Enlaces de accesibilidad

Economía

Cuba se prepara para una "economía de compinches", pronostica el opositor Antonio G. Rodiles

Manuel Marrero Cruz, primer ministro de Cuba (Foto: Archivo/Yamil Lage/AFP).

Aunque todo indica que mantendrá el mismo esquema represivo del año pasado, el régimen cubano pondrá en práctica este 2020 una “economía de compinches” para enfrentar las sanciones de Estados Unidos, pronosticó el viernes en Miami el opositor cubano Antonio G. Rodiles.

“En lo político no creo que tengan ningún plan pensado; el control, de hecho, se ha incrementado”, declaró Rodiles en el programa Las Noticias Como Son, conducido por Amado Gil y Jorge Luis Ramos. “En el tema económico me parece que han dejado ya abiertamente a un lado todo este modelo que vendían de cuentapropismo, de pequeña microempresa; todo eso”.

De acuerdo con el líder de Estado de Sats, los jerarcas del castrismo se están yendo más por “una economía de compinches” controlada por los militares.

“La otra derivación es esta llamada empresa estatal socialista, a la que le permitirán más prerrogativas, más espacio para moverse frente a todas las sanciones que el gobierno norteamericano ha ido implantando”, explicó Rodiles.

El flamante primer ministro, Manuel Marrero, es un coronel formado en las Fuerzas Armadas y un hombre de plena confianza de la cúpula castrista, observó el opositor cubano entrevistado en los estudios de Radio Televisión Martí.

“Teniendo en cuenta que del Consejo de Ministros depende la economía, entonces creo que la jugada de ellos viene por acá”, dijo Rodiles. “Quedaríamos en un diseño donde tienes estos pequeños o medianos negocios, la empresa estatal socialista, con un diseño de economía de compinches, por encima de todo esto, GAESA”.

Luís Alberto Rodríguez López-Callejas (izq.), presidente de GAESA, acompaña al expresidente de Angola José Eduardo Dos Santos, en un recorrido por el puerto del Mariel (Foto: Archivo).
Luís Alberto Rodríguez López-Callejas (izq.), presidente de GAESA, acompaña al expresidente de Angola José Eduardo Dos Santos, en un recorrido por el puerto del Mariel (Foto: Archivo).

El opositor se refería al Grupo de Administración Empresarial S.A., subordinado directamente a las Fuerzas Armadas y dirigido por el general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, exyerno del general Raúl Castro.

“Después que lo vi [a Manuel Marrero designado como primer ministro] me pareció muy lógico”, indicó Rodiles. “Pensaba que iban a poner a uno de los que ellos llaman ‘cuadros partidistas’, a una mujer [la actual viceprimera ministra Inés María] Chapman, quizás, pero al verlo a él ya cuaja todo con esta visión de que GAESA es un supra ministerio, y que al final va a terminar controlando no solo la economía de ese sector militar, que es la que prima en el país, sino también la economía de la parte civil”.

GAESA va a ser “la bisagra y el contacto con esa nueva empresa estatal socialista”, la reforma que quieren hacer, indicó.

El modelo sería “aquella estrategia de ‘economía de compinches’ de la exUnión Soviética, con aquellos directores ‘rojos’ que al final eran gente asociada a la nomenklatura, después desplazados por los oligarcas, y después desplazados por la ola de Putin”, dijo. “Creo que la visión que tiene Raúl Castro es similar”.

Citó el caso de Venezuela, que “en los últimos tiempos ha ido moviéndose más por los tráficos, por las economías paralelas, no por los estándares ni por los carriles internacionales, y sin duda el régimen cubano también está obligado a hacerlo”, comentó el coordinador de Estado de Sats.

Rodiles: 'GAESA va a terminar controlando toda la economía'
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:58 0:00

El diseño que están aplicando “habla de la herencia que Raúl Castro quiere dejarle a su gente”, observó Rodiles.

Vea todas las noticias de hoy

La importación para vender en dólares queda en manos de los militares cubanos

Habaneros hicieron cola en octubre para comprar en las tiendas de venta en dólares (Foto: Archivo/Yamil Lage/AFP).

En su desenfrenada búsqueda de dólares, el gobierno cubano ha dejado fuera del negocio incluso a las empresas estatales que no estén bajo control directo de los militares, pues solo tres de las 11 firmas habilitadas para las ventas en dólares podrán hacerlas, y las tres son de GAESA.

Lo subraya el economista Oscar Fernández Estrada en su artículo “Cuba: dolarización parcial de la economía vs reunificación monetaria”, que publica OnCuba News.

GAESA son las siglas del Grupo de Administración Empresarial, Sociedad Anónima, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, dirigido por el ex yerno de Raúl Castro, Luis Alberto Rodríguez López-Callejas.

El general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas dirige GAESA.
El general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas dirige GAESA.

En octubre “se anunció que serían 11 las empresas habilitadas para operar las compras”, escribe Fernández Estrada. “Entre ellas se encontraban entidades pertenecientes al propio Ministerio de Comercio Exterior, del Ministerio de Industrias, del CITMA, de ETECSA, del MINTUR, una subordinada directamente al Consejo de Ministros”.

Transcurridos poco menos de 90 días y sin que hubieran hecho la primera importación, ocho de esas empresas quedaron desautorizadas por alguna razón que no se hizo pública, indica el economista cubano.

“Ahora todas las operaciones de importación por encargo para la venta en las tiendas en dólares están en manos de solo tres empresas: CIMEX, SASA y Tiendas Caribe”, todas bajo control de GAESA, añade Fernández Estrada.

Para el experto, el problema mayor no radica en el control monopólico del Estado sobre esa actividad económica, sino en los peligros de disolver todo espacio potencial de competencia entre entidades estatales.

Si se quiere construir verdaderamente una economía para el consumidor, deben combatirse todos los monopolios que no se amparen en una garantía de costos mínimos, advierte el economista.

Carlos Alberto Montaner.
Carlos Alberto Montaner.

“Se veía venir”, le dijo a Radio Televisión Martí el escritor Carlos Alberto Montaner. “Incluso la creación del cargo de Primer Ministro, y la asignación de esa responsabilidad a Manuel Marrero, es porque el hombre fuerte de Cuba es claramente Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, militar de altísimo rango. Marrero es una imposición suya. La militarización de la economía cubana crece exponencialmente. No es nada raro que el manejo de las divisas quede en manos de tres entidades controladas por él. Todo el país está bajo su control”.

La semana pasada, en la Mesa Redonda de la televisión cubana, el ministro de Transporte de Cuba, Fernando Rodríguez Dávila, explicó cómo deben hacer los cubanos para importar automóviles --siempre con el gobierno como intermediario—, y la vicepresidenta primera del CIMEX, Iset Maritza Vázquez Brizuela, hizo un inventario de “los productos de calidades y estándares superiores” que el gobierno compra en el extranjero para vender en Cuba.

“Hasta ahora se desaprovecha una magnífica oportunidad de fomentar la adquisición de medios de producción, tan necesarios para destrabar sectores como la agricultura, en lugar de apostar por bienes de consumo que refuerzan un patrón rentista y una vocación importadora”, observa el autor del artículo.

Desde La Habana, otro economista, Omar Everleny Pérez Villanueva, concuerda con Fernández Estrada en la necesidad de poner las importaciones en función de la producción nacional.

“Si dejas importar un auto, ¿por qué un campesino no puede importar un tractor? ¿Cuál es la diferencia, si ya tienes los canales establecidos?”, se pregunta Pérez Villanueva en entrevista con Radio Televisión Martí.

“Yo eliminaría el monopolio estatal del comercio exterior”
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:38 0:00

Cree que el gobierno cubano debe aceptar también la importación de “bienes de capital para la producción”, aunque tenga que aprobar las pequeñas y medianas empresas.

“Siguen dando vueltas y diciendo: ‘Bueno, ahora sí voy a autorizar productos de peluquería, productos de jardinería…’, pero abre las pequeñas y medianas empresas, deja que haya una empresa de jardineros, ¿por qué no?”, comenta el experto. “Entonces, no se cierra el ciclo”.

Si el Estado autorizara la creación de pequeñas y medianas empresas no estaría haciendo nada fuera de su propio marco político, observa Pérez Villanueva.

“Los lineamientos, la conceptualización del modelo y la estrategia a largo plazo; todas tienen algún párrafo que dice: ‘Favoreceremos la pequeña y mediana empresa privada”, indica el economista. “No es tampoco que tú digas, ‘bueno, es que políticamente ya estaríamos en contra de…’ No, eso políticamente ya se aprobó”.

El gobierno no critica esas opciones, pero tampoco las aprueba, y el tiempo va apremiando, advierte Pérez Villanueva. “Y este año no han dado estadísticas oficiales: CEPAL [la Comisión Económica para América Latina y el Caribe] dijo que la economía cubana crecería 0.5%, pero el Estado oficialmente no lo ha dicho”, comenta el ex profesor de la Escuela de Economía de la Universidad de La Habana.

Lo curioso es que las autoridades cubanas citan a la CEPAL cuando hablan del 2019, observa el experto, porque eso significa que entonces admiten también tácitamente los pronósticos de otras organizaciones que vaticinan un retroceso económico este año.

Es hora de tomar medidas de una amplitud mayor”, declara Pérez Villanueva. “Sí, se han diseñado políticas para la gran empresa, pero los esfuerzos no valen: los que valen en economía son los resultados, los números”, dice.

Es cierto que se han recrudecido las medidas del gobierno de Donald Trump contra Cuba, añade el economista desde La Habana.

“Pero yo creo que todavía hay factores internos que podrían aumentar la producción del país, y uno de ellos es destrabar las fuerzas productivas, incluyendo la estatal, pero sobre todo la privada, que es la que tiene más reservas”, opina el economista.

El propio gobierno reconoce que el sector privado es el que ha generado empleo neto en los últimos años; que el sector privado es el que está aportando ingresos al presupuesto de una forma creciente, observa.

“Si tú reconoces todo eso, ¿por qué no desatas las fuerzas productivas de verdad?”, se pregunta Pérez Villanueva. “¿Dónde está la reticencia, a qué nivel? ¿Quién toma esa decisión, quién no?

Para Pérez Villanueva la fórmula es clara: toda empresa cubana, estatal y privada, debe tener el derecho de importar directamente, y bastaría con exigirle un resultado. ¿Por qué tiene que ser a través de una empresa centralizadora; por qué tengo que entrar por una empresa estatal?, cuestiona el economista.

“Yo lo primero que eliminaría es el monopolio estatal del comercio exterior”, manifiesta el economista.

En su artículo de OnCuba News, Fernández Estrada ensaya varias conjeturas sobre cómo afectará la dolarización el plan de unificar a corto plazo las monedas CUC y CUP. A su juicio, las opciones van desde un proceso acelerado, difícilmente aplicable con las tiendas de dólares, hasta otra que divida la economía en dos sectores, emergente y tradicional, con una devaluación gradual en este último para contrarrestar las incertidumbres sociales.

“Mientras no se comprenda la provisión de información de interés público, ya no como un derecho ciudadano, sino como una necesidad vital de subsistencia en las actuales condiciones, a los economistas y al resto de los cientistas sociales llamados a aportar soluciones, no nos quedará otra alternativa que continuar adivinando”, escribió Fernández Estrada.

La crisis en Cuba: ¿coyuntura infinita? (FOTOS)

Una multitud se congrega en la tienda El Éxito, en Las Tunas, para comprar detergente. (Foto: Yolanda Carmenate)

Contrario a lo prometido por el gobierno meses atrás, el desabastecimiento de alimentos y productos de aseo, y la crisis de combustible, se han agudizado en Cuba hasta este mes de febrero, informaron residentes en la isla entrevistados por Radio Martí.

En San Juan y Martínez la falta de petróleo y gasolina afecta la campaña tabacalera, y la escasez es total en las tiendas recaudadoras de divisas, comentó el campesino Rolando Pupo Carralero.

La lista de faltantes es larga, como las colas en las tiendas cuando las abastecen: "No hay detergente, no hay jabón, no hay papel sanitario, no hay leche en polvo, no hay leche condensada...", enumeró Pupo Carralero.

Se agudiza la crisis en Cuba por desabastecimiento de productos básicos
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:00 0:00

La provincia de Artemisa tiene un combinado lácteo en Guanajay, sin embargo hay inestabilidad en el suministro de leche en polvo para infantes en esa localidad, dijo el miembro de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios, Jorge Bello.

En La Habana no hay combustible, y están cerrando tiendas recaudadoras de divisas por falta de productos para la venta, reportó el comunicador Vladimir Turró.

"Las personas amanecen. Se ven las colas hasta altas horas de la madrugada en los Cupets (gasolineras)", dijo Turró. "La tienda La Alborada (TRD) está cerrada totalmente por falta de productos", añadió.

Armando Abascal, miembro del partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, comenta la delicada situación que enfrentan los residentes del poblado de Carlos Rojas, en Jovellanos, provincia de Matanzas.

"Antier se fajaron las mujeres ahí por el jabón. De qué manera van a lavar la ropa. De qué forma se van a bañar", se cuestionó.

Cola para comprar detergente en la tienda El Éxito, en Las Tunas. (Foto: Yolanda Carmenate)
Cola para comprar detergente en la tienda El Éxito, en Las Tunas. (Foto: Yolanda Carmenate)

Cienfuegos vive un desabastecimiento general, dijo el periodista Alejandro Tur Valladares, quien considera que el gobierno no tiene capacidad para enfrentar el problema.

"Se da en el ámbito de los alimentos, en el ámbito de los productos de higiene, los productos de vestir e incluso en el sensible tema de los medicamentos", aseguró.

En Santa Clara hay múltiples productos en falta, entre ellos la necesaria leche en polvo y el gas licuado para cocinar los alimentos, señaló el cuentapropista Yoel Espinosa. "La mayoría de las personas no tienen gas", señaló.

Desde Jatibonico, en Sancti Spíritus, los bebés entre cero y un año recibieron este mes solo la mitad de la leche en polvo que les corresponde, aseguró Vladimir Ríos Cruz.

Los trabajadores de la cooperativa Los Cristales, en Sancti Spíritus, se trasladan a Jatibonico en un "rikimbili". (Foto: Vladimir Rios Cruz)
Los trabajadores de la cooperativa Los Cristales, en Sancti Spíritus, se trasladan a Jatibonico en un "rikimbili". (Foto: Vladimir Rios Cruz)

"Cuando fuimos a la tienda a sacar los mandados nos dieron tres bolsas nada más a la espera de que en un momento determinado vengan las otras tres, y estamos en una situación verdaderamente difícil", dijo Ríos Cruz.

En la tienda El Éxito, en Las Tunas, una larga cola para comprar productos de aseo este jueves requirió la presencia policial cuando varios consumidores "alteraron el orden público" ante el temor de no alcanzar detergente, dijo la activista Yolanda Carmenate. La cantidad surtida, añadió, fue ínfima.

Las largas colas también son visibles en las paradas, ante la crisis en el servicio de transporte público. Los residentes recurren a largas caminatas para llegar a sus destinos, "porque no hay donde montarse", dijo Carmenate.

En el municipio de Velasco, Holguín, Sorania Cruz Rosales fue testigo de las enormes colas para comprar jabón y detergente, y para adquirir la gasolina que se vende racionada por el desabastecimiento.

Colas para comprar gasolina en Velasco, Holguín. (Foto: Sorania Cruz Rosales)
Colas para comprar gasolina en Velasco, Holguín. (Foto: Sorania Cruz Rosales)

En Banes, también en la oriental provincia de Holguín, hace tres meses que no hay gas licuado, y el transporte es solo en coches tirados por caballos, porque no hay gasolina, según el activista William Tamayo.

"Estamos cocinando con carbón. El saco de carbón está a 120 pesos, la lata a 60, cuando no hay carbón tenemos que cocinar con leña", subrayó.

En octubre pasado, el gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel, consideró superada la fase más crítica de la crisis de abastecimiento de combustible que ha afectado al país, una situación que insistió en llamar "coyuntural".

En octubre pasado, el gobernante Miguel Díaz-Canel consideró superada la fase más crítica de la crisis que afecta al país, una situación que insistió en llamar "coyuntural", pero cubanos desde la isla aseguran que la escasez los afecta cada día y en todas las esferas de sus vidas.

Boteros seguirán en paro hasta conseguir estas cinco demandas

Los conductores privados suplen con sus servicios el vacío del transporte estatal. REUTERS/Desmond Boylan/Archivo

La Asociación Cubana de Transportistas Autónomos (ACTA) en las provincias de La Habana, Mayabeque y Artemisa, en Cuba, afirmó que no volverá a ofrecer sus servicios hasta que las autoridades cumplan una lista de demandas.​

Manifiesto de ACTA: Somos trabajadores, somos cubanos

Entre las exigencias de los transportistas, incluidas en un manifiesto dado a conocer este jueves, se encuentran:

  • libertad de movimiento
  • una sola licencia operativa de pasajeros
  • trabajar en todo el país, incluidas zonas turísticas
  • cantidad de combustible según consumo
  • fin al tope de precios


Esteban Hernández González, coordinador para la región occidental de la Coalición de Cuentapropistas de Cuba, de la cual es parte ACTA, declaró a Radio Martí que todavía las autoridades no han respondido, aunque en los últimos días hay señales de una disminución de la represión en contra de los transportistas que se mantienen dando el servicio sin prestar atención a las nuevas regulaciones.

Entrevista a Esteban Hernández González, de la Coalición de Cuentapropistas de Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:59 0:00

"Cerca del 70 u 80 por ciento no está trabajando para tratar de lograr que el gobierno se siente a negociar, a buscar una alternativa. Hasta ahora no ha habido ninguna respuesta a las demandas", explicó Hernández González.

"La posición de las autoridades ha sido la de dejar hacer: no hay inspectores prácticamente hoy en las calles y la policía no está parando los carros, como al principio lo hicieron, porque saben que la situación se va de su control", añadió.

Hernández González puntualizó que, incluso, "hay algunos transportistas que nos han planteado 'mira, vamos a trabajar al menos días alternos porque la familia tiene que vivir'".

Según Hernández González, las decisiones de la asociación se toman colegiadamente entre sus miembros y el coordinador de cada territorio.

"Tenemos en cada provincia alrededor de 40 transportistas que están vinculados a ACTA. Tienen una estructura, seleccionan a sus representantes, a su coordinador. A veces hacemos consultas directas y a veces hacemos consultas a través de estos coordinadores", explicó.

Disminución de transporte público en las provincias del interior de Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:44 0:00

Los transportistas privados se encargan del traslado del 80 por ciento de los pasajeros, por lo que consideran que el gobierno tendrá que escuchar sus reclamos, concluyó.

"Si usted recorre los puntos de control de la capital con las provincias, se da cuenta de la concentración de población que hay. Más del 80 por ciento de esa demanda de transporte se cubría sobre la base del transporte privado", declaró.

"El Ministerio de Transporte no tiene capacidad para eso. No hay equipos, no hay medios", subrayó.

La puesta en práctica de las nuevas regulaciones al transporte privado ha provocado la protesta de los choferes, a lo que ahora se suma la escasez de combustible.

Frijol a 20 pesos la libra, el alimento diario de muchas familias cubanas

Frijoles negros, un componente fundamental, junto al arroz, de la dieta del cubano. REUTERS/David Mercado

Las afectaciones por la disminución de la producción de frijoles en Cuba alcanza la canasta básica, y en la calle el precio de una libra del grano puede llegar a los 20 pesos en moneda nacional... cuando aparece.

Campesinos entrevistados por Radio Martí en tres de las principales zonas cosechadoras de frijol en la isla explican las razones que han provocado esta situación.

Desde la provincia de Holguín, donde se ubica Velasco, reconocido en otras épocas como el Granero de Cuba, situado en el municipio de Gibara, en el sur del territorio, el experto en temas agrícolas Osmel Ramírez Álvarez comenta que allí el precio del frijol oscila entre 18 y 22 pesos.

Se desploma producción de frijoles en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:59 0:00

Según Ramírez Álvarez, la falta de liquidez en el país provocó que no llegaran a los campesinos los insumos necesarios para la cosecha del grano.

En otra importante zona frijolera, Quemado de Güines, en Villa Clara, el productor Ibar González informa que desde el mes de septiembre las cosas comenzaron mal, y este es el resultado.

Ibar González reza por una buena cosecha de frijoles.
Ibar González reza por una buena cosecha de frijoles.

El frijol es más importante para la dieta del cubano que el arroz, opina el campesino, a quien los inspectores del Ministerio de la Agricultura le acaban de suspender el permiso de usufructo de dos caballerías de tierras dedicadas a la siembra del grano. La medida, ha denunciado González, es una represalia por sus declaraciones por criticar la falta de atención a los campesinos por parte de las instituciones del gobierno.

En Los Cristales, Jatibonico, otra gran zona productora, sumado a la ineficiencia del Estado, llovió mucho en septiembre, y las aguas dañaron los sembrados, reporta Vladimir Ríos Cruz, que trabaja allí en una UBPC.

La producción de frijol disminuyó en la actual campaña un 50% con respecto al año anterior, y el país tendrá que invertir cerca de 50 millones de dólares en importaciones de granos para cubrir este déficit, dijo en entrevista con el diario Granma, Yojan García Rodas, Jefe del Departamento de Cultivos Varios del Ministerio de la Agricultura.

La Habana amplía las ventas en dólares para una demanda cautiva

Desde fuera, varias personas contemplan los electrodomésticos a la venta en una de las tiendas que abrieron en octubre en La Habana (Foto de Archivo/Yamil Lage/AFP).

Jugando al capitalismo monopolista de estado con la moneda del enemigo, el gobierno cubano anunció el jueves una ampliación de sus ofertas en dólares para una demanda cautiva a la que insiste en decirle que vive en el mejor de los mundos posibles.

A partir de marzo, incluso, los ciudadanos podrán servirse de las agencias comercializadoras estatales CIMEX, Tiendas Caribe y SASA para importar desde una podadora eléctrica hasta ciclomotores o un automóvil.

El 15 de octubre, la principal agencia de publicidad del gobierno, la Mesa Redonda de la televisión cubana, ya había anunciado medidas para sacar de la competencia a los emprendedores que se abastecían de mercancías en Panamá y otros países antes de regresar a venderlas en la isla.

Ahora, poco más de tres meses después, el programa hizo un orgulloso conteo de los negocios abiertos por el monopolio estatal en todas las provincias del país, enumeró las mercancías que se suman a su catálogo de ventas y alardeó de que en algunas de las tiendas los cubanos pueden también comprar por internet.

El viceprimer ministro y ministro de Economía y Planificación de Cuba, Alejandro Gil Fernández.
El viceprimer ministro y ministro de Economía y Planificación de Cuba, Alejandro Gil Fernández.

Todo en el intrincado lenguaje del totalitarismo. “Tenemos que ir implementando algunas acciones que continúen perfeccionando los mecanismos”, dijo el viceprimer ministro y ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández. “Nos parece que se ha cumplido el objetivo previsto”, manifestó.

El detallado inventario de nuevas ofertas que dio la vicepresidenta primera del CIMEX, Iset Maritza Vázquez Brizuela, deja muy clara la falta de escrúpulos del régimen en su infinito amor por el pueblo: fue una lista de productos inaccesibles para quienes solo perciben un sueldo en pesos cubanos; un largo paso en la ampliación de la brecha que separa al ciudadano promedio de los que consiguen dólares.

“De manera gradual vamos a ir incorporando en una red seleccionada sistemas de seguridad y vigilancia, generadores eléctricos, calentadores solares, cámaras frías, minibar, campanas de extracción, segadoras de césped, PC’s, laptops y partes y piezas para reparar esos equipos”, dijo la funcionaria.

La vicepresidenta primera de CIMEX, Iset Maritza Vázquez Brizuela.
La vicepresidenta primera de CIMEX, Iset Maritza Vázquez Brizuela.

Al invitar a todos a pasar a la sección automotriz, Vázquez Brizuela mencionó la pintura para autos, y cuando abrió la cortina de la ferretería no se contuvo: en lo adelante habrá, dijo, “productos de calidades y estándares superiores a los que hoy comercializamos: herramientas eléctricas profesionales, cabinas de duchas; pavimentos y revestimientos de porcelanato […], sistemas de clima y refrigeración profesionales, máquinas de coser para trabajos especializados…”

En una abierta confesión del fracaso del modelo económico socialista que, a su vez, delata cómo La Habana busca un salvavidas en las leyes de mercado, Gil Fernández anticipó -no por primera vez- que la industria nacional debe beneficiarse con el proceso.

“Captar esas divisas y mantenerlas en el país y crear un mecanismo para que nuestra industria participe en esa oferta” es el objetivo; “podemos conectar la industria con el mercado”, dijo, como si fuera una epifanía; como si hasta ahora no hubiese sido necesario hacerlo, subrayando que en seis décadas las subvenciones soviética y venezolana ahorraron el esfuerzo.

En su cuenta de Twitter, el economista de la isla Pedro Monreal se hizo la pregunta de los cien mil pesos.

“¿No existe una diferencia grande entre captar ingresos en divisas mediante la generación de exportaciones (proceso complejo que incluye eficiencia, calidad y eslabonamientos) y la captación ‘fácil’ de ingresos comprando barato allá para vender más caro acá?”, se preguntó el experto, autor del blog El Estado Como Tal.

“El consumo de mercancías de ‘alta gama’ que son importadas, sean TV de 50 pulgadas o automóviles, [...] estimularía directamente la producción de otros países, pero no la producción nacional”, añadió Monreal.

En los primeros minutos de la emisión de la Mesa Redonda el jueves, el ministro Gil Fernández había dicho que “el principal medidor de la validez de la medida es la demanda”, una ecuación capitalista aplicada fuera de contexto, en el ámbito de la burocracia socialista. “Tenemos que corregir los elementos en constante intercambio con la población”, añadió después.

Para Monreal, en definitiva, el problema de las “nuevas medidas” es que no son medidas.

“Llama la atención la manera imprecisa con la que se utiliza el término ‘medida’ en relación con la economía cubana”, dijo en su cuenta de Twitter. “La mayor parte de los anuncios de la Mesa Redonda de ayer no son ‘medidas’, por lo menos no lo son en el sentido de ‘medidas’ de política económica”.

Y, por supuesto, no podía faltar el embargo comercial de Estados Unidos, que curiosamente aparece como el causante de tanta contaminación capitalista.

“Lo explicamos en octubre, [cuando] dimos bastante información sobre el diseño de un conjunto de medidas para impulsar la economía”, dijo Gil Fernández, y lo llamó “un proceso gradual y continuo que nos permita imponernos al escenario del arreciamiento del bloqueo”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:23 0:00

A la larga, el Estado sigue teniendo el monopolio de la venta de automóviles, indicó desde Madrid el economista Elías Amor.

“Lo que hace el gobierno es intentar obtener más divisas para el presupuesto del Estado, pero no beneficiar ni los intereses ni las necesidades del pueblo cubano”, comentó el experto.

Desde La Habana, el activista Maykel Herrera le dijo a la periodista de Radio Televisión Martí Ivette Pacheco que los anuncios del jueves son una burla.

“Considero que es un abuso, casi un chiste de humor negro”, declaró Herrera. “¿Cómo usted va a ofrecer un carro a esos precios cuando el salario medio en este país está entre los 14 y 17 CUC mensuales?

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:58 0:00

Entrevistado también por Pacheco, Juan Robert Lemoc manifestó desde Alamar, en el este de La Habana, que la venta de autos en divisas es algo que no interesa a los cubanos.

“Yo no puedo comprar un carro de esos, ni nadie; eso pueden comprarlo personas aisladas”, comentó Lemoc. “Es una población muy vieja, de gente jubilada”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG