Enlaces de accesibilidad

Las FARC hacen la paz o pierden la guerra


El presidente colombiano, Juan Manuel Santos advirtió a las FARC que durante las negociaciones no habrá cese al fuego.

El exdirigente de la guerrilla salvadoreña Joaquín Villalobos hace un análisis en el diario español El País sobre las negociaciones de paz entre la guerrilla y el gobierno colombiano.

Al haber decidido correr los riesgos de lograr un acuerdo de paz con la guerrilla, el gobierno de Colombia demuestra que ha cambiado, pero está por ver si las FARC lo han entendido, según el exdirigente de la guerrilla salvadoreña Joaquín Villalobos.

En un artículo que publica en el diario español El País, Villalobos apunta que “las FARC han sido un actor político, militar y también criminal de la Colombia rural profunda; y la causa principal del conflicto ha sido la ausencia de Estado en esa Colombia olvidada”.

Pero en la última década –señala—“el Estado tomó control de su territorio y ahora está presente en los 1.120 municipios del país”, primero con una fuerza de policías y soldados y luego proporcionando “servicios y programas de educación, salud, justicia y desarrollo”.

A juicio del exdirigente guerrillero “el fortalecimiento del Estado colombiano coincidió con transformaciones económicas y políticas en marcha en Cuba con vistas a un futuro entendimiento de la isla con EE UU, con cambios políticos en la situación interna de Venezuela y con el hecho de que las FARC son el patito feo de toda la izquierda latinoamericana”.

Después de que las FARC “insisten en lograr con las botas y las drogas” el éxito que han tenido los movimientos de izquierda mediante elecciones en varios países latinoamericanos, “dejar las armas no es ahora una claudicación, sino una necesidad”.

Villalobos asevera que “cuanto más tarden las FARC en abandonar la violencia, más les costará ser una fuerza política nacional y más se convertirán en vulgares bandidos”, lo que contrasta con el hecho de que “las fuerzas de seguridad colombianas han logrado un prestigio y una legitimidad sin precedentes en el continente”.

Según el exguerrillero, “un acuerdo de paz consiste en poner en términos políticos lo alcanzado militarmente y esa correlación de fuerzas no se altera con bombas y tiros de última hora”, Su conclusión es que “la oportunidad es grande, pero el tiempo es corto”.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG