Enlaces de accesibilidad

Cuba

A mis hermanos cubanos del exilio

Sandy Imágenes ciclón

La ciudad yace en ruinas. Mi antigua parroquia de San Antonio María Claret, en el barrio de Sueño, se desplomó.

A mis hermanos cubanos del exilio
Queridos hermanos:
En Santiago de Cuba apenas amanece. Hoy, viernes 26 de octubre del 2012, a solo 48 horas de la horrible devastación que ha dejado a su paso el huracán Sandy, me he levantado temprano a rezar y a escribirles. En medio de la tristeza por tantas familias que han quedado en la miseria, como decía Eliseo Diego del hombre con el hato a cuestas, en su “Libro de las Maravillas de Boloña”: “Peregrino te vas con el crepúsculo y tus pobres enseres: miedos, penas”.

Así veo a mi pueblo, vagando entre las ruinas de lo poco que teníamos a la nada que nos queda. Y sin embargo, y lo digo con supremo orgullo de esa mi pobre gente, con bondad para pensar en el otro y brindarle la mano y con esa fortaleza de los pobres para decir en el vórtice de la desgracia: “no importa lo perdido, aún estamos vivos”.

Sí, he visto muchos signos de solidaridad, como mi feligrés Tito, joven estudiante de cuarto de medicina, que ha ido a limpiar escombros en casa de sus vecinos y familiares, y ayer se pasó la tarde junto con Pavel, su cuñado, salvando las planchas de zinc tiradas en el patio, con las que volvimos a techar la casa parroquial.

Mi hermana y su hijastra de quince años que me han limpiado el primer piso de la casa parroquial, mientras se techaba el segundo. Manolo y Mario, que a pesar del peligroso viento pusieron las tejas para proteger de la intemperie mis libros, computadoras e impresoras. Gladis y su nieto Pedro, que fueron los primeros en llegar para dar una mano, aunque todavía tenían mucho escombro que barrer en su propia casa. Y Eliecer Ávila, que vino desde Puerto Padre para ayudar, porque no podía estarse quieto allá, sabiendo lo mal que lo estábamos pasando acá.

Yoani Sánchez y Reinaldo Escobar, que desde La Habana me hicieron saber que estaban recogiendo comida y medicina para los damnificados. Mi hermano Roberto Betancourt, que desde su parroquia de la Caridad me hizo llegar el calor de su feligresía, lo mismo que Ofelia Lamadrid, con sus noventa y muchos años y Teresita de la Paz, la viuda de Gustavo Arcos Bergnes, que rezan por mí y por mi gente. Ellos me han dicho de la movilización que Uds. ya han iniciado para enviar ayuda “tanto más urgente cuanta mayor es nuestra necesidad”.

Mis amados hermanos: desde esta lejanía e inmerso en el sufrimiento supremo ante la desgracia inevitable y desarmante, les digo de corazón, que he sentido, en todas estas horas de incertidumbre y amargura, cuando veía volar el techo de mi parroquia y de mi casa, corriendo para salvar los libros y lo que se podía de la lluvia y después, cuando pude salir y pude contemplar la desolación de mi gente, sentí la presencia, las oraciones y la solidaridad de todos Uds.

Yo sabía que no estábamos solos y que podíamos contar con el cariño y el apoyo de todos Uds., de todos los amigos, cubanos o no, que desde lejos nos acompañarían con su oración y su amor. De manera especial cuando fui a rezar por una anciana que falleció de un infarto en medio de la tormenta: refugiada en un pequeño baño, con su hija, su nieta y sus dos pequeños biznietos, en una casa que volaba a pedazos por los aires, su corazón no resistió a tanta angustia y explotó. El mío sangra ante toda la desgracia de mi pueblo.

La ciudad yace en ruinas. Mi antigua parroquia de San Antonio María Claret, en el barrio de Sueño, se desplomó. Sólo el Cristo que puse un día en la pared del presbiterio, quedó como mudo testigo junto con el altar de granito que allí levanté hace 30 años. Lo mismo ocurrió con mi antigua Iglesita de San Pedrito, cuya reparación estuvo a punto de costarme la prisión.

Lo mismo que mi amado pueblo de San Luis, donde nací a la fe y luego comencé mi labor pastoral de sacerdote, y cuyo nuevo altar de mármol fue consagrado en solemne ceremonia hace menos de un mes. Y así ha ocurrido con casi todos los templos, casas parroquiales y conventos de toda la diócesis… yacen destruidos, están destechados o han quedado seriamente dañados.

Pero qué es eso, me pregunto, ante la desgracia de tantas personas que lo han perdido todo: el esfuerzo de vidas enteras y aun de varias generaciones, convertidos en despojos chorreantes de lodo y polvo. Así los libros, los televisores, y demás efectos electrodomésticos, los muebles… y el hogar! Se calculan en 150 mil las casas destruidas o seriamente dañadas. ¡Y esto en medio de una situación económica tan difícil, prácticamente de sobrevivencia! ¡Nos parecía que estábamos mal… y ahora estamos mucho peor!

Con todo, vuelve a mi memoria la primera frase que yo dije y luego he oído en tantas otras bocas: ¡pero estamos vivos! Gracias a Dios por la vida que nos dio y nos ha conservado, porque es increíble que en medio de tanta devastación los muertos hayan sido tan pocos. ¿Qué nos querrá decir Dios con todo esto?

Vea todas las noticias de hoy

Padres de estudiantes de San Vicente en Cuba preocupados por el bienestar de sus hijos

Ellsworth John embajador en Cuba.

Los padres de de los estudiantes de San Vicente en Cuba están expresando su descontento con la forma en que la embajada de su país está tratando los asuntos en lo que respecta al bienestar de sus hijos, según informa el diario Searchlight.com

Según un comunicado emitido la semana pasada, el grupo de embajadores de CARICOM en Cuba, a través del embajador de San Vicente y las Granadinas en La Habana, Ellsworth John, tomó la iniciativa de ordenar máscaras, desinfectantes, toallitas y jabón antibacteriano para sus estudiantes y sedes diplomáticas.

La decisión se tomó el 19 de marzo, poco después de que se descubriera el primer caso de COVID-19 en Cuba y fue una respuesta al llamado de los ciudadanos a practicar una buena higiene.

El comunicado dijo que el contenedor fue entregado a la residencia oficial el 22 de mayo, después de más de dos meses de demoras.

Un padre, en declaraciones a SEARCHLIGHT describió la declaración como falso y los suministros dados como no suficientes para los estudiantes. "Si fueras estudiante ... ¿te sentirías feliz después de toda la larga espera, trayendo eso y sin comida? Ese es el punto", dijo el individuo.

“Nuestra población vicenciana necesita ser informada adecuadamente por estas personas. Dan la impresión de que cuidan muy bien a los estudiantes. Pero el paquete contenía pocos artículos, incluido un jabón, un desodorante, agua embotellada y una máscara antipolvo, no una adecuada".

Pero Ellsworth John, embajador en Cuba, dijo a SEARCHLIGHT que la función de la embajada no es suministrar alimentos a los estudiantes.

"Cuando realizamos el pedido como una comunidad CARICOM, nuestro énfasis estaba en el cuidado personal y la seguridad, por lo que las cosas que pedimos estaban en el ámbito del jabón antibacteriano para que los estudiantes se laven las manos ...", explicó John.

Cuba experimenta repunte en casos positivos

Una cubana se protege con una mascarilla del coronavirus. REUTERS/Alexandre Meneghini

Las autoridades del Ministerio de Salud Pública de Cuba informaron este lunes de un repunte en los casos positivos de coronavirus en la isla con 38 nuevos contagios.

El Minsap reconoce un total de 2 083 positivos y la cifra de fallecidos se mantiene en 83 víctimas mortales de la enfermedad.

De los 38 casos diagnosticados todos son cubanos y muchos están derivados del foco de contagios de los Laboratorios AICA.

En la capital, considerada el epicentro de la pandemia en la isla, se han dado tres importantes focos de contagio incluido el mencionado laboratorio, otro en la tienda La Época y uno tercero en la Empresa Nacional de Transporte del Ministerio del Comercio Interior.

El gobernador de La Habana, Reinaldo García Zapata, declaró que desde el 19 de mayo cuando se registró el ingreso del primer caso asociado al foco de la tienda La Época, en la capital se han reportado ciento 11 casos positivos.

De estos pacientes 62 están relacionados con el foco de la tienda, que a su vez derivó en el del Laboratorio AICA y en el de la Empresa Nacional de Transporte del Ministerio del Comercio Interior, los cuales han impactado en varios municipios habaneros, indica el funcionario.

Aún se espera el resultado de pruebas realizadas a otras 137 personas relacionadas con estos focos.

Mujeres protestan contra Díaz-Canel, Castro y la corrupción en Cuba (VIDEO)

Miguel Díaz-Canel junto al general Raúl Castro. YAMIL LAGE / AFP

Un intento de desalojar, la pasada semana, a una menor de edad embarazada en un albergue en el reparto Parajón, municipio habanero de Boyeros, terminó con una protesta contra la corrupción de las autoridades cubanas.

“Aquí están todos los albergados tirados para la calle con cazuelas porque es una falta de respeto lo que tienen…, es un descaro, y después dicen que en Cuba no hay desalojos. Lo que quiero es que venga [el gobernante Miguel] Díaz-Canel pa’ que vea como está el albergue. Que to’ el mundo se está embolsillando el dinero”, gritaba enardecida una vecina del lugar, en un video divulgado por la Unión Patriótica de Cuba.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:34 0:00


Al respecto explicó Manuel Arias Columba, miembro de la organización que filmó la manifestación.

“En estos albergues siempre las autoridades han hecho negocios. Aquí se han vendido las casas, se han alquilado. Lo hacen los mismos de Vivienda en contubernio con el Gobierno. El promotor de eso es el jefe de la Dirección Municipal de Vivienda de aquí de Boyeros”.

El activista añadió que en este emplazamiento había tres espacios cerrados “y entonces estas mujeres, que están pasando trabajo porque no tienen donde asentarse, rompieron el sello de uno de ellos y se instalaron sin permiso legal”.

“Ha venido la gente del Gobierno, la policía, la Seguridad del Estado, pero no han podido sacar a las tres mujeres y una niña, porque el resto de las residentes se han enfrentado a los funcionarios”.

Los manifestantes, la mayoría mujeres, denunciaron las condiciones insalubres de la instalación en las que algunas llevan hasta 16 años.

“La fosa se revienta…Estamos tomando aguas albañales… Para coger agua tenemos que abrir un hueco en el piso de la ducha… Las puertas y ventanas están deterioradas… Vivimos hacinadas con nuestros niños”.

Lisandra Arias Reyes, la adolescente de 15 años embarazada, a la que ordenaron abandonar el local donde vive desde hace tres años, recalcó que las autoridades no tienen voluntad para mejorar sus condiciones de vida.

“Cuando ha habido complicaciones graves, por ejemplo, aquí el viento se llevó el techo una vez y vinieron y lo repararon. Quiere decir que hay un presupuesto para eso”.

En el video las mujeres clamaron contra los organismos del régimen y concluyeron con gritos de “¡Abajo Díaz-Canel! y ¡Abajo el gobierno de los Castro!”.

Cuba reporta 20 nuevos casos de COVID-19

Cubanos se disponen a jugar béisbol. AP/ Ramón Espinosa.

Autoridades del Ministerio de Salud Pública de Cuba anunciaron 20 nuevos casos de cubanos contagiados con el coronavirus, para un total de 2045 pacientes diagnosticados con la enfermedad y 83 fallecidos.

De los nuevos casos, 15 fueron contactos de casos confirmados, en cuatro no se precisa la fuente de infección y uno tiene fuente de infección en el extranjero, indica el reporte del MINSAP.

En la capital, considerada el epicentro de la pandemia en la isla, se han dado tres importantes focos de contagio: en la tienda La Época, el Laboratorio AICA y la Empresa Nacional de Transporte del Ministerio del Comercio Interior.

El gobernador de La Habana, Reinaldo García Zapata, declaró que desde el 19 de mayo cuando se registró el ingreso del primer caso asociado al foco de la tienda La Época, en la capital se han reportado 111 casos positivos.

De estos pacientes 62 están relacionados con el foco de la tienda, que a su vez derivó en el del Laboratorio AICA y en el de la Empresa Nacional de Transporte del Ministerio del Comercio Interior, los cuales han impactado en varios municipios habaneros, indica el funcionario.

Miles de cubanos protestan contra monopolio de telecomunicaciones

Una cabina de ETECSA en La Habana.

La Empresa de Telecomunicaciones ETECSA, que tiene el monopolio del servicio de Internet, telefonía celular y fija en la isla, ha programado una campaña de descrédito contra la ciudadanía que protesta en exigencia de precios más bajos y mejor calidad en los servicios.

Los cubanos se han movilizado en redes sociales, una vez más haciendo uso de la etiqueta #BajenLosPreciosDeInternet. Tan sólo el sábado el proyecto de análisis de datos Inventario contabilizó que la etiqueta fue usada en al menos 21.876 tuits, por 2268 usuarios únicos.

Un documento de la empresa, divulgado por el presentador Alex Otaola, muestra directivas de ETECSA para enfrentar el reclamo que consideran un acto contrarrevolucionario.

Las acciones incluyen que los empleados inunden las redes con mensajes favorables a la empresa y que resalten los logros de las telecomunicaciones en Cuba.

En los últimos meses la estatal de telecomunicaciones se ha visto envuelta en numerosas denuncias de activistas de la sociedad civil y periodistas independientes que han sido multados por violar el Decreto 370.

Tras ser liberados, aseguran que funcionarios de la empresa han formado parte de los interrogatorios donde se les cuestiona haber publicado contenidos críticos con el régimen en sus redes sociales privadas.

Cargar más

XS
SM
MD
LG