Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

El buque hospital Comfort, en misión humanitaria

El vicepresidente Mike Pence visita el buque hospital Comfort en el Puerto de Miami antes de su partida a Latinoamérica.

El buque hospital USNS Comfort, de las Fuerzas Navales de Estados Unidos, está en medio de su misión de cinco meses para proporcionar servicios médicos de alta tecnología a migrantes venezolanos y otras comunidades vulnerables de América Latina y el Caribe.

El Comfort, desde Puntarenas, Costa Rica, brindará servicios gratuitos abordo y también servicios en clínicas en Chacarita y Barranca.

"Se trata del USNS Comfort (T-AH 20) del gobierno de los Estadios Unidos, el cual llegará a Puntarenas el domingo 21 de julio y dará atención médica a partir del 23 y hasta el 27 del mes en curso", informó el diario costarricense Diario Extra.

"El barco arriba con la misión 'Promesa Duradera' y tiene 12 quirófanos 1,000 camas para pacientes, de las cuales 80 son para cuidados intensivos, 20 para recuperación, 280 de cuidados intermedios, 120 de cuidados ligeros y 500 para cuidados limitados", señaló el rotativo.

“Es un compromiso adquirido que se realiza cada año y se busca mejorar las condiciones de vida y de salud, en nutrición, recursos humanos y estrechar lazos políticos con nuestros países, es decir, crear lazos de amistad con el pueblo latinoamericano”, manifestó a Diario Extra el doctor Albert Brown, enlace CCSS-Comfort.

El buque hospital ya visitó puertos en Ecuador y Perú. En la localidad peruana de Callao brindó asistencia a 4,560 pacientes.

Los tripulantes también dieron asistencia a migrantes venezolanos en tierra, donde ayudaron a mejorar un parque para niños.

El equipo del Comfort cuenta con personal civil y militar de Estados Unidos y naciones socias como Argentina, Brasil, Canadá, Costa Rica, México y Perú, así como de organizaciones no gubernamentales.

Félix, uno de los integrantes del equipo médico, de origen venezolano, declaró en Twitter que siente gran orgullo en ser parte de este esfuerzo humanitario.

El comandante Gustavo Lores informó a Radio Televisión Martí que entre el 5 y 10 de septiembre el Comfort estará en Trinidad y Tobago para ofrecer servicios médicos gratuitos en el puerto La Brea.

El equipo médico tiene programado en esa escala 100 cirujías abordo de la embarcación. También dará asistencia en dos clínicas en tierra, en el Centro Comunitario Cedros y el South West Regional Sports Arena.

Especialistas del Comfort ofrecerán charlas y responderán a preguntas del público en varios foros en Trinidad y Tobago, para explicar temas de salud pública.

Los pacientes para las intervenciones quirújicas son seleccionados por el Ministerio de Salud de Trinidad y Tobago. Estas cirujías serán en las categorías de Oftalmología, Cirujía General, Ortopedia, Cirujía Oral Maxilofacial, Plástica, Urología y Lesiones.

Los servicios en las clínicas suelen ser en las categorías Dental, Oftalmología, Terapia Física y Dermatología.

El Comfort también ofrecerá servicios en Colombia, República Dominicana, Grenada, Haití, Jamaica, Curazao, Panamá, Santa Lucía y St. Kitts y Nevis.

El comandante Lores informó que extracciones dentales son muy comunes, ya que muchos pacientes padecen de caries crónicas. También se brindan servicios de empastes y limpiezas.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:10 0:00

Nicolás González, de descendencia cubana, dijo que los pacientes que entran al buque suelen estar impresionados por la tecnología disponible y muy agradecidos por la ayuda. También comentó que hay un alto número de pacientes que necesitan ser atendidos por cataratas en los ojos.

Lores añadió que en el barco hay 20 mil pares de lentes, y que 200 a 500 pacientes por sitio reciben un par de lentes de sol y también de medida.

"Los pacientes aprecian mucho los servicios", dijo la teniente Davis, de descendencia cubana. "Mi familia es de Marianao, La Habana", declaró a Radio Televisión Martí.

Vea todas las noticias de hoy

Blinken afirma compromiso del Hemisferio con la libertad en el vigésimo aniversario de la Carta Democrática Interamericana 

Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken

En el vigésimo aniversario de la Carta Democrática Interamericana, CDI, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, ha dicho en un comunicado este jueves que la misma representa un compromiso de que el Hemisferio Occidental deberá observar los principios de democracia.

Dijo que Blinken que por otro lado un compromiso de que la soberanía reside en el pueblo; que el Estado de derecho debe defender las libertades individuales.

Además expresó que ello es una afirmación histórica de que los pueblos de América tienen derecho a la democracia y que los gobiernos de la región tienen la obligación de promoverla y defenderla.

Promovida por nuestros líderes en la Tercera Cumbre de las Américas y aprobada por todos los miembros de la Organización de los Estados Americanos el 11 de septiembre de 2001, dijo el secretario de Estado, la CDI afirma que los derechos humanos corresponden a todas las personas; que la libertad económica fomenta la prosperidad que puede sacar de la pobreza a millones de personas, y que las libertades políticas y económicas son instrumentos que contribuyen a la paz duradera.

Afirmó Blinken que los últimos dos años nos han demostrado que la democracia es frágil y que los pueblos de las Américas deben mantenerse alertas para protegerla y que por eso, en diciembre de este año, el presidente Biden organizará una Cumbre sobre Democracia, que ofrecerá una oportunidad de que actores de los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado impulsen estos ideales y den cuentas por los compromisos públicos que ya hemos asumido.

EEUU sin determinar aún las causas del denominado "Síndrome de La Habana"

Vista de la Embajada de EEUU en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

El Departamento de Estado de EEUU dijo este martes que examina una serie de hipótesis sobre el denominado Síndrome de La Habana y que no ha determinado si constituyen un ataque por parte de un actor extranjero.

En un correo electrónico a Radio Televisión Martí, un vocero del Departamento de Estado dijo que, en coordinación con sus socios en todo el Gobierno de Estados Unidos, investiga enérgicamente los informes de posibles incidentes de salud inexplicables, dondequiera que se informen.

La cancillería estadounidense añadió que las autoridades competentes están examinando activamente una serie de hipótesis, pero no han determinado la causa de estos incidentes, o si constituyen un ataque de algún tipo por parte de un actor extranjero.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:23 0:00

Entre 2016 y 2017, diplomáticos estadounidenses que prestaban servicio en Cuba, y algunos de sus familiares, presentaron problemas de salud, desde dolencias auditivas hasta trastornos neurológicos, entre otros padecimientos.

Desde entonces, se han reportado casos similares de más de un centenar de funcionarios estadounidenses en China, Rusia, Austria y recientemente en Vietnam.

Sin embargo, este lunes, un panel de más de 20 científicos del régimen cubano concluyó que no hay pruebas para considerar como producto de un ataque o un atentado a un conjunto de síntomas descriptos por diplomáticos estadounidenses.

Según dijeron los cubanos, el llamado Síndrome de La Habana se trata de un “relato” sin validación, que “ha sobrevivido” gracias a que los medios de comunicación y los políticos lo amplificaron, enfatizaron.

Estados Unidos modificó recientemente el estatus de su personal en la Embajada de La Habana, cuando la investigación sobre los incidentes que afectaron la salud de sus diplomáticos destacados en la isla se mantiene inconclusa, cinco meses después de que la Casa Blanca nombrara a una experimentada diplomática para que supervisara las pesquisas.

Un portavoz del Departamento de Estado explicó recientemente a Radio Televisión Martí que la investigación sobre estas afectaciones de salud cuenta con actores de diferentes agencias estatales, y que la prioridad sigue siendo la seguridad y la protección del personal diplomático estadounidense.

“Este es un gran esfuerzo interinstitucional que involucra a la Casa Blanca, el Departamento de Defensa, las agencias de inteligencia de EEUU, el Congreso y los principales científicos del país, al tiempo que la Cancillería se asegura de que aquellos que fueron evacuados médicamente (de Cuba) reciban el tratamiento y el apoyo que necesitan”, dijo el funcionario.

Tras la baja por enfermedad de más de 20 diplomáticos que laboraban en Cuba en 2017, el Departamento de Estado redujo en 60 por ciento la plantilla de su sede en La Habana.

Pese a los esfuerzos del gobierno de EEUU, y de grupos de expertos médicos y científicos que han estudiado de manera exhaustiva a los afectados, la mayoría en el prestigioso Centro para Lesiones y Reparación de Cerebro de la escuela de medicina de la Universidad de Pennsylvania, lo que se conoce como Síndrome de La Habana sigue siendo un misterio.

En 2019, Canadá también redujo su personal diplomático en La Habana, luego de que 14 funcionarios presentaran síntomas similares a los de los 25 diplomáticos estadounidenses que habían sido evacuados de la isla dos años antes.

En marzo pasado, el Departamento de Estado nombró a la veterana diplomática Pamela Spratlen al frente del grupo de trabajo que investiga los incidentes en la embajada en Cuba, un equipo creado en 2018. Esta vez, Sprantlen rinde cuentas al secretario de Estado, entre otros altos funcionarios de la Cancillería.

En julio último, el presidente Joe Biden ordenó al Departamento de Estado examinar la posibilidad de incrementar el personal en la embajada de EEUU en Cuba, un proceso que según el portavoz de la Cancillería, será gradual con el transcurso del tiempo.

“El presidente Biden se ha comprometido a renovar el personal de nuestra embajada en La Habana para mejorar nuestra capacidad de relación con la sociedad civil y, en el momento apropiado, aumentar los servicios consulares, al tiempo que se garantice la seguridad de los diplomáticos estadounidenses en Cuba”, comentó el portavoz.

A raíz de los incidentes, que en un inicio fueron llamados también "ataques sónicos", Washington prohibió que sus diplomáticos permanecieran en Cuba con sus familiares, medida que recientemente ha sido parcialmente modificada.

“El 16 de agosto último, el Departamento de Estado cambió el estatus de los diplomáticos en La Habana, de no acompañados a parcialmente acompañados. Sólo los familiares adultos elegibles de empleados en la embajada en La Habana podrán viajar o vivir en Cuba. Este cambio entra en vigencia de inmediato”, puntualizó el portavoz, que no precisó fecha, ni si la embajada podría entrar en pleno funcionamiento antes de que concluya el año.

“Estamos comprometidos a emprender este proceso de una manera reflexiva que se centre en la seguridad de nuestro personal”, concluyó.

(Con reporte de Michelle Sagué para Radio Martí)

Blinken defiende ante el Congreso la retirada militar de Afganistán

Blinken escucha la pregunta del senador republicano Ron Johnson durant euna audiencia ante el Congreso sobre la retirada de EEUU de Afganistán. (Jabin Botsford/Pool via AP)

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, defendió la retirada militar de Afganistán, el 31 de agosto, ante las críticas de legisladores y la opinión publica, al testificar este martes en su segundo día de audiencias ante el Congreso.

Si el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hubiera decidido extender la guerra de dos décadas de Estados Unidos, "habría requerido enviar sustancialmente más fuerzas estadounidenses a Afganistán para defendernos y evitar una toma de poder de los talibanes, sufriendo bajas y, en el mejor de los casos, con la perspectiva de restaurar un punto muerto y permanecer estancado en Afganistán, bajo fuego, indefinidamente", dijo Blinken a la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

"No hay evidencia de que quedarse más tiempo hubiera hecho que las fuerzas de seguridad afganas o el gobierno afgano fueran más resistentes o autosuficientes", añadió.

El canciller estadounidense señaló que, en el vigésimo aniversario del 11 de septiembre, mientras el país honra a casi 3,000 hombres, mujeres y niños que perdieron la vida, es bueno recordar "por qué fuimos a Afganistán en primer lugar: para hacer justicia a quienes nos atacaron y garantizar nunca volvería a suceder".

EEUU logró esos objetivos hace mucho tiempo, según Blinken. Osama bin Laden fue abatido en 2011. Las capacidades de Al-Qaida se degradaron.

Los insurgentes talibanes tomaron el control del país a mediados de agosto cuando las tropas norteamericanas abandonaron el país.

Estados Unidos y sus aliados han evacuado del aeropuerto de Kabul a 124,000 personas, en su mayoría afganos, e incluidos más de 6,000 estadounidenses. Otros pudieron salir luego del país a través de salidas por tierra o en unos pocos vuelos, pero Blinken dijo que a fines de la semana pasada aún quedaban unos 100 estadounidenses en suelo afgano.

Trece soldados estadounidenses y decenas de afganos murieron en un atentado suicida días antes de que se completara la retirada.

Blinken dijo ante el Congreso que los funcionarios estadounidenses no habían previsto la rápida caída del gobierno afgano, incluso cuando los talibanes avanzaban por todo el país.

"Incluso las evaluaciones más pesimistas no predijeron que las fuerzas gubernamentales en Kabul colapsarían mientras las fuerzas estadounidenses permanecieran", subrayó.

Aunque la evacuación principal ha terminado, el principal diplomático estadounidense dijo que EEUU continuará con sus "incansables esfuerzos para ayudar a los estadounidenses restantes, así como a los afganos y ciudadanos de países aliados y socios, a salir de Afganistán si así lo desean".

(Con información de VOA y del Departamento de Estado)

EEUU celebra Día Internacional de la Democracia

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en conferencia de prensa con el primer ministro de Japón. (AP/Andrew Harnik).

El gobierno de Estados Unidos destacó el 14 de septiembre, Día Internacional de la Democracia, su apoyo a la democracia y sus esfuerzos por "lograr un mundo más equitativo, inclusivo y sostenible".

"Estados Unidos coloca la democracia y los derechos humanos en el centro de nuestra política exterior; son elementos esenciales para lograr y mantener la paz y la estabilidad en todo el mundo", afirmó un texto suscrito por el secretario de Estado Antony Blinken.

El presidente Joe Biden, en un comunicado aparte, recalcó lo que significa la democracia: gobierno del pueblo, hecho por el pueblo y para el pueblo. "Es el mejor medio que tiene la humanidad para hacer avanzar la paz, prosperidad y seguridad".

En ese sentido, Blinken destacó que el compromiso de Estados Unidos "es firme y se basa en nuestra propia experiencia como democracia: imperfecta, pero luchando continuamente por una unión más perfecta. Sabemos que las sociedades libres y democráticas tienen ciudadanos más sanos, conflictos menos violentos y comunidades más prósperas. De hecho, la democracia beneficia a muchos, no a unos pocos".

"Para demostrar que la democracia aborda mejor los mayores desafíos de nuestro tiempo, el presidente Biden reunirá a líderes gubernamentales, de la sociedad civil y del sector privado de un grupo diverso de democracias del mundo en una Cumbre virtual por la Democracia en diciembre. Como ha dicho el presidente, debemos comenzar con una diplomacia arraigada en los valores más preciados de Estados Unidos: defender la libertad, defender las oportunidades, defender los derechos universales, respetar el estado de derecho y tratar a todas las personas con dignidad", dijo Blinken.

Una democracia próspera también depende de un espacio cívico abierto y vibrante, en el que las personas, todas las personas, puedan defender sus derechos y hacer que el gobierno rinda cuentas con igualdad de derechos y sin discriminación. El estado de derecho, las elecciones libres y justas, la libertad de expresión y la libertad de prensa son piedras angulares de una democracia sana y el derecho de todos, añadió el texto del Departamento de Estado.

Blinken testifica sobre Afganistán ante Cámara de Representantes

El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, tiene dos audiencias sobre Afganistán en el Congreso en la semana que comenzó el 13 de septiembre. Foto: Jacquelyn Martin/Mancomunada via REUTERS.

WASHINGTON — El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, testificará este lunes ante un panel del Congreso que examina la caótica retirada militar de Afganistán y el fin de la guerra de dos décadas en el país.

Legisladores republicanos y algunos demócratas han criticado al presidente Joe Biden por su manejo de la retirada de las tropas, ciudadanos estadounidenses y miles de afganos que trabajaron como intérpretes y asesores para los militares durante el conflicto.

Las críticas aumentaron después de que 13 soldados estadounidenses murieron en un ataque suicida en el aeropuerto de Kabul en los últimos días de la retirada. Estado Islámico Khorasan, un afiliado del grupo terrorista que opera en el Oriente Medio, se atribuyó el ataque.

Blinken testificará este lunes ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes y el martes ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Las encuestas nacionales reflejan un fuerte apoyo a la decisión de Biden de poner fin a lo que llamó “una guerra eterna” en Afganistán, pero no al modo en que se efectuó la retirada.

Blinken probablemente enfrentará duras preguntas sobre por qué EE. UU. no comenzó a evacuar antes a sus ciudadanos, especialmente desde que Biden anunció en abril respetar el acuerdo de su antecesor Donald Trump con el Talibán de poner fin a la guerra y retirar a las tropas.

Los legisladores atacaron también a las agencias de inteligencia por no prever la rápida toma del poder del Talibán y el colapso del gobierno afgano.

Los republicanos dicen que quieren concentrar sus preguntas en la actuación de Biden en las últimas semanas y días de la guerra, mientras que los demócratas buscan examinar el esfuerzo bélico total dirigido por cuatro presidentes: los republicanos George W. Bush y Trump, y los demócratas Barack Obama y Biden.

Bush invadió Afganistán a fines de 2001 para erradicar los campos de entrenamiento de la red terrorista Al Qaeda donde se planearon los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG