Enlaces de accesibilidad

Cuba

Nueva política de viajes es fruto del miedo

Según el diario, Raúl Castro carece del “carisma demagógico” de su hermano.

Un artículo del diario The Wall Street Journal analiza las medidas del gobierno cubano para facilitar los viajes al extranjero y dice que no se trata de una señal de liberalización, sino de temor.

Probablemente no sea una coincidencia que en los últimos días corrieron rumores de que Fidel Castro podía estar cerca de la muerte y que su hermano Raúl anunció el fin de la llamada “tarjeta blanca” para que los cubanos puedan viajar al extranjero, dice un artículo que publica el diario The Wall Street Journal.

No se trata de que las reformas en las restricciones de viajes apunten en dirección de una Cuba más justa y libre—dice—. Más bien, da la impresión de ser otro ardid diseñado para reforzar el puño de los militares y asegurar que la población permanezca obediente.

La tesis del periódico es que si los cubanos se burlan ahora de Fidel Castro y lo culpan de que el país esté en ruinas, hay que imaginarse cómo reaccionarán cuando éste se muera. “Esta preocupación explicaría la nueva política de viajes”, dice.

El Journal destaca que los cubanos de mayor edad fueron criados reverenciando a Fidel Castro, “pero el adoctrinamiento no ha persuadido a las generaciones más jóvenes. Incluso con limitado acceso a Internet—precisa—, ellos saben que sus vidas en represión y privaciones no es normal”.

Además, apunta, quienes fueron educados para adorar a Fidel Castro no sienten lo mismo por Raúl, “que carece del carisma demagógico” de su hermano y ha hecho infinidad de enemigos, desempeñando durante años el “trabajo sucio”.

Según el diario, Cuba ya es testigo de una rebelión en la que más que desbordarse en las calles o manifestarse en amplios actos de desobediencia civil "la gente está expresando la desesperación simplemente negándose a cooperar".

Tras señalar que pocos decretos de Castro son tan odiados como el que prohíbe la libertad de viajar, el Journal pone de relieve las restricciones que seguirán en pie para médicos y otros profesionales. “Léase –dice-: nadie sale (del país) sin la bendición del dictador”.

Quizás las autoridades quieren permitir que más cubanos viajen al extranjero para que “la riqueza que Cuba no puede generar debido a su atrasado sistema económico–señala–, pueda ser importada maleta por maleta”.

De paso, añade, “sus vecinos disidentes, a quienes se les niega el permiso de viajar, aprenderán una importante lección sobre cómo no comportarse”.

Vea todas las noticias de hoy

Compras online, signo de la desigualdad en Cuba

Hector Leon, recibe unos paquetes que compró online en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

La pandemia de coronavirus está revelando un incremento de la desigualdad en Cuba, debido a que una mayor escasez ha obligado a la mayoría de los ciudadanos a pasar horas en largas filas para comprar productos básicos, mientras los más acomodados los adquieren por Internet.

La llegada de la pandemia ha sumido a Cuba en su peor crisis económica desde la caída en la década de 1990 de la Unión Soviética, su antiguo benefactor, pero la flexibilización económica de las últimas tres décadas significa que no todos los cubanos han sido afectados de la misma manera.

Durante más de un año, los compradores han enfrentado largas filas para obtener productos básicos debido al deterioro de la situación económica de Cuba, en gran parte por la implosión de su aliado socialista Venezuela y las sanciones más estrictas impuestas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Actualmente, la enfermedad ha detenido el turismo, ralentizado las remesas y ha aumentado los costos de transporte de carga.

La escasez se ha generalizado. Para contrarrestar las filas, el Estado cubano, que tiene el monopolio de las telecomunicaciones y los servicios minoristas, busca alentar las compras en línea. Sin embargo, muchos cubanos simplemente no pueden pagar el servicio.

"No tengo Internet. No gano el dinero para poder obtener cualquier tipo de comida a través de Internet", dijo José Ángel González, un joven que buscaba en La Habana una tienda sin una fila muy larga. Según el Gobierno, el 40 por ciento de la población no tiene servicio de telefonía celular, y mucho menos Internet.

Yainelis, una empleada estatal y madre soltera de tres hijos en la oriental provincia de Granma, dijo que tenía problemas para llegar a fin de mes con su salario de unos 500 pesos cubanos.

"Solía tener algunas gallinas en el patio trasero para huevos, pero ahora nos las hemos comido todas", dijo. "Ahora, algunos días, solo es con el arroz de la ración mensual y lentejas", añadió.

Cuba, dependiente de importaciones, abrió a regañadientes la puerta a los crecientes niveles de desigualdad -un hecho que la revolución cubana de 1959 intentó eliminar- al comenzar a atraer divisas para comprar alimentos y combustible durante la depresión posterior a la era soviética. Antes casi todos los cubanos recibían ingresos relativamente similares.

La isla caribeña, cuya moneda no tiene valor fuera del país, desarrolló el turismo internacional, se abrió a la inversión extranjera, aprobó algunas pequeñas empresas y alentó a cubanos en el extranjero a visitar y enviar dinero a familiares.

"Recibo dinero de mi hermana en Miami. Su ayuda es un gran alivio en estos días pues hay que buscar mucho por comida", dijo la maestra de la escuela primaria, Imilsis Labrada, mientras hacía fila en una oficina de Western Union en La Habana.

Expertos sobre Cuba estiman que al menos el 40 por ciento de la población recibe remesas del exterior, que en total ascienden a unos pocos miles de millones de dólares anuales, pero que aumentan considerablemente su poder adquisitivo.

Estos cubanos, y los que trabajan en el sector privado más lucrativo, representan la mayoría de los compradores en línea. Mientras, los empleados estatales, el 70 por ciento de la fuerza laboral, no puede pagar el servicio "online", al menos que también reciban remesas.

Mantienen en celda de castigo al activista Yosvani Sánchez Valenciano

Yosvany Sánchez Valenciano

El preso político Yosvani Sánchez Valenciano, integrante de la Unión Patriótica de Cuba, UNPACU, deberá estar otro mes en celda de castigo en la prisión Combinado del Este de La Habana, informó Zaqueo Báez, coordinador de ese grupo opositor en la capital.

Lo tuvieron un mes en una celda, aislado, y cuando pensábamos que ya se terminaba el castigo "llamó para decirnos que lo mantendrán otro mes más allí", explicó Báez a Radio Televisión Martí.

Mantienen en celda de castigo a un activista de UNPACU
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:48 0:00

Según nos dijo, la razón para dejarlo de nuevo en esas mazmorras es "por un intento de fuga, algo que no aceptamos puesto que si lo tienen confinado carece de sentido que se quiera escapar", precisó Báez.

Yosvani Sánchez Valenciano, fue sancionado en 2016 a ocho años de cárcel por desorden público luego de varias protestas públicas que realizó en las calles de La Habana.

En la cárcel ha sufrido maltratos y golpizas frecuentes y en varias ocasiones ha sido llevado a celdas de castigo por reclamar respeto a sus derechos.

El activista forma parte del listado de cubanos que el Departamento de Estado incluyó en la campaña #PresosPorQué en 2018 para exigir su liberación.

Cuba va camino a la "redolarización", alerta experto (VIDEO)

Cuba autoriza dólar USD en comercios y permite a emigrados abrir cuentas bancarias
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:28 0:00

La decisión del gobierno de Cuba de autorizar el uso de dólares estadounidenses en las transacciones del comercio minorista y en las importaciones a través de agencias subordinadas al propio gobierno y de permitir a los cubanos emigrados abrir cuentas bancos nacionales representa según expertos un paso hacia la "redolarización" de la economía cubana y a la paulatina desaparición del CUC.

En relación a la Resolución 73-2020, publicada en la Gaceta Oficial, el economista Elías Amor alertó que “hay que tener mucho cuidado con este anuncio".

"No es nada nuevo ya en el mes de octubre pasado esta experiencia empezó a realizarse en moneda libremente convertible y ahora se hace con dólares (…) en un momento especialmente difícil como este las autoridades lo que necesitan es divisas para poder responder a los préstamos que han ido aplazando”, dijo el experto en entrevista con Radio Televisión Martí.

Esta nueva disposición permitirá a las personas naturales, residentes o no en la isla, que cuenten con depósitos en dólares en bancos cubanos utilizar las tarjetas magnéticas para efectuar pagos en los comercios gestionados por las entidades estatales

“Conviene tener mucho cuidado con lo que se anuncia de que los no residentes podrán hacer operaciones que van a poder abrir estas cuentas. Es riesgoso si se tiene en cuenta que no hay un marco jurídico respetable para el no residente en Cuba y en ese sentido, sabemos todos que la tradición del gobierno comunista ha sido la confiscación, la expropiación y determinadas operaciones antieconómicas que pueden perjudicar grandemente a los que tengan la osadía de abrirse estas cuentas”, dijo Amor.

El decreto emitido por el Banco Central de Cuba modifica la Resolución 275 del año anterior en la que se autorizó la creación de las cuentas bancarias en moneda convertible para realizar compras en determinadas tiendas mediante las tarjetas magnéticas.

En el documento oficial se especificó que para estas cuentas se permitirá ingresar fondos mediante transferencias bancarias del exterior, desde otras cuentas en divisas operadas por bancos cubanos o desde la empresa FINCIMEX SA por concepto de remesas.

“Con esta medida lo que se hace es aumentar más las diferencias entre los que pueden tener acceso a la moneda fuerte y los que no. Entre los cubanos que tienen acceso a dólares y los cubanos que viven con 24 dólares al mes y dependen de la libreta de racionamiento. En vez de apostar por medidas más equitativas de justicia social, el régimen comunista lo que hace es facilitar esa segmentación perversa del mercado. Yo creo que la sociedad cubana debe estar harta y debe decir basta porque eso va también en contra de los derechos humanos económicos”, indicó el economista.

Por otra parte, la periodista independiente Yoani Sánchez publicó en el sitio 14ymedio: “Si hasta ahora, la sociedad cubana estaba atravesada por una línea que separaba a quienes recibían su salario solo en pesos cubanos y aquellos que a través del turismo, las remesas y los negocios -legales o ilegales- podían contar con pesos convertibles, ahora se crea otra división más profunda y determinante. El que no tenga dólares tendrá que empezar a buscarlos.”

A manera de reflexión Sánchez se cuestionó: “¿Y ahora qué hacemos con los chavitos? ¿Los guardamos para el museo del absurdo que algún día se levantará en esta Isla? ¿O los colocamos en un tercer bolsillo, ese donde se pone todo aquello que no sirve para convertirse en bienes ni servicios?”

La economía cubana autorizó y brindaba operaciones en dólares desde inicios de los 90, cuando el denominado período especial hasta 2004, cuando se sustituyó el dólar estadounidense por el peso cubano convertible (CUC).

Cuba ya “está trabajando” para reabrir las fronteras, dice el MINSAP

Escena captada el lunes en una calle de La Habana (Yamil Lage/AFP).

Los organismos del Estado cubano ya están trabajando para reabrir las fronteras a la entrada de extranjeros “porque indiscutiblemente la evolución de la pandemia en nuestro país, sin descuidar nada, permite que ya esos análisis se puedan ir realizando”, dijo el miércoles en conferencia de prensa el Dr. Francisco Durán, director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Sin embargo, el funcionario se negó a precisar fechas.

“Lo único que puedo decir, lo que debo decir, es que se está trabajando… Digo, porque todavía yo no puedo informar cuáles son las cosas concretas en este sentido”, declaró el Dr. Durán. “Cada cual lo está trabajando y se hará público en su momento. Pero sí que todos estamos trabajando” en ese sentido, manifestó.

Respondía una pregunta enviada por la cadena estadounidense NBC, a la que –como tantas otras de todo el mundo-- el gobierno de La Habana permite participar en las conferencias de prensa diarias del MINSAP, un derecho que niega a medios independientes cubanos.

No está claro cuáles son los requisitos para participar. En la del miércoles, que como de costumbre tuvo lugar en el Centro de Prensa Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, el moderador Héctor Ahmed Velázquez incluyó entre las preguntas esta: “Un usuario en redes sociales comenta lo siguiente…

A juzgar por las declaraciones del Dr. Durán, una de las preguntas que más hace la población es precisamente en qué momento se permitirá la entrada de extranjeros.

“Lo que puedo decir es que todos los organismos están analizando, el Ministerio de Salud Pública está analizando; qué cosas se van a mantener, qué cosas se van a incrementar [en comparación a] como teníamos antes de la pandemia […], y cada organismo… las cosas que se irán abriendo en el momento que se irán abriendo y, sobre todo lo que pregunta la población… bueno, la frontera, cuándo comienzan a arribar personas del exterior”, dijo.

Con 11 nuevos casos confirmados de COVID-19, la cifra de contagios en el país llegó a 1,974 y el martes no hubo ningún fallecimiento por la enfermedad, informó el Dr. Durán.

La mayoría de los nuevos positivos, nueve, fueron de La Habana, y a las provincias de Artemisa y Ciego de Ávila correspondieron uno en cada una. Hubo un solo menor entre los 11 confirmados el martes, una niña de siete años residente en el municipio capitalino de La Lisa.

También son de la capital los dos casos reportados graves: un hombre de 85 años procedente de Centro Habana, y otro de 52 residente en La Habana del Este. “Terminamos el día con dos pacientes graves y ninguno [en estado] crítico”, declaró el Dr. Durán.

Permanecen ingresados con diagnóstico positivo en todo el país 166 pacientes, y 164 de ellos tienen evolución clínica estable, según el funcionario de salud. Con las 15 personas que fueron dadas de alta el martes, la cifra de enfermos recuperados llego a 1,724, reportó.

Con visitas familiares suspendidas se empeora encierro de las presas del Guatao

Arresto de la Dama de Blanco Martha Sánchez.

La Dama de Blanco Martha Sánchez comunicó a sus familiares que es crítica la situación con la alimentación en la prisión de mujeres del Guatao, en La Habana, donde cumple sentencia en estos momentos.

Su hermano Joaquín Sánchez dijo a Radio Televisión Martí que en la conversación telefónica que tuvo este lunes con la presa política supo que las condiciones de confinamiento son pésimas y que "están pasando mucha hambre y necesidades".

Crítica la situación con la alimentación en la prisión de mujeres del Guatao
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:52 0:00

Ante el avance de la pandemia en la isla, el pasado mes de marzo el régimen prohibió las visitas a las cárceles.

La comunicación telefónica es semanal y una vez al mes permiten la entrega de una jaba de alimentos en la entrada de las penitenciarías.

Los abogados tampoco pueden acceder al penal.

La Dama de Blanco fue condenada en septiembre del 2018 a cuatro años y seis meses de prisión por el Tribunal Municipal de Artemisa, localidad donde reside.

La sancionaron por los cargos de desacato, atentado, desorden público y resistencia tras manifestarse pacíficamente frente a un colegio electoral y exigir a gritos la libertad para los presos políticos, entre otras demandas.

De acuerdo a las leyes en la isla al cumplir la mitad de la condena los presos tienen derecho a solicitar una revisión de causa para una libertad condicional.

En febrero de este año a Sánchez le denegaron una petición interpuesta meses antes a su favor. El abogado volvió a tramitar la solicitud pero ya pasaron los 3 meses establecidos y siguen sin respuesta favorable para la activista, asegura la familia.

La Seguridad del Estado ha ido a la prisión para proponerle que firme un documento donde se comprometa a no seguir perteneciendo a las Damas de Blanco "pero ella prefiere cumplir la condena completa y no dar un paso atrás", precisó el hermano.

El pasado mes de abril el Departamento de Estado de los EE.UU. se pronunció a favor de ella y la también Dama de Blanco Aymara Muñoz, quien actualmente permanece en una prisión de mujeres en la provincia de Las Tunas.

El movimiento de las Damas de Blanco lleva 17 años exigiendo la libertad del pueblo cubano y de los presos políticos.

(A partir de un reporte de Ivette Pacheco)

Cargar más

XS
SM
MD
LG