Enlaces de accesibilidad

Crisis Migratoria

Cubanos, haitianos y africanos se aglomeran en aldea indígena de Panamá

Servicio Nacional de Fronteras en La Peñita, ubicada en Metetí, en el Darién panameño.

En Peñita, una aldea indígena enclavada en la selva del Darién panameño, la ribera del río Chucunaque está plagada de pequeñas embarcaciones en las que cada semana llegan centenares de migrantes en su peligrosa ruta hacia un futuro incierto en Norteamérica.

Las aguas se agitan por momentos debido a las copiosas lluvias típicas de esta época del año, lo que no impide que los migrantes, hombres, mujeres y muchos niños de todas las edades y procedentes del Caribe, Asia y África, conviertan el caudal marrón de este río en un rudimentario balneario para asearse y lavar sus ropas.

Con la muerte al acecho

"En esa selva he tenido suerte (...) yo mismo vi personas muertas allí", comentó a Efe Joseph Casseus, un haitiano de 40 años que viaja con su esposa embarazada, de 39 años, y que tras vivir varios años en Brasil decidió "buscar otro camino ... a ver si llegamos a Estados Unidos".

"No tenemos familia aquí", argumentó Joseph al descartar la idea de quedarse en Panamá, a donde han llegado por el río y a pie por la selva, límite natural con Colombia, más de 11.100 migrantes sólo este año en su tránsito hacia el norte, según cifras del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront).

Lo tortuoso del viaje es descrito por varios migrantes haitianos y cubanos que están en una especie de campamento temporal de ayuda humanitaria regentado por Senafront en Peñita.

Un total de 1.516 haitianos, cubanos y otros procedentes de África o Asia se amontonan en este campamento mientras que otros 1.560 se hallan en Bajo Chiquito, al otro lado del río Chucunaque y primer punto al que llegan los migrantes.

Desde Bajo Chiquito salen con destino a Peñita las piraguas o canoas, que pueden cargar entre 10 y 15 migrantes, quienes pagan hasta 25 dólares cada uno por el viaje.

"Ese clima tropical de la selva de Darién es muy complejo, alberga cualquier cantidad de situaciones de riesgo", dijo a Efe el comisionado Yadiel Cruz, ejecutivo de la Primera Brigada Oriental del Senafront.

Hace un mes, seis migrantes que descansaban en las orillas del Chucunaque murieron ahogados, entre ellos dos niños, tras ser arrastrados por una fuerte corriente de agua, relatan los lugareños.

Los peligros de la travesía

Edue Kemplet, un haitiano de 28 años que llegó a Peñita con su esposa e hijo procedente de Chile -donde vivió 6 años-, cuenta que en una montaña que atravesaron en Colombia le robaron todas sus pertenencias y dinero.

"Comenzamos muy difícil en Colombia. En la 'montaña de la muerte' algunos demoran 6 días para llegar al primer campo, otros hasta 20 días (...) Haitianos, indios y africanos murieron en la montaña", relató este hombre, que dijo tener licencia para operar grúas de horquilla, la ocupación que tenía en Chile.

La cubana Lisandra Farray Rodríguez, de 30 años y embarazada de cinco meses, narró casi la misma historia de hambre y pérdida de todas sus provisiones y dinero en esta aventura. Dijo que lleva un mes en Darién y que ha solicitado refugio para quedarse en Panamá.

"No tengo el sueño americano, simplemente (quiero estar) donde haya un país que me pueda acoger, donde tenga mis derechos, donde pueda vivir como un ser humano", expresó.

Otra joven cubana, Gladys Lisandra Pérez, afirmó que desea quedarse en Panamá, donde hace un mes dio a luz a un bebé al que llamó Darién Reyes Pérez. Mientras abordaba un autobús que salía de Peñita con su niño en brazos reafirmó que su "destino es Panamá".

La nueva realidad del flujo migratario en Darién

"La migración en Darién llegó para quedarse y esto es una premisa que tenemos que tener presente", aseguró a Efe el oficial de Programas de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá, Gonzalo Medina.

Las cifras de la OIM parecen respaldar esa afirmación: mientras en 2006 solo 79 personas cruzaron el Darién, en 2012 subió a 1.777 para luego dispararse en 2015 a 29.289 y en 2016 a 30.055, cuando en su mayoría eran cubanos que buscaban llegar pronto a EE.UU. ante el histórico deshielo de las relaciones con Cuba, que llevó finalmente a la abolición de las normas migratorias favorables a los isleños.

Solo en lo que va de 2019, según datos del Senafront, han llegado al Darién 11.103 migrantes, de ellos 258 niñas y 202 niños. La OIM explica que estas personas vienen de Cuba, Haití, Nepal, India y Bangladesh.

"La mayoría ya estaban en algunos países de Suramérica como Brasil, Argentina o Venezuela, pero la situación económica actual de esos países les ha empujado a viajar a Norteamérica", afirmó Medina.

Este año, la OIM ha identificado entre los migrantes una mayor cantidad de familias acompañadas de niños, lo que "es una característica muy particular de este flujo", destacó el funcionario, y afirmó que la mayoría de estos migrantes "cruzan el Darién en grupo, sin la ayuda de coyotes o traficantes".

Pero aclaró que, en todo caso, "las rutas que usan las redes del crimen organizado para el trasiego de armas y droga son las mismas que usan los migrantes".

El rol de las autoridades fronterizas de Panamá

Los migrantes que entran a Panamá desde Colombia son sometidos al
programa llamado flujo controlado, que incluye un proceso biométrico para determinar si generan alerta migratoria, así como un eje humanitario y sanitario con vacunación, antes de ser trasladados hacia la frontera con Costa Rica para que sigan rumbo al norte.

"Estamos preparados, Panamá tiene todo un protocolo para este tipo de migraciones, este tipo de crisis (...) el problema va a seguir", explicó el director del Senafront, Eric Estrada, que tildó de "importante la colaboración regional en un problema que es de todos".

El Senafront levanta una estación temporal de ayuda humanitaria en la comunidad de Lajas Blancas (Darién), con capacidad para recibir hasta 1.400 personas quienes tendrán cubiertas necesidades básicas como agua potable.

En Peñita, los migrantes permanecen unas dos semanas mientras son sometidos al programa de flujo controlado. Los que viajan en grupos familiares están en unas carpas apiñadas dentro de al menos cuatro galpones. El agua potable disponible llega en camiones y cuentan con un paramédico y un "enfermero de combate" del Senafront.

En otros espacios del poblado están los migrantes que viajan sin familia. E incluso, algunos de los viajantes conviven con los lugareños en sus hogares.

El fragor en Peñita

Peñita, una aldea de la etnia Emberá Wounaan de unos 800 habitantes, ha dejado de ser una localidad fantasma y la actividad comercial que se limitaba a los miércoles, con la llegada de víveres y otros enseres por el río, se extiende ahora toda la semana con ventas callejeras.

Ropa, calzados, pañales, chips para teléfonos, enrutadores de señal inalámbrica, son algunas de las mercancías que ofrecen vendedores ambulantes venidos de otras provincias, mientras en el pueblo se han improvisado pequeñas fondas y hasta una oficina para transferencia de dinero que se anuncia con un cartón.

"Mientras no sea un riesgo a la seguridad y convivencia ciudadana estaremos aquí para que estas personas migrantes puedan realizar un tránsito realmente complaciente, recuperándose del trauma sufrido en los caminos ", dijo el comandante del Senafront.

Vea todas las noticias de hoy

¿Cómo afectarán a los cubanos las nuevas medidas de Inmigración?

El director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, Ken Cuccinelli, durante la conferencia de prensa del lunes en la Casa Blanca (Foto: AFP).

Las nuevas medidas anunciadas el lunes por el gobierno de Estados Unidos no deberían afectar a los cubanos que piden su residencia permanente al amparo de la Ley de Ajuste, aseguraron el lunes dos abogados de Inmigración expertos en trámites migratorios para ciudadanos de Cuba.

“En particular el Ajuste Cubano tiene una provisión desde los años 1967-68 [según la cual] ser carga pública no le prohíbe a un cubano obtener su residencia”, dijo el abogado Willy Allen en entrevista con radiotelevisionmarti.com. “Por eso hay [tantas] personas mayores que nunca han trabajado en Estados Unidos, que nunca han pagado al arca pública, y se han legalizado como cubanos y reciben ayuda económica”.

Abogado de Inmigración Willy Allen
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:32 0:00

Ciertas categorías de la green card para venezolanos, nicaragüenses y haitianos tampoco deben verse afectadas, indica Allen. Y para otro experto, el también abogado de Inmigración Angel Leal, los cubanos que sí podrían afectarse son los reclamados por familiares que estén recibiendo algún tipo de asistencia pública.

“Si el familiar que le hace el afidávit aquí a un cubano que pretende venir por Guyana está recibiendo asistencia pública, o la está recibiendo algún miembro de la familia [con la que vive], eso lo van a tomar en cuenta”, manifiesta Leal.

Grupo de cubanos retenidos en el Aeropuerto de Guyana (Foto: Archivo).
Grupo de cubanos retenidos en el Aeropuerto de Guyana (Foto: Archivo).

El director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, Ken Cuccinelli, anunció el lunes que haber recibido Medicaid, ayuda para comprar alimentos –food stamps--, subsidio para la vivienda o cualquier otro tipo de asistencia pública podría impedir que un inmigrante reciba la green card.

Un inmigrante legal será considerado carga pública, según Cuccinelli, si recibe uno o más de los beneficios públicos enunciados durante más de 12 meses en un plazo de tres años.

Las leyes federales ya establecen que quienes pidan residencia permanente deben probar que no van a convertirse en carga pública, pero el anuncio de la Casa Blanca amplía y especifica en detalle los programas que podrían descalificar al solicitante.

Cubanos esperan ser atendidos en hospital de Guyana para chequeo exigido en trámite migratorio. (Foto: Rodolfo Hernández)
Cubanos esperan ser atendidos en hospital de Guyana para chequeo exigido en trámite migratorio. (Foto: Rodolfo Hernández)

Aunque las nuevas regulaciones aparecerán el miércoles en el Registro Federal y deben entrar en vigor a mediados de octubre, se espera que de inmediato empiecen a ser desafiadas en cortes por grupos defensores de los inmigrantes.

“Esta propuesta de acción ejecutiva no debe tener impacto, número uno, en cubanos que se están legalizando como CU6 [Ley de Ajuste]; número dos, en venezolanos, haitianos o nicaragüenses que han recibido asilo político, o las personas que han entrado como refugiados”, explica Allen, “porque esas tres categorías se pueden legalizar aunque hayan sido cargas públicas”.

El impacto para procesos de residencia en estos grupos es cero, asegura Allen, pero no es así, y nunca ha sido así, en otras categorías.

Vidas en pausa: los cubanos que esperan poder reunirse con su familia en EEUU (Foto: Archivo).
Vidas en pausa: los cubanos que esperan poder reunirse con su familia en EEUU (Foto: Archivo).

“Siempre, una persona que va a solicitar residencia a través de matrimonio con un ciudadano americano, a través de una petición familiar o a través de un trabajo tiene que demostrar que no va a ser carga pública”, indica Allen. “Así que si hay una persona que va a legalizarse y se casó con un ciudadano americano y ha sido carga pública, [eso] puede ser una razón para negarle la residencia, y siempre ha sido así”.

En los procesos de ciudadanía la situación sería otra, de acuerdo con Allen.

“Una persona que solicita la ciudadanía americana, que ha sido residente americano más de cinco años, y que legalmente ha recibido la ayuda que merece [por] la ley, va a ser muy difícil que le nieguen la ciudadanía por haber recibido ayuda pública”, manifiesta.

De acuerdo con el anuncio oficial del lunes en la Casa Blanca, el propósito de las nuevas regulaciones es promover la responsabilidad individual y asegurar que los inmigrantes sean capaces de mantenerse a si mismos para alcanzar el éxito en Estados Unidos.

Con información de la agencia AP

México ha regresado a la isla a casi un millar de cubanos

Cubanos que permanecían en México de forma irregular son deportados a la isla. Foto: INM

Las autoridades migratorias de México han deportado a Cuba a casi un millar de migrantes que permanecían en ese país en condición irregular.

En un comunicado oficial, el Instituto Nacional de Migración (INM) asegura que con apoyo de la Policía Federal "se han concretado 14 conducciones aéreas a Cuba, llevando a 967 personas".

También han realizado 27 vuelos a San Pedro Sula, Honduras, en los cuales han sido trasladadas 2 mil 826 personas; cuatro traslados a Puerto Príncipe, con 330 haitianos y la deportación de 106 salvadoreños a su país.

"Las conducciones aéreas se han llevado a cabo desde marzo de este año, con el objetivo de proteger a las personas migrantes en condición vulnerable.

Bajo un esquema de colaboración estrecho con los consulados de esos tres países y el apoyo de la Policía Federal, han sido retornados un total de 4 mil 123 extranjeros", apunta el INM.

En aumento el número de balseros cubanos que intentan llegar a EEUU

Imagen del operativo en que interceptaron a 27 balseros cubanos. Photo by Seaman Erik Villa Rodriguez U.S. Coast Guard District 7

El número de migrantes cubanos que optan por la vía marítima para entrar ilegalmente a los Estados Unidos ha aumentado en el presente año fiscal, según revelan cifras de un comunicado de la Guardia Costera de EEUU.

Aproximadamente 438 migrantes cubanos han sido capturados en lo que va de año fiscal, que se inició el 1ro de octubre de 2018 y concluye el 30 de septiembre de 2019. La cifra significa un aumento en comparción con los 384 intentos registrados durante todo el año fiscal 2018.

La interceptación más reciente ocurrió el pasado 27 de julio cuando un barco de la Estación de la Guardia Costera de Cayo Hueso detuvo a una embarcación mediana de 18 pies con 27 migrantes cubanos, 22 hombres, cuatro mujeres y un niño. Todos fueron asistidos con alimentos, agua, refugio y atención médica.

El capitán Jason Ryan, de la Guardia Costera del Séptimo Distrito en el sur de la Florida, dijo que la primera prioridad es la seguridad en el mar y advirtió que estos viajes en embarcaciones mal equipadas son un peligro.

El oficial Ryan dijo que la Guardia Costera mantiene en vigor su política de interceptar y detener los intentos de migración ilegal a los Estados Unidos.

Cae red de coyotes que traficaba a migrantes cubanos y de otras nacionalidades

Tomado de DIRECCIÓN GENERAL DE MIGRACIÓN Y EXTRANJERÍA COSTA RICA

La Policía Profesional de Migración (PPM), y la Fiscalía Adjunta contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes en Costa Rica desarticuló este martes una red de coyotes que operaba en el país centroamericano traficando migrantes de Africa, Asia, Cuba y Haití.

El grupo criminal cobraba entre siete mil hasta veinte mil dólares, dependiendo del país de origen, o el perfil de la persona extranjera objeto de tráfico.

“Dentro de la estructura del grupo criminal se logra identificar a dos mujeres, quienes lideraban el tráfico en la zona sur de nuestro país, de apellidos Ruiz Umaña y Bejarano Morales. Asimismo, se logra reconocer la estructura que operaba en la zona norte, identificando a una mujer de apellidos López Martínez, conocida como Mamá África, y dos hombres apellidos Hernández Salgado, conocido como Tamuga y Murillo Salgado, éste último funcionario del Ministerio de Salud, quienes lideraban las acciones criminales, logrando de esta manera no sólo atravesar el territorio nacional, sino avanzar en su camino hacia los Estados Unidos. Ambas estructuras criminales (en el Norte y en el Sur), operaban de forma conjunta, teniendo una clara distribución de funciones, logrando el ingreso de las personas extranjeras al territorio nacional”, apunta un comunicado oficial de la Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica.

Los migrantes llegaban por vía aérea a Brasil, Ecuador, Colombia y Perú, una vez en América eran llevados por la vía terrestre hasta Costa Rica, específicamente hasta Liberia donde eran refugiados en viviendas de seguridad donde se coordinaban sus salidas por distintas vías dependiendo del pago: Puerto Soley o Playa El Morro hasta llegar a Honduras, y vía terrestre hasta Guatemala.

En el operativo conjunto hubo 36 allanamientos y 36 arrestos en Costa Rica y 21 allanamientos en la ciudad de Panamá y la provincia de Chiriquí, donde arrestaron a 10 personas relacionadas con la red de Costa Rica.

"Fue un operativo muy intenso", declaró a Radio Martí el periodista José Meléndez desde Costa Rica.

please wait

No media source currently available

0:00 0:13:04 0:00

En entrevista con la periodista Cary Roque para el programa Tras la Noticia, el corresponsal del diario mexicano El Universal en San José ofreció detalles de esta operación conjunta.

Meléndez asegura que esta acción "entra en los mecanismos de presión de Estados Unidos para contener la masiva inmigración irregular hacia territorio estadounidense”.

Panamá echa mano a discurso de Fidel Castro en rechazo a petición de asilo a cubana

Lisandra Farray muestra el documento con la negativa de asilo del gobierno de Panamá.

Como una burla consideró una exmiembro de la oposición cubana la negativa emitida por la Oficina Nacional Para la Atención de los Refugiados en Panamá, (ONPAR) a su solitud de asilo.

Lisandra Farray, del grupo de apoyo a las Damas de Blanco en la región central del Cuba, dijo a Radio Televisión Martí que el documento de sentencia, emitido cuatro días después de presentada su petición, hace mención a la "propaganda que el régimen exporta como defensor de los derechos humanos".

"El argumento contiene fragmentos de un discurso de Fidel Castro y declaraciones de la funcionaria de la cancillería cubana, Margarita Valle, cuando dijo que Cuba reitera la protección de los Derechos Humanos para todos", dijo Farray, que además integró el Frente Antitotalitario Unido, organización opositora dirigida por el Premio Sájarov Guillermo Fariñas.

En una copia del texto enviada a Radio Televisión Martí se observan enlaces referentes al sitio oficial del régimen Cubadebate.

ONPAR concluyó que lo expuesto por Farray "se da dentro de un contexto de malestar por los cubanos que viven bajo el Gobierno de turno, por lo que no es una situación de persecución tal como se puede corroborar con las informaciones del país de origen".

Farray, que tiene siete meses de embarazo, y su esposo, Aliosky González, llegaron a Panamá en abril último en travesía irregular desde Trinidad Y Tobago.

Farray, con siete meses de embarazo, junto su esposo, Aliosky González.
Farray, con siete meses de embarazo, junto su esposo, Aliosky González.

El fallo firmado por Yaribeth de Calvo, directora de ONPAR, perteneciente al Ministerio de Gobierno de Panama, determinó que los solicitantes no presentaron probatoria para el estudio de sus respectivos casos.

Asimismo, consideró que sus declaraciones son manifiestamente infundadas, y no guardan relación alguna con los criterios para la admisibilidad del caso.

Farray salió de Cuba rumbo a Trinidad en marzo de 2017 tras -según sus palabras- recibir amenazas por parte de las autoridades debido a su activismo político.

En Trinidad y Tobago recibió el estatus de solicitante de asilo ante la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados.

Cargar más

XS
SM
MD
LG