Enlaces de accesibilidad

Cuba

Dengue y zika en Cuba en tiempos del coronavirus y un "problema técnico" de la OPS

Un soldado fumiga en una vivienda de La Habana como parte de la campaña contra el virus del zika y otras enfermedades transmitidas por el mosquito aedes aegypti.

La Organización Panamericana de Salud (OPS) está reportando una cifra récord de casos de dengue en las Américas en 2019: 3,112,603, alrededor de un 23 por ciento más que el récord anterior, establecido en 2015, cuando hubo 2,415,693 casos.

Pero Cuba, con 2,935 casos, no aparece entre los 18 países con más enfermos reportados en el hemisferio, y ni siquiera entre los 33 con mayor incidencia, considerando la proporción entre casos y número de habitantes.

No hubo ni una sola muerte en 2019 en Cuba por dengue hemorrágico, de acuerdo con los minuciosos registros de OPS. Sin embargo, solo en el oriente de la isla, al menos dos personas habrían muerto en octubre a causa del dengue hemorrágico, indican testimonios de familiares y reportes de prensa.

Dra. Aileen Marty: El dengue en EEUU es importado de Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:20 0:00

“Lo que sí sabemos de la epidemia de dengue [en Cuba] es que ha producido en parte una gran cantidad de casos de dengue en Estados Unidos”, dijo en diciembre a Radio Televisión Martí la Dra. Aileen Marty, profesora especializada en enfermedades infecciosas en la Escuela de Medicina de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y experta de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hasta fines de noviembre, “teníamos en la Florida 341 casos de dengue, casi todos importados del dengue que está pasando en Cuba”, informó la Dra. Marty.

“Este año [2019], en Estados Unidos hemos tenido casi 900 casos de dengue, gran cantidad en la Florida, y el resto más que nada en Nueva York, y en otros estados", añadió, "y la mayoría de los casos entraron por viajeros que habían estado en Cuba o pasaron por Cuba”.

Confirmaron que se trataba del mismo dengue porque era del tipo 2, el que ha afectado a Cuba, dice. Un 0.8 por ciento de los casos en la isla fueron graves, de acuerdo con cifras remitidas a la Dra. Marty por los Centros Para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) de Atlanta.

La temporada alta del dengue, el zika y el chikungunya comienza ya en marzo, advierte la especialista. Y en 2019 el sistema de salud de Cuba usó el aborto para evitar secuelas potenciales del zika, dijeron médicos desde la isla.

Ahora que Estados Unidos declara el coronavirus como una emergencia de salud pública, el peligro que representa Cuba con el dengue y el zika se acrecienta por la cercanía geográfica; porque -según médicos y técnicos de salud cubanos- su gobierno falsifica estadísticas médicas, y porque al menos una vez un "fallo técnico" de la OPS impidió a las autoridades sanitarias estadounidenses alertar correctamente a quienes viajaban a la isla, en un momento en que a La Habana le convenía que esos viajes siguieran incrementándose.

La alerta de viajes que EEUU no pudo hacer

En 2017, las autoridades sanitarias de Estados Unidos no pudieron advertir a sus ciudadanos que si viajaban a Cuba se exponían a un brote activo de zika, otra de las enfermedades transmitidas por los mosquitos de la familia Aedes, porque el gobierno cubano no lo reportó oportunamente, de acuerdo con los científicos estadounidenses que detectaron el brote de la enfermedad mediante una exhaustiva investigación de rastreo genético.

“No tenemos información precisa sobre el nivel de riesgo actual”, decía la alerta de viajes a Cuba publicada en 2017 por los Centros Para el Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (CDC).

La OPS dijo mucho después que Cuba sí había reportado 1,300 casos de zika en 2017, pero que “por un fallo técnico” la información no se dio a conocer.

Un equipo de 38 investigadores encabezados por Kristian G. Andersen, del Departamento de Inmunología y Microbiología del Instituto Scripps en La Jolla, California, fundamenta que, solo en 2017, la cifra de casos de zika en Cuba debe haber sido superior a 5,500, y que el brote de ese año en la isla fue comparable a los de 2016 en países como Jamaica (7,165), República Dominicana (5,305) y Haití (3,103).

Los científicos encabezados por Andersen publicaron su estudio en agosto en la revista Cell: “Travel Surveillance and Genomics Uncover a Hidden Zika Outbreak during the Waning Epidemic” (“Vigilancia de viajes y rastreo genético descubren un brote oculto de zika cuando la epidemia estaba declinando”).

“Descubrimos un gran brote de zika en Cuba que no se informó a la Organización Panamericana de la Salud ni a otras agencias de salud pública y, por lo tanto, pasó inadvertido para la comunidad internacional”, concluyeron los científicos, luego de explicar por qué el brote alcanzó su punto máximo en 2017, cuando la epidemia estaba disminuyendo en el resto de las Américas.

El jefe del equipo, Kristian G. Andersen, le dijo a Radio Televisión Martí que el aviso de las autoridades sanitarias de Estados Unidos en 2017 para los viajeros a Cuba tendría que haber sido diferente.

Dr. Kristian G. Andersen
Dr. Kristian G. Andersen

“Si hubiéramos sabido que había un brote activo en 2017, esas pautas tendrían que haber sido actualizadas con la información de los casos existentes en Cuba”, escribió Andersen en agosto en un mensaje de correo electrónico.

Fue por una pregunta del diario The New York Times que, a raíz de la publicación ese mes del estudio encabezado por Andersen, la OPS se dio cuenta -dicen sus voceros- de que la información supuestamente proporcionada por Cuba no aparecía en su sitio de internet.

"Los funcionarios de la OPS [...] culparon a un 'problema técnico' por no haber reportado de manera oportuna el brote en Cuba", escribió entonces Carl Zimmer en The New York Times. "La información, dijeron, estaba en una base de datos, pero no estaba visible en el sitio de internet​".

Nadie escuchaba

Considerando la gravedad del "problema técnico" que habría cometido la OPS, Radio Televisión Martí le envió un mensaje de correo electrónico el 4 de septiembre a la organización (PAHO en inglés, por las siglas de Pan American Health Organization), con las siguientes preguntas:

"¿Qué tipo de problema técnico causó el error? ¿Qué ocurrió con el responsable o los responsables?"

Pasaron dos semanas, y no hubo respuesta. El miércoles 18 de septiembre, este reportero hizo tres llamadas telefónicas a los números de las personas que aparecían en el sitio oficial de la OPS como encargados de atención a la prensa: Ashley Baldwin, Leticia Linn y Sebastián Oliel.

Ninguno de los tres respondió.

Tampoco contestaron los mensajes de voz dejados en sus respectivos buzones, que eran básicamente el mismo: "Hace dos semanas les enviamos un correo electrónico con dos preguntas sobre el reporte de zika en Cuba para 2017. Por favor, queremos saber si lo recibieron y cuándo podrán respondernos".

En la mañana del jueves 26 de septiembre, tres semanas después del mensaje de correo electrónico inicial con las preguntas y una semana después de los tres mensajes telefónicos, enviamos otro, pero esta vez a la Organización Mundial de la Salud (OMS), rectora de la OPS, pidiendo ayuda para obtener una respuesta.

La respuesta llegó esa misma tarde.

"Le habíamos respondido cuando recibimos su pregunta", decía el mensaje de la OPS firmado por Daniel Epstein, de su Departamento de Prensa y Relaciones Públicas. "No sé qué habrá pasado, pero lamento que no la haya recibido".

La respuesta que Epstein asegura haber remitido en cuanto recibió las preguntas no apareció nunca en el buzón del reportero, ni siquiera en la carpeta adonde va a parar el correo basura.

“Cuba informó a la OPS 1,300 casos de Zika en 2017 y los archivos se actualizaron de inmediato”, escribió Epstein. “Un error en nuestro sistema fue el responsable de impedir que se vieran los datos. Hemos revisado nuestros procedimientos de divulgación de datos epidemiológicos para evitar situaciones similares en el futuro”.

Pero no respondía las preguntas: ni siquiera explicaba en qué había consistido el “problema técnico”. La parte más amplia de la respuesta enumeraba las dificultades para controlar el virus del zika y cómo puede confundirse con otras enfermedades cuando los síntomas son leves.

En ese mensaje del 26 de septiembre a Radio Televisión Martí, la OPS habla de 1,300 casos de zika en Cuba en 2017. Un mes antes, citada por The New York Times, dijo que eran 1,384. Y un reporte de la agencia Reuters fechado en La Habana en mayo del propio 2017 citaba al gobierno cubano: 1,847 casos.

En noviembre, cuatro médicos cubanos presentaron en Miami una demanda contra la OPS alegando que esa organización fue instrumental para que el gobierno de La Habana exportara a sus profesionales de la salud en condiciones de esclavitud.

Según los demandantes, representados por el abogado Samuel J. Dubbin, la organización recibió más de 75 millones de dólares a través del programa Mais Medicos, y el gobierno cubano cobró cerca de 1,300 millones de dólares por el envío del personal de salud a Brasil. Los abogados de la OPS están tratando de que el juicio se celebre en Washington, D.C.

La alerta de viajes a Cuba de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades fue retirada el 28 de febrero de 2019, "cuando disminuyó la amenaza", le dijo vía correo electrónico en octubre a Radio Televisión Martí Scott Pauley, agente de prensa de la División de Relaciones Públicas de los CDC.

Desde entonces el mensaje del gobierno estadounidense para viajeros a Cuba no se diferencia del que va dirigido a quienes visiten países como Argentina o Panamá.

¿Fuera de control?

Pero el caso de una enfermera intensivista a quien le ocultaron -asegura ella- que su hija murió de dengue hemorrágico en un hospital de La Habana, múltiples denuncias de que el régimen escamotea la aparición de nuevos casos de las enfermedades contagiosas, y los testimonios de especialistas de salud sobre estadísticas adulteradas, hacen temer que, a pesar de las campañas para contrarrestar los "vectores", la propagación de dengue, zika y chikungunya en Cuba esté fuera de control.

"Yo digo que mi hija no murió de ningún derrame ni de ninguna bronconeumonía", declaró al portal de noticias Cubanet Rosa María Núñez Maldonado, madre de Jessica de la Caridad Fernández Núñez, fallecida el jueves 3 de octubre, a los 22 años, en el Hospital Clínico Quirúrgico Salvador Allende de La Habana.

“Mi hija murió de un dengue. Porque bueno, una bronconeumonía… sangró por la boca... [Pero] ella sangró por todos los lugares del cuerpo”, declaró Núñez Maldonado.

Fue una anemia crónica megaloblástica causada por el dengue, asegura la enfermera. Si Jessica entró al hospital con 9.2 de hemoglobina, y le bajó a 6, era obvio que estaba muriéndose, pero se negaron a ponerle una transfusión de sangre cuando más la necesitaba, relata.

Otra muerte, la del niño de cinco años Harold Cordoví, el 27 de octubre, en Contramaestre, Santiago de Cuba, hizo que Cubanet le preguntara a un médico cómo el dengue puede provocar la muerte.

"Las plaquetas son células sanguíneas que hacen que las personas no se desangren cuando tienen una herida, porque son parte del proceso de coagulación", le explicó desde Holguín a Cubanet el Dr. Roberto Serrano. "Cuando dichas células están por debajo de las 150,000 por cada microlitro de sangre, se produce lo que se llama en medicina una trombocitopenia, que puede ocasionar sangramientos repentinos".

"En este caso, la infección por dengue ocasionó que se produjera una baja de plaquetas y por eso el niño comenzó a sangrar", dijo el médico. "Este cuadro requiere de cuidados intensivos y puede terminar en la muerte del paciente como, desafortunadamente ocurrió".

"Cuba falsea todo"

Mientras trabajó en el Departamento de Estadísticas Médicas de la Dirección Provincial de Salud en Matanzas, entre 2015 y 2017, Lázaro Vichot dice haber podido comprobar que las falsificaciones de datos eran una práctica cotidiana.

"Cuba falsea todo: suicidio, mortalidad infantil, brotes epidémicos", dijo Vichot en septiembre a Radio Televisión Martí.

"Una vez recibí una llamada de [el municipio de] Colón, de un médico certificando que la persona tenía zika o dengue, y que había fallecido por una de esas dos causas", relataba Vichot. "Llamamos al Centro de Higiene y Epidemiología de Matanzas y nos dijeron que eso no se podía aceptar, que eso no se podía escribir. De la Dirección Provincial salió la orden para que lo cambiara, y a nosotros no nos dejaban codificar".

Se refiere a usar los códigos con los que cada enfermedad debe reportarse en el CIE10, un documento destinado a la OPS y la OMS. En Cuba, el CIE10 queda entonces bajo control de los dirigentes provinciales a la hora de hacer el reporte, no de los técnicos que reciben y procesan la información.

"En el primer semestre de 2017 hubo muchas muertes, y los médicos no estaban claros de si era por zika o por dengue", indicó Vichot. "El concepto epidemiológico a la hora de diagnosticar… clínicamente puedes pensar más en zika que en dengue, muchos médicos decían: es zika. Había una contradicción entre lo que decían: hablaban mucho de zika, pero nadie moría de zika".

Según Vichot, corresponden al mismo año de 2017 numerosos casos en los que él dice haberse dado cuenta de que el certificado de defunción estaba alterado.

"Ponían complicaciones renales escondiendo el dengue", afirmó el especialista. "Puedo decir que en Matanzas debe haber habido entre cinco y ocho casos semanales [donde] yo veía los certificados alterados. Una vez fuimos a revisar estadísticas de los policlínicos en Varadero y Santa Marta. Había que decirles que de [las estadísticas durante los brotes] se iba a encargar [la dirección provincial en] Matanzas; que de cualquier certificado de defunción se iba a encargar Matanzas".

Las falsificaciones de datos se han reportado también en los servicios prestados por médicos cubanos en otros países. En una conferencia de prensa organizada en septiembre en Nueva York por el Departamento de Estado de Estados Unidos, los doctores Tatiana Carballo, Ramona Matos, Russela Rivero y Fidel Cruz, que trabajaron en Venezuela, Bolivia, Brasil y Belice, dieron detalles de cómo los obligaban a hacerlo.

Los investigadores californianos observan en su estudio que Cuba tuvo transmisiones del virus del dengue en 2014, 2015 y 2017, “pero ningún brote en 2016”. Mientras tanto, las demás islas del Caribe sí tuvieron transmisiones de zika y dengue en 2016.

"Sin embargo, [Cuba] no revela la causa que lo explique", hacen notar los científicos estadounidenses.

También revisaron artículos publicados por la prensa cubana sobre zika y dengue desde 2015 hasta 2018, en los cuales los funcionarios reportaban que el programa de control del mosquito tenía éxito.

"Pero no pudimos obtener datos empíricos para respaldar esa aseveración", subrayaba el equipo encabezado por Andersen.

"Los focos de transmisión del virus [de zika] que ocurren en países con informes inadecuados pueden facilitar brotes ocultos, aumentando el riesgo de que los viajeros infectados desaten brotes en otras regiones del mundo", advirtieron los investigadores estadounidenses.

La doctora, los exámenes y el diagnóstico ausente

Mientras trabajaron en Cuba antes de salir a cumplir misiones en países como Venezuela o Brasil, hubo médicos que nunca recibieron resultados de exámenes serológicos confirmando que se tratara de un caso de dengue, zika o chikungunya.

Dra. Mara González: '¿Dónde está el diagnóstico?'
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:10 0:00

"Yo vine a conocer los tres tipos de test [para dengue, zika y chikungunya] aquí en Brasil, cuando vine para acá en diciembre de 2016", dijo a Radio Televisión Martí desde Rio de Janeiro la Dra. Mara González, quien en 2013 fue "jefa de vectores" en el municipio Habana del Este, que incluye el reparto de Guanabo.

Por jefatura de vectores se conoce el puesto de quien dirige la campaña contra la propagación del mosquito transmisor, el "vector".

La Dra. González, graduada en 2010 en la Facultad de Ciencias Médicas Calixto García, en La Habana, trabajó desde mediados de 2015 hasta diciembre de 2016 en el Policlínico Wilfredo Santana Rivas, del Reparto Bahía, municipio Habana del Este. Primero estuvo en el consultorio y luego en el Cuerpo de Guardia.

"Me llegaba un síndrome febril entre 8 de la mañana y 4 de la tarde al consultorio, o directamente al Cuerpo de Guardia [del policlínico]. Lo primero que hacía, como siempre, era el examen físico. El protocolo era el examen físico si no tenía focalización. Por ejemplo, que ese síndrome febril fuera una amigdalitis, que uno le encontraba positivo el exudado de garganta, entonces estaba justificada esa fiebre. [Pero] si era inespecífico -que no sabíamos el porqué-, la conducta era remitirlos a los hospitales, principalmente las personas de riesgo, los niños, las embarazadas y los [ancianos]", explicó.

Incluso en el Cuerpo de Guardia de un policlínico, los únicos exámenes que se les hacía a los pacientes eran un leucograma, un conteo de plaquetas y un test de orina para descartar una sepsis -infección- urinaria, explicó González.

"Muchas veces esos síndromes febriles se demoraban hasta seis horas en un policlínico esperando una ambulancia, y cuando llegaban a los hospitales los rebotaban para atrás", contó la doctora. "Estando yo de guardia 24 horas, el paciente llegaba del hospital, y en su hoja de egreso el diagnóstico era 'sospecha de dengue', o muchas veces también decía 'síndrome febril inespecífico', nunca se localizó [el origen de] la fiebre".

"Ahora, aquel paciente que aparte de la fiebre tenía dolor articular, que uno sospechaba por el examen clínico que era un dengue o un chikungunya, o zika, nunca recibí -en el policlínico o el consultorio donde yo trabajaba- una hoja de egreso de un hospital que dijera zika o sospecha de zika", añadió.

Como médica de familia, debía hacer el seguimiento post egreso a los pacientes incluso hasta siete días, dijo. Sin embargo, ella nunca recibía notificación del diagnóstico.

"Muchas veces los pacientes decían que les habían hecho el examen serológico [de laboratorio] en el hospital, [pero] yo nunca recibía el resultado", relató la Dra. González. "Por tanto, a ese paciente se le cerró su historia clínica, o el seguimiento por síndrome febril en el área de salud, como una sospecha de dengue. Nunca fue un diagnóstico, no tuvo un dengue clásico, no tuvo un zika, no tuvo un chikungunya, jamás. Porque realmente nunca vino con ese diagnóstico del hospital, jamás".

Entonces, si durante ese año hubo algún caso de zika, por ejemplo, puede haber pasado inadvertido entre tantos síntomas febriles. "Pudimos haberlo tenido, pero ¿quién dice que lo tuvimos?, ¿dónde está el diagnóstico?", se preguntó.

"Se les interrumpe la gestación"

En Cuba, a las embarazadas "se les hacen los estudios para la identificación de estas enfermedades y, en caso de que estén en el primer trimestre del embarazo -que es el periodo de mayor riesgo de aparición de malformaciones, porque es el periodo de organogénesis fetal-, se les interrumpe la gestación", declaró a Radio Televisión Martí desde Palma Soriano, en Santiago de Cuba, el Dr. Arnoldo de la Cruz Bañobre.

"Conozco varios casos que han tenido que interrumpirles la gestación por ese motivo", dijo.

Desde San Juan y Martínez, en la provincia de Holguín, el Dr. Ramón Zamora Rodríguez confirmó que ese es el procedimiento de rigor en casos de embarazos afectados por zika.

"Cualquier embarazada, en cualquier momento que el mosquito la pique y transmita el zika, pues ya automáticamente la persona con zika o chikungunya tiene el agravante de la patología y, por tanto, se debe interrumpir [el embarazo]", dijo el Dr. Zamora Rodríguez. "Porque de lo contrario, a no ser que la persona realmente no lo desee y quiera tenerlo bajo estas condiciones, está afectado el feto. No existe otra solución, primeramente, porque no existe tampoco un tratamiento".

Dr. Zamora Rodríguez: 'Se interrumpe el embarazo'
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:23 0:00

La Dra. Alina Monteagudo, que trabajó dos décadas como especialista en Medicina Interna en el Hospital Provincial de Camagüey y luego se dedicó a la investigación científica antes de salir de Cuba en 2014, cree que el recurso del aborto va más allá del zika.

"Cuando se detecta una malformación o hay peligro de que ocurra, lo ven como un posible caso de mortalidad infantil, y eso está politizado", comentó en Miami la Dra. Monteagudo.

Con 72.8 "interrupciones de embarazo" por cada 100 nacimientos, Cuba tiene una de las tasas de aborto más elevadas del mundo, indica el artículo Mortalidad infantil y longevidad en Cuba: ¿salud pública o represión?, que publicaron en julio de 2018 Gilbert Berdine, Vincent Geloso y Benjamin Powell en Oxford University Press.

Por lo menos un municipio de Cuba tuvo más abortos que nacimientos en 2018. Fue Isla de la Juventud, con 1,200 abortos y 900 nacimientos, según declaró a la Agencia Cubana de Noticias el Dr. Abel García Valdés, jefe de servicios de ginecobstetricia del Hospital Héroes de Baire.

Esas cifras excluyen los 1,500 casos de mujeres que practicaron la llamada regulación menstrual, una “interrupción precoz del embarazo”.

“Por ese concepto estaríamos hablando de unos 1,500 nacimientos más, si hubieran llegado a feliz término, pero lo cierto es que este tipo de evacuación del útero es una interrupción precoz del embarazo, enfatizó el también responsable del departamento municipal de diagnóstico prenatal de malformaciones”, informó la Agencia Cubana de Noticias.

Un rastro del zika cubano... en Barcelona

Los pacientes diagnosticados con zika por el Servicio de Medicina Tropical del Hospital Clínico y Provincial de Barcelona entre enero de 2016 y julio de 2017 procedían de diferentes países: República Dominicana, Nicaragua, Colombia y Brasil, dijo a Radio Televisión Martí el Dr. Alex Almuedo, especialista de ese centro médico e investigador del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

Pero los nueve casos que encontraron entre julio de 2017 y agosto de 2018 eran todos de Cuba, añadía el Dr. Almuedo, director del estudio Mirroring the Zika epidemics in Cuba: the view from a European imported diseases clinic (Examinando la epidemia de zika en Cuba desde el punto de vista de una clínica europea de enfermedades importadas).

Las cosas cambiaron en los 12 meses posteriores.

Dr. Alex Almuedo: Primero todos los casos de zika eran de Cuba, y luego ninguno
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:10 0:00

"Desde septiembre de 2018 hasta ahora [agosto de 2019] no hemos visto ninguno más" procedente de Cuba, dijo el Dr. Almuedo a Radio Televisión Martí. "Hemos visto un nuevo caso de zika, pero viene de Tailandia".

No hay un solo caso que llegue al hospital con fiebre y no sea sometido a exámenes de laboratorio para determinar si contrajo dengue, zika o chikungunya, asegura.

"Les hacemos todo: la PCR, que es una detección molecular para ver si hay virus circulante, y hacemos también inmunoglobulinas, que serían las defensas que uno fabrica contra estas enfermedades", explica el Dr. Almuedo, y acota que el Hospital Clínico y Provincial de Barcelona es un centro de referencia a nivel del Estado español.

"Tenemos mucho dengue, vale; sí que hemos detectado mucho dengue, pero lo que es zika hemos detectado uno, y sería de Tailandia", subraya el especialista barcelonés.

Sin embargo, en Cuba...

"No conocemos estadísticas exactas de muertos y de enfermos, pero es serio; uno a diario vive esta situación y genera un tanto de paranoia", declaró el Dr. De la Cruz Bañobre en octubre. "A mí me está pasando: a cada rato usted oye que murió Fulanito, o que se llevaron a Menganito sangrando con las plaquetas bajas".

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:57 0:00

Los problemas con el abastecimiento de agua complican la situación en Palma Soriano, en la provincia de Santiago de Cuba, comentaba el médico, pues la gente acumula agua en cualquier depósito, sin condiciones, "porque el Estado cubano no vende recipientes adecuados, herméticos, con tapa". Él mismo dice haber sufrido un dengue hemorrágico el año pasado.

De acuerdo con el Dr. Zamora Rodríguez, el gobierno intenta que la población cumpla precauciones difícilmente aplicables en medio de la escasez de agua.

"Lo único que están usando como variante es la presión sobre la población por medio de las multas, pero esto no se resuelve, pues el agua viene por intermitencias, hay que almacenarla y es lógico que la mayoría de los recipientes, cisternas y demás [envases] que preparan para almacenar el agua no cuentan con la seguridad necesaria para que el mosquito no deposite sus huevos", dijo el Dr. Zamora Rodríguez.

Por si fuera poco, le contó el médico a la reportera de Radio Televisión Martí Ivette Pacheco, los agentes químicos -fundamentalmente petróleo- del humo de la fumigación provocan enfermedades obstructivas crónicas.

"Entonces las personas están viviendo esa cotidianidad dura, amarga, con esta situación de que se llevan a un vecino, se llevan a un familiar y que se me muere uno y nadie sabe las estadísticas y la gente se enferma muchísimo y los hospitales llenos, abarrotados, y los otros locales que han dispuesto para ingresar a estas personas fuera del hospital también llenos", comentó el Dr. Cruz Bañobre.

"Es una situación tensa", añadió. "Las autoridades sanitarias a veces muestran un ánimo de esquivar la situación, de no informarla, y la situación es real y es crítica".

Desde Songo la Maya, en Santiago de Cuba, el Dr. Roberto Serrano dijo en octubre a Pacheco que muchos enfermos de dengue preferían quedarse en sus casas porque las condiciones higiénicas de los hospitales y los centros de internamiento habilitados por las autoridades sanitarias eran desastrosas.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:28 0:00

"Ellos [los funcionarios del gobierno] tratan de culpar a las personas de las desgracias, de las epidemias, pero el principal causante todo el mundo sabe que es el Estado, que ha sido incapaz de mantener un ambiente limpio y adecuado", dijo el médico.

La prensa oficialista cubana tampoco ha reportado un solo caso de muerte por dengue en la isla. Sin embargo, la agencia estatal Prensa Latina publica sin demora que en República Dominicana hubo 47 fallecimientos provocados por la enfermedad.

¿Cuál es más peligroso para adultos: dengue o zika?

Aunque durante los primeros días los síntomas de las cuatro enfermedades transmitidas por los mosquitos Aedes (dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla) pueden confundirse, hay "ciertas cosas" que se ven más en una enfermedad que en la otra, explica la Dra. Aileen Marty.

"Vamos a hablar de zika y dengue, que son particularmente importantes: el dengue porque es un problema bárbaro por todas las Américas y por las [regiones tropicales] en todo el mundo, y es una enfermedad que puede tener consecuencias a largo plazo; mientras que con el zika, normalmente una persona adulta que se contagia con ese virus no va a tener problemas a largo plazo, a menos que sea una mujer embarazada, y entonces el nené puede que no nazca vivo, o con complicaciones muy graves como la microcefalia".

La conjuntivitis es una de las cosas que suelen verse más en pacientes de zika que en pacientes de dengue, explica la Dra. Marty. En pruebas de laboratorio rápidas, también se hace el conteo de monocitos y plaquetas, añade.

"Porque esos están normales en las personas que tienen zika, y muy bajos en las que tienen dengue, una de las razones por las cuales el dengue es más peligroso para la persona adulta que el zika", explica la experta.

A la pregunta de cómo puede una economía en crisis abastecerse de los recursos médicos necesarios para evitar una pandemia -que este 2020 representa un peligro real en Cuba-, se antepone otra: ¿Cómo puede un gobierno que niega constitucionalmente a sus ciudadanos el éxito de la iniciativa privada auspiciar una economía que garantice realmente la salud pública sin depender de una provisión foránea?

Entrevistado por The New York Times, el investigador de la Fundación Oswaldo Cruz, en Río de Janeiro, y profesor adjunto en la Universidad de Pittsburgh, Ernesto T. A. Marqués, hizo el año pasado una alerta que aún no ha pasado de serlo: "La pregunta no es si habrá otro brote de zika o no, sino cuándo ocurrirá".

Las entrevistas, las consultas con especialistas y la búsqueda de datos para esta investigación fueron realizadas entre agosto y diciembre de 2019. Gracias a los colegas de Radio Televisión Martí Ricardo Quintana, Ivette Pacheco, Yolanda Huerga y Alejandro Zayas Bazán por facilitar el contacto con algunos entrevistados. Para concluir la redacción se revisaron hasta última hora estadísticas de la Organización Panamericana de la Salud que aún hoy siguen actualizándose. El martes fueron inútiles los esfuerzos para obtener una reacción del ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda. Su despacho remitió en dos ocasiones a Radio Televisión Martí a la jefa del Departamento de Comunicaciones del MINSAP, Georgina Pérez Alvarez, en cuya oficina alguien que se identificó como Marcos dijo una vez que estaba almorzando y otra que había ido a reunirse con el ministro, antes de que ninguna de las llamadas posteriores fueran respondidas.

Vea todas las noticias de hoy

Cuba con una de las tasas de incidencia de COVID-19 más altas del mundo

Hombre con máscara en las calles de La Habana, el 17 de septiembre de 2021 (Yamil Lage / AFP).

Cuba confirmó al cierre del 17 de septiembre 8.517 nuevos enfermos de Covid-19 y acumula 792.933 casos desde el inicio de la pandemia, según el parte diario emitido por el Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Con una población de 11,2 millones de habitantes, Cuba mantiene una de las tasas de incidencia más elevadas del mundo con 1.073 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 15 días.

En las últimas 24 horas murieron 57 personas por complicaciones derivadas de la enfermedad, lo que eleva la cifra total de fallecidos a 6.733.

Más de 39.000 personas están confirmadas con el virus en Cuba, 145 de ellas se encuentran en estado crítico y 320 graves.

Dos provincias registraron más de 1.000 casos: Pinar del Río con 1.639 y Sancti Spíritus con 1.131. Las Tunas notificó 864 nuevos positivos.

Más de 4,4 millones (39% de la población) han completado el esquema de tres dosis de las vacunas Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus.

Cuba no es parte del mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud creado para que las naciones de ingresos medios y bajos accedan a las vacunas, ni tampoco las ha comprado en el mercado internacional.

Médicos y activistas en Cuba alertan sobre la dramática situación del COVID-19

Personas caminando por las calles de La Habana durante la pandemia. REUTERS/Alexandre Meneghini

Cuando las autoridades sanitarias del país reportan más de 8 mil nuevos contagios, crecen los reclamos de médicos en Cuba ante las pésimas condiciones de trabajo y la falta de recursos para el enfrentamiento al COVID-19.

Varias fuentes desde la isla dijeron a Radio Televisión Martí que son muchos los fallecidos por la pandemia que no están apareciendo en el reporte oficial del Ministerio de Salud Pública.

Los entrevistados también expresaron su preocupación con el anuncio gubernamental de reabrir en noviembre las fronteras nacionales para recibir al turismo internacional.

El doctor Wilson Sánchez, que trabaja en el Centro Clínico Noel López, en el municipio de Mayarí, provincia de Holguín, denunció en redes sociales la situación que enfrenta el personal de salud.

“No tenemos recursos, falta el oxígeno y medicamentos adecuados, no queremos ver morir a más pacientes. El personal de la salud acá está siendo tratado con tal despreocupación que da lástima. No hay un baño con la mínima higiene, no hay un cuarto decente para descansar, ni siquiera un simple tomacorriente para poner un ventilador, tampoco hay sábanas, la alimentación da miedo, aún cuando estamos trabajando 24 horas sin un minuto de descanso”, argumentó el galeno.

Desde Guaro, en Mayarí, la activista Teresa Miranda Céspedes, declaró: “El personal de la salud está estresado, días atrás hubo una cantidad de muertos aquí que eran uno detrás del otro”.

Pinar del Río, es el epicentro de la pandemia y el gobierno provincial ordenó a los carpinteros incrementar la fabricación de ataúdes, lo que implica que hay un incremento de los muertos, informó Esteban Ajete Abascal.

No hay manera de saber con exactitud el número de víctimas de Covid, dicen activistas desde Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:20 0:00

“El sistema de salud está quebrantado totalmente por la cantidad de casos que tiene, el hospital provincial Abel Santamaría ya en estos momentos no puede recibir más pacientes, hay carencia de oxígeno y no hay medicamentos disponibles”, comentó Esteban.

Baracoa es uno de los municipios con mayor índice de afectación por COVID en la provincia de Guantánamo, señala el comunicador Emilio Almaguer.

“Cada mañana cuando abrimos la red, principalmente Facebook, ahí vemos la verdad de lo que está ocurriendo, vemos los casos de personas, de amistades, de familias que están falleciendo diariamente en el pueblo”, afirmó el periodista.

Hay preocupación entre la ciudadanía en Morón, en la provincia de Ciego de Ávila, por la próxima reapertura de Cayo Coco y Cayo Guillermo, además, el miércoles último fue sustituido Amaury Musa Lara como Primer Secretario del Partido en el municipio, al parecer por el mal manejo de la crisis con la pandemia, reporta la periodista de la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA) Dairis González Ravelo .

“Aquí todos los días sigue habiendo más personas infestadas y más muertos. La información oficial de que hay una disminución es un cuento, es simplemente dar la apariencia de que todo está bien para poder reabrir el aeropuerto y la entrada de turistas”.

Diasniurka Salcedo, que reside en Alquízar, Artemisa, está afectada con el coronavirus junto a su familia, y decidió enfrentarlo en casa porque los hospitales están en pésimas condiciones.

“Aquí en Alquízar falleció un menor hace dos días, han fallecido varias embarazadas, nosotros tuvimos un día con 13 muertos y el siguiente con 16, solamente en el municipio”, dijo la activista.

El poblado de Baire, en el municipio de Contramaestre en la provincia de Santiago de Cuba, tiene muchos casos de coronavirus y no hay nada para combatirlo, comentó Fernando Guinarte.

“Aquí en Baire, ya habían tres fosas comunes, ahora acaban de hacer cinco más para enterrar a los fallecidos por Covid-19 y los enterramientos se realizan por las noches”, apuntó Fernando.

Desde Santa Clara, el cuentapropista Yoel Espinosa Medrano concluye que las medidas tomadas en el territorio no han dado resultado.

“Cada día mueren más personas y se contagian más personas, por tanto la estrategia implementada por las autoridades, tanto de salud, así como del gobierno, no están surtiendo un efecto positivo en la población villaclareña”, enfatizó Medrano.

Cuba volvió a superar el jueves los 8 mil casos nuevos de Covid-19 en un día, después de varias jornadas con una ligera disminución de contagios, según los datos oficiales, que no han sido confirmados de manera independiente.

El Ministerio de Salud Pública dijo hoy que el 16 de septiembre se registraron 8 mil 291 casos nuevos y 75 fallecimientos, lo que eleva a 784 mil 416 el total de contagios y a 6 mil 676 la cifra de muertos desde que comenzó la pandemia el año pasado.

De acuerdo con el reporte oficial, permanecían ingresados 94 mil 825 pacientes, de ellos 52 mil 717 con síntomas sospechosos, 39 mil 075 confirmados activos y el resto en vigilancia epidemiológica.

Un total de 145 personas se encontraban en estado crítico y 319 graves.

Pinar del Río continúa siendo el epicentro de la pandemia con 1, 629 casos nuevos en la jornada, seguido por Sancti Spíritus con 899 y Camagüey con 823, entre las provincias más afectadas.

La agencia de prensa Efe reporta hoy que Cuba mantiene una de las tasas más elevadas del mundo con 1.059 casos por cada 100 mil habitantes en los últimos 15 días.

Régimen comunista prohíbe a sacerdote golpeado y detenido en las protestas viajar fuera de Cuba

El padre Castor José Álvarez Devesa durante una visita al OCDH.

El régimen cubano prohíbe viajar fuera del país al sacerdote camagüeyano Castor José Álvarez Devesa, abiertamente crítico al régimen de La Habana y quien ha dado respaldo a la oposición cubana en numerosas ocasiones, por ser considerado de “interés público”, según dio a conocer el portal digital independiente La Hora de Cuba.

El Padre Castor, quien cumple con los estrictos cánones de su religión, no es indiferente a la situación que se vive en la isla y sus homilías se han convertido en referente público rebasando los muros de su iglesia y, aunque su lenguaje no es incendiario, es evidente que sus palabras son el eco de la mayoría descontenta.

Durante las jornadas de levantamiento popular ocurridas el pasado 11 de julio en toda la isla, el Padre Castor comentó en las redes sociales que “después de rezar y pedir consejo”, decidió salir a las calles de Camagüey, junto a los más necesitados, de lo cual, resultó brutalmente golpeado, terminando encerrado en un calabozo.

Poco antes de las celebraciones por el Día de la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba, el oficial de la Seguridad del Estado que atiende los “Asuntos Religiosos”, identificado como "Abel", comunicó “a Wilfredo del Pino Estévez, arzobispo de Camagüey, que el Padre Castor no podía oficiar misa ese día en la comunidad católica de Vertientes, dada la gravedad de la Covid en el territorio”, informó La Hora de Cuba.

“Lo que resultó polémico tratándose de la única misa suspendida en suelo agramontino y de un sacerdote que incomoda al régimen con su proyección contestataria”, agregó el diario digital independiente.

Castor es firmante de varias cartas que en los últimos meses han criticado abiertamente la difícil realidad de Cuba. En 2018 el religioso firmó, junto a los también curas José Conrado Rodríguez y Melvis Roque, una carta dirigida a Raúl Castro en la expusieron la necesidad urgente de celebrar elecciones libres y en julio de 2017 se atrevió a oficiar una misa a la sede de las Damas de Blanco.

“Ayer (14 de septiembre) fui al carnet de identidad (Oficina de Trámites) y pregunté […] me dijeron que no podía salir del país por “interés público”, declaró el sacerdote a La Hora de Cuba.

El término “interés público” no se recoge en el Código Penal cubano, tampoco en la Constitución.

Atendiendo a la ley de migración cubana, las prohibiciones de viajar fuera de la isla son impuestas a una persona “que esté pendiente al cumplimiento de una sanción penal o medida de seguridad”.

“Tales motivos no constan en la prohibición del sacerdote, sino el ambiguo “interés público”, que viola flagrantemente el derecho de toda persona a salir de su país”, denuncia la publicación.

El régimen cubano establece la política de "regulados" como castigo a los ciudadanos que se oponen o expresan opiniones contrarias a sus intereses.

Otorgan Medalla de la Libertad a Félix Rodríguez, exagente CIA que participó en la captura de Ernesto "Che" Guevara

Félix Ismael Rodríguez, miembro de la Brigada 2506, quien participó en la captura de Ernesto Guevara en Bolivia en el año 1967, habla sobre el impacto del Museo de la Brigada de Asalto 2506.

Florida otorgó este jueves la Medalla de la Libertad del Gobernador al cubano-estadounidense Félix Rodríguez, veterano de la Brigada de Asalto 2506, que en 1961 pretendió derrocar a Fidel Castro y tomar el poder en la isla, además de excombatiente en la Guerra de Vietnam (1955-1975).

En un acto celebrado en el museo de la Asociación de Veteranos de Bahía Cochinos, Brigada 2506, en la ciudad de Hialeah Gardens, el gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, otorgó a Rodríguez una de las máximas distinciones que otorga el estado, en reconocimiento a su "lucha por la libertad".

"Es un reconocimiento bien merecido", dijo DeSantis sobre la medalla otorgada a Rodríguez, una de las figuras clave en la operación de la CIA que capturó a Ernesto Che Guevara y culminó en su ejecución.

El agente retirado de la CIA, que reside en Miami y es uno de los fundadores del museo que recuerda a los participantes de la fallida invasión de Bahía de Cochinos, agradeció el reconocimiento en nombre suyo y de todos los que "entregaron su vida por la libertad".

Visiblemente emocionado, Rodríguez compartió el premio con su esposa, Rosa, la "persona más importante de su vida" y quien hizo de madre y padre de sus dos hijos "por tantos años", mientras el exagente estuvo destacado en diversas misiones.

Durante el acto participaron varios funcionarios así como el excongresista de Florida Esteban Bovo, quien, entre otras anécdotas, recordó el respeto que imponía Rodríguez en la sede de la CIA.

Asimismo, la vicegobernadora de Florida, Jeanette Núñez, dijo que la medalla honra a "una leyenda" y a "una persona que dedicó su vida a defender la causa de la libertad", y que como hija de exiliados cubanos ello le suponía una emoción especial.

Núñez, como muchos de los participantes del acto, cerró su alocución con la promesa de una "Cuba libre" en el futuro.

La medalla de es la segunda que entrega DeSantis, tras haber otorgado la primera en abril pasado a Bobby Bowden, exentrenador de fútbol americano de la Universidad Estatal de Florida.

De flamante creación, la medalla se impone a "cualquier persona que haya hecho una contribución especialmente meritoria a los intereses y ciudadanos del estado, su cultura u otra actividad pública o privada importante".

"El Consejo de Derechos Humanos acaba de dar la espalda a los ciudadanos cubanos"

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. Fabrice COFFRINI / AFP

Una declaración respaldada por decenas de firmantes asegura que el Consejo de Derechos Humanos acaba de dar la espalda a los ciudadanos cubanos, al no condenar la ofensiva de represión desatada contra el pueblo en general desde el pasado 11 de julio.

El texto titulado "Del lado de los ciudadanos, no de los Estados", fue divulgado este viernes por integrantes del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, miembros de distintas organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos en general.

El pasado 16 de julio, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, había hecho un llamado a la urgente liberación de todas las personas que han sido detenidas por ejercer su derecho a la libertad de reunión pacífica o a la libertad de opinión y expresión y dijo estar "muy preocupada por el presunto uso excesivo de la fuerza en contra de manifestantes en Cuba y el arresto de un gran número de personas, entre ellas varios periodistas".

Sin embargo, la funcionaria no incluyó a Cuba en su informe global sobre los países que violan los derechos humanos, presentado esta semana, un hecho que de acuerdo a la declaración constituye una oportunidad perdida para entender las realidades sociales y políticas del país comunista.

El opositor Manuel Cuesta Morúa dijo a Radio Martí que muchos cubanos se quedaron "boquiabiertos con esa ausencia y con ese silencio".

Declaraciones de Manuel Cuesta Morúa
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:55 0:00

"En un minuto en que todos pensamos que efectivamente el primer informe o el informe del Consejo de Derechos Humanos sobre el comportamiento de los derechos humanos en el mundo iría a incluir a Cuba, nos quedamos realmente estupefactos con la noticia totalmente absurda de lo que una amiga ha llamado "el elefante blanco" en el Consejo de Derechos Humanos. No apareciera mencionado ni una vez. No había ninguna justificación para no mirar hacia Cuba en uno de los momentos más importantes de su historia. Y cuando digo 'momento más importante de la historia' me refiero a la historia nacional. No había de ninguna manera justificación para que la Alta Comisionada de Derechos Humanos, Michelle Bachelet, no se fijara en dos cosas fundamentales: la brutal represión, teniendo en cuenta la naturaleza estrictamente pacífica de las masas, desde el Estado, y que el mismo Estado llamara a la violencia civil. Eso debió haber llamado la atención poderosamente de el Consejo de Derechos Humanos y haber reflejado el caso de Cuba", explicó Cuesta Morúa.

A continuación reproducimos el texto íntegro de la declaración "Del lado de los ciudadanos, no de los Estados":

Las manifestaciones pacíficas de las jornadas de julio en Cuba, inéditas en nuestra historia nacional, merecieron la viva atención y el acompañamiento del mundo democrático. Su represión por un gobierno no electo solo mereció una débil declaración de parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, liderado por la Sra. Michelle Bachelet, su Alta Comisionada. Una declaración que fue presentada, además, como supuestos que contradecían hechos bien documentados en miles de imágenes; testimonios, al mismo tiempo, del clamor de los ciudadanos cubanos y del ataque brutal de las turbas paramilitares y de los cuerpos represivos en toda la isla.

Con un agravante que el Consejo de Derechos Humanos, en forma también inédita, pasaba por alto: la violencia civil generalizada y la escala nacional se inicia en Cuba, también por primera vez en nuestra historia, por mandato de un Estado que se reafirma y reafirma la violencia como modo de administrar las demandas pacíficas y colectivas de la sociedad, en contra de la ley y de los derechos constitucionales de los ciudadanos. Un precedente que va contra los principios y el espíritu mismo de las Naciones Unidas. Los Estados que declaran la guerra a sus ciudadanos contribuyen a la inestabilidad mundial.

Los abajo firmantes, integrantes del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, de otras tantas organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos en general, considerábamos que la construcción cívica de las mayorías, interrumpida por la violencia política de una minoría atrincherada en el Estado, contaría con el respaldo del Consejo de Derechos Humanos en lo que toca a los derechos y a la integridad ciudadana. Pero el Consejo de Derechos Humanos acaba de darle la espalda a los ciudadanos cubanos para colocarse al lado del Estado. Y de una manera que, en el contexto del Caribe, preocupa especialmente a la comunidad civil y prodemocrática cubana por el sesgo racista de la represión de las jornadas de julio que criminalizan y racializan la protesta civil.

Con el silencio sobre Cuba en el informe mundial sobre el comportamiento de los derechos humanos, este Consejo de las Naciones Unidas perdió la oportunidad de entender las realidades sociales y políticas de nuestro país. Un lujo que no deberían darse muchos de los organismos internacionales que van perdiendo relevancia y credibilidad ante las explosiones de la ciudadanía y la crisis de las instituciones estatales y supranacionales que dicen representarla.

La presidencia de este Consejo había despertado cierta sensibilidad para los derechos humanos en América Latina. Su presidenta es hija de Alberto Bachelet, general de brigada de la Fuerza Aérea de Chile y miembro del gobierno de la Unidad Popular liderado por Salvador Allende que, tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, fue detenido y fallece en prisión. Junto a su madre, Michelle Bachelet pasa a la clandestinidad, y más tarde resultan detenidas y torturadas antes de partir al exilio político.

Como con Venezuela y Nicaragua, la analogía de esta dura experiencia con la situación cubana es manifiesta. Pero, contrario a los constructores de la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial, que sufrieron los horrores del nazismo y construyeron una mancomunidad fundada en los valores, la presidencia de este Consejo no ha tomado la experiencia como punto de partida para construir y fortalecer un mundo basado en esos valores que alimentaron un nuevo orden centrado en los derechos de la persona humana y en la ciudadanía. En tal sentido, solo ha debilitado los reflejos institucionales, el paradigma y la consistencia en la lucha por los derechos humanos en el mundo.

Los silencios del Consejo de Derechos Humanos han sido ruidosos en América Latina. Silencio prolongado frente a las violaciones flagrantes de un Estado fallido como el de Venezuela, hasta que las presiones y las realidades desbordaran la capacidad de indiferencia del Consejo. Silencio en Nicaragua, hasta que el retorno de las técnicas somocistas rebasase los usos de las frías burocracias de las Naciones Unidas ante el escándalo humanitario. Silencio en Cuba, probablemente hasta el momento en el que el crimen de Estado pase por la normalización de informes deshumanizados que nunca traducirán ni reflejarán la tragedia por la que están atravesando ahora mismo miles de jóvenes y de familias en Cuba.

A 20 años de su creación, el Consejo de Derechos Humanos, como acordó en su mandato inicial, merece una profunda reforma. A empezar por la composición de su liderazgo. Las virtudes de los estadistas no son transferibles a organizaciones que se basan en los valores. Las consideraciones geopolíticas, ideológicas, de simpatía, de intereses y electorales vician los fundamentos de organismos que nacen para promover, defender y proteger los derechos humanos a escala global.

Si los informes, las declaraciones y las acciones de instituciones concebidas para defender a los ciudadanos de los Estados dependen esencialmente de los cálculos basados en el voto ambicionado de esos Estados, los derechos humanos seguirán perdiendo terreno a escala global. Y a la desconfianza de la ciudadanía hacia las instituciones de sus propios países, se agregará la desconfianza hacia organismos que, alejados por su alcance, se desentienden de lo único que justifica su existencia: la primacía de los valores. Los derechos humanos lo son para todos. El privilegio de ciertas responsabilidades globales solo tiene la dimensión del coraje con el que se defienden los valores que la fundan.

Cabe recordar acá lo que una vez expresó Martin Luther King, “al final no recordaremos las palabras de nuestros enemigos sino los silencios de nuestros amigos”, es decir de aquellos con quienes supuestamente compartimos valores y principios.

Los abajo firmantes, integrantes del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, otros y otras de distintas organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos en general,

1. Pedro Acosta. Periodista Independiente

2. Ileana Alvarez. Directora de Alas Tensas.

3. Elías Amor Bravo. Presidente Unión Liberal Cubana

4. Alina Brouwer Guerra. The Education Project Corp.

5. MarthadelaTamayo González. Comité Ciudadanos Integración Racial. RFC. ACI

6. María Mercedes Benítez Rodríguez. Ciudadanos Observadores de Procesos Electorales.

7. Enix Berrio Sardá. Vicepresidente PDC

8. Lic. Amado Calixto Gammalame. Asociación Jurídica Cubana

9. Asunción Carrillo Hdez. Mujeres Democristianas. Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel

10. Armando Chaguaceda. Politólogo e Investigador

11. José Casares Soto. Mesa Diálogo de la Juventud.

12. Juan A. Madrazo. Coordinador del Comité Ciudadanos por la Integración Racial.

13. Iris Ruiz. Actriz y Activista. Movimiento San Isidro.

14. Amaury Pacheco, Poeta y Activista. Movimiento San Isidro

15. Michel Matos, Filósofo y Activista, Movimiento San Isidro

16. Yanelis Nuñez, Historiadora del Arte y Activista. Movimiento San Isidro

17. Carolina Barrero. Historiadora del Arte, Curadora y Activista

18. Mario Félix, Pastor

19. Alain Toledano, Pastor

20. Ángel Santiesteban, Escritor

21. Rafael Vilches, Poeta y Escritor

22. Boris González, Periodista Independiente, Vocero de la Mesa de Unidad de Acción Democrática

23. Dariem Columbié. Plataforma #Otro18.

24. Sara Cuba Delgado. Alianza Cubana por la Inclusión.

25. Manuel Cuesta Morúa. Arco Progresista/Cuba en Plural.

26. Yeris Curbelo Aguilera. Alianza Democrática Oriental.

27. Hildebrando Chaviano. Abogado y periodista. Centro para el Análisis de Políticas Públicas

28. Lázaro Javier Chirino Díaz. Periodista CiberCuba.

29. Eduardo Díaz Fleitas. Comité Coordinador UNPACU

30. José Díaz Silva. Presidente Movimiento Opositores por una Nueva República.

31. Victor Manuel Dueñas Otero. Presidente de la @NGFoundationNL

32. Lic Raydel Fernández. Vicepresidente financiero P&F. Activista de Derechos Humanos

33. Ileana de la Guardia. PsicoNeuróloga. Activista por los Derechos Humanos.

34. Rodolfo González González. Vicepresidente del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

35. Ernesto Gutiérrez Tamargo. Doctor en Derecho

36. Iván Hernández Carrillo. Secretario General de la Asociación Sindical Independiente de Cuba.

37. Esteban R. Hernández González. Centro Estudios para la Transición Democrática en Cuba.

38. Yanisey Hernández Medina. Embajada Cívica Cubana.

39. Nelva Ismarys Ortega Tamayo. Dra. En Medicina MGI. Unión Patriótica de Cuba

40. Dra. Eva Kubàtová. Post Bellum. República Checa

41. María Cristina Labrada Varona. Dama de Blanco.

42. Elena Larrinaga de Luis. OCDH. PDC. RFC.

43. Antonio José Ledezma Díaz. Abogado, ex Alcalde Mayor del Distrito Metropolitano de Caracas Diputado del extinto Congreso Nacional de Venezuela y ex Senador de la República y Vicepresidente de la Cámara, Gobernador del Distrito Federal.

44. Rafael León Rodríguez. Proyecto Demócrata Cubano (PRODECU)

45. Michael Lima Cuadra. Democratic Spaces. @ngotransations

46. Agustín Valentín López Canino. Bloguero y Activista

47. Félix Llerena. Embajador para Cuba de la organización Juventud y Democracia en las Américas.

48. Gabriel Mato Adrove. Diputado el Parlamento Europeo.

49. Carlos Millares Falcón. Presidente de la Fundación Sucesores.

50. Maria Elena Mir Marrero. CONIC. Confederación Obrera Nacional Independiente de Cuba.

51. Osvaldo Navarro Veloz. Comité Ciudadano por la Integración Racial y Proyecto D.Verso

52. Juan Alberto de la Nuez. Movimiento Ciudadano Reflexión y Reconciliación.

53. Lázara Sánchez Fiallo. Secretaria Ejecutiva de la Red de Apoyo en Camagüey del OCDH.

54. Gabriela Torres. Lda. En Marketing y Comunicación (desarrollo digital)

55. Jorge Luis Valdés Villazan. Coordinador de UNPACU.

56. Dra. Rita Martín. Narradora y ensayista.

57. Dawi Morejón. Activista de Derechos Humanos.

58. Abraham Rivera. Escritor y articulista sionista: desde Israel por Cuba

59. Dunia Medina Moreno. RFC. Democristianas Cuba. MUAD

60. Orlando Luis Pardo Lazo. Escritor

61. Zuleidys Pérez. Plataforma Femenina. Red de Líderes y Lideresas Comunitarias.

62. Roxilene Sotolongo Cruz. Mujeres Democristianas. Red Femenina de Cuba.

63. Omar Vento. Presidente Fundación Panamericana para la Libertad.

64. Humberto Viel Marín. Movimiento Opositores por una Nueva República

65. Anai Penalba. Movimiento Opositores por una Nueva República

66. Yanelis Cutiño. Movimiento Opositores por una Nueva República

67. Mario Hernández. Movimiento Opositores por una Nueva República

68. Jhonis Guevara. Movimiento Opositores por una Nueva República

69. José Hernández. Movimiento Opositores por una Nueva República

70. David Doubouchet. Movimiento Opositores por una Nueva República

71. Rolando Díaz. Movimiento Opositores por una Nueva República

72. Lázaro Mendoza. Movimiento Opositores por una Nueva República

73. Juan Lamas. Movimiento Opositores por una Nueva República

74. Juan A. Lamas. Movimiento Opositores por una Nueva República

75. Caridad Sánchez. Movimiento Opositores por una Nueva República

76. Francisco Díaz. Movimiento Opositores por una Nueva República

77. Maylen González. Movimiento Opositores por una Nueva República

Cargar más

XS
SM
MD
LG