Enlaces de accesibilidad

¿Diálogo con la guerrilla?: "Meses y no años", dice Santos


El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

El presidente colombiano recalcó que las negociaciones deben concluir como muy tarde en noviembre de 2013

Las autoridades colombianas aumentan la presión sobre las FARC antes del reinicio esta semana de las negociaciones en Cuba, al marcar un plazo de menos de un año para llegar a un acuerdo de paz y lanzar un ataque militar que podría haber dejado una veintena de guerrilleros muertos.

En un mensaje publicado este lunes en su cuenta de Twitter, el presidente Juan Manuel Santos consideró "positivo" el desarrollo de la primera ronda de las negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que deben proseguir el miércoles en La Habana.

No obstante, "nadie está pensando en modificar tiempos (de negociación). Meses y no años", escribió Santos horas después de entrevistarse con sus delegados para los diálogos, cuya sede es La Habana.

En un discurso pronunciado el domingo, el presidente recalcó que las negociaciones deben concluir como muy tarde en noviembre de 2013.

"Ese plazo no debería perturbar las discusiones por ahora", estimó en declaraciones a France Press el politólogo colombiano Ariel Ávila, que considera que Santos quiere lograr resultados antes de las presidenciales de 2014, en las que puede presentarse a la reelección.

"En cambio, si no hay resultados rápidos, las cosas pueden complicarse mientras se acerque esa fecha", señaló Ávila, investigador de la Corporación Nuevo Arco Iris, especializada en el conflicto armado de Colombia.

Oficialmente no hay una fecha límite para el fin de las negociaciones, y la guerrilla, que insiste en abordar las causas sociales del conflicto, ya expresó repetidas veces su rechazo a una "paz exprés".

La reanudación de las negociaciones, prevista para el miércoles, podría encontrarse con un clima mucho más tenso en la mesa.

Además de la fecha límite marcada por Santos, el Ejército colombiano informó de un bombardeo efectuado el sábado contra tres campamentos guerrilleros en el selvático municipio de Ricaurte (Nariño, suroeste, frontera con Ecuador) en el que estima haber matado a una veintena de rebeldes, incluido un cabecilla local.

El gobierno colombiano ha rechazado establecer una tregua antes de que se llegue a acuerdo final mientras las FARC sí se comprometieron a un cese al fuego unilateral durante dos meses, hasta el 20 de enero.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG