Enlaces de accesibilidad

Opiniones

¿Se necesitará sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor para salir del desastre verde olivo?

Raúl Castro, el presidente del Parlamento Esteban Lazo y el vicepresidente Miguel Diaz-Canel (C). (Archivo)

A la gente de la calle no le interesa ni motiva el relevo presidencial. No se comenta en las esquinas. No se privilegia a un candidato por encima de otro. No existe confianza en el próximo gobierno.

La honestidad política vale su peso en oro. Por eso la historia valora en su justo contexto aquellas palabras de Winston Churchill, probablemente el más influyente estadista británico y europeo, cuando el 13 de mayo de 1940, en su primer discurso como Primer Ministro ante la Cámara de los Comunes, hizo suya una frase que se atribuye al entonces subsecretario de marina Theodore Roosevelt: “No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”.

El Reino Unido estaba siendo amenazado por la avasalladora maquinaria de guerra nazi. Polonia, Bélgica, Holanda y Francia apenas ofrecían combate a los carros blindados y cazas alemanes. Churchill no se anduvo con evasivas. Sacrificio y valentía era la única receta para obtener la victoria, finalmente lograda con el concurso de los Aliados cinco años después, el 9 de mayo de 1945.

Hablar francamente, parece lo más fácil, pero muchos políticos optan por los subterfugios. Sucede en Cuba. La revolución de Fidel Castro llegó al poder con un alto porcentaje de apoyo popular. Justicia social, democracia y mayor desarrollo económico eran sus promesas. Pero el guerrillero barbudo mintió. En seis décadas, el régimen que fundó no ha sido capaz de construir un país moderno y productivo.

A dos meses de que Raúl Castro elija a dedo un sustituto, llevando al castrismo a una nueva dimensión, el presidente de turno que será votado por el monocorde parlamento nacional, sobre la mesa no tiene un proyecto creíble de nación.

A la gente de la calle no le interesa ni motiva el relevo presidencial. No se comenta en las esquinas. No se privilegia a un candidato por encima de otro. No existe confianza en el próximo gobierno.

¿Puede ofrecer la nueva burocracia política opciones que ilusionen a los cubanos? José Manuel, ex profesor de preuniversitario y quien ahora se gana la vida a confeccionando sillones de mimbre, “no cree que el nuevo gobierno traiga nada bueno. Eso no es sorpresa. La prensa lo reitera todos los días. Lo que viene es una sucesión, pero sin estar al frente un dirigente con apellido Castro. Es decir, seguir con la 'actualización del modelo económico' hasta 2030, con el eslogan de un país próspero y sostenible y el discurso sin prisas, pero sin pausas”.

Los fines de semana, la zona del puerto colindante con barrios antiguos de La Habana, recibe gran cantidad de personas. Sheila, madre de dos hijos y peluquera particular, suele visitar La Maestranza, para que sus hijos “monten los aparatos del parque de diversiones y se distraigan un rato”. El sol pica. La brisa que llega de la bahía refresca un poco el calor del mes de febrero. Sentada en un banco de cemento, mientras a distancia vigila a los niños, Sheila asegura sentirse pesimista con el futuro de Cuba.

“Lo ideal es emigrar y probar suerte en otro lado. Puede irte bien o mal, pero no creo que se estará peor que en Cuba. Yo no tengo esa opción, no tengo familia en la yuma. Debo janeármela aquí. A mí me da igual al presidente que escojan. ¿Qué van a resolver? ¿Repararán las viviendas en Jesús María, Belén o Colón? ¿Subirán los salarios? ¿Bajarán los precios de los alimentos?", se pregunta. Ella lo niega con la cabeza: "No. Seguiremos con las penurias de siempre”.

La mayor parte de los cubanos no tiene un candidato favorito. Vladimir, junto a unos amigos, en un bar en divisas contiguo al Paseo del Prado, miraba en la tele el partido de la Champions entre los merengues de Cristiano Ronaldo y el PSG de Neymar. En plena efervescencia futbolera, ni pensar en preguntarle acerca del futuro presidente.

Tras la victoria del Real Madrid y luego de tomarse un par de latas de cerveza Cristal, Vladimir opina: "Lo que viene es un fraude. Todo está amarrado, brother. Ellos (los gobernantes) son como los Corleone, una mafia. No van a soltar el power así como así. Habrá que quitárselo y no creo que en la población haya cojones pa'tirarse pa'la calle y cambiar las cosas".

Rita, maestra jubilada, considera que debieran elegir una mujer. “Los hombres no han sabido resolver los problemas ”. ¿Cuál mujer?, indaga Martí Noticias. "No sé, por la televisión salen muchas candidatas. A mí no me gusta Mercedes (López Acea), la primera secretaria del partido en la capital, es muy poca femenina. Y Mariela, la hija de Raúl, sería seguir en las mismas. Se podría probar con Inés María (Chapman) la que dirige recursos hidraúlicos. Mi hijo, que trabaja en Aguas de La Habana, dice que ha realizado un buen trabajo. A mí me simpatiza ésa que es diplomática (se refiere a Josefina Vidal), que si fue capaz de sentarse y cuadrar la caja con los americanos, podría dirigir bien el país. No creo que Díaz-Canel dé la talle, hay algo en él que no me gusta, lo veo estirado, un poco postalita".

Un bicitaxista, oriundo de Santiago de Cuba, piensa que Lázaro Expósito, primer secretario del partido en Santiago desde 2009, podría ser un excelente presidente. "Es un hombre que habla de frente, no es corrupto y la gente de a pie lo sigue. Puede que ya en el cargo se encuentre amarrado de pies y manos por los militares y no pueda hace mucho, pero el tipo tiene agallas”.

A estas alturas del juego, la mayoría de los cubanos no se interesa por el candidato que los gobernará en los próximos cinco años. Incluso, ciudadanos despistados, se preguntan si 'el pueblo elegirá al presidente'. La desinformación, combinada con la apatía, es brutal.

Pero cualquiera que sea elegido, la coyuntura nacional e internacional le obliga a comportarse como un estadista. Venezuela, el aliado incondicional, es un auto sin freno. Obtener créditos económicos de Rusia a cambio de utilizar la isla como una marioneta o permitir concesiones en el terreno militar sería un juego peligroso. Endeudarse con China igual. Y en la Casa Blanca, Donald Trump, empeñado en su proyecto de hacer América grande otra vez, no tiene en su agenda negociar un nuevo trato con Cuba, a no ser que el nuevo gobierno cubano dé un giro político de 180 grados.

¿Qué opciones tiene a manos el próximo régimen? Se vislumbran tres escenarios posibles.

Primero, seguir jugando al gatopardismo (cambiar algo para que no cambie nada), es decir, cambiar las apariencias, pero en el fondo no cambiar nada, dejarlo todo igual o casi igual a como estaba.

Segundo, apostar por la economía de mercado, al estilo de China y Vietnam, sin temor a que un segmento de la población se enriquezca; abolir las trabas que impiden a los emigrados invertir en su patria y negociar con el exilio un nuevo proyecto de nación.

Tercero, continuar con el mismo delirio, como el de institucionalizar los descabellados experimentos de Fidel Castro. Mantener el discurso de corta y clava y el veneno vitriólico al 'imperialismo yanqui' y el capitalismo occidental.

Cualquiera que sea el camino prediseñado por el neo castrismo, la primera prueba de fuego sería hablarle con honestidad a los cubanos. Como hizo Churchill a los británicos en la primavera de 1940.

De lo contrario, para salir del desastre verde olivo se necesitará sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor.

Vea todas las noticias de hoy

Las bienales del castrismo

Fidel Castro saluda a la artista Setsuko Ono en la 8va Bienal de La Habana, en 2003.

El cinismo de la dictadura totalitaria cubana no conoce límites, pero la abyección de sus secuaces, particularmente los que se desempeñan en el sector intelectual, es una profunda muestra de cómo se descompone el creador cuando sirve al poder.

El castrismo, una herramienta represiva cuyo único objetivo es el control, siempre gustó tinturarse de creadores que le sirvieran incondicionalmente, de ahí la consigna de Fidel Castro, un hombre talentoso y brillante que nunca creo nada a excepción de un régimen despiadado e ineficiente y un folleto, “La Historia me absolverá” que los cubanos evidentemente nunca leímos con atención porque nos hubiéramos percatado que el sujeto prometía un mundo a su exclusiva conveniencia.

Fidel no fue capaz de teorizar sobre su única obra, el “castrismo”, pero si fue preciso en su consigna a los intelectuales, un parte aguas que los creadores de la época debieron asumir que presagiaba el fin de sus derechos creativos y hasta de su libertad de conciencia, “Dentro de la Revolución todo; contra la Revolución nada”.

El régimen impuso el control cultural, de ahí la otra frase: “inevitablemente también una revolución cultural en nuestro país”, que debió alarmar a los creadores cubanos, “lo primero es la Revolución misma. Y después, entonces, preocuparnos por las demás cuestiones”.

Y luego apuntar de forma demoledora: “Es decir, que el campo de la duda no queda ya para los escritores y artistas verdaderamente revolucionarios; el campo de la duda queda para los escritores y artistas que sin ser contrarrevolucionarios no se sientan tampoco revolucionarios”.

Después de esta afirmación numerosos creadores cubanos siguieron sirviendo al régimen por un miedo que invalidó su conciencia o peor, por un plato de lentejas que algunos terminaron comiendo en la cárcel.

Ante estos conceptos expresados por el dictador en jefe y por la obra destructiva de su régimen de 60 años a ningún observador o víctima del castrismo debe sorprenderle el reciente Decreto 349 y otros que le precedieron, ni la encarcelación de los intelectuales libres que se oponen al control del pensamiento y de la obra, como tampoco la exclusión de artistas críticos de lo que acontece en la isla.

Las bienales castristas, así como los congresos culturales de cualquier tipo celebrados bajo el auspicio del régimen, no pueden ser genuinos foros de la creación. Un evento que se realiza en el marco de la censura y la amenaza de prisión como les ocurrió a la creadora y activista Tania Bruguera y a Luis Manuel Otero Alcántara, es un fracaso, porque sin libertad, condición que se perdió en 1959 en Cuba, no es posible al arte.

Esta penosa realidad es la que determinó que varios artistas cubanos dirigieran una carta abierta a sus pares invitados a la Bienal de La Habana demandándoles solidaridad con los creadores que se oponen al Decreto 349, especificando que los firmantes son artistas vulnerables por haberse opuesto a la ley que criminaliza la producción artística. También piden a los participantes de la Bienal invitar a artistas independientes que fueron perjudicados por el decreto y a compartir con ellos los espacios o escenarios de exhibición del evento.

Es fundamental que los intelectuales libres, los creadores que solo responden a su conciencia, al igual que organizaciones como el Pen Club Internacional se manifiesten categóricamente contra estos fraudes del castrismo, de ahí la importancia de la reciente declaración del Pen Club de Escritores Cubanos en el Exilio que preside José Antonio Albertini, que afirma que“el castrismo en su condición de depredador del pensamiento libre no cesa en sus ofensivas contra la libertad, y en brindarle al mundo, una imagen en la que los cubanos hacen dejación hasta de su propia vocación artística por la Revolución, tal y como exigiera Fidel Castro en las reuniones que sostuvo en 1961 con intelectuales cubanos en la Biblioteca Nacional de Cuba”.

Hay una realidad incontrastable, todos los eventos que se celebran en Cuba tienen que ceñirse al pensamiento oficial, responder a los intereses del régimen, en particular los relacionados con actividades creativas, en consecuencia los artistas que participan en estos eventos deben tener mucho cuidado de no convertirse en víctimas o victimarios del totalitarismo.

Colombia, un foro por la Justicia

Rafael Guarín, alto consejero presidencial para la Seguridad Nacional de Colombia reunido con Comisión JusticiaCuba. A su izquierda el presidente de la Comisión JusticiaCuba, Rene Bolio y el expreso político cubano Luís Zuñiga. A su derecha el asesor de

El esfuerzo que viene realizando el jurista mexicano René Bolio a través de la Comisión Internacional Justicia Cuba para divulgar los crímenes de lesa humanidad del totalitarismo castrista ha cosechado numerosos éxitos, entre los cuales se destacan la Conferencia de los Derechos Humanos en Cuba organizada por la OEA en diciembre pasado y que presidió su secretario general, Luis Almagro y el “Foro Víctimas del Comunismo, Crímenes de Lesa Humanidad y Tribunal Internacional” celebrado en el Senado de Colombia y que rigió la senadora María Fernanda Cabal.

El Foro que se efectuó en el Salón de la Constitución del senado colombiano atrajo la escucha de numerosas personas, pero lo que más llamó la atención fueron los muchos jóvenes que asistieron y el interés que mostraban en los asuntos tratados. Sus preguntas a los ponentes fueron numerosas antes y después del evento.

El programa se desenvolvió en dos sesiones, con representantes de Colombia, Venezuela y Cuba. Cada expositor abordó asuntos específicos de su país, enfatizando la alta criminalidad de los regímenes castrista y chavista, sin dejar de hacer mención a las violaciones intangibles que ambas dictaduras han cometido contra sus respectivos pueblos, al mismo tiempo que han dañado gravemente la economía, destruido el tejido social y violado los derechos fundamentales de sus ciudadanos, situación que desde las perspectivas de algunos de los asistentes puede presentarse en Colombia, donde las facciones narcoterroristas continúan amenazando seriamente a una de las democracia más antigua del continente.

Se enfatizaron los perjuicios que la alianza castro chavista le causa a todos los pueblos de América, no solo a los de Cuba y Venezuela y que la mejor manera de neutralizar esta amenaza seria concertar las fuerzas democráticas del hemisferio para que elaboren estrategias conjuntas que eliminen el discurso populistas y demagógicos, también, las causas y situaciones que las fuerzas contrarias a la libertad y el derecho utilizan para avalar sus propuestas.

Entre las valiosas presentaciones destaca la del historiador colombiano, Fernando Vargas Quemba quien presentó filmaciones y fotografías de los atentados terroristas de las guerrillas, un notable esfuerzo para que no se pierda la memoria de tantos crímenes, por su parte el expreso político cubano Luis Zúñiga hizo un crudo relato de los crímenes del totalitarismo castrista.

Algunos de los jóvenes que conversaron con el autor de esta columna expresaron preocupación por el futuro del país, la aplicación de la Justicia y el conflicto del gobierno con las comunidades indígenas del departamento del Cauca, que en su opinión, estaba siendo manejado por grupos extremistas que buscan desestabilizar el gobierno para que el presidente Iván Duque no termine su mandato constitucional, situación que se comprobó al descubrir la Fiscalía, después del Foro, que grupos ilegales infiltrados entre los indígenas, preparaban un atentado contra el mandatario.

La inestabilidad que generan las facciones extremistas es una realidad al igual que el amplio respaldo que la dictadura transnacional cubana les presta, lo que las hace más peligrosas y difícil de combatir, razón por la cual es un deber de todos los amantes de la libertad sumar esfuerzos para garantizar nuestros derechos.

La dupla Cuba y Venezuela con sus asociados de Bolivia y Nicaragua, conforman la retaguardia de los irregulares. Según informaciones el 43 por ciento de los extremistas del Ejército de Liberación Nacional de Colombia, ELN, está radicado en Venezuela, asentado en el denominado arco minero y Cuba, en su reiterada práctica de ser santuario de los narcoterroristas, protege a líderes del ELN involucrados en el atentado a la Academia de Policía de Bogotá.

Este Foro sobre Victimas del Comunismo es una actividad a repetir porque como refleja un reciente comunicado de apoyo a esa gestión es “necesaria la creación de un Tribunal Internacional para Juzgar los Crímenes de Lesa Humanidad cometidos por el Régimen Comunista de Cuba contra el pueblo cubano y otros pueblos”, una gestión que bajo el liderazgo de René Bolio y la senadora María Fernanda Cabal puede y debe rendir grandes beneficios a la democracia continental, porque la dictadura de los Castro es el cáncer primario de los malignos tumores que desgobiernan en Venezuela, Nicaragua y Bolivia amenazando los derechos de todos nosotros.

Venezuela: peligro de atasco

Soldado colombiano en la frontera con Venezuela. Archivo.

Los numerosos países involucrados en la crisis venezolana pueden afectar la solución de la misma si no asisten materialmente a la oposición y desisten de instrumentar sanciones y medidas que limiten las posibilidades de sobrevivencia del régimen de Nicolás Maduro.

Sin embargo, la oposición venezolana tiene que hacer todo lo posible por controlar la situación y que las alianzas concertadas no limiten su capacidad operativa. Los aliados son esenciales cuando se combate una dictadura ideológica o una pandilla del crimen organizado, como la que detenta el poder en Venezuela, pero nunca se les debe permitir asumir el control de las operaciones o tener veto sobre las mismas, porque la realidad es que los que encarnan un proyecto nacional son los únicos que bregarán hasta el último aliento con independencia de los resultados.

Sobran ejemplos de ‘Aliados Fríos’ que abandonan a sus protegidos con o sin motivos, o se envuelven en una retórica adormecedora, después de crear una sensación de dependencia altamente perjudicial al propósito original. La internacionalización de los conflictos tiende a estancar las soluciones, sea porque los eventuales aliados no actúan con firmeza, o las partes en conflicto pierden el protagonismo.

Los frustrados intentos de cooperantes nacionales e internacionales de hacer ingresar a Venezuela la tan necesitada ayuda humanitaria, ejemplifican las limitaciones de las partes, en particular la de gobiernos extranjeros que tienen compromisos propios.

Los factores foráneos que se involucran en disensos nacionales se convierten en parte del mismo, en consecuencia, las soluciones demandan un consenso más complejo en el que concurren intereses y conveniencias extrañas que enmarañan las posibilidades de la oposición nacional de asumir iniciativas que no cuenten con el respaldo de sus eventuales aliados.

La oposición al contraer compromisos con sus aliados, debe asumir una conducta acorde a los postulados que sus compañeros de viaje defienden públicamente.

En este aspecto la cuadrilla de Maduro y Cabello a pesar de sus compromisos firmes con el Castrismo, Rusia y China, sin pasar por alto los estrechos vínculos con el narcotráfico y el crimen organizado, tiene un mayor espacio operativo porque sus aliados por naturaleza son partidarios de posiciones extremas y favorecen enfoques contrarios a la cesión de los poderes y espacios conquistados.

Ninguno de los regímenes asociados al castro chavismo, particularmente el de Cuba, están sometidos a la presión de una poderosa opinión pública ni a una oposición que pueda poner en peligro el control que ejercen sobre el país.

El régimen castrista es el aliado más incondicional del sindicato del crimen que controla Venezuela porque su propia existencia está estrechamente vinculada a la permanencia de la cuadrilla Madurista en el gobierno.

El alto número de militares y agentes represivos cubanos asentados en Venezuela son el principal baluarte de ese régimen, mucho más confiable que la cúpula del alto mando de las Fuerzas Armadas de Venezuela, que a pesar de la profunda corrupción denunciada, está sometida a vivir la crisis estructural que sufre la nación.

No obstante y con independencia de cómo se agudiza la crisis o se presente una salida, el mantenimiento del “statu quo” solo favorece a los que detentan el poder real, en este caso a la caterva de Nicolás Maduro. Es una gran verdad que la internacionalización de los conflictos domésticos tiende a postergar las soluciones y que solo se llega a ellas cuando los factores externos involucrados en el diferendo asumen como propia la situación y toman los riesgos que demanden sus intereses, más que los compromisos.

Un ejemplo clásico de esta afirmación fue el resultado de la implicación de Estados Unidos y la extinta Unión Soviética en la situación cubana que cuando derivó a un enfrentamiento de las grandes potencias como consecuencia de la Crisis de los Misiles, octubre 1962, la solución acordada sabiamente fue evitar una confrontación nuclear, aunque los cubanos siguieran siendo esclavos por toda la eternidad.

Es cierto que cuando se enfrenta una dictadura es muy difícil actuar en solitario, pero es muy lamentable y un grave error, que una fuerza política o militar cimente su desarrollo, estrategia y el logro de sus fines, en el compromiso y voluntad cooperativa de componentes extranjeros, una actitud que augura la derrota.

Reglamento Policial en Cuba

Un autobús pasa frente a un edificio con una cartelera de campaña del gobierno que dice "#YoVotoSi" en referencia a la nueva Constitución, en La Habana, el 13 de febrero de 2019

El gobierno cubano dice haber aprobado una Constitución a principios del 2019, pero en realidad lo que han hecho es imponer un reglamento policial que obliga a la población a aceptar el SOCIALISMO IRREVOCABLE, que es toda una aberración jurídica en lo que a teoría política y constitucional se refiere.Vayamos por parte: una Constitución debe ser un documento que establezca la libre determinación de todos los ciudadanos en una Nación. Y ese principio es el que establece la naturaleza soberana de esa Carta Magna, como representante del cuerpo social.

Si en ese territorio, que es el marco físico de cualquier nación, al ciudadano se le obliga a ser socialista y se le persigue o acosa porque su manera de pensar es alternativa o distinta, entonces en esa nación no existe ese sagrado derecho a pensar libremente.

En el caso cubano, obviamente existe esa imposición del SOCIALISMO, que además para el régimen castrista resulta irrevocable, casi un Dios inmutable y agresor.

Y que conste, por esta aberración jurídica de irrevocabilidad, en la Cuba castrista se acosa, se tortura y hasta se encarcela al ciudadano que se atreva a contradecirla.

Para entender en su propia naturaleza y desarrollo el REGLAMENTO POLICIAL que ha estado vigente en la isla cubana estas seis décadas de ausencia de libertades individuales, que desencadena la migración de huir del comunismo imperante, más los cientos o miles de cubanos que han sido maltratados y fusilados en las prisiones políticas del régimen castrista, tenemos que ir atrás al dictamen del dictador Fidel Castro en la Reunión con los Intelectuales en 1961 cuando sentenció con criterio casi imperial: “dentro de la Revolución, todo, fuera de la Revolución nada o ningún derecho”.

Todos los pactos y documentos de Derechos Humanos sobre los Derechos Civiles y Políticos del mundo insisten con claridad meridiana “que nadie debe ser molestado ni acosado ni maltratado a causa de sus opiniones”.

En toda Cuba, durante la imposición del Reglamento Policial que se aprobó el 24 de Febrero del año en curso, fuimos testigos de los cientos de cubanos que fueron maltratados y encarcelados por manifestar que votarían NO o NO VOTARIAN ante el susodicho proyecto. Y esto de por sí descalifica el evento aprobatorio y lo anula jurídica y moralmente.

Otro elemento que descalifica el evento eleccionario castrista reciente fue que la acción de votar se realizó con lápiz y lo que pinta el creyón de un lápiz, se borra fácilmente con una simple goma de borrar.

Por lo tanto, el Reglamento Policial de 2019, que ellos califican erróneamente de constitucional, es simplemente un reglamento represor que no valida autoridades ni soberanías…

El problema venezolano: Cuba “empuja pero no se da golpes”

Nicolás Maduro y Raúl Castro

Para el análisis de la problemática venezolana actual es necesario partir de algunas bases:

· Primero, es la Cuba castrista quien mantiene a Maduro en el poder; por eso, de no haber opción militar en Venezuela, habría que sancionar/negociar con Cuba y no con Venezuela para obtener algún resultado. Ahora, Cuba “empuja, pero no se da golpes”;

· En segundo lugar, Maduro en Venezuela - adiestrado por los hermanos Castro en Cuba - jamás se irá “por las buenas”; él sigue el postulado castrista: “lo que por la fuerza tomamos, por la fuerza tienen que quitárnoslo”. Sin opción de fuerza, no hay solución;

· En tercer lugar y basado en la rotunda negativa latinoamericana de que no haga “uso de la fuerza” en Venezuela, EUA no intervendrá con tropas hasta que Latinoamérica no de la luz verde, como copartícipe (opción preferencial) o no, de la contienda;

· En cuarto lugar, hay interés electoral de Trump en este evento, que le garantizaría ganar el voto latino de EUA y el estado de la Florida, sin discusión. Para esto sería preferible esperar un año más, lo cual en apariencias es casi imposible.

Esto que acá se escribe lo saben también los “asesores” cubanos y Nicolás Maduro, por eso se dan el lujo de convidar nada menos que a soldados rusos para desembarcar uniformados en el aeropuerto de Caracas. Se permiten apagones de varios días cubriendo la capital y el resto del territorio nacional, momento ideal para una acción armada desde el exterior. Mandan a apresar al segundo hombre de Guaidó, y EUA - junto a Latinoamérica - se comportan como si nada. La situación es casi límite para la dictadura de Maduro, pero las circunstancias lo favorecen.

La inexplicable negativa del Grupo de Lima de oponerse de manera pública y repetidamente al uso de la fuerza para liberar a Venezuela (podrían incluso no estar de acuerdo, pero no explicitarlo tan frecuentemente, porque esto da seguridades a Maduro) va mucho más allá del miedo a arriesgar sus juventudes en una contienda bélica. Hay mucho de anti-norteamericanismo remanente (incluso entre los militares brasileños, los más declaradamente pro-norteamericanos según su propio presidente). Esto desconcierta a EUA, que se siente aislado en un problema que es común, incluso más latinoamericano que norteamericano.

En estos momentos el tiempo corre a favor de Maduro, Cuba y sus secuaces; no sólo porque el calendario electoral de EUA no incentiva ahora a la administración Trump - interesada en una reelección - a la deposición de Maduro por la vía militar (lo ideal sería inicios del año electoral de 2020) sino también porque la correlación venezolana interna de “fuerzas” (aquellas que no quiere el Grupo de Lima) le favorece plenamente a Maduro, su policía política y “colectivos”.

En las condiciones actuales, no es difícil percatarse que re-direccionando los golpes (militares, sanciones, conversaciones bajo la mesa, etc.) asestarlos contra la Cuba castrista, porque resultaría en un dividendo mayor, ya que el esfuerzo contra Cuba sería mucho menor que contra Venezuela. El éxito de los golpes contra el poder castrista redundaría además en un triunfo triple, pues implicaría muy probablemente en la liberación simultánea - y muy deseable - de Cuba, Venezuela y Nicaragua. No sería descabellado re-direccionar las acciones contra “la base” de todo: Cuba, que hoy es tan, o más débil que Venezuela y sostiene todo el andamiaje.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Cargar más

XS
SM
MD
LG