Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cuba prioriza industria del tabaco a pesar de su nocividad

Una mujer posa para una foto fumándose un tabaco durante la inauguración del Festival del Habano, en La Habana.

Cuando se trata de dinero, en un país con finanzas en números rojos, cualquier cosa que rinda beneficios, aunque perjudique a la salud humana, siempre será un buen negocio.

A espaldas del remozado Capitolio Nacional, en una vía estrecha donde conviven perros callejeros y cuarterías apuntaladas, se erige la vetusta fábrica de tabacos H. Uppman que elabora algunos de los más famosos puros cubanos.

La tabaquería es paso obligado de cualquier turista que visita La Habana. En una pequeña tienda en la primera planta, se venden puros en cajas de madera, lujosos humidores y marcas exclusivas para coleccionistas.

En un bar adosado a un mezzanini con butacones color ocre se pueden tomar mojitos o cervezas. Aquí el humo enrarece el ambiente a pesar de las advertencias colgadas en la pared prohibiendo fumar.

Desde 2014, año en que de acuerdo a cifras oficiales 36 personas fallecían diariamente en Cuba por causas relacionadas con el hábito de fumar, las autoridades verde olivo trabajan para implementar una legislación antitabaco que respalde acciones más restrictivas contra los fumadores y refuerce limitaciones comerciales a productos derivados del cigarro.

Pero la ley no tiene quórum suficiente en un país donde el tabaco es la quinta industria exportadora, con un volumen que roza los 500 millones de dólares anuales.

El fin de la particular guerra fría entre Cuba y Estados Unidos en diciembre de 2014 dibujó un nuevo panorama en la industria tabacalera nacional. Algunos expertos se frotan las manos cuando sacan cuentas en la calculadora de sus teléfonos inteligentes.

“Estamos hablando de un mercado, como el norteamericano, donde las previsiones a corto plazo, de levantarse el bloqueo (embargo económico), fluctúan entre 500 y 700 millones de dólares en ventas de tabaco”, expresa un funcionario que labora en H. Uppman.

Cuando se trata de dinero, en un país con finanzas en números rojos, cualquier cosa que rinda beneficios, aunque perjudique a la salud humana, siempre será un buen negocio.

“No se puede andar con remilgos. Nuestras exportaciones fundamentales, como antaño el azúcar, tabaco o ron, son nocivas a la salud, pero ofrecen un margen nada despreciable de ganancias. Cada año las ventas locales de bebidas alcohólicas baten récords de ventas. Los cigarros y tabacos también, a pesar del elevado precio y gravámenes de circulación”, indica Joel, trabajador de Brascuba, empresa mixta con capital brasileño que domina el mercado interno de cigarrillos.

En una zona cercana al puerto del Mariel, Brascuba construye una nueva fábrica que duplicará la producción de cigarrillos rubio y negro. El reciente aumento de un 10% del precio en las diferentes marcas de cigarros ofertadas en divisas, no ha provocado una disminución en las ventas.

“Después de la cerveza y el ron, las mayores ventas son de cigarros. A pesar de los bajos salarios y altos precios de los alimentos, la gente se las arreglas para fumar como si fueran chimeneas”, confiesa Lourdes, dependiente de una cafetería en la Calzada Diez de Octubre.

Incluso a los dueños de pequeños negocios familiares les resulta rentable la reventa de cigarrillos. “Tengo noches de vender hasta cien cajas de cigarros”, dice el dueño de un bar privado. Las ganancias por cada cajetilla son del 40%.

En Cuba existen normas que prohíben la venta de cigarros y alcohol a menores de 18 años. “Pero se violan constantemente. Muchos padres mandan a sus hijos menores de edad a que compren cigarros o botellas de ron. Y los dependientes, presionados por cumplir el plan de venta, o porque parte de sus ganancias se deriva de las ventas de esos productos, incumplen la normativa”, acota Marlén, inspectora estatal.

Los medios oficiales difunden spots publicitarios recordando los daños del cigarro y sus efectos entre fumadores pasivos, pero las estadísticas manifiestan los pobres resultados de esas campañas.

Fuentes del régimen aseguran que el 69% de los niños son fumadores pasivos. Más de 13.000 personas mueren cada año por enfermedades asociadas al tabaquismo en Cuba, donde los pequeños resultan los más expuestos al humo del cigarro o tabaco, según reconocen autoridades del Ministerio de Salud Pública citadas por la prensa estatal.

La doctora Patricia Varona, especialista del Instituto Nacional de Higiene y Epidemiología, informó que entre 1985 y 2010 en la Isla se experimentó un decrecimiento en la presencia de fumadores, pero en los últimos seis años la situación cambió. A partir de 2010 se observó un incremento de los fumadores, fundamentalmente en edades tempranas.

La doctora Varona precisó que el 15 % de la mortalidad en el país se produce por el tabaquismo, en tanto casi 1.500 personas mueren cada año por exposición al humo de tabaco.

Actualmente Cuba ocupa el quinto lugar en América Latina y el Caribe en cuanto a la prevalencia del tabaquismo, y de las 10 primeras causas de muerte, ocho de ellas están vinculados con esta adicción.

Desde luego, es un problema mundial. La Organización Mundial de la Salud apunta que la adicción al tabaco mata a más de seis millones de personas anualmente y alrededor de 600 mil pierden la vida por respirar humo ajeno.

En escuelas secundarias y preuniversitarias de La Habana es frecuente observar a adolescentes fumando. “En noveno grado llegan a fumar hasta el 60 por ciento de los alumnos y a veces fuman en el aula”, comenta una maestra.

En lugares públicos, tanto en espacios abiertos como cerrados, existen avisos prohibiendo fumar, pero los fumadores no suelen respetar esas normas.

“Tú estás en la guagua, un taxi o una cafetería y al lado tuyo siempre hay un tipo fumando un cigarro tras otro. Y no le digas nada, pues entonces te quiere comer viva. Aquí la gente ni caso le hace a los carteles. En Cuba las normas de convivencias son un relajo”, subraya Ana Luisa, ama de casa.

El perjuicio del tabaquismo llega hasta la propia casa. En cualquier familia cubana, un fumador prende el cigarro sin importarle el daño a la salud, ni la suya ni tampoco la de sus propios hijos.

“Es que después de tomar café o por la tensión de un partido de fútbol no puedo controlar los deseos de fumar”, confiesa Joan ante el regaño de la esposa por el humo del cigarrillo que afecta a su hijo de tres años, asmático crónico.

Mientras la publicidad oficial insiste en lo nocivo del tabaquismo, el gobierno amplia las capacidades para aumentar la producción de cigarros. Y en un futuro, en el hipotético caso que se derogue el embargo, exportar millones de dólares de puros cubanos a Estados Unidos es simple: negocios versus salud. Y es probable que como casi siempre triunfe el dinero.

Vea todas las noticias de hoy

Luis Robles, amenazado en el Combinado del Este

Luis Robles Elizastigui, encarcelado por haber pedido, pacíficamente, la libertad del rapero Denis Solís.

Cubanet reporta que al preso político Luis Robles le llegó la información de que el mayor Chino les ha ordenado a unos presos del Combinado del Este que le propinen una golpiza, como ha ocurrido en el pasado.

Robles dijo que teme por su vida. “Además, lo amenazaron con suspenderle el acceso al teléfono si continúa sacando denuncias”, precisó Cubanet.

Robles, de 28 años de edad, fue arrestado en diciembre por caminar en el boulevar de San Rafael portando un cartel exigía la libertad del rapero Denis Solís. Es la misma exigencia que hacían en esos momentos los integrantes del Movimiento San Isidro.

