Enlaces de accesibilidad

Cuba

Desde bajarse el nasobuco para fumar hasta escuchar música en casa: las multas llueven en La Habana

Un policía impide la entrada a un barrio en cuarentena por coronavirus en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

Crece el número de personas multadas en la capital cubana por “infracciones” relacionadas con la pandemia al tiempo que la población manifiesta un notable estado de crispación al considerarlas injustas e inapropiadas, dijeron a Radio y Televisión Martí residentes en los municipios de Centro Habana y San Miguel del Padrón.

Según informó el diario oficialista Tribuna de La Habana, en la jornada del lunes se impusieron 1,062 multas, de ellas 625 por el Decreto 14 de 2020, para un acumulado de 9,295.

Añade el reporte que hasta el momento se han cobrado 4,174 de esas multas, y se han duplicado 385.

Sobre procesos juidiciales asociados a las nuevas medidas de control, señaló que se han presentado 989 causas, realizado 985 juicios (80 de ellos "relacionados con el incumplimiento de las medidas de distanciamiento e higiénico-sanitarias") y sancionado a 1,092 personas. Las principales causas son propagación de epidemias, desacato, desobediencia y actividad económica ilícita, entre otras.

María Mercedes Benítez, sindicalista independiente de Centro Habana dijo que es cierto que en algunos momentos hay indisciplina social "dado por la escasez, pero no hay razón para proceder contra todos por igual".

Recalcó que el gobierno debe saber que el desabastecimiento no es culpa de la población.

Las multas de los que viven en Centro Habana las aplican en las estaciones policiales de Zanja y El Cerro, y ha visto que en los últimos días a su hijo y a dos vecinas los multaron a un precio muy elevado.

"A mi hijo por bajarse el nasobuco para fumar en un área donde no había personas a su alrededor lo multaron solo con 30 pesos" y según Benítez "tuvo suerte, pues le dijeron que por ser la primera vez le imponían esa cantidad".

Relató que una de sus vecinas salió a botar la basura en la calle, frente a su casa donde no había nadie y se le olvidó el nasobuco. "Enseguida llegaron los policías y la condujeron a la Estación, donde ordenaron multarla con 2,000 pesos".

"Pueden poner multas pero mientras haya escasez va a haber colas", asegura activista cubana
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:56 0:00

Benítez dijo que a otra vecina "la multaron con 3,000 pesos por tener la música puesta en su casa", algo que calificó de "inaudito".

Benítez recalcó que la gente está "crispada" y no le permiten ni distraerse.

El procedimiento en Centro Habana para multar está en manos de los uniformados que "simplemente te ven cometiendo la supuesta infracción, te llevan hasta la unidad policial y le dicen a los que se encargan de rellenar el formulario que le pongan una multa por la cantidad que se les ocurra", explicó Benítez.

La activista Eralidis Frómeta, residente en San Miguel del Padrón, considera que las están aplicando "por gusto" y ya varios afectados le han dicho que "no las van a pagar", aseguró.

Un amigo de su hija fue multado con 2,000 pesos por fumar, aunque lo hizo apartado de las personas, respetando las reglas de distanciamiento social, y "él la rompió y no la pagará".

Están multando por cualquier cosa, asegura residente en San Miguel del Padrón
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:58 0:00

La activista recalcó que en Cuba sigue el acoso contra la población y no hay opciones para que la gente reclame sus derechos.

Según Frómeta, en su municipio "tanto a policías, inspectores estatales y al personal que trabaja en los policlínicos les han dado talonarios para aplicar multas" cuando vean que se cometa una infracción.

A su juicio, ese procedimiento ofrece más posibilidades de acciones injustas o desmedidas contra la ciudadanía.

Vea todas las noticias de hoy

Tapachula: Más de tres mil inmigrantes cubanos entre la incertidumbre y la espera

Migrantes duermen frente al centro de detención Siglo XXI mientras buscan visas humanitarias para cruzar el país y llegar a los EEUU, en Tapachula, el 11 de enero de 2023. REUTERS/Jacob García

Tapachula, en el estado de Chiapas, desde 2017 es una de las ciudades receptoras de extranjeros en tránsito en el sur de México y pese a los esfuerzos del gobierno por contener el flujo migratorio, la crisis ha sido inevitable y prolongada.

Migrantes consultados por Radio Televisión Martí calculan que en estos momentos hay más de 3 mil cubanos varados en la pequeña localidad situada a menos de 10 kilómetros de Guatemala, y reconocida como un punto de tránsito, de estancia temporal y de destino.

Buscan llegar a la frontera norte y, no pocos, desafiando el recién instituido programa de visas de parole humanitario vigente desde el pasado 6 de enero para ciudadanos de Cuba, Nicaragua, Venezuela y Haití, y desde octubre de 2022 para los venezolanos.

Uno de los requisitos del programa establece no haber cruzado irregularmente la frontera mexicana o panameña después del 9 de enero de 2023.

Migrantes esperan en fila para regularizar su situación migratoria fuera de la Comisión de Ayuda a Refugiados (COMAR) de México en Tapachula, estado de Chiapas, México, 10 de enero de 2023. REUTERS/Jacob García
Migrantes esperan en fila para regularizar su situación migratoria fuera de la Comisión de Ayuda a Refugiados (COMAR) de México en Tapachula, estado de Chiapas, México, 10 de enero de 2023. REUTERS/Jacob García


Para recorrer el territorio azteca los extranjeros necesitan un permiso de tránsito por 30 días que emite el Instituto Mexicano de Inmigración. Si son detenidos y no tienen el documento, van a parar a la Estación Migratoria Siglo XXI, la de mayor capacidad a nivel nacional con capacidad para poco más de 900 personas, pero que históricamente ha sido señalada por hacinamiento y condiciones precarias.

No obstante, el proceso migratorio se ha visto ralentizado, lo que convierte a la ciudad en un embudo continental.

El cubano Ricardo Escobar llegó a Tapachula hace varias semanas y forma parte de los de siete mil indocumentados de Venezuela, Haití, del Triángulo del Norte de Centroamérica y países del continente africano y europeo que están estancados en esta urbe y que gestionan el documento regulatorio para avanzar hacia el norte.

“Aquí hay gente que lleva esperando cuatro meses por ese permiso, hay retraso y estamos desesperados”, dijo el antillano que salió de Cuba a Nicaragua el pasado 2 de diciembre.

Es que Tapachula está hasta el tope, los migrantes acampan y permanecen en plazas y otros espacios públicos porque los albergues están saturados.

“No solo la espera se hace interminable, es que en muchos casos las condiciones de vida rayan lo inhumano”, indicó el hombre que como miles de cubanos viajó a Nicaragua aprovechando la decisión de ese país de declarar libre visado para los cubanos y para después iniciar un peligroso recorrido por Centroamérica guiados por coyotes.

Migrantes de República Dominicana, Venezuela, Ecuador, Colombia, Cuba, Haití, entre otros, denunciaron a la agencia EFE que agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) les dan documentos con la promesa de regularizar su estancia en México, pero en realidad los dejan “atrapados” porque solo les permiten llegar a Arriaga, unos 247 kilómetros de Tapachula.

“Estoy a la espera de la visa humanitaria para poder llegar al norte de México y pedir una cita en la frontera porque para Cuba no puedo regresar”, dijo a Radio Televisión Martí, una cubana que pidió ser identificada solo como Yaima.

En sus declaraciones, la joven agregó que los cubanos siguen arribando a Tapachula y de lo que ha podido conocer por los recién llegados, nada indica que el flujo se detendrá.

“Cada día llegan más cubanos y me dicen que las colas (en Cuba) son kilométricas para sacar el pasaporte y poder salir de aquel infierno”, dijo.

En 2022, 18.087 cubanos solicitaron el reconocimiento de la condición de refugiado en México, según datos de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

En total, el año pasado México recibió 118.478 peticiones de migrantes que solicitaron asilo, la segunda cifra más alta tras la de 2021 con 131.448 casos.

"Están en un limbo": incertidumbre legal de balseros cubanos que logran llegar a EEUU

Balseros cubanos llegan a las costas de Estados Unidos por Stock Island, cerca de Key West, el 12 de agosto de 2022.

Con el cierre de la frontera terrestre con México por primera vez en décadas, el número de cubanos que trata de alcanzar las costas de la Florida se ha disparado, a pesar de que la situación que les espera ya no es la misma y el camino a la regularización migratoria se hace cada vez más difícil.

Cientos de cubanos han arribado a Estados Unidos entre 2022 y lo que va de 2023 como parte de un histórico éxodo que ha roto récords de crisis anteriores. Ahora, con la restricción de entradas irregulares por la frontera sur, muchos se lanzan al mar con la esperanza de llegar a territorio estadounidense.

Sin embargo, el país que antes recibía a los isleños con brazos abiertos ha cambiado y la realidad que les espera ya no es tan acogedora como hace años atrás.

A Landry González, de 38 años, el estrecho de la Florida le daba terror. "Desde chiquito oía los cuentos de mucha gente que se quedó en el camino cuando (la Crisis de) los Balseros en los 90s y me imaginaba a los tiburones dando vueltas y todavía me dan escalofríos", confesó a la Voz de América.

A pesar de todo, González emprendió la travesía el pasado 2 de enero junto a 16 personas en una pequeña embarcación, salida de un punto en la costa cercana al Mariel, localidad al oeste de La Habana que da nombre a otra de las grandes crisis migratorias cubanas.

"Pensé que me iba a morir más de una vez, pero aquí estoy", insistió el chofer de profesión, que contó cómo llegó con sus compañeros a uno de los cayos del sur de la Florida, donde las autoridades declararon el estado de emergencia al verse desbordados por la inusual llegada de migrantes en la primera semana del año.

Sin embargo, al llegar las autoridades no le dieron al cubano el parole que le permite luego regularizar su estatus migratorio - y en el caso de los nacidos en la isla caribeña, aplicar a la residencia al año y un día bajo la Ley de Ajuste Cubano -, sino que en su lugar recibió un formulario I-220A, una orden de libertad que establece condiciones como asistir a audiencias en la corte de inmigración.

Un puerto cada vez menos seguro

Por décadas los cubanos que llegaban a territorio estadounidense recibían beneficios automáticos bajo la política de Pies secos, Pies Mojados, establecida por el gobierno de Bill Clinton en 1995. Aquellos que son interceptados en el mar son devueltos a Cuba.

El fin de esa política, decretada por el exmandatario Barack Obama en enero de 2017, y un endurecimiento en las condiciones para la entrada de migrantes, en gran parte debido a la actual crisis migratoria en la frontera sur de EEUU, dificultan cada vez más la entrada, también ahora por mar.

"El del formulario I-220A realmente es un tema bien delicado porque literalmente no es un parole", explicó a la VOA la abogada de Inmigración, Rosaly Chaviano, quien advierte que en esta situación no están solo los balseros, sino cientos de otros migrantes irregulares que han entrado en los últimos meses.

Chaviano detalló que en la mayoría de las ocasiones las citas para las cortes de asilo están demorando meses debido al atraso y el alto volumen de casos, sobre todo en la Florida, uno de los destinos a donde más llegan migrantes.

"Están en un limbo. Le llamo así por las personas con este formulario pueden aplicar a un caso de asilo, tratar de probar un caso de miedo creíble (de regresar a Cuba), pero van a estar con un asilo pendiente, renovando sus permisos de trabajo cada dos años, hasta que eventualmente tengan su fecha de entrevista, si es que la aprueban", indicó.

La abogada precisó que no es el caso de los que reciben parole o son admitidos legalmente al país, que sí pueden acogerse al beneficio de la Ley de Ajuste Cubano.

Chaviano agregó que para la defensa de los casos de cubanos sin el permiso legal de entrada, ella y sus colegas están utilizando el "argumento legal de que sí deben tratar el I-220A como un parole, porque estas personas solo pueden ser liberadas bajo palabra, aunque el documento que reciban no lo sea".

"No importa que sea bajo la Ley de Ajuste cubano, no importa que sea un proceso reclamación, cualquier tipo de solicitud en los EEUU, requiere que la persona sea inspeccionada, admitida, o que tenga un parole y ellos, aunque sea con un I-220A, son de alguna manera admitidos", dijo Chaviano, quien admitió que esta es una batalla todavía larga.

En el limbo, "pero aquí"

Para Landry González el proceso de comenzar una nueva vida "ha sido más difícil que lo que pensaba" cuando planeó su viaje. "Tres amigos que llegaron hace un año y les dieron parole, a mi hermano que llegó en 2016, recibió todos los beneficios, yo tuve mala suerte de que me dieran el I-220A", afirmó.

Mientras espera la fecha para su audiencia en la corte, González, junto a dos de sus compañeros de travesía - también con el mismo formulario - trabajan "en lo que pueden" y duermen en un pequeño cuarto rentado "entre la familia de los tres".

"Estamos apretados, no tenemos en qué movernos, extrañamos a la familia, pero estamos aquí. Cualquier cosa es mejor que estar en Cuba, donde no hay futuro, no hay comida, no hay nada", reconoció.

González aseguró que conoce a muchos que todavía planean "lanzarse" al mar a pesar de la constante amenaza de deportación si son descubiertos a medio camino.

"Cualquier cosa es mejor que quedarse allá, eso sí es morirse en vida", afirmó tajante.

¿Migración económica o política?

Un récord de 224.607 cubanos intentaron entrar a territorio de EEUU en el años fiscal 2022, que terminó en septiembre, según datos oficiales. En el mismo periodo 6,182 cubanos fueron interceptados por guardacostas estadounidenses, el mayor registro en seis años.

Solo en los últimos cuatro meses, la Guardia Costera reportó 5,321 encuentros con balseros de la isla, que vive una de sus peores situaciones económicas en décadas, que coincide a su vez con una seria crisis política.

Si bien es cierto que el éxodo está impulsado por el deterioro de la calidad de vida, analistas como Jorge Duany, afirman que "resulta problemático trazar una línea tajante entre los motivos políticos y económicos de cualquier éxodo, particularmente el cubano".

El director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de Florida dijo a la VOA que "no hay duda de que la severa crisis económica (que también es social y política) que vive actualmente la isla está empujando a miles de personas a irse, por cualquier medio posible".

Sin embargo, "el enorme grado de control de la economía, la política y los medios de comunicación por parte del Estado cubano hace que prácticamente cualquier decisión que tomen los ciudadanos tenga connotaciones políticas", señaló.

La profesora de la Universidad de Boston, Susan Eckstein, agregó que "en los años 1960 y 1970 muchos cubanos también se fueron por razones económicas, además de políticas, pero porque la reestructuración de la economía bajo Castro amenazaba su estilo de vida. Ahora, los cubanos están huyendo en desesperación económica".

"Por supuesto, si estás desesperado económicamente, también tienes razones políticas para irte", añadió Eckstein, autora de 'El privilegio cubano: la formación de la desigualdad migratoria en EEUU'.

En esto también coincide el presidente de la Cátedra Emilio Bacardí Moreau de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami, Michael Bustamante, para el que "tratar de establecer una división limpia entre migraciones políticas y económicas es un ejercicio inútil".

"En el caso cubano actual, como en otros, confluyen muchos factores: primero, la peor crisis económica desde los 90 (producto de incremento de sanciones de EEUU desde 2017, la pandemia, así como malas decisiones internas) y segundo, un profundo malestar político, sobre todo por parte de jóvenes, como vimos estallar en las protestas inéditas a lo largo de la isla el 11 de julio 2021", recordó el profesor asociado de Historia.

En la migración actual, "hay cubanos que han sido directamente víctimas de represión por su participación en actividades políticas no afines al gobierno cubano, así como los que se están huyendo principalmente de un colapso de la economía, pero que los ha llevado a oponerse radicalmente al gobierno", añadió Bustamante.

CRF acusa a Cuba de cambiar las normas sobre gestión de la deuda ante su litigio

Periodistas apostados frente al Tribunal Superior de Londres. (Foto AP/Kirsty Wigglesworth, archivo)

El abogado del fondo inversor CRF, Jawdat Khurshid, ha acusado este jueves al Estado cubano de modificar sus normas sobre la gestión de la deuda externa histórica de Cuba ante su pleito para cobrar 72 millones de euros derivados de préstamos suscritos en los años 80.

Khurshid puso en duda la posición del Banco Nacional de Cuba (BNC) y la República de Cuba, los demandados en este caso, al concluir sus alegatos ante la jueza Sara Cockerill de la división comercial del Tribunal Superior de Londres, que debe decidir si el grupo registrado en 2009 en las islas Caimán es el acreedor legítimo de esa deuda.

La parte cubana, que esta tarde dará su réplica, argumenta que fue "inválida" la cesión a CRF de los derechos contractuales que antes tenía el banco ICBC, autorizada el 25 de noviembre de 2019 por el ex director de operaciones del BNC, Raúl Olivera Lozano, hoy encarcelado en su país.

Khurshid sostuvo que Olivera y otros miembros del BNC también condenados en mayo de 2021 en La Habana por presuntamente incumplir los procedimientos actuaron en realidad conforme a las normas, y dijo que Cuba trata de manipular el caso para eludir sus obligaciones de pago.

El abogado disputó el argumento de las autoridades cubanas, representadas por Alison Macdonald, de que Olivera y Londa Caridad Martí, exdirectora del Departamento de deuda externa del BNC, debían consultar con el Ministerio de Finanzas y Precios y el Consejo de Ministros antes de autorizar la reasignación a CRF.

Según su argumento, este requisito no se incluye en el estatuto del BNC y Cuba "solo lo planteó" ante la demanda presentada por el grupo inversor el 18 de febrero de 2020.

"En base a su manual el BNC podía consentir una cesión de deuda externa histórica sin la aprobación del Ministerio de Finanzas y Precios y del Consejo de Ministros", afirmó el letrado.

Si resulta que en verdad era un requisito, "no lo sabían las personas más involucradas en la cesión de la deuda: ni Olivera, ni Martí, ni (la secretaria legal, María Teresa Compte) Zubeldía", añadió.

Khurshid apuntó que el manual del BNC permite al presidente del banco delegar la autoridad en los altos directivos y solo menciona al ministerio en procesos no relacionados con las asignaciones de deuda.

La parte cubana alegó la semana pasada, mediante el testimonio del perito legal Juan Mendoza, que el decreto ley de 1998 dejó al BNC con competencias "solo administrativas" y le requiere consultar al Gobierno para reasignar la deuda adquirida antes de la fundación en 1997 del Banco Central de Cuba (BCC).

Este jueves, asiste al juicio en Londres el ministro cubano de Justicia, Óscar Silvera, como parte de la comitiva oficialista, mientras que lo siguen en directo desde otra sala miembros de la disidencia cubana y firmas inversoras en deuda cubana que calibran cómo este litigio afectará a sus intereses.

Opositores en Cuba recogerán firmas para promover ley en defensa de la libertad de manifestación

Una manifestación pacífica en Cuba. (Foto: Twitter/@interpuellas).

Una plataforma disidente cubana anunció que recogerá firmas para pedir que se apruebe que regule el derecho de manifestación y reunión, reportó la agencia de prensa Efe.

El Consejo para la Transición Democrática en Cuba (CTDC), que reúne a grupos y personalidades de la oposición del país dentro y fuera de la isla, indicó que va a dar este paso, buscando el hito de las 10.000 firmas de residentes, para presentarlo como iniciativa legislativa ciudadana tal y como hizo con su propuesta de amnistía.

En un comunicado explicó que su objetivo es "que sea incluido en el cronograma legislativo de este año el debate y la consiguiente aprobación" de una ley "que implemente y desarrolle los derechos fundamentales" previstos en el artículo 56 de la Constitución, o sea los de "reunión y manifestación con fines lícitos y pacíficos".

La plataforma denunció que la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) no tramitó esta ley, pese a que estaba inicialmente previsto aprobarla en este período legislativo, que concluirá con las elecciones parlamentarias del 26 de marzo.

El CTDC solicitó a la ANPP por escrito el pasado 13 de diciembre, con el respaldo de 500 firmas, "la reinclusión en el cronograma legislativo para el primer trimestre de 2023 del proyecto de Ley de Manifestación y Reunión".

No obstante, la ANPP le respondió el 24 de enero a través de su directora de Atención a la Población, Carmen Aguilar Martínez, que la tramitación de ese proyecto de ley estaba efectivamente prevista para esa legislatura, pero que se posponía por "ajustes y prioridades".

La cuestión del derecho de manifestación en Cuba se ha debatido en diversas ocasiones en los últimos años, especialmente a raíz de las protestas antigubernamentales del 11 de julo de 2021 -eminentemente pacíficas y reprimidas con contundencia- y de la convocatoria de manifestación del 15 de noviembre de 2021, que no fue autorizada, informó Efe.

Liberan a cubano que había sido secuestrado en Haití

Foto Archivo. Médicos cubanos en Haití.

El chofer de la Brigada Médica cubana en Haití, que había permanecido nueve días secuestrado en ese país, fue liberado en la tarde del miércoles, según informan fuentes oficiales en Cuba.

Alejandro Aguilera Milanés, trabajador de la Dirección Provincial de Salud de Las Tunas, había sido enviado al país caribeño como parte del equipo de profesionales cubanos que trabajan en áreas de salud.

El conductor fue secuestrado por una banda criminal en Puerto Príncipe, el pasado 23 de enero.

Las autoridades cubanas indicaron que, tras su secuestro, iniciaron de inmediato gestiones con el gobierno haitiano para lograr la liberación del joven.

En enero de 2022, la doctora cubana Daymara Helen Pérez Alabedra estuvo secuestrada por varios días en Puerto Príncipe. El consulado de Cuba en Haití aclaró entonces que la mujer estaba "cumpliendo contratos de trabajo personales".

Desde abril de 2019 no se tienen noticias del cirujano Landy Rodríguez Hernández y el especialista en medicina general Assel Herrera Correa, secuestrados cuando fueron enviados a trabajar a Mandera, Kenia, una localidad fronteriza con Somalia.

Rodríguez y Herrera se desplazaban en un convoy hacia el hospital de Mandera cuando fueron interceptados por supuestos militantes del grupo yihadista Al Shabab.

En el tiroteo falleció un policía encargado de protegerlos y sobrevivió el conductor del vehículo, un médico de origen somalí que trabajaba para el gobierno local.

Todos estos años las autoridades cubanas se han mantenido expresando confianza de que ambos siguen vivos y aseguran que continúan gestionando su regreso a la isla.

Cargar más

XS
SM
MD
LG