Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

Cuba tuvo en sus manos mantenerse fuera de lista negra de terrorismo pero "se opuso", afirma funcionaria

Banderas de Cuba y Estados Unidos. AFP PHOTO/ Yuri CORTEZ

El régimen de Cuba tuvo la oportunidad de mantenerse fuera de la lista negra de países que patrocinan el terrorismo pero prefirió no cooperar, declaró en una conferencia con medios de prensa independientes cubanos, Mara Tekach, Coordinadora de la Oficina del Hemisferio Occidental para temas de derechos humanos del Departamento de Estado de EEUU.

La funcionaria ofreció detalles de cómo Washington tomó la decisión de volver a incluir a Cuba entre los estados patrocinadores del terrorismo, siguiendo un procedimiento estándar, "como se hace exactamente en todos los casos".

"Esta designación pone la responsabilidad en manos del régimen, y nosotros sabemos que ese régimen hace tiempo se pronunció claramente sobre su intención de evitar esta designación. Sabía qué debía hacer para evitarla y se opuso. Ahora le toca hacer lo necesario si verdaderamente quiere lograr ese objetivo", dijo la funcionaria.

En 2019, el país caribeño fue considerado como una nación que no cooperaba por completo con Washington en su batalla contra el terrorismo. Antes, en el 2015 fue excluida de la lista de países que patrocinan el terrorismo.

Pero desde 1982 a 2015, el régimen de La Habana se mantuvo cada año en la lista negra por su acogida a miembros de la organización terrorista vasca ETA, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y algunos fugitivos de la justicia estadounidense.

Tekach afirmó que el gobierno comunista rechazó cooperar cuando tuvo la oportunidad de mantenerse fuera de esta designación: "Cuando bajó de la lista en 2015, fue sobre la base de que iba a cambiar su postura y a pesar de las oportunidades, no lo hizo. Ignoró la petición de extraditar a miembros del Ejército de Liberación Nacional de Colombia con cargos. Fue reacio en su postura de entregar a los fugitivos estadounidenses", declaró la diplomática.

La ex encargada de Negocios de la Embajada de EEUU en La Habana recordó además que "Cuba alberga a varios de los fugitivos más buscados por la justicia o condenados por cargos de violencia política, muchos de los cuales han residido en Cuba durante décadas.(...) Esta gente permanece en Cuba, están protegidos, les han dado confort, mientras el pueblo cubano sufre escasez de alimentos, de medicamentos y encima de todo el Gobierno le niega hasta el más mínimo derecho".

Vea todas las noticias de hoy

Congresista McGovern pide a Biden que restablezca las relaciones con Cuba

James McGovern muestra una foto suya junto a Fidel Castro en un evento en el Museo Ernest Hemingway, el 30 de marzo de 2019 en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

En una carta fechada el 15 de enero, el representante James McGovern, presidente del Comité de Reglas y miembro de alto rango del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes, instaba al entonces presidente electo Joe Biden a cambiar la política de Estados Unidos hacia Cuba después de cuatro años de deterioro en las relaciones bajo Donald Trump.

“El deterioro de las relaciones durante los últimos cuatro años requerirá una restauración de confianza en ambos lados…En mis décadas de compromiso con Cuba, sin embargo, siempre he sostenido que relaciones normales entre Cuba y Estados Unidos es lo correcto para el pueblo estadounidense, así como el pueblo cubano”, dice el congresista en la misiva.

En la carta, McGovern insta al presidente Biden a “actuar de forma temprana, rápida e integral” para revertir todas las políticas, restricciones y sanciones impuestas por Trump y que se restaure una embajada y servicios consulares en la isla dirigidos por un embajador experimentado y altamente calificado.

McGovern también pide al nuevo presidente que separe las relaciones entre Estados Unidos y Cuba de la política de Estados Unidos hacia Venezuela y la política en el estado de la Florida y urge a que se abran los viajes, intercambios y comercio entre el pueblo estadounidense y el cubano.

El congresista pide poner fin de inmediato a la aplicación de cualquier sanción contra alimentos, medicamentos y otra asistencia humanitaria a Cuba. Y por último alienta a renovar los grupos de trabajo colaborativos y los diálogos, incluyendo derechos humanos y reformas económicas y financieras.

Recientemente, en otros proyectos de ley sobre Cuba nueve congresistas encabezados por la representante María Elvira Salazar, republicana por la Florida, presentaron en el Congreso un anteproyecto que condiciona la remoción de Cuba de la lista de países que promueven y financian el terrorismo a que el régimen cumpla ciertas demandas.

La denominada Ley FUERZA tuvo el respaldo de los legisladores de origen cubano Mario Díaz-Balart, Carlos Giménez y Nicole Malliotakis y Alex Mooney así como de los congresistas Stephanie Bice, Neal Dunn, Kat Cammack y Michael Waltz.

La propuesta exige a La Habana: Liberar a todos sus presos políticos y permitir que las organizaciones internacionales de derechos humanos competentes investiguen las cárceles cubanas; una transición del régimen de Castro a un sistema que garantice los derechos del pueblo cubano a expresarse libremente y un compromiso a realizar elecciones libres y justas.

El Departamento de Estado recientemente volvió a incluir a Cuba en su lista de países patrocinadores del terrorismo por brindar apoyo a actos de terrorismo internacional al ofrecer un refugio seguro a terroristas.

Mientras tanto, Cuba tiene esperanza de que el presidente Biden, revierta rápidamente las sanciones impuestas por Donald Trump y reanude una política de acercamiento, según dijo a la agencia Reuters Carlos Fernández de Cossío, principal diplomático de Cuba a cargo de las relaciones con Estados Unidos.

"Lo que no hay duda es que se puede revertir todo en el corto plazo si esa fuera la voluntad del Gobierno", dijo el diplomático cubano.

Fernández de Cossío mencionó que las palabras de Biden durante la campaña presidencial insinúan que el nuevo presidente quiere reiniciar las relaciones donde las dejaron él y Obama.

Western Union con esperanzas de reanudar servicios en Cuba

Oficina de Western Union en La Habana, Cuba.

Western Union (WU) confía poder reanudar la oferta de servicios de transferencia de dinero a Cuba, ya que espera medidas políticas beneficiosas para la empresa bajo la administración estadounidense de Joe Biden, dijo el martes su director financiero a la agencia Reuters.

El 22 de noviembre de 2020 Western Union realizó sus últimas operaciones de envíos a Cuba, en cumplimiento de sanciones impuestas por la Administración de Donald Trump pues la empresa funcionaba desde el 2016 a través del socio comercial cubano Fincimex, incluida desde junio pasado la "lista negra" de empresas con las que los estadounidenses deben abstenerse de hacer transacciones.

El ejecutivo de WU, Raj Agrawal, dijo a Reuters: "Tenemos la esperanza de que, dejando de lado cualquier preocupación que pueda haber desde el punto de vista de la administración, nos permitan mover el dinero para las personas que quieren mover el dinero a sus seres queridos".

En diciembre, Michael Kozak ,el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental durante la Administración Trump, explicó en conferencia de prensa las razones para tomar medidas relacionadas con las remesas a la isla: “Cuba es el único país del hemisferio en donde los militares toman una parte de las remesas. Peor aún, han logrado establecer casi un monopolio de las divisas que generan esas remesas. Cuando bloqueamos la manipulación de las fuerzas armadas cubanas del proceso de remesas, tuvimos cuidado de dejar espacio para que continúen las remesas a través de canales privados y civiles, siempre que no enriquezcan a los militares”.

El funcionario denunció entonces que los militares cubanos, sacan una tajada de las remesas y mantienen el monopolio en la recepción de los envíos de dinero a través de la financiera FINCIMEX, y que fuerzan a los cubanos a que usen el resto del dinero que reciben de sus familiares en el exterior para "comprar alimentos a precios recargados" en tiendas en divisas.

A la pregunta de cómo el cierre de las operaciones de Western Union en Cuba beneficia al pueblo cubano, Kozak respondió que “hay otros canales para enviar remesas, incluso canales informales que anteceden a Western Union, y estos todavía están disponibles y pueden usarse”.

También la Administración Trump impuso en octubre de 2019 límites en el envío de remesas a Cuba ( $1,000 por persona cada tres meses) y determinó que el destinatario no podía ser funcionario del gobierno, ni miembro del Partido Comunista.


Biden criticó esta medida desde sus días como aspirante a la Oficina Oval.

En septiembre pasado, el entonces candidato presidencial demócrata durante una entrevista con NBC 6 prometió que revertiría los límites en el envío de remesas a la isla impuestos por la actual Administración y criticó las políticas del republicano que a su juicio han causado daño a los cubanos y sus familias y "que no tienen nada que ver con la democracia y los derechos humanos".

"Creo que ningún gobierno debería intervenir en que los cubanoamericanos ayuden a familiares y amigos en Cuba. Revertiré la reciente decisión de Trump de limitar las remesas a la familia cubana", declaró en aquella ocasión.

¿Cuáles son los retos de Biden en su apuesta por recomponer las relaciones con Cuba?

Banderas de EEUU y Cuba

Los partidarios del levantamiento de sanciones por parte de EE.UU. a Cuba indican que eso ayudaría a paliar la crítica situación que vive el pueblo. Los críticos argumentan sobre la falta de libertades y un cada vez mayor control de los militares en la económía.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, se instalará pronto en la Casa Blanca y el debate sobre si es mejor una política de presión o una vía diplomática con respecto a La Habana vuelve a movilizar a defensores y detractores.

El demócrata, que pasó ocho años como vicepresidente de Barack Obama, conoce los entresijos de aquellas conversaciones y ha prometido revertir las sanciones impuestas por su antecesor, el republicano Donald Trump. La cuestión es, ¿hasta que punto llegará el acercamiento?

¿Recibirá La Habana el paquete completo de suspensión de sanciones iniciado por Barack Obama hace un lustro? ¿Cuántas de las medidas impuestas por Trump podrán ser revertidas? ¿Qué beneficios reales tendrá el pueblo cubano? La Voz de América conversó con expertos en el tema.

Geoff Thale, presidente de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), un centro de investigación con sede en Washington D.C. que “promueve los derechos humanos en las Américas”, asegura que volver al punto en que Obama dejó el entramado de relaciones es solo cuestión de tiempo.

Entrevista de Geoff Thale, presidente de WOLA a VOA
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:04 0:00

En entrevista con la VOA, Thale explica que Biden tendrá la capacidad -por orden ejecutiva-, de regresar al punto en que quedó la relación en la era de la administración Obama. "Es decir, puede revertir las restricciones en viajes, en remesas familiares, en comercio, etcétera, hasta el punto en que estaban”.

“El proceso no va a ser todo de hoy para mañana. Pero, sí creo que va a avanzar porque es en el interés nacional de Estados Unidos”, precisa.

Un camino accidentado

A grandes rasgos, esta es la ruta del “deshielo” adoptada por la administración Obama: La Casa Blanca anunció el inicio o restablecimiento de relaciones con Cuba el 17 de diciembre de 2014, a lo que siguió el levantamiento de restricciones a los cruceros turísticos, la expedición de visas a ciudadanos cubanos por hasta cinco años para viajar a EE.UU. y permisos para transacciones comerciales. Además, se eliminó el límite en las remesas que los cubanos podían enviar a familiares en la isla, que hasta el momento era de 2.000 dólares trimestrales.

Medidas del presidente Barack Obama hacia Cuba
Medidas del presidente Barack Obama hacia Cuba

También fue significativa la apertura de embajadas en La Habana y Washington, la ampliación de categorías para el intercambio de acciones educativas y culturales y la remoción de Cuba, en mayo de 2015, de la lista de Países Patrocinadores del Terrorismo.

Al llegar a la presidencia en 2016, Trump se encargó de dar marcha atrás a las relaciones bilaterales en curso, cumpliendo así con las promesas electorales hechas principalmente al sector más radical de origen cubano en Florida.

De manera gradual el presidente republicano ordenó el cierre de la oficina de asuntos migratorios en la embajada en La Habana; Western Union se vio impedida de hacer transacciones en el envío de remesas hacia Cuba, eliminó la casi totalidad de los vuelos chárter y prohibió a los viajeros estadounidenses alojarse en hoteles e instalaciones turísticas "en manos de las autoridades". Por último, el pasado 11 de enero, a menos de 10 días de su salida del poder, Trump ordenó reinsertar a Cuba en la lista de Países que Patrocinan el Terrorismo.

Medidas del presidente Donald Trump hacia Cuba
Medidas del presidente Donald Trump hacia Cuba

El investigador cubano José Azel, que ha impartido clases en el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos, de la Universidad de Miami, no está de acuerdo con volver al punto en que quedaron los intercambios al final del mandato de Obama, argumentando que “son medidas de acercarnos a un gobierno totalitario que ha eliminado todas las libertades individuales para el pueblo cubano”.

Para Azel se trata de “un error volver a esa fallida política de Obama” debido a que “fue una política basada en concesiones unilaterales de parte de Estados Unidos a cambio de nada”, expone.

¿Sobre quién recaen realmente las sanciones?

Cuando el entonces presidente Obama bajó del avión presidencial, el emblemático Air Force One, el 20 de marzo de 2016 en La Habana, ya el júbilo en gran parte del pueblo cubano era notorio debido a la oxigenación de la economía informal, la relativa facilidad para viajar a Miami o la llegada de turistas a la isla.

En el otro lado, los críticos del deshielo apuntaban que se concedía la apertura a un gobierno cubano que continuaba con la represión y mantenía un férreo control por parte de los militares en el sector hotelero.

El profesor Thale, que ha viajado por treinta años a la isla para conocer el terreno de sus estudios, dice que ambas opciones deben ir parejas: la defensa de los derechos y la del acercamiento.

“Creo que la reducción en las tensiones y hostilidades entre Cuba y Estados Unidos en el mediano plazo tiene un impacto positivo al abrir espacio político dentro de Cuba, para discusiones sobre su futuro en derechos humanos, libertad de expresión”, explica.

Sin atender a las críticas al deshielo Thale se aventura a señalar que “hablar en ese contexto de una apertura es lo sensible”, al tiempo que aconseja “avanzar en la apertura sin intentar decir «esto es lo bueno, esto, lo malo; esto primero, esto segundo»”.

En cambio, el profesor Azel insiste en que en aquella ocasión “no se consiguió avanzar en lo absoluto” en el tema de “liberar un poco la economía cubana” o “reducir la opresión”, y saca a relucir los pedidos que ha hecho Washington porque La Habana extradite a prófugos de la ley asentados en la isla.

José Azel, investigador y analista político
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:10 0:00

Azel aplaude, además, la postrera decisión de administración Trump de reingresar a Cuba en la lista de Países que Patrocinan el Terrorismo alegando, precisamente, que el país caribeño no colabora en la entrega de criminales y da cobijo a guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN).

“Cuba nunca debió haber sido eliminada de esa lista”, repite el académico, porque “nunca ha hecho ningunas concesiones”.

¿Un mensaje a los vecinos en la región?

En el contexto actual, Cuba, Nicaragua y Venezuela son objeto de crítica por ser los tres países del hemisferio en que o no hay elecciones democráticas, o sus procesos electorales son calificados de fraudulentos.

Las Naciones Unidas han denunciado repetidamente las violaciones a los derechos humanos que el gobierno de Nicolás Maduro ha dirigido contra el pueblo venezolano, país que ya sobrepasa los 5 millones de refugiados dispersos por el mundo.

La Organización de Estados Americanos (OEA) condena al gobierno Nicaragua por la represión y encarcelamiento de sus opositores, así como dictar medidas que coartan la libertad de expresión.

Y Cuba, según el informe de diciembre de 2020 de la organización Prisioners Defenders, con sede en Madrid, ha vuelto a las cifras de presos políticos que tenía cuando procedió a las liberaciones tras los acuerdos con Obama al sobrepasar en estos momentos el centenar de personas encarceladas por motivaciones políticas.

A la pregunta de qué mensaje estaría enviando la administración Biden a vecinos como Venezuela y Nicaragua si ofrece un acercamiento a Cuba, los entrevistados por la VOA respondieron en puntos diametralmente opuestos.

“Cada país tiene sus distinciones y lo que va a funcionar en Cuba no es lo que va a funcionar en Nicaragua ni lo que va funcionar en Venezuela”, aseveró Thale.

El investigador estadounidense argumenta que ha habido “un bloqueo total -casi total- de 60 años”, y sentencia: “Entiendo la crítica, pero no lo acepto y desde mi punto de vista no tiene sentido”.

Azel, que salió de Cuba en 1960 y jamás ha regresado, cree que “es un mensaje que legitima -en los ojos de la población, en los ojos del mundo- a esos regímenes opresores”, y concluye que en su caso personal, no proporcionar medios al gobierno cubano es una “cuestión de principios”, si bien entiende "perfectamente", dice, "esa agonía y ese dilema”.

EEUU incluye a Cuba en nuevas reglas que limitan importación de tecnología desde países adversarios

El secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, declara ante el Congreso en Washington, el 10 de marzo de 2020. (AP Foto/Andrew Harnik, File)

Estados Unidos emitió este jueves reglas provisionales destinadas a asegurar la cadena de suministro de tecnología y comunicaciones de la nación que prohibirían ciertas transacciones con Cuba, Rusia, China, Irán, el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, y Corea del Norte.

Las nuevas reglas buscan impedir que los estadounidenses importen tecnología de estados que Estados Unidos cree pudieran amenazar la seguridad nacional, dijo el Departamento de Comercio en un comunicado.

El secretario de comercio, Wilbur Ross, señaló que “asegurar agresivamente la cadena de suministros de servicios y tecnología de información y comunicaciones protegerá a los ciudadanos y empresas estadounidenses de vulnerabilidades que puedan minar la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de su información personal o datos sensibles por maliciosos adversarios extranjeros y los que pretendan causar daños a Estados Unidos".

La nueva regla, que cubre software como el que se utiliza en infraestructura crítica, y hardware, incluidos drones y cámaras de vigilancia, otorga nuevos poderes al Secretario de Comercio para expedir licencias o bloquear importaciones.

La medida entrará en vigencia en 60 días e implementa una orden del presidente Donald Trump firmada en 2019 para proteger las cadenas de suministro estadounidenses relacionadas con la tecnología de las comunicaciones y servicios.

Varios informes, incluido el de Estrategia Nacional de Contrainteligencia de EEUU para 2020-2022, establecen que Cuba, Venezuela, China, Rusia, Irán y Corea del Norte son los principales adversarios de EEUU, precisa un documento publicado en julio por la Oficina de Electricidad del Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE).

Estos adversarios extranjeros están empleando combinaciones innovadoras de espionaje tradicional, espionaje económico y operaciones de cadena de suministro y cibernéticas para obtener acceso a infraestructura crítica de Estados Unidos, indicó entonces el DOE.

Congresistas presentan proyecto de ley que condiciona salida de Cuba de lista negra del terrorismo (VIDEO)

Los congresistas cubanoamericanos María Elvira Salazar y Mario Díaz Balart. Tomado de Twitter @RepMariaSalazar

Menos de 24 horas después de prestar juramento como miembro de la bancada republicana en el Congreso 116 de Estados Unidos, la debutante legisladora republicana María Elvira Salazar presentó este miércoles ante ese órgano, un anteproyecto que condiciona la retirada del régimen de Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo internacional.

La propuesta, denominada Ley FUERZA e identificada con el código HR 287, ha recibido el respaldo de los legisladores de origen cubano Mario Díaz-Balart, Carlos Giménez y Nicole Malliotakis y Alex Mooney.

También ha sido respaldada por los congresistas Stephanie Bice, Neal Dunn, Kat Cammack y Michael Waltz.

“Es todo un honor luchar en contra de la dictadura castrista que tanto daño le ha hecho a la isla de Cuba y a los pueblos hermanos de Venezuela, Bolivia y Nicaragua. Nuestro deber es con la democracia y la libertad”, escribió en su cuenta en Twitter la periodista nacida en la Pequeña Habana de Miami, hija de padres cubanos.

En un video colgado en la referida red social, Salazar argumenta que Cuba debe permanecer en la lista negra del Departamento de Estado hasta que no cumpla con ciertas condiciones prevista en su propuesta de ley. Ellas son:

- Liberar a todos sus presos políticos y permitir que las organizaciones internacionales de derechos humanos competentes investiguen las cárceles cubanas.

- Transición del régimen de Castro a un sistema que garantice los derechos del pueblo cubano a expresarse libremente.

- Comprometerse a realizar elecciones libres y justas.

“Este proyecto de ley le dice a cualquier administración (de EEUU) que no puede quitar a Cuba de la lista hasta que no se porten bien”, indica la legisladora.

Para el congresista Carlos Giménez se trata de impulsar una iniciativa "para que Cuba sea finalmente una nación libre y abierta".

"Debemos aplicar una estrategia audaz y sólida de máxima presión. Es hora de que el Congreso dé un paso adelante y nombre permanentemente al régimen comunista en Cuba como un estado patrocinador del terror", escribió en su cuenta en Twitter.

La cubanoamericana Nicole Malliotakis, quien también se estrena como congresista, ha sido un orgullo estar junto a sus compatriotas cubanoamericanos en el Congreso respaldando la Ley FORCE.

"Responsabilizaremos a Cuba por su falta de cooperación contra el terrorismo y trabajaremos para garantizar que las peligrosas políticas socialistas de las que huyeron nuestras familias no se extiendan y nunca se traigan a los EEUU", escribió la republicana de New York.

La semana pasada el Departamento de Estado regresó a Cuba a la relación de estados patrocinadores del terrorismo internacional junto a Siria, Irán y Corea del Norte.

Según el anuncio oficial, la medida obedece a que La Habana brinda refugio a terroristas del Ejército de Liberación Nacional, de Colombia y a prófugos de la justicia estadounidense como Assata Shakur, condenada por asesinar a un policía de Nueva Jersey en 1973, así como la infiltración de su aparato de inteligencia y seguridad en las fuerzas militares y de seguridad de Venezuela, “ayudando a Nicolás Maduro a mantener el dominio sobre su pueblo mientras permite operar a organizaciones terroristas”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG