Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cuba: Seis décadas de promesas incumplidas

Campesino cubano arando con bueyes por falta de maquinaria

El año 2018 termina en Cuba con la misma cadena de incumplimientos que el régimen comunista ha venido arrastrando en las últimas seis décadas.

Hasta ahora, el cambio de figuras al frente del Consejo de Estado -del general Raúl Castro por Miguel Díaz-Canel-, no ha tenido repercusiones significativas, al tiempo que el nuevo mandatario reclama que él no es un relevo sino continuidad.

Semejante al comportamiento de años pasados, en el 2019 “la batalla económica sigue siendo la tarea fundamental y también la más compleja, porque es de la que más espera nuestro pueblo", anunció Díaz-Canel a los miembros de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), reunidos en el Palacio de Convenciones de La Habana la pasada semana.

“Es hora de actuar sin dogmas ni formalismos, encadenando empresas mixtas, sector estatal y no estatal”, dijo Díaz-Canel, subrayando que la mayor parte del tiempo debe emplearse “en cómo destrabamos cosas, en cómo le quitamos hojarasca al camino que conduce a la solución de los problemas económicos y financieros”.

Lo que no dijo, o no puede decir todavía Díaz-Canel, es que la “hojarasca” lleva 60 años trabando las soluciones a los problemas del país. La “hojarasca” es el legado que Fidel Castro comenzó a acumular con sus fantasías y delirios para crear una sociedad a su antojo.

De los 11.2 millones de habitantes que tiene Cuba 8.9 millones tienen menos de 60 años, según las cifras del Censo de Población publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas.

El dato vale para destacar que la gran mayoría de los cubanos no escuchó nunca las fantásticas promesas de un futuro mejor que Castro prometió durante décadas.

Un escueto resumen de algunas de aquellas promesas, plasmadas en largos discursos, interrumpidos por delirantes aplausos de jubilosas esperanzas, podría quizás servir para comprender desde cuándo se acumula tanta hojarasca en el camino cubano de la prosperidad.

Un día Fidel soñó con recrear el paraíso y lo llamó El Cordón de La Habana. Lo diseñó en un discurso pronunciado el 11 de mayo de 1968.

“De manera que el arroz quedará sembrado en las áreas del sur; el área del Cordón de La Habana será área de frutales y de café; las otras áreas onduladas y lomosas, sobre todo en los alrededores de La Habana, de tierras negras muchas de ellas serán las productoras de leche; las áreas de arcilla de Matanzas, de tierra buena con regadío, serán productoras de vegetales, de papas, de cítricos, de plátanos-fruta, de tabaco, de viandas, de cañas, productoras también de piñas. De manera que cada cultivo quedará en su sitio”.

“Y realmente la Ciudad de La Habana la vamos a abastecer plenamente de leche, y no solo de leche sino incluso de queso y en buena parte de mantequilla, con unas 80,000 hectáreas de tierra, ¡con ochenta mil! (APLAUSOS), y a un nivel de abastecimiento que sería el doble de lo que se abastecería con ese nivel de productividad de los campesinos en un millón de hectáreas de tierra.”

Cincuenta años después los habaneros, al igual que el resto de los cubanos, todavía esperan por ese paraíso, que le costó al país pérdidas millonarias.

“Medio millón de vacas están creciendo ya en este país, y otros muchos medios millones nacerán en los próximos años y habrá algo más de un litro no solo para todos los niños, sino para todos los ciudadanos de este país y en fecha ciertamente no lejana (APLAUSOS). De manera que la leche de 1970 pues también se multiplicará”, prometió Fidel en su discurso del 2 de enero de 1969 en La Habana.

Lo cierto es que 38 años después, su hermano Raúl reiteró la misma promesa durante un acto celebrado en Camagüey el 26 de julio de 2007, cuando dijo que cada cubano tendría la posibilidad de tomarse un vaso de leche. Todavía lo esperan.

Con una imaginación más pródiga en fantasías que en realidades, Fidel Castro diseñó todo un programa de ingeniería social para construir una comuna comunista, donde sus habitantes no necesitarían dinero y trabajarían para el bienestar de todos.

Ubicado en la provincia de Pinar del Río, San Andrés de Caiguanabo, con poco más de dos mil habitantes, casi todos campesinos y trabajadores dedicados al cultivo del café, fue el lugar que escogió para su experimento destinado a convertir la utopía comunista en una realidad para el resto de Cuba. Así lo explicó el 28 de enero de 1967.

“Los niños y los jóvenes no solo recibirán una educación esmerada en instalaciones magníficas, sino que recibirán una alimentación óptima, recibirán una dieta equilibrada, consumirán las cantidades máximas de alimentos que necesiten en frutas, en leche, en vegetales, en fin, en todos los alimentos.

“Y por lo demás, el hombre irá —con la ayuda de las máquinas y de la técnica— liberándose cada vez más del trabajo en su sentido de esfuerzo físico bruto. Y aquí mismo, en San Andrés, donde hay o había más de 1,000 bueyes, toda la tierra se preparaba con yuntas de bueyes. ¿Qué significaba eso? Que todos los años había que roturar la tierra, que cientos de padres de familia tenían que enyugar los bueyes bien temprano, enganchar el arado y, yendo detrás de la yunta de buey, romper y preparar las tierras. Y realmente ese trabajo es duro. Cuando un hombre tiene que ir llevando el arado detrás de una yunta de buey, son no dos bueyes, sino tres bueyes arando la tierra (APLAUSOS), porque él tiene que ir haciendo tanto esfuerzo como cualquiera de los bueyes”.

Nadie sabe, ni se sabrá nunca, cuántos millones de dólares se derrocharon en el intento, cuántas infundadas esperanzas se sembraron, ni cuántas ilusiones se esfumaron. Quizás ni los mismos habitantes que hoy viven en el llamado Pueblo Nuevo de San Andrés de Caiguanabo conozcan ese paréntesis de su historia.

Enumerar cada uno de los proyectos fallidos de Fidel Castro no es materia de un análisis periodístico.

Por lo pronto el balance que presentaron los ministros en la recién finalizada ANPP para encarar el próximo año, no puede ser más desalentador.

Según los datos oficiales, cuyos indicadores no están auditados por ningún organismo internacional, la economía de Cuba creció 1.2% este año, por debajo del plan que esperaba un 1.5%.

Los ingresos por exportaciones disminuyeron en 2018 en sectores como el turismo, el azúcar y los servicios médicos.

Las áreas existentes de yuca y plátano tienen un déficit de 107,745 hectáreas y 61,303 hectáreas sembradas, respectivamente.

Las hortalizas y las frutas son los productos que más escasean en la red minorista.

El plan de generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables sólo llegó al 51% de lo planificado.

El Director General de la Unión de Ferrocarriles de Cuba, Eduardo Hernández Becerra, informó que se incumple el movimiento de cargas ferroviarias porque hay menos productos que mover. Persisten las afectaciones de las vías férreas, puentes y pasos a nivel; entretanto la baja disponibilidad de locomotoras, vagones de carga, coches motores y de pasajeros limitan los servicios que se ofrece.

La transportación de pasajeros “tocó fondo porque dar un servicio cada cuatro días es más simbólico que real. Los coches en los que se mueven a los cubanos tiene más de 40 años de explotación en sus países de origen, y la única forma en que se pueden usar es reduciendo la velocidad. Hoy la formación de coches se redujo de 12 a siete”.

Díaz-Canel heredó este 2018 un país donde hay 76,400 personas que no encuentran trabajo, 1,112 más que en 2017, según admitió la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González Fernández

"Estas cifras no deben confundirse con las personas que estando en edad para ello, ni estudian ni trabajan. Los que están en esta situación son unas 567,000", especificó la ministra.

Cuba arrastra todavía la costosa red de fantasías que tejió durante décadas sobre el país. Los problemas que lastran la economía de Cuba son su legado.

(Una nota de análisis del periodista de Radio Martí, Pablo Alfonso)

Vea todas las noticias de hoy

Cuba, uno de los países más envejecido del mundo

Cuba se enfrenta a una encrucijada de políticas sociales y económicas ante el ritmo de envejecimiento.

Actualmente las provincias centrales de Villa Clara y Sancti Spíritus se mantienen como las más envejecidas, junto a La Habana.

Cuba posee una de las poblaciones más envejecidas de América Latina y mantiene su tendencia al decrecimiento, con más de 11.000 cubanos menos con respecto a 2017, precisó el subdirector de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, Juan Carlos Alfonso.

El 36,2 % de la población de Cuba superará los 60 años para 2050, según pronósticos revelados este sábado por expertos de la isla, que cerró 2018 con poco más de 11,2 millones de habitantes.

Este pronóstico sobrepasa al de hace cuatro años, cuando especialistas de esa oficina aseguraron que en unos 30 años habría 3.598.782 millones de cubanos con 60 años o más, un 33,2 % del total de habitantes.

En aquel momento se proyectó, que de cumplirse esta previsión, Cuba sería el noveno país más envejecido del mundo.

Actualmente las provincias centrales de Villa Clara y Sancti Spíritus se mantienen como las más envejecidas, junto a La Habana, el territorio cubano con mayor densidad poblacional, indicó Alfonso.

El año pasado se registraron en la isla 116.320 nacimientos, una cifra superior a la de 2017 (114.971 nacimientos) pero que no llega a las reportadas en 2014, 2015 y 2016.

Cuba registró un 20,1 por ciento de personas con 60 años de edad o más al cierre de 2017, lo que representa más de 2,2 millones de cubanos que ya han entrado a la tercera edad, según cifras del Ministerio de Salud Pública divulgadas en 2018.

Esta cifra confirma el progresivo envejecimiento poblacional de la isla, donde viven unos 2.100 centenarios, un segmento en el que la mayoría de las longevas son mujeres.

Según estadísticas oficiales, más del 87 % de los cubanos sobrevive a los 60 años y las proyecciones indican que en la próxima década lo hará el 90 %.


(Agencia EFE)

Comenzó traslado de migrantes cubanos a Chiriquí

Caravana de migrantes cubanos en Panamá. Foto Servicio Nacional de Fronteras de la República de Panamá.

Centenares de migrantes cubanos, haitianos y africanos ubicados en la provincia panameña de Darién comenzaron a ser trasladados este viernes 15 de febrero hacia la provincia de Chiriquí por la Fuerza de Tarea Conjunta.

Los migrantes son trasladados de lugar porque ellos señalaron que no intentan quedarse en Panamá, indicó el ministro encargado de Salud, Eric Ulloa.

Agregó Ulloa que, unos 300 migrantes de los 716 que llegaron a Panamá la semana pasada ya han sido llevados a Chiriquí.

El diario panameño La Prensa informa que los migrantes, la mayoría cubanos, se encuentran en las comunidades de Puerto Obaldía, Armila, Anachucuna, Carreto, La Miel, Titina y el sector de La Cruz Roja, zona fronteriza con Colombia.

El Gobierno de Panamá había informado este jueves que construirá un albergue con capacidad para 400 personas en la frontera con Colombia, en la localidad de Metetí, en la selvática provincia de Darién, a un costo de 8,9 millones de dólares, indicó la Secretaría de Comunicación del Estado.

"A pesar de que el destino de estos migrantes no es Panamá (...) se requiere contar con instalaciones adecuadas que permitan garantizar un trato humanitario al migrante, cumplir con las verificaciones de seguridad y hacer cumplir las leyes migratorias del país", indicó el ministro de Seguridad, Jonattan del Rosario, según el periódico El Siglo.

(Con información de los periódicos panameños La Prensa y El Siglo)

Tormenta causó daños en municipios de Granma

Una tormenta con vientos de 50 kilómetros por hora afectó Niquero, Media Luna y Manzanillo.

Los municipios costeros de Granma: Niquero, Media Luna y Manzanillo, fueron azotados este jueves por una tormenta con vientos sostenidos de unos 50 kilómetros por hora, con rachas de entre 87 y 90 kilómetros por hora, que causaron daños en embarcaciones, viviendas, instalaciones y cultivos.

La combinación de vientos fuertes y lluvia intensa provocó 39 derrumbes parciales de techo mientras 36 viviendas resultaron inundadas, indicó el diario local La Demajagua.

Además, en la zona costera hundió seis embarcaciones, entre ellas tres ferrocementos y causó daños a ocho barcos estatales y 12 embarcaciones privadas. Se reportó la penetración del mar en Niquero y Manzanillo.

Específicamente en Niquero, la tormenta afectó unas 60 hectáreas de cultivos de maíz, plátanos, frijoles y calabaza.

(Redactado por Jorge P. Martínez)

De Guantánamo a Pinar del Río, cubanos protestan por escasez de alimentos

El mercado de 3ra y 70, en Miramar, La Habana, con las neveras vacías, y un cartel que invita a votar sí en el referendo constitucional.

El desabastecimiento de alimentos, de oriente a occidente de Cuba, genera cada vez más indignación entre la población, que aun con dinero para pagar no puede adquirir los productos.

En la provincia de Guantánamo la policía tuvo que intervenir este miércoles en una cola para comprar galletas de sal en un establecimiento de la cadena Ideal, según reportó el periodista Manuel Alejandro León Velázquez.

"Se llevaron detenidos a un promedio de cinco individuos. La gente está tropezando en la calle buscando qué comer. Se hace difícil acceder al pan. No hay huevo (...) y cuando llega la cola es enorme", dijo el reportero independiente a Radio Martí.

En Santa Clara el desabastecimiento le recuerda el periodo especial al cuentapropista Yoel Espinosa Medrano.

"La mayoría de las personas dicen que en Cuba, con dinero, no se puede comer. Perdido el pan, perdida la galleta... Se está viviendo una situación como un período especial, donde tienes dinero y no tienes qué comprar", señaló Espinosa Medrano.

Se agudiza el desabastecimiento de alimentos en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:41 0:00

La escasez de productos provoca también la alteración del orden público en Pinar del Río, ante la desesperación de las personas para lograr poner un plato de comida en la mesa, comenta el residente de esa provincia, Rolando Pupo Carralero.

"En el supermercado Hermanos Cruz, en uno de los repartos más grandes que tiene la ciudad de Pinar del Río, ahí se reunieron más de 600 o 700 personas, agromeradas allí, que tuvo que venir hasta la policía", explicó.

Según Pupo Carralero, el aceite y el arroz "son productos que siguen en falta", y cuando surten los supermercados, lo hacen con muy poca cantidad, "y apenas alcanza".

A pesar de que las autoridades en el interior de la isla justifican el desabastecimiento con el tema del tornado y la ayuda a la capital, también en la Habana hay problemas, explica el periodista Alejandro Gonzalez.

El reportero dijo que la escasez de alimentos es evidente en varios municipios, y también la presencia de más policías en las calles para, recalcó, prever "cualquier tipo de estallido social".

(A partir de un reporte de Tomás Cardoso para Radio Martí)

Grupo creado por Oswaldo Payá no participará en referendo constitucional

Rosa María Rodríguez, del Consejo Coordinador del Movimiento Cristiano Liberación en Cuba. (Foto: MCL)

Rosa María Rodríguez, Miembro del Consejo Coordinador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) dijo a Radio Martí que ese grupo opositor no participará en el referendo constitucional del 24 de febrero.

Movimiento Cristiano Liberación no participará en referendo constitucional
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:23 0:00

Por otra parte el MCL, fundado por Oswaldo Payá (1952-2012), publicó una nota aclarando su postura.

"Con respecto a la votación convocada el próximo 24 de febrero en un intento del régimen de validar unanueva constitución (con el SI) o mantener la actual (con el NO), ambas sin reconocer derechos fundamentales de los ciudadanos, el Movimiento Cristiano Liberación declara que NO participará en esta farsa".

Además reiteran la "exigencia de puesta en libertad inmediata de nuestro Coordinador Nacional Eduardo Cardet, petición que recientemente ha sido demandada por el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas".

[Con reporte de Ivette Pacheco e información de MCL]

Cargar más

XS
SM
MD
LG