Enlaces de accesibilidad

Deportes

Clásico de Béisbol: no espere grandes cosas del equipo cubano

IV Clásico Mundial de Béisbol

Parece que ha pasado mucho tiempo de la etapa en que el equipo cubano de béisbol despertaba pasiones y polémicas hasta quedarse roncos los fanáticos en encendidas peñas callejeras.

Los especialistas se frotaban los ojos cuando revisaban aquellos guarismos de ciencia ficción de Kendrys Morales, que en su primer año pulverizó seis récords de novatos, Osmany Urrutia con cuatro campañas seguidas bateando por encima de 400 o José Dariel Abreu, la versión cubana del venezolano Miguel Cabrera, quien disparó treinta jonrones o más por tres temporadas al hilo.

Desde los años 70 del siglo pasado y hasta el 2013, cuando se confeccionaba la novena nacional, siempre había descontento y las constantes llamadas telefónicas colapsaban los programas deportivos en la radio local.

En cada posición había, cuando menos, tres jugadores con nivel de Doble A en adelante. Pero la sequía intensa que sufre la región oriental de la Isla también alcanza al béisbol, antaño el deporte preferido, y que ahora mismo apenas interesa a un segmento de los cubanos entre 14 y 30 años.

En el Parque del Mónaco, en la frontera entre el Reparto Sevillano y la barriada de La Víbora, concurrido por decenas de personas que van a conectarse a internet y charlar vía IMO con sus parientes y amigos al otro lado del charco, al caer la tarde se reúnen una decena de seguidores al fútbol.

Por supuesto, Cuba no escapa a la ya aburrida disputa mundial de si Leo Messi es mejor que Cristiano Ronaldo. La pasión futbolera de los peñistas se divide a partes casi iguales entre el Barcelona de Luis Enrique y el Madrid de Zidane. Aunque también hay fans al Bayer Münich de Carlo Ancelotti, el Manchester United de Mourinho o el City de Pep Guardiola.

Cuando pregunté sus opiniones sobre las posibilidades de Cuba en el próximo Clásico, a inaugurarse el próximo 6 de marzo, me miraron como si yo fuese un bicho raro.

“Men, aquí en esta peña, la bola (el béisbol) no cuadra mucho. A veces alguien discute de pelota, pero es de la MLB o los cubanos que juegan allá. Esto es todo de fútbol. Es que la pelota que ahora mismo se juega en Cuba es una porquería. No vale la pena perder el tiempo, dos horas en ir y venir al estadio en guaguas super llenas y sin jama en el gao (sin comida en la casa), para ver un juego malísimo de la serie nacional. Para rematar, los partidos duran casi cuatro horas”, señala un mulato pasado de peso.

En una bodega situada en la esquina de Acosta y 10 de Octubre, a ratos se arma una peña deportiva espontánea donde hablan más de pelota. Pero en particular del béisbol de la MLB.

Eliecer, cantinero de un bar privado, en su mochila lleva un manojo de hojas sueltas con estadísticas, bajadas de sitios especializados en internet, sobre la actuación en la temporada pasada de estrellas cubanas como Pito Abreu, Yoennis Céspedes o el lanzallamas Aroldis Chapman. También debaten sobre cuántos cubanos jugarán en la Gran Carpa esta temporada y si la 'Potencia' Céspedes o Abreu, podrían conectar 40 jonrones e impulsar más de 100 carreras.

“Esto siempre se pone sabroso. Algunos hasta dominan la sabermetría (análisis del béisbol a través de evidencias objetivas, método hace años creado por Bill James, un fanático del Kansas City). Pero le damos prioridad a la pelota de Grandes Ligas. Claro, ahora con el Clásico también hacemos pronósticos sobre la probable actuación cubana. Que en mi opinión no pasarán a la segunda fase”, señala Eliecer.

El interés que despertaba antaño el béisbol se ha ido apagando. En la peña del Parque Central, en el kilómetro cero de La Habana, se analiza sin demasiado optimismo el posible desempeño de la escuadra nacional. “En el mejor de los casos el equipo pasará a las segunda fase. Pero ahí se quedan. Esta novena no tiene figuras para mucho más”, predice Agustín, custodio de una fábrica de jabones y detergente.

Vayamos por parte. No estoy muy lejos de la verdad si digo que esta selección que acudirá al Clásico es la peor de la historia del béisbol nacional. Ni antes ni después de la llegada de Fidel Castro, Cuba tuvo un equipo con tantas carencias.

¿Cuál es su punto fuerte? Quizás ninguno. Los bateadores que la integran solo meten miedo en la temporada local. Pero cuando se montan en el avión, son presas fáciles de lanzadores rivales, cualquiera que sea su nivel en el béisbol rentado.

Las cuatro últimas selecciones nacionales, camufladas con uniformes de equipos provinciales, que han concurrido a las Series del Caribe, en su conjunto promedian por debajo de 235 y el pitcheo lanza para más de cuatro carreras limpias por juego. En esos eventos Cuba ha ganado ocho juegos y ha perdido doce.

El nivel del Clásico es tres veces superior a una Serie del Caribe. Pero no siempre en el béisbol funciona la lógica.

Estados Unidos, por números, calidad de sus jugadores y métodos ultramodernos de preparación, debiera ser el mejor del mundo, pero en las tres versiones anteriores del Clásico han tenido un desempeño vergonzoso.

Las selecciones cubanas han tenido actuaciones destacadas. En el I Clásico discutieron el titulo frente a Japón, cayendo derrotado ocho carreras por cinco. En el II fueron sexto, igual que en el tercero. De sus renglones de juego, la defensa y el bateo se han comportado de manera decente. El pitcheo es el que ha flaqueado. Para el IV Clásico auguro peor bateo, pitcheo y una defensa menos sólida.

¿Las causas? En estos cuatro años han saltado la cerca alrededor de 400 beisbolistas, entre los que se encontraban las mejores estrellas y los jóvenes talentos más promisorios.

El béisbol cubano está jugando con lo que queda en el fondo del armario. Un pelotero con nivel de MLB, Alfredo Despaigne, que juega en las Grandes Ligas de Japón; el receptor Yosbel Alarcón y Roel Santos, un primer bate de contacto y robador de bases. Se pueden mencionar también a dos jóvenes como Yoalkis Céspedes, 19 años, hermano de Yoennis y Víctor Mesa, de 21 años. Y para de contar. Entre los pitchers solo Vladimir García, Miguel Lahera y Raidel Martínez pueden tirar rectas de 95 millas y rompimientos de nivel.

Del resto, nada que contar. Jugadores con oficio y poco más. Lo que quería la mayor parte de la afición era conformar un equipo unificado con las estrellas cubanas que juegan en la MLB y otros de acá.

Pero el régimen se negó. De cualquier manera, es algo que va a suceder en el futuro inmediato. Por una sencilla razón, Cuba es la patria de todos los cubanos. Gústeles o no a la autocracia militar.

Mi pronóstico para el Clásico: no pasaremos de la primera fase. Le ganaremos a China, pero caeremos derrotados ante Australia y el favorito Japón. Ojalá me equivoque. Pero este equipo invita al fracaso.

Vea todas las noticias de hoy

Joven boxeador cubano triunfa en Europa del Este

Lenar junto a sus entrenadores. Foto tomada de Facebook.

El joven prospecto cubano Lenar Pérez Fransua (Holguín, 1998) se impuso por tercera vez en boxeo profesional en una carrera boxística que comenzó a finales del 2018 en Rusia.

Fransua, de la división crucero (hasta 200 libras), derrotó por nocaut en el cuarto asalto a Sardorjon Amonkeldiev, de Uzbekistán, en pelea realizada en el Olymp Sports Palace, en la ciudad de Tskhinvali, Georgia, una ex República de la disuelta Unión Soviética.

Fransua (1.95 centímetros de estatura) peleó desde la larga distancia y en ocasiones le llegó a Dardorjon con ganchos. En el cuarto asalto el cubano alcanzó al cuerpo de su rival con una andanada de golpes a la cabeza y el tercer hombre del ring Alexey Kurakin decidió parar el desigual pleito.

Fransua ganó las otras dospeleas en Rusia. El invicto peleador cubano llegó en el verano del pasado año a Rusia tal como lo han hecho miles de cubanos (sobre todo jóvenes), después que el gobierno del presidente de ese país euro asiático eliminara las visas a los ciudadanos cubanos.

El boxeador holguinero comenzó en Rusia su carrera boxística y según los expertos, deben llevar poco a poco al invicto cubano para tenerlo listo en un par de años para una pelea por un título mundial.

Lenar comenzó a jugar béisbol desde niño en el complejo deportivo del central Antonio Maceo, municipio Cacocum, provincia de Holguín.

Tras ver peleas de boxeo, decidió incursionar en el deporte de los puños. Demostró pegada y valentía e inmediatamente fue promocionado a la EIDE “ edro Díaz Cuello”, de Holguín.

A nivel escolar y juvenil obtuvo medallas en eventos provinciales y nacionales. En el 2016 representó a Cuba en el Campeonato Mundial Juvenil, realizado en Rusia.

En su primer combate en el peso mediano (75 kilogramos) Fransua superó a Dimitri Gumen, de Macedonia, pero en la siguiente pelea perdió por 3-2 ante el británico William Hutchison, a la postre campeón mundial.

Hutchison pasó al boxeo profesional y actualmente está invicto en 7 peleas en el peso semi pesado.

En estos momentos 5 cubanos pelean a nivel profesional en el peso crucero, aparte de Pérez Fransua están los clasificados mundiales Yunier Dorticós y Mike Pérez, así como Ulysses Díaz y Yendris Rodríguez Valdés.

César Brioso y las "Últimas temporadas en La Habana"

César Brioso en Radio Martí.
Portada de "Últimas temporadas en La Habana", de César Brioso.
Portada de "Últimas temporadas en La Habana", de César Brioso.

El escritor cubano César Brioso acaba de publicar su segundo libro sobre el béisbol cubano "Last Seasons in Havana: The Castro Revolution and the End of Professional Baseball in Cuba", en español “Últimas temporadas en La Habana: la revolución de Castro y el fin del béisbol profesional en Cuba”.

Las últimas campañas del béisbol cubano antes de sufrir el cambio radical que la pelota ha experimentado por el comunismo en la isla.

Brioso nació en La Habana, pero su familia salió de Cuba a Miami cuando él tenía solamente 5 meses. Sin embargo su Padre siempre le contaba anécdotas sobre la pelota cubana despertando la curiosidad y el hambre de éste escritor y periodista cubano que hoy en día vive en Fairfax, Virginia y trabaja para el periódico nacional Usa Today.

Tras el lanzamiento de su segundo libro, “Last Seasons in Havana”, César Brioso nos honró con su presencia en Al Duro y Sin Guantes, y le obsequió a nuestro amigo y colega Orlando Peña un ejemplar con dedicatoria.

please wait

No media source currently available

0:00 0:18:42 0:00

Durante el programa, mientras entrevistábamos a César, entró un correo electrónico desde Holguín, Cuba, anunciando que habían bajado el libro via internet.

Fueron 21 minutos de conversación amena que compartimos con un autor cubano amante del béisbol que dedica su tiempo libre a escribir sobre la era dorada de la pelota cubana.

Es la segunda ocasión en que Brioso comparte personalmente con los muchachos de Al Duro y sin Guantes, y tiene una invitación abierta para regresar cuando quiera.

Dwyane Wade, el gran embajador de Miami

Dwyane Wade, jugador del equipo Miami Heat

En el pasado, las naciones y ciudades-estados tenían como héroes a caudillos militares que retornaban vencedores de sus campañas bélicas llenos de gloria después de haber derramado a raudales la sangre de los enemigos y de los guerreros propios. Esos personajes eran recibidos con júbilo por la muchedumbre y colmados de honores, convirtiéndose en los paladines de su pueblo.

Hoy somos bastante menos carnívoros escogiendo nuestros héroes y los hemos sustituido, en gran parte, con figuras descollantes del mundo del deporte.

En nuestra semi ciudad-estado de gran Miami hemos tenido varias figuras deportivas importantes que han brillado en nuestra comunidad. Algunas por la calidad y cantidad de su actuación y otros por su simpatía y carisma durante su trayectoria en el deporte local.

En las primeras dos categorías tenemos a Dan Marino en futbol americano con los Dolphins y a Dwyane Wade en basketball con el Heat. En la tercera categoría tenemos un Jeff Conine en béisbol con los Marlins, que si bien no fue una súper estrella como los dos anteriores, con su simpatía se ganó el mítico título de Mr. Marlin con los fanáticos de la península.

Hemos discutido entre nuestros compañeros de Radio Martí, cuál de estos señores es el de más relevancia en la historia de nuestra comunidad y que ocupa el lugar cimero en el olimpo deportivo local.

Mi opinión sin titubeos es que Wade está por encima de los otros, aun reconociendo lo grandes méritos que estos poseen.

Cuando Dwyane Wade terminó su último juego de la temporada regular en el American Airlines Arena contra los 76s de Philadelphia en abril 19 de 2019, concluyó una legendaria carrera de 16 años en la NBA que incluyó 3 campeonatos, 5 finales NBA, 13 apariciones en el All Star team y el liderato en más tiros bloqueados por un escolta en la historia, lo cual denota la determinación con que jugó. Wade está en los primeros lugares en asistencias, puntos y otras categorías.

Dentro del Miami Heat, Wade es dueño de casi todas las categorías ofensivas en la historia del equipo y hay que recordar que cuando jugó junto a Shackille O’Neal primero y LeBrond James y Chris Bosh después llevó a estos magníficos jugadores a ganar sus primeros campeonatos que nunca habían alcanzado en otras latitudes y con otros elencos.

Desde que Wade fue escogido por el Heat, en la promoción del draft de 2003, a la que pertenecen Carmelo Anthony, LeBron James, Chris Bosh y otros grandes de esa promoción, una de las más ricas en talento de la historia y comenzó a jugar en Miami, las otras franquicias locales tuvieron los siguientes resultados:

Los Dolphins han tenido 9 coaches y han alcanzado la victoria en post temporada en un solo partido; los Marlins no han ido nunca a la post temporada y han pasado por 10 managers; los Panthers del Jockey sobre hielo nunca han ganado una serie de post temporada y los antaño élites del equipo de la Universidad de Miami nunca han ganado un evento de su conferencia.

Pero no solo ha brillado Wade dentro del tabloncillo en ese ballet de gigantes que es el baloncesto profesional, también fuera de la cancha ha mostrado su estirpe y compromiso con nuestra comunidad. Wade ha participado en numerosas actividades de promoción de nuestra área y se ha convertido en un embajador del sur de Florida al tiempo que llevaba al Miami Heat a pasar de ser una gris franquicia local a una institución internacional reconocida en cada continente donde entienden algo de baloncesto: todos.

Hay que oír las manifestaciones de sus compañeros de equipo y aún de sus contrincantes en la duela sobre sus vivencias con Dwyane Wade para percatarse del lugar que le reconocen dentro y fuera del deporte. Pensé citar esas vivencias en este artículo, pero el espacio que tomarían sería más extenso que el del artículo en sí.

Wade se retira cuando está en la cima de su deporte, el mismo dijo que puede jugar 2 o 3 años más y su actuación de este año, saliendo del banco, evidencia esa aseveración. Pero se retira a tiempo, en grande, a una edad madura para el básquet, pero a mediados de sus 30s, edad para comenzar a impulsar los negocios que ha ido armando poco a poco mientras hacía un capital serio con sus entradas de la NBA y los patrocinios de productos que promociona.

Wade no comete el error de aquellos atletas que pretenden seguir cuando ya las facultades no le responden y siguen aferrados a lo que creen que todavía son ya, que la confianza es lo último que se pierde y el espejo es el último que se entera de la triste realidad.

Su gira de despedida ha sido maravillosa, fue recibido en cada última parada de cada ciudad de la NBA con ovaciones y vítores de los fanáticos del equipo contrario y él aceptando con simpatía la gratitud y homenaje de esos fanáticos que reconocen calidad y clase cuando las ven.

En cada cancha de cada una de esas ciudades, Wade siguió siendo el gran embajador de nuestra ciudad. Gracias Dwyane.

BOXEO: Peter Quillin provocó herida accidental a su rival y terminó sin decisión

Peter Quillin , jugador de boxeo

El púgil cubano estadounidense Peter Quillin trató de buscar una nueva oportunidad para combatir por un título mundial y no pudo.

Conocido en el mundo boxístico como “Kid Chocolate” combatió en el Minneapolis Armory, Minnesota, ante el local Calex Truax y la pelea terminó de forma inesperada.

A los 54 segundos del segundo round Quillin y Truax fueron a un intercambio de golpes, y lamentablemente, la frente de Kid Chocolate impactó la frente de su rival. Truax se quejó ante el tercer hombre del ring y el árbitro le llamó la atención a Quillin (34-1-23 KO).

Truax comenzó a sangrar y al concluir el segundo asalto el referee Celestino Ruiz decidió parar la pelea. El reglamento para ese combate dictaminó que, en caso de accidente, si había pasado del cuarto round, la pelea iba a decisión.

La herida que sufrió Truax (30-4-19 KO) fue en el segundo asalto. No podía haber decisión, solo que la pelea no tenía validez. El combate había sido pactado a 12 rounds para decidir el ganador que iría por la corona de las 168 libras (peso súper mediano) de la Federación Internacional de Boxeo.

El titular de la FIB es el estadounidense Caleb Plant (18-0-10 KO). Aún ese organismo no ha decidido que irá a hacer para buscar un rival de Plant.

La única derrota que tiene Quillin fue el 5 de diciembre del 2015 ante el estadounidense Daniel Jacobs, el púgil que retará en mayo próximo al mexicano “El Canelo “ Álvarez.

En la clasificación de los cuatro organismos que rigen el boxeo mundial profesional en el peso súper mediano el invicto británico Callum Smith está de líder, seguido por el también inglés Chris Eubank, el mexicano Gilberto “El Zurdo” Ramírez y otros dos peleadores de Inglaterra, Billy Joe Saunders y Rocky Fielding.

En las 168 libras Peter Quillin aparece en el puesto 16 a nivel mundial. En ese, pero Cuba tiene a cinco púgiles activos, Julio Acosta, Irosvany Duvergel, Raiko Santana Martínez, Maidel Sando y Jorge Luis Garbey, todos aún distantes de pelear por una corona del orbe.

Los Marlins que muy pocos quieren ver

Miami Marlins

En los noticieros deportivos de toda norte américa, así como en “el paquete” que ven miles de cubanos en la isla. Cualquier persona que sepa un poquito de béisbol comenta exactamente los mismo cuando muestran “highlights” o imágenes de video de lo ocurrido en un, casi vacío, estadio los Marlins cada vez que la novena de Miami juega en casa.

Éste artículo no tiene mucho que ver con el Gerente General del club, Derek Jeter, pero consistentemente los Marlins han estado entre los peores en asistencia en la MLB desde hace más de 15 años. Pero no se preocupen, hablaremos de Derek Jeter en otra ocasión.

Nuestros oyentes en AL DURO Y SIN GUANTES, se han puesto en contacto con nosotros varias veces preguntando cuanta gente había ido al estadio de Miami.

ESPN, MLBTV, FOX1, cadenas de radio y TV locales, estatales y nacionales comentan penosamente de la baja asistencia al parque de los Marlins e inclusive nos brindan varias tomas de video que nadie en Miami quiere ver con miles y miles de asientos vacíos en secciones enteras con asientos vacíos e inclusive con la segunda planta del estadio completamente desolada con 15 mil asientos vacíos.

Según cifras oficiales de MLB.com, en la temporada 2018 del béisbol de las grandes ligas, los Marlins tuvieron la peor asistencia al estadio de los 30 clubes que componen nuestro pasatiempo nacional. Solamente 811 mil aficionados en la temporada completa, o sea, un promedio de solo 10 mil fanáticos por juego. Vale la peña recalcar que la novena Miamense terminó en el último lugar de la Liga Nacional. Éste con solo 63 victorias y 98 amargas derrotas y estuvieron -efectivamente y sistemáticamente- eliminados de la contienda en julio cuando aún quedaban 2 meses enteros de temporada regular. Lo único más o menos interesante que le ocurrió a los “peces” el año pasado fueron las emociones de las apuestas generadas en Las Vegas por la posibilidad de perder 100 juegos en la campaña.

811 mil aficionados en toda la temporada: esos numeritos significa que los Marlins son dueños de la segunda peor concurrencia en toda la historia de MLB, superados solamente por los Expos de Montreal que tuvieron una concurrencia de solo 749 mil aficionados en el 2004 y es justamente por esa razón, por la falta de apoyo local, que los Expos de Montreal ya no existen.

Los Marlins de Miami tienen las dos peores asistencias en toda la historia de MLB en Estados Unidos. lo crean o no, el año pasado la novena miamense vendió 2 mil entradas menos que en el 2002, cuando vendieron 813 mil en una espantosa campaña donde los Marlins ganaron 79 juegos y perdieron 83.

Con razón todas las cadenas de televisión comentan y recalcan la falta de gente en el parque de los Marlins, que a propósito, ese estadio tiene capacidad para 37 mil almas.

Curiosidades que los Marlins NO quieren que leas: en 2 ocasiones el año pasado la sucursal AA del equipo en Jacksonville vendió más entradas que los Marlins.

El equipo universitario Tigres de Louisiana State University –LSU- tuvo un promedio de casi 11 mil aficionados por partido, superando a los Miami Marlins.

A finales de abril del año pasado en un partido divisional contra los Mets de NY, los Marlins vendieron solo 6,900 entradas y el 60% eran Mets fans.

A mediados de mayo del año pasado los Marlins vendieron 7 mil entradas para un partido pero luego admitieron que solo hubo 4,800 aficionados en el estadio. O sea, que ya la gente, con boleto en mano, elige NO asistir al estadio y perder ese dinero pues esto no es Wal-Mart y no se lo devuelven si NO van.

Mucha gente opina que los Marlins no tienen remedio. Los “fans” no iban al estadio en los suburbios cuando jugaban al aire libre en el parque de los Dolphins. Ni tampoco van a un estadio moderno en “downtown” con techo retractable y aire acondicionado.

Todavía está por ver si los “peces” venden más entradas ésta temporada. Me reservo el derecho de escribir otro artículo cuando tengamos números concretos. Y en ese artículo SI vamos a escribir ampliamente sobre las ideas y decisiones del gerente general de los Marlins: Derek Jeter.

No se pierda lo mejor del béisbol de las grandes ligas y todo lo que ocurra con los Marlins de Miami, en su resumen deportivo AL DURO Y SIN GUANTES, de 7pm a 9pm lunes a viernes por Radio Martí y también por nuestra página digital: https://www.radiotelevisionmarti.com/

Cargar más

XS
SM
MD
LG