Enlaces de accesibilidad

Economía

Costos por encima del 20% para importar y exportar, otro freno a los negocios privados en Cuba

Cuentapropista desinfecta su carro en La Habana ante el coronavirus

Renglones como “margen comercial” y cargos por “inspección” y “seguro”, incorporados a lo que cada entidad estatal cobra por su mediación, hacen temer que los cuentapropistas cubanos tendrán que pagar mucho más del 20 por ciento estipulado por el gobierno para que puedan importar y exportar.

Se trata de las resoluciones emitidas el lunes por el Banco Central de Cuba, el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, el Ministerio de Economía y Planificación y el Ministerio de Finanzas y Precios, y publicadas en la Gaceta Oficial.

“Todos los gastos en que incurran las entidades autorizadas, incluido su margen comercial, se deducen en dólares estadounidenses de las cuentas corrientes de las formas de gestión no estatal”, dice el Artículo 12 del Capítulo I del Reglamento del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

Significa que los trabajadores por cuenta propia tendrán que pagar en dólares al gobierno de Cuba labores hechas dentro del país por empleados cubanos como inspectores, agentes de seguros, intendentes de aduanas y choferes cuyos salarios paga el Estado en moneda nacional.

El cuentapropista no participa en la negociación de los precios que luego deberá pagar: “El precio de venta de exportación se acuerda por las entidades exportadoras con el cliente externo”, reza el Artículo 17.1 del propio Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

A su vez, las entidades mediadores les cobrarán a los cuentapropistas el mismo “margen comercial” que les cobran a las empresas estatales, con la diferencia de que a estas, en ciertos casos, les cobran en pesos cubanos.

“Establecer que las entidades autorizadas a realizar actividades de comercio exterior para las formas de gestión no estatal vinculadas a la exportación, apliquen las tasas de margen comercial aprobadas por este Ministerio para esas actividades de comercialización en sus relaciones con las entidades estatales”, dice el primer punto de la resolución del Ministerio de Finanzas y Precios.

No aclara si se trata de la misma cifra, o si se aplica la tasa de cambio oficial dólar-CUP.

“A los productos que se financian centralmente solo se les aplica la tasa de margen comercial en pesos cubanos (CUP)”, dice el cuarto punto de la resolución del 16 de marzo de 2012 de la ministra de Finanzas y Precios, invocada ahora en la que regula las relaciones de los cuentapropistas con las entidades mediadoras estatales.

Si los trabajadores por cuenta propia dependen de la entidad mediadora para transportar mercancías dentro de Cuba, la empresa estatal cobrará el máximo “margen comercial” estipulado por su gestión, indica otro punto.

Para el economista Emilio Morales, presidente de la firma de asesoría The Havana Consulting Group, lejos de propiciar una mayor actividad comercial y nuevas fuentes de ingreso para la economía nacional, estas regulaciones representan un freno.

“Cuando un país está en bancarrota, lo primero que debe hacer el gobierno es liberar las fuerzas productivas, crear condiciones para que se produzca”, observa Morales. “Hay que eliminar aranceles y fomentar un comercio libre de impuestos para que fluya el resultado del trabajo; lo mismo que les dan a las empresas extranjeras en [la zona de libre comercio de] Mariel: no tienes que pagar impuestos en 10 años”.

La capacidad legal que da la cuenta en moneda libremente convertible abierta por el cuentapropista para usar los servicios de una entidad mediadora estatal es intransferible. “En ningún caso pueden utilizarse estas cuentas corrientes para prestar servicios de importación y exportación a favor de terceros”, indica el octavo punto de la resolución del Banco Central.

También aquí el dinero entra, pero no sale. La cuenta abierta queda inoperante hasta tanto el cuentapropista presente en el banco “el contrato suscrito con la entidad autorizada para realizar actividades de comercio exterior”.

Las resoluciones usan términos como “liquidez central” al referirse a las cuentas donde esas entidades mediadoras deben depositar el 20 por ciento cobrado a “las formas de gestión no estatal”, una entelequia que denomina por el lado negativo al sector privado.

“Evitan constantemente el uso de la palabra privado; lo hacen para confundir, o muchas veces eso refleja la confusión de ellos mismos”, le dijo a Radio Televisión Martí el profesor de Economía Jorge A. Sanguinetty. “Fidel Castro eliminó la contabilidad en Cuba en 1968, y ya entonces sin empresas privadas, las empresas estatales se quedaron a ciegas; no sabían cómo contabilizar costos e ingresos, y ese es el comienzo de un gran desastre administrativo por el cual todavía está pagando”.

Vea todas las noticias de hoy

Negocios luchan por subsistir en una Habana sin turistas (VIDEO)

Diana Figueroa prepara tragos para llevar en su restaurante en La Habana.

Desde un restaurante que mezcla cócteles hasta una empresa de cosméticos que entrega productos caseros en bicicleta, los emprendedores cubanos están encontrando vías alternativas para hacer frente al cierre de sus negocios a causa del coronavirus.

Para detener la propagación de la pandemia, el gobierno de Cuba ha cerrado las fronteras en los últimos siete meses, con la excepción de algunos centros turísticos, mientras que recientemente cerró en La Habana por segunda vez debido a un incremento de los casos.

La drástica acción ha limitado las muertes por COVID-19 a 122 personas en la isla de 11 millones de habitantes, aunque casi ha cerrado la vital industria turística, que se suma a problemas económicos ocasionados por las sanciones estadounidenses.

Cuentapropistas se reinventan durante la pandemia
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:13 0:00

En el distrito colonial de La Habana, donde son visibles una mezcla edificios históricos restaurados y el deterioro urbano, las calles que alguna vez estuvieron atestadas de turistas permanecen vacías y muchas tiendas han sido cerradas.

La taberna "El Jíbaro", propiedad de David Roque y Diana Figueroa, ha encontrado la forma de sobrevivir e incluso crear algunos puestos de trabajo a través de un servicio de comida y coctelería para llevar.

"La cuarentena se convirtió en una gran oportunidad desde que empezamos a desarrollar las mezclas, tomando en cuenta, los cócteles de la casa y ahora los clásicos como el Mojito, Cuba Libre y Daiquiri”, dijo Roque.

Con otros restaurantes realizando entregas similares, miles de motociclistas en La Habana han intensificado la entrega de comida antes de las 19.00 hora local cuando empieza el toque de queda. Otros transportan pasajeros a escondidas sin licencias, mientras que autobuses, taxis y autos clásicos como los Chevrolet permanecen detenidos.

Aunque el Gobierno no ha proporcionado las estadísticas sobre la contracción económica provocada por la pandemia, ha forzado algunos cambios en la política.

El gobernante Miguel Díaz-Canel dijo en julio que la crisis económica se prolongaría al menos algunos años mientras anunció algunas reformas orientadas al mercado, incluida la de dar "prioridad inmediata a la expansión del autoempleo".

Recientemente, a los restaurantes privados se les ha otorgado acceso a algunos puntos de venta mayorista estatales, mientras se ha dado luz verde a las pequeñas empresas para exportar e importar, dos demandas de larga duración de un sector fuertemente regulado.

Incluso con esos cambios, la mayoría de los expertos nacionales y extranjeros pronostican este año al menos una caída del 8 por ciento del Producto Interno Bruto, luego de que Cuba promedió un lento crecimiento anual del 1,4 por ciento desde 2016.

El Estado cubano opera la mayor parte de la economía, mientras que el sector no estatal, excluida la agricultura, está compuesto principalmente por pequeñas empresas privadas y cooperativas, así como artesanos, taxistas y comerciantes.

Todos están bajo la rúbrica de autónomos, que suman 600.000, o el 13 por ciento de la población activa antes de la pandemia.

Oniel Díaz, que dirige la consultora de negocios AUGE, estimó que 250.000 personas del sector privado, la mayoría de ellos vinculados al sector turístico, habían perdido la mayoría de sus ingresos desde marzo.

Sin embargo, dijo que algunas empresas se habían reinventado al satisfacer las necesidades producidas en medio de la escasez.

Corpus, una empresa de cosméticos orgánicos, tuvo que adaptarse para sobrevivir en medio de las medidas oficiales que imponen distanciamiento social y las dificultades para importar productos, incluyendo la escasez de pasta dental y champú.

"Soñamos durante años con hacer nuestros propios cosméticos para nuestros clientes, así que eso es lo que hicimos", dijo Suney Peña, quien fundó el negocio en 2016.

Ahora, las siete mujeres del personal de la empresa pueden ser vistas en La Habana en bicicletas buscando aceite de oliva, coco, jengibre, romerillo, albahaca, canela y otros ingredientes para sus productos, que entregan luego usando el mismo medio de transporte.

En el plan de inversiones de Cuba la producción de alimentos no ha sido prioridad, revelan estadísticas

Un campesino posa con su caballo en Cerrito de Naua, Cuba. Foto Archivo REUTERS/Alexandre Meneghini

En momentos en que Cuba atraviesa una de las peores crisis de alimentos de las últimas décadas, y los gobernantes pregonan insistentemente que garantizar la comida de los cubanos es la prioridad máxima del país, la prensa oficial reconoce que el régimen ha mantenido en los últimos años un patrón de desatención a la infraestructura agrícola y ganadera.

Un artículo de opinión publicado este lunes en el diario provincial de Ciego de Ávila ilustra con una gráfica de inversiones entre 2013 y 2019, construida a partir de datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, que los porcentajes han sido "ínfimos si se considera el rol estratégico que poseen dentro de la economía nacional".

"Los datos de los últimos años confirman la tendencia al estancamiento de los montos de inversiones en el sector de agricultura, ganadería, caza y silvicultura", indica el periodista Alden Hernández Díaz​.

Gráfica de inversiones publicada por Invasor.
Gráfica de inversiones publicada por Invasor.

"Desatenciones y falta de financiamiento acumulados dan al traste con el escenario actual. Entonces, si no estamos sobrados de alimentos, más bien lo contrario, ¿por qué no poner los recursos allí donde rendirán los mejores frutos?", se pregunta el articulista.

El periódico cita el deterioro de toda la infraestructura, el abandono de la siembra de pastos, forrajes y plantas proteicas, potreros perdidos por el marabú y vaquerías abandonadas en todo el país. Menciona además el caso de la provincia de Las Tunas donde al cierre de mayo último se registró la pérdida de 7 069 cabezas de ganado.

El periodista califica de "raquíticos aportes" la actual producción nacional de leche, un alimento que Cuba importa y recomienda gastar en Cuba "lo que tendremos que comprar fuera, con mercancías sujetas a los veleidosos vaivenes del mercado internacional".

El desabastecimiento de alimentos y otros productos de primera necesidad ha llegado a la prensa internacional, recientemente el diario estadounidense The New York Times mencionaba que la isla está "hundida en una de las peores crisis de alimentos en casi 25 años".

A raíz de la crisis en la economía cubana, agudizada por el azote de la pandemia, los gobernantes, ministros y la prensa oficial han divulgado el propósito de producir en el país los alimentos necesarios para la dieta de los cubanos, una política que han denominado "soberanía alimentaria".

En los últimos meses han hecho llamados a sembrar calabazas por los CDR, comer clarias, tripas y hasta cáscaras de plátano.

Sin embargo, expertos, economistas y la población en general consideran que el Estado ha sido incapaz en los últimos 60 años de garantizar una alimentación adecuada por lo que exigen y recomiendan que sean liberadas las fuerzas productivas de manera que los campesinos sean verdaderos propietarios de la tierra y puedan determinar qué cultivan y a qué precios lo venden, que los ganaderos puedan determinar sobre la producción de carne y leche.

El escritor e investigador camagüeyano Pedro Armando Junco López, hizo pública en agosto una exhortación al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel que le costó la expulsión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

En su carta pedía: "Deje de perseguir a los productores: permita que el pescador, pesque; que el agricultor siembre, que el ganadero críe… Pero deje al pescador que venda libremente su producto del mar, que el cosechero se las ingenie y comercialice sus siembras sin que medie el Estado, que el campesino mate su res y la venda al precio que le venga en ganas y se la compre el que pueda".

Recientemente el periodista independiente cubano Dagoberto Valdés en el artículo "El Estado y la alimentación del pueblo" analizaba la causa de la crisis generalizada y persistente en la isla.

"Todo el mundo sabe en Cuba qué es lo que genera pobreza, hambre, escasez, promesas, planes, burocratismo e inestabilidad: la centralización paternalista de un Estado que quiere controlarlo todo".

La única moneda que quedará circulando en Cuba será el peso

No se aceptan CUC en una bodega en La Habana. YAMIL LAGE / AFP

Cuba prevé unificar sus dos monedas y tasas de cambio frente al dólar, dejando solo una que marche con el mercado.

El proceso, pospuesto durante varios años esperando el mejor momento, podría tener lugar en el peor, cuando la Cepal espera que la economía cubana decrezca un 8% este año, a raíz de la pandemia.


Estas son las claves para entender lo que sucederá:

1.- Una sola moneda...

Desparecerá el peso cubano convertible o CUC (equivalente al dólar), que nació hace más de dos décadas para primero acompañar y luego sustituir al dólar, en circulación de 1993 a 2004. El gobierno garantiza la validez de ahorros en CUC.

Prevalecerá el peso cubano o CUP (24 CUP por dólar).

Economistas aseguran que el CUC ya no tiene respaldo en dólares porque el gobierno dispuso de esos montos ante la falta de liquidez en los últimos años. Perdió su convertibilidad.

Cronología del proceso de unificación monetaria en Cuba
Cronología del proceso de unificación monetaria en Cuba

Hoy, el CUC es de uso común en el mercado local y en la práctica es sólo un billete de 24 CUP.

2.- ...pero revive el dólar

Desde octubre de 2019 el gobierno instauró la venta en dólares de electrodomésticos y alimentos, en tiendas seleccionadas, exclusivamente con tarjeta bancaria.

Ello incrementó la demanda del dólar y generó rumores de unificación de la moneda para octubre, aunque luego se desmintió. El billete estadounidense se vende ahora sobre los 1,5 CUC en los mercados informales (50% más).

3.- El problema: la tasa de cambio

En Cuba, un ciudadano común coloca gasolina a 1 CUC (1 dólar) por litro, o 24 CUP. Sin embargo, un funcionario de una empresa estatal cuenta con una tasa de cambio especial de 1x1. Es decir, el litro de gasolina lo paga con 1 CUP.

En la práctica, el particular gasta 10 CUC (10 dólares) o 240 CUP por 10 litros, mientras que la firma estatal gasta, por lo mismo, solo 10 CUP (0,41 dólares).

Las empresas estatales son el 80% de la economía, y sus tasas preferenciales, en vigor desde los años de 1980, causan una enorme distorsión.

Los subsidios implícitos se convierten "en tabla de salvamento" para algunas empresas no rentables, explicó a la prensa el asesor del ministerio de Economía, Lázaro Toirac.

En tanto, las exportadoras se perjudican porque reciben 1 CUP por cada dólar que ganan.

"Muchas son las dificultades que provoca esa dualidad de circuitos. Y la confusión comienza a la hora de medir los costos reales de la actividad empresarial, teniendo registros económicos poco confiables", detalla.

4.- Las consecuencias

Al eliminar la tasa 1x1 los costos de producción se elevarán y con ello los precios. Varias estatales pueden quebrar y otras tener ganancias irreales.

Ante esta situación, los expertos sugieren subsidiar los precios que subirán por la medida, o elevar los salarios. El 70% de la fuerza laboral trabaja para el estado.

Cuba es una economía abierta, e importa a través de firmas estatales casi la totalidad de los bienes que consume.

La isla lleva a paso lento una reforma integral de su economía de corte soviético, que permite la actividad privada, la cual debe acelerarse en esta circunstancia.

5- Normalizar el tipo de cambio

Si bien la tasa 1x1 es subsidiada, la otra que rige en el mercado, de 1 dólar por 24 CUP, lleva inamovible quince años.

"No ha sido secreto que la única moneda que quedará circulando en Cuba será el CUP, y el objetivo es tratar de acercarlo a una tasa de cambio que pueda ser reconocida en su comparación con las divisas internacionales, para que exista claridad en las transacciones", agrega Toirac.

Así será la reunificación monetaria... según banqueros cubanos

Un hombre muestra un peso convertible cubano y un dólar estadounidense frente a una oficina de la Western Union en La Habana.

Todo estaría dispuesto y ordenado para enfrentar en Cuba la reunificación de la moneda, que apunta a la desaparición del peso convertible CUC y la vuelta al reino del peso cubano, según banqueros de Sancti Spíritus entrevistados por el diario oficialista Escambray.

Sin ofrecer detalles sobre la medida, ni la fecha de su implementación, los funcionarios dijeron estar preparados para asumir el reto de un mayor número de operaciones bancarias.

En entrevista realizada por el diario estatal a José Couzo Villarreal, Jefe del Departamento Banca de Negocios del Banco Popular de Ahorro (BPA), el funcionario declaró “que se han realizado importantes estudios sobre las capacidades monetarias en las bóvedas y se incrementaron las denominaciones de los billetes en los cajeros automáticos”.

Le corresponde al banco también el retiro de la circulación del CUC”, explicó Couzo Villarreal, “ya que como se sabe sólo permanecerá vigente el CUP (moneda nacional). Ese proceso de retiro de moneda es complejo y requiere de mucha eficiencia, así como de estrictas medidas de seguridad para evitar que el billete de CUC vuelva a reincorporarse a la circulación”.

Todo parece indicar, de acuerdo con la información ofrecida por el Sr. Couzo, que en la isla se están dando los últimos pasos para la denominada "hora cero". Según se desprende de sus palabras, todo está muy bien dispuesto, desde “créditos y financiamientos para el sector empresarial” hasta el “incremento previsto para los precios de las materias primas”.

“Desde el primer momento en que se unifiquen las monedas”, anuncia Couzo, “las empresas van a necesitar financiamiento para el capital de trabajo y el banco responderá positivamente y de manera inmediata a esas necesidades”.

Por otra parte, Maritza González Linares, directora provincial del Banco de Crédito y Comercio (Bandec) ha dicho, según Escambray, “que el efectivo no va a faltar y el equipamiento está listo, al igual que el personal”.

“No obstante”, informó Gonzáles, “las personas interesadas pueden acudir en horario laboral tanto a las unidades del BPA como a las de Bandec, si desean cambiar CUC por CUP”. “El canje”, dijo, “se mantiene a razón de 24 por 1”.

Entre los datos relevantes confirmados por ambos funcionarios de la banca espirituana destaca la reiteración de que, “con la aplicación de la unificación monetaria no se afectarán el efectivo en poder de la población ni los saldos de sus cuentas en los bancos”.

Escambray también hace alusión en su artículo a un desmentido realizado hace varios días por el Banco Central de Cuba (BCC) acerca de la “supuesta unificación de la moneda a partir del primero de octubre del 2020”. “La nota oficial emitida por el BBC”, explica el diario, “ratifica que en el momento que se adopte esa decisión se comunicará oportunamente al pueblo cubano a través de los canales oficiales”.

New York Times: Cuba sufre peor carencia de alimentos en 25 años; campesinos alertan que la crisis es total

Una cola para comprar alimentos en Cuba. Tomado de @SchirrmannR

La paralización del transporte está causando serias afectaciones al campesinado cubano y provocando además un significativo incremento del desabastecimiento en los mercados en todo el territorio nacional, informaron agricultores independientes desde la isla, entrevistados por Radio Televisión Martí.

Campesinos cubanos alertan que el Estado deja perder cosechas en un momento crítico
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:03 0:00


Precisamente este lunes el diario estadounidense The New York Times mencionaba que la isla está "hundida en una de las peores crisis de alimentos en casi 25 años".

Tradicionalmente, en el mes de septiembre comienza en los campos cubanos la siembra de cultivos de ciclo corto, maíz, boniato, frijoles y yuca, producciones que este año ganan relevancia ante la actual crisis con los alimentos.

"En las provincias orientales el intercambio de las diferentes producciones entre los territorios es inexistente actualmente. Antes del cierre total, aquí traían ajo y cebollas que se producen en la provincia de Holguín y ahora nada de eso aparece", expresa desde Bayamo, en Granma, Emiliano González, quien es dueño de una finca.

"De una provincia a otra no puede circular nada, eso hace que se incremente más la hambruna porque al no poder mover todo lo que se produce en el campo, la situación será más complicada, porque va a haber cada vez menos alimentos, los mercados están prácticamente desabastecidos", destacó Emiliano.

Desde Quemado de Güines, Villa Clara, el campesino Ibar González dice que se están pudriendo las producciones en el campo porque no lo recogen.

Este cosechador de frijoles cuenta que siempre han existido problemas con la recogida porque el transporte controlado por el gobierno es caótico.

"Ya comenzó la cosecha del arroz y aquí se está perdiendo el grano, hay un molino en Sagua la Grande y por falta de transportación no se ha llevado hacia allá. Aquí en Ludgardita se está pudriendo el plátano y no lo recogen", señaló Ibar.

Una cola en Cuba. Tomado de @Mikesforest
Una cola en Cuba. Tomado de @Mikesforest

El usufructuario Daniel Alfaro Frías, en San Antonio de los Baños, Artemisa, afirma que esta situación se suma a la larga lista de problemas que tienen los agricultores.

"Ahora con esta paralización del transporte, muchos campesinos se han visto con las producciones tiradas en el campo, echándose a perder y a nadie le duele, es el campesino el que pierde, la situación cada día lo que hace es empeorarse, aquí no se ve el final del túnel nunca", dijo Alfaro.

La provincia de Pinar de Río enfrenta desde hace muchos meses escasez de combustible y transporte en el sector agrícola, nos dicen Esteban Ajete Abascal.

"Aquí en San Diego de Baños se perdió una gran cantidad de mangos, porque no había transportación para sacarlo del campo. Se hicieron incluso denuncias de esta situación. Si no hay transporte, el campesinado es quien más lo sufre, porque los productos hay que moverlos en el momento determinado para los mercados, eso no puede esperar", concluyó Ajete.

Desde Majibacoa, en Las Tunas, Edgar Pérez concluye que la Empresa de Acopio tiene el monopolio absoluto de la recogida y transportación de las producciones agropecuarias.

"No hay acceso a medios de transporte para llevar al agro lo poco que se produce. Antes de la pandemia ya era un problema, ahora es una crisis total. El hombre del campo no tiene ningún apoyo del Estado", denunció Pérez.

“El campesino ya no puede salir a vender sus producciones, el agricultor que cojan con una determinada cantidad de productos, se le decomisa la mercancía y le aplican una multa. Esto no tiene nombre, no hay momento en la isla en que se haya vivido lo que se está viviendo en estos momentos aquí en Cuba”, afirmó Edgar.

Al menos hasta el 30 de septiembre permanecerá suspendido el transporte interprovincial, en un intento por controlar la propagación del COVID-19 en el país.

Cargar más

XS
SM
MD
LG