Enlaces de accesibilidad

Economía

Cuba, de la prosperidad a la escasez

Cuba enfrenta un desabastecimiento de alimentos y otros productos básicos.

El pueblo cubano ha tenido que soportar 61 años de declive desde que Fidel Castro llegó al poder, declaró el subsecretario de Estado de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, Michael Kozak.

Por medio de Twitter, Kozak recordó que antes de 1959 Cuba era uno de los países más prósperos de América Latina y el tercero en cuanto a consumo diario de alimentos.

Acerca de la situación de escasez de hoy en día en Cuba, Kozak subrayó que casi la mitad de la tierra cultivable en la isla no se explota, o sea no produce nada.

Eso, dijo el funcionario estadounidense, indica que la causa de la escasez de comida es la mala gestión económica del régimen comunista.

Entre otras estadísticas, Kozak recordó que Cuba en los años 50 era un líder de la región en los sectores de la radio, la televisión y la telefonía, y tenía un ambiente periodístico de lo más vibrante.

Ahora, lamentó Kozak, Cuba mantiene en vigor su política de suprimir la prensa, y sus vecinos del continente lo han superado en materia de comunicaciones.

En un Tweet publicado el 30 de diciembre, el alto funcionario diplomático estadounidense divulgó un mensaje similar: "La economía de Cuba, controlada por el Estado, está dirigida por un Partido Comunista decidido a mantener el poder, en lugar de mejorar la vida de su pueblo".

Vea todas las noticias de hoy

Campesinos dan la solución a primer ministro para resolver la falta de alimentos en Cuba

Un campesino labora la tierra en una finca en Cuba. (Archivo)

Libertad para las producciones agrícolas sin interferencia del Estado, ese el único camino para incrementar la producción de alimentos en Cuba, dijeron campesinos cubanos entrevistados por Radio Martí sobre la propuesta del primer ministro Manuel Marrero para solucionar los problemas de desabastecimiento del sector.

Desde Mayarí, en Holguín, el biólogo y experto en temas agrícolas Osmel Ramírez Álvarez afirma que el sistema no funciona.

"La agricultura cubana ha fracasado (...). Cuba sigue siendo un país con muchas tierras fértiles e improductivas y no hayan qué inventar para no decir que no funciona el sistema. Los especialistas saben lo que hay que hacer", recalcó.

Sobre la propuesta del primer ministro, Ramírez Álvarez opinó que "parece más una iniciativa política" que económica.

Campesinos cubanos responden a primer ministro
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:56 0:00

En Quemado de Güines, Villa Clara, el campesino Ibar González manifestó que las políticas del gobierno cubano hacia el hombre del campo en los últimos 61 años ha provocado esta situación.

"Hace falta en Cuba una tercera reforma agraria, pero con justicia. No mirar a las personas por su ideología, por su religión", señaló.

El también agricultor Emiliano González, en Bayamo, Granma, coincidió en que la única vía para revertir este problema de la falta de alimentos es la entrega de las tierras a los campesinos. Actualmente más del 65% de las tierras en Cuba se encuentra en manos del Estado.

"Eso me huele al café caturra, a los 10 millones de la caña, al plan de la moringa... Libertad económica y libertad para producir sin interferencia del Estado, esa es la solución", dijo González.

El trabajador agrícola de la UPBC Los Cristales, en el municipio de Jatibonico, en Sancti Spíritus, Vladimir Ríos Cruz, señaló que la revolución acabó con las más importantes industrias agrícolas en esa región de Cuba. Arrojo Blanco, donde nació, era una zona productora de leche, la segunda del país después de Camagüey.

"Imagina el potencial pecuario que había allí. Llegó [Guillermo] García Frías con la historia esta de [la Empresa Nacional] Flora y Fauna y ha destruido Arrojo Blanco", afirmó Ríos Cruz.

La delegada de la Federación latinoamericana de Mujeres Rurales en Camagüey, Leydis Tabares, tenía una hectárea de tierras en el Kilómetro 15 y medio de la carretera de Vertientes, donde producía viandas, y tuvo que venderla por las presiones de acopio. Allí ahora solo hay marabú.

"Aquí no pueden contar con nada de producción porque aquí no hay nada. Aquí lo que hay es mucho marabú. Si el marabú se comiera fuera una bendición", dijo con ironía.

El domingo, en reunión de balance del Programa de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familia, el primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, presentó un plan que propone que por cada habitante de la isla se destinen 10 metros cuadrados a la producción de alimentos en cultivos y cría de animales, según informó la prensa estatal.

“Soberanía alimentaria”: 10 metros cuadrados por habitante para no importar comida

Un campesino limpia un sembrado en el municipio habanero de Mariel (Foto: Archivo).

El gobierno cubano se propone que por cada habitante de la isla haya 10 metros cuadrados dedicados a la producción local de alimentos en cultivos y cría de animales “para poder sustentar el abastecimiento alimentario municipal y la más completa soberanía alimentaria”.

El plan fue presentado el domingo por el primer ministro Manuel Marrero Cruz como “un asunto vital para la seguridad nacional” en una reunión de balance del Programa de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, según reporta el diario oficial Granma.

Manuel Marrero Cruz, el primer ministro del gobierno de Cuba (Foto: Archivo).
Manuel Marrero Cruz, el primer ministro del gobierno de Cuba (Foto: Archivo).

“Hoy nuestro país importa 1,650 millones de dólares en alimentos para el pueblo, por lo que sustituir esas importaciones resulta estratégico”, declaró Marrero Cruz, citado por Granma. “Tenemos que apostar por el desarrollo de este programa y extender sus diferentes estructuras productivas por todas las ciudades hasta alcanzar los 10 metros cuadrados por habitante en los próximos años”.

La isla de Cuba tiene casi 105 millones de metros cuadrados, y una población de 11,338,138 personas. El cálculo del gobierno parece incluir las aguas costeras y todas las islas del archipiélago, que totalizan casi 111 millones de metros cuadrados, una cifra ligeramente superior a los poco más de 110 millones de metros cuadrados contemplados en la ecuación de Marrero.

De acuerdo con el primer ministro, se trata de la manera más económica de producir alimentos, porque el plan puede funcionar con un mínimo de transporte automotor y combustible, e incluso “sin ninguno si fuera necesario”, una frase que atribuyó a Raúl Castro.

Además de preparar a los municipios, a los barrios y a los individuos para el autoabastecimiento, Marrero dijo que la tracción animal en las labores de cultivo alrededor de las ciudades y poblados “debe ser una constante independientemente de la disponibilidad o no de combustible”, de acuerdo con un reporte de ANSA.

El de Granma lo informa así: “La población puede comprar directamente allí donde se cultiva, y [para] el traslado a corta distancia pueden emplearse otros medios alternativos”.

Marrero no parece hacer distinción científica entre zonas llanas y montañosas, ni entre terrenos cultivables o aptos para la cría de animales y otros que no lo sean por condiciones de vida urbana o superficies rocosas.

De hecho, informa ANSA, “llamó a aprovechar todos los espacios disponibles en las ciudades o poblados”, y dijo que eso se logrará empezando por los patios y los canteros. Según Granma, que intenta aliviar el golpe, llamó a “recuperar hasta el último de los canteros y organopónicos en desuso, todos los cuales deben ponerse en explotación este mismo año”.

Lejos de dejarse amilanar por las altas temperaturas del verano de la isla, el primer ministro reclamó “no descuidar el verano bajo la excusa del clima desfavorable”, y en su lugar, “potenciar productos más resistentes al calor como el pepino, la berenjena, la habichuela y el quimbombó”.

Una de las precisiones del balance hecho en el encuentro fue que "en la agricultura suburbana intervienen 147,563 fincas", 125,969 de las cuales "se encuentran en categoría de listas, con 99,578 juntas de bueyes y 68,302 carretones".

Pese a las dificultades, sin embargo, el primer ministro cubano y ex ministro de Turismo subrayó la necesidad de “la máxima atención de las producciones” para el turismo, que sustituyen importaciones, dice Granma.

La importación para vender en dólares queda en manos de los militares cubanos

Habaneros hicieron cola en octubre para comprar en las tiendas de venta en dólares (Foto: Archivo/Yamil Lage/AFP).

En su desenfrenada búsqueda de dólares, el gobierno cubano ha dejado fuera del negocio incluso a las empresas estatales que no estén bajo control directo de los militares, pues solo tres de las 11 firmas habilitadas para las ventas en dólares podrán hacerlas, y las tres son de GAESA.

Lo subraya el economista Oscar Fernández Estrada en su artículo “Cuba: dolarización parcial de la economía vs reunificación monetaria”, que publica OnCuba News.

GAESA son las siglas del Grupo de Administración Empresarial, Sociedad Anónima, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, dirigido por el ex yerno de Raúl Castro, Luis Alberto Rodríguez López-Callejas.

El general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas dirige GAESA.
El general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas dirige GAESA.

En octubre “se anunció que serían 11 las empresas habilitadas para operar las compras”, escribe Fernández Estrada. “Entre ellas se encontraban entidades pertenecientes al propio Ministerio de Comercio Exterior, del Ministerio de Industrias, del CITMA, de ETECSA, del MINTUR, una subordinada directamente al Consejo de Ministros”.

Transcurridos poco menos de 90 días y sin que hubieran hecho la primera importación, ocho de esas empresas quedaron desautorizadas por alguna razón que no se hizo pública, indica el economista cubano.

“Ahora todas las operaciones de importación por encargo para la venta en las tiendas en dólares están en manos de solo tres empresas: CIMEX, SASA y Tiendas Caribe”, todas bajo control de GAESA, añade Fernández Estrada.

Para el experto, el problema mayor no radica en el control monopólico del Estado sobre esa actividad económica, sino en los peligros de disolver todo espacio potencial de competencia entre entidades estatales.

Si se quiere construir verdaderamente una economía para el consumidor, deben combatirse todos los monopolios que no se amparen en una garantía de costos mínimos, advierte el economista.

Carlos Alberto Montaner.
Carlos Alberto Montaner.

“Se veía venir”, le dijo a Radio Televisión Martí el escritor Carlos Alberto Montaner. “Incluso la creación del cargo de Primer Ministro, y la asignación de esa responsabilidad a Manuel Marrero, es porque el hombre fuerte de Cuba es claramente Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, militar de altísimo rango. Marrero es una imposición suya. La militarización de la economía cubana crece exponencialmente. No es nada raro que el manejo de las divisas quede en manos de tres entidades controladas por él. Todo el país está bajo su control”.

La semana pasada, en la Mesa Redonda de la televisión cubana, el ministro de Transporte de Cuba, Fernando Rodríguez Dávila, explicó cómo deben hacer los cubanos para importar automóviles --siempre con el gobierno como intermediario—, y la vicepresidenta primera del CIMEX, Iset Maritza Vázquez Brizuela, hizo un inventario de “los productos de calidades y estándares superiores” que el gobierno compra en el extranjero para vender en Cuba.

“Hasta ahora se desaprovecha una magnífica oportunidad de fomentar la adquisición de medios de producción, tan necesarios para destrabar sectores como la agricultura, en lugar de apostar por bienes de consumo que refuerzan un patrón rentista y una vocación importadora”, observa el autor del artículo.

Desde La Habana, otro economista, Omar Everleny Pérez Villanueva, concuerda con Fernández Estrada en la necesidad de poner las importaciones en función de la producción nacional.

“Si dejas importar un auto, ¿por qué un campesino no puede importar un tractor? ¿Cuál es la diferencia, si ya tienes los canales establecidos?”, se pregunta Pérez Villanueva en entrevista con Radio Televisión Martí.

“Yo eliminaría el monopolio estatal del comercio exterior”
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:38 0:00

Cree que el gobierno cubano debe aceptar también la importación de “bienes de capital para la producción”, aunque tenga que aprobar las pequeñas y medianas empresas.

“Siguen dando vueltas y diciendo: ‘Bueno, ahora sí voy a autorizar productos de peluquería, productos de jardinería…’, pero abre las pequeñas y medianas empresas, deja que haya una empresa de jardineros, ¿por qué no?”, comenta el experto. “Entonces, no se cierra el ciclo”.

Si el Estado autorizara la creación de pequeñas y medianas empresas no estaría haciendo nada fuera de su propio marco político, observa Pérez Villanueva.

“Los lineamientos, la conceptualización del modelo y la estrategia a largo plazo; todas tienen algún párrafo que dice: ‘Favoreceremos la pequeña y mediana empresa privada”, indica el economista. “No es tampoco que tú digas, ‘bueno, es que políticamente ya estaríamos en contra de…’ No, eso políticamente ya se aprobó”.

El gobierno no critica esas opciones, pero tampoco las aprueba, y el tiempo va apremiando, advierte Pérez Villanueva. “Y este año no han dado estadísticas oficiales: CEPAL [la Comisión Económica para América Latina y el Caribe] dijo que la economía cubana crecería 0.5%, pero el Estado oficialmente no lo ha dicho”, comenta el ex profesor de la Escuela de Economía de la Universidad de La Habana.

Lo curioso es que las autoridades cubanas citan a la CEPAL cuando hablan del 2019, observa el experto, porque eso significa que entonces admiten también tácitamente los pronósticos de otras organizaciones que vaticinan un retroceso económico este año.

Es hora de tomar medidas de una amplitud mayor”, declara Pérez Villanueva. “Sí, se han diseñado políticas para la gran empresa, pero los esfuerzos no valen: los que valen en economía son los resultados, los números”, dice.

Es cierto que se han recrudecido las medidas del gobierno de Donald Trump contra Cuba, añade el economista desde La Habana.

“Pero yo creo que todavía hay factores internos que podrían aumentar la producción del país, y uno de ellos es destrabar las fuerzas productivas, incluyendo la estatal, pero sobre todo la privada, que es la que tiene más reservas”, opina el economista.

El propio gobierno reconoce que el sector privado es el que ha generado empleo neto en los últimos años; que el sector privado es el que está aportando ingresos al presupuesto de una forma creciente, observa.

“Si tú reconoces todo eso, ¿por qué no desatas las fuerzas productivas de verdad?”, se pregunta Pérez Villanueva. “¿Dónde está la reticencia, a qué nivel? ¿Quién toma esa decisión, quién no?

Para Pérez Villanueva la fórmula es clara: toda empresa cubana, estatal y privada, debe tener el derecho de importar directamente, y bastaría con exigirle un resultado. ¿Por qué tiene que ser a través de una empresa centralizadora; por qué tengo que entrar por una empresa estatal?, cuestiona el economista.

“Yo lo primero que eliminaría es el monopolio estatal del comercio exterior”, manifiesta el economista.

En su artículo de OnCuba News, Fernández Estrada ensaya varias conjeturas sobre cómo afectará la dolarización el plan de unificar a corto plazo las monedas CUC y CUP. A su juicio, las opciones van desde un proceso acelerado, difícilmente aplicable con las tiendas de dólares, hasta otra que divida la economía en dos sectores, emergente y tradicional, con una devaluación gradual en este último para contrarrestar las incertidumbres sociales.

“Mientras no se comprenda la provisión de información de interés público, ya no como un derecho ciudadano, sino como una necesidad vital de subsistencia en las actuales condiciones, a los economistas y al resto de los cientistas sociales llamados a aportar soluciones, no nos quedará otra alternativa que continuar adivinando”, escribió Fernández Estrada.

La crisis en Cuba: ¿coyuntura infinita? (FOTOS)

Una multitud se congrega en la tienda El Éxito, en Las Tunas, para comprar detergente. (Foto: Yolanda Carmenate)

Contrario a lo prometido por el gobierno meses atrás, el desabastecimiento de alimentos y productos de aseo, y la crisis de combustible, se han agudizado en Cuba hasta este mes de febrero, informaron residentes en la isla entrevistados por Radio Martí.

En San Juan y Martínez la falta de petróleo y gasolina afecta la campaña tabacalera, y la escasez es total en las tiendas recaudadoras de divisas, comentó el campesino Rolando Pupo Carralero.

La lista de faltantes es larga, como las colas en las tiendas cuando las abastecen: "No hay detergente, no hay jabón, no hay papel sanitario, no hay leche en polvo, no hay leche condensada...", enumeró Pupo Carralero.

Se agudiza la crisis en Cuba por desabastecimiento de productos básicos
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:00 0:00

La provincia de Artemisa tiene un combinado lácteo en Guanajay, sin embargo hay inestabilidad en el suministro de leche en polvo para infantes en esa localidad, dijo el miembro de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios, Jorge Bello.

En La Habana no hay combustible, y están cerrando tiendas recaudadoras de divisas por falta de productos para la venta, reportó el comunicador Vladimir Turró.

"Las personas amanecen. Se ven las colas hasta altas horas de la madrugada en los Cupets (gasolineras)", dijo Turró. "La tienda La Alborada (TRD) está cerrada totalmente por falta de productos", añadió.

Armando Abascal, miembro del partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, comenta la delicada situación que enfrentan los residentes del poblado de Carlos Rojas, en Jovellanos, provincia de Matanzas.

"Antier se fajaron las mujeres ahí por el jabón. De qué manera van a lavar la ropa. De qué forma se van a bañar", se cuestionó.

Cola para comprar detergente en la tienda El Éxito, en Las Tunas. (Foto: Yolanda Carmenate)
Cola para comprar detergente en la tienda El Éxito, en Las Tunas. (Foto: Yolanda Carmenate)

Cienfuegos vive un desabastecimiento general, dijo el periodista Alejandro Tur Valladares, quien considera que el gobierno no tiene capacidad para enfrentar el problema.

"Se da en el ámbito de los alimentos, en el ámbito de los productos de higiene, los productos de vestir e incluso en el sensible tema de los medicamentos", aseguró.

En Santa Clara hay múltiples productos en falta, entre ellos la necesaria leche en polvo y el gas licuado para cocinar los alimentos, señaló el cuentapropista Yoel Espinosa. "La mayoría de las personas no tienen gas", señaló.

Desde Jatibonico, en Sancti Spíritus, los bebés entre cero y un año recibieron este mes solo la mitad de la leche en polvo que les corresponde, aseguró Vladimir Ríos Cruz.

Los trabajadores de la cooperativa Los Cristales, en Sancti Spíritus, se trasladan a Jatibonico en un "rikimbili". (Foto: Vladimir Rios Cruz)
Los trabajadores de la cooperativa Los Cristales, en Sancti Spíritus, se trasladan a Jatibonico en un "rikimbili". (Foto: Vladimir Rios Cruz)

"Cuando fuimos a la tienda a sacar los mandados nos dieron tres bolsas nada más a la espera de que en un momento determinado vengan las otras tres, y estamos en una situación verdaderamente difícil", dijo Ríos Cruz.

En la tienda El Éxito, en Las Tunas, una larga cola para comprar productos de aseo este jueves requirió la presencia policial cuando varios consumidores "alteraron el orden público" ante el temor de no alcanzar detergente, dijo la activista Yolanda Carmenate. La cantidad surtida, añadió, fue ínfima.

Las largas colas también son visibles en las paradas, ante la crisis en el servicio de transporte público. Los residentes recurren a largas caminatas para llegar a sus destinos, "porque no hay donde montarse", dijo Carmenate.

En el municipio de Velasco, Holguín, Sorania Cruz Rosales fue testigo de las enormes colas para comprar jabón y detergente, y para adquirir la gasolina que se vende racionada por el desabastecimiento.

Colas para comprar gasolina en Velasco, Holguín. (Foto: Sorania Cruz Rosales)
Colas para comprar gasolina en Velasco, Holguín. (Foto: Sorania Cruz Rosales)

En Banes, también en la oriental provincia de Holguín, hace tres meses que no hay gas licuado, y el transporte es solo en coches tirados por caballos, porque no hay gasolina, según el activista William Tamayo.

"Estamos cocinando con carbón. El saco de carbón está a 120 pesos, la lata a 60, cuando no hay carbón tenemos que cocinar con leña", subrayó.

En octubre pasado, el gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel, consideró superada la fase más crítica de la crisis de abastecimiento de combustible que ha afectado al país, una situación que insistió en llamar "coyuntural".

En octubre pasado, el gobernante Miguel Díaz-Canel consideró superada la fase más crítica de la crisis que afecta al país, una situación que insistió en llamar "coyuntural", pero cubanos desde la isla aseguran que la escasez los afecta cada día y en todas las esferas de sus vidas.

Boteros seguirán en paro hasta conseguir estas cinco demandas

Los conductores privados suplen con sus servicios el vacío del transporte estatal. REUTERS/Desmond Boylan/Archivo

La Asociación Cubana de Transportistas Autónomos (ACTA) en las provincias de La Habana, Mayabeque y Artemisa, en Cuba, afirmó que no volverá a ofrecer sus servicios hasta que las autoridades cumplan una lista de demandas.​

Manifiesto de ACTA: Somos trabajadores, somos cubanos

Entre las exigencias de los transportistas, incluidas en un manifiesto dado a conocer este jueves, se encuentran:

  • libertad de movimiento
  • una sola licencia operativa de pasajeros
  • trabajar en todo el país, incluidas zonas turísticas
  • cantidad de combustible según consumo
  • fin al tope de precios


Esteban Hernández González, coordinador para la región occidental de la Coalición de Cuentapropistas de Cuba, de la cual es parte ACTA, declaró a Radio Martí que todavía las autoridades no han respondido, aunque en los últimos días hay señales de una disminución de la represión en contra de los transportistas que se mantienen dando el servicio sin prestar atención a las nuevas regulaciones.

Entrevista a Esteban Hernández González, de la Coalición de Cuentapropistas de Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:59 0:00

"Cerca del 70 u 80 por ciento no está trabajando para tratar de lograr que el gobierno se siente a negociar, a buscar una alternativa. Hasta ahora no ha habido ninguna respuesta a las demandas", explicó Hernández González.

"La posición de las autoridades ha sido la de dejar hacer: no hay inspectores prácticamente hoy en las calles y la policía no está parando los carros, como al principio lo hicieron, porque saben que la situación se va de su control", añadió.

Hernández González puntualizó que, incluso, "hay algunos transportistas que nos han planteado 'mira, vamos a trabajar al menos días alternos porque la familia tiene que vivir'".

Según Hernández González, las decisiones de la asociación se toman colegiadamente entre sus miembros y el coordinador de cada territorio.

"Tenemos en cada provincia alrededor de 40 transportistas que están vinculados a ACTA. Tienen una estructura, seleccionan a sus representantes, a su coordinador. A veces hacemos consultas directas y a veces hacemos consultas a través de estos coordinadores", explicó.

Disminución de transporte público en las provincias del interior de Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:44 0:00

Los transportistas privados se encargan del traslado del 80 por ciento de los pasajeros, por lo que consideran que el gobierno tendrá que escuchar sus reclamos, concluyó.

"Si usted recorre los puntos de control de la capital con las provincias, se da cuenta de la concentración de población que hay. Más del 80 por ciento de esa demanda de transporte se cubría sobre la base del transporte privado", declaró.

"El Ministerio de Transporte no tiene capacidad para eso. No hay equipos, no hay medios", subrayó.

La puesta en práctica de las nuevas regulaciones al transporte privado ha provocado la protesta de los choferes, a lo que ahora se suma la escasez de combustible.

Cargar más

XS
SM
MD
LG