Enlaces de accesibilidad

América Latina

El infierno se desata en Culiacán en operación de captura del hijo de "El Chapo"

Un autobús en llamas bloquea una calle en Culiacán, Sinaloa, en medio del enfrentamiento entre narcos y federales.

CULIACÁN, México - El presidente mexicano defendió la decisión de las fuerzas de seguridad de haber retroceder en un intento de capturar a uno de los hijos del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, luego de que pistoleros del cartel desataran tiroteos con armas de grueso calibre e incendiaran autos en la capital del estado norteño de Sinaloa.

“No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas”, dijo el viernes en rueda de prensa Andrés Manuel López Obrador, quien ha comenzado a ser criticado por lo que algunos consideran que lo ocurrido demostró, por lo menos, una falta de planeación.

Por horas, Culiacán, capital del estado mexicano de Sinaloa, fue escenario de intensos tiroteos y bloqueos viales tras la localización de Ovidio Guzmán, uno de los hijos de “El Chapo”, quien está preso en Estados Unidos cumpliendo una condena a cadena perpetua.

Las autoridades no han aclarado cómo sucedieron las cosas. Por el contrario, ha habido versiones encontradas. El jueves Alfonso Durazo, secretario federal de Seguridad, dijo que 30 elementos de la Guardia Nacional y del ejército fueron agredidos desde una vivienda cuando realizaban un patrullaje, que los militares repelieron la agresión y tomaron control del domicilio y que fue entonces cuando localizaron en su interior a cuatro personas, una de ellas Ovidio Guzmán.

Enfrentamiento entre narcos y los federales en fallida operación de captura de Ovidio Guzmán.
Enfrentamiento entre narcos y los federales en fallida operación de captura de Ovidio Guzmán.

Luego dijo que grupos de delincuencia organizada rodearon el lugar “con una fuerza mayor” que la de los militares y sembraron el pánico en diversos puntos de la ciudad, por lo que el gobierno federal optó por detener el operativo. Sin embargo, no dejó claro si lo arrestaron y luego fue liberado por la intensidad de los enfrentamientos o si simplemente huyó. El viernes, el presidente dijo que sí se trató de un operativo para ejecutar una orden de aprehensión.

“El propio gobierno generó esa disyuntiva. Por lanzar un operativo mal planeado y peor ejecutado, se volvieron vulnerables al chantaje. No hay nada admirable en la decisión tomada”, tuiteó el viernes el reconocido analista mexicano, Alejandro Hope, tras la conferencia matutina del presidente.

Los incidentes del jueves causaron 21 heridos por arma de fuego y un número indeterminado de fallecidos, entre los que no habría militares o efectivos de la Guardia Nacional, explicó el secretario estatal de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda, en un balance preliminar casi a medianoche. Además, 27 presos se fugaron del penal, agregó.

José Luis González Meza, uno de los abogados de la familia de “El Chapo”, declaró a The Associated Press el jueves que familiares de Guzmán le indicaron que “Ovidio está vivo y está libre”, aunque dijo no tener información más detallada de lo sucedido durante la tarde.

Guzmán López no es uno de los hijos más conocidos de “El Chapo”, el líder del cártel de Sinaloa que en julio fue condenado en Estados Unidos a cadena perpetua por narcotráfico, pero las autoridades estadounidenses lo buscan por cargos de distribución de cocaína, metanfetaminas y marihuana de México a ese país desde 2008 a 2018 junto a su hermano Joaquín Guzmán López.

Las balaceras en diversos puntos de Culiacán comenzaron tras las acciones de las fuerzas federales. En las redes sociales se difundieron vídeos en los que se veían camionetas con civiles armados y ametralladoras de gran calibre, vehículos quemados en algunas vías y en casetas de peaje en las afueras, una práctica que los grupos del crimen organizado suelen utilizar para impedir la movilidad de las autoridades.

En poco tiempo, la ciudad se paralizó: era imposible circular por las calles del centro y en un amplio perímetro alrededor de la Fiscalía General. Los disparos se escuchaban en los cuatro puntos cardinales mientras la policía cerraba las vías donde se reportaban tiroteos. Varias compañías aéreas, como Volaris y Viva Aerobus, cancelaron muchos de sus vuelos.

“Nada funciona”, dijo a la AP por teléfono Ricardo González, un trabajador del Congreso estatal que se encerró en su casa después de recoger a su hijo de 15 años en la escuela. “Hay psicosis, nadie sabe qué está pasando, pero todos tenemos miedo y ya nos han dicho que mañana no nos presentemos en el trabajo”.

El gobernador, Quirino Ordaz, confirmó en declaraciones a Milenio Televisión que se suspendieron las clases pero dijo que los negocios sí funcionarían.

González, sin embargo, lo dudaba.

“No hay transporte público, no hay taxis, la gente de fuera de la ciudad se ha quedado aquí bloqueada y mañana todo será igual”, agregó tras asegurar que no recordaba una situación similar desde hace casi una década, cuando el Cártel de Sinaloa vivió una guerra interna.

Con la tercera y última detención de “El Chapo” en 2016 se desató una lucha por el control del grupo que fue desactivada con el encarcelamiento de Dámaso López Núñez y su hijo, Dámaso López Serrano. El primero fue capturado por México y el segundo se entregó voluntariamente a las autoridades estadounidenses.

Los expertos coinciden en que las riendas del cártel, que sigue operando a pesar del encarcelamiento de su líder, están en manos de Ismael “El Mayo” Zambada, cofundador de la organización criminal hace tres décadas, y de dos de los hijos de El Chapo, Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán. A este último, Estados Unidos lo acusa de tráfico de drogas en Chicago y fue secuestrado por el Cártel Jalisco Nueva Generación en 2016 en lo que los expertos consideraron un intento de esta organización por entrar en Sinaloa.

El gabinete de seguridad federal tenía previsto reunirse en Culiacán el viernes por la mañana para informar de sus acciones.

Vea todas las noticias de hoy

México valora contratar a cubanos para combatir la pandemia

López Obrador y Díaz-Canel posan para los periodistas (Foto: AFP/Presidencia de Cuba).

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este lunes que está en conversaciones con Cuba por un eventual apoyo médico para enfrentar la pandemia por el coronavirus, en momentos en los que su gobierno busca contratar a miles de especialistas de la salud.

"Sí hay pláticas para, si es necesario, pedirles que puedan ayudarnos precisamente con especialistas de terapia intensiva", dijo el mandatario en su habitual conferencia de prensa matutina.

"Ellos tienen enfermeras especializadas y médicos especializados en terapia intensiva", agregó.

López Obrador reconoció también que ha habido apoyo de China, que donó mascarillas y kits de pruebas la semana pasada, y que también hay buena cooperación con Estados Unidos.

El anuncio viene luego de que el gobierno mexicano reconociera que tiene un déficit de especialistas para enfrentar la epidemia, que ha dejado hasta el momento 2.143 casos confirmados y 94 defunciones.

El pasado 4 de abril, el gobierno lanzó un plan para contratar a 6.600 médicos y 12.300 enfermeras para hacer frente a la pandemia.

Los servicios médicos cubanos, duramente criticados por Estados Unidos y Brasil, reaparecieron para combatir la pandemia de COVID-19, incluso en Europa, dando impulso a un programa vital para el desarrollo de la isla.

Italia, con más de 11.000 fallecidos por el nuevo coronavirus, es una de las 14 naciones que recientemente solicitó la intervención del contingente Henry Reeve de médicos cubanos, especializado en desastres naturales y epidemias.

También los convocó Andorra, mientras que Francia aprobó el ingreso de médicos cubanos a sus territorios de ultramar, necesitados de doctores, un plan que data del año pasado pero que llega en un momento oportuno.

Sin embargo Estados Unidos y Brasil acusan a Cuba de retener el grueso de los ingresos que pagan esos países por los médicos, y de someter a los profesionales a un régimen laboral parecido a una "esclavitud moderna".

Estudio: Asesinato de diplomáticos cubanos en Argentina no impidió alianza Castro-Videla

Fidel Castro y Jorge Rafael Videla (Fotos: Archivo).

El asesinato de dos jóvenes diplomáticos cubanos en Argentina no le impidió al régimen de Fidel Castro apoyar la dictadura militar que gobernó ese país entre 1976 y 1983, escribe el periodista y escritor Gabriel Salvia en su estudio “Memoria cerrada: La complicidad de la revolución cubana con la dictadura militar argentina”.

Salvia, director del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), con sede en Buenos Aires, dijo al corresponsal de Radio Martí Carlos Cabana Cal que La Habana tuvo con la dictadura militar argentina un comportamiento muy diferente al que caracterizó sus relaciones con la dictadura de Augusto Pinochet en Chile.

Jesús Cejas Arias, de 22 años, y Crescencio Galañena Hernández, de 27, cubanos asesinados en 1976 en Argentina (Foto: Juventud Rebelde).
Jesús Cejas Arias, de 22 años, y Crescencio Galañena Hernández, de 27, cubanos asesinados en 1976 en Argentina (Foto: Juventud Rebelde).

“Lo paradójico es que en Argentina desaparecieron dos diplomáticos cubanos que fueron asesinados, a diferencia de Chile, donde la Embajada de Cuba pasó a funcionar bajo la bandera de la de Suecia” sin que le hubiera pasado lo mismo a ningún diplomático de la isla, declaró Salvia.

Se trataba de los jóvenes Jesús Cejas Arias, de 22 años, y Crescencio Galañena Hernández, de 27, asesinados en 1976. La investigación de Salvia se basa parcialmente en la desclasificación de archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina durante la dictadura militar.

De acuerdo con el propio sitio oficial cubano EcuRed, Cejas Arias y Galañena Hernández prestaban servicios en la Embajada de Cuba en Argentina y fueron “secuestrados ambos por la dictadura militar el 9 de agosto de 1976 en plena calle de Buenos Aires, sus restos fueron desaparecidos y encontrados en el 2012, transcurridos 35 años desde su vil asesinato”.

Entre 1976 y 1983, la entonces activista de derechos humanos y ahora presidenta del grupo Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, nunca recibió muestras de simpatía del gobierno de Fidel Castro, observa Salvia.

La presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carloto (izq) participa el viernes 17 de mayo de 2013 en una rueda de prensa con motivo de la muerte del ex dictador argentino Jorge Rafael Videla en Buenos Aires (Foto: Archivo).
La presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carloto (izq) participa el viernes 17 de mayo de 2013 en una rueda de prensa con motivo de la muerte del ex dictador argentino Jorge Rafael Videla en Buenos Aires (Foto: Archivo).

Pero poco después que retornara la democracia al país bajo la presidencia de Raúl Alfonsín, Carlotto fue invitada a visitar La Habana en 1984, según contara ella misma en un artículo a raíz de la muerte del dictador cubano.

“¿Por qué no se pregunta Carlotto el motivo por el cual no recibió la <<solidaridad>> de la revolución invitándola a Cuba durante la dictadura militar?”, escribe Salvia.

Estos son solo dos de los argumentos que le sirven al autor para explorar las mutuamente ventajosas relaciones de una dictadura militar de izquierda con una dictadura militar de derecha.

“Cuba tuvo un papel importante en la génesis de la violencia política en la Argentina, pero esto no impidió que ambos países mantuvieran una alianza de mutua conveniencia entre 1976 y 1983”, indica Salvia. “Esta alianza se vio facilitada por el rol que tuvieron la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), el Partido Comunista Argentino (PCA) y la participación de ambos regímenes no democráticos en el Movimiento de No Alineados (NOAL)”.

"Sólo puede entenderse por la ceguera ideológica"
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:27 0:00

Entre dictaduras no hay escrúpulos políticos, deja claro el autor, cuando se trata de conseguir legitimidad internacional y asegurar la supervivencia: la alianza incluyó el intercambio de favores mediante apoyos a candidaturas en organismos de Naciones Unidas y, principalmente, permitió que la dictadura militar argentina no fuera condenada en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

No es una conjetura del investigador. El quid pro quo es más que evidente en uno de los documentos que reproduce. Se trata de una carta remitida a La Habana por la cancillería de la dictadura militar argentina el 14 de abril de 1977.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto presenta sus atentos saludos a la Embajada de Cuba y tiene el agrado de referirse a la nota verbal de esa Representación No. 7, así como a la No. 608 de este Ministerio, relacionadas con la solicitud de apoyo en favor de la candidatura cubana al Consejo Ejecutivo de la O.M.S.”, la Organización Mundial de la Salud, dice el texto.

La constancia del quid pro quo: “un intercambio de votos que permitiría afianzar las posibilidades de las respectivas postulaciones”.
La constancia del quid pro quo: “un intercambio de votos que permitiría afianzar las posibilidades de las respectivas postulaciones”.

“Sobre el particular, lleva a su conocimiento que el Gobierno argentino ve con beneplácito la citada aspiración, y en razón que la República [Argentina] también se ha postulado para su reelección al Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC), sugiere, dadas las cordiales relaciones existentes entre ambos países, un intercambio de votos que permitiría afianzar las posibilidades de las respectivas postulaciones”, continúa el documento.

Pero ojo: la dictadura cubana hizo lo necesario para guardar las apariencias. En febrero de 1979, después de haberse reunido con el director de América Latina de la cancillería de Cuba para recibir documentos sobre la conferencia de la Cumbre de los No Alineados en La Habana, el diplomático argentino Molina Salas escribió lo siguiente:

“Al finalizar la [reunión] y a manera de comentario casual y en forma amistosa me expresó que altas esferas habían decidido no invitar gobierno argentino festejos XX aniversario revolución en el deseo de evitarle situaciones que eventualmente podrían resultar incómodas dado carácter festejos”.

Uno de los documentos desclasificados que sirvieron al autor para su investigación sobre los vínculos de la dictadura militar argentina con el régimen de Fidel Castro.
Uno de los documentos desclasificados que sirvieron al autor para su investigación sobre los vínculos de la dictadura militar argentina con el régimen de Fidel Castro.

Y agregaba: “Queda patentizado así que Cuba no incluye al gobierno argentino entre los calificados de ‘amigos'”.

Aun así, el asesinato de sus diplomáticos no le impidió a La Habana apoyar la candidatura del régimen de Jorge Rafael Videla a ECOSOC, refiere Salvia citando otro intercambio de las cancillerías.

Salvia llama la atención sobre “el desparpajo del presidente de Cuba designado por Raúl Castro, Miguel Díaz-Canel”, quien al visitar Buenos Aires para asistir a la toma de posesión de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner “depositó flores al pie de la placa” de los dos jóvenes diplomáticos cubanos.

“Nadie le reprochó a Díaz-Canel que, a pesar de la desaparición de sus diplomáticos, Cuba no rompió relaciones con la Argentina –como lo hizo con Chile-- y, sobre todo, que mantuvo una relación más que amistosa con la dictadura militar”, escribe Salvia.

Otro documento desclasificado, en el cual se menciona al representante personal de Fidel Castro para invitar a Videla a la sexta cumbre del Movimiento de Países No Alineados, menciona “operaciones que superan monto cien millones de dólares”.

“Operaciones que superan monto cien millones de dólares”, dice otro documento desclasificado.
“Operaciones que superan monto cien millones de dólares”, dice otro documento desclasificado.

Lo que más parece molestarle al autor, y con él a quien lea detenidamente su investigación, es que personas tan críticas con las violaciones de los derechos humanos en Argentina --como la propia presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto-- no hayan condenado ni condenen al régimen castrista.

“Sólo por la «ceguera ideológica» puede entenderse que los familiares de víctimas del terrorismo de Estado en la Argentina sigan apoyando a la dictadura cubana, que fue cómplice de los verdugos de sus seres queridos, y que decidan ignorar o justificar las actuales graves y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos que se producen en la isla, conforme numerosísimos informes tanto del sistema interamericano como del sistema universal de protección de Derechos Humanos”, concluye Salvia.

Guayaquil en shock por el manejo de los muertos en plena pandemia

Guayaquil en shock por el manejo de los muertos en plena pandemia
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:39 0:00

OEA apoya plan para democracia en Venezuela y exige salida de agentes cubanos

Elliott Abrams (izq.), representante especial de Estados Unidos para venezuela, junto a Luis Almagro, secretario general de la OEA.

La Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) indicó el martes en un comunicado que la vuelta a la democracia en Venezuela pasa inexorablemente por la recuperación de la institucionalidad de la Asamblea Nacional y la salida de los miles de agentes de la inteligencia cubana en esa nación.

El texto hace referencia al plan presentado el martes por el secretario de Estado Mike Pompeo, titulado Marco para la Transición Democrática en Venezuela, que propone levantar las sanciones a Venezuela a cambio de un acuerdo para compartir el poder entre miembros de la oposición y del partido del gobernante Nicolás Maduro, en un gobierno de transición antes de las elecciones.

Pompeo anunció formalmente el plan, que ofrece una "ruta de salida" de las duras sanciones, incluyendo las que pesan sobre la industria petrolera, si Maduro y sus aliados se muestran receptivos.

"El régimen está ahora bajo una presión más fuerte que nunca", afirmó el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, citado por Reuters. "Quizás esta presión conduzca a una discusión seria dentro del régimen".

La propuesta, que Abrams confirmó que fue aprobada por el presidente Donald Trump, pide que Maduro "se haga a un lado" y que la Asamblea Nacional controlada por la oposición "elija un gobierno de transición inclusivo aceptable para las principales facciones". Según el plan, el presidente encargado Guaidó también renunciaría durante la transición.

Al pronunciarse, la OEA reiteró que "resulta imprescindible la liberación inmediata de los presos políticos, así como recuperar la institucionalidad representada por la Asamblea Nacional y sus integrantes democráticamente electos, así como la institucionalidad del Tribunal Superior de Justicia".

La declaración del organismo hemisférico subrayó que "la vía posible para recuperar la democracia en Venezuela pasa inexorablemente por la salida del país de los miles de agentes de seguridad e inteligencia extranjeros".

La Secretaría General de la OEA considera "que el plan presentado constituye una propuesta válida de solución para salir de la dictadura usurpadora y recobrar la democracia en el país".

Y amplió: "El camino propuesto en el plan del Departamento de Estado en el día de hoy merece el apoyo de todos aquellos que bregamos por elecciones libres y transparentes en Venezuela, de acuerdo a los estándares de la Carta Democrática Interamericana, y con observación internacional, incluyendo la OEA".

Propuesta de EEUU para transición democrática en Venezuela incluye a chavistas

A Venezuelan holds a national flag during a protest against the government of President Nicolas Maduro at Santander square in Cucuta, Colombia, border with Venezuela, on February 12, 2019. - The tug of war between the Venezuelan government and opposition

Estado Unidos pidió el martes un gobierno de transición para compartir el poder en Venezuela compuesto por la oposición y algunos miembros del Partido Socialista del presidente Nicolás Maduro.

El Departamento de Estado indicó que también se podrían levantar las sanciones de Estados Unidos que han presionado al régimen de Maduro, a Petróleos de Venezuela, S.A. y al sector petrolero.

A continuación publicamos el "Marco para la transición democrática de Venezuela" divulgada hoy por el Departamento de Estado:

Pleno retorno de todos los miembros de la Asamblea Nacional (AN); el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) retira la orden de desacato y restaura todos los poderes de la AN, incluyendo las inmunidades de los diputados; se disuelve la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Los Estados Unidos retiran las sanciones aplicadas a miembros de la ANC por su pertenencia a la ANC.

Se liberan de inmediato todos los presos políticos.

Todas las fuerzas de seguridad extranjeras salen de inmediato a menos que se les autorice su permanencia a través de ¾ de los votos de la AN.

La AN elige a nuevos miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) y del TSJ que sean aceptables para todos los partidos o coaliciones de partidos que representen el 25% o más de los miembros de la AN. (Esto otorgaría poder de veto tanto al PSUV como a la coalición multipartidista de Guaidó respecto a personal para cualquiera de estos cargos.) Una vez se elija un nuevo CNE y TSJ, los Estados Unidos retiran las sanciones impuestas a exmiembros del CNE y del TSJ por su pertenencia a esos organismos.

La AN aprueba una ley de un “Consejo de Estado”, que crea un Consejo de Estado que se convierte en el poder ejecutivo. Cada partido o coalición de partidos con un 25% de miembros de la AN escoge a dos miembros del Consejo de Estado, siendo uno de ellos forzosamente gobernador de un estado. A continuación, los cuatro miembros del Consejo de Estado escogen a un quinto miembro que será el secretario general y que se desempeñará como Presidente Interino hasta que haya elecciones y a quien no se le permite presentarse como candidato a la elección a la presidencia. Los miembros del Consejo no podrán ser miembros de la AN ni del TSJ. Las decisiones que el Consejo de Estado tome serán por mayoría de votos. Un miembro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se desempeñará como asesor militar del Consejo de Estado.

Todas las facultades conferidas al presidente por la constitución serán conferidas exclusivamente al Consejo de Estado. Los Estados Unidos y la Unión Europea retirarán las sanciones a quienes se habían atribuido facultades presidenciales, y que les fueron impuestas debido a los cargos que habían ocupado, una vez el Consejo de Estado esté operativo y esas personas renuncien a cualquier otra pretensión de ocupar cargos ejecutivos y acepten al Consejo de Estado como poder ejecutivo único.

Una vez se establezca el Consejo de Estado y las fuerzas de seguridad hayan partido (a menos que se aprueben con ¾ de los votos de la AN), quedarán suspendidas las sanciones que los Estados Unidos aplicaron al Gobierno de Venezuela, a Petróleos de Venezuela, S.A. y al sector petrolero.

El Consejo de Estado nombra un nuevo gabinete. Los Estados Unidos retiran las sanciones a exmiembros del gabinete que les fueron impuestas por desempeñar sus cargos anteriores. Los

Estados Unidos también retiran las sanciones a miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que les fueron impuestas por el cargo que desempeñan en el organismo.

La comunidad internacional brinda apoyo humanitario, electoral, económico y de gobernanza, desarrollo y seguridad, con un enfoque inicial especial en el sistema de atención médica y en el suministro de agua y electricidad. Todos los ciudadanos venezolanos deben tener el mismo acceso a los programas de bienestar social actuales, que ahora recibirán apoyo complementario internacional. Se inician negociaciones con el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo respecto a los principales programas de apoyo.

Se establece una Comisión de la Verdad y la Reconciliación con el objetivo de investigar actos de violencia graves ocurridos desde 1999, y esta informa a la nación sobre las responsabilidades de los autores y la rehabilitación de las víctimas y sus familias. La Comisión cuenta con cinco miembros que el Secretario General de las Naciones Unidas nombra con el consentimiento del Consejo de Estado. La AN adopta una ley de amnistía de conformidad con las obligaciones internacionales de Venezuela, que cubre todos los delitos de carácter político desde 1999, excepto los crímenes de lesa humanidad. Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú retiran su apoyo a la remisión a la Corte Penal Internacional.

El Consejo de Estado establece una fecha para celebrar las elecciones simultáneas a la presidencia y a la AN en un plazo de 6 a 12 meses. Cualquier ciudadano venezolano apto conforme a la Constitución de 1999 puede presentarse a las elecciones.

Se celebran las elecciones a la presidencia y a la AN. Se retiran todas las sanciones de los Estados Unidos restantes con el consenso de los observadores internacionales de que las elecciones fueron libres e imparciales.

Se establece una comisión bipartidista en la AN para formular soluciones a largo plazo con el fin de rehabilitar la economía y refinanciar la deuda.

Garantías

El alto mando militar (Ministro del Poder Popular para la Defensa, el viceministro de la Defensa, el Comandante del Comando Estratégico Operacional (CEOFANB) y los otros comandantes) se mantiene durante la vigencia del gobierno de transición.

Las autoridades estatales o locales se mantienen durante el periodo de transición.

El senador cubanoamericano Marco Rubio advirtió que el plan puede fracasar "si deja de lado a Juan Guaidó y la Asamblea Nacional legítimamente elegida que dirige. O si incluye a Nicolás Maduro y ciertos miembros de la mafia que él controla ”.

El presidente del Subcomité de Relaciones Exteriores para el Hemisferio Occidental, Delincuencia Transnacional, Seguridad Civil, Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Globales de la Mujer enfatizó en que "la crisis actual en Venezuela no es un conflicto entre dos facciones políticas legítimas" sino una lucha "entre una red de delincuencia organizada dirigida por Nicolás Maduro y una Asamblea Nacional legítima y electa democráticamente".

El presidente encargado Juan Guaidó agradeció la iniciativa de Pompeo y el respaldo de EE.UU. a la conformación de un Gobierno de Emergencia y Consejo de Estado para resolver la crisis.

El ministro de Relaciones Exteriores del régimen de Maduro, Jorge Arreaza, dijo que la soberanía de Venezuela no está en negociación.

"Ellos pueden decir lo que quieran, cuando quieran, como quieran pero las decisiones en Venezuela, se toman en Venezuela, con sus instituciones y su constitución. Nosotros no estamos tutelados por EEUU", afirmó Arreaza en entrevista con la emisora colombiana BluRadio.

Cargar más

XS
SM
MD
LG