Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Desnudo en la noche bocarriba

El relato nos viene a develar un mundo de inusitado misterio oculto tras eso que entendemos por realidad.

En la obra del argentino Julio Cortázar, 1914, la realidad no es esa obviedad que pretendemos. El autor posee el don de la sorpresa, la visión de lo insólito, y en este sentido confesó, en una conferencia acerca del cuento publicada en la Revista Casa de las Américas, que sus relatos se oponen ferozmente a ese "falso realismo que consiste en creer que todas las cosas pueden descubrirse y explicarse como lo daba por sentado el optimismo filosófico y científico del siglo XVIII, es decir, dentro de un mundo regido más o menos armoniosamente por un sistema de leyes, de principios, de geografías bien cartografiadas. En mi caso, la sorpresa de otro orden más secreto y menos comunicable, y el fecundo descubrimiento de Alfred Jarry, para quien el verdadero estudio de la realidad no residía en las leyes sino en las excepciones a esas leyes, han sido algunos de los principios orientadores de mi búsqueda personal de una literatura al margen de un realismo demasiado ingenuo".

Y, precisamente, ese es el principio que rige su relato La noche bocarriba, del volumen Final del juego, 1956, un ir hacia más allá de las nociones habituales de la realidad, hacia una violación del tiempo y el espacio, que inicia a partir de una anécdota trivial y de una atmósfera cotidiana para adentrarnos, casi sin darnos cuenta, en el terreno de lo maravilloso.

El cuento comienza narrando el accidente que sufre un hombre al salir de un hotel en moto, y su posterior traslado hacia un hospital, pero, aparentemente por efecto de la anestesia a que le someten para hacerle una operación, el personaje empieza a soñar que es un guerrero moteca que huye de la persecución de los crueles aztecas durante las guerras Floridas que, anualmente, los segundos libraban contra las tribus vecinas a la captura de víctimas propiciatorias para sus divinidades.

El relato nos muestra alternativamente la realidad cotidiana del hospital y la otra, la terrible, la del sueño en que un guerrero es perseguido para ser sacrificado a extraños y sedientos dioses, y, por supuesto, la denodada lucha del hombre por despertar de esa pesadilla. Al final, vemos anonadados que el sueño es el del hospital, y que la supuesta pesadilla es la realidad que vive el guerrero. El moteca sabe que va a ser sacrificado y es consciente de un sueño maravilloso en que se ha paseado veloz "por extrañas avenidas de una ciudad asombrosa, con luces verdes y rojas que ardían sin llama ni humo, con enorme insecto de metal zumbando bajo sus piernas".

El cuento está escrito desde al tercera persona, objetivamente narrado, pero dotado de un estilo indirecto que permite conocer las sensaciones y pensamientos del personaje, todo en función de una trama cuya complejidad radica en la aparente simpleza con que el autor nos muestra dos realidades espacio-temporales sin rupturas.

La aparente intrascendencia de lo narrado se da desde el inicio: "Tal vez su involuntario relajamiento le impidió prevenir el accidente. Cuando vio que la mujer parada en la esquina se lanzaba a la calzada a pesar de las luces verdes, ya era tarde para las soluciones fáciles". La primera señal de que algo tremendo sucede tras esa aparente vulgaridad se ve en el párrafo ocho que comienza: "Como sueño era curioso porque estaba lleno de olores y él nunca soñaba olores". Ya hay acá un indicio de que algo anormal está sucediendo, y ahí mismo es que comienza el narrador a hablarnos de las marismas y tembladeras de donde no volvería nadie, "y todo era tan natural, tenía que huir de los aztecas que andaban a la caza del hombre", para ubicarnos en la realidad (sueño del drama del moteca en el transcurso de las guerras Floridas), y de esa realidad nos llegan con eficacia las sensaciones que recibe el guerrero. "Entonces sintió una bocanada del olor que más temía, y saltó desesperado hacia delante"; de donde pasamos, como si nada, a la realidad de cada día: "Se va a caer de la cama -dijo el enfermo de al lado- No brinque tanto, amigazo", y creemos aliviados que el accidentado ha estado soñando y junto con el moteca, ¡tan bueno que somos!, nos alegremos de que todo marche bien, normal, y de que esté en el hospital con la luz del día.

Hay dentro de la diferencia temporal, abisal, de siglos que existe entre la era moderna y la era del imperio de los aztecas, otra diferencia: la que existe entre la hora en que el guerrero es perseguido y la del hospital, allá sólo rompen las tinieblas la luz de las antorchas, acá todavía alumbra el sol. Lo que viene a lograr el efecto de distanciar, demarcar las distancias sueño-realidad, que se va perdiendo en la medida que en la realidad del hospital se va haciendo de noche, y con ello se acerca mucho más la hora del sueño. "Caía la noche, y la fiebre lo iba arrastrando blandamente a un estado donde las cosas tenían un relieve como de gemelos de teatro, eran reales y dulces y a la vez ligeramente repugnantes como estar viendo una película aburrida y pensar que sin embargo en la calle es peor; y quedarse". Hay acá un motivo que hace intuir que quizá la realidad del hospital no es tal y, en cambio, no sea más que el deseo de que exista para poder evadirse de otra realidad muchísimo más insostenible. El deseo como sustituto de la realidad.

"… el olor a guerra era insoportable, y cuando el primer enemigo le saltó al cuello casi sintió placer en hundirle la hoja de piedra en pleno pecho, (...) y entonces una soga lo atrapó por detrás. -Es la fiebre- dijo el de la cama de al lado- a mí me pasaba igual cuando me operé del duodeno. Tome agua y va a ver que duerme bien". El clímax se produce en la traslación del momento de una situación límite al de la chatez de cada día, la seguridad y el confort: "Al lado de la noche de donde volvía, la penumbra de la sala le pareció deliciosa".

A partir de ese punto se da una retrospectiva al punto mismo del accidente donde percibe un vacío, un instante que no puede llenar con la memoria y que produce quizás el efecto de su vuelo a través de la noche de los siglos hacia otra dimensión y otra época, algo que tiene que ver tal vez con la teoría de la reencarnación o la permanencia de existencias en el espacio más allá de toda lógica, más allá de la muerte, de la vida, de la vida como una nebulosa expandida Ad infinitud. "Y al mismo tiempo tenía la sensación de que ese hueco, esa nada, había durado una eternidad. No, ni siquiera tiempo, más bien como si en ese hueco él hubiese pasado a través de algo o recorrido distancias inmensas". Es justo, como el mismo Cortázar proclamara, buscar la realidad mediante las excepciones, violaciones de sus leyes, el alejamiento prudencial de la creencia en el mundo como un todo armónico, y la burla, a veces sarcástica, a una razón que ha pretendido erigirse en el ábrete sésamo que nos lo explique todo.

En este formidable relato del escritor argentino, la luz violeta viene a cumplir la función de darnos la cotidianidad de nuestra era y, a su vez, la de subvertir el orden del guerrero moteca, mientras que el olor a humedad nos da la cotidianidad de la era del moteca y, a su vez, subvierte sin piedad lo que entendemos por nuestro orden. Observemos: "la luz violeta de la lámpara en lo alto se iba apagando poco a poco" para continuar en el siguiente párrafo: "pero en cambio el olor a humedad, a piedra rezumante de filtraciones, le cerró la garganta y lo obligó a comprender, (...) en un piso de lajas helado y húmedo". Cortázar denota un dominio absoluto del estilo que permite apreciar la situación desesperada del personaje y mostrar el traspaso o rompimiento espacio-temporal.

El espacio y el tiempo son elementos fundamentales en el relato, y tanto que devienen protagónicos de la historia, y sirven para acercar o distanciar las dos realidades irreconciliables para una filosofía que demasiado quiere explicarlo todo manual de por medio. El espacio en la realidad del moteca es comprometido en función de dar la agonía del guerrero que aguarda la muerte. "Los portadores de antorchas iban adelante, alumbrando vagamente el corredor de paredes mojadas y techo tan bajo que los acólitos debían agachar la cabeza (...) Bocarriba, a un metro del techo de roca viva que por momentos se iluminaba de un reflejo de antorchas. Cuando en vez del techo nacieron las estrellas, y se alzara frente a él la escalinata incendiada de gritos, sería el fin."

En el anterior fragmento se pueden apreciar además elementos indicadores de que la posibilidad de un sueño ya no existe, y que ese sueño no es otra cosa que la realidad. Más adelante eso viene a confirmarse cuando el narrador dice: "pero cómo impedirlo si le habían arrancado el amuleto que era su verdadero corazón, el centro de su vida."

Hacia el final el ritmo del relato se acelera hasta hacerse cinematográfico y la plasticidad de las imágenes muestra la visión del moteca conducido bocarriba por el túnel hacia el exterior, el exterior como muerte, y ya con la luna en la cara no quiere verla, aferrándose a la realidad de un sueño, tratando de volver a la paz de un hospital que él quiere que exista porque en ello le va la vida.

"Con sus últimas esperanzas apretó los párpados, gimiendo por despertar. Durante esa vez creyó que lo lograría, (...) pero olía la muerte y cuando abrió los ojos vio la figura ensangrentada del sacrificador que venía hacia él con el cuchillo de piedra en la mano. Alcanzó a cerrar otra vez los párpado, aunque ahora sabía que no iba a despertarse, que estaba despierto, que el sueño maravilloso había sido el otro", así como al final nosotros sabemos, desconsoladamente, que lo que veníamos la realidad, por ser lo más cercano a lo que medianamente conocemos, no lo es, y que en cambio la realidad, la mera mera, resulta ser aquella otra, inverosímil y extraña para nosotros, horriblemente cierta para el guerrero moteca.

El cuento La noche bocarriba ilustra la teoría del iceberg del escritor estadounidense Ernest Hemingway, muestra la punta del témpano en la superficie del mar pero ya sabemos que debajo del agua hay algo mayor, monstruoso e inescrutable; ilustra también nuestra rebeldía ante una realidad que aceptamos como una dictadura doméstica porque, en definitiva, nos conviene para andar tranquilos con nuestras viditas parametradas acuestas, porque es cómoda, porque es una realidad hecha a nuestra limitada medida; pero que pudiera no ser nada de eso, o ser la simple reminiscencia, evasión desde una dimensión otra que, al menos por ahora y en este plano, no nos está dado conocer. El relato cortaziano viene a anunciarnos lo que ya intuían los antiguos, tan sabios, y es que todo eso que conocemos y tocamos a diario, muchas veces con desdén y por rutina, no sería más que esbozo y anticipación de otros seres y otros mundos que sólo se nos muestran mediante el sueño. El sueño como vida, como muerte, como vía para acercarnos, adentrarnos a la auténtica realidad.

Vea todas las noticias de hoy

¿Quiénes son los tres escritores cubanos que según Granta marcarán tendencia?

Combinación de fotografías de Carlos Manuel Alvarez, Dayneris Machado y Eudris Planchet.

Cada diez años la revista británica Granta publica en su versión en español una lista con los mejores narradores jóvenes y en su selección más reciente de los 25 escritores menores de 35 años más prometedores se incluyen tres cubanos: Carlos Manuel Álvarez, Dainerys Machado Vento y Eudris Planche Savón.

Álvarez es de ellos el más reconocido, además de su consistente apoyo al Movimiento San Isidro, el escritor y periodista fue galardonado con el Premio Don Quijote de Periodismo, y fue seleccionado por el Hay Festival Cartagena en la lista Bogotá 39 de 2017, que reconoce a los 39 escritores menores de 40 años más relevantes de Latinoamérica.

El matancero nacido en 1989 ha publicado La tribu: Retratos de Cuba (Sexto Piso y Seix Barral, 2017), la novela Los caídos (Sexto Piso, 2018) y a punto de salir, Falsa Guerra (Sexto Piso).

Además de haber creado la revista El Estornudo, el joven publica con regularidad en reconocidos medios como El País, The New York Times, The Washington Post, Al Jazeera, Internazionale, El Malpensante y Letras Libres, entre otros.

Dainerys Machado Vento nació en La Habana, en 1986 y actualmente hace un doctorado en el Departamento de Lenguas y Literatura Modernas de la Facultad de Artes y Ciencias en la Universidad de Miami.

La autora de "Las noventa Habanas" (Katakana Editores, 2019) se licenció en Periodismo en la Universidad de La Habana en 2009, trabajó en la revista Bohemia y luego en La Unión de Escritores de Artistas de Cuba (UNEAC) y en la Casa Editorial Tablas-Alarcos.

Antes de radicarse en EEUU, realizó una maestría en el Colegio San Luis en México y participó en 2014 en la conferencia de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA), según destaca un perfil publicado en el sitio de noticias de UM.

Eudris Planche Savón, nacido en Guantánamo en 1985, es especialista en Oncología Médica y narrador y poeta con varios libros publicados en Cuba.

El autor también es miembro de Latin American Studies Association y coordinador del Encuentro de Jóvenes Escritores de Iberoamérica y el Caribe en la Feria Internacional del Libro de La Habana.

Ha publicado la novela Hermanas de intercambio en Cuba y Argentina y en las antologías editadas en Cuba Mi juguete preferido y Comiendo con los ojos (invitados y golosinas).

El guantanamero agradeció en sus redes sociales el privilegio de haber sido incluido en esta selecta lista.

"Felicitaciones a mis compañeros y compañeras de generación. Somos 3 cubanos❤
La fiesta es en grande. Gracias gracias gracias a todas las personas que han creído en mí, a la vida, a Dios. Y a los que NO, sepan que me hicieron más fuerte. El camino ha sido azaroso, las personas cercanas lo saben. Espero algún día honrar con mi trabajo la obra de tantos grandes de la literatura por los que Granta apostó cuando aún no eran conocidos y que me han acompañado como referentes (Sylvia Plath, Kazuo Ishiguro, Ian McEwan, Salman Rushdie, etc.) Con permiso de quien sea, ahora es que esto empieza...", escribió.

Granta, cuya revista principal fue fundada en la Universidad de Cambridge en 1889, destaca en su versión en castellano, que en esta segunda camada de autores hay rasgos que pudieran marcar algunas tendencias de la literatura de los próximos años: una especial atención a las cualidades sonoras del lenguaje escrito; la renuncia al español «neutro» con el propósito de captar las cadencias y tonalidades de las diferentes variantes geográficas y sociales de nuestra lengua; la relevancia del humor, la sátira y la ironía; la presencia de las culturas y cosmogonías indígenas; el compromiso ante las desigualdades sociales (con especial atención a la infancia golpeada) y la denuncia de la corrupción y los abusos de poder; la meditación sobre la literatura y el arte.

En 1981, la revista lanzó una primera selección de 20 escritores británicos menores de 40 años donde sobresalen Kazuo Ishiguro, Ian McEwan, Martin Amis, Rose Tremain, Julian Barnes, William Boyd, Salman Rushdie, Pat Barker y Graham Swift.

El Osorbo: "Cuando ellos nos metan presos a uno de nosotros, ahí es donde va a venir el estallido social"

El Osorbo, al centro en el piso, rodeado de artistas e intelectuales del Movimiento San Isidro y del #27N.

El rapero contestatario Maykel Castillo conocido por "El Osorbo", advirtió este jueves que la Seguridad del Estado cubana le está fabricando un cargo de atentado para llevarlo a prisión.

Desde La Habana El Osorbo explicó a Radio Televisión Martí que la información le llegó a través de juristas que trabajan para el régimen.

"Están preparando una cama para procesarme por “un atentado”. Esta información me llega por juristas amigos míos que le sirven al régimen porque el régimen les paga pero me dicen “Maykel, te digo claro, yo estoy contigo pero te tienen esto en el tribunal, lo tienen ahí esperando nada más a que la Seguridad del Estado diga: Esto es lo que hay", dijo el artista que se unió al Movimiento San Isidro a raíz de la polémica por el Decreto 349 que censura las libertades de creación en la isla.

El rapero, junto a El Funky, Gente de Zona, Descemer Bueno y Yotuel, es uno de los protagonistas del éxito "Patria y Vida" considerado un himno por el fin de la dictadura en Cuba.

Maykel Osorbo, rapero y activista del Movimiento San Isidro, poco después de que sus vecinos impidieran su arresto.
Maykel Osorbo, rapero y activista del Movimiento San Isidro, poco después de que sus vecinos impidieran su arresto.

En entrevista con Radio Martí explicó que el Ministerio de Justicia le tiene archivadas varias acusaciones: "Tengo siete causas penales guardadas ahí que me han hecho ellos mismos arbitrariamente, me lo tienen fabricado y ahora están esperando el momento exacto. Eso está hecho y lo que queda es venirme a buscar cuando a ellos les dé la gana y decirme “mira se te acusa de esto, esto y esto”.

“Ellos lo que están viendo ahora, cómo enfrentar la campaña como nosotros tenemos una medida cautelar internacional. Ellos están viendo ahora, sentados en una mesa, cómo enfrentar la campaña cuando ellos nos metan presos, tanto a Luis Manuel como a mi, como a cualquiera. Ellos están viendo cómo enfrentar la campaña, pero ya las causas están, sólo están esperando el momento exacto, la hora exacta porque son asesinos", denunció el artista del Movimiento San Isidro, a quien los vecinos defendieron de un arresto el pasado domingo en una acción en la que participaron varias personas y que terminó en una protesta que ha sido visibilizada a nivel internacional por reconocidos medios como la BBC.

“Ellos prefieren ante un estallido social, enfrentar a una campaña, porque ellos lo que no se imaginan que cuando ellos nos metan presos a uno de nosotros, ahí es donde va a venir el estallido social. Eso es lo que yo me imagino", declaró el cantante y compositor nacido en La Habana el 20 de agosto de 1983.

"De hecho, eso de lo que puedan decir ellos que a mi me pagó la CIA y yo le pagué a la gente, no no no, no, no, no al pueblo no se le paga. El pueblo no defiende delincuentes ni terroristas", concluyó en referencias a las constantes denuncias del oficialismo de que los opositores, artistas, periodistas y activistas independientes cubanos son pagados por Estados Unidos.

Este martes, en la emisora nacional Radio Rebelde, la periodista oficialista Arleen Rodríguez Derivet mencionó “las más recientes provocaciones de Maykel y Luis Manuel Otero Alcántara ocurridas en San Isidro y algunas manifestaciones de desacato”.

[Entrevista realizada por Ivette Pacheco para Radio Martí]

Artistas exiliados escenifican en público represión gubernamental en Cuba

Artistas exiliados escenifican en público represión gubernamental en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:05:43 0:00

Actriz cubana impedida de seguir tratamiento médico por su activismo político

Iris Ruiz, actriz, miembro del Movimiento San Isidro y curadora de los espectáculos performáticos de la #00BienaDeLaHabana.

La actriz Iris Ruiz, miembro del Movimiento San Isidro, MSI, denunció que ha sido privada de continuar el seguimiento médico por una hiperplasia endometrial, un padecimiento en el útero, informó 14ymedio.

"Estoy prácticamente que no puedo salir de la casa, caminar un poquito nada más me pone mal", dijo Ruiz al diario digital.

Explicó que cuando intentó ver a su doctora, después de la visita inicial, no pudo. Una patrulla policial estaba en la puerta del hospital. "Me dijeron que la doctora no me podía atender y tuve que irme para mi casa. Nunca más he visto a la doctora y hemos intentado comunicarnos pero no ha sido posible", dijo a 14ymedio.

Diario de Cuba reporta que "se ha visto privada de un tratamiento contra un posible cáncer endometrial". "Hoy debía estar haciéndome la biopsia y no hay manera", dijo este jueves la actriz.

"Ruiz siente una incertidumbre terrible y atribuye la situación con la doctora a las presiones de la Seguridad del Estado", precisó Diario de Cuba.

Iris Ruiz es integrante del Movimiento San Isidro. Ha protestado en campañas contra el decreto 349. Y ha recibido medidas cautelares de protección por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH.

Tania Bruguera, primera figura latinoamericana en recibir el Premio Arnold Bode de Alemania

Tania Bruguera, artista cubana con gran éxito internacional.

La artista Tania Bruguera ha sido marginada y difamada por el régimen cubano, pero sigue acumulando galardones alrededor del mundo y luchando por la democracia en Cuba.

Bruguera se convirtió en la primera figura latinoamericana en recibir el Premio Arnold Bode, el máximo reconocimiento que entrega de forma bianual el Ayuntamiento de la ciudad alemana de Kassel, como parte de la Exposición Mundial de Arte Contemporáneo Documenta 15.

"El magistrado de la ciudad de Kassel, en calidad de Patronato de la Fundación Arnold Bode, ha decidido conceder el Premio Arnold Bode 2021, dotado con 10.000 euros, al Insitituto Internacional de Artivismo Hannah Arendt, INSTAR, y su fundadora, Tania Bruguera", anunció la organización del evento en su página web.

INSTAR es la primera institución en obtener este reconocimiento.

"El colectivo INSTAR (con sede en La Habana) y la artista Tania Bruguera están dedicados a los procesos de transformaciones democráticas con medios artísticos y discursivos", dijo Sussane Völker, directora del Departamento de Cultura de la ciudad.

"El galardón reconoce obras sobresalientes y relevantes a largo plazo", dijo Völker a la prensa.

“Con su Arte Útil, Tania Bruguera no sólo pretende hacer tangibles las quejas sociales o el abuso de poder político, sino también - propositivamente- mostrar formas de cambio", precisaron los representantes del premio en un comunicado.

"Tras la muerte de Fidel Castro en 2016, Bruguera se involucró en acciones y proyectos que promovieran la salida pacífica y prudente del totalitarismo en Cuba. La esperanza de una primavera cubana no se cumplió. Al contrario, Tania Bruguera ha estado en la cárcel en repetidas ocasiones y estuvo y sigue estando en arresto domiciliario. Pero su compromiso permanece inquebrantable”, apuntó la nota.​

Bruguera, quien ha exhibido en el MoMA de New York y el Tate Modern de Londres, entre muchos otros, reconoció que “este premio es un gran apoyo y protección al trabajo que están realizando”.

En meses recientes, Bruguera ha dado su apoyo al Movimiento San Isidro y participó en la protesta del 27 de noviembre frente al Ministerio de Cultura. Debido a su activismo, el gobierno intentó difamarla y argumentar que no es artista.

El vocero del régimen, Humberto López, arremetió recientemente contra los artistas y activistas del grupo 27N y mostró documentos con una supuesta propuesta secreta de grandes acciones para derrocar el Gobierno en 2021, acuñados con el logo del 27N. Bruguera de inmediato lo acusó de falsificar documentos.

Asimismo, Bruguera fue detenida por seis horas el 16 de marzo, en La Habana. Ella declaró posteriormente que la detención fue mas bien un secuestro.

Entretanto, representantes de INSTAR han dicho que Tania Bruguera responde a las calumnias y vejaciones con arte y con su empeño de seguir construyendo alrededor suyo un mundo mejor, una sociedad donde caben todos, donde la tolerancia y la verdad son las palabras de orden.

Cargar más

XS
SM
MD
LG