Enlaces de accesibilidad

Deportes

El cubano Chapman, una ficha crucial para los Yanquis

El cubano Aroldis Chapman, relevista de los Yanquis de Nueva York, festeja tras la barrida sobre los Mellizos de Minnesota en la Serie Divisional de la Liga Americana, el 7 de octubre de 2019 (AP Foto/Jim Mone)

Los Yanquis esperan ante los Astros allanar el camino para quedar más cerca de su Serie Mundial número 28 y confían en que el poder de seis de sus jugadores latinos los llevará desde este sábado a esa meta, entre ellos el de Aroldis Chapman.

Ese 'power', abanderado en toda la temporada por el venezolano Gleyber Torres, ha llevado a la franquicia más laureada del deporte norteamericano a la final de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Torres, junto al colombiano Giovanny Urshela, el cubano Aroldis Chapman y los dominicanos Luis Severino, Gary Sánchez y Edwin Encarnación se han convertido en el bastión de los Mulos del Bronx.

El apagafuegos cubano de 31 años, es un veterano de mil guerras que posee el récord del lanzamiento más rápido en Grandes Ligas (106.9 millas por hora).

Desertó en 2009 de la selección cubana durante un torneo en Rotterdam, Holanda, y recibió un contrato de los Rojos por 25,2 millones de dólares, según la MLB.

No pasó mucho tiempo para que se ganara el apodo de 'Misil' por sus picheos de más de 100 millas. En 2017 firmó con los Yanquis por 86 millones de dólares tras ganar la Serie Mundial con los Cachorros.

El lunes logró su octavo salvamento en duelos de postemporada después de retirar a cinco bateadores. Irónicamente cuando celebraba ese triunfo en el vestuario, sufrió una lesión en la mano izquierda al recibir el impacto de una botella de champán precisamente en su mano de lanzar, que tuvo que vendarse.

Pese a lo anterior, todo indica que 'el Misil' estará listo.

Vea todas las noticias de hoy

Super Bowl 54: el espectáculo de Miami hacia el mundo

Super Bowl LIV. Douglas DeFelice-USA TODAY Sports vía Reuters

Este próximo 2 de febrero, el evento deportivo más esperado del año se llevará a cabo en Miami. El partido de fútbol americano que determinará el campeón de la temporada 2019-2020 se jugará en el estadio local y casa de los Miami Dolphins.

San Francisco se llevó el derecho a representar la Liga Nacional mientras que el titular de la Liga Americana es Kansas City.

Ambos conjuntos han sido campeones anteriormente. Los californianos irán por su sexto banderín y Los Chiefs buscarán su segundo galardón.

La última vez que San Francisco participó en el Super Bowl fué en el año 2013, siendo derrotados por Baltimore. Curiosamente es la única ocasión donde dos hermanos llegan a la final como dirigentes. John Harbaugh venció a su hermano Jim.

Kansas City en su última aparición se llevó la Corona cuando vencieron a Los Vikingos de Minnesota en el Super Bowl número cuatro en 1970. Por lo tanto 50 años es el total de la ausencia.

En adición de los dos juegos de playoffs que tuvieron que ganar para calificar a esta final; las dos escuadras obtuvieron excelentes marcas en temporada regular. San Francisco marcó trece victorias frente a tres reveses y Kansas City logró doce triunfos con cuatro perdidas.

La explosividad de Kansas City y su líder Pat Mahomes es lo que representa a este equipo y los cuales serán un reto para la gran defensa de los 49ers.

La que sin ninguna duda es la ganadora, es la ciudad de Miami que será la anfitriona de tantos eventos que se relacionan al Gran Juego.

Este suceso es la décimo primera ocasión en la que Miami abre sus puertas al mundo atlético y lo cual es una marca.

El partido ya está vendido en su totalidad y se espera que el aporte monetario a la comunidad supere los 400 millones de dólares.

El sabor latino imperará durante los festejos previos al partido y para completar el programa, el show del medio tiempo será una presentación musical de Shakira y Jennifer López.

Fallece Kobe Bryant, estrella del básquetbol

Un memorial en homenaje a Kobe Bryant, en Los Angeles. (Frederic J. Brown/AFP)

El exjugador de Los Ángeles Lakers Kobe Bryant, fallecido este domingo en Calabasas, cerca de Los Angeles, en un accidente de helicóptero, fue un deportista legendario que militó en este equipo de basketball durante 20 años, hasta su retirada en 2016.

Nacido el 23 de agosto de 1978 en Filadelfia, era hijo de Joe y Pamela Bryant, queeligieron el nombre de Kobe por el tipo de carne de buey que comieron en un restaurante poco antes del nacimiento del jugador.

Su padre, apodado "Jellybean", también estuvo ocho temporadas en la NBA en equipos como Houston Rockets, Philadelphia 76ers y San Diego Clippers.

En 1991, tras la retirada de su padre, volvieron a Estados Unidos y empezó a jugar en el equipo del instituto Lower Merin de Pennsylvania. Sus buenas actuaciones le permitieron salir elegido con el número 13 en el draft de la NBA de 1996. Los Charlotte Hornets tenían los derechos para incorporar al jugador pero lo traspasaron a los Lakers.

En sus primeros años en la franquicia fue suplente, aunque ya en 1998 formó parte del equipo All Star de la Conferencia Oeste, convirtiéndose, con 19 años, en el jugador más joven de la historia en esa competición.

Con la contratación de Phil Jackson como entrenador, Bryant comenzó a jugar como titular y el equipo mejoró sensiblemente con su aportación y la de Shaquille O'Neal, tanto que ganaron tres títulos consecutivos entre el año 2000 y 2002 después de llevar doce años sin conquistar el anillo de la NBA. En 2002, el escolta de Filadelfia fue incluido en el quinteto ideal de la competición y ganó su primer MVP en el All Star.

En 2003 fue acusado de abuso sexual aunque finalmente la presunta víctima, una joven de 20 años, decidió no declarar en el juicio y la fiscalía retiró los cargos.

El bache del equipo entre 2003 y 2004 propició muchos cambios, entre ellos la salida de Shaquille O'Neal, Gary Payton, Karl Malone y el entrenador Phil Jackson, que fue sustituido por Rudy Tomjanovich. Bryant pasó a ser el líder del equipo y llegó a ser el segundo máximo anotador de la liga, promediando 27,6 puntos por partido. Pero la temporada fue un fracaso porque Los Angeles Lakers no consiguieron ni clasificarse para los playoffs.

En la temporada 2005-06, Jackson volvió al equipo y Bryant batió el récord de anotación de un jugador de los Lakers al conseguir 81 puntos en el partido que jugaron en el Staples Center ante Toronto Raptors. Una cifra que además le convirtió en el segundo jugador de
la historia de la competición en anotar más puntos en un encuentro, por detrás de los 100 de Wilt Chamberlain en 1962.

En 2006 decidió cambiar el número de su camiseta, sustituyendo el 8 por el 24, el que llevaba en su etapa de estudiante. Un año después amenazó con dejar el equipo aunque la situación se recondujo coincidiendo con sus mejores años en el conjunto angelino.

En 2008, con Pau Gasol ya en los Lakers, fue elegido MVP de la temporada y el equipo llegó de nuevo a la final del campeonato, que perdió ante los Boston Celtics.

Fue el preámbulo de dos nuevos títulos para él y para su equipo. En 2009 venció en la serie final a Orlando Magic, con Bryant como MVP, y en 2010 frente a Boston Celtics logrando su segundo trofeo de mejor jugador de las finales de la NBA.

En 2010, Phil Jackson volvió a dejar el equipo y su puesto lo ocupó Mike Brown. Los resultados no mejoraron y, después de un mal inicio de la temporada 2012-2013 fue sustituido por Mike D'Antoni, con el que los Lakers siguen su crisis de juego, lo que llevó a Bryant a decir, el 2 de enero de 2013, que eran un equipo viejo y lento.

El 13 de abril de 2013, los Lakers anunciaron que Bryant estará entre seis y nueve meses de baja por la rotura del tendón de Aquiles que se produjo un día antes en el partido frente a Golden State Warriors. Volvió a jugar el 8 de diciembre de ese año, días después de renovar por dos temporadas. Diez días después, una lesión en la rodilla izquierda le alejó de las canchas por lo que restaba de temporada, por lo que se perdió el Partido de las Estrellas y el Mundial de España 2014.

En enero de 2015 sufrió una lesión en el hombro derecho y puso fin a esa campaña. El periodo de recuperación fue de nueve meses.

El 29 de noviembre de 2015 anunció su retirada tras 20 años en los Lakers. El 14 de febrero siguiente jugó su decimoctavo y último Partido de las Estrellas, de ellos 15 como titular, cifra récord, y en el que le tocó defender a su buen amigo Pau Gasol, ya en los Bulls.

El 13 de abril de 2016 disputó su último encuentro en el Staples Center angelino, en el que anotó 60 puntos en su enfrentamiento contra los Jazz (101-96). Sin embargo, el equipo firmó su peor balance histórico (17-65). El equipo de Los Angeles retiró los dos dorsales con los que jugó, el 8 y el 24, el 18 de diciembre de 2018.

Apodado "Black Mamba", en el momento de su retirada era el tercer máximo anotador en la historia de la NBA, con de 33.643 puntos, por delante de Michael Jordan, y sus más de 48.500 minutos en la cancha le situaron en sexta posición de esa clasificación. Además de su récord anotador de 81 puntos, en 24 partidos superó los 50 tantos.

Nueve veces ha integrado el quinteto defensivo del año y en 11 formó parte del primer "cinco" de la NBA.

Ha ganado dos medallas de oro olímpicas con Estados Unidos, en 2008 en Pekín y en 2012 en Londres.

En agosto de 2016 presentó su propio fondo de inversiones, el Bryant Stibel, con un capital de 100 millones de dólares para invertir en empresas de tecnología, medios de comunicación y datos, proyecto en el que trabajaba con el empresario Jeff Stibel, con quien ya había invertido en varios negocios de ese tipo desde 2013.

La ciudad de Los Angeles proclamó en 2016 el 24 de agosto el "día de Kobe Bryant" (24/8), por los dos dorsales que lució en el equipo angelino.

Casado con Vanessa Laine, de ascendencia mexicana, tuvieron tres hijas. El matrimonio creó la fundación Kobe and Vanessa Bryant Family Foundation (KVBFF), dedicada a mejorar las vidas de jóvenes y familias necesitadas.

"No lo puedo creer", dijo Pau Gasol, excompañero de equipo.

(Agencia Efe)

MLB no quitará títulos a Houston ni Boston

Rob Manfred

El béisbol de las Grandes Ligas no tiene planes de quitarle los títulos recientes de Serie Mundial a los Astros de Houston y Medias Rojas de Boston, según el comisionado Rob Manfred. Así lo informó la cadena deportiva ESPN en su página digital.

En su primera entrevista pública desde que anunció históricas sanciones para los Astros la semana pasada, Manfred le dijo a Fox Business Network que MLB honrará la "larga tradición en el béisbol de no tratar de cambiar lo que sucedió".

"Creo que la respuesta desde nuestra perspectiva es ser transparente sobre lo que mostró la investigación y dejar que nuestros fanáticos tomen su propia decisión sobre lo que sucedió", argumentó Manfred el miércoles.

Los comentarios de Manfred se produjeron un día después de que el Consejo de la Ciudad de Los Angeles aprobara por unanimidad una resolución que instaba a MLB a cancelar los campeonatos de los Astros de 2017 y los Red Sox de 2018 y otorgárselos a Los Angeles Dodgers.

A propósito, los Dodgers perdieron ambas series mundiales en las cuales Houston uso equipos electrónicos de alta tecnología para robarle las señas a la novena angelina, y el Boston está siendo investigado por MLB por hacer lo mismo.

Manfred y MLB confirmaron el 13 de enero que los Astros usaron tecnología de manera ilícita para robar las señas de sus oponentes durante la temporada regular y la postemporada en el año 2017. Las sanciones incluyeron suspensiones por toda la temporada para el gerente general Jeff Luhnow y el manager A.J. Hinch, la pérdida de cuatro selecciones del reclutamiento dentro de las dos primeras rondas y una multa de $5 millones de dólares.

MLB todavía está investigando a los Medias Rojas del 2018 por también usar tecnología para robar las señas de sus rivales.

"No hemos concluido nuestra investigación de los Medias Rojas", indicó Manfred. "Así que es un poco difícil quitarle el trofeo a alguien que aún no se ha encontrado que haga algo mal. No sabemos cuál será el resultado".

Aunque ya el punto es mudo pues aunque Boston sea culpable de hacer trampa, no perderá su título mundial conquistado en el 2018.

Los Dodgers perdieron ante los Astros de 2017 y los Red Sox de 2018 en el Clásico de Otoño, pero Manfred acotó que, independientemente del robo de señas, "no está absolutamente claro que los Dodgers hubieran sido los campeones de la Serie Mundial".

Manfred también señaló que Luhnow, Hinch, el exmánager de los Red Sox, Alex Cora, y el exmánager de los Mets, Carlos Beltrán, han "perdido sus trabajos por esto" y enfatizó que las sanciones de la semana pasada "servirán como un elemento disuasorio para este comportamiento en el futuro".

¿Será el cubanoamericano Castellanos la próxima gran firma del “Cincy”?

Nicholas Castellaños

Pese a ya haber contratado al infielder Mike Moustakas y al jardinero japonés Shogo Akiyama en esta temporada “muerta,” los Rojos de Cincinnati todavía expresan interés en el patrullero agente libre, el cubanoamericano Nicholas Castellanos, según informo MLB.com/es en su página digital oficial.

El club de Cincinnati ha estado negociando con el representante de Castellanos desde octubre del año pasado, aunque esos rumores se calmaron un poco tras la contratación del japonés Akiyama.

Algunos anticipan que el talentoso Shogo Akiyama verá acción en cada una de las tres posiciones en los jardines, mientras que Nick Senzel se perfila a ser el titular en la pradera central y el dominicano Arístides Aquino jugaría como titular en una de las esquinas de los bosques tras su impresionante campaña del 2019. Jesse Winker también sería tenido en cuenta para uno de los puestos en las esquinas de los jardines, aunque él entraría más que nada para propósitos defensivos.

Nicholas Castellanos, hijo de padres cubanos, nacido y criado en el sur de la Florida, jugo el año pasado con los Tigre


No es ningún secreto que Rojos y los Texas Rangers aún tienen en su mira a Castellanos. Aunque ambos equipos se han reforzado en esta temporada muerta, todavía estarían buscando agregar otro bate de impacto. Esto se debe a que ambos conjuntos actualmente están entre los últimos cinco en productividad ofensiva por sus jugadores de posición para la próxima temporada, según las estadísticas.

Nicholas Castellanos, hijo de padres cubanos, nacido y criado en el sur de la Florida, jugo el año pasado con los Tigres y los Cachorros con promedio en base más que respetable de .337, 27 jonrones, 58 dobletes, 73 carreras impulsadas y otras 100 anotadas. En su brillante carrera de 7 temporadas Castellanos tiene promedio de bateo de .277, suma 120 sobre la cerca, 460 remolcadas, 408 anotadas y 229 dobletes.

(Redactada y Editada por José “Pepe” Lacayo con información de MLB.com y otras agencias noticiosas)

El Super Bowl enciende Miami

El Super Bowl enciende Miami
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:50 0:00

Cargar más

XS
SM
MD
LG