Posteriormente fue acusado de "actos contra la seguridad del Estado". A principios de este año se le negó una solicitud de libertad bajo fianza.

El abogado independiente, Edilio Hernández, dijo que la figura jurídica con la que quieren acusar a Robles “no tiene nada que ver con lo que hizo”. "Fue una manifestación pacífica, civil, y un derecho que tiene como ciudadano”.

El texto de Cubanet destaca que el pasado 12 de febrero, Robles se había puesto un pulóver blanco en el cual escribió “Libertad para Cuba” y “Abajo la dictadura”. La reacción de las autoridades de la prisión fue obligarlo a dormir desnudo y en el suelo a pesar de las bajas temperaturas.

“Así lo mantuvieron durante dos días y dos noches. Como consecuencia, se le declaró una alergia producto del frío, pero a pesar de que lo anunció no le dieron asistencia médica”, indicó Cubanet.

Niegan atención médica al preso político Virgilio Mantilla a pesar de tener síntomas de Covid-19

Virgilio Mantilla, tomado del perfil de Facebook de Heriberto García.

El opositor Virgilio Mantilla Arango, condenado a 7 meses de prisión por el presunto delito de "acaparamiento", se encuentra incomunicado en la prisión Kilo 8 y presenta síntomas de Covid-19.

Al parecer, estuvo en la misma celda con una persona que tenía el virus, pero aún no ha recibido atención médica, denunció a Radio Televisión Martí la periodista Yadisley Rodríguez Ramírez.

Mantilla fue enviado Kilo 8 en forma de castigo luego de que le revisaran su celda en el destacamento 2 de Cerámicas Rojas y encontraran una libreta donde tenía apuntado todas las irregularidades que pasaban en la prisión. “Él en esa libreta anotaba todo lo que condenaba, todo lo que veía que estaba mal hecho en la prisión, toda la violación que hacían”, detalló Rodríguez.

La periodista añadió que el opositor, antes de estar incomunicado, le informó que en la prisión había un gran número de reos con Covid-19, tanto que a su parecer “ya había colapsado”. Además, Mantilla le dijo que como castigo lo pusieron en la misma celda con un hombre notablemente enfermo y con síntomas de coronavirus.

“Ya él venia presentando mucho dolor de garganta, mucha tos, mucho dolor en los pulmones”, añadió la comunicadora.

Aunque no se sabe las condiciones en las que se encuentra Mantilla, ni cuando podrá hablar por teléfono, la periodista dijo que el lunes recibió una llamada donde le dijeron que el opositor ya no está en una celda de castigo, pero que continúa incomunicado.

Mantilla Arango, líder de la Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos y exprisionero político en dos ocasiones, había sido arrestado previamente por distribuir documentos históricos a la población como el Manifiesto de Montecristi, firmado por José Martí y Máximo Gómez al inicio de la Guerra de 1895.

Liberan al activista arrestado por escuchar Patria y Vida

La detención en La Habana de Osmani Pardo Guerra, el 2 de marzo de 2021.

La policía política puso en libertad en la mañana de este miércoles a Osmani Pardo Guerra, quien había sido detenido el 2 de marzo junto a su primo Elier Casares Guerra, luego de sufrir un “acto de repudio” frente a la entrada de su vivienda en San Miguel del Padrón, La Habana.

“Me hicieron las mismas amenazas de siempre: que me van a acusar, que me van a hacer un juicio, que me van a echar 30 años de cárcel, que si sigo con mi actitud de poner cosas en Facebook y poniendo ‘Patria y Vida’ van a tomar esas acciones conmigo y con mi familia”, denunció Pardo a Radio Televisión Martí.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:27 0:00

Pardo, quien en noviembre del 2020 fue uno de los acuartelados en la sede del Movimiento San Isidro, estaba escuchando con el volumen alto la canción Patria y Vida cuando simpatizantes del régimen convocados por la Seguridad del Estado ejecutaron un acto de repudio y agredieron a la madre del activista.

“Me levantaron una denuncia por ‘Resistencia’. Dicen que me resistí al arresto, que en ningún momento eso fue así. Yo estaba en la puerta de mi casa, estaba haciendo una directa y oyendo la canción, mientras me hacían el mitin de repudio. Los oficiales de la Seguridad del Estado le dieron la orden a la policía uniformada para que irrumpieran en mi casa. Me hicieron una llave de estrangulación y nos montaron, a mi primo y a mí en la patrulla policial hacia la Oncena unidad de aquí de San Miguel de Padrón”.

El martes, la policía también allanó la vivienda en Morón, Ciego de Ávila, del ciudadano Omar Ortega porque habían colgado un cartel con la frase “Patria y Vida”, según informó la Agencia de Prensa Libre Avileña.

Cientos de billetes con la frase que se ha convertido en un lema circulan por toda la Isla.

Patria y Vida, la canción de la libertad que ha puesto contra las cuerdas al régimen militar cubano, acumula tres millones de reproducciones en YouTube y ha costado a muchos dentro de la isla detenciones, amenazas, allanamientos y vandalización de sus moradas.

El periodista cubano Carlos Manuel Álvarez, ganador del Premio Don Quijote de Periodismo

Carlos Manuel Álvarez, periodista independiente y autor. (Foto tomada de Facebook).

El periodista independiente cubano Carlos Manuel Álvarez, editor del portal digital El Estornudo, resultó ganador de la XVII edición del prestigioso Premio Don Quijote de Periodismo con el artículo “Tres niñas cubanas”.

"El premio va dedicado a toda la fuerza de la sociedad civil que busca un cambio democrático y cultural de fondo en Cuba", dijo Alvarez, quien fue detenido el año pasado cuando dio su apoyo a la huelga del Movimiento San Isidro.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:48 0:00

Tres niñas cubanas”, que fuera publicado el 20 de febrero de 2020 en El Estornudo, relata la muerte de tres niñas al producirse el derrumbe de un balcón en La Habana Vieja en el momento en que iban camino de sus casas a la salida del colegio.

En la crónica, Álvarez denuncia “la responsabilidad del Estado” por el deterioro de las construcciones de la capital, pone de relieve el “déficit habitacional y los graves problemas de deterioros de viviendas” y narra episodios de las vidas de las tres víctimas y de sus familiares. Además, relata detalles de la profunda tragedia humana, informó la agencia de prensa española Efe.

"Alvarez usa la palabra con amor y responsabilidad", dijo el comunicador Julio Llópiz-Casal.

El Premio Don Quijote de Periodismo, creado en 1983, integra el conjunto de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España, está dotado de 9.000 euros y una escultura de Xema Teno. En esta ocasión, contó con la participación de 155 concursantes de veinte países de América Latina.

Carlos Manuel Álvarez (Matanzas, 1989) ha sido publicado en el New York Times, The Washington Post, El País y Al Jazeera, entre otros medios. Ha publicado el volumen de crónicas “La tribu: Retratos de Cuba” en 2017 y la novela “Los caídos”, 2018, ambos en la colección Sexto Piso de la editorial española Seix Barral.

Prisiones cubanas desbordadas de COVID-19, reportan desde la isla

Vista, desde una celda, del patio de la prisión de máxima seguridad Combinado del Este, en La Habana. (AFP/Adalberto ROQUE/Archivo)

Se incrementa el brote de coronavirus en las prisiones cubanas, mientras continúa el silencio de las autoridades sobre el tema, dijeron a Radio Televisión Martí activistas y periodistas independientes que han tenido acceso a las denuncias de reclusos desde el interior de las cárceles de la isla.

Este martes, la periodista independiente Iliana Hernández recibió una llamada de un preso común recluido en la prisión Melena Uno, en la provincia de Mayabeque. El reo le informó que tiene fiebre, diarreas y otros síntomas y todavía no le han practicado la prueba PCR, para detectar el virus.

Situación sanitaria se complica con el COVID-19 en las cárceles cubanas
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:17 0:00

“Luis Mariano Rodríguez Ramírez tuvo fiebre ayer y está con dolores musculares, dijo que también sacaron un número importante de presos de allí que dieron positivo con la COVID. Nos pidió que informáramos esto, porque no hay medicamento en el penal”, contó la comunicadora.

En Guantánamo, le han dado un inusual pase por un mes de duración a las presas de la cárcel provincial de mujeres, ubicada en las afueras de la ciudad, en la carretera que lleva al poblado de Jamaica, para habilitar la instalación y llevar a los casos contagiados en la prisión provincial de hombres, explica el abogado y periodista Roberto Jesús Quiñones Haces.

“Ante el aumento de casos de reclusos positivos, han tenido que abrir otro centro de aislamiento en la prisión de mujeres de Guantánamo para albergar allí a los sospechosos”, dijo el intelectual.

Ovidio Martín Castellanos, activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), informa que recibió una llamada desde la cárcel del Cinco y Medio, en la carretera Luis Lazo, en Pinar del Río, donde cumple condena el activista de la organización opositora Vianco Vargas Martín.

El preso político ofreció detalles sobre los casos de coronavirus en el penal, donde tienen a los sospechosos aislados en una zona designada.

Martín Castellanos habló este martes con otro preso político, en la prisión Kilo 8, en la ciudad de Camagüey, quién esta con síntomas del virus en la celda, junto a dos reos más en la misma situación.

“A Edilberto Ronal Arzuaga Alcalá, miembro de la UNPACU, le hicieron este martes el PCR porque es contacto directo con positivos que han sacado de la prisión y están en espera desde hace días, primero para hacerle la prueba y ahora del resultado”, señaló el opositor.

La prisión provincial de Holguín y el penal del Yayal, también conocido como Cuba Sí, tienen una situación epidemiológica muy complicada, así le reportaron familiares de reos al activista Ramón Zamora.

“Los que ya están diagnosticados con la COVID-19, los casos sintomáticos los llevan al hospital militar y los sospechosos y asintomáticos los tienen en un centro de aislamiento en la zona del Cocal”, apuntó Zamora.

Jiordan Marrero Huerta, dedicado a la atención de los presos en el sistema penitenciario de Camagüey, cuenta que el preso político Virgilio Mantilla Arango, recluido en la cárcel de Kilo 8, le informó telefónicamente que hasta la doctora, con rango militar de Mayor, que es la directora del hospital del penal, se contagió con el brote existente en el penal.

Según Marrero Huerta, “Leoncio Rodríguez Ponce, preso político, también activista de la UNPACU, fue trasladado para el hospital de la prisión Kilo 8 por haber dado positivo”. El prisionero informó que “ese hospital ha colapsado por la cantidad de reos que han contraído el virus”, alertó el activista.

La prisión provincial de Sancti Spíritus también tiene casos de COVID-19. El comunicador Adriano Castañeda ofreció detalles que obtuvo de un reo recién liberado de ese penal.

“Están liberando a algunos presos de este centro por el grado de hacinamiento dentro de ese penal, donde tienen, en la misma edificación, una zona dedicada para el aislamiento de los sospechosos”, dijo Castañeda.

Y desde Santa Clara, Guillermo del Sol destaca que hay reos contagiados en la prisión provincial conocida como El Pre. El opositor señala, además, lo que ocurre en la cárcel Guamajal, donde están utilizando la zona de las celdas de castigo para aislar a los sospechosos de haber contraído el virus.

“Andrés Rodríguez López, un preso común, denunció la situación del COVID-19 en la prisión Guamajal, donde a los presos en cuarentena los están llevado al área incrementada”, reportó Del Sol.

Cargar más

XS
SM
MD
LG