Enlaces de accesibilidad

D'Letras

Cien años de soledad será adaptada para una serie de Netflix

El Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, firmando ejemplares de la edición especial de su obra "Cien años de soledad", en Cartagena.

Una de las grandes novelas del escritor colombiano Gabriel García Márquez, será adaptada para la realización de una serie que se transmitiría por Netflix.

La historia de la familia Buendía, que se publicó en 1967 y que ha vendido unos 50 millones de ejemplares en todo el mundo, será ahora, una adaptación cinematográfica.

"Esto es real. Esto es mágico. Esto es 'Cien años de soledad'. La serie llega próximamente", señala un tuit de Netflix, acompañado de un breve vídeo bajo el título "Bienvenidos a Macondo".

Los dos hijos de García Márquez, Rodrigo, director de cine y Gonzalo diseñador gráfico, serán los productores ejecutivos de la serie, que se rodará principalmente en Colombia y que supone la primera adaptación de la novela.

"Durante décadas, nuestro padre se mostró reacio a vender los derechos cinematográficos de 'Cien Años de Soledad' porque creía que no podía hacerse con las limitaciones de tiempo de un largometraje, o que producirlo en un idioma diferente al español no le haría justicia", dijo Rodrigo García en un comunicado.

Pero, agregó, "en la actual edad de oro de las series, con el nivel de escritura y dirección de talento, la calidad cinematográfica del contenido y la aceptación por parte del público mundial de programas en idiomas extranjeros, no podría ser un mejor momento para realizar una adaptación para la extraordinaria audiencia global que Netflix proporciona".

"Estamos encantados de apoyar a Netflix y a los cineastas en esta aventura y ansiosos por ver el producto final", agregó Rodrigo García.

El vicepresidente de Netflix para las series originales en español, Francisco Ramos, destacó el honor que supone que la primera adaptación filmada de la novela sea realizada por la plataforma audiovisual.

"Cien años de soledad" es una "historia atemporal e icónica de Latinoamérica que estamos encantados de compartir con el mundo", destacó Ramos, que agregó: "Sabemos que a nuestros miembros de todo el mundo les encanta ver películas y series en español y creemos que esta será una combinación perfecta de proyecto y nuestra plataforma".

Esta es una de las obras más conocidas del premio nobel de Literatura, quién falleció en el año 2014.

{Artículo escrito por Vanessa Cardona con información de EFE)

Vea todas las noticias de hoy

Identidad cubana y cotidianidad en el Blog Gaspar El Lugareño: una conversación entre amigos

Joaquín Estrada Montalván (Foto: Facebook)

A principios de la década del setenta, caminaba hacia la Escuela 8 “Carlos Manuel de Céspedes” de mi natal Camagüey por la calle Lugareño, donde me encontraba todas las mañanas con mi amiguito preferido, Joaquín Estrada Montalván. De aquel tiempo en prescolar quedan algunas fotos empolvadas y el amable recuerdo de años de inocente alegría en medio de la tormenta comunista que azotaba nuestra isla.

Es enormemente grato para mí al cabo de tantos eneros (no se vale especificar cuántos), reencontrarme con Joaquín y entrevistarlo en el duodécimo aniversario de su blog Gaspar, El Lugareño.

Gaspar Betancourt Cisneros, El Lugareño. (Foto: Facebook)
Gaspar Betancourt Cisneros, El Lugareño. (Foto: Facebook)

Me intriga saber cuál es la importancia de traer al presente el nombre de Gaspar Betancourt Cisneros “El Lugareño” y fundar un blog con su nombre.

JEM: “Como he mencionado en otras ocasiones, me crié en la esquina del callejón de San Antonio y la calle Hermanos Agüero, la bodega donde nos ‘tocaba’ comprar los ‘mandados’ es el mismo lugar donde nació El Lugareño, incluso tiene una placa fechada en la pared, en el año 1952 que lo recuerda como precursor del ferrocarril. Además, mi primera escuela, muy cercana a su casa natal, estaba ubicada en la calle Lugareño y casi al lado del edificio Lugareño, en esos momentos el más alto y moderno de la ciudad.

Luego en la Universidad de Oriente, donde estudié Historia del año 1986 al 1991, cuando pasaron de ‘paso’ por la primera mitad del siglo XIX, tenían ubicado a Gaspar Betancourt Cisneros en el grupo de los anexionistas o sea de los ‘malos’, en ese relato teleológico que es o era (no se ahora) la historia de Cuba. Debido a mi infancia ‘lugareñizada’ empecé a buscar y a leer lo poco que se conseguía escrito por él y escrito sobre él. Básicamente sus ‘Escenas Cotidianas’ y una selección de su correspondencia con José Antonio Saco, a partir de ahí, fui conociéndole y admirándole.

Respondiendo a tu pregunta, es importante traer la figura de El Lugareño al presente, tiempo en el que se ha perdido el pensamiento crítico y se ha simplificado el debate político a tal extremo, que casi es imposible encontrar quien exponga ideas sin descalificar a quien piense diferente. Se encuentran consignas, frases hechas e improperios, pero muy poco de pensamiento ideológico complejo expuesto sin ‘complejos’, de hecho se aconseja no hablar de política o de religión para evitarse problemas, lo que revela una inmadurez social que no acepta la diversidad y la diferencia.

Reduciendo en un esquema se puede decir que durante el siglo XIX cubano previo a la Guerra del 68, el tiempo de El Lugareño, las principales corrientes de pensamiento para fundar la nación cubana, eran tres, la independentista en la que se puede ubicar a Félix Varela, la reformista en la que se incluye a José Antonio Saco y la anexionista, en la que en una de sus variantes fue protagonista El Lugareño.

Cuando se lee la correspondencia entre ellos se aprecia el convencimiento de cada uno de que su proyecto era el correcto e incompatible con las otras maneras de querer construir Cuba, pero a la vez se disfruta de que no economizan muestras de afectos y cariños. Eso es lo fundamental que encuentro en El Lugareño, un hombre con sus ideas y convicciones claras, lo que no le impedía, sino al contrario, tener amistad con quienes pensaban de otra forma.

Gaspar Betancourt Cisneros (1803-1866), conocido por su seudónimo El Lugareño, es uno de los personajes camagüeyanos (y cubanos) más interesantes en toda la historia de la Isla.

JR: A veces pienso que tal vez si El Lugareño hubiese vivido en nuestro tiempo, sus “Escenas Cotidianas” serían también un blog. ¿Este blog es una especie de nuevas Escenas Cotidianas?

JEM: “Las ‘Escenas Cotidianas’ son en total un conjunto de 26 textos que publicó El Lugareño, en la Gaceta de Puerto Príncipe, entre los años 1838 y 1840. Luego fueron publicadas en 1950 en forma de libro en La Habana, y recientemente la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey realizó una nueva edición

Aunque se consideran parte del corpus de la literatura costumbrista criolla, son mucho más que eso, pues no solo El Lugareño, pretendió describir y satirizar su tiempo, sino que en cada texto ofrece soluciones desde su perspectiva al tema que en cada Escena se ocupa, ya fuera educación, fiestas populares, industria, economía, cultura, el juego.

El blog no es una especie de ‘Escenas Cotidianas’, no pretendo ‘ser los ojos de Camagüey para ver todo lo que le sobra o falta’, ni ser ‘los oídos del Camaguey, para estar siempre a la escucha’. Aunque entre sus temas fundamentales está Camagüey, su cultura, su ayer y su presente, y por supuesto deseo que sea un mejor lugar.”

JR: ¿Busca revelar el Ethos de los cubanos dentro y fuera de la Isla?

JEM: “El blog está hecho por un cubano que vivió hasta entrada la adultez dentro de la Isla, y que reside hace varios años fuera de ella, lo que conlleva que al leerle se perciba el sabor de la cubanía, pero no es únicamente un espacio dedicado a la patria chica camagüeyana, ni a Cuba toda, sino también se refleja la vida en Miami, donde he habitado la mayor parte del tiempo en el exilio, así como temas universales de cultura y arte, política, religión, psicología, etc.”

JR: ¿Cómo se te ocurrió la idea hace 12 eneros?

JEM: “En una breve visita que hice en el año 2002 a los Estados Unidos y luego cuando vine en el año 2005, que se tornó en estado permanente, me llamó la atención la desinformación tanto acá sobre la Isla, como en la Isla sobre la realidad de la comunidad cubana que vive fuera de ella. Inicié, el blog con esta idea de ser puente y cauce de comunicación entre las dos orillas. Recuerda que cuando aquello aún no existían lo que hoy se conoce como las redes sociales, y el internet en Cuba era mucho más limitado que lo que es ahora.

También, en ese tiempo tuvo lugar una hermosa primavera de blogs cubanos que se conoció como la Blogosfera, por lo que me decidí a crear mi propio medio de comunicación en forma de blog.”

JR: ¿Cómo está estructurado?

JEM: “El blog desde el inicio lo concebí como una obra colectiva, o sea he invitado durante todos estos años a amigos y a otros que luego se han convertido en amigos, aunque a algunos no les conozca aun personalmente, a colaborar en el blog. Cada día cuenta con una sección fija a cargo de un colaborador que tiene su espacio, ya sea poesía, fotografía, psicología, ballet, historia, religión. Esto es además del contenido diverso que se ofrece a diario. El blog es también un archivo valioso en estos temas.”

JR: ¿Cuáles son los momentos cumbre en estos últimos 12 años?

JEM: “Por muchos años fumé tabaco, soy más de la calma que provee la reflexión, que del efectismo del momento. Lo que te quiero decir es que no podría nombrarte momentos cumbres del blog, porque aunque ha pasado por diversas etapas, se ha mantenido siempre en un nivel más o menos estable.”

JR: ¿Por qué la poesía tiene tanta preeminencia en el blog?

JEM: “Debido a mi incapacidad de expresarme en versos y a mi admiración por la poesía.

Recuerdo el primer ‘poema’ que escribí, fue en la escuela primaria, de un cancionero fui seleccionando versos y fragmentos de canciones, de esa manera conformé mi primera carta y poema de amor.

Desarrollé un gusto y un hábito por la lectura, desde los primeros libros que me leía mi mamá, luego en la Biblioteca Provincial y ya desde la Secundaria, tenía varios libros en la mesa de noche, invariablemente un poemario. De siempre he tenido además de libros, amigos y amigas poetas, de los que disfruto su obra y de los que admiro su talento. La poesía es un don divino.”

JR: ¿Es la literatura cubana un espejo del acontecer nacional?

JEM: “Debido a lo dispersa que se encuentra la literatura cubana, no puedo responder esta pregunta.

De lo que leo, pudiera decir que el acontecer nacional ocupa un lugar en lo que se escribe, con el riesgo que esto tiene de confundir periodismo con literatura, lo inmediato con lo permanente.”

JR: ¿Qué queda en Camagüey de El Lugareño?

JEM: “Camagüey, y toda Cuba, creo que existen más como memoria que como realidad.

Camagüey, aunque erróneamente se le llama ciudad colonial, es mayormente una ciudad ecléctica del siglo XX. Más allá de algunas de las Iglesias plazas y algunos inmuebles, no permanece mucho en pie del tiempo del Lugareño. Por ejemplo, existe la percepción de que sus calles adoquinadas son del tiempo colonial, pero los adoquines actuales llegaron a la ciudad, desde Noruega, en las primeras décadas del siglo XX.

Queda el nombre de una calle, un edificio que, aunque moderno, está en ruinas (a pesar de años y años en aparente reconstrucción) y un central azucarero que llevó su nombre y al cual se le continúa nombrando Lugareño.

Prueba de que se le desconoce, es que de manera frecuente me preguntan quién es El Lugareño. Sólo el nombre del blog ya es una manera de sacarlo del desconocimiento, que es más que del olvido.”

JR: ¿Hace falta rescatarlo?

JEM: “Creo que dar a conocer los fundadores de la nación y la identidad cubana, el pensamiento original cubano, es muy importante actualmente, cuando se ha perdido la tradición oral, la familiar, las costumbres. La cultura es como una carrera de relevo, y eso se ha perdido en lo que fuera nuestro Camagüey y nuestra Cuba.”

JR: ¿Piensas continuar haciendo este blog? ¿Cuáles son sus principales logros?

JEM: “Si, lo seguiré haciendo. El principal logro del blog es el privilegio de contar con el talento de sus hacedores. La lectura de tanta gente, que no pocos me escriben. Haber hecho amistades. Llegar a un lugar y que me identifiquen como El Lugareño.”

Al concluir esta grata entrevista aprovecho para agradecer a Joaquín y a su blog esta hermosa ventana a la historia, la cultura y las costumbres de nuestro Camagüey y nuestra patria, esta contribución al alma nacional cubana, intangible nostalgia que aviva aún nuestra esperanza.

Concurso sobre San Isidro y la cultura cubana premia a cinco cubanos

Miembros del Movimiento San Isidro.

El concurso ‘Qué pasa Cuba’, organizado por el proyecto Puente a la Vista y las revistas Palabra Abierta y Otro Lunes dio a conocer este lunes a los ganadores.

El certamen anunciado en diciembre premiaría un texto inédito sobre la actualidad cubana en el contexto de la lucha del Movimiento San Isidro y en general de la sociedad civil y la cultura independiente contra el totalitarismo imperante en Cuba.

El jurado, compuesto por los periodistas e investigadores Anamelys Ramos, Lien Carrazana, Jorge Enrique Rodríguez y Amir Valle, determinó cinco premios en lugar de los cuatro anunciados en las bases. El primer lugar resultó compartido.

Los ganadores son:

Primer premio compartido. Justo Antonio Triana (Camagüey, 2001) por el texto "¿Quién no es traidor en Cuba?". Poeta y ensayista. Estudiante de 12 grado en Nottingham High School, Syracuse. Ha publicado artículos en Hypermedia Magazine, La Hora de Cuba, Árbol Invertido, Havana Times y Deinós Poesía. Actualmente reside en New York.

Primer premio compartido. Eduardo Clavel Rizo (Santiago de Cuba, 1991) por el texto "El punto de quiebre en la cultura". Ha recibido el Primer Premio del concurso Luisa Pérez de Zambrana de poesía (2018) y el Tercer Premio del concurso Ángelus de poesía (2019), entre otros reconocimientos.

Jorge Luis Águila Aparicio (Cienfuegos, 1967) con el poema poema "Tren de regreso". Poeta, crítico literario y narrador. Su obra ha sido publicada en Cuba, Estados Unidos, México, España y Australia.

Ariel Maceo, con el texto "La Cuba que heredamos". Escritor, fotógrafo, poeta. Ha participado en más de una docena de exposiciones colectivas fotográficas dentro y fuera de Cuba. Columnista en ADN Cuba.

Olivia Manrufo, por el texto "Resistir o la acción de vivir como quien muere". Estudió en la Escuela Nacional de Arte de La Habana. Actualmente reside en Lima, Perú.

La actriz cubana Lynn Cruz presenta "Terminal", su primera novela

Lynn Cruz en una escena de Corazón Azul, de Miguel Coyula.

Terminal”, la primera novela de la actriz cubana Lynn Cruz, se presenta este jueves en el canal de YouTube y la página de Facebook de la Editorial Hypermedia, responsable de la publicación.

“Es la historia de una mujer que espera en una estación para poder llegar a su destino. Durante ese tiempo se debate entre su realidad física y su memoria. A la vez no solo importan sus sentimientos, sino lo que acontece en el ámbito político y social. Esto se expresa a través de las relaciones que ella establece con los demás viajeros y su propia visión respecto a la imposibilidad de cambiar esa realidad. En ese sentido la novela es pos dramática, porque el personaje ha cometido un crimen y está pretendiendo huir de su verdad”, resumió a Radio Televisión Martí, la recién estrenada autora que ya tiene una brillante trayectoria en el teatro y el cine cubano.

El título, que puede adquirirse en Amazon.com, forma parte de la colección “Bajo el radar”, dedicada a la narrativa cubana más reciente, afirmó el periodista, escritor y director de la Editorial Hypermedia, Ladislao Aguado, quien junto a la historiadora Regina Coyula y el ensayista y narrador Carlos Aguilera formarán el equipo que lanzará “Terminal”.

La serie de Hypermedia incluye a artistas que están escribiendo narrativa en Cuba, entre ellos el cineasta Carlos Lechuga y la actriz y productora Lynn Cruz. También compila a reconocidos escritores de narrativa como Jorge Enrique Lage.

Lynn Cruz habla de "Terminal", su primera novela
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:34 0:00

“Libros que estaban pasando debajo de todos los radares: los de la escritura, los de la crítica, los de las editoriales y esas dos circunstancias confluyeron: llegó la novela de Lynn. La leímos y nos pareció excelente. Y ese fue el paso decisivo para que formara parte de esta colección”, dijo Aguado.

Aunque no había sido publicada hasta ahora, “Terminal” recibió una mención honorífica del Premio Franz Kafka en 2018.

La obra “es una reflexión que empieza siendo vivencial, introspectiva, pero comienza a alcanzar un calibre político. La realidad, que en un momento puede ser personal e intimista, empieza a tornarse agresivamente política, tan política que llega a convertir la figura de Fidel Castro en una suerte de personaje, en un sujeto sobre el cual una parte de la trama empieza a girar”, resaltó Aguado.

“Y ese es el gran vuelco, el gran logro narrativo que tiene, la de pasar de un plano íntimo a un plano social, como es el caso de la mayoría de todos los cubanos que sufren que sienten la presión de la realidad. Además de con una vivencia personal, también como un condicionante político”, concluyó el editor.

Cruz ha participado en los filmes La pared, Larga distancia, el documental Nadie, basado en la vida del poeta Rafael Alcides y en el primer largometraje cubano de horror ¿Eres tú, papá?, excluido del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana de 2019.

La artista ha sufrido la censura de la industria estatal audiovisual en la Isla.

Libros del 2020 pandémico

Lectores en una librería durante la pandemia. FETHI BELAID / AFP

Este complicado año 2020, con pandemia, que representa miedo y pérdida de la calidad de vida, la lectura ha sido una de las compañías más entrañables para calmar el desasosiego y tomar distancia del abrumador presente.

La vista, que en gran medida representa los años no permite leer como antes. Ahora no solo hay que ser más selectivo en cuento a la temática y los autores, sino tener presente la tipografía del libro y el interlineado. Pero contra cualquier obstáculo posible, la lectura es como el pan del día. No hay cultura sin lecturas.

Este complicado año 2020, con pandemia china, que representa miedo y pérdida de la calidad de vida, la lectura ha sido una de las compañías más entrañables para calmar el desasosiego y tomar distancia del abrumador presente. Los libros, que conducen por caminos insospechados, llevan a parajes remotos, brindan historias sorprendentes, trazan nuevos rumbos de la historia y siempre envuelven los tiempos. De eso es capaz el arte, los libros.

Este año 2020 he leído más de lo habitual. De los libros de autores cubanos estos son los que más me impactaron.

Pájaro lindo de la madrugá (Algaida Editores, 2020) de la escritora cubana Zoé Valdés, un retrato de Fulgencio Batista, un hombre que para los cubanos no tiene prácticamente rostro, sino una definición: dictador. A través de esta novela que corre entre lo literario y lo histórico, se hace un poco de justicia con alguien que dejó una impronta más que positiva en la vida de los cubanos.

En Cubanos (Editorial Ariadna, México, 2020), la escritora Nedda G. de Anhalt, entrevista a 17 prominentes cubanos exiliados. El conjunto es bien interesante, pues se evidencia que el concepto de cubanía varía de acuerdo con el tiempo que se lleva en el exilio. Unos sueñan con el regreso y tienden miradas nostálgicas; para otros, las calles son pedregales o recuerdan celdas en las prisiones. Ese contraste generacional le imprime a Cubanos un interés particularmente interesante.

La literatura testimonial ejerce un poder seductor, pues las palabras va acompañadas de dolor. Los testimonios Después de la noche de Basilio Guzmán y Mangos 105: memorias de mi familia, de Armando Manuel D’Fana Serrano, cuenta sus vidas y lo hacen con absoluta honestidad y despojados de apasionamientos. Libros que forman parte de esa ya muy nutrida y necesaria literatura testimonial que será de gran utilidad para la reconstrucción histórica de Cuba.

Las crónicas de En brazos de la mujer casada (Editorial Hypermedia, 2020), de Carlos Lechuga deja ver el entramado desde dentro de la Isla. El autor, que es cineasta y reside en La Habana, desdibuja el horror de un país donde la vida no depende de un proyecto personal, sino de un aparato de poder dictatorial, aunque también se aprecia en algunos textos, su interés por conocer como fue el pasado en Cuba y para ello busca un acercamiento a sus compatriotas en el exilio. Mientras haya intelectuales con esa curiosidad, estará garantizada la continuidad de la memoria colectiva.

No debo dejar pasar lecturas notables. Escritores Cubanos en el Exilio: sesenta reseñas literarias (Ediciones Universal, 2020) de Manuel C. Díaz, donde se evidencia el incesante quehacer literario de los cubanos en el destierro. Notalgia represiva (Editorial Casa Vacía) de Francisco García González, 2019), autor con un descarnado poder narrativo y Ciervo fugitivo (Ediciones Furtivas, 2020), de Sergio de los Reyes, donde a través de la poesía también se llega a la nostalgia.

La relectura de El negrero de Lino Novás Calvo solo permite añadir ¡qué gran novela!

Confinamiento, elegida palabra del año 2020 por la Fundación del Español Urgente

Notas en el "Muro de los Deseos" dejadas por la población en Time Square, Nueva York, en 2020

Confinamiento ha resultado la “palabra del año 2020” en la octava edición de esta selección de la palabra con la que se puede definir, o recordar, según FundéuRAE, el curso de los 12 meses que conforman el período de un año.

FundéuRAE, la Fundación del Español Urgente, nació gracias al esfuerzo conjunto de la agencia española de noticias EFE y la Real Academia de la Lengua Española (RAE) con el propósito de proteger el idioma del uso indiscriminado de modismos incorporados de otros idiomas a causa del uso popular.

El hecho atípico de prácticamente se haya detenido el mundo a través del confinamiento a causa de la pandemia de COVID-19 durante la mayor parte del año 2020, ha llevado a la RAE en su más reciente actualización del Diccionario de la lengua española (DEL) de noviembre del 2020 a modificar “la entrada de la voz Confinamiento para ajustarla a la realidad que millones de personas en todo el mundo han vivido con motivo de la pandemia del SARS-Cov-2”.

Confinamiento es definido por la RAE como “aislamiento temporal y generalmente impuesto de una población, una persona o un grupo por razones de salud o de seguridad”, y la RAE la ha considerado “como mejor alternativa frente al anglicismo lockdown para designar la reclusión forzosa de la población en sus domicilios”.

La palabra Confinamiento ha sido seleccionada entre otras doce que también han dejado huella en el año a punto de finalizar, a saber, “coronavirus, infodemia, resiliencia, COVID-19, teletrabajo, conspiranoia, (un) tiktok, estatuafobia, pandemia, sanitarios y vacuna”, y es de notar que, prácticamente todas las palabras candidatas están, de uno u otro modo, relacionadas con el Confinamiento, la palabra ganadora.

La primera edición de esta selección de palabras que definen la tónica de un año fue en 2013 y la ganadora resultó ser escrache, seguida de selfi en 2014, refugiado en 2015; populismo en 2016; aporofobia*, 2017; microplástico, 2018 y los archiconocidos emojis en 2019.

(*Nota de redacción: Aporofobia según el DEL, es la Fobia a las personas pobres o desfavorecidas.)

Cargar más

XS
SM
MD
LG