Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cubanos de la isla creen que normalización con EEUU será lenta

Los cubanos de la Isla hablan sobre sus expectativas después de la Cumbre
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:02 0:00

Los cubanos de la Isla hablan sobre sus expectativas después de la Cumbre.

Las imágenes del encuentro que Obama y Castro sostuvieron el sábado en el marco de la Cumbre de las Américas de Panamá fueron transmitidas en vivo por la televisión estatal cubana, y todavía hoy eran objeto de corrillos en las calles de La Habana.

Los cubanos prefieren no hacerse falsas expectativas sobre una pronta normalización de las relaciones con Estados Unidos, aunque quedaron impresionados y felices con el histórico encuentro entre los mandatarios Barack Obama y Raúl Castro en la Cumbre de Panamá.

"Jamás nos hubiéramos imaginado que ese encuentro fuera posible, y mucho menos que fuera a darse de una forma tan cordial, franca y respetuosa. Creo que los cubanos quedamos muy impresionados", declaró a AFP el músico Jorge Luis Pérez, de 51 años, quien se gana la vida cantando con su guitarra a turistas en la Habana Vieja.

Las imágenes del encuentro que Obama y Castro sostuvieron el sábado en el marco de la Cumbre de las Américas de Panamá, el primero entre los mandatarios de Estados Unidos y de Cuba en más de medio siglo, fueron transmitidas en vivo por la televisión estatal cubana, y todavía hoy eran objeto de corrillos en las calles de La Habana.

"Parecían dos galanes y el mensaje que transmitieron al mundo es que realmente quieren abrir una nueva relación, de seguridad, después de tantos años de peleas", explicó Xiomara Castellanos, ama de casa de 73 años.
Dijo que quedó "maravillada" con un encuentro que "jamás" pensó que llegaría a ver.

Resumiendo el sentir de muchos cubanos, el portal de noticias Cuba Contemporánea destacó este lunes que "todo esto era impensable el 16 de diciembre de 2014 y una quimera en diciembre de 2013, cuando aquel saludo breve entre Raúl Castro y Barack Obama en los funerales de (Nelson) Mandela generó reacciones e hipótesis de todo tipo en momentos en que avanzaba ya el hermético proceso de acercamiento que desembocó en el anuncio del 17 de diciembre".

"Se mueve el proceso entre Cuba y Estados Unidos, aunque quizá no tan rápido como se esperaba tras el 17-D", añadió.

Para Jorge Broches, de 48 años y jefe de mantenimiento en un hotel en la Habana Vieja, "no hay que hacerse falsas expectativas" tras el encuentro de los presidentes.

Aunque "Obama me pareció realmente honesto y con muy buenas intenciones hacia Cuba, hay decisiones importantes que no puede tomar y que dependen sólo del Congreso" estadounidense, como el levantamiento del embargo económico que Washington mantiene sobre la isla comunista desde 1962.

La reunión "es otro paso" en un proceso de acercamiento que "no se producirá a corto, sino a largo plazo", expresó el músico Pérez, quien ha incluido canciones en inglés en su repertorio debido a que está creciendo la cifra de estadounidenses que visita la isla.

En cambio, el electricista Gregorio Rodríguez, de 65 años, es pesimista en torno a una nueva relación entre La Habana y Washington "si el Gobierno cubano no muestra su interés por mejorar los Derechos Humanos" en la isla.

En tanto, Alicia Hidalgo, empleada de una institución cultural, teme que Washington busque a través del acercamiento "destruir" las conquistas de la revolución cubana de 1959.

"No creo en la honestidad de Obama y no confío en los americanos", afirmó esta mujer de 51 años, subrayando que el propio presidente de Estados Unidos ha reconocido que "sólo han cambiado los métodos, pero que el objetivo sigue siendo destruir a la revolución".

"Si llegan a venir (los estadounidenses), al principio todo será muy bonito, pero luego le llenarán los ojos a la juventud con sus cosas materiales y vicios. Ellos todo lo que tocan lo corroen", añadió.

Sin embargo, otros cubanos apoyan la normalización de las relaciones, pues creen que ayudará a mejorar las condiciones de vida en la isla y dejar en el pasado las penurias económicas. "No quiero morirme sin ver a los dos países viviendo civilizadamente, como deben convivir dos países vecinos", dijo el músico Pérez.

Vea todas las noticias de hoy

32 casos nuevos de COVID-19 en Cuba

Cubanos viajan en guagua. (REUTERS/Alexandre Meneghini).

El Ministerio de Salud de Cuba informó que al cierre del sábado se confirmaron 32 casos nuevos de coronavirus, con un acumulado de 6.566 en la isla.

Se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínica epidemiológica 3,853 pacientes, de ellos: sospechosos 830, en vigilancia 2.585 y confirmados 438.

De los 32 casos nuevos diagnosticados, 28 son cubanos y cuatro extranjeros; 27 fueron contactos de casos confirmados, uno sin fuente de infección precisada y cuatro con fuente de infección en el extranjero.

Ocho son mujeres y 24 hombres. El 56,2% de los casos positivos fueron asintomáticos.

55 nuevos casos de coronavirus en Cuba, 17 son extranjeros

Un hombre usa máscara para evitar contagio de COVID-19. (Yamil LAGE / AFP)

Al cierre del día de ayer se confirmaron 55 casos nuevos, con un acumulado de 6.534 en el país según datos ofrecidos por el Ministerio de Salud en Cuba que desglosó en 38 cubanos y 17 extranjeros.

Del total de casos, 33 fueron contactos de personas confirmadas, 3 sin fuente de infección precisada y 19 con fuente de infección en el extranjero.

La residencia por provincia y municipio de los casos autóctonos son:

-Pinar del Río con 12 casos que se distribuyen 8 en Consolación del Sur, 2 en Pinar del Río, 1 en Guane y 1 en Sandino.

-Sancti Spíritus superó a Pinar del Río al registrar 16 casos, de ellos 11 son de la ciudad cabecera del mismo nombre, 4 de Cabaiguán y 1 de Fomento.

-Ciego de Ávila reportó 6 casos, esta vez 5 son de la ciudad cabecera provincial del mismo nombre y 1 del municipio de Ciro redondo.

-La Habana sumó 2 casos, 1 en Regla y 1 en Cotorro.

Los 19 cadetes con COVID-19 en la Interarmas Antonio Maceo y las pesquisas por Caimito

Cadetes en curso de la Escuela Militar Antonio Maceo

La nota de las personas con COVID-19 en Cuba de este viernes 23 de septiembre, tenía una característica singular, en la provincia de Artemisa, todos los enfermos eran del mismo municipio, el de Caimito. Y los datos sobre los pacientes eran una copia.

Los 19 enfermos de la lista relacionada a Artemisa tienen edades que oscilaban entre los 17 y los 21 años, y todos tenían la misma cifra de contactos en vigilancia, la de 189, que se encuentran bajo observación epidemiológica.

Según la prensa local, se ha confirmado que los enfermos son de la Escuela Interarmas Antonio Maceo (Unidad Militar 3088), que está en el municipio de Caimito, en las cercanías de Ceiba del Agua.

Los cadetes, en su mayoría del primer curso, son los que más se han contagiado en la pandemia.

Graduación de escuela militar Antonio Maceo en el 2020
Graduación de escuela militar Antonio Maceo en el 2020

El colegio militar es el centro de trabajo por excelencia de cientos de vecinos de la zona, que a diario asisten a sus labores en la escuela de cadetes. Y es por ello que en la tarde de este viernes las autoridades de salud del municipio Caimito se han lanzado a realizar pruebas (PCR) a los residentes del área, que en su mayoría laboran como trabajadores civiles de las FAR o tienen un familiar que allí trabaja y viven todos en los poblados de Ceiba del Agua, Vereda Nueva, Guayabal, Pueblo Nuevo y la localidad cabecera del municipio.

El centro educacional, que fuera trasladado a esa localidad en 1964, se ubicada en lo que fuera el Instituto Cívico-Militar que creara en Cuba en la década del treinta del siglo XX, por el entonces Coronel Fulgencio Batista.

A inicios del pasado mes de junio de este año se graduaron cientos de oficiales con el grado de teniente en la escuela Antonio Maceo, en un acto que asistió el mismo ministro de las FAR, el general de cuerpo de ejército Leopoldo Cintra Frias, sancionado por el gobierno de Estados Unidos.

Violan privacidad de enfermos de COVID-19 en Cuba al marcar sus casas

REUTERS/Alexandre Meneghini

Viviendas con personas contagiadas de coronavirus en Cuba son marcadas por las autoridades de salud de la isla, una práctica aplicada en las últimas semanas y que ha sido criticada por profesionales quienes recuerdan la importancia de proteger la privacidad de los ciudadanos.

Marcan las casas de familias con coronavirus
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:19 0:00

Se trata de un sello que se pega en la fachada dejando claro que ahí reside una persona contagiada con el virus y que se ha estado aplicando en Matanzas, La Habana y Pinar del Río, dijeron a Radio Televisión Martí cubanos consultados.

La activista Leticia Ramos Herrería residente en Cárdenas, Matanzas, la describió como "una pegatina redonda con algo rojo en el medio" que pudo ver una casa del reparto 13 de marzo.

En La Habana, en la calle Zanja, se pudieron ver esos carteles, publicó recientemente el diario 14ymedio mientras que un residente en Guane, Pinar del Río confirmó que también allí han puesto las pegatinas.

Las acciones atentan contra la privacidad del paciente, asegura Laritza Diversent una abogada cubana residente en Estados Unidos.

"Aunque está estipulado en el código de ética médica, en Cuba no está legislada la protección a la privacidad de los pacientes", precisó la jurista.

Dos médicos también se refirieron a la protección del paciente.

"Eso va contra toda ética médica y se está violando todo el derecho que tiene la persona de decir o no decir que está enfermo", dijo Nelson Gandulla médico cubano, exiliado en España donde ejerce la profesión.

La doctora y activista Nelva Ismaray Ortega, residente en Santiago de Cuba, coincide con Gandulla y recordó que "el juramento hipocrático del médico sobre la privacidad del paciente es lo más importante y se está violando".

La antropóloga Miriam Celaya, residente en la capital dijo que también existe la "mansedumbre habitual de las personas que no conocen sus derechos".

Precisó que una pegatina en su puerta de inmediato la quita "porque así como no existe una ley que prohíbe ponerla, tampoco existe una que dice que yo tengo que aceptarlo".

A su juicio los ciudadanos están expuestos a las "arbitrariedades de la dictadura por un lado y por otro la ausencia de derechos" y señaló que lo más grave es que la población "no tiene conciencia de sus derechos ciudadanos".

Piden sanciones de 12, 10 y 6 años a los acusados de vínculos con "Clandestinos"

Activista en Miami acusada de financiar al grupo “Clandestinos”

La Fiscalía General Cubana solicitó para tres cubanos acusados de pertenecer al grupo anónimo Clandestinos sanciones de 12, 10 y 6 años por los delitos de "difamación de las instituciones y organizaciones de los héroes y mártires, de carácter continuado" y “daños al patrimonio cultural”, según divulgó el Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

A Panter Rodríguez Baró le piden 2 años por “difamación de las Instituciones y organizaciones de los héroes y mártires de carácter continuado” y 10 años por el de “daños al patrimonio cultural”.

Petición Fiscal
Petición Fiscal

En el caso de Yoel Prieto Tamayo la petición fue de 2 años por “difamación de las instituciones y organizaciones de los héroes y mártires” y 8 por “daños al patrimonio cultural”.

Para Jorge Ernesto Pérez García la fiscalía solicitó una sanción conjunta de 6 años por los mismos delitos, precisó en la nota el OCDH.

Esther Baró, madre de Panter Rodríguez, dijo a Radio Televisión Martí que él está en la “Sección 47” de la cárcel Combinado del Este y se comunican por teléfono dos veces a la semana.

Dijo que la familia está a la espera del juicio "a ver qué pasa", porque en el caso de que haya cometido ese delito del que lo acusan, "no es para que le pidan tantos años de cárcel”.

Panter Rodríguez Baró y Yoel Prieto Tamayo, que no están afiliados a ninguna organización opositora y "presuntamente" son miembros del grupo “Clandestinos” fueron considerados en septiembre de este año convictos de conciencia por la organización Cuban Prisoners Defenders (CPD).

En enero de 2020, luego de varias semanas en que estuvieron ocurriendo en algunas zonas publicas del país acciones de vandalismo contra estatuas del héroe nacional cubano José Martí, las autoridades informaron del arresto de dos cubanos a los que acusaron de ser miembros del grupo.

En la publicación del diario Granma precisaron que los detenidos habían realizado pintadas de varios bustos de Martí y vallas públicas en La Habana que aparecieron cubiertos de pintura roja.

El llamado movimiento Clandestinos aseguró que los dos hombres que las autoridades cubanas detuvieron, y mostraron en fotos, por el presunto acto de vandalismo, no eran parte del grupo.

Cargar más

XS
SM
MD
LG