Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cuando los intelectuales apoyaron "el terror del castrismo": A 17 años del “Mensaje desde La Habana..."

Algunos de los intelectuales firmantes del "Mensaje desde La Habana para amigos que están lejos”, 2003.

Han pasado 17 años desde aquel 19 de abril en que un grupo de artistas y escritores cubanos firmara una carta respaldando el encarcelamiento de 75 disidentes, el fusilamiento de tres jóvenes y las sentencias a cadena perpetua de otros cuatro por haber secuestrado una lancha con la intención de llegar a Estados Unidos.

La carta divulgada como “Mensaje desde La Habana para amigos que están lejos” respondía a otro documento suscrito por decenas de intelectuales del mundo entero, incluyendo tradicionales amigos de la Revolución, en el que condenaban la represión por delitos de opinión en Cuba y ponían en entredicho la legalidad y la “justicia revolucionaria”.

Radio Televisión Martí buscó opiniones sobre el tenebroso ambiente de aquellos días de Primavera Negra y del fusilamiento de tres jóvenes que estuvieron encarcelados tan solo diez días.

“El 2003 fue un año definitivo, no sólo para la política sino también para la cultura y la sociedad cubana. Fue el año de aquel vergonzoso acto represor conocido como Primavera Negra que daría inicio al más importante de los movimientos de resistencia social de la oposición, las Damas de Blanco, y fue el año en que tres jóvenes que intentaron huir de Cuba en una lancha, fueron engañados prometiéndoles un juicio justo, y al final, en un proceso absolutamente ilegal e inhumano, fueron fusilados”, destacó Amir Valle, establecido en Berlín, Alemania.

Ya en 1961 Fidel Castro había resumido en una frase su política cultural: “Dentro de la Revolución, todo. Contra la Revolución, nada”. No Había alternativas. Los creadores, tuvieron que plegarse a tal mandato porque de ello dependía su supervivencia.

“Todos los que conocía, de todos los estratos de la cultura cubana, todos, pensaban que aquello era una aberración, lo comentaban en los corrillos no oficiales pero jamás levantaron sus voces y fueron muchos los que aceptaron esa afrenta que fue la carta en la cual personalidades como Alicia Alonso, Silvio Rodríguez, Miguel Barnet, entre otros, no sólo defendieron los fusilamientos sino que también tuvieron la indecencia de intentar que pensadores de otros países se sumaron a ese apoyo vergonzante”, apuntó el autor de “Los desnudos de Dios”.

A la carta inicial rubricada por 27 figuras destacadas de la cultura nacional y publicada en el diario oficial Granma, le siguió un llamamiento a todos los miembros de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Asociación Hermanos Saiz (AHS) y de las instituciones culturales y universidades de todo el país para que avalaran la decisión tomada por Fidel Castro.

En las semanas siguientes, Granma publicó periódicamente las listas de los firmantes que se sumaban a lo largo del país.

Al respecto, el escritor y activista Ángel Santisteban dijo desde la capital cubana: “Cuando se abrió la convocatoria, como mi apartamento está muy cerca de la sede de la UNEAC, muchos llegaban a mi casa a saludarme, y puedo asegurar que hasta los más fervorosos defensores del régimen me confesaron en aquella oportunidad no estar de acuerdo con el encarcelamiento de los 75, pero sobre todo, les indignaba el fusilamiento de esos muchachos”.

El gobierno cubano afirmaba que había una “agresión en ciernes”, que Estados Unidos pretendía invadir Cuba.

“La mayoría justificaba haber signado el “Mensaje” con el hecho de que no estaban de acuerdo con la invasión”, lamentó Santisteban, quien ya en 1995 había recibido el premio UNEAC por su libro de cuentos “Sueño de un día de verano”.

El ensayista Carlos Aguilera, radicado en la ciudad alemana de Frankfurt, recalcó que “aquella carta fue una infamia. Por una parte, un Estado despótico encarcelando, asesinando, reprimiendo. Y por otra, un grupo de cortesanos apuntalando todo el terror del castrismo. Cuando un día se puedan hacer preguntas y llevar a juicio a culpables, habrá que exigirle a la claque intelectual cubana no solo por haber firmado la proclama, sino por haber contribuido al crimen y haber favorecido el desmantelamiento de toda posición crítica, todo espacio de reflexión y discrepancia”.

Sin embargo, más que las contundentes declaraciones de figuras como Günter Grass, Mario Vargas Llosa y Jorge Edwards, tuvo un impacto mucho mayor en la intelectualidad nacional que artistas y escritores, abiertamente de izquierda, como Pedro Almodóvar, Joan Manuel Serrat, Fernando Trueba, Joaquín Sabina, Caetano Veloso, José Saramago o Eduardo Galeano hicieran duras críticas al régimen. Hasta Noam Chomsky pidió en el 2008 la libertad de los detenidos en la Primavera Negra.

“De pronto había una unidad manifiesta entre colegas de la izquierda y la derecha a nivel mundial. Fue una semilla pequeña que se sembró en la cabeza de muchos de nosotros y que floreció unos años después en la rebelión intelectual que se conoció como “Pavongate o Guerrita de los emails” en 2007”, señaló Valle.

“Por eso pienso que el 2003 marca un antes y un después, porque no sólo pasaron los hechos y no sólo la sociedad se conmovió sino que hubo cambios muy profundos en lo político, lo cultural y lo social en Cuba”, agregó.

“Nadie debería estar a favor de la pena de muerte, la vida humana es sagrada, en mi opinión", indicó el escritor Gabriel Barrenechea, natural de Encrucijada, Villa Clara. “Y me parece totalmente incongruente que un escritor o un artista apoye procesos contra la libertad de expresión; negarla es negar nuestra esencia como creadores”.

Silvio Rodríguez: "Nunca apoyé aquellas ejecuciones"

A través del Blog Segunda Cita, Radio Televisión Martí contactó con Silvio Rodríguez, a quien preguntó: “En abril de 2003, usted firmó el Mensaje desde La Habana para amigos que están lejos. Diecisiete años después, ¿sigue apoyando las ejecuciones?”

A lo que el cantautor respondió: “Nunca apoyé aquellas ejecuciones. Y estoy seguro de que ninguno de los firmantes de aquella carta lo hacía”.

17 años después, Silvio Rodríguez afirma que no apoyó las ejecuciones con la firma de la carta.
17 años después, Silvio Rodríguez afirma que no apoyó las ejecuciones con la firma de la carta.

“Firmamos la carta cerrando filas con el derecho de Cuba a ser soberana”.

“Era 2003, cuando Bush se lanzaba contra Irak e inspirado en lo peor de la Florida le dijo a Collin Powell: 'Primero Irak y después Cuba'. Después tuvo que decir que lo había dicho en broma”.

“Jamás renunciaré a defender a mi país de los abusadores y de los amigos de los abusadores”, dijo Silvio Rodríguez.

En una entrevista concedida al diario español El Periódico en 2008, el trovador Pablo Milanés dijo que, a diferencia de otras personas, se negó "a firmar una carta de apoyo a los fusilamientos decretados en abril de 2003 y las penas de largos años de prisión a 75 disidentes.

A la pregunta de si se trató de "puro oportunismo" por parte de esos intelectuales firmantes de la carta, Milanés respondió que "sí, y de pura cobardía".

Vea todas las noticias de hoy

Cuba no cumple requisitos esenciales para aspirar al Consejo de DDHH, revela informe ISHR

Arresto de la Dama de Blanco Martha Sánchez, una activista por los derechos humanos en Cuba. (Archivo)

El Servicio Internacional para los Derechos Humanos (ISHR por sus siglas en inglés) divulgó un informe donde evalúa en qué condiciones llegan los países que aspiran a un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

En el caso de La Habana, el reporte indica que no cumple con la mayoría de los requerimientos esenciales para aspirar a ese puesto.

Así ISHR recomienda a Cuba aplicar esta serie de medidas:

• Cesar la detención arbitraria y el hostigamiento de las personas defensoras de los derechos humanos y periodistas.

• Reconocer públicamente la labor de monitoreo de los derechos humanos como una actividad legítima e importante. Proporcionar un estatuto jurídico a los grupos que defienden los derechos humanos en Cuba, dejar de utilizar tácticas que los intimiden y permitir que las personas defensoras de los derechos humanos y la sociedad civil participen en las Naciones Unidas y sus mecanismos.

• Elaborar y aplicar leyes, políticas y mecanismos específicos que reconozcan y protejan la labor de la sociedad civil, las personas defensoras de los derechos humanos y los periodistas.

• Liberar a las personas detenidas y encarceladas arbitrariamente por reunirse pacíficamente, investigar e informar sobre la actividad del gobierno o expresar su disidencia política, y permitirles viajar libremente tanto en el país como en el extranjero sin limitaciones.

• Cooperar plenamente con los mecanismos de derechos humanos y concederles acceso sin trabas a Cuba, incluso a los funcionarios del Gobierno, las organizaciones de la sociedad civil y las personas defensoras de los derechos humanos, a las prisiones y los centros de detención.

• Eliminar las restricciones de acceso a Internet y controlar menos los medios de comunicación.

• Aumentar la participación de las organizaciones de la sociedad civil, las comunidades y las familias en las acciones destinadas a detener, difundir información, alertar y denunciar a las instituciones estatales correspondientes la trata de personas. Asegurar su participación en la identificación de casos o personas vulnerables a ser víctimas de este delito.

La semana pasada el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que ningún país debía respaldar la membresía de Cuba en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

"Es indignante que el Consejo de Derechos Humanos se ofrezca a sentar a Cuba, una dictadura brutal que trafica a sus propios médicos con el pretexto de misiones humanitarias. Ningún país debería votar a Cuba en el Consejo", declaró el jefe de la diplomacia estadounidense.

El país comunista ya fue miembro de este Consejo de 2007-09, 2010-12, 2014-16, 2017-19 y en febrero de este año el canciller cubano Bruno Rodríguez anunció el interés de La Habana de aspirar a un asiento para el periodo 2021-2023.

COVID y censura: aumentan los casos en Cuba y el régimen borra referencias a Venezuela

La policía vigila una cola en una tienda de La Habana que oferta productos en dólares. (AP/Ramón Espinosa)

El Ministerio de Salud de Cuba confirmó este domingo 65 nuevos casos de Coronavirus, la segunda cifra mas elevada desde que comenzó la pandemia, y borró la información que solía proporcionar bajo la categoría "Viajero procedente de Venezuela".

"No solo @MINSAPCuba omite hoy los países de los casos importados, sino que editaron el informe de ayer para borrar que los 41 casos eran de Venezuela. Donde decía 'Viajero procedente de Venezuela' ahora dice 'Fuente de infección en el extranjero'", subrayó Proyecto Inventario, un grupo independiente que analiza las estadísticas en Cuba.

"Es una vergüenza el trabajo de (falta de) #transparencia de instituciones gubernamentales que en lugar de mejorar la información pública la editan para hacerla más turbia y desinformar al pueblo", subrayó Inventario tras publicar documentos que reflejan las nuevas categorías de información que esconden la palabra "Venezuela", país que se encuentra en medio de una crisis de salud y del brote de enfermedades que antes eran controladas, como la difteria.

Entretanto, con los nuevos contagios, la cifra de infectados en la Isla asciende a 2 mil 953.

El Ministerio de Salud sostiene la cifra de fallecidos en 88 decesos por COVID-19 al no reportar nuevas muertes.

Otros datos reportados son los siguientes:

* 412 casos positivos activos
* 838 pacientes ingresados en hospitales para vigilancia medica epidemiológica
* 7 pacientes en estado grave

Los casos en atención primaria de salud se situan en 11.064 y son vigilados en sus hogares.

Relatores de la ONU y Amnistía Internacional piden aliviar el embargo a Cuba

Dos hombres acomodan la mercancía adquirida en una de las tiendas en dólares abiertas la semana pasada en Cuba. (Adalberto Roque / AFP)

Cinco expertos en derechos humanos de Naciones Unidas pidieron que se levanten o se suavicen las sanciones impuestas a los gobiernos de Cuba y Venezuela, para facilitar la lucha contra la pandemia del coronavirus.

Erika Guevara-Rosas, representante de Amnistía Internacional para América Latina, dijo en Twitter que apoya dicha declaración porque las sanciones son usadas por Miguel Díaz-Canel y Nicolás Maduro para violar masivamente los derechos humanos.

Hay que aliviar las sanciones para que “las personas puedan recibir productos básicos como jabón y desinfectantes para mantenerse sanas, y para que los hospitales puedan obtener ventiladores y otros aparatos médicos para que la gente siga viva”, dijo la bielorrusa Alena Douhan, relatora especial de la ONU sobre las repercusiones negativas de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos.

Douhan encabezó el grupo que pidió el pasado viernes ante la comunidad mundial estas medidas, no solo para Cuba y Venezuela, sino Yemen, Siria, Sudán e Irán.

El grupo también está integrado por la médica sudafricana Tlaleng Mofokeng, la francesa Agnès Callamard, del área de ejecuciones extrajudiciales, el estadounidense Michael Fakri, especialista en alimentación, y el canadiense Obiora Okafor, experto en derechos humanos y solidaridad internacional, informó IPS Noticias.

El grupo sostiene que “las personas que habitan en países sujetos a sanciones carecen de las herramientas necesarias para protegerse y recibir los tratamientos adecuados contra la pandemia del coronavirus ya que las excepciones humanitarias a estas medidas no funcionan”.

Legisladores en Estados Unidos, como el senador Patrick Leahy y el representante Jim McGovern, así como las organizaciones WOLA y Code Pink, han hecho pedidos similares sobre el embargo que Estados Unidos aplica al gobierno cubano.

No obstante, el gobierno estadounidense ha reiterado en numerosas ocasiones que las sanciones son contra el régimen cubano y no contra el pueblo, y Cuba puede recibir remesas, importar alimentos y medicinas y recibir ayuda humanitaria.

Comité de Integración Racial celebra 12 años de trabajo con la sociedad civil cubana

El Comité Ciudadano de Integración Racial de Cuba celebra 12 años de trabajo ininterrumpido (Foto: Juan Antonio Madrazo).

El Comité Ciudadano de Integración Racial (CIR) cumplió este 8 de agosto 12 años de trabajo ininterrumpido desde la base y el activismo ciudadano, declaró a Radio Televisión Martí el activista fundador, Juan Antonio Madrazo Luna.

Los coordinadores del CIR celebraron la fecha en actividades con niños de San Miguel del Padrón, en La Habana, y en Antilla, provincia de Holguín.

Comité Ciudadano por la Integración Racial celebra 12 años de su creación
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:15 0:00

"Estamos enamorados de nuestro trabajo y, como el primer día, seguimos comprometidos con la lucha contra la discriminación racial y el racismo en Cuba y en cualquier rincón del mundo, porque para nosotros es fundamental la dignidad y el respeto de todos los ciudadanos", declaró Madrazo Luna.

El camino no ha sido facil, ni lo será, mientras el trabajo de los activistas sea criminalizado por los agentes del estado, dijeron los representantes del CIR, pero estamos encantados de anunciar nuestra celebración del 12 aniversario e invitar a todos a unirse al festejo mediante las redes sociales, en esta ocasión en un escenario diferente debido a la crisis sanitaria.

La Habana retrocede a la "fase de transmisión autóctona" por aumento de casos de COVID-19

En esta foto tomada el 8 de julio en la barrera de acceso a un barrio habanero, un policía habla con personas que se disponían a pasar a una zona restringida (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).

Con un nuevo cierre de las playas, los parques y los espacios de concentración de trabajadores por cuenta propia, y con la limitación de la entrada y la salida de la capital, La Habana retrocedió a la fase de transmisión autóctona del COVID-19 “por el aumento y la dispersión de los casos” de la enfermedad después de haber estado más de un mes en la primera fase de recuperación.

El anuncio fue hecho la noche del viernes por el grupo de trabajo encabezado por el gobernante Miguel Díaz-Canel y el primer ministro Manuel Marrero. A su vez, funcionarios de la provincia dijeron que los seis primeros días de agosto han sido "“los de más casos desde que empezó la epidemia en el país”.

Según los reportes oficiales, en estos momentos la capital tiene 165 pacientes de coronavirus, casi la mitad de los casos reportados oficialmente en toda Cuba (310), y seis brotes activos: tres en La Habana del Este, dos en La Lisa y uno en Marianao, según los informes más recientes del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

De acuerdo con Luis Antonio Torres Iríbar, presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de La Habana, existen además otros 30 focos en 10 municipios, reporta el diario Tribuna de La Habana en una nota que reproduce el sitio oficial Cubadebate.

Las medidas tomadas por el CDP, que enumera el reporte y que debían ser presentadas oficialmente la tarde del este sábado en el programa de televisión Mesa Redonda, incluyen limitar el acceso y la salida de la capital y el cierre de todas las playas y las piscinas de la ciudad.

También quedan temporalmente cerrados los parques y lugares de esparcimiento público y los lugares donde se concentran trabajadores por cuenta propia para ofrecer sus mercancías y servicios.

Todas las actividades públicas quedan prohibidas. Los bares, restaurantes y cafeterías solo ofertarán comidas para llevar, y a partir de principios de la semana próxima, el transporte público solo funcionará dando servicio a centros que permanecen abiertos.

Al enumerar las razones a las que el gobierno provincial atribuye el aumento de los casos de COVID-19, Torres Iríbar no mencionó las colas, pero sí el transporte público, solo que lo hizo para responsabilizar a “una parte no despreciable de los ciudadanos que violan las normas y ponen en peligro a quienes sí las cumplen”, tanto en paradas y ómnibus como en restaurantes, bares, cafeterías y piscinas.

En un reciente testimonio sobre las aglomeraciones a que obliga el deficitario servicio de transporte público en La Habana, la economista Martha Beatriz Roque hizo notar que el gobierno daba por resuelto el problema con la presencia de inspectores en las paradas de ómnibus.

Las guaguas andan otra vez con “la gente colgando en racimos, llenísimas; te restriegas con cientos de personas que tú no conoces, y el ministro de Transporte dice que en cada parada hay un inspector”, declaró Roque Cabello el 28 de julio a Radio Televisión Martí. “A la gente le importa tres pepinos el inspector: la gente lo que tiene es que trasladarse”.

El CDP capitalino está contemplando también ampliar la red de centros de aislamiento para recluir al creciente numero de personas que serán declaradas “sospechosas” de haber contraído la enfermedad o, por lo menos, contactos de casos verificados.

En la reunión del viernes encabezada por Díaz-Canel, el viceprimer ministro Roberto Morales Ojeda habló del incremento de contagios en los últimos 10 días y del aumento de casos de pacientes en estado grave, seis actualmente, lo que no ocurría desde abril, el pico de la epidemia, reporta el periódico Granma.

“En abril tuvimos 1.325 casos, en mayo 546, en junio 265 y en julio 20 más, pero en los primeros seis días de agosto tenemos 196”, dijo Morales Ojeda, según lo cita Granma. “Estos son los primeros seis días de más casos desde que empezó la epidemia en el país”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG