Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

EE UU sanciona funcionarios del PCCh de Sinkiang por violar DDHH de uigures

China Xinjiang

El gobierno de los Estados Unidos de América impone sanciones a funcionarios del Partido Comunista de China (PCCh) motivado por lo que denomina “horribles y sistemáticos abusos” en contra de las minorías étnicas musulmanas en la región fronteriza de Sinkiang, que significa “Nueva Frontera” en idioma español, según dio a conocer hoy ShareAmérica, órgano del Departamento de Estado Norteamericano.

Mapa de la región fronteriza de Sinkiang, China
Mapa de la región fronteriza de Sinkiang, China

El pasado 9 de julio, el departamento del Tesoro, conjuntamente con el departamento de Estado, emitieron un comunicado informando que Chen Quanguo, secretario del PCCk de Sinkiang, encargado además de la supervisión de los campos de internamiento, donde más de un millón de uigures y otros grupos minoritarios, permanecen detenidos desde 2017, es uno de los sancionados, junto a su antiguo colaborador, Zhu Hailun.Zhu Hailun fue, durante su etapa como secretario del partido, miembro de las comisiones jurídica y de políticas de Sinkiang y estuvo encargado de elaborar toda la “metodología” a seguir en el interior de los campos de concentración donde una cantidad considerable, aún no determinada de prisioneros, murieron a consecuencia de las torturas y los abusos cometidos por los oficiales encargados de la seguridad.

“Estados Unidos no permanecerá indiferente cuando el PCCh comete abusos de derechos humanos contra los uigures, kazajos étnicos y miembros de otros grupos minoritarios de Sinkiang”.

La práctica sistemática de exterminio que, bajo el eufemístico nombre de
“reeducación” se ha llevado a cabo en los campos de concentración de la localidad china de Sinkiang por parte de funcionarios del gobierno de la República Popular China (RPCh) contra la minoría musulmana de los uigures y otras minorías étnicas de la región, mantiene en constante alerta al Departamento de Estado Norteamericano, cuyo secretario, Mike Pompeo declaró el 9 de julio:

“Estados Unidos no permanecerá indiferente cuando el PCCh comete abusos de derechos humanos contra los uigures, kazajos étnicos y miembros de otros grupos minoritarios de Sinkiang”.

E secretario de Estado Pompeo ha informado. a través de su cuenta de Twitter @SecPompeo, lo siguiente

“Hoy, designé a tres altos funcionarios del Partido Comunista Chino en Sinkiang por sus graves violaciones de los derechos humanos para que ellos y sus familiares sean inelegibles para ingresar a Estados Unidos”.

Además de las constantes condenas por los abusos del gobierno chino contra las minorías étnicas, Estados Unidos también lanzó una advertencia a las empresas que mantienen relaciones comerciales con el régimen sobre los altos riesgos que corren, además del daño económico unido a la responsabilidad legal, por “trabajar con compañías de Sinkiang implicadas en abusos a los derechos humanos”.

“Estados Unidos está comprometido a utilizar el alcance pleno de su poder financiero para hacer responsable a los que abusen de los derechos humanos en Sinkiang y el todo el mundo”

Hasta el momento, Chen Quanguo, miembro de las 25 personas que integran el comité del Politburó del partido, es “el funcionario de más alto rango en el PCCh sancionado por el gobierno Norteamericano a causa de las constantes violaciones a los derechos humanos. Llegado a Sinkiang en 2016, ya en 2017 había aumentado ostensiblemente el número de campos de concentración masiva construidos en la zona, con el consecuente acrecentamiento de detenidos que son sometidos al adoctrinamiento político, los trabajos forzados y múltiples tipos de tortura, según los informes recibidos.

Chen Quanguo, artifice del exterminio uigur en Sinkiang, China.
Chen Quanguo, artifice del exterminio uigur en Sinkiang, China.

“Chen comenzó a implementar un programa de vigilancia extensa, detención y adoctrinamiento en Sinkiang dirigido a los uigures y otras minorías étnicas”, apunta un comunicado del departamento del Tesoro emitido también el 9 de julio. Dentro del plan de exterminio a mediano plazo de estas minoría étnicas, según informes recibidos recientemente, se halla la práctica de la esterilización forzada y realizada de forma masiva a las mujeres pertenecientes a estos grupos sociales.

Mujeres musulmanas de la etnia uigur
Mujeres musulmanas de la etnia uigur

Las nuevas sanciones, que contemplan también la congelación de los activos de los implicados y la restricción de su acceso al sistema financiero norteamericano, además de impedir la posibilidad de hacer negocios con ciudadanos de Estados Unidos o ingresa” al país, se extienden también a:

La Oficina de Seguridad Pública de Sinkiang (XPSB, en inglés), por utilizar la inteligencia artificial para rastreo y detención de las monirías musulmanas.

Wang Mingshan, actual director y secretario del Partido comunista de la XPSB.

Huo Liujun, exsecretario del partido del XPSB

“Estados Unidos está comprometido a utilizar el alcance pleno de su poder financiero para hacer responsable a los que abusen de los derechos humanos en Sinkiang y el todo el mundo”, dijo Steven T. Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos, en reciente declaración.

(Nota redactada con información de ShareAmérica)

Vea todas las noticias de hoy

Senador Leahy: la política de EEUU ha envalentonado a los intransigentes de Cuba

El senador demócrata Patrick Leahy (d) junto a otros legisladores de EEUU durante su visita a Cuba en 2015. (Archivo).

El senador demócrata Patrick Leahy criticó nuevamente este lunes la política de Estados Unidos hacia Cuba.

"Como alguien que ha observado la evolución de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba durante casi 50 años, particularmente desde que viajé allí por primera vez en 1999, encuentro la situación entre nuestros dos países hoy desconcertante, trágica y exasperante", expresó el senador del Comité de Exteriores.

A continuación, el resto del comunicado de Patrick Leahy:

Es desconcertante porque altos funcionarios de la Administración, que han reconocido pública y privadamente que la política de 60 años de sanciones unilaterales, aislamiento y amenazas de Estados Unidos no ha logrado ninguno de sus objetivos y ha perjudicado al pueblo cubano, han adoptado esa misma política fallida como si fuese suya.

Trágico, porque la política ha envalentonado a los intransigentes de Cuba que han reprimido aún más a los ciudadanos que se atreven a protestar pacíficamente por la escasez de alimentos, medicinas y electricidad, y contra la represión del gobierno, y ha exacerbado la crisis que se ha apoderado de la isla debido a la pandemia de COVID y las disfuncionales políticas económicas del gobierno.

Exasperante, porque cualquiera que entienda a Cuba podría haber predicho lo que ha sucedido desde que la Administración Trump revirtió la política de compromiso de la Administración Obama y habría tomado medidas para mitigarla. En cambio, la política actual está empeorando la situación.

Durante los últimos diez meses he instado a la Casa Blanca a no repetir los errores del pasado en lo que respecta a nuestras relaciones con el gobierno de Cuba y el pueblo cubano, y a seguir una política basada en nuestros intereses nacionales a largo plazo. Lamento profundamente que aún no haya sucedido.

En cambio, la política de esta administración, hasta ahora, ha sido dictada por un electorado pequeño pero ruidoso en este país que siempre se ha opuesto al acercamiento de Estados Unidos con Cuba. Es una política que la historia ha demostrado que está condenada al fracaso.

Actualmente, Estados Unidos y Cuba mantienen relaciones diplomáticas, pero ¿con qué fin? No se está llevando a cabo una diplomacia significativa y nuestra embajada en La Habana y la embajada de Cuba en Washington apenas funcionan. Las operaciones consulares han cesado. Los diálogos que mantuvimos con el gobierno cubano sobre temas de interés mutuo, desde la aplicación de la ley hasta los derechos humanos y la salud pública, diálogos que cortó la Administración Trump, no se han reanudado. ¿Cómo puede esto redundar en nuestro interés nacional?

Mientras Cuba permanece en la lista de patrocinadores estatales del terrorismo debido a una decisión de última hora, políticamente impulsada, vengativa y objetivamente indefendible de la Administración Trump, seguimos teniendo relaciones diplomáticas. ¿No es esto irreconciliable? ¿Y qué pasó con la revisión de la Administración de esa designación profundamente defectuosa que se prometió hace meses?

Los intercambios culturales, científicos y educativos han terminado en gran medida. Esto no está justificado ni es de nuestro interés nacional. La pandemia de COVID brindó una oportunidad obvia para la cooperación entre científicos estadounidenses y cubanos, pero esa oportunidad, como tantas otras a lo largo de los años, se desperdició debido a la política, la desconfianza y el despecho.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos continúa bloqueando las remesas de los cubanoamericanos a sus familiares en la isla, aunque es dinero de ellos, no del Tesoro. ¿No deberían los cubanoamericanos tener derecho a decidir por sí mismos si envían su propio dinero a sus familiares, en lugar de que esa decisión sea dictada por la Casa Blanca? Las remesas ayudan a los cubanos a depender menos del gobierno, mejoran su nivel de vida y proporcionan el capital inicial para el creciente sector privado de Cuba, que en la actualidad comprende un tercio de la fuerza laboral cubana.

La cantidad de remesas desviadas por el gobierno cubano es una pequeña fracción de lo que algunos han afirmado falsamente, y no es más que lo que cobran otros gobiernos. Basemos nuestra política en hechos, en lugar de rumores y lo que funciona bien a nivel nacional.

Y Cuba, a solo 90 millas de Florida, es el único país además de Corea del Norte donde los viajes de los estadounidenses están severamente restringidos, a pesar de nuestra historia y tradiciones culturales comunes. Es tan ridículo como contraproducente.

La Casa Blanca ha dicho repetidamente que "la democracia y los derechos humanos" son el núcleo de su política hacia Cuba. Esas son aspiraciones, aspiraciones loables, pero no son una política. Todos queremos ver una Cuba donde se respeten la libertad política y los derechos fundamentales, especialmente la libertad de expresión, y donde un poder judicial independiente proteja el derecho al debido proceso. Esos derechos están severamente restringidos en Cuba hoy como lo están en muchos países, incluidos algunos receptores de cientos de millones de dólares en ayuda estadounidense.

En lo que no estamos de acuerdo es en cuál es la mejor manera de apoyar la lucha del pueblo cubano para obtener esos derechos.

He preguntado, pero no tengo ni idea de cuáles son los objetivos prácticos de la Administración en Cuba, ni cómo se propone alcanzarlos. Después de que nos dijeron hace seis meses que el Departamento de Estado estaba llevando a cabo una revisión de su política, aún no hemos visto ningún cambio con respecto a la política que heredó de la Administración Trump hace un año.¿Qué sucedió con la revisión? ¿Qué decía?

Varios funcionarios de la Administración han justificado la continuación de las sanciones punitivas del presidente Trump debido a las protestas públicas en Cuba el 11 de julio. Dicen que "todo cambió" el 11 de julio.

Cuba está cambiando. El acceso a las redes sociales y los teléfonos móviles ha aumentado de forma espectacular. Las actitudes entre las generaciones más jóvenes están cambiando. El gobierno cubano está realizando reformas históricas, aunque vacilantes, para relajar las restricciones a las empresas privadas. La apertura del presidente Obama a Cuba, que duró solo dos años, fue fundamental para ayudar a lograr estos cambios.

En lugar de reconocer el progreso sin precedentes durante ese corto período, quienes defienden una política de sanciones dicen que la política de apertura de Obama fracasó porque Cuba sigue siendo un estado represivo y de partido único. Ignoran por completo que lo mismo sucedió durante los 50 años anteriores a Obama y durante los cinco años transcurridos desde Obama. Cuando se trata de ayudar a traer cambios positivos al pueblo de Cuba, el presidente Obama gana sin lugar a dudas.

Pero hoy Estados Unidos está una vez más al margen, aferrado a una política obsoleta que la historia ha demostrado que no tendrá éxito. & nbsp; De hecho, está teniendo el efecto contrario al negar oportunidades tanto a cubanos como a estadounidenses.

La política de Estados Unidos hacia Cuba está repleta de contradicciones, hipocresía, arrogancia y oportunidades perdidas. Cuba es un país empobrecido que no representa una amenaza para los Estados Unidos, sin embargo, lo tratamos como si lo hiciera en gran parte debido a nuestras propias acciones. Si bien mantenemos una intrincada red de sanciones unilaterales a las que se oponen todas las naciones de este hemisferio, los rusos y los chinos están llenando el vacío de manera agresiva, como cualquiera que visite Cuba hoy puede ver fácilmente.

Comprometerse con un gobierno cuyas políticas son anatema para las nuestras no otorga legitimidad a los líderes de ese gobierno o aceptación de sus políticas represivas. Si ese fuera el caso, deberíamos dejar de involucrarnos no solo con Cuba, sino con docenas de gobiernos en todo el mundo, incluidos varios socios de EE.UU., como Arabia Saudita y Egipto.

Condenamos las detenciones arbitrarias, los juicios simulados, las leyes que criminalizan a la sociedad civil y el maltrato y encarcelamiento de disidentes políticos. Estos abusos son comunes en muchos países, aplicamos sanciones específicas y restringimos la ayuda. Pero por razones puramente políticas internas, seguimos imponiendo una vasta red de amplias sanciones contra Cuba, incluso cuando la Administración sabe que no han funcionado.

Lo he dicho muchas veces: nuestra política hacia Cuba debe guiarse, ante todo, por lo que es de nuestro interés nacional, no por lo que es de interés para una pequeña circunscripción nacional, y no haciendo demandas a las que sabemos que los cubanos no se someterán.

Comprometerse con Cuba brinda a los diplomáticos y ciudadanos estadounidenses la oportunidad de entablar relaciones con sus homólogos cubanos e identificar temas de interés común en los cuales hay que avanzar. Lo vimos durante la administración Obama, a pesar de que algunos no se atrevieron a admitirlo.

Con el tiempo, así es como podemos empezar a abordar los problemas más difíciles que nos dividen, sabiendo que es el pueblo cubano, no Estados Unidos, quien determinará en última instancia el futuro de su país.

Esta Administración ha tenido diez meses para demostrar que continuar con la política fallida de Trump de tratar de presionar a las autoridades cubanas para que se sometan puede producir resultados positivos. No hay ni la más mínima evidencia de que pueda hacerlo. Nunca lo ha hecho. ¿Vamos a perder un año más y otro después de ese?

Espero que no, pero eso es lo que sucederá si la Casa Blanca no cambia de rumbo y muestra el tipo de liderazgo reflexivo sobre Cuba que vimos durante la Administración Obama, y que fue bien recibido por una gran mayoría del pueblo estadounidense. Como dijo Einstein y muchos han repetido, "la locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes". Esta Administración puede hacerlo mejor. Tiene que funcionar mejor, concluye el comunicado del senador Patrick Leahy.

Biden reitera a Putin su apoyo a la integridad territorial de Ucrania

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se reúnen para la cumbre entre Estados Unidos y Rusia en Villa La Grange en Ginebra, Suiza, el 16 de junio de 2021. Sputnik / Mikhail Metzel / Pool vía REUTERS

El presidente Joe Biden reiteró este martes en una conversación con el presidente ruso Vladimir Putin su apoyo a la soberanía e integridad territorial de Ucrania.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, dijo a la prensa que la llamada de dos horas por video conferencia entre Biden y Putin abarcó una variedad de cuestiones, pero el tema principal fue Ucrania.

El presidente Biden fue franco y directo con el presidente Putin en la conversación, el tercer encuentro entre ambos desde que Biden asumió la presidencia, dijo Sullivan.

Biden le dijo al presidente Putin que está profundamente preocupado por la creciente presencia militar de Rusia en la frontera de Ucrania, y que si Rusia invade al país vecino, Estados Unidos y sus aliados europeos responderían con fuertes medidas económicas.

Proporcionarían material defensivo adicional a los ucranianos más allá de lo que ya se hace y fortalecerían a sus aliados de la OTAN en el flanco oriental con capacidades adicionales en respuesta a tal escalada, precisó el asesor de seguridad nacional.

En ese contexto, Sullivan dijo que la OTAN tomaría más acciones de las que tomó en 2014, cuando Rusia ocupó la península de Crimea en el sur de Ucrania.

Biden le dijo al presidente Putin que una mejor opción es la desescalada y la diplomacia.

Después de la llamada, el presidente de Estados Unidos conversó con los líderes de Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido para informarles sobre el encuentro y consultar sobre el camino a seguir.

Sullivan añadió que a medida que se avanza a través de los canales diplomáticos, Estados Unidos se prepara para todas las contingencias.

Por su parte, el Kremlin informó que Putin presentó una demanda de garantías de seguridad legalmente vinculantes que descartarían la expansión de la OTAN hacia el Este.

Putin, dijo el Kremlin, quiere garantías de que armas ofensivas no serán desplegadas por Occidente cerca de Ucrania.

El gobernante ruso también se quejó de “acciones provocativas” de Kiev hacia las fuerzas separatistas en el este de Ucrania.

Putin en numerosas ocasiones ha dicho que la expansión de la OTAN en Ucrania o el despliegue de armas ofensivas en ese país son una “línea roja” que no se puede cruzar. Biden, por su parte, ha dicho que no aceptará “líneas rojas” de nadie, reporta Radio Europa Libre.

Acerca de las relaciones bilaterales, Putin propuso que Rusia y Estados Unidos eliminen todas las restricciones a sus misiones diplomáticas.

Los dos países han estado enfrascados en una larga disputa sobre sus embajadas, en la que cada una ha reducido el tamaño del personal diplomático del otro.

Marcos Berríos, el único candidato latino a ser astronauta en NASA: “Sueño con participar en la próxima misión a la Luna”

Marcos Berríos, astronauta

En entrevista con la Voz de América, el puertorriqueño de 37 años confiesa que, desde que iba a la escuela, siempre quiso ser astronauta. Ahora es el único candidato latino, entre 12.000 aspirantes, para formar parte del nuevo equipo de astronautas de la NASA.

MIAMI, EE. UU. — Cuando Marcos Berríos estudiaba en la escuela de Guaynabo, en Puerto Rico, ya soñaba con ser astronauta. “Me inspiraba ver las fotos de las estrellas y de los planetas. Quería viajar hacia esos lugares porque pensaba que eso era lo que hacían los astronautas, viajar por el universo”, explicó el joven ingeniero de 37 años durante una entrevista con la Voz de América.

Ahora ha sido seleccionado por la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés) para ser uno de los candidatos a astronauta de la agencia espacial. Él, sin embargo, es el único latino escogido entre 12.000 aspirantes.

“Me siento muy emocionado, aunque he de reconocer que estos días han sido bien difíciles porque hemos tenido que mantener un secreto”, confesó Berríos “un poco nervioso y ansioso, pero encantado de tener la oportunidad”.

No sabe exactamente qué fue lo que vio el comité de selección de la NASA en él para que formara parte de esta lista, entre los que hay “doctores, científicos o atletas mundiales”. “Me han hecho esa pregunta varias veces y no sé cómo contestar. Cuando sepa te dejo saber”, dijo sonriendo.

Con todo, sabe que él ya se ha convertido en un modelo a seguir para muchos hispanos al poder llegar a la NASA y, quizás, poder viajar al espacio algún día. “Estoy súper orgulloso por eso”, dice.

En su época de estudiante, Berríos siempre se “pasaba buscando en internet a científicos boricuas o hispanos” y “leía las historias de aquellos que sí habían logrado lo que querían hacer en la ciencia, en las matemáticas y en la NASA”. “Eso a mí me inspiró un montón, y si yo puedo hacer eso para los jóvenes de hoy en día, pues estaría encantado”, afirma satisfecho.

Es licenciado en ingeniería mecánica del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en inglés), tiene una maestría en ingeniería mecánica y un doctorado en aeronáutica y astronáutica de la Universidad de Stanford y es graduado de la Escuela de Pilotos de Prueba Navales de Estados Unidos en Patuxent River, Maryland. También ha acumulado más de 110 misiones de combate y 1,300 horas de tiempo de vuelo a bordo con 21 tipos de aeronaves distintas.

Ahora que está a punto de embarcarse en uno de los proyectos más ambiciosos para cualquier ingeniero aeroespacial, el joven recuerda que “ser astronauta no es algo que se pueda hacer con simplemente ir a la universidad”.

“Siguiendo mi amor a la ciencia, a la ingeniería y a la aviación pude lograr estar aquí hoy”, sostiene.

Tanto su madre, que fue su profesora de matemáticas en la escuela superior, como el resto de su familia también han sido clave para formarse como profesional desde la base y alcanzar este hito. “Sabían que si quieres llegar a donde estamos hoy, los estudios es el primer paso para llegar, ellos (mi familia) sabían lo que tenía que hacer”, recuerda.

Reconoce que cuando estudiaba en la escuela de Puerto Rico, matemáticas era la materia que más le apasionaba, aunque tenía serios problemas con el inglés. “Se me hacía difícil comunicarme efectivamente en inglés en la forma escrita, o sea, escribiendo ensayos o documentos técnicos”, comenta.

Pese a eso, dice convencido de que salir de su zona de confort, esforzarse y superar las barreras idiomáticas es la única vía de salida para poder prosperar. “Simplemente con la práctica y con ponerte en situaciones que no sean tan cómodas es la única forma de poder mejorar”, agrega.

Sueña en poder ser parte de la misión que vuelva a enviar seres humanos a la Luna. “Llevo varios años con una carrera de ingeniería, pero también como piloto en la Guardia Nacional, y quiero contribuir al desarrollo de los vehículos nuevos y eso es lo que a mí me motiva ahora para trabajar en la NASA”, cuenta a la VOA.

El aspecto de la movilidad es una de las cosas que más le fascinan. También, los viajes que se están preparando para enviar turistas al espacio.

“Hay viabilidad, lo estamos viendo todos los días con las tecnologías nuevas que se están desarrollando. Hoy no podemos predecir cómo se van a mover las cosas en cinco o diez años, pero creo que van a ser muy buenas”, pronostica.

Tiene un largo camino por recorrer. Sabe que su nombre puede acabar apareciendo en los libros de ciencias, pero él prefiere no pensar mucho en eso.

“¿Te gustaría hacer historia en la NASA?”, le preguntamos. “Lo que me gustaría es pasar los próximos dos años de entrenamiento y ayudar al equipo a llegar a la Luna de nuevo”, concluye.

¿Cuáles son las reacciones a la restitución del programa "Permanecer en México"? (VIDEO)

Mexico Border Reunion

Este lunes vuelve a entrar en vigor la medida del anterior gobierno estadounidense, en virtud del cual los solicitantes de asilo en EE. UU. están obligados a esperar la resolución de sus casos en México.

CIUDAD JUÁREZ, MÉXICO — Miles de migrantes siguen llegando a la frontera sur de Estados Unidos. Uno de ellos, José Chávez, cuenta desde Ciudad Juárez que lo último que quiere después de haber pasado dificultades y peligros, es “quedarse en México”, en alusión a la orden de un juez que, desde el lunes 6 de diciembre, obliga a quienes cruzan la frontera para solicitar asilo a esperar en México por sus audiencias procesales.

“Siempre tengo miedo, como este lugar es bastante peligroso por las noticias que se escuchan y yo tengo miedo salir a trabajar”, dijo a la Voz de América Chávez.

La orden judicial obligó a la restitución de los Protocolos de Protección al Migrante (MPP, por sus siglas en inglés), más conocido como el programa Permanecer en México, y tiene a la Casa Blanca, a miles de migrantes y a entidades humanitarias ante una nueva encrucijada.

“El hecho es que esta Administración no sólo está reimplementando el programa que ha sido fallido, porque ha puesto a migrantes y refugiados en peligro, sino que ahora también se expande, hacia otras comunidades como la haitiana y la brasileña”, lamentó ante la VOA Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos.

La postura de la Casa Blanca

Sin embargo, tras la orden judicial, el actual secretario del departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS), Alejandro Mayorkas, criticó el programa, que fuera instaurado bajo la Administración del republicano Donald Trump.

Al llegar a la presidencia en enero pasado, el presidente Joe Biden prometió emprender una reforma inmigratoria, basada en mecanismos más humanos y viables.

“Esta Administración está abordando problemas de larga data que han plagado nuestro sistema de inmigración durante décadas para lograr el cambio sistémico necesario. El MPP no ayuda a lograr este objetivo", sentenció Mayorkas en una declaración en octubre pasado.

Alrededor de 70.000 solicitantes de asilo han estado sujetos a la norma, que una vez que entre nuevamente en vigor el próximo lunes, se aplicará en ciudades limítrofes con Texas, Arizona y California.

Desde la oposición, en la parte republicana, las críticas a la administración demócrata se han enfilado en calificar de "crisis humanitaria", lo sucedido en la frontera sur, con la masiva afluencia de migrantes, procedentes principalmente de los países del llamado Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala).

Vaticinio: ¿una crisis?

Aunque los nuevos términos del acuerdo firmado entre México y Estados Unidos refuerzan la atención humanitaria -incluida la salud- y las medidas de seguridad; los refugios ya no dan abasto con la demanda de ayuda.“El regreso de campamentos de refugiados (...) no van a tener agua potable, medicina, comida, ni apoyo legal en condiciones deplorables”, señaló García, el director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos.

Para los activistas, la preocupación aumenta al estar activo también el Título 42, una norma implementada en marzo de 2020 tras la declaración de la pandemia de coronavirus, y que, según ellos, deja sin derecho a pedir asilo a los inmigrantes.

“Es falso esto de que las personas tienen acceso a una corte, porque es muy difícil encontrar abogado, y es muy difícil pelear tu caso cuando no sabes, cuando no tienes la seguridad para ti, ni para tu familia”, declaró Linda Rivas, directora para las Américas en el Centro de Defensa de Inmigrantes.

Está previsto que Washington asigne 22 jueces para tratar de acelerar estos casos en un plazo de 180 días.

México esgrime razones humanitarias

En consecuencia, las autoridades mexicanas han determinado una temporada de gracia "temporal" a aquellos inmigrantes que lleguen a la nación azteca en busca de asilo.

“El Gobierno de México, por razones humanitarias y de manera temporal no retornará a sus países de origen a ciertas personas que esperarán en México su proceso ante cortes estadounidenses”, dijo en un video divulgado el viernes Roberto Velasco, jefe de la Unidad para América del Norte de la Secretaría de relaciones Exteriores mexicana.

La decisión fue tomada tras la promesa de la Casa Blanca de atender “las preocupaciones de carácter humanitario” de los solicitantes, explicó el funcionario.

[Con la colaboración de Luis Felipe Rojas, desde Miami, y Celia Mendoza, desde Nueva York.]

Fauci: ómicron podría ser menos peligrosa que delta; se necesitan más estudios

El médico Anthony Fauci. (AP/Alex Brandon).

El doctor Anthony Fauci dijo el domingo que, aunque la variante ómicron del coronavirus se está propagando rápidamente por Estados Unidos, los primeros indicios dejan entrever que podría ser menos peligrosa que la delta, que sigue impulsando un repunte en las hospitalizaciones.

Fauci, principal asesor médico del presidente Joe Biden, declaró en el programa “State of the Union” de la cadena CNN que los científicos necesitan más información antes de llegar a conclusiones sobre la gravedad de ómicron.

Reportes de Sudáfrica, donde surgió y se está convirtiendo en la variante dominante, muestran que las tasas de hospitalización no han aumentado a un ritmo alarmante.

“Hasta ahora, no parece que tenga un grado de severidad muy grande”, señaló Fauci. “Pero tenemos que ser realmente cuidadosos antes de hacer cualquier determinación de que es menos grave, o de que realmente no provoca una enfermedad grave, en comparación con la delta”.

Fauci señaló que el gobierno de Biden está sopesando retirar las restricciones de viaje a los extranjeros que desean entrar a Estados Unidos procedentes de varios países africanos, las cuales fueron impuestas mientras la variante ómicron se propagaba por la región. El secretario general de la ONU, António Guterres, ha criticado esas medidas, denunciando que representan un “apartheid de viajes”.

“Con suerte podremos retirar esa prohibición en un periodo de tiempo bastante razonable”, dijo Fauci. “Todos nos sentimos muy mal por las dificultades que están enfrentando no sólo Sudáfrica, sino las otras naciones africanas”.

La variante ómicron había sido detectada en aproximadamente una tercera parte de los estados de Estados Unidos hasta el domingo, incluyendo en el noreste, en el sur, en las Grandes Llanuras y en la costa oeste. Wisconsin y Missouri han sido de las últimas entidades en confirmar casos.

Sin embargo, la delta sigue siendo la variante dominante, representando más del 99% de los casos e impulsando un alza en las hospitalizaciones en el norte del país. Se han enviado equipos de la Guardia Nacional para ayudar a los hospitales abrumados en el oeste de Nueva York, y el gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, emitió una orden de emergencia que requiere que cualquier hospital que enfrente una capacidad limitada para atender pacientes reduzca los procedimientos programados que no son urgentes.

Las autoridades estadounidenses siguieron pidiendo a la gente que se vacune contra el COVID-19 y reciba la dosis de refuerzo, y que también tome medidas como portar mascarillas cuando esté con extraños en interiores, haciendo notar que todo lo que sirve para protegerse contra la variante delta también sirve contra otras variantes.

Incluso si ómicron resulta ser menos peligrosa que delta, sigue siendo problemática, declaró la doctora Maria Van Kerkhove, epidemióloga de la Organización Mundial de la Salud, en el programa “Face The Nation” de la cadena CBS.

“Incluso si tenemos una gran cantidad de casos que son moderados, algunos de esos individuos requerirán ser hospitalizados”, señaló. “Necesitarán ingresar a terapia intensiva y algunas personas morirán... No queremos ver que eso pase, aunado a una situación ya de por sí difícil en la que delta está circulando a nivel global”.

Luego de dos años de que surgió el brote, el COVID-19 ha provocado la muerte de más de 780.000 estadounidenses, y actualmente hay unos 860 fallecimientos diarios a consecuencia de la enfermedad.

(Con información de AP y VOA)

Cargar más

XS
SM
MD
LG