, mediante el aprendizaje de los mecanismos en que se cuece esa salsa maravillosa que hace que las empresas de los hispanos sean el sector de más rápido crecimiento dentro de la economía general de EEUU.

Este libro y sus recetas pragmáticas para alcanzar el éxito son un mensaje de integración de los hispanos al mainstream económico estadounidense, no de separación, como pretenden las mencionadas maquinarias mediáticas y políticas al uso con su implementación del marxismo cultural.

El autor plantea y trata de apalancar el crecimiento de los hispanos proponiendo su fusión desprejuiciada, plena y merecida con el súper cliente federal, en aras de lograr así el crecimiento general de la economía norteamericana y el desarrollo pleno de una de sus comunidades más influyentes dentro del país. Acá el autor, acertadamente, nos deja claro que sin participación económica y por ende, política, no hay justicia social ni democracia.

La Salsa Secreta del Tío Sam se aviene con el mensaje de nuestros fundadores, E Pluribus Unum, es decir, De muchos, UNO. Lo que habría de manifestarse en una patria forjada de múltiples nacionalidades, razas y religiones.

Así la Cámara de Comercio Hispana de los EE.UU afirma que los negocios de ese grupo étnico contribuyen con $ 700 mil millones a la economía estadounidense. Acorde con la organización los latinos tienen cinco veces más probabilidades de comenzar un negocio que el promedio del mundo americano. También durante los últimos 15 años, la tasa de crecimiento de las empresas latinas ha sido más del doble que las del promedio nacional.

Pero Marrero no se detiene en teorías sino que muestra un recetario para el acceso al mercado federal que, muchas veces por desconocimiento, no es aprovechado cabalmente por los hispanos, y lo hace con una formidable metáfora culinaria que se manifiesta ya desde el título mismo y se reafirma también desde el primer párrafo, cuando nos asegura que lo “primero para escoger especias e ingredientes, y preparar una salsa o adobo que haga las delicias del comensal entendido, es saber de antemano sobre qué se aplicarán. Y aquello sobre lo cual se aplicarán es precisamente el mercado del Gobierno federal: La carne de la salsa, la pieza del adobo, el futuro plato fuerte, en estado primario, que usted degustará solo si antes es capaz de prepararlo adecuadamente, hasta hacerlo apto para el consumo gourmet. Porque usted --seguramente ya lo adivinó-- será el chef principal de esta empresa”.

Y continúa Marrero argumentando que el Gobierno federal es el cliente más grande del mundo al comprar “aproximadamente 500 mil millones de dólares en bienes y servicios al sector privado y, por ley, tiene como objetivo otorgar el 23 por ciento de esos contratos a las pequeñas empresas estadounidenses. Se trata de un cliente, el federal, que gasta 500 millones de dólares por hora todos los días, los 365 días del año”.

Marrero, más allá de la acertada metáfora alimentaria, enseña metodológicamente al interesado la manera de acceder y navegar exitosamente a través de los mares del entramado burocrático que conduce al establecimiento de negocios con el Gobierno federal. Por otro lado, aconseja para identificar oportunidades y estar a la caza de nuevas licitaciones federales, así como para reconocer las tendencias de contratación, desarrollar un sitio web y tener el portal con el fin de promover las empresas. Asimismo, recomienda asistir a eventos de networking para la búsqueda de contratos federales. También entrena al lector en el modo de crear material de marketing centrado en el mercado federal, encontrar las agencias gubernamentales afines y la oferta adecuada a la demanda, además de instruir al empresario sobre el método del tanteo y el error como una herramienta especial.

Tácticas y estrategias de negocios que hacen del libro un texto práctico, a la hora de emprender la independencia económica -una oportunidad como pocas de esta índole en idioma español-, dotado de un lenguaje coloquial con imágenes motivadoras para referirse al a veces árido contexto económico comercial y que, por lo mismo, no debería de faltar en la biblioteca del hombre que quiere ser su propio jefe junto a una vida realmente solvente.

De modo que si el acucioso lector quiere ayudar a los hispanos, no haga caso de las interesadas maquinarias políticas y mediáticas al uso en la propagación de sus estereotipos esclavizantes y regale, o recomiende, a amigos y allegados La salsa secreta del Tío Sam: Ingredientes y recetas para triunfar en el mercado federal.

Vea todas las noticias de hoy

Cubano Yoe Súarez gana premio Ilíada de periodismo 2021 (VIDEO)

Yoe Suárez. (Facebook)

El escritor y periodista cubano Yoe Suárez recibió el premio Ilíada de periodismo que otorgan por primera vez la casa editora Ilíada Ediciones junto al proyecto cultural AV Kreativhaus y el magazine literario trimestral Otro lunes.

“Ganar este premio, en un momento como el que vive Cuba, es muy satisfactorio, especialmente, porque relata la represión a la que ha sido sometida la Sociedad Civil cubana, específicamente, es mi testimonio personal pero sé que en él se pueden ver reflejados los de muchos otros colegas, gente valiente que está dentro de Cuba haciendo lo que el poder no quiere, contando la realidad, contando el país, dando un testimonio para las próximas generaciones sobre la tiranía socialista”, dijo el laureado autor a Radio Televisión Martí.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:17 0:00

Según consta en el acta del jurado, integrado por el periodista peruano de la agencia alemana de noticias Deutsche Welle, Isaac Risco; el colombiano Johan Ramírez, corresponsal de la misma agencia para América Latina y el reconocido novelista y ensayista cubano Amir Valle; el fallo fue por unanimidad para el libro “Leviatán. Policía política cubana y terror socialista”, de Yoe Suárez, quien se presentó bajo el seudónimo de Dariel Marante.

“El libro trata sobre la Seguridad del Estado. Para eso, usé fuentes bibliográficas que van desde documentales, libros, informes ante organismos internacionales, denuncias y testimonios de víctimas y también entrevisté a algunos ex oficiales de la Seguridad del Estado que trabajan ahora, que son parte del mundo del periodismo independiente, para dar una idea de cómo ha sido en distintas décadas de los últimos 60 años, la evolución de ese cuerpo represivo”, señaló Suárez y añadió:

“No es un libro que hace la historia en mayúsculas de la Seguridad del Estado, sino que cuenta un poco o trata de esbozar a ese monstruo (precisamente por eso el libro se llama Leviatán) y dar algunas pistas de cómo opera, de cuál ha sido su devenir en la historia cubana”.

Ganador del premio Ilíada de Periodismo 2021 dice estar muy agradecido
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:40 0:00

Otras 16 obras optaron por el premio, de las cuales 5 no fueron aceptadas por no cumplir con las normas mínimas establecidas en la convocatoria.

“Leviatán. Policía política cubana y terror socialista” es un testimonio impactante sobre el aparato represivo del Estado cubano en el cual, desde una experiencia personal, actual, vivida por un joven periodista, el lector se sumerge en una retrospectiva del horror represor de la dictadura durante las últimas seis décadas”, concluye el fallo del jurado.

Al decir del periodista Johan Ramírez: “El libro demuestra, en primera persona, que las violaciones a los derechos humanos siguen vigentes. Nada que no sepamos, pero que, contado desde el “yo”, conmueve, indigna y sorprende. El libro muestra que las formas del régimen han cambiado, pero que, en el fondo, sigue siendo el mismo aparato represor de los años sesenta”.

“El texto está bien escrito, la lectura es muy agradable: a veces uno se siente leyendo una crónica periodística; otras veces, una novela, y a ratos aterrizamos en el ensayo histórico, con datos, fechas, nombres y referencias que dan sustento a la obra. Algunas páginas se pueden seguir con el suspenso con que se leen las tramas de ficción, aunque relaten una muy grotesca realidad”, apuntó Ramírez.

Asimismo, el jurado otorgó menciones a: Habana Al-Muslimah. La comunidad musulmana en La Habana, de Ernesto Eimil Reigosa y Del templo al temple. Silencios y escándalos de la masonería cubana, de Camila Acosta Rodríguez.

El premio Ilíada de periodismo fue fundado con el fin de fomentar la creación y promoción de libros que aborden temas de la actualidad nacional de Cuba desde la perspectiva del periodismo.

El ganador, Yoe Suárez es autor de libros de no ficción como “La otra isla” (Finalista Beca Michael Jacobs, 2016 e International Book Latino Award, 2019), “En esta ribera mi cuerpo” (Mención Premio Casa de las Américas, 2018) y “El soplo del demonio. Violencia y pandillerismo en La Habana”

Obtuvo el Premio de reportajes Editorial Hypermedia en las ediciones de 2017 y 2018 y la Beca Gabo de Periodismo Cultural en 2018.

Hypermedia Magazine publica dosier sobre sublevación popular en Cuba

Portada del la edición especial de Hypermedia Magazine sobre la rebelión en Cuba.

El más reciente número de la revista digital Hypermedia Magazine está dedicado por entero a recoger opiniones y análisis sobre el reciente levantamiento popular en cadena ocurrido en Cuba y que diera comienzo cuando los habitantes de San Antonio de los Baños, en provincia Habana, se lanzaran espontáneamente a las calles al grito de Libertad el 11 de julio.

En este número especial, dedicado a la primera gran rebelión de los cubanos en los sesenta y dos años de dictadura, participan importantes escritores e intelectuales tanto de la isla como del exilio.

“#SOSCuba: Tras una agravada crisis sanitaria y económica, el pueblo cubano se lanzó a las calles. El gobierno respondió con el cese de Internet, represión policial y violencia ciudadana"

Erika Guevara-Rosas, representante de Amnistía Internacional, ha elogiado esta serie de comentarios. Son fundamentales para entender la crisis cubana, dijo la jurista.

Fundación Banco Santander al rescate del más cubano de los escritores españoles: Alfonso Hernández-Catá

Alfonso Hernández Catá.

La Fundación Banco Santander acaba de agregar a su colección Cuadernos de Obra Fundamental "El alma de los muertos. Cuentos, bestiarios, haikus, semblanzas" de Alfonso Hernández-Catá (1885-1940), considerado como “el más cubano de los escritores españoles".

La prestigiosa entidad recuerda que el intelectual nacido en Salamanca "dinamizó la cultura iberoamericana de su tiempo".

Juan Pérez de Ayala, a cargo de la edición de este libro, se refiere al narrador, poeta, periodista, dramaturgo y diplomático como “el más cubano de los escritores españoles y el más español de los escritores cubanos".

"Sentía Cuba y vivía en España”, declaró Pérez de Ayala a El Cultural.

Hijo de un teniente coronel del ejército español y de una cubana, Hernández-Catá fue cónsul de Cuba en Madrid, antes había representado a la isla como cónsul de segunda clase en Le Havre, Birmingham y Santander. En 1933 fue opositor al Gobierno del General Gerardo Machado en Cuba a quien retrata en el cuento 'Un cementerio en las Antillas'.

También se desempeñó como diplomático en Panamá, Chile y Brasil donde murió trágicamente en 1940, en un accidente aéreo en Río de Janeiro.

El escritor y académico José María Merino, en declaraciones a Europa Press asegura que el volumen publicado ahora por la Fundación del Banco Santander, "es una magnífica colección de relatos localizados en muy diversos espacios, entre los que no faltan el mar, la selva o la guerra, que muestran con destreza, mediante un peculiar simbolismo, la capacidad obsesiva y alucinatoria del ser humano".

Francisco Javier Expósito, responsable de literatura de Fundación Banco Santander, dijo que esta publicación es "el redescubrimiento de uno de los grandes olvidados de la cultura iberoamericana del siglo XX".

"No sólo desde la óptica de sus relatos, que bucean en la sombra colectiva del ser humano, sino por la visión humanista de libertad cultural que expandió en Iberoamérica", declaró.

"El alma de los muertos" se publica junto a una serie de podcasts de alguno de sus cuentos, entre los que destacan “Cuento de Lobos”; “El crimen de Julián Ensor”; y “Cuatro libras de felicidad”.

Tras la muerte del escritor en 1940, se instauró el Premio Hernández Catá, considerado uno de los más importantes de la época y se publicaron ocho números de la revista Memoria de Hernández Catá.

A la venta en Amazon segunda edición de Instituto Edisson: Escuela de vida

Promoción del libro Instituto Edison: Escuela de Vida

El libro Instituto Edison: Escuela de vida, escrito por el autor Armando Añel y prologado por Carlos Alberto Montaner, ya se encuentra a la venta a través de la plataforma digital Amazon, según dio a conocer la Fundación Vista Larga en un comunicado de prensa.

foto de portada lel libro Instituto Edison: Escuela de Vida
foto de portada lel libro Instituto Edison: Escuela de Vida

Se trata de la segunda edición, pues la primera, ya agotada, vio la luz en el año 2006. Este volumen, de 260 páginas, recoge testimonios gráficos y por escrito de quienes vivieron la experiencia de educarse en dicho centro, así como una recopilación de los planes de estudio que “contribuirán a que el lector comprenda el importante papel que jugó, y que deberá jugar tras el fin del totalitarismo, la educación privada en Cuba”, expresa el comunicado.

En opinión de su autor, Armando Añel, “Sobre todo, leyendo este libro puede comprenderse lo vital que resulta, de cara al futuro de la Isla, una educación independiente que libere la creatividad, y cultive la responsabilidad de la juventud cubana”.

Publicado en español y también en inglés, con el propósito de que “los cubanoamericanos más jóvenes puedan leer esta historia de sus raíces en el idioma que habitualmente maneja”, este libro narra la historia del Instituto Edison, fundado en 1931 por Ana María Rodríguez de Gutiérrez, pedagoga y quien será directora del Instituto y llegó a albergar en sus aulas “algo más de tres mil estudiantes cuando fue intervenido por el castrismo”.

Ana María Rodríguez de Gutiérrez, pedagoga fundadora y directora del Instituto Edison
Ana María Rodríguez de Gutiérrez, pedagoga fundadora y directora del Instituto Edison

Según Carlos Alberto Montaner, “En el Instituto Edison no se descuidó absolutamente nada: el terreno académico, el deportivo, el intenso dominio del inglés, la música, el aprendizaje práctico del comercio, la banca y las finanzas, la radio, las artes plásticas… Había, naturalmente, un método de enseñanza, y era el que preconizaba John Dewey: aprender haciendo, no memorizando”.

Y de acuerdo con Ana María Rodríguez, su fundadora, “Cultivamos un tipo de alumno responsable, cooperativo, que actúa por sí mismo. Así logramos que la escuela llegue a ser la vida”.

Este libro "narra los treinta años siguientes en el desarrollo del colegio, revelando una realidad minuciosamente escondida por el régimen que tiraniza la isla: sin inciativa individual, sin educación independiente, sin objetividad en la enseñanza, resulta inviable la Cuba de todos y para el bien de todos a que aspirara Martí".

20 de Mayo: el sabor de la palabra "República"

Eugenio Florit, Lydia Cabrera y Enrique Labrador Ruiz.

Fragmentos de una carta de Gastón Baquero a Lydia Cabrera donde la felicita por su cumpleaños y evoca a Cuba

Florencio García Cisneros, historiador y crítico de arte, decidió celebrar el cumpleaños de Lydia Cabrera en mayo de 1982 dedicándole un número de la gaceta Noticias de Arte, publicación neoyorquina que dirigía y donde reunió textos y dibujos de diversos autores dedicados a la escritora durante más de medio siglo.

Lydia Cabrera.
Lydia Cabrera.


Entre los escogidos para figurar en aquella edición extraordinaria estuvieron desde Wifredo Lam, Eugenio Florit, José Lezama Lima, Gastón Baquero, Enrique Labrador Ruiz y Reinaldo Arenas hasta Federico García Lorca, Gabriela Mistral y María Zambrano. Lydia, que vivía en Miami desde 1960 y moriría en 1991, había nacido en La Habana el 20 de mayo de 1899.

Los lugares comunes relacionados con la conmemoración de cada aniversario de la independencia de Cuba pueden resultar agobiantes. Lejos están los días en que la mejor prensa del país se esmeraba en difundir ensayos, artículos, fotografías y documentos curiosos que compensaban por la reiteración anual.

Gastón Baquero.
Gastón Baquero.


Hoy, con la nación moral y materialmente en ruinas, nada mejor para escapar del cliché que unos párrafos de la extensa carta pública dirigida por Gastón Baquero a Lidia --como él prefería escribir el nombre de su amiga-- con motivo de aquel agasajo; una carta donde el lenguaje, el tono, las reflexiones, el sentido del humor y la pasión por la patria de ambos recuerdan una forma de ser cubano tan hermosa como abocada a la extinción. Que esto no suceda depende de sus compatriotas, no importa donde residamos.

***

Querida, querida Lidia:

(...) hiciste muy bien en nacer un 20 de mayo. Eres lista prenatal. Naciste en el día del nacimiento de la República, y tú y yo sabemos a cuánta maravilla sabe la palabra República, la República. Lo que eso quiere decir para los cubanos con un poquitico de raíces criollas intactas, es difícil contarlo a los extraños. Ahora andan sueltos por ahí y por aquí, y por todas partes, algunos cubanitos comemierdas que dicen no sentir la patria, ni importarles nada su destrucción y su pena. Yo creo que adoptan esa pose, no por la cursilería de hacerse los europeos o los norteamericanos, sino porque les falta el valor de amar a Cuba, de querer a la patria, y estar lejos de ella. Para no sufrir, fingen no amar, no sentir nostalgia, ni echar de menos las raíces. Han hecho de la expatriación una despatriación, para que no les duela la diáspora, porque su egoísmo, su frivolidad y su hedonismo de quincallería les exige quitarse del corazón todo lo que pueda llevarlos al santo insomnio de Cuba (...)

El veinte de mayo nació una nueva manera —diseñada por Martí sobre la materia prima que venía borboteando entre las venas de la isla a lo largo de tres siglos— de ser entendida y cumplida la convivencia ideal de los cubanos. Las dificultades, las desobediencias a lo dictado por los Fundadores resumidos en el Fundador de la República, los incumplimientos y deslealtades con la patria, no dañan para nada al ser auténtico de la patria. Una de las características del bien es la resignación y la paciencia con que se espera que pasen los días del mal. La República, la Idea de la República del 20 de mayo, no ha muerto, ni puede morir.

Quienes, ciegos ante la historia y ante la verdad de esa República, han creído posible borrar las fechas, anular la manera martiana y pura de la convivencia, destruir todo el edificio de la República (dicen ellos que por tener grietas aquí y allá, goteras y defectos en la cumbrera exterior del tejado), no han podido hacer otra cosa que encadenar y retrotraer a Cuba a otra manera de colonia, cien veces más atroz que la anterior. No celebran el 20 de mayo, ni el 10 de octubre, ni el 24 de febrero, ni el 7 de diciembre, porque se han quedado sin raíces y sin libertad —¡el bien de los bienes, hasta para las bestias!— y pretenden que su patria está en Moscú, y que su Céspedes es Lenin, su Martí Fidel, y su Maceo el Ché. Decían “patria o muerte”, y la gente aplaudía; aplaudía hasta que descubrió que lo que querían decir estos cabritos era “patria muerta”.

Decían traer la libertad, la paz y el bienestar para todos, y lo que trajeron fue la M del marxismo-leninismo, que en el vientre trae únicamente, y siembra en cuanto se apodera de un país, las cuatro emes terribles: muerte, miseria, maltratos y mierda. Y si al horror del marxismo-leninismo le agregas a Castrico y su morralla, ¡quiquiribú mandinga!

Frente a los que intentan borrar de la conciencia de los cubanos, hállense dentro o fuera de Cuba, y sea cual sea la edad de cada uno, la noción verdadera de patria, de la cubanía, de la criolledad (noción excluyente de la esclavitud y de la crueldad, los dos pilares del comunismo), frente a esos desdichados, ¿no tenemos que sentir multiplicada por mil la gratitud ante los que como tú aman a Cuba, y traen cada día un recuerdo, una lucecita más para que no se esfume la imagen, para que no se haga en nosotros la oscuridad de oscuridades que es no amar a una patria, no sentir unas raíces, no recordar la enorme dicha de haber nacido en Cuba, la gloria de ser cubano?

Lidia, te dejo. No quiero darte la lata en vez de tocar la diana del 20 de mayo, el tararí de la alegría porque te tenemos, la diana por tu nacimiento, que era todo lo que quería decirte. Nosotros los tauros estamos orgullosos de que pertenezcas a la Casa Zodiacal que fue la cuna de Shakespeare, de Mahoma, de Ortega y Gasset, del Papa Woitila, y donde se nos coló Carlos Marx, que era el menos malo de los marxistas, y quien se espantaría de ver lo que han hecho con él, como se espantarían Cristo y Martí, de lo que han hecho con el cristianismo y el martianismo muchos de sus presuntos seguidores (...)

Sé, Lidia, que no hace mucho bailaron un danzón Eugenio Florit y tú. Esa estampa criolla no me la perdí, porque yo vivo en el recuerdo, respiro por la memoria. Vi y reviví esa danza de ustedes, y me sentí muy feliz. Ya vendrán otros tiempos. Quizás no estaremos corpóreamente en ellos, ni tú, ni yo, ni ninguno de cuantos hoy estamos al lado tuyo duplicando el amor al 20 de mayo. Pero de algún modo sí estaremos allí, estaremos en los tiempos del otro renacimiento de Cuba, porque nunca hemos dejado de sentirnos extranjeros dondequiera que hayamos vivido y vivamos fuera de Cuba. Somos extranjeros, a mucha honra, pero a mí en particular me duele que criollas como tú no puedan celebrar en Cuba el veinte de mayo de cada año y de todos los años, sea sobre o debajo de la tierra cubana, que es lo mismo (...)

Te quiere, y pide bendiciones para ti a la luna, a la albahaca, a las nubes, a los montes, al mar, tu amigo, guajiro de Bijarú, de Remanganagua y de los Remates, de Bayatiquirí y de Baní, de Camagüey y de Camajuaní, del Cobre y de Jatibonico,

Gastón

Cargar más

Arte y Cultura

Más de Arte y Cultura
XS
SM
MD
LG