Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cuba ayudó con el narcotráfico a que Venezuela fuera un Estado mafioso

Coronel Antonio de la Guardia, i, y general Arnaldo Ochoa, d, fusilados por órdenes del dictador Fidel Castro.

Uno de los objetivos de los comunistas cubanos era atacar a la sociedad estadounidense con estupefacientes. Estos fueron los días de la epidemia de crack que rompió la paz de las ciudades en todo Estados Unidos.

Las medallas, los honores, el uniforme del general, todo había sido quitado. Arnaldo Ochoa, una vez considerado un gran héroe de la revolución cubana y sus expediciones militares al África, se presentó ante el juicio orquestado por el dictador Fidel Castro en 1989 vistiendo una camisa a cuadros barata.

Se parecía a lo que siempre había sido, un apuesto y carismático hijo de campesinos cubanos, un hombre del pueblo, un líder, y esa pudo haber sido la verdadera causa de su caída. Pero los cargos fueron narcotráfico y traición.
El juicio de Ochoa fue un momento crucial en la historia de Cuba y de lo que Washington en esos días llamaba "la guerra contra las drogas".

Marcó el final de una era en que la dictadura de Fidel Castro había facilitado el envío de cocaína a los Estados Unidos desde los infames cárteles de Colombia, incluida la operación de Pablo Escobar en Medellín.

Uno de los objetivos de los comunistas cubanos era atacar a la sociedad estadounidense con estupefacientes. Estos fueron los días de la epidemia de crack que rompió la paz de las ciudades en todo Estados Unidos. Alimentar la adicción, la desesperación y el crimen mientras se enriquece la revolución debe haber parecido objetivos perfectamente legítimos para Castro y sus subordinados, y sus servicios de inteligencia hicieron lo que pensaron que debían hacer para que su régimen sobreviviera en sus propios términos.

En el tribunal militar en Cuba no todo fue lo que parecía. Como en cualquiera de los juicios de exhibición de los comunistas que el mundo ha leído o presenciado, ya sea conducidos por Stalin, Pol Pot, Saddam Hussein o los hermanos Castro, el acusado hizo una abyecta confesión de todos los cargos en la corte, y con lamentable vehemencia exculpada a sus superiores: el hermano de Fidel, Raúl, el jefe de las fuerzas armadas que había promovido a Ochoa tantas veces, era inocente de cualquier complicidad, y por supuesto, también Fidel.

La prensa en los Estados Unidos y Europa teorizó que Ochoa podría haber sido torturado o drogado. Incluso en el tribunal militar, amenazas no tan veladas se hicieron contra su familia si él no cooperaba. Tal vez, como dijo un observador, creía que había alguna remota posibilidad de perdón a cambio de sus confesiones, aunque eso solo se habría ofrecido "en la oscuridad de su celda".

La idea de que los hermanos Castro no sabían nada sobre el narcotráfico era perfectamente absurda. Cuba era un país donde, como dice el refrán, "ni una hoja se movía en un árbol" a menos que los Castros lo desearan.

De hecho, el oficial acusado como cómplice clave de Ochoa, Antonio de la Guardia, estaba a cargo de un departamento especial en el Ministerio del Interior, que es el centro de las operaciones de Seguridad del Estado.

Su operación se conocía con las iniciales MC (Moneda Convertible) y su misión como parte de la Corporación de Comercio Exterior de Cuba (CIMEX) era frustrar el embargo comercial de EE. UU.

Según un editorial del órgano oficial del Partido Comunista Cubano, Granma, en el momento del juicio, estos modernos burladores del llamado bloqueo pasaron de contrabando medicamentos, equipos médicos, equipo de cómputo, piezas de repuesto, cualquier cosa que "pudiera ser útil para el país". Para ello, MC tenía conexiones con ciudadanos y residentes en los Estados Unidos, así como barcos y aviones para transportar los bienes. Todo esto era legítimo frente al "bloqueo criminal" de los EE. UU, Granma le dijo a sus lectores.

Y aquellos que llevaron a cabo estas operaciones fueron "rigurosamente" prohibidos de cualquier participación con cualquier persona que traficara narcóticos. Sin duda, esas reglas habían sido violadas. El narcotráfico tuvo lugar en un momento en que las cosas parecían desesperadas para la revolución acstrista. La Unión Soviética estaba al borde de la desintegración, el Muro de Berlín estaba a punto de caer, y el Kremlin ya no quería mantener a su estrepitoso y pequeño satélite frente a la costa de Florida. Esto, mientras la presión de Washington sobre la participación de Cuba en el tráfico de narcóticos se había incrementado durante años.

En 1982, un gran jurado federal en Miami acusó a cuatro funcionarios cubanos de narcotraficantes. Entre los acusados, el vicealmirante a cargo de la Marina cubana y un oficial de inteligencia que había organizado el caótico y vengativo éxodo del Mariel en 1980, exportando no solo refugiados legítimos sino agentes y delincuentes peligrosos a las costas de Estados Unidos.

En 1987, el comandante adjunto de la fuerza aérea cubana desertó y centró su atención en las actividades de CIMEX. Otro desertor afirmó que los traficantes colombianos tenían una flota de 13 barcos y 21 aviones operando en territorio cubano. Un tercer desertor, un antiguo agente de la inteligencia cubana, alegó que la unidad de Tropas Especiales del Ministerio del Interior cubano coordinó todos los envíos de drogas (de la Guardia había sido parte de las tropas especiales).

En 1988, cinco miembros de una red antidrogas con sede en Miami fueron condenados por contrabando de $ 10 millones en cocaína en los Estados Unidos a través de Cuba el año anterior, y uno de los conspiradores llamó a de la Guardia en el departamento de MC del Ministerio del Interior.

Raúl Castro, por su parte, vio el escándalo como una forma de purgar a sus enemigos y posibles competidores para la sucesión, con Ochoa primero en la lista.

Emilio T. Gonzales, que serviría en el Consejo de Seguridad Nacional de George W. Bush, y en el Departamento de Seguridad Nacional, escribió en un documento de 1997 que con el juicio de Ochoa, "Fidel y Raúl Castro esperaban enterrar las acusaciones de larga data de narcotráfico junto con su potencial rival político.

A las dos de la mañana del 13 de julio de 1989, justo un mes después del primer anuncio de que Ochoa había sido arrestado, él y de la Guardia y dos de sus presuntos conspiradores fueron llevados a un campo al lado de la base aérea de Baracoa al este de La Habana y fueron fusilados.

Un capítulo en los anales de la participación cubana con narcotraficantes estaba llegando a su fin, pero pronto comenzarían relaciones más sutiles y complejas centradas en Colombia y Venezuela, dos países mucho más grandes, más poblados y mucho más ricos que Cuba.

En los años que siguieron al juicio de Ochoa, Cuba ofreció cooperar con los Estados Unidos luchando contra los narcotraficantes. El gobierno de Clinton archivó las acusaciones y, a medida que las relaciones se calentaban gradualmente, los EE. UU comenzarían a servir de enlace con las autoridades cubanas en la guerra contra las drogas. Pero al mismo tiempo, los servicios de inteligencia cubanos se estaban acercando en otras direcciones, a redes que se convertirían en los mayores proveedores mundiales de cocaína: las narcoguerrillas comunistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las fuerzas de seguridad venezolanas. Se dice que la contrainteligencia cubana instruyó a los espías venezolanos, nacionales y extranjeros, y ayudó a organizarlos para erradicar la oposición al régimen de Hugo Chávez. De hecho, los cubanos les enseñaron a hacer lo que fuera necesario para sobrevivir.

Con el tiempo, muchos de los oficiales de Chávez se conocerían como el Cartel de los Soles: cártel con una participación en el tráfico de drogas a una escala que nadie en 1989 podría haber imaginado.

Bajo Nicolás Maduro, recién llegado a un segundo mandato el mes pasado en una reelección manipulada por el sistema, Venezuela se ha convertido en un completo desastre económico, político y criminal, y lo más probable es que se dirija a un enfrentamiento con sus vecinos y con Washington. Y los traficantes en el gobierno no solo continúan prosperando, su corrupción se ha vuelto vital para la cohesión y la supervivencia del régimen.

El mes pasado, el sitio de noticias de investigación InSight Crime publicó un informe que sin rodeos calificó a Venezuela como "un estado de la mafia". Toneladas de cocaína pura (sí, toneladas) están involucradas en algunos envíos, y a menudo hay varios envíos al mes. Las "comisiones" para facilitar el comercio ascienden a miles de millones de dólares. Y eso no incluye el saqueo de la cleptocracia venezolana de la compañía petrolera estatal o su manipulación cínica de las diferentes tasas de cambio.

En el capítulo del informe InSight Crime sobre el Cartel de los Soles, los investigadores nombran a 30 personas supuestamente involucradas, principalmente porque han sido objeto de acusaciones federales o sanciones del Departamento del Tesoro de los EE. UU, o ambas. Aproximadamente la mitad de los nombres provienen de los servicios de inteligencia o la policía, organizaciones asesoradas y en algunos casos prácticamente administradas por operativos de contrainteligencia cubanos.

El teniente coronel Hugo Chávez intentó por primera vez tomar el poder en Venezuela en un golpe fallido en 1992. Liberado de prisión en 1994, fue recibido en Cuba por el propio dictador Fidel Castro. Chávez "no tenía dinero, ni experiencia política, ni apoyo organizado, y, al parecer, no tenía mucho futuro", escribe Rory Carroll en el libro Comandante: Venezuela de Hugo Chávez. Pero como le dijo un ex ayudante de Chávez a Carroll, “Fidel lo olió de inmediato. Reconoció el potencial de Chávez de inmediato. Castro atendió personalmente a Chávez durante toda la visita", escribe Carroll.


Chávez construyó su movimiento político populista de izquierdas alrededor de la memoria idealizada de El Libertador, Simón Bolívar, quien luchó para liberar a América Latina de España a principios del siglo XIX. En el contexto actual, uno podría incluso decir que el impulso de la campaña de Chávez y la ideología central de su gobierno fue hacer que Bolívar volviera a ser grandioso. Prometió terminar con la corrupción y distribuir la vasta riqueza petrolera del país a los pobres. Y él ganó. La próxima vez que regresó a Cuba, en 1999, fue como presidente electo de Venezuela. Más tarde, Fidel lo visitó allí. Chávez dio que Cuba y Venezuela "nadaban juntos hacia el mismo mar de felicidad".

Entonces, también, en ese momento, estaban las FARC en la vecina Colombia, que tenía una oficina de enlace permanente en La Habana, al igual que la otra importante organización guerrillera colombiana, el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Y ambos tenían grandes intereses en el tráfico de cocaína.

Traducción de un editorial del The Dayly Beast

Vea todas las noticias de hoy

Activista recuerda que dar visibilidad a los presos políticos cubanos es protegerlos

Alberto Valle Pérez Poster creado por Estado de Sats / campaña "Visibilizar es proteger"

La campaña "Visibilizar es Proteger" que lleva adelante el proyecto Estado de Sats desde el pasado año en las redes sociales, busca llamar la atención para que organizaciones y personas de buena voluntad se sumen a ayudar a los presos políticos cubanos.

Claudio Fuentes, uno de los activistas de Estado de Sats, insiste en la importancia de que todos conozcan a los que necesitan la ayuda, por eso cada miércoles, lleva a las redes sociales los rostros y los datos distintivos de los encarcelados.

"Queremos recordar la difícil situación en que están y lo importante que es un gesto, por mínimo que sea, para ayudarlos", dijo el activista a Radio Televisión Martí.

Alberto Valle Pérez preso politico cubanos que debe ser liberado
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:42 0:00

Este miércoles un póster con el rostro de Alberto Valle Pérez circuló en las redes sociales. Es un activista de 50 años de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), residente en La Habana que actualmente se encuentra en la Prisión Provincial Cárcel Vieja, de Holguín.

"Un hombre muy humilde y respetuoso que conocí durante las jornadas de Todos Marchamos en las que participaba cada domingo para reclamar la libertad de los presos políticos", agregó Fuentes.

Valle Pérez fue encarcelado y luego de un año de estar en prisión lo sometieron a juicio y lo condenaron a cuatro años de cárcel en la Causa 359/2016 por el delito de desacato.

Por su actitud contestataria en la cárcel Combinado del Este en La Habana, donde estuvo al principio fue brutalmente golpeado tras denunciar las violaciones de derechos humanos en esa prisión.

Valle estuvo confinado en el Régimen 47 (celdas de castigo donde tienen a los presos considerados altamente peligrosos). Luego como castigo a su postura fue trasladado hasta Holguín donde es muy difícil para su mamá, una señora mayor y enferma, ir a verlo.

También en ese recinto penal ha sido golpeado por presos comunes y le han prohibido las llamadas telefónicas.

Luego de las restricciones de viajar de una provincia a otra y la prohibición de visitas a la cárcel para evitar el contagio por coronavirus, la situación de los presos políticos ubicados en lugares distantes se complica aún más.

Es imposible poderlos ayudar en medio de la carencias de todo tipo que afecta la población.

El pasado mes de abril la Unión Patriótica de Cuba emitió una petición de socorro por los presos políticos cubanos y sus familias, a los que definió como uno de los grupos más vulnerables en la actual emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19.

Al finalizar este mes de mayo 124 cubanos conformaron la lista de presos políticos tras las rejas y otros 30 en prisión domiciliaria o bajo licencia extrapenal que incluyen a los que están en libertad condicional, según el dato que compartió el activista Iván Hernández Carrillo.

Lluvias y mosquitos suman al coronavirus riesgo de contraer dengue y otras enfermedades

Lluvias dejan inundaciones en las calles de La Habana, este 1 de junio. (AP/Ramon Espinosa)

La inminente llegada del verano aumenta la preocupación de los cubanos ante la falta de control del gobierno para prevenir enfermedades como el dengue, zika y chikungunya, y contener al mismo tiempo el avance del coronavirus en la isla.

El calor y las lluvias propician la proliferación del agente transmisor, el mosquito Aedes Aegypti, y si no se toman medidas urgentes la población quedará expuesta, aseguraron cubanos consultados por Radio Televisión Martí.

En Guanabo, al este de La Habana, el enjambre de mosquitos es notable y no se ha fumigado, a pesar de que las lluvias ya llegaron, dijo la activista María Elena Mir Marrero.

Aseguran que en Guanabo no se están haciendo pesquisas para detectar conronavirus
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:10 0:00

"Antes se veían las avionetas que pasaban y fumigaban, sin embargo, todavía no ha ocurrido", agregó.

A esa preocupación de los vecinos se suma el hecho de que las autoridades de salud no están haciendo las pesquisas por las casas para detectar nuevos casos de coronavirus, aunque Mir Marrero reconoce que en la zona no se han detectado casos positivos al COVID-19.

La activista asegura que el temor de los vecinos es que tienen que salir a la calle cada día a comprar alimentos y pueden contagiarse, porque podría haber casos asintomáticos.

Sin embargo, en Cojímar, también al este de la capital, "sí se hacen con periodicidad los chequeos para detectar contagios del coronavirus, los médicos y enfermeros nos visitan y nos preguntan si tenemos síntomas", señaló la activista Rosario Morales.

En Cojímar pululan los mosquitos y falta la fumigación
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:01 0:00

Pero en Cojímar tampoco han fumigado, ni las "brigadas antivectoriales" están pasando a detectar los focos que permiten la proliferación de larvas, apuntó.

"Aquí son los vecinos los que se han encargado de chapear sus patios y jardines. Por lo demás, que Dios ponga su mano, porque mosquitos y suciedad hay bastante", concluyó Morales.

Al oeste de La Habana, en Cabaña, una localidad costera del municipio del Mariel, también se están realizando las pesquisas para detectar positivos al COVID-19, precisó Moisés Leonardo Rodríguez, director de la Corriente Martiana.

El personal sanitario y los de la "campaña antivectorial hacen el trabajo bien, chequean y controlan constantemente, pero todo queda ahí", agregó.

Peligro de proliferación de dengue por falta de medidas sanitarias
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:35 0:00

Para el activista, de nada vale que los inspectores detecten larvas dentro de las casas y pongan multas a los irresponsables si no se hacen buenas fumigaciones en las calles para eliminar los focos infecciosos.

La contaminación es la que debe eliminarse, y así se evita el contagio de enfermedades como el dengue, zika y chikungunya, en medio de una crisis sanitaria por el coronavirus, pero "en el país no hay voluntad ni interés en resolver esos problemas", concluyó.

(Incluye reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

MINSAP: 2.119 casos de COVID-19 con los 12 nuevos confirmados

Una mujer que lleva nasobuco se asoma el martes por la ventanilla de un ómnibus en La Habana (Yamil Lage/AFP).

El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) reportó que el miércoles, por quinto día consecutivo, no hubo fallecimientos en Cuba a causa del COVID-19, y que 12 de las muestras examinadas en la jornada dieron positivo al virus, lo que eleva a 2.119 los casos confirmados en el país.

Siete de los 12 contagiados residen en seis municipios de La Habana (Cotorro, Diez de Octubre, Centro Habana, Habana Vieja, La Lisa y Playa) y los cinco restantes se concentran en la ciudad de Matanzas. No hubo menores entre los nuevos 12 diagnósticos, dijo el Dr. Francisco Durán, director de Epidemiología del MINSAP.

Según el funcionario no hay pacientes en estado crítico, pero sí cuatro en estado grave: tres mujeres de 73, 87 y 75 años procedentes respectivamente de los municipios capitalinos de Playa y el Cerro, y la tercera de Las Tunas, y un hombre de 84 años residente en La Habana Vieja.

La Habana encabeza la lista de incidencia de la enfermedad en el país con 8.57 casos por cada cien mil habitantes, seguida de Matanzas con 3.61. El miércoles hubo nueve altas médicas, lo que eleva a 1.839 los casos recuperados en el país, según el informe oficial.

“Se mantienen ingresados en nuestros hospitales 527 pacientes, sospechosos 325, confirmados 195 –son los casos activos que tenemos en el día de hoy—, y en vigilancia se mantienen siete personas”, dijo el Dr. Durán. “En atención primaria de salud nuestros especialistas vigilan 1.955 personas de algún riesgo que presentan, o por continuidad después de un alta”.

Nuevamente hubo varios casos, cinco esta vez, vinculados al foco de COVID-19 detectado en los laboratorios farmacéuticos Aica, indica el reporte. Entre los nuevos diagnósticos el margen de edades más afectado fue entre 40 y 60 años, con cinco, y los menores de 40 años, con cuatro.

La conferencia de prensa terminó sin preguntas como regalo por ser el día de su cumpleaños, dijo el Dr. Durán.

Migrante cubano detenido en Texas mantiene huelga de hambre

Centro de Detención Port Isabel. AP Photo/David J. Phillip

Un cubano detenido en el Centro de Detención Port Isabel, en Los Fresnos, Texas, mantiene una huelga de hambre en demanda de su libertad aunque esta implique el regreso a Cuba.

Yoirlán Tomé Rojas, de 40 años y su coterráneo, Julio Cutiño, ambos con orden de deportación, iniciaron el ayuno hace 6 días, pero este último lo abandonó en las últimas horas. Julio tiene orden de deportación desde febrero y Yoirlán desde 2017.

La noticia la trajo esta semana la agencia española EFE, que adjudicó la información a un comunicado de la organización no gubernamental, Equal Voice, con sede en El Valle de Río Grande, en el sur Texas.

“El oficial de deportación me ha dicho que hace más de una semana que sometió la solicitud de deportación a La Habana y aún espera respuesta para proceder, pero él lleva más de dos semanas en prisión y no pasa nada”, dijo a Radio Televisión Martí desde Dallas, Texas, Yaelín Hernández, compañera sentimental de Yoirlán desde hace dos años.

Según la ley, los arrestados deben ser liberados 90 días después de su detención si el país de origen no los acepta.

Un vocero del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) dijo a Radio Television Martí que a tenor de las regulaciones de la agencia, no podía suministrar nombres o información específica sobre personas en huelga de hambre sin el consentimiento de los implicados.

“Según el protocolo de ICE, se considera que un detenido está en huelga de hambre después de las 72 horas sin ingerir alimentos”, indicó.

La mujer dice que Yoirlán está en una celda de castigo, “le llaman el hueco”, y que sólo lo sacan a bañarse. “Prefiere morirse de hambre a permanecer encerrado en un lugar que hay coronavirus”.

Hasta el momento, en Port Isabel se han reportado tres detenidos contagiados con la enfermedad.

Sin embargo, ICE recordó que no toma represalias contra los detenidos en huelga de hambre y que les informa de los efectos negativos para la salud que produce el no ingerir los alimentos que el centro ofrece.

“Nuestros detenidos están bajo cercana observación médica. ICE monitorea cuidadosamente el consume de alimentos y agua de quienes considera están en huelga”, comentó el vocero.

Cuba sin aceptar vuelos de repatriación

La Habana ha mostrado un comportamiento selectivo a la hora de recibir a sus nacionales que las autoridades estadounidenses deciden deportar. Sin embargo, datos oficiales publicados por el portal Cibercuba, dan cuenta de que EEUU elevó a 41.339 la cifra de cubanos con orden de deportación, 681 de ellos detenidos en centros de ICE.

Ante la amenaza de la propagación del coronavirus y para evitar fuentes externas de contagio, la isla cerró el tráfico aéreo el pasado 24 de marzo.

“No hay vuelos de repatriación programados a Cuba por el momento. Si bien EEUU no ha suspendido los vuelos de deportaciones a la isla, Cuba no ha aceptado un vuelo de repatriación desde el 28 de febrero de 2020”, indicó el funcionario de ICE.

Fue en esa fecha, que 119 cubanos fueron deportados desde EEUU.

“Los dos (Yoirlán y Julio) tenían vuelo de deportación para el 29 de mayo pero se canceló sin muchas explicaciones, sólo les dijeron que Cuba no los aceptaría”, comentó a RadioTelevisión Martí, Norma Herrera, organizadora comunitaria de Equal Voice.

En 2019 EEUU deportó a 1.179 cubanos, una cifra mayor que la de 2018 cuando se registraron 463.

La historia de Yoirlán

Llegó a EEUU en 2006 y años después, en el 2012, se enfrentó a la justicia estadounidense cuando una mujer, que entonces era su novia y que estaba embarazada, lo acusó de suministrarle una sustancia química, sin su consentimiento, que le provocó abortar.

El 27 de febrero de 2015, fue sentenciado a más de 4 años en una prisión federal tras ser encontrado culpable de cometer múltiples fraudes en relación con tarjetas de crédito, un cargo de lavado de dinero; y dos cargos de robo de identidad agravado.

En 2017 un juez dictaminó su orden de deportación.

“Hace dos semanas estábamos de paso en la ciudad de Mission, en Texas, y al salir de un restaurante la policía lo detuvo. Le dijo que había entrado ilegal, que venía de México y se lo llevaron”, relató la mujer, que tiene 8 meses de embarazo y trabaja de noche en un restaurante en Dallas.

Yoirlán no tiene pasaporte, su residencia está vencida y al momento del arresto solo portaba su cartera dactilar

En el Centro de Detención Port Isabel, el cubano originario de Holguín, fue enviado a una celda de castigo luego que denunció en un contacto telefónico con Equal Voice, lo que consideró falta de medidas de prevención en la instalación y manifestó el temor de contagio con el coronavirus.

Declaraciones de Norma Herrera, representante de Equal Voice
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:32 0:00

Por su parte la organización no gubernamental indicó que ICE toma represalias con los migrantes al enviarlos a confinamiento solitario por ejercer su derecho a la libertad de expresión consagrada en la Primera Enmienda.

La acusación fue desmentida por el portavoz del Servicio de Control de Inmigración quien indicó que “ICE respeta plenamente los derechos de toda personas a expresar su opinión sin interferencias”.

Preguntado sobre el confinamiento solitario, mencionó el término de segregación administrativa, una forma no punitiva de separación del resto de los detenidos por razones administrativas o disciplinarias y solo se autoriza según sea necesario para garantizar la seguridad del detenido, el personal de la instalación y otros internados.

La representante de Equal Voice dijo que los migrantes han manifestado temor por tres casos de COVID-19 que se han registrado en la instalación, donde asegura hay 216 personas en cuarentena.

“El dice que antes de caer contagiado con el virus y morir en detención, prefiere que lo envíen para Cuba”, indicó Yaelín que llegó a EEUU en 2017 por la frontera con México y hoy es residente permanente.

“Yoirlán y Julio, si Cuba no los acepta, deben ser puestos en libertad”, sentenció Herrera, quien asegura haber recibido denuncias de que el centro tiene pésimas o casi inexistentes medidas para evitar el contagio.

“Los detenidos, comen, duermen y utilizan los baños a pocos metros de distancia y comparten dormitorios que están abarrotados”, señaló la representante de Equal Voice.

Consultado sobre esta queja, el vocero de ICE dijo a Radio Televisión Martí que desde marzo último, el ente gubernamental decidió reducir la población de los centros de detención al 70 por ciento o menos para facilitar el distanciamiento social.

Agregó que se implementaron horarios escalonados para las comidas y la recreación a fin de evitar la aglomeración. Además, se cancelaron hasta nuevo aviso los proyectos de servicios comunitarios.

“Según me cuenta mi esposo, todos no salen a la misma hora a la recreación, pero sí al mismo sitio, juegan con la misma pelota y consumen agua del mismo bebedero. Entonces, ¿qué estamos hablando?”, se pregunta Yaelín, quien asegura que los detenidos no tienen manera de protegerse de la enfermedad.

Por su parte el vocero de ICE dijo que además de proporcionar a los detenidos jabón para ducharse y lavarse las manos, hay desinfectante disponible en las entradas, salidas y las áreas de espera. También le hace entrega del producto a su personal y a los detenidos siempre que sea posible.

En marzo último, el gobierno central suspendió las visitas a los Centros de Detención de ICE, incluso para los abogados.

Según los últimos datos de la agencia federal, hasta el 23 de mayo último, 2.5911 extranjeros permanecían detenidos en sus centros. De esa cantidad, 3.092 han sido sometidos a pruebas por coronavirus y 1.579, dieron positivo.

Otros 813 se encuentran bajo observación o en aislamiento y se reportaron dos muertes en internamiento y otra, después de que la persona salió en libertad y dio positivo.

Entretanto, 44 agentes de ICE que laboran en centros de detención dieron positivo a la prueba del coronavirus. Otros 128 empleados, no asignados a instalaciones de reclusión, se reportan como contagiados.

Un médico cubano reporta desde el epicentro de la pandemia: Brasil

Una trabajadora sanitaria del gobierno muestra el resultado de una prueba de COVID-19 tomada el lunes en la isla de Marajó, en el estado de Pará (Tarso Sarraf/AFP).

Más de 250 médicos cubanos radicados en Brasil han sido contratados por el gobierno del norteño estado de Pará, una de las zonas más afectadas por el COVID-19 en el país que, a su vez, es hoy el epicentro de la pandemia.

Y otros estados del norte de Brasil como Marañón, Amapá y Roraima ya han contratado también a médicos cubanos, le dijo a Radio Televisión Martí desde la ciudad de Belem el Dr. Eduardo Herrera, quien forma parte de un grupo de 225 que esperan contratación y ya están allí, invitados por el gobierno local.

“Estamos en un hotel pagado por el gobierno del estado, que ha venido ubicándonos según las necesidades que han tenido”, declaró el Dr. Herrera. “Se espera que la semana que viene estemos todos ubicados”.

Dr. Herrera: "Nos han ido ubicando según las necesidades que han tenido"
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:13 0:00

Aunque aparentemente el Consejo Federal de Medicina (CFM) de Brasil no quiere contratar a médicos formados en el extranjero, ni siquiera cuando son brasileños que estudiaron en países como Estados Unidos, Argentina, Paraguay e incluso Cuba, dice, la emergencia sanitaria ha obligado a los gobiernos estatales y locales a tomar la iniciativa.

Herrera, cirujano residente en Brasilia, trabajó más de 20 años en los hospitales Calixto García, Salvador Allende y CIMEQ (Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas) de La Habana. En estos momentos, indica, el estado de Pará trabaja en la terminación de nuevas instalaciones que dedicará a pacientes de COVID-19.

“Depende ahora de que terminen el hospital y de que los municipios soliciten médicos”, explica. “He visitado ya algunos hospitales, he visto el trabajo de los médicos ahí, un trabajo muy reconocido por el gobierno de Pará y por los médicos de aquí, que tienen mucha confianza en los médicos cubanos”.

El Hospital Regional de Castanhal, estado de Pará, donde han sido ubicados 12 médicos cubanos.
El Hospital Regional de Castanhal, estado de Pará, donde han sido ubicados 12 médicos cubanos.

Hasta el momento hay 237 en la ciudad de Belem y 35 en otros municipios, para un total de 272 ya contratados. Esos 35 se dividen en:

-12 especialistas en el Hospital Regional de Castanhal

-Tres médicos en el Hospital Regional Marabá

-Cinco en el Hospital Regional de Capanema

-Cuatro contratados directamente por el Hospital General de São Caetano de Odivelas

-Cuatro para el Hospital de Campaña de Santarém, contratados por la Prefectura de esa localidad

-Dos contratados por la Prefectura de São Félix de Xingú

-Dos por la Prefectura de Agua Azul del Norte

-Y uno en cada una de las siguientes prefecturas: Concordia de Pará, Ananás y Jacareacanga.

“Aunque el CFM dice que con los médicos que hay en Brasil es suficiente, en la práctica no es así; realmente se está viendo la falta de médicos que hay”, subraya el Dr. Herrera. El coronavirus los ha obligado a adelantar la graduación de estudiantes de quinto año de Medicina e, incluso, a pensar en el uso de veterinarios, indica.

Alguien le puso un nasobuco el martes a la estatua del poeta Carlos Drummond de Andrade en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro (Mauro Pimentel/AFP).
Alguien le puso un nasobuco el martes a la estatua del poeta Carlos Drummond de Andrade en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro (Mauro Pimentel/AFP).

A la pregunta de si el impacto del COVID-19 es muy visible en la vida cotidiana de Brasil, el cirujano responde que no tanto.

La gente no tiene temor de estar en la calle”, dice. “Brasil es también el país con más casos [de pacientes] recuperados. Tienen una estrategia en cuanto a eso: hay muy pocos pacientes que llegan a una UTI (Unidad de Terapia Intensiva); aquí están atacando muy bien la enfermedad en las primeras etapas”.

De Cuba el Dr. Herrera se fue a Santa Lucía antes de seguir camino a Trinidad y Tobago, donde pidió refugio y se lo concedieron. Entonces continuó a Guyana, y de Guyana a Brasil, que, dice él, “tiene una de las mejores leyes para refugiados en toda la región, lo que pasa es que no se cumple”.

Lleva dos años tratando de revalidar su título y no ha podido.

“Lo llevé a la justicia, pero la justicia aquí es demorada; son muchas las dificultades para revalidar tu diploma”, comenta. “Esta va a ser una oportunidad, porque en este y en otros estados como Marañón y Bahía están abogando por revalidar los títulos de médicos formados en el extranjero, sean cubanos o brasileños graduados en otros países”.

Recuerda que la Cámara de Diputados federales aprobó una ley para acoger a los médicos cubanos que no regresaron a su país cuando La Habana rompió unilateralmente el contrato con Brasil.

“Eran alrededor de dos mil médicos, [y lo hicieron] para que pudieran trabajar”, dice. “Eso fue algo totalmente absurdo, porque una persona que ya había trabajado aquí como médico, que su trabajo fue reconocido, y que pasó incluso por universidades donde lo evaluaban, es absurdo que luego digas que se le debe hacer una prueba porque no es médico”.

Lo hacen en contubernio con el régimen de la isla, que es el que trata de poner obstáculos para que los médicos cubanos no sean contratados en cualquier lugar, asegura el Dr. Herrera.

“Así, cuando ven que no los pueden contratar y les ponen trabas donde quiera, van a seguir bajo la bota del régimen, porque ven que si se van de Cuba no pueden ejercer la profesión”, comenta.

Allí en Pará hay un diputado que, siendo médico él mismo, favorece la contratación de médicos formados fuera de Brasil, entre ellos los cubanos, dice. Ahora, como decretaron un estado de calamidad, el gobierno local actúa con más autonomía, explica.

“La situación de salud aquí es un poco compleja, y no solo por el COVID-19”, observa el Dr. Herrera. “En esta época tienen también el dengue, el chikunguña”, añade.

Con una población de 210 millones de habitantes, Brasil está por debajo solo de Estados Unidos en contagios y muertes por el nuevo coronavirus. El país reportó 1,262 fallecimientos el martes, para un total de 31,199 desde que empezó la pandemia, y los 28,936 confirmados esa jornada elevaron los casos a 555,383.

Cargar más

XS
SM
MD
LG