Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cumbre de la CELAC: Cuba sigue siendo el chico malo de la clase

Un trabajador pinta una parte de un letrero de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

Mientras el General Castro fue presidente pro témpore, los servicios especiales que coordina su hijo, el coronel Alejandro Castro Espín, efectuó 6, 424 arrestos a opositores.

O es una estrategia de alto vuelo de los tanques pensantes de Latinoamérica, para intentar encarrilar al régimen autoritario vigente en Cuba desde hace 55 años. O concederle a los Castro un trato de alfombra roja, es una muestra más de la miopía política que prevalece entre la mayoría de los 33 mandatarios democráticamente elegidos en el continente.

Premiar a un autócrata con presidencias, sean en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU o en la CELAC, se antoja una recompensa política y diplomática demasiado presuntuosa para un gobierno que no ha hecho sus deberes en materia de derechos humanos.

La Habana sigue manteniendo una interpretación muy particular en el tema de la democracia y los derechos humanos. Para el régimen cubano, la democracia se circunscribe a permitir libertad de religión, acceso a educación, salud pública, deporte o cultura. Y a no permitir libertades de corte político.

Desde finales de los años 40 del siglo XX, en Cuba no se efectúan elecciones libres para elegir un presidente. Probablemente tengan su cuota de razón aquellos políticos que aseguran que con aislamientos y sanciones poco se resuelve.

Cincuenta y dos años de embargo comercial y financiero de Estados Unidos ha sido el escudo perfecto para izar una bandera de nacionalismo barato y camuflar el desastre y la pésima gestión económica de los hermanos de Birán.

Cuando Cuba era el paria del continente, excluido de todos sus foros, por orden de Fidel Castro los servicios especiales establecieron una subversión a gran escala en varias naciones de América Latina. A ello se suma que el antimperialismo existente en la isla despierta simpatías en algunos presidentes latinoamericanos.

Por razones oscuras, sabias o simplemente como una barrera de contención, en la Cumbre de la CELAC, efectuada en Santiago de Chile el 28 de enero de 2013, Raúl Castro fue designado presidente pro témpore hasta finales de enero de 2014, cuando traspasará su mandato a Costa Rica.

Como golpe de efecto, el 14 de enero, días antes de la celebración de la Cumbre en Chile, el régimen puso en marcha una apertura migratoria, que permitió viajar al extranjero a un segmento amplio de cubanos sin el beneplácito estatal.

Entre los que pudieron viajar había conocidos opositores. También como aval a Chile, Castro II llevó sus propuestas de transformaciones económicas que se vienen aplicando desde 2008 y una invitación a los empresarios a invertir en Cuba en un nuevo marco jurídico.

Las urgencias financieras de la isla y las dádivas arancelarias que ofrece el régimen verde olivo, pudieran ser una golosina para hombres de negocios de un continente en pleno crecimiento y que busca explorar nuevos caminos. Y Cuba se les antoja apetecible y virgen.

El argumento que ofrecen los funcionarios castristas es simple: aprovechen, después que desaparezca el embargo no podrían competir con Estados Unidos. Ya se sabe que cuando se habla de negocios y dinero, los políticos y empresarios suelen dejar a un lado el tema de la democracia y libertades. Dicen que no es su problema.

Por tanto, tomando el pulso de opinión a los políticos de los 33 países del continente, la evaluación hacia el régimen del General Raúl Castro es positiva. Se valora lo que se ve.

Y en la práctica, los demócratas de América observan a los disidentes viajando y hablando en cualquier tribuna del mundo. Y valoran bien las aperturas microeconómicas y familiares.

Acorde con esa línea de pensamiento, los políticos comprometidos con la democracia en el continente, cortejarán los avances de la 'nueva Cuba' y concluirán que cuando estuvo excluida del concurso de naciones libres, Fidel Castro mantuvo prohibiciones absurdas y una férrea represión.

Castro II tiene aliados sólidos entre los 33 países del continente. Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y algunas islas del Caribe, alegremente aplauden su discurso. Brasil, Uruguay y Argentina, camaradas de viajes en determinadas etapas de sus vidas, aunque mantienen cierta distancia, le pasan la mano por la espalda al mandatario cubano.

La CELAC es un grupo de naciones que se alistan en diferentes bloques económicos. Algunos apuestan por tratados de libre comercio con Estados Unidos, es el caso de México. Luego está el Mercosur. Y el ALBA, una organización comercial que hasta ahora poco ha logrado, excepto beneficios para Cuba y sus socios, que adquieren petróleo a precio de saldo.

Con una nueva dinámica política en América y con Estados Unidos que sigue mirando a Asia y Medio Oriente, los estadistas continentales trazan sus estrategias. Con la decisión de elegir a Raúl Castro al frente de la CELAC durante un año, han querido mostrar su diversidad, su tolerancia y la vocación unitaria de las naciones de esta parte del mundo.

Lo que no quieren ver ni escuchar algunos mandatarios latinoamericanos es que el gobierno cubano sigue reprimiendo a la disidencia y prohibiendo otras organizaciones políticas.

Tomen nota. Mientras el General Castro fue presidente pro témpore, los servicios especiales que coordina su hijo, el coronel Alejandro Castro Espín, efectuó 6, 424 arrestos a opositores. Los activistas Sonia Garro y Ramón Muñoz, un matrimonio de la raza negra, el próximo mes de marzo cumplirán dos años tras las rejas sin juicio.

Aun está vigente una Ley 88, llamada Mordaza, que condena a 20 o más años de cárcel a un periodista que ejerza su oficio sin la autorización del régimen. Cuba es la única nación del continente donde es ilegal la oposición al gobierno o creación de un partido o movimiento político.

El régimen de Raúl Castro sigue siendo el chico malo de la clase. Las estrategias a largo plazo, con vistas a reformar el estado de cosas en Cuba, es algo que todavía está por ver.

En la agenda de presidentes soberanos y demócratas de Brasil, Colombia, Chile, México o Argentina que participarán en la Cumbre de la CELAC en La Habana, no se contempla ninguna reunión con la disidencia. Ni siquiera una foto.

Vea todas las noticias de hoy

32 casos nuevos de COVID-19 en Cuba

Cubanos viajan en guagua. (REUTERS/Alexandre Meneghini).

El Ministerio de Salud de Cuba informó que al cierre del sábado se confirmaron 32 casos nuevos de coronavirus, con un acumulado de 6.566 en la isla.

Se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínica epidemiológica 3,853 pacientes, de ellos: sospechosos 830, en vigilancia 2.585 y confirmados 438.

De los 32 casos nuevos diagnosticados, 28 son cubanos y cuatro extranjeros; 27 fueron contactos de casos confirmados, uno sin fuente de infección precisada y cuatro con fuente de infección en el extranjero.

Ocho son mujeres y 24 hombres. El 56,2% de los casos positivos fueron asintomáticos.

55 nuevos casos de coronavirus en Cuba, 17 son extranjeros

Un hombre usa máscara para evitar contagio de COVID-19. (Yamil LAGE / AFP)

Al cierre del día de ayer se confirmaron 55 casos nuevos, con un acumulado de 6.534 en el país según datos ofrecidos por el Ministerio de Salud en Cuba que desglosó en 38 cubanos y 17 extranjeros.

Del total de casos, 33 fueron contactos de personas confirmadas, 3 sin fuente de infección precisada y 19 con fuente de infección en el extranjero.

La residencia por provincia y municipio de los casos autóctonos son:

-Pinar del Río con 12 casos que se distribuyen 8 en Consolación del Sur, 2 en Pinar del Río, 1 en Guane y 1 en Sandino.

-Sancti Spíritus superó a Pinar del Río al registrar 16 casos, de ellos 11 son de la ciudad cabecera del mismo nombre, 4 de Cabaiguán y 1 de Fomento.

-Ciego de Ávila reportó 6 casos, esta vez 5 son de la ciudad cabecera provincial del mismo nombre y 1 del municipio de Ciro redondo.

-La Habana sumó 2 casos, 1 en Regla y 1 en Cotorro.

Los 19 cadetes con COVID-19 en la Interarmas Antonio Maceo y las pesquisas por Caimito

Cadetes en curso de la Escuela Militar Antonio Maceo

La nota de las personas con COVID-19 en Cuba de este viernes 23 de septiembre, tenía una característica singular, en la provincia de Artemisa, todos los enfermos eran del mismo municipio, el de Caimito. Y los datos sobre los pacientes eran una copia.

Los 19 enfermos de la lista relacionada a Artemisa tienen edades que oscilaban entre los 17 y los 21 años, y todos tenían la misma cifra de contactos en vigilancia, la de 189, que se encuentran bajo observación epidemiológica.

Según la prensa local, se ha confirmado que los enfermos son de la Escuela Interarmas Antonio Maceo (Unidad Militar 3088), que está en el municipio de Caimito, en las cercanías de Ceiba del Agua.

Los cadetes, en su mayoría del primer curso, son los que más se han contagiado en la pandemia.

Graduación de escuela militar Antonio Maceo en el 2020
Graduación de escuela militar Antonio Maceo en el 2020

El colegio militar es el centro de trabajo por excelencia de cientos de vecinos de la zona, que a diario asisten a sus labores en la escuela de cadetes. Y es por ello que en la tarde de este viernes las autoridades de salud del municipio Caimito se han lanzado a realizar pruebas (PCR) a los residentes del área, que en su mayoría laboran como trabajadores civiles de las FAR o tienen un familiar que allí trabaja y viven todos en los poblados de Ceiba del Agua, Vereda Nueva, Guayabal, Pueblo Nuevo y la localidad cabecera del municipio.

El centro educacional, que fuera trasladado a esa localidad en 1964, se ubicada en lo que fuera el Instituto Cívico-Militar que creara en Cuba en la década del treinta del siglo XX, por el entonces Coronel Fulgencio Batista.

A inicios del pasado mes de junio de este año se graduaron cientos de oficiales con el grado de teniente en la escuela Antonio Maceo, en un acto que asistió el mismo ministro de las FAR, el general de cuerpo de ejército Leopoldo Cintra Frias, sancionado por el gobierno de Estados Unidos.

Violan privacidad de enfermos de COVID-19 en Cuba al marcar sus casas

REUTERS/Alexandre Meneghini

Viviendas con personas contagiadas de coronavirus en Cuba son marcadas por las autoridades de salud de la isla, una práctica aplicada en las últimas semanas y que ha sido criticada por profesionales quienes recuerdan la importancia de proteger la privacidad de los ciudadanos.

Marcan las casas de familias con coronavirus
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:19 0:00

Se trata de un sello que se pega en la fachada dejando claro que ahí reside una persona contagiada con el virus y que se ha estado aplicando en Matanzas, La Habana y Pinar del Río, dijeron a Radio Televisión Martí cubanos consultados.

La activista Leticia Ramos Herrería residente en Cárdenas, Matanzas, la describió como "una pegatina redonda con algo rojo en el medio" que pudo ver una casa del reparto 13 de marzo.

En La Habana, en la calle Zanja, se pudieron ver esos carteles, publicó recientemente el diario 14ymedio mientras que un residente en Guane, Pinar del Río confirmó que también allí han puesto las pegatinas.

Las acciones atentan contra la privacidad del paciente, asegura Laritza Diversent una abogada cubana residente en Estados Unidos.

"Aunque está estipulado en el código de ética médica, en Cuba no está legislada la protección a la privacidad de los pacientes", precisó la jurista.

Dos médicos también se refirieron a la protección del paciente.

"Eso va contra toda ética médica y se está violando todo el derecho que tiene la persona de decir o no decir que está enfermo", dijo Nelson Gandulla médico cubano, exiliado en España donde ejerce la profesión.

La doctora y activista Nelva Ismaray Ortega, residente en Santiago de Cuba, coincide con Gandulla y recordó que "el juramento hipocrático del médico sobre la privacidad del paciente es lo más importante y se está violando".

La antropóloga Miriam Celaya, residente en la capital dijo que también existe la "mansedumbre habitual de las personas que no conocen sus derechos".

Precisó que una pegatina en su puerta de inmediato la quita "porque así como no existe una ley que prohíbe ponerla, tampoco existe una que dice que yo tengo que aceptarlo".

A su juicio los ciudadanos están expuestos a las "arbitrariedades de la dictadura por un lado y por otro la ausencia de derechos" y señaló que lo más grave es que la población "no tiene conciencia de sus derechos ciudadanos".

Piden sanciones de 12, 10 y 6 años a los acusados de vínculos con "Clandestinos"

Activista en Miami acusada de financiar al grupo “Clandestinos”

La Fiscalía General Cubana solicitó para tres cubanos acusados de pertenecer al grupo anónimo Clandestinos sanciones de 12, 10 y 6 años por los delitos de "difamación de las instituciones y organizaciones de los héroes y mártires, de carácter continuado" y “daños al patrimonio cultural”, según divulgó el Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

A Panter Rodríguez Baró le piden 2 años por “difamación de las Instituciones y organizaciones de los héroes y mártires de carácter continuado” y 10 años por el de “daños al patrimonio cultural”.

Petición Fiscal
Petición Fiscal

En el caso de Yoel Prieto Tamayo la petición fue de 2 años por “difamación de las instituciones y organizaciones de los héroes y mártires” y 8 por “daños al patrimonio cultural”.

Para Jorge Ernesto Pérez García la fiscalía solicitó una sanción conjunta de 6 años por los mismos delitos, precisó en la nota el OCDH.

Esther Baró, madre de Panter Rodríguez, dijo a Radio Televisión Martí que él está en la “Sección 47” de la cárcel Combinado del Este y se comunican por teléfono dos veces a la semana.

Dijo que la familia está a la espera del juicio "a ver qué pasa", porque en el caso de que haya cometido ese delito del que lo acusan, "no es para que le pidan tantos años de cárcel”.

Panter Rodríguez Baró y Yoel Prieto Tamayo, que no están afiliados a ninguna organización opositora y "presuntamente" son miembros del grupo “Clandestinos” fueron considerados en septiembre de este año convictos de conciencia por la organización Cuban Prisoners Defenders (CPD).

En enero de 2020, luego de varias semanas en que estuvieron ocurriendo en algunas zonas publicas del país acciones de vandalismo contra estatuas del héroe nacional cubano José Martí, las autoridades informaron del arresto de dos cubanos a los que acusaron de ser miembros del grupo.

En la publicación del diario Granma precisaron que los detenidos habían realizado pintadas de varios bustos de Martí y vallas públicas en La Habana que aparecieron cubiertos de pintura roja.

El llamado movimiento Clandestinos aseguró que los dos hombres que las autoridades cubanas detuvieron, y mostraron en fotos, por el presunto acto de vandalismo, no eran parte del grupo.

Cargar más

XS
SM
MD
LG