Enlaces de accesibilidad

Cuba

Sentimiento de culpa

Cesar con sus condiscípulos

Por estos días me corroe un profundo sentimiento de culpa. Mi nieto mayor, César, me dijo con un fuerte tono de reproche que le he mentido.

Así, con todas sus letras: “Abuela, me mentiste, la escuela no es como tú decías”. Y lo peor de todo es que tiene razón: involuntariamente lo estafé cuando me dediqué a prepararlo para su iniciación en el mundo escolar. Permítanme compartir esto con ustedes.

César tiene 5 años y este curso comenzó a asistir al preescolar en una escuela del reparto Sevillano, en el municipio Diez de Octubre de la capital. Sus mayores nos habíamos dedicado a estimularlo durante los meses de verano para predisponerlo favorablemente de cara a esta nueva etapa de su vida en la que quedarían atrás los días de entrega total a los juegos y a los dibujos animados en casa, junto a su madre, para comenzar a pasar largas horas sentado en un aula, sometido a la disciplina que exige el proceso de aprendizaje y la socialización con un grupo de condiscípulos de los más diversos caracteres. También todos habíamos contribuido a un variado ajuar escolar en el que no faltaba nada.

La escuela sería –le dijimos– una experiencia maravillosa en la que aprendería nuevos juegos, haría más amigos, la maestra le enseñaría muchísimas cosas interesantes, aprendería también canciones que cantaría con los demás niños, modelaría figuritas de plastilina y armaría casas, barcos y cohetes con los juegos de construcción del aula. Queríamos, con nuestras mejores intenciones, que nuestro chiquillo discurriera sin tropiezos ni traumas por este necesario rito de paso que resulta trascendental en la vida de un niño. Yo, en particular, que tengo un gran ascendiente sobre él y le cuento muchas anécdotas de mi propia feliz niñez y de la de su padre, que él escucha siempre absorto, le pinté la escuela como el mundo de colores que sigue vivo en mi imaginación, inmune a los destrozos y perversiones del sistema.

No le mentí a mi nieto cuando le hablé del universo escolar que descubrí en septiembre de 1963, a mis cuatro años de edad. Para entonces mi padre trabajaba en la planta de sulfo-metales de Santa Lucía, Pinar del Río y allí asistí a la primera de las 11 escuelas primarias que tuve a lo largo de casi toda Cuba. Mi maestra de preescolar, Nela, es hasta hoy, en justicia, un personaje inolvidable. En mi aula de aquel pueblito pequeño había un piano de verdad que tocaba la propia maestra para acompañar las muchas canciones que todavía recuerdo con total precisión, había pelotas, juguetes, títeres, plastilina, lápices de colores. Aprendíamos casi sin darnos cuenta, cantando y jugando, bajo la guía de aquella señora dulce y afectuosa que todos queríamos y respetábamos.

Tampoco le mentí a César cuando le conté de la escuela de su padre, mi hijo mayor, al que llevé por primera vez a un aula en septiembre de 1984, yo más emocionada y nerviosa que él. Vivíamos en La Habana Vieja, mi patria chica, y aunque su aula de preescolar tenía también un viejo piano vertical, la maestra no sabía tocarlo (ya para entonces ninguna maestra sabía) y tampoco había tantos juguetes como en mi aula de 20 años antes, pero al menos quedaba la tradicional plastilina, juegos de armar, y los niños aprendían con canciones. Por otra parte, Hildita era una amorosa maestra que atesoraba en su pequeña figura ternura y paciencia enormes y hasta cierto punto suplía con su gracia e imaginación algunas de las carencias materiales de la escuela. Sé que mi hijo recuerda a Hilda con tanta gratitud y cariño como yo a Nela.

No es, pues, de extrañar, que la noche antes de asistir por primera vez a su escuela César no pudo conciliar el sueño a la hora acostumbrada. Revisaba una y otra vez su mochila con los implementos escolares para comprobar que no le faltara nada, se ponía y quitaba el uniforme hasta que su madre se vio precisada a guardarlo para que no lo ensuciara, preguntaba cuántas horas faltaban para que se hiciera de día. A las 6:30 am ya estaba en pie, agitado y ansioso y mucho antes de las 8:00 am estaba en el patio de la escuela junto a otros muchos escolares primerizos, tan orgullosos y contentos como él.

Han transcurrido los dos primeros meses de clases y la maestra de César ha estado frente a su aula poco más de una semana en total. Se dice que “tiene problemas personales”, “una hermana diabética en Camagüey”, “una madre anciana”. Quizás todo esto sea cierto, pero no justifica que la dirección de la escuela no haya buscado una maestra suplente. En su lugar, una auxiliar pedagógica trata de cubrir las formas poniendo a los niños una tarea tras otra. Es la única manera de poder reportar oficialmente que el programa lectivo de la revolución se cumple y que en Cuba todos los niños reciben instrucción.

Pero entre tanto, el preescolar de César está lejos de las expectativas que le sembré. Nada de juegos y cantos, nada de plastilinas ni juguetes. Nadie sabe decir con certeza cuándo regresará la maestra, ni cuánto tiempo estará en clases otra vez antes de volver a tener problemas personales más importantes que su trabajo. Los maestros son una especie en extinción en un país que ha visto destruirse una larga tradición pedagógica cuyo origen se remonta a los viejos tiempos coloniales. Se ha perdido la ética de una profesión hermosa por naturaleza.

Por eso César, mi nieto, ya no quiere ir a la escuela y me recrimina por lo que consideraba mis mentiras. Le expliqué que era cierto cuanto le había contado antes, así que él mismo ha propuesto una solución: “Mira, Abuela, mejor llévame a tu escuela y que me enseñe tu maestra”. Pensé en Nela, que a estas alturas pudiera haber muerto puesto que ya no era joven en 1963. Quizás su recuerdo alumbró entonces la respuesta que di a mi nieto: “Mejor te enseño yo misma aquí, en mi casa”. No es tan disparatado como parece: mi primera profesión fue la docencia. Así es como desde hace algún tiempo César va a su escuela a perder el tiempo y a aburrirse de lunes a viernes y los fines de semana yo le enseño las letras, los números, le repaso los colores, dibujamos, modelamos con plastilina, recortamos figuras geométricas, recitamos y cantamos mis viejas canciones de preescolar. También tenemos sesiones de lectura de cuentos, para que se interese pronto en aprender a leer, y destinamos también una tarde a pasear, para relajarnos. Así me aseguro que aprenda y, de paso, trato de superar mi terrible sentimiento de culpa.

Nota: Todos los nombres y situaciones que se refieren en el texto son rigurosamente reales.

Tomado del blog Sin Evasión publicado el día 2 de noviembre por Miriam Celaya

Vea todas las noticias de hoy

Cuba va camino a la "redolarización", alerta experto (VIDEO)

Cuba autoriza dólar USD en comercios y permite a emigrados abrir cuentas bancarias
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:28 0:00

La decisión del gobierno de Cuba de autorizar el uso de dólares estadounidenses en las transacciones del comercio minorista y en las importaciones a través de agencias subordinadas al propio gobierno y de permitir a los cubanos emigrados abrir cuentas bancos nacionales representa según expertos un paso hacia la "redolarización" de la economía cubana y a la paulatina desaparición del CUC.

En relación a la Resolución 73-2020, publicada en la Gaceta Oficial, el economista Elías Amor alertó que “hay que tener mucho cuidado con este anuncio".

"No es nada nuevo ya en el mes de octubre pasado esta experiencia empezó a realizarse en moneda libremente convertible y ahora se hace con dólares (…) en un momento especialmente difícil como este las autoridades lo que necesitan es divisas para poder responder a los préstamos que han ido aplazando”, dijo el experto en entrevista con Radio Televisión Martí.

Esta nueva disposición permitirá a las personas naturales, residentes o no en la isla, que cuenten con depósitos en dólares en bancos cubanos utilizar las tarjetas magnéticas para efectuar pagos en los comercios gestionados por las entidades estatales

“Conviene tener mucho cuidado con lo que se anuncia de que los no residentes podrán hacer operaciones que van a poder abrir estas cuentas. Es riesgoso si se tiene en cuenta que no hay un marco jurídico respetable para el no residente en Cuba y en ese sentido, sabemos todos que la tradición del gobierno comunista ha sido la confiscación, la expropiación y determinadas operaciones antieconómicas que pueden perjudicar grandemente a los que tengan la osadía de abrirse estas cuentas”, dijo Amor.

El decreto emitido por el Banco Central de Cuba modifica la Resolución 275 del año anterior en la que se autorizó la creación de las cuentas bancarias en moneda convertible para realizar compras en determinadas tiendas mediante las tarjetas magnéticas.

En el documento oficial se especificó que para estas cuentas se permitirá ingresar fondos mediante transferencias bancarias del exterior, desde otras cuentas en divisas operadas por bancos cubanos o desde la empresa FINCIMEX SA por concepto de remesas.

“Con esta medida lo que se hace es aumentar más las diferencias entre los que pueden tener acceso a la moneda fuerte y los que no. Entre los cubanos que tienen acceso a dólares y los cubanos que viven con 24 dólares al mes y dependen de la libreta de racionamiento. En vez de apostar por medidas más equitativas de justicia social, el régimen comunista lo que hace es facilitar esa segmentación perversa del mercado. Yo creo que la sociedad cubana debe estar harta y debe decir basta porque eso va también en contra de los derechos humanos económicos”, indicó el economista.

Por otra parte, la periodista independiente Yoani Sánchez publicó en el sitio 14ymedio: “Si hasta ahora, la sociedad cubana estaba atravesada por una línea que separaba a quienes recibían su salario solo en pesos cubanos y aquellos que a través del turismo, las remesas y los negocios -legales o ilegales- podían contar con pesos convertibles, ahora se crea otra división más profunda y determinante. El que no tenga dólares tendrá que empezar a buscarlos.”

A manera de reflexión Sánchez se cuestionó: “¿Y ahora qué hacemos con los chavitos? ¿Los guardamos para el museo del absurdo que algún día se levantará en esta Isla? ¿O los colocamos en un tercer bolsillo, ese donde se pone todo aquello que no sirve para convertirse en bienes ni servicios?”

La economía cubana autorizó y brindaba operaciones en dólares desde inicios de los 90, cuando el denominado período especial hasta 2004, cuando se sustituyó el dólar estadounidense por el peso cubano convertible (CUC).

Cuba ya “está trabajando” para reabrir las fronteras, dice el MINSAP

Escena captada el lunes en una calle de La Habana (Yamil Lage/AFP).

Los organismos del Estado cubano ya están trabajando para reabrir las fronteras a la entrada de extranjeros “porque indiscutiblemente la evolución de la pandemia en nuestro país, sin descuidar nada, permite que ya esos análisis se puedan ir realizando”, dijo el miércoles en conferencia de prensa el Dr. Francisco Durán, director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Sin embargo, el funcionario se negó a precisar fechas.

“Lo único que puedo decir, lo que debo decir, es que se está trabajando… Digo, porque todavía yo no puedo informar cuáles son las cosas concretas en este sentido”, declaró el Dr. Durán. “Cada cual lo está trabajando y se hará público en su momento. Pero sí que todos estamos trabajando” en ese sentido, manifestó.

Respondía una pregunta enviada por la cadena estadounidense NBC, a la que –como tantas otras de todo el mundo-- el gobierno de La Habana permite participar en las conferencias de prensa diarias del MINSAP, un derecho que niega a medios independientes cubanos.

No está claro cuáles son los requisitos para participar. En la del miércoles, que como de costumbre tuvo lugar en el Centro de Prensa Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, el moderador Héctor Ahmed Velázquez incluyó entre las preguntas esta: “Un usuario en redes sociales comenta lo siguiente…

A juzgar por las declaraciones del Dr. Durán, una de las preguntas que más hace la población es precisamente en qué momento se permitirá la entrada de extranjeros.

“Lo que puedo decir es que todos los organismos están analizando, el Ministerio de Salud Pública está analizando; qué cosas se van a mantener, qué cosas se van a incrementar [en comparación a] como teníamos antes de la pandemia […], y cada organismo… las cosas que se irán abriendo en el momento que se irán abriendo y, sobre todo lo que pregunta la población… bueno, la frontera, cuándo comienzan a arribar personas del exterior”, dijo.

Con 11 nuevos casos confirmados de COVID-19, la cifra de contagios en el país llegó a 1,974 y el martes no hubo ningún fallecimiento por la enfermedad, informó el Dr. Durán.

La mayoría de los nuevos positivos, nueve, fueron de La Habana, y a las provincias de Artemisa y Ciego de Ávila correspondieron uno en cada una. Hubo un solo menor entre los 11 confirmados el martes, una niña de siete años residente en el municipio capitalino de La Lisa.

También son de la capital los dos casos reportados graves: un hombre de 85 años procedente de Centro Habana, y otro de 52 residente en La Habana del Este. “Terminamos el día con dos pacientes graves y ninguno [en estado] crítico”, declaró el Dr. Durán.

Permanecen ingresados con diagnóstico positivo en todo el país 166 pacientes, y 164 de ellos tienen evolución clínica estable, según el funcionario de salud. Con las 15 personas que fueron dadas de alta el martes, la cifra de enfermos recuperados llego a 1,724, reportó.

Con visitas familiares suspendidas se empeora encierro de las presas del Guatao

Arresto de la Dama de Blanco Martha Sánchez.

La Dama de Blanco Martha Sánchez comunicó a sus familiares que es crítica la situación con la alimentación en la prisión de mujeres del Guatao, en La Habana, donde cumple sentencia en estos momentos.

Su hermano Joaquín Sánchez dijo a Radio Televisión Martí que en la conversación telefónica que tuvo este lunes con la presa política supo que las condiciones de confinamiento son pésimas y que "están pasando mucha hambre y necesidades".

Crítica la situación con la alimentación en la prisión de mujeres del Guatao
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:52 0:00

Ante el avance de la pandemia en la isla, el pasado mes de marzo el régimen prohibió las visitas a las cárceles.

La comunicación telefónica es semanal y una vez al mes permiten la entrega de una jaba de alimentos en la entrada de las penitenciarías.

Los abogados tampoco pueden acceder al penal.

La Dama de Blanco fue condenada en septiembre del 2018 a cuatro años y seis meses de prisión por el Tribunal Municipal de Artemisa, localidad donde reside.

La sancionaron por los cargos de desacato, atentado, desorden público y resistencia tras manifestarse pacíficamente frente a un colegio electoral y exigir a gritos la libertad para los presos políticos, entre otras demandas.

De acuerdo a las leyes en la isla al cumplir la mitad de la condena los presos tienen derecho a solicitar una revisión de causa para una libertad condicional.

En febrero de este año a Sánchez le denegaron una petición interpuesta meses antes a su favor. El abogado volvió a tramitar la solicitud pero ya pasaron los 3 meses establecidos y siguen sin respuesta favorable para la activista, asegura la familia.

La Seguridad del Estado ha ido a la prisión para proponerle que firme un documento donde se comprometa a no seguir perteneciendo a las Damas de Blanco "pero ella prefiere cumplir la condena completa y no dar un paso atrás", precisó el hermano.

El pasado mes de abril el Departamento de Estado de los EE.UU. se pronunció a favor de ella y la también Dama de Blanco Aymara Muñoz, quien actualmente permanece en una prisión de mujeres en la provincia de Las Tunas.

El movimiento de las Damas de Blanco lleva 17 años exigiendo la libertad del pueblo cubano y de los presos políticos.

(A partir de un reporte de Ivette Pacheco)

"Aquí no ha venido nadie. Aquí no valemos nada" (VIDEO)

Inundaciones en Sancti Spíritus
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:58 0:00

En la ciudad de Sancti Spíritus en el vecindario Kilo 12 los residentes están indignados porque desde hace mucho tiempo se les inundan las casas cuando llueve y con las intensas lluvias que impactaron la zona central de Cuba su problema se ha hecho más evidente.

Los vecinos de Cuartería 810 dicen que llevan años en esa situación y las autoridades del gobierno y la Defensa Civil no les resuelven el problema. Esta semana se sintieron completamente desprotegidos al no recibir ayuda alguna por parte de las autoridades del gobierno.

"Se le dio conocimiento a los bomberos para que vinieran a sacar el agua y no vinieron porque decían que estaban en otra provincia y que se habían derrumbado unas casas. No vinieron jamás y nunca. Y se le dio también conocimiento al Gobierno que se llamó y dijeron lo mismo. Que tenían como un problema más grave que el problema de nosotros", dijo Iris Fuentes a Radio Martí.

please wait

No media source currently available

0:00 0:09:08 0:00

La mujer denunció en entrevista con Tomás Cardoso que en el vecindario de la capital espirituana, considerado como un barrio insalubre, viven unas 50 personas entre ellas menores, mujeres embarazadas, mujeres recién paridas y ancianos.

Fuentes describió que lo ocurrido fue una verdadera pesadilla: fosas desbordadas, excrementos, lombrices, ratas flotando y cucarachas en todas las casas.

"Aquí no ha venido nadie. Nosotros aquí no valemos nada", declaró Fuentes.

Las fuertes lluvias y descargas eléctricas provocaron una tormenta local Entronque de Guasimal, perteneciente al municipio de Sancti Spíritus donde se reportan daños en al menos 30 viviendas.

Aimara Nieto Muñoz, tres meses sin sus pertenencias y en celda de castigo

Aimara Nieto Muñoz junto a su esposo, el opositor Ismael Boris Reñí. (Foto cortesía de CubaNet)

Familiares de la presa política Aimara Nieto Muñoz llevan 23 días sin saber sobre su situación en una cárcel de mujeres en Las Tunas, a donde fue trasladada en marzo pasado.

Su esposo, el expreso político Ismael Boris Reñí, denunció este martes a Radio Martí que Nieto Muñoz, activista de las Damas de Blanco, lleva tres meses sin sus pertenencias y sigue en celda de castigo, según le informó una reclusa a través de una llamada telefónica.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:53 0:00

"Desde el día 5 de mayo, hoy hace ya 23 días que no sabemos el paradero de Aimara. Sabemos que está en celda de castigo (…). Hace casi tres meses ya que la familia no puede ir a verla por el problema del coronavirus", explicó Reñí.

"Aimara lleva tres meses sin pertenencias. Los últimos recursos que le enviamos, el aseo, se los quitaron", reiteró este martes Reñí.

A finales de abril, el esposo de la prisionera política denunció que los opositores Yoan Ricardo Llerena y su esposa, Danitza Vidal Pérez, quienes llevaban una bolsa desde La Habana para Nieto Muñoz, fueron interceptadas por agentes de la Seguridad del Estado antes de llegar a la prisión, y los alimentos y otras provisiones, confiscados.

Una bolsa anterior con provisiones enviada semanas antes corrió igual suerte. Las autoridades señalan que los productos confiscados "fueron comprados con dinero del imperio", en referencia al gobierno estadounidense.

Nieto Muñoz fue traslada en marzo a la cárcel de mujeres conocida como Veguitas, en la oriental provincia de Las Tunas, tras un motín en la cárcel de mujeres del Guatao, en La Habana, donde cumplía una sentencia de 4 años de privación de libertad por los delitos de atentado, daño y desacato.

Pero la opositora no participó en el motín, "todo fue una patraña de la Seguridad del Estado", dijo su esposo.

"El último día que hablé con Aimara fue el día 5 (de mayo) por la mañana. Esa fue la última comunicación que tuve yo con ella", aseguró.

(A partir de un reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Cargar más

XS
SM
MD
LG