Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Cubanoamericano coordinaría políticas de Trump para América Latina

Mauricio Claver-Carone. Tomado de un video de THE NIGHTLY SHOW WITH LARRY WILMORE.

El abogado Mauricio Claver-Carone, activo partidario del embargo hacia los Castro y crítico del acercamiento emprendido por Barack Obama, tendrá a su cargo los asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional anexo a la Casa Blanca

El abogado cubanoamericano Mauricio Claver-Carone, asumirá el cargo de director de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, informan medios estadounidenses que citan a funcionarios familiarizados con la decisión.

La Casa Blanca no ha hecho un anuncio oficial, pero se espera que Claver-Carone sustituya a Juan Cruz, quien renuncia al cargo. Cruz dirigió el departamento desde los primeros meses de la administración Trump y fue un arquitecto clave de las políticas para presionar al gobierno venezolano.

Natural de Miami, e hijo de madre cubana y padre español, Claver-Carone se crió en España y Orlando. Es graduado de derecho de la Universidad Católica de América y tiene una maestría en derecho internacional de la Universidad de Georgetown.

Antes de trabajar para la administración Trump, inicialmente en el equipo de transición de la Tesorería, dirigía el influyente Comité de Acción Política US-Cuba Democracy, que reemplazó a la Fundación Nacional Cubano Americana como el grupo de cabildeo cubano más poderoso en Washington DC.

Partidario del embargo contra el gobierno de los hermanos Castro en Cuba, escribía un influyente blog, Capitol Hill Cubans, en el que abogaba por la democracia y los derechos humanos en Cuba. Fue además un activo opositor de los esfuerzos del ex presidente Barack Obama para mejorar las relaciones con la Cuba comunista.

En un artículo publicado en The Huffington Post en febrero de 2017, titulado "Los hechos demuestran que la política cubana de Obama es contraproducente", argumentaba que desde el anuncio del acercamiento en diciembre de 2014 los arrestos políticos habían aumentado, más cubanos estaban abandonando la isla, el número de trabajadores "autónomos" había disminuido, las violaciones a la libertad religiosa habían aumentado y Castro no había liberado a más presos políticos, entre otras cosas.

Hasta ahora Claver-Carone es Director interino de la representación de EE.UU. ante el Fondo Monetario Internacional. Anteriormente trabajó en el departamento del Tesoro.

La llegada de Claver-Carone formaría parte de una reestructuración del Consejo de Seguridad Nacional después de que asumiera su dirección John Bolton, un ex embajador en Naciones Unidas, veterano en los círculos políticos de Washington.

Como parte del organismo de formulación de políticas adyacente a la Casa Blanca, Claver-Carone se hará cargo de coordinar los enfoques hacia Latinoamérica entre la Casa Blanca, el Departamento de Estado, el del Tesoro y otros organismos del gobierno.

Se espera que sea partidario de incrementar aún más la presión sobre Venezuela, Cuba y Nicaragua, que se han convertido en el foco principal de las políticas de la administración Trump en la lucha por la democracia en la región.

El sitio oficialista cubano Cubadebate resintió la posible designación del abogado "anticubano" afirmando que sería "la última de las movidas reaccionarias de John Bolton, un halcón de la ultraderecha republicana", y que "si Claver-Carone llega a ocupar el cargo junto a Bolton, no sería de extrañar que aumente la agresividad de la administración contra los países contrarios a los intereses de Washington en la región, en especial Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua".

Entre las primeras personalidades en felicitar a Claver-Carone estuvo la congresista Ileana Ros-Lehtinen.

Frank Calzón, director en Washington D.C. del Centro para una Cuba Libre y quien conoce bien a Claver-Carone dijo a Martí Noticias que la designación, que no requiere confirmación del Senado es importante porque hay una serie de puestos relacionados con América Latina aún por confirmar.

please wait

No media source currently available

0:00 0:07:36 0:00

Al momento de publicar esta nota la Casa Blanca no ha confirmado el nombramiento.

(Redactado por Rolando Cartaya con información de The Miami Herald, USA Today, Univisión)

Vea todas las noticias de hoy

EEUU aprueba 13 vuelos con ayuda humanitaria desde Miami a Santa Clara y Holguín

Swift Air. IAero/Facebook

El Departamento de Transporte aprobó la solicitud de Swift Air (iAero) pidiendo una exención de emergencia para operar trece vuelos chárters de combinación total de pasajeros y carga entre Miami y las ciudades cubanas de Santa Clara y Holguín, hasta el 29 de octubre.

En la propuesta, la aerolínea dijo que los vuelos propuestos son una respuesta humanitaria a una crisis que se desarrolla en comunidades fuera de La Habana, que los servicios permitirán a las familias cubanoamericanas que residen en Estados Unidos enviar bienes humanitarios y de necesidad a familiares en Cuba y que el servicio transportará la ayuda humanitaria y los suministros médicos críticos a Cuba desde organizaciones caritativas.

Sin embargo, el Departamento de Transporte denegó la petición de una exención para vuelos chárters de pasajeros.

En una notificación del Departamento, indicó que se consultó con el Departamento de Estado para determinar si considera que los vuelos propuestos son en el interés de la política exterior de los Estados Unidos.

“El 12 de octubre de 2021, luego de considerar las circunstancias específicas presentadas, el Departamento de Estado expresó su opinión de que sólo la parte de carga de la operación humanitaria propuesta estaría en el intereses del país y sería coherente con las especificaciones del Departamento de Estado”, dice la notificación del Departamento de Transporte.

La agencia autorizó el pasado agosto vuelos de carga humanitaria de Florida a Cuba a IBC Airways y Skyway Enterprises.

La administración Trump suspendió a finales del 2020 la autoridad de todas las compañías aéreas estadounidenses y extranjeras para proporcionar vuelos chárter entre Estados Unidos y Cuba como parte de su política de presión económica contra el régimen cubano.

La orden permitía excepciones para situaciones médicas de emergencia, y el Departamento de Transporte dictaminó que las condiciones actuales, entre ellas la escasez de alimentos y medicinas, permiten exenciones a la prohibición de carga.

EEUU levantará las restricciones desde el 8 de noviembre a viajeros extranjeros vacunados

Los visitantes no vacunados seguirán teniendo prohibida la entrada a Estados Unidos desde Canadá o México en las fronteras terrestres. Puente Fronterizo Paso del Norte en Ciudad Juárez. REUTERS/Jose Luis González

La Casa Blanca dijo el viernes que levantará las restricciones de viaje por COVID-19 para los ciudadanos extranjeros totalmente vacunados a partir del 8 de noviembre, poniendo fin a las restricciones extraordinarias que prohibían a gran parte del mundo el acceso a Estados Unidos.

Las restricciones a los ciudadanos no estadounidenses fueron impuestas por primera vez a los viajeros que llegaban por aire desde China en enero de 2020 por el entonces presidente Donald Trump, y luego se extendieron a docenas de otros países, sin ningún tipo de criterio claro sobre cómo y cuándo levantarlas.

Las restricciones a los viajes no esenciales en las fronteras terrestres con México y Canadá han estado en vigor desde marzo de 2020 para hacer frente a la pandemia de COVID-19.

Las acciones de las aerolíneas, hoteles y cruceros de Estados Unidos subían tras la noticia, entre ellas American Airlines, que ganaba un 1,9%; Marriott International Inc un 2,2%; y Carnival Corp un 1,3%.

Los visitantes no vacunados seguirán teniendo prohibida la entrada a Estados Unidos desde Canadá o México en las fronteras terrestres.

Las restricciones estadounidenses han impedido la entrada a viajeros de la mayor parte del mundo, incluidos decenas de miles de ciudadanos extranjeros con familiares o vínculos comerciales en Estados Unidos.

La Casa Blanca anunció el martes que levantaría las restricciones en sus fronteras terrestres y en los cruces en ferry con Canadá y México para los extranjeros totalmente vacunados a principios de noviembre. Estos criterios son similares, pero no idénticos, a los requisitos anunciados el mes pasado para los viajeros internacionales por vía aérea.

Los visitantes no vacunados seguirán teniendo prohibida la entrada a Estados Unidos desde Canadá o México en las fronteras terrestres.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijeron a Reuters la semana pasada que Estados Unidos aceptará el uso por parte de los visitantes internacionales de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas por los reguladores estadounidenses o por la Organización Mundial de la Salud.

La Casa Blanca enfrenta algunas cuestiones pendientes, entre ellas cómo y qué exenciones concederá el Gobierno a los requisitos de la vacuna. Se espera que los niños menores de 18 años, por ejemplo, queden exentos de los requisitos, dijo un funcionario.

Los viajeros aéreos no estadounidenses tendrán que mostrar una prueba de vacunación antes de embarcar en un vuelo

La Casa Blanca anunció el 20 de septiembre que Estados Unidos levantaría las restricciones a los viajeros aéreos de 33 países a principios de noviembre. En ese momento no especificó la fecha.

A partir del 8 de noviembre, Estados Unidos admitirá a los viajeros aéreos extranjeros totalmente vacunados de los 26 países europeos del espacio Schengen, entre los que se encuentran Francia, Alemania, Italia, España, Suiza y Grecia, así como Reino Unido, Irlanda, China, India, Sudáfrica, Irán y Brasil.

Las restricciones han prohibido la entrada a los ciudadanos no estadounidenses que hayan estado en esos países en los últimos 14 días.

Estados Unidos ha permitido el acceso a viajeros extranjeros por vía aérea desde más de 150 países durante toda la pandemia, una política que, según los críticos, no tiene mucho sentido porque algunos países con altas tasas de COVID-19 no estaban en la lista de restricciones, mientras que otros de la lista tenían la pandemia más controlada.

Los viajeros aéreos no estadounidenses tendrán que mostrar una prueba de vacunación antes de embarcar en un vuelo, y tendrán que mostrar una prueba reciente de COVID-19 negativa. Los visitantes extranjeros que crucen una frontera terrestre no tendrán que mostrar una prueba de COVID-19 negativa reciente.

Las nuevas normas no exigen que los visitantes extranjeros o los estadounidenses que lleguen al país entren en cuarentena.

Por su parte, los estadounidenses que viajen al extranjero deberán seguir presentando una prueba de COVID-19 negativa reciente, y los estadounidenses no vacunados se enfrentarán a requisitos de pruebas de COVID-19 más estrictos.

También estarán sujetos a restricciones en los países que planean visitar, que pueden incluir cuarentenas.

EEUU regresa al Consejo de DDHH de ONU advirtiendo que “denunciará" abusos de Cuba, Venezuela y otros regímenes

Linda Thomas-Greenfield, Embajadora de EEUU ante la ONU. (Brendan Smialowski / AFP)

Tras un período de ausencia, Estados Unidos vuelve a ocupar un lugar como miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH-ONU) para la etapa 2022-2024, cuya entrada en funciones está señalada para el próximo 1º de enero.

"Me complace anunciar que Estados Unidos ha sido elegido para el @UN_HRC. Con @POTUS, promesa cumplida, trabajaremos para asegurar que el Consejo esté a la altura del principio de que "todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos". Gracias por el abrumador apoyo de los Estados miembros", anunció la embajadadora de EEUU ante ONU, Linda Thomas-Greenfield, en su perfil de Twitter.

En una declaración leída tras la elección, la alta diplomática estadounidense advirtió que utilizará “todas las herramientas a nuestro alcance, desde la introducción de resoluciones y enmiendas, hasta el ejercicio de nuestro voto cuando sea necesario”.

Aseguró que Estados Unidos presionará "contra la elección de países con un historial de derechos humanos atroz, y animaremos a aquellos comprometidos con la promoción y la protección de los derechos humanos, tanto en sus propios países como en el extranjero, a que soliciten su adhesión” al Consejo.

Thomas-Greenfield finalizó agradeciendo a los Estados miembros de la ONU por el apoyo y la oportunidad. “Aprovecharemos al máximo nuestro asiento en la mesa. Estamos deseando ponernos a trabajar”, advirtió.

El Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, en una comparecencia ante el Consejo a través de videoconferencia, también celebró el regreso de su país a esa instancia de la ONU, advirtiendo, no obstante, que “seguirá denunciando abusos en países como Venezuela, Nicaragua, Cuba o Irán” y alegando que “los (países) que tienen peores registros de derechos humanos no deberían ser miembros de este Consejo”.

La situación de la comunidad Uigur en la región de Xinjiang, en China, también fue mencionada por el secretario Blinken, quien recomendó a la CDH-ONU revisar sus posiciones drásticas contra Israel y aprovechó la ocasión para “exigir al gobierno de Putin la “liberación inmediata del opositor Alexei Navalny".

Senadores piden a Blinken el nombramiento inmediato de un funcionario para abordar "Síndrome de La Habana"

Embajada de Estados Unidos en La Habana. (Adalberto ROQUE / AFP)

Un grupo bipartidista de 11 senadores envió una carta al secretario de Estado, Antony Blinken, en la que expresan preocupación por la continuación de los incidentes de salud anómalos que afectan al Departamento de Estado y a otros funcionarios del gobierno de EEUU y sus familiares en todo el mundo.

Los senadores opinaron que la amenaza merece el más alto nivel de atención y declararon que siguen preocupados de que el Departamento no esté tratando la crisis con la prioridad que requiere.

“Si bien ha habido avances, seguimos escuchando preocupaciones de que el Departamento no se está comunicando suficientemente ni respondiendo a los diplomáticos que han resultado heridos por estos ataques. También nos preocupa que el Departamento no participe lo suficiente en los esfuerzos interinstitucionales para encontrar la causa de estos ataques, identificar a los responsables y desarrollar un plan para hacerlos responsables”, escribieron los senadores.

También instaron al secretario de Estado a que anuncie inmediatamente un sucesor a la Embajadora Pamela Spratlen para dirigir el Grupo de Trabajo de Respuesta a Incidentes de Salud del Departamento, añadiendo que el puesto debe ser de un funcionario de alto nivel que reporte directamente a él.

Spratlen, la principal funcionaria del Departamento de Estado para supervisar la respuesta al denominado "Síndrome de La Habana", dejó su cargo el mes pasado, después de solo seis meses de haber recibido la tarea.

En su carta, los senadores recordaron a Blinken que una legislación bipartidista pendiente en el Senado requeriría que el Secretario designe un coordinador de agencia para los incidentes de salud anómalos, que le informe directamente, y le pidieron que dé este paso ahora para demostrar que el Departamento de Estado se toma este asunto en serio y está coordinando una respuesta apropiada a nivel de agencia.

También acogieron con beneplácito la reciente acción del presidente Joe Biden de firmar la Ley HAVANA para que los afectados reciban tratamiento y beneficios, e instaron a que sea implementada rápidamente.

La carta fue firmada por los senadores demócratas Jeanne Shaheen, Bob Menendez, Ben Cardin, Chris Coons, Tim Kaine, Brian Schatz y Cory Booker, junto a los republicanos Jim Risch, Marco Rubio, Bill Hagerty y Mitt Romney.

Republicanos presentan Ley Democracia para aplicar más sanciones contra funcionarios cubanos y presión financiera

Los senadores Marco Rubio (izq.)y Rick Scott . Foto Archivo.

El senador estadounidense Marco Rubio se unió al senador Rick Scott, ambos republicanos por Florida, en la presentación de la Ley de Negación de Ingresos a la Oligarquía Militar en Cuba y Restricción de Actividades del Aparato de Inteligencia Cubano, conocida como Ley Democracia.

La legislación bicameral responsabilizaría al régimen ilegítimo de Cuba por sus importantes abusos contra los derechos humanos al imponerle severas sanciones y una presión financiera sin precedentes.

Junto a Rubio y Scott en la presentación de la legislación se encontraban los senadores Mike Braun, Tommy Tuberville y Roger Marshall. Además de los congresista Byron Donalds, Mario Díaz-Balart, Carlos Giménez, María Elvira Salazar y Brian Babin, todos republicanos.

“Ampliando la legislación existente, la Ley DEMOCRACIA busca imponer un costo a las personas que continúan oprimiendo al pueblo de Cuba (...) Desde su líder títere, Díaz-Canel, hasta sus compinches de GAESA, la dictadura cubana ha seguido enriqueciéndose ilegalmente mientras los cubanos cotidianos siguen siendo blanco de opresión, censura y violaciones de derechos humanos. Como Estado patrocinador del terrorismo, la dictadura de Castro / Díaz-Canel continúa amenazando nuestra estabilidad regional a través de su apoyo activo a los regímenes antidemocráticos en nuestro hemisferio”, declaró el cubanoamericano Marco Rubio.

“Durante décadas, Cuba ha sido la raíz de la inestabilidad en América Latina y una amenaza constante para la seguridad nacional de Estados Unidos. El régimen de Castro alberga grupos terroristas, ha eliminado elecciones libres y justas, amenaza y arresta arbitrariamente a críticos, periodistas y activistas políticos, y apuntala a otros dictadores despiadados, como Maduro en Venezuela y Ortega en Nicaragua. Mientras continúa la lucha del pueblo cubano por liberarse del opresivo e ilegítimo régimen comunista cubano, Estados Unidos debe defender la democracia cubana. La Ley DEMOCRACIA implementa severas sanciones contra la Cuba comunista y cierra las brechas de sanciones existentes. El proyecto de ley deja en claro que Estados Unidos no se quedará al margen durante esta lucha crítica”, afirmó Scott.

Por su parte, el representante de Florida Byron Donalds recalcó que “durante seis décadas, el pueblo cubano se ha enfrentado a horrores inimaginables que han negado sus derechos humanos fundamentales, los han sometido a encarcelamiento y abusos políticos y han limitado la prosperidad de millones. Esta legislación bipartidista apunta a los peores abusadores del gobierno autoritario por sus atroces violaciones de derechos humanos contra los activistas por la democracia y reafirma nuestro compromiso con la libertad, la libertad y la justicia. El pueblo cubano necesita y merece el apoyo total de Estados Unidos en su lucha incansable y justa por la liberación del régimen comunista cubano”.

“Los cubanos continúan sufriendo a manos del régimen comunista de Castro que les niega la libertad y arresta a cualquiera que hable para pedir un cambio. La verdad es que las políticas comunistas y socialistas del régimen han fracasado. Han fallado en su sistema de salud, no han podido poner alimentos en sus tiendas de abarrotes y no han permitido que los cubanos mantengan a sus familias. Durante 60 años, los cubanos se han enfrentado a un brutal régimen comunista, la supresión de la disidencia y una economía socialista que les ha robado sus sueños. Estados Unidos apoya a Cuba en su demanda de cambio. No nos sentaremos en silencio al margen en su lucha por la libertad", declaró Roger Marshall, senador de Kansas.

“La opresión que padece el pueblo cubano es una tragedia en curso. Quienes disfrutan de las libertades no deben callar. Con sanciones y presión económica, apoyamos a nuestros amigos y aliados en Cuba que se enfrentan a Castro y su brutal régimen comunista”, afirmó el senador de Alabama Tommy Tuberville.

Para el congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart la legislación busca "negar el apoyo material a la brutal, opresiva y antiamericana dictadura cubana y para exigir a la Administración Biden que utilice todos los medios disponibles para proporcionar acceso a Internet al pueblo cubano, lo cual ellos han rechazado hasta ahora”.

“Mientras los valientes activistas a favor de la democracia y los derechos humanos continúan exigiendo libertad, y muchos siguen encarcelados por atreverse a hablar en contra del régimen, esta legislación es fundamental para promover una Cuba libre y democrática. Felicito a mis colegas, el congresista Byron Donalds y el senador Rick Scott, por apoyar al pueblo cubano”, afirmó el representante floridano.

Mientras el congresista Giménez consideró que "Estados Unidos debe tener una postura firme contra el malvado régimen comunista de Castro y mantener un compromiso firme e inequívoco con el pueblo cubano que busca la libertad. Al sancionar a individuos dentro del aparato de poder del Partido Comunista de Cuba, estamos enviando un mensaje claro al pueblo cubano y al resto del mundo de que estamos firmemente del lado de la libertad política y económica. Este problema es personal para mí. Siempre estaré firmemente del lado de todos los que anhelan la libertad y la democracia. Agradezco al senador Rick Scott y a mi colega Byron Donalds en la Cámara por presentar esta importante legislación”.

La congresista cubanoamericana María Elvira Salazar recordó que ella representa al distrito 27 de Florida, hogar de la comunidad de exiliados cubanos más grande de los Estados Unidos.

"Como hija de exiliados cubanos, estoy comprometida a luchar contra el régimen asesino que obligó a muchos de nosotros a huir. Esta legislación crítica asegura que cualquier empresa extranjera que decida hacer negocios con el régimen de Castro será bloqueada del dinero y los mercados estadounidenses. No nos quedaremos de brazos cruzados mientras las empresas extranjeras suministran oxígeno a una dictadura brutal para su propio beneficio económico. Estados Unidos no debe, ni hará negocios con dictadores o sus compinches", dijo la periodista.

La Casa Blanca publicó el 23 de julio el documento HOJA INFORMATIVA: Medidas de la Administración Biden-Harris sobre Cuba en el cual se detalla la política del gobierno de Estados Unidos hacia la isla​ y se asegura que la situación actual en Cuba es una de las principales prioridades de la Administración.

Entre los pasos a delineados por la Casa Blanca están:

Responsabilizar al régimen cubano con sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE. UU. basadas en la Ley de Responsabilidad de Derechos Humanos Global Magnitsky; Involucrar a la comunidad internacional; Asegurar que los ciudadanos cubanos tengan acceso a Internet; Escuchar a los líderes cubanoamericanos; la Revisión de la política de remesas y la Rehabilitación de personal de la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Recientemente, Antony J. Blinken, Secretario de Estado de Estados Unidos, a propósito de la clausura del 76° Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, celebrado en septiembre en Nueva York, reiteró que su país continuará apoyando al pueblo cubano y continuará tomando medidas para promover la rendición de cuentas por los abusos de derechos humanos cometidos por el gobierno cubano".​

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG