Enlaces de accesibilidad

Cuba

Descodificar la desinformación cubana: los ataques a diplomáticos de EEUU

La respuesta de la dictadura es la única que tiene a su alcance: un tsunami de propaganda contra el Presidente Trump al que culpan de haber inventado toda esta trama para perjudicar al pueblo cubano.

Al negarse a reconocer los hechos vinculados a los ataques a diplomáticos estadounidenses en La Habana, el gobierno cubano se ha volcado de lleno a impulsar una campaña de desinformación y “medidas activas” orientada a manipular mentiras y media verdades que, distorsionadas y sacadas de contexto, confunden al público al que van dirigidas. Si, por ejemplo, el FBI dice que la hipótesis inicial de que el mecanismo usado fue acústico va perdiendo peso, las redes de desinformación cubanas se apresuran a afirmar que el FBI no reconoce que los ataques se hayan producido en realidad.

Ante estas tácticas es imprescindible precisar de manera periódica lo que va siendo corroborado –que ya es suficiente para sostener la acusación contra el gobierno cubano- y difundirlo de la manera más amplia posible para contrarrestar los fake news que genera la inteligencia cubana y de los que están siempre dispuestos a hacerse eco todos los partidarios de la política hacia Cuba seguida anteriormente por Barack Obama. Este resumen es un paso en esa dirección.

¿Qué sabemos?

a) Ya está confirmado por varios especialistas médicos que examinaron a los pacientes en sus respectivos países que 24 diplomáticos de Estados Unidos y ocho de Canadá vieron afectada su salud por estos hechos.

b) Lo sucedido no tiene causas naturales (“ruido de grillos campestres”, “histerias colectivas”, y otras hipótesis pseudo científicas difundidas por La Habana), sino es el resultado de algún mecanismo artificial creado por el hombre.

c) Sean quienes sean las personas que ejecutaron directamente estos hechos, no pudieron hacerlo en tantos lugares a la vez y por un periodo tan prolongado de tiempo (unos diez meses) si no formasen parte del gobierno cubano o actuasen en completa colaboración y complicidad con él.

d) Es además imposible que los equipos de chequeo permanente contra las residencias de los diplomáticos no hubiesen detectado, al ocurrir los primeros casos, que esas personas –que viven en diferentes casas- estaban siendo afectadas con síntomas uniformes lo que debió haberlos llevado a frenar lo que hacían hasta determinar si ellos (la seguridad del estado) eran los causantes del problema.

Foto Embajada de EEUU en La Habana.
Foto Embajada de EEUU en La Habana.

Los diplomáticos son seguidos las 24 horas del día –tienen brigadas de dos a tres autos asignadas para ese seguimiento además de filmar sus hogares, pinchar sus teléfonos e intentar hackear sus computadoras.Viven en casas propiedad del estado ubicadas en barrios exclusivos bajo control total del gobierno (“zonas congeladas”). Ese control directo que tiene la seguridad del estado sobre las propiedades en torno a las viviendas de diplomáticos considerados “enemigos” les facilita poder ubicar “puntos fijos” -de escucha, filmación y observación- en las casas colindantes.

d) Sea del modo que fuese, el gobierno cubano era responsable de la protección de esos diplomáticos y por ello el único culpable del deterioro de las relaciones bilaterales y de las actuales limitaciones consulares de la embajada de EEUU en La Habana. Cuba tiene, además, una larga historia de acoso agresivo –incluyendo provocarles accidentes- contra diplomáticos occidentales que los hace ser los primeros sospechosos

e) Washington no enviará de regreso a sus diplomáticos ni podrá normalizar el funcionamiento de su embajada –incluyendo las gestiones consulares– hasta no tener completa seguridad de que aquellos no correrán peligro. Eso constituye una medida de protección elemental pero todavía no es una sanción (la retirada de los diplomáticos cubanos tampoco lo es y solo corresponde a los acuerdos de simetría numérica entre ambas sedes diplomáticas) que debiera imponerse en un caso de esta gravedad.

Primera conclusión:

Los puntos c y d son complementarios y hace irrelevante conocer los detalles sobre la identidad personal de los ejecutores directos de estas acciones. O bien eran funcionarios cubanos o bien actuaban en concertación con ellos cuando era su responsabilidad proteger –no dañar– a los diplomáticos en su territorio.

La conclusión inequívoca que se desprende de lo que ya se sabe y está comprobado es que la responsabilidad por lo sucedido cae sobre el gobierno de Cuba y que EEUU no debe exponer sus diplomáticos a nuevos ataques.

II- ¿Qué falta por definir?

¿Cuál fue el dispositivo empleado y para qué se usa normalmente: ¿monitorear conversaciones privadas o afectar la salud de los monitoreados?

Los dispositivos de escucha son variados y en más de una ocasión –como ocurrió con la embajada de EEUU en Moscú en la década de los setenta- su tecnología puede afectar la salud de aquellos que son monitoreados.

¿Por qué lo hacían? ¿Era posible que si la intención inicial hubiese sido solo la de monitorear conversaciones y luego, por “accidente” o imprevisión, se hubiese afectado la salud de los diplomáticos?

Es posible, pero lo que resulta imposible es que quienes monitoreaban más de una decena de residencias no se hubiesen percatado de que desde que se había aplicado esa técnica los diplomáticos reportaban síntomas similares en las viviendas sometidas a ese dispositivo. De hecho debieron enterarse antes incluso de que ellos mismos se percataran de que su situación no era individual y reportasen lo que ocurría al embajador.

: Si hubiese sido el caso de que al inicio no tenían la intención deliberada de infligir daño sino solo escuchar las conversaciones, muy tempranamente tuvieron que tomar conciencia de que estaban afectando seriamente la salud de esos diplomáticos, sus esposas e hijos y tomaron la decisión deliberada de no detener el procedimiento.

¿Los autores de estos ataques tendrían la intención de perjudicar las relaciones bilaterales con EEUU? ¿Quiénes ejecutaron directamente esta operación? ¿Es creíble que fuera un tercer país o una fracción disidente que quería perjudicar las relaciones bilaterales con EEUU?

Esto es absurdo desde cuatro perspectivas diferentes.

En primer lugar, la idea de que Raúl Castro es un reformista de línea blanda acosado por un grupo de línea dura es una completa falacia creada por los grupos que quisieron promover la política de apaciguamiento con concesiones unilaterales impulsada por la Administración Obama. No en balde es el propio Raúl el que comenta en privado a los diplomáticos estadunidenses de que él no sabía nada de los ataques y “quizás” sea una facción que se opone a su línea constructiva con respecto a EEUU.

Cabe preguntarse si tanto les interesaban las relaciones por qué bajo la Administración de Obama y en especial durante el diálogo para el restablecimiento de relaciones La Habana fortaleció la represión no solo en la Isla sino también en su narco-colonia terrorista en Venezuela, contrabandearon armas con su aliado de Corea del Norte y se apoderaron de un misil Hellfire.

La idea principal detrás de todas las acciones de la elite de poder en Cuba es preservar su poder. Desde esa perspectiva, con el cambio de presidente en EEUU es altamente probable que deseaban intensificar la recopilación de información sobre el nuevo pensamiento en Washington –se dice que no tenían a nadie cercano al círculo directo de Trump. También es probable que desearan sacar de Cuba, enfermándolos, a aquellos diplomáticos de quienes hubiesen sospechado tuviesen misiones de inteligencia para así disminuir su capacidad operativa en la embajada en esta nueva etapa.

: Si quisiéramos considerar la hipótesis de que existe alguna tendencia “blanda” dentro de la elite de poder cubana habría entonces que comenzar por reconocer que Raúl Castro es quien dirige la de “línea dura”. Eso no es nada nuevo. Cualquiera con un mínimo conocimiento de la historia de la llamada “revolución cubana” sabe que ese siempre fue el caso desde la etapa insurreccional hasta el presente.

En segundo lugar, ya hemos explicado como es imposible que un tercer actor independiente pueda instalarse inadvertidamente en lugares próximos a más de una decena de residencias diplomáticas, dentro de zonas barriales bajo completo control de la seguridad del estado y operar durante diez meses sin ser detectados hasta el día de hoy.

No hay la posibilidad de un tercer actor independiente con capacidad de realizar una operación tan vasta en lugares diferentes pero todos bajo estricto control directo de la seguridad del estado.

En tercer lugar, está la imposibilidad institucional de conducir una operación de esa amplitud y duración contra el “principal objetivo enemigo” sin reportar cotidianamente todas las incidencias que estaba teniendo sobre la salud de los diplomáticos. Cada “punto fijo” tiene que rendir su informe diario a un mando superior centralizado de la contrainteligencia que a su vez tiene que incluir cualquier dato relevante en el llamado “parte diario operativo” que se hace llegar a los altos jefes del MININT, las FAR y un grupo selecto de dirigentes gubernamentales.

Los encargados del chequeo sabían que cada día nuevos diplomáticos enfermaban, pero tomaron la decisión deliberada de continuar usando los dispositivos, sea porque no les importaba la salud de los afectados y querían insistir en escucharlos, o sea porque el objetivo mismo de estas acciones siempre fue, desde el inicio, afectar su salud.

En cuarto lugar, ¿cómo podría un grupo tan amplio de personas como las dedicadas al chequeo diario de esos 24 diplomáticos evitar incluir lo que estaba ocurriendo en su parte diario? ¿Cómo podía no enterarse el Coronel Alejandro Castro Espín quien viene jugando un papel destacado en todo lo concerniente a temas de seguridad tanto respecto a las relaciones bilaterales con EEUU como con Rusia?

Si ha estado involucrado un tercer actor ha sido con pleno conocimiento, aprobación y colaboración del gobierno cubano y las acciones fueron operativizadas por medio del MININT.

¿Por qué el gobierno cubano no ha buscado un chivo expiatorio en esta ocasión –como en 1989 con el caso de narcotráfico- para justificarse y preservar las relaciones bilaterales?

Al general Arnaldo Ochoa y al coronel Tony La Guardia les hicieron creer que si se declaraban culpables serian perdonados pero después de hacerlo terminaron fusilados. Es difícil que alguien en el MININT esté dispuesto a seguir sus pasos en este caso. Por otro lado, por muchas explicaciones que deseen fabricarse, al coronel Alejandro Castro Espín le resultaría imposible distanciarse de lo ocurrido dado el sistema de informes institucionalizados que se ha descrito anteriormente.

No les resulta factible fabricar chivos expiatorios, ni reconocer que el MININT, actuando de manera institucional, afectó la salud de los diplomáticos. De ahí la necesidad de negarlo todo y trasladar este conflicto al campo de la propaganda.

Segunda conclusión:

Con independencia de los detalles y evidencias que pueda llegarse a reunir en torno a este segundo grupo de interrogantes, nadie puede poner en duda: a) que los hechos ocurrieron, b) no tienen explicación natural, c) afectaron sensiblemente la salud de diplomáticos estadounidenses, así como a sus esposas e hijos y d) el gobierno cubano es responsable por la Convención de Viena de haber dado la alarma y actuado tempranamente en detenerlos.

III- Consideraciones finales.

La responsabilidad por lo sucedido está claramente situada en la cancha del gobierno cubano y su negativa a reconocerlo solo empeora las cosas.

Si bien Washington todavía no ha determinado cuál fue el mecanismo usado para agredir su personal (ondas sónicas o de micro onda), sí ha precisado que Cuba–siendo un estado policial–sabe que dichos ataques ocurrieron, quién los realizó y, por tanto, sigue demandando del gobierno cubano una respuesta adecuada.

El subsecretario de Estado para Diplomacia Pública y Asuntos Públicos, Steve Goldstein afirmó: "Creemos que el Gobierno de Cuba tiene la respuesta a esto y deberían estar haciendo más para ayudarnos a resolverlo (…) El Gobierno de Cuba sabe lo que pasó, así que nos gustaría que nos lo contara y que no volviera a ocurrir". También subrayó que el hecho de que no haya certeza sobre que se trate de ataques acústicos "no significa que no haya otra causa". "Lo que tenemos claro es que hay 24 heridos, que ocurrió y que fue deliberado", insistió.

Audiencia sobre ataques a diplomáticos de EEUU en Cuba
Audiencia sobre ataques a diplomáticos de EEUU en Cuba

Tanto el director asistente de Seguridad Diplomática, Todd Brown, y Charles Rosenfarb, a cargo del Buró de Servicios Médicos del Departamento de Estado de Estados Unidos, reconocieron que las lesiones sufridas por los diplomáticos no provenían de ninguna causa natural.

Pero la dictadura militar sigue aferrada a la más torpe y dañina posición posible: niega lo sucedido e insiste en que todo es una patraña de la Administración Trump para torpedear las relaciones Cuba-EE.UU.

La respuesta de la dictadura es la única que tiene a su alcance: un tsunami de propaganda contra el Presidente Trump al que culpan de haber inventado toda esta trama para perjudicar al pueblo cubano. Para ello han movilizado a todo su aparato de medidas activas y desinformación dentro y fuera de Cuba. Hay que vencerla también en ese terreno.

Vea todas las noticias de hoy

Prisiones cubanas desbordadas de COVID-19, reportan desde la isla

Vista, desde una celda, del patio de la prisión de máxima seguridad Combinado del Este, en La Habana. (AFP/Adalberto ROQUE/Archivo)

Se incrementa el brote de coronavirus en las prisiones cubanas, mientras continúa el silencio de las autoridades sobre el tema, dijeron a Radio Televisión Martí activistas y periodistas independientes que han tenido acceso a las denuncias de reclusos desde el interior de las cárceles de la isla.

Este martes, la periodista independiente Iliana Hernández recibió una llamada de un preso común recluido en la prisión Melena Uno, en la provincia de Mayabeque. El reo le informó que tiene fiebre, diarreas y otros síntomas y todavía no le han practicado la prueba PCR, para detectar el virus.

Situación sanitaria se complica con el COVID-19 en las cárceles cubanas
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:17 0:00

“Luis Mariano Rodríguez Ramírez tuvo fiebre ayer y está con dolores musculares, dijo que también sacaron un número importante de presos de allí que dieron positivo con la COVID. Nos pidió que informáramos esto, porque no hay medicamento en el penal”, contó la comunicadora.

En Guantánamo, le han dado un inusual pase por un mes de duración a las presas de la cárcel provincial de mujeres, ubicada en las afueras de la ciudad, en la carretera que lleva al poblado de Jamaica, para habilitar la instalación y llevar a los casos contagiados en la prisión provincial de hombres, explica el abogado y periodista Roberto Jesús Quiñones Haces.

“Ante el aumento de casos de reclusos positivos, han tenido que abrir otro centro de aislamiento en la prisión de mujeres de Guantánamo para albergar allí a los sospechosos”, dijo el intelectual.

Ovidio Martín Castellanos, activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), informa que recibió una llamada desde la cárcel del Cinco y Medio, en la carretera Luis Lazo, en Pinar del Río, donde cumple condena el activista de la organización opositora Vianco Vargas Martín.

El preso político ofreció detalles sobre los casos de coronavirus en el penal, donde tienen a los sospechosos aislados en una zona designada.

Martín Castellanos habló este martes con otro preso político, en la prisión Kilo 8, en la ciudad de Camagüey, quién esta con síntomas del virus en la celda, junto a dos reos más en la misma situación.

“A Edilberto Ronal Arzuaga Alcalá, miembro de la UNPACU, le hicieron este martes el PCR porque es contacto directo con positivos que han sacado de la prisión y están en espera desde hace días, primero para hacerle la prueba y ahora del resultado”, señaló el opositor.

La prisión provincial de Holguín y el penal del Yayal, también conocido como Cuba Sí, tienen una situación epidemiológica muy complicada, así le reportaron familiares de reos al activista Ramón Zamora.

“Los que ya están diagnosticados con la COVID-19, los casos sintomáticos los llevan al hospital militar y los sospechosos y asintomáticos los tienen en un centro de aislamiento en la zona del Cocal”, apuntó Zamora.

Jiordan Marrero Huerta, dedicado a la atención de los presos en el sistema penitenciario de Camagüey, cuenta que el preso político Virgilio Mantilla Arango, recluido en la cárcel de Kilo 8, le informó telefónicamente que hasta la doctora, con rango militar de Mayor, que es la directora del hospital del penal, se contagió con el brote existente en el penal.

Según Marrero Huerta, “Leoncio Rodríguez Ponce, preso político, también activista de la UNPACU, fue trasladado para el hospital de la prisión Kilo 8 por haber dado positivo”. El prisionero informó que “ese hospital ha colapsado por la cantidad de reos que han contraído el virus”, alertó el activista.

La prisión provincial de Sancti Spíritus también tiene casos de COVID-19. El comunicador Adriano Castañeda ofreció detalles que obtuvo de un reo recién liberado de ese penal.

“Están liberando a algunos presos de este centro por el grado de hacinamiento dentro de ese penal, donde tienen, en la misma edificación, una zona dedicada para el aislamiento de los sospechosos”, dijo Castañeda.

Y desde Santa Clara, Guillermo del Sol destaca que hay reos contagiados en la prisión provincial conocida como El Pre. El opositor señala, además, lo que ocurre en la cárcel Guamajal, donde están utilizando la zona de las celdas de castigo para aislar a los sospechosos de haber contraído el virus.

“Andrés Rodríguez López, un preso común, denunció la situación del COVID-19 en la prisión Guamajal, donde a los presos en cuarentena los están llevado al área incrementada”, reportó Del Sol.

Sospechan que hackeo a periodista cubana en Facebook está relacionado con su entrevista a diplomático europeo

REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo

El viernes, 26 de febrero, la cuenta de Facebook de la periodista independiente cubana Camila Acosta, reportera del portal digital CubaNet, resultó hackeada nuevamente. Ese mismo día, una entrevista suya con el máximo representante de la Unión Europea en La Habana dio mucho de qué hablar.

Camila Acosta Rodríguez (Foto tomada de Facebook)
Camila Acosta Rodríguez (Foto tomada de Facebook)

La cuenta de Acosta, con 5,000 seguidores, es punto de interés para el ejército de hackers y “ciberclarias” al servicio del régimen cubano que, según la periodista independiente, le “cortan los servicios de datos móviles, pinchan los teléfonos; mi línea telefónica, por ejemplo, hace como seis meses tiene cortado el acceso a internet”, explicó.

Según Camila Acosta, cuando intentó acceder a su cuenta en Facebook “me pidió la contraseña, la puse y me dijo que estaba incorrecta”. Siguiendo el procedimiento indicado, Acosta señaló que había olvidado la contraseña, “me enviaron un mensaje a mi número de teléfono y la cambié”.

De inmediato Facebook me pidió “confirmar mi identidad, ya que me notificó que alguien nombrado Javier Acosta, con mi mismo número telefónico, había intentado acceder a mi cuenta”.

Los administradores de Facebook solicitaron que Camila Acosta les enviara una copia de su carné de identidad, operación que, según cuenta a CubaNet, ha debido repetir varias veces en los últimos días y aún no ha logrado recuperar su perfil en la plataforma social.

“En una de las ocasiones, pedí a un amigo que entrara a mi perfil y fue entonces cuando nos percatamos de que habían cambiado información personal, esta vez, mi correo electrónico”, relata Acosta.

Camila Acosta Rodríguez declaró haberse puesto en contacto con Redes Ayuda y Access Now, organizaciones internacionales dedicadas a la protección de los derechos de los usuarios de las redes sociales, y afirma que Access Now logró bloquear el acceso a su cuenta para “impedir que me robaran o cambiaran información”.

La persecución digital contra la reportera de CubaNet arreció a partir de su participación en la campaña contra el Decreto 349 y, desde entonces, sus perfiles en las redes son objetivo del intrusismo revolucionario que en lo que va de año, han atacado la cuenta de Acosta en Facebook al menos cinco veces, robando información personal.

“Ellos”, dice Acosta refiriéndose a la policía política, “saben que las redes son nuestro campo de batalla. Si nos sacan de ahí, nos restan denuncias al régimen, trabajo, seguidores… Además, nos roban datos personales a través de Messenger”.

Todo parece indicar, señala CubaNet, que esta nueva oleada de hackeos a la cuenta de Acosta puede estar relacionada con la repercusión nacional e internacional obtenida por la entrevista a Alberto Navarro, embajador de la Unión Europea en Cuba, realizada por la joven periodista para CubaNet y publicada el mismo día en que su perfil de Facebook fue atacado.

La semana pasada, un grupo de europarlamentarios pidió el reemplazo inmediato de Navarro por considerar que haber firmado una carta al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, pidiendo el levantamiento del embargo a la isla, fue un "acto grave en una línea de acción totalmente desafortunada y errática en cuanto a lo que debe ser la defensa de nuestros intereses y valores”.

El representante europeo en La Habana dijo en entrevista con Acosta para CubaNet que no había firmado la carta, y que no consideraba que Cuba fuera una dictadura.

La Fundación Internacional para las Mujeres en los Medios (IWMF), entre otras prestigiosas organizaciones, han reconocido el trabajo de Acosta en la prensa independiente cubana.

Patria y Vida provoca en el régimen una "descompuesta histeria colectiva", en The Washington Post explican por qué

Jóvenes cubanos posan con carteles de Patria y Vida. Tomado de Twitter @Yoelmilanes2

En su habitual columna para The Washington Post el periodista cubano Abraham Jiménez Enoa resalta la importancia de la canción Patria y Vida y dice que el tema interpretado por Yotuel Romero, el dúo Gente de Zona, Descemer Bueno, Maykel Osorbo y El Funky aparece como fórmula para una Cuba futura.

"La canción apunta a una reconciliación nacional, a la construcción de un país donde todos los cubanos puedan, con “un nuevo amanecer” como menciona la canción, formar parte de él sin ser perseguidos por las ideas que profesen", escribe el columnista.

El periodista comienza denunciando el violento "acto de repudio" de funcionarios del gobierno y agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil contra la opositora Anyell Valdés en el barrio Los Pinos, quien en su vivienda había escrito varias frases, entre ellas: “Patria y Vida”. Las turbas, entre otras agresiones contra esta mujer, sus tres niños y su madre, escribieron en el piso y en la entrada de la casa: “Patria o muerte, venceremos” y “Viva Fidel”.

"Los letreros bañados en azul cielo por la turba de “revolucionarios” son parte de la resonancia causada por Patria y Vida", explica Jiménez Enoa quien recuerda que en las últimas semanas, el tema le "ha removido las entrañas al régimen cubano, al punto que se ha tornado un himno para los que luchan por otra Cuba".

"El gobierno parece haber asumido este mensaje como un oprobio, lo que provocó una descompuesta histeria colectiva: el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, twitteó tres días después del lanzamiento de la canción que “quisieron borrar nuestra consigna”; la televisión estatal se encadenó y convocó a cantar el himno nacional en la noche, allegados al régimen tildaron de “jinetero” —prostituto—, “ratas” y “mercenarios” a los seis artistas negros que se unieron en la colaboración musical. La vida por sobre la muerte, la libertad sobre la opresión, el amor sobre la división, son los clamores que profesa Patria y Vida. Sensaciones y ansias de un pueblo que está hastiado tras seis décadas de sufrimiento por la imposición de un sistema fundamentalista que expulsa, fulmina y castiga a todo aquel que no decide aceptar el adoctrinamiento ideológico implantado", reflexiona Jiménez Enoa.

El articulista considera que la canción, que se acerca a las 3 millones de vistas en YouTube y ha tenido gran repercusión en importantes medios de prensa del mundo, "dinamita la falsa dicotomía patriotera con la que han tenido que convivir los cubanos desde 1959, una elección forzosa e ineludible: el socialismo o la muerte. La canción intenta romper con la lógica del castrismo: o estás conmigo o estás contra mí. Y de ese modo, desde la triste y cruda realidad de la isla hoy, dibuja una salida imaginaria a la Cuba del futuro sin las ataduras totalitarias del presente".

El fundador de El Estornudo, alerta sin embargo que, para que se produzca ese viaje a la Cuba del porvenir, todos los cubanos deben asumirse como "ciudadanos de la nación y no como entes subyugados por la dictadura, para desde esa unión, aunar fuerzas y pujar y exigirle al gobierno las reformas necesarias que encaminen al bienestar del país".

Al mismo tiempo reconoce que "el statu quo de Cuba hoy solo es posible bajo el modelo que impera. Al régimen no le interesa ni tiene la más mínima intención de mover las fichas en su tablero".

Jiménez Enoa considera que al régimen le incomoda la canción "porque entiende la vida como la libertad, como los derechos fundamentales de sus ciudadanos, y porque ve brotar lo que siempre intentó destruir para su fortuna: la unión entre el exilio y la isla, entre los artistas de renombre y los del barrio, entre el arte y la política, entre los negros, entre los cubanos".

A su juicio el tema devuelve a los cubanos su isla y precisa que la patria y la nación no son ni de “la revolución” ni del “partido comunista”.

"Cuba, como cualquier otra tierra, no tiene dueño. Eso es lo que escuchan los gobernantes cubanos en la canción y es, en definitiva, lo que les da terror y los irrita: un llamado a devolver lo que se han robado y construir un futuro diferente con él", concluye el columnista.

Otros 5 muertos y 914 nuevos casos de COVID-19 en Cuba: marzo seguirá igual, alerta experto

Habaneros con mascarillas se protegen del contagio en medio del rebrote de coronavirus que golpea a la isla. (AP/Ramon Espinosa)

Cuba reportó este miércoles 914 nuevos casos de COVID-19 y otros 5 fallecidos a causa de la enfermedad, que ya ha causado 52,501 contagios y 333 muertos en la isla.

Según modelos matemáticos que revelan el comportamiento del coronavirus en el país, durante el mes de marzo seguirán siendo elevados los contagiados, dijo Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, informaron medios estatales de prensa.

Permanecen ingresados para vigilancia clínica epidemiológica 19,100 pacientes: 3,116 sospechosos, 11,498 en vigilancia y 4,486 confirmados activos, dijo en su conferencia de prensa diaria el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

De los hospitalizados por la enfermedad, 22 pacientes se encuentran en estado crítico y 43 en estado grave.

La Habana continúa presentando el mayor volumen de contagios, con 392, aunque muestra una reducción notable comparado con el día anterior, en que se confirmaron 607 positivos.

En el caso de Pinar del Río, el número subió de solo 5 casos el martes a 156 reportados este miércoles.

Sobre los pacientes en edades pediátricas, 109 fueron diagnosticados en la jornada, cinco de ellos menores de un año, dijo el Dr. Durán. En este grupo poblacional se acumulan 5,880 positivos al COVID-19, de ellos, 650 activos.

Policía agrede a una mujer en La Habana y todo queda captado en video

Videos que muestran la agresión del policía a la mujer. (Captura/Facebook)

Un policía golpeó en el rostro y lanzó patadas a una mujer durante un enfrentamiento entre ciudadanos y las autoridades la pasada semana en La Habana Vieja, según revelan videos publicados en las redes sociales por el líder del Movimiento San Isidro, Luis Manuel Otero Alcántara.

"Esto sucedió hace 4 días cerca de mi casa en Inquisidor y Luz", escribió.

ATENCIÓN: Los videos contienen palabras fuertes e imágenes que pueden herir su sensibilidad.

La mujer respondió a los golpes y acusó al oficial de haberle arrebatado su mascarilla. Un grupo de personas presenciaba el hecho y tomaba imágenes con sus celulares.

En uno de los videos posteados por Otero Alcántara se escuchan gritos de "abusador", en referencia al policía.

"Policía, colero, madre, hijo, negro, blanco, todos desesperados y matándose entre ellos, mientras unos pocos dirigentes viven bien y no hacen colas. Tienen todos los dólares de un pueblo que se mata y se violenta entre ellos mismos. ¿Esta es la muerte o patria que defiende el régimen y sus artistas?", se cuestionó el artista, e insistió en que Cuba necesita una "¡Ley de procedimiento policial ya!".

Los videos tienen más de 700 comentarios, la mayoría de usuarios indignados, tanto con la violencia policial como con la inacción del pueblo que la presencia sin intervenir.

"Un solo policía enfrentado a todo un mar de gente. Cuánta fuerza mental y (cerebro bien lavado) tiene para que tanta gente tenga tanto miedo. Es una vergüenza que no salieran al menos a neutralizar al policía cuando abusaba con la mujer. Qué está pasando… !!!!!?????", señaló Rolando Ochoa Guillén.

Otra usuaria, que se identifica como Maday Navarro, comentó: "Penaaaa debería darles a todos que una mujer sola se faja con un policía y nadie, nadie sale en defensa, dónde están los guapetones de la Habana".

"Y esto no lo ve nadie, es dura nuestra realidad, los defensores del orden maltratando a mujeres, que difícil es ser cubano", subrayó Luis Arias.

En varios de los comentarios hubo referencia a la canción "Patria y Vida", de Yotuel Romero, que ha impactado fuerte entre los cubanos.

"Es muy triste ver que escenas como esta se repiten con tanta frecuencia y no acabamos de decir BASTA YA, no tenemos libertad de expresión, ni nada. PATRIA Y VIDA: 60 AÑOS TRANCADO EL DOMINÓ, YA SE ACABÓ. FUERZA CUBA", escribió Viky González.

Solo en el mes de febrero se produjeron en Cuba 159 manifestaciones públicas motivadas por la represión y brutalidad policial, que lejos de amilanar a los reprimidos, provocó más protestas, señaló este lunes en un informe el Observatorio Cubano de Conflictos.

La semana pasada, una multa impuesta a un cuentapropista provocó una protesta multitudinaria en Caibarién, Villa Clara, entre gritos de "Patria y Vida". Al ver la reacción del pueblo, las autoridades tuvieron que declarar públicamente que la multa había sido retirada.

Entre las demostraciones públicas el informe incluye pintadas, carteles, gritar consignas, negarse a cumplir órdenes policiales o administrativas, marchas, sentadas, distribución de volantes, memes y chistes satíricos de las políticas gubernamentales, entre otras.

Cargar más

XS
SM
MD
LG