Enlaces de accesibilidad

Cuba

Arriban mil cubanos a Chiapas en una semana

Estación Migratoria Siglo XXI de Tapachula, Chiapas, México.

México registra hasta el 18 de noviembre la entrada de 9.100 cubanos, superior a los 1.817 de 2014; pero el Gobierno de Chiapas descarta que exista una crisis humanitaria.

Pese a los crecientes obstáculos a su paso, la entrada de cubanos desde Centroamérica a través de la frontera sur de México con el fin de obtener un salvoconducto que les permita llegar a Estados Unidos se ha incrementado en las últimas semanas.

Ni el cierre de la frontera de Nicaragua con Costa Rica el 15 de noviembre ha detenido a los cubanos, que viajan en grupos numerosos de hasta 500 personas y que, por un pago de cinco dólares, atraviesan en balsas a diario el río internacional Suchiate, que separa a México de Guatemala.

Nicaragua cerró su frontera a los inmigrantes tras acusar a Costa Rica de arrojárselos a sus puertas.

En la última semana entraron unos mil cubanos por Chiapas para entregarse voluntariamente a las autoridades migratorias

"Es un proceso difícil en que no saben si los dejarán continuar; están esperando a ver si se resuelve esa situación y los traen hasta Guatemala. Nosotros somos el primer grupo, creo, nos han dado salvoconducto y hemos llegado hasta acá", dijo a la agencia Efe Oricésar, un inmigrante que logró atravesar Nicaragua y llegar a tierra mexicana.

En ese grupo de 50 cubanos también viajan Luis Enrique y su esposa, quienes, ayudados por un "guía", llegaron en seis días a Chiapas, estado mexicano. Ellos denuncian que "se encuentran varados en Costa Rica más de 2.000 cubanos, y de no abrirse la frontera con Nicaragua el número llegaría a más de 3.000 en una semana".

Evitan hablar de la política de Cuba, pero coinciden en que han salido de la nación antillana por "la pobreza y el maltrato de las autoridades", sin importarles "sufrir vejaciones en el migrar por los países de América Latina" con tal de llegar a Estados Unidos.

En México el Instituto Nacional de Migración registra hasta el 18 de noviembre la entrada de 9.100 migrantes cubanos; de los cuales 7.317 fueron alojados en la Estación Siglo XXI de Tapachula, Chiapas; cifras muy por encima de los 1.817 que fueron recibidos durante todo 2014.

En la última semana entraron unos mil cubanos por Chiapas para entregarse voluntariamente a las autoridades migratorias y solicitar el oficio de salida que les permita transitar sin restricciones los últimos 3.000 kilómetros de la ruta a suelo estadounidense.

Efraín Hernández, de 22 años, es uno de ellos y relata a Efe que recorrió unos 5.000 kilómetros para llegar a México desde Ecuador, pasando por Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala.

De esa lista de países, hombres y mujeres denuncian que la policía de Colombia es de la que padecieron más corrupción, porque cobran cuotas de $100 por cada uno para permitir el paso por esa nación suramericana.

Para llegar a la frontera sur de México, los cubanos invierten
entre $5.000 a $6.000 en pago de transporte, hospedaje y alimentos en "busca de mejorar la familia", cuenta Joan Peña, quien después de obtener el salvoconducto al cabo de tres días alista el tramo final de su viaje en un cuarto de hotel en el centro de Tapachula, donde ha pagado cinco dólares por noche.

Quienes viajan han vendido sus casas y dejado familia y trabajo, como Maybeli Fernández, originaria de Matanzas, y luego de entregarse a las autoridades son trasladados a las oficinas burocráticas de migración para tramitar el oficio de salida que les brinda 30 días para llegar a la frontera norte y a su destino final.

El subsecretario de Atención a Migrantes de la Secretaría para el Desarrollo de la Frontera Sur del Gobierno de Chiapas, Víctor Moguel, descarta que exista una crisis humanitaria por el arribo de los miles de migrantes.

Contrario a ello, los cubanos mantienen la ocupación hotelera y agotan a diario los pasajes de avión y autobuses para viajar a la Ciudad de México y a Tijuana.

Por ahora, México y Cuba no tienen un tratado para la deportación
de los inmigrantes del país insular; sin embargo, movidos por el rumor de que ello pueda ocurrir, los cubanos llegan cada vez más por el temor de que en 2016 se cierren las fronteras de México con Centroamérica.

Vea todas las noticias de hoy

32 casos nuevos de COVID-19 en Cuba

Cubanos viajan en guagua. (REUTERS/Alexandre Meneghini).

El Ministerio de Salud de Cuba informó que al cierre del sábado se confirmaron 32 casos nuevos de coronavirus, con un acumulado de 6.566 en la isla.

Se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínica epidemiológica 3,853 pacientes, de ellos: sospechosos 830, en vigilancia 2.585 y confirmados 438.

De los 32 casos nuevos diagnosticados, 28 son cubanos y cuatro extranjeros; 27 fueron contactos de casos confirmados, uno sin fuente de infección precisada y cuatro con fuente de infección en el extranjero.

Ocho son mujeres y 24 hombres. El 56,2% de los casos positivos fueron asintomáticos.

55 nuevos casos de coronavirus en Cuba, 17 son extranjeros

Un hombre usa máscara para evitar contagio de COVID-19. (Yamil LAGE / AFP)

Al cierre del día de ayer se confirmaron 55 casos nuevos, con un acumulado de 6.534 en el país según datos ofrecidos por el Ministerio de Salud en Cuba que desglosó en 38 cubanos y 17 extranjeros.

Del total de casos, 33 fueron contactos de personas confirmadas, 3 sin fuente de infección precisada y 19 con fuente de infección en el extranjero.

La residencia por provincia y municipio de los casos autóctonos son:

-Pinar del Río con 12 casos que se distribuyen 8 en Consolación del Sur, 2 en Pinar del Río, 1 en Guane y 1 en Sandino.

-Sancti Spíritus superó a Pinar del Río al registrar 16 casos, de ellos 11 son de la ciudad cabecera del mismo nombre, 4 de Cabaiguán y 1 de Fomento.

-Ciego de Ávila reportó 6 casos, esta vez 5 son de la ciudad cabecera provincial del mismo nombre y 1 del municipio de Ciro redondo.

-La Habana sumó 2 casos, 1 en Regla y 1 en Cotorro.

Los 19 cadetes con COVID-19 en la Interarmas Antonio Maceo y las pesquisas por Caimito

Cadetes en curso de la Escuela Militar Antonio Maceo

La nota de las personas con COVID-19 en Cuba de este viernes 23 de septiembre, tenía una característica singular, en la provincia de Artemisa, todos los enfermos eran del mismo municipio, el de Caimito. Y los datos sobre los pacientes eran una copia.

Los 19 enfermos de la lista relacionada a Artemisa tienen edades que oscilaban entre los 17 y los 21 años, y todos tenían la misma cifra de contactos en vigilancia, la de 189, que se encuentran bajo observación epidemiológica.

Según la prensa local, se ha confirmado que los enfermos son de la Escuela Interarmas Antonio Maceo (Unidad Militar 3088), que está en el municipio de Caimito, en las cercanías de Ceiba del Agua.

Los cadetes, en su mayoría del primer curso, son los que más se han contagiado en la pandemia.

Graduación de escuela militar Antonio Maceo en el 2020
Graduación de escuela militar Antonio Maceo en el 2020

El colegio militar es el centro de trabajo por excelencia de cientos de vecinos de la zona, que a diario asisten a sus labores en la escuela de cadetes. Y es por ello que en la tarde de este viernes las autoridades de salud del municipio Caimito se han lanzado a realizar pruebas (PCR) a los residentes del área, que en su mayoría laboran como trabajadores civiles de las FAR o tienen un familiar que allí trabaja y viven todos en los poblados de Ceiba del Agua, Vereda Nueva, Guayabal, Pueblo Nuevo y la localidad cabecera del municipio.

El centro educacional, que fuera trasladado a esa localidad en 1964, se ubicada en lo que fuera el Instituto Cívico-Militar que creara en Cuba en la década del treinta del siglo XX, por el entonces Coronel Fulgencio Batista.

A inicios del pasado mes de junio de este año se graduaron cientos de oficiales con el grado de teniente en la escuela Antonio Maceo, en un acto que asistió el mismo ministro de las FAR, el general de cuerpo de ejército Leopoldo Cintra Frias, sancionado por el gobierno de Estados Unidos.

Violan privacidad de enfermos de COVID-19 en Cuba al marcar sus casas

REUTERS/Alexandre Meneghini

Viviendas con personas contagiadas de coronavirus en Cuba son marcadas por las autoridades de salud de la isla, una práctica aplicada en las últimas semanas y que ha sido criticada por profesionales quienes recuerdan la importancia de proteger la privacidad de los ciudadanos.

Marcan las casas de familias con coronavirus
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:19 0:00

Se trata de un sello que se pega en la fachada dejando claro que ahí reside una persona contagiada con el virus y que se ha estado aplicando en Matanzas, La Habana y Pinar del Río, dijeron a Radio Televisión Martí cubanos consultados.

La activista Leticia Ramos Herrería residente en Cárdenas, Matanzas, la describió como "una pegatina redonda con algo rojo en el medio" que pudo ver una casa del reparto 13 de marzo.

En La Habana, en la calle Zanja, se pudieron ver esos carteles, publicó recientemente el diario 14ymedio mientras que un residente en Guane, Pinar del Río confirmó que también allí han puesto las pegatinas.

Las acciones atentan contra la privacidad del paciente, asegura Laritza Diversent una abogada cubana residente en Estados Unidos.

"Aunque está estipulado en el código de ética médica, en Cuba no está legislada la protección a la privacidad de los pacientes", precisó la jurista.

Dos médicos también se refirieron a la protección del paciente.

"Eso va contra toda ética médica y se está violando todo el derecho que tiene la persona de decir o no decir que está enfermo", dijo Nelson Gandulla médico cubano, exiliado en España donde ejerce la profesión.

La doctora y activista Nelva Ismaray Ortega, residente en Santiago de Cuba, coincide con Gandulla y recordó que "el juramento hipocrático del médico sobre la privacidad del paciente es lo más importante y se está violando".

La antropóloga Miriam Celaya, residente en la capital dijo que también existe la "mansedumbre habitual de las personas que no conocen sus derechos".

Precisó que una pegatina en su puerta de inmediato la quita "porque así como no existe una ley que prohíbe ponerla, tampoco existe una que dice que yo tengo que aceptarlo".

A su juicio los ciudadanos están expuestos a las "arbitrariedades de la dictadura por un lado y por otro la ausencia de derechos" y señaló que lo más grave es que la población "no tiene conciencia de sus derechos ciudadanos".

Piden sanciones de 12, 10 y 6 años a los acusados de vínculos con "Clandestinos"

Activista en Miami acusada de financiar al grupo “Clandestinos”

La Fiscalía General Cubana solicitó para tres cubanos acusados de pertenecer al grupo anónimo Clandestinos sanciones de 12, 10 y 6 años por los delitos de "difamación de las instituciones y organizaciones de los héroes y mártires, de carácter continuado" y “daños al patrimonio cultural”, según divulgó el Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

A Panter Rodríguez Baró le piden 2 años por “difamación de las Instituciones y organizaciones de los héroes y mártires de carácter continuado” y 10 años por el de “daños al patrimonio cultural”.

Petición Fiscal
Petición Fiscal

En el caso de Yoel Prieto Tamayo la petición fue de 2 años por “difamación de las instituciones y organizaciones de los héroes y mártires” y 8 por “daños al patrimonio cultural”.

Para Jorge Ernesto Pérez García la fiscalía solicitó una sanción conjunta de 6 años por los mismos delitos, precisó en la nota el OCDH.

Esther Baró, madre de Panter Rodríguez, dijo a Radio Televisión Martí que él está en la “Sección 47” de la cárcel Combinado del Este y se comunican por teléfono dos veces a la semana.

Dijo que la familia está a la espera del juicio "a ver qué pasa", porque en el caso de que haya cometido ese delito del que lo acusan, "no es para que le pidan tantos años de cárcel”.

Panter Rodríguez Baró y Yoel Prieto Tamayo, que no están afiliados a ninguna organización opositora y "presuntamente" son miembros del grupo “Clandestinos” fueron considerados en septiembre de este año convictos de conciencia por la organización Cuban Prisoners Defenders (CPD).

En enero de 2020, luego de varias semanas en que estuvieron ocurriendo en algunas zonas publicas del país acciones de vandalismo contra estatuas del héroe nacional cubano José Martí, las autoridades informaron del arresto de dos cubanos a los que acusaron de ser miembros del grupo.

En la publicación del diario Granma precisaron que los detenidos habían realizado pintadas de varios bustos de Martí y vallas públicas en La Habana que aparecieron cubiertos de pintura roja.

El llamado movimiento Clandestinos aseguró que los dos hombres que las autoridades cubanas detuvieron, y mostraron en fotos, por el presunto acto de vandalismo, no eran parte del grupo.

Cargar más

XS
SM
MD
LG