Enlaces de accesibilidad

Opiniones

Chile no olvida

Mural con los retratos de ejecutados y detenidos desaparecidos durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Las heridas en Chile del 11 de septiembre de 1973 nunca han cicatrizado y se reabren dolorosamente de tiempo en tiempo, cuando un suceso pasa y las roza.

Este fue el caso de Mauricio Rojas, el nuevo ministro chileno de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, quien solo duró cuatro días en el cargo. Su error fue opinar, antes de ser ministro, sobre el Museo de la Memoria, algo sagrado para la mayoría de los chilenos.

El historiador y economista, Mauricio Rojas.
El historiador y economista, Mauricio Rojas.

El historiador había señalado hace dos años que "más que un museo (…) se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar (…) Es un uso desvergonzado y mentiroso de una tragedia nacional que a tantos nos tocó tan dura y directamente". Esa y otras ideas están además recogidas en su libro "Diálogos de conversos".

Pero su antiguo comentario fue el golpe de gracia para su carrera como ministro.

Los periódicos chilenos no tardaron en escarbarla y causó ultraje. La declaracion reabrió las heridas, creó enorme controversia y lo obligó a renunciar.

Rojas había asumido el 9 de agosto, tras el primer cambio de gabinete de la segunda administración de Piñera, reemplazando a escritora Alejandra Pérez.

Anteriormente había formado parte del grupo de colaboradores de Piñera y le había ayudado a preparar sus discursos.

El exministro tenía también muchos enemigos por sus actuaciones políticas. Como parlamentario liberal se ganó no solo el rechazo de la izquierda sueca, sino de la propia comunidad de chilenos en ese país por sus propuestas contra la migración.

Rojas, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), huyó a Estocolmo luego del golpe militar. En Suecia, un país de unos 10 millones de habitantes, la colonia chilena es una de las más importantes entre una comunidad de 1.7 millones de extranjeros. Allí escaló posiciones y llegó a ser miembro del parlamento sueco.

Rojas contó con un "recorrido por casi todos los partidos políticos escandinavos", según el sitio El Mostrador.

Durante su período como parlamentario liberal, de 2002 a 2008, sacó ronchas en Suecia, "como un defensor de una política de inmigración e integración más restrictiva", según escribe el medio nórdico Fria Tider, contra las mismas políticas que permitieron su propia integración.

Durante ese tiempo, redactó una serie de artículos que generaron un gran debate. Fue acusado de ser xenófobo, tuvo amenazas de muerte y recibió protección policial.

"Presenté ideas y propuestas lejos de lo que se consideraba políticamente correcto (...) y era escandaloso. Al mismo tiempo, pude decir mucho más que otros porque era inmigrante, pero al final la reacción se volvió imprudente", declaró en una entrevista con la revista sueca Nu.

"Rojas vivió en Suecia durante casi 35 años, pero se vio obligado a abandonar el país después de haber sido expuesto a una intensa y ardiente campaña en la prensa y la izquierda", escribió el medio Fria Tider.

Ahora más que nunca

Michelle Bachelet entrega donaciones al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.
Michelle Bachelet entrega donaciones al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

El museo fue creado en enero de 2010. La presidenta Michelle Bachelet lo inauguró en la capital chilena, luego de haberse formado en 1991 la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, creada a fin de esclarecer los casos de asesinatos y desapariciones durante el gobierno militar.

El museo debe en gran medida su colección de material de archivo a los esfuerzos de las organizaciones de derechos humanos, según relata el escritor izquierdista chileno Ariel Dorfman.

La planta baja del museo ofrece un relato detallado del golpe de Estado.

La exhibición más impresionante aguarda a los visitantes en el segundo piso del edificio, donde desde un mirador se observa un mural fotográfico de quince metros de altura. Las 3.197 imágenes que componen el mural representan los rostros de chilenos ejecutados extrajudicialmente por la dictadura cívico-militar, entre ellos 1.102 prisioneros cuyos cuerpos secuestrados permanecen, hasta el día de hoy, desaparecidos.

El dolor que evoca esta conmemoración se ve en parte mitigado por un velatón, un altar compuesto por velas, que arde permanentemente a lo largo del borde interno del mirador.

En América Latina es algo ritual levantar altares –flores, velas, recuerdos y plegarias escritas– en el lugar donde alguien tuvo un fin violento, y donde los vivos pueden pedir ayuda a las animitas. Esta tradición popular representa justamente el mensaje que un museo dedicado a la memoria busca transmitir: recordar a los asesinados.

El presidente Sebastían Piñera se encontró con el caso de Rojas entre la espada y la pared.

Los medios atacaron la designación del escritor y diplomático al cargo de Ministro de Las Culturas y se llevaron a cabo actos de protesta, con la amenaza de uno colectivo en las afueras del Museo de la Memoria.

En La Moneda hubo disculpas y la principal fue que no se sopesó el tema (de las declaraciones de Rojas) antes del nombramiento y "jamás se les pasó por la cabeza que ese sería el factor que terminaría obligando al mandatario a tener que sacar a su nuevo ministro".

No solo eso, en el oficialismo agregaron que además se hizo una apuesta equivocada, se creyó que el pasado de Rojas en el MIR, la detención de su madre durante la dictadura y sus años en Suecia en época de exilio, serían suficientes para blindarlo de su errática frase y su pasado “converso”, según detalló El Mostrador.

Un reto

En el Gobierno apostaron nuevamente al desgaste, pero no fue así, y la pelota de nieve se transformó en avalancha. Rojas puso fin a la miseria renunciando al cargo, que tuvo por unas 90 horas.

En el discurso "del alivio" que dio Piñera para dar la noticia, fue categórico y contundente al sentenciar que, como Gobierno, “no compartimos sus opiniones (de Rojas) y declaraciones respecto al sentido y la misión del Museo de la Memoria, que recoge los testimonios, las vivencias, las evidencias y las enseñanzas de un período muy oscuro en nuestro país”.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera.
El presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Sin embargo, a renglón seguido, Piñera declaró que “tampoco compartimos la intención de ciertos sectores de nuestro país, que pretenden imponer una verdad única y que no tienen ninguna tolerancia y respeto por la libertad de expresión y opinión de todos nuestros compatriotas”.

Habrá que ver si esas declaraciones y la renuncia del ministro Mauricio Rojas neutralizaron la caída en las encuestas del presidente, que ganó las elecciones celebradas a fines de 2017 con una cómoda ventaja de casi 10 puntos porcentuales sobre el candidato oficialista de centroizquierda, Alejandro Guillier, quien fracasó en su intento de unificar a una izquierda desgastada y desilusionada.

Vea todas las noticias de hoy

Cubano de la Generación Y muere en huelga de hambre, el primero bajo Díaz-Canel

Yosvany Aróstegui.

Otro opositor al castrismo, también en la cárcel, muere por la desidia de una dictadura de más de sesenta años. Es difícil entender cómo en Cuba, en pleno Siglo XXI, en tiempos de globalización y de redes sociales, sigan muriendo en huelga de hambre personas que solo reclaman que sus derechos sean respetados.

Tampoco es comprensible que ese mismo régimen tenga en prisión a más de un centenar de hombres y mujeres, en su mayoría nacidos después de la llegada al poder de los hermanos Fidel y Raúl Castro, que sin haber conocido y nunca disfrutado sus derechos fundamentales, estén en la cárcel por luchar por ellos.

Yosvany Aróstegui Armenteros, conocido como “El Cochero”, murió tras más de 40 días en huelga de hambre en la ciudad de Camagüey, había estado recluido en la cárcel Kilo 7 de esa localidad por su posición antigubernamental.

Yosvani era un cubano negro que apenas había cumplido los 41 años. Un hombre de carácter, porque su amigo Faustino Colás Rodríguez dice que desde su ingreso a prisión, la que siempre calificó de injusta, plantó en varias ocasiones, incluidas huelgas de hambre, si apreciaba que sus derechos le eran negados.

El régimen cubano tiene un récord inigualable en el número de prisioneros que se han visto obligados a recurrir al peligroso extremo de una huelga de hambre. Algunas han sido masivas, en las que han participado cientos de presos políticos, como recoge José Antonio Albertini en “Cuba y castrismo: Huelgas de hambre en el presidio político”, libro único, que recoge testimonios de sobrevivientes de huelgas de hambre.

El primer prisionero muerto en huelga de hambre bajo la mandancia de Miguel Díaz-Canel (término que se usa en las cárceles cubanas para identificar al preso de mayor autoridad y al ser Cuba una gran prisión es el vocablo que mejor se ajusta al jefe de gobierno) fue Yosvany Aróstegui Armenteros.

Así que es de esperar que la Comisión Internacional Justicia Cuba, que componen juristas y profesionales de varios países y que dirige el mexicano René Bolio, agregue este nuevo crimen al sucio prontuario del castrismo y lo cargue directamente al folio del dictador designado.

Es importante repetir que la dictadura castrista tiene el infame récord de haber encarcelado por motivos políticos a más de medio millón de personas de 1959 a la fecha y el no menos bochornoso privilegio de que en sus cárceles hayan muerto hasta el presente al menos 14 prisioneros políticos, incluido Arostegui Armenteros, por participar en huelgas de hambre individuales y colectivas.

Es indignante la indiferencia de tantas personas con lo que acontece en Cuba, apatía que incomprensiblemente también ha contagiado a numerosos cubanos, incluso propias víctimas de la dictadura, que actúan a favor de ese régimen con devoción masoquista.

Es difícil comprender a los políticos y dirigentes sociales que en países democráticos defienden el régimen de La Habana y muestran interés en tener con el totalitarismo castrista mejores relaciones y hasta asistirle como ha prometido más de un político.

José Martí, escribió, “La ignorancia mata a los pueblos, por eso es preciso matar a la ignorancia”, afirmación que en los tiempos de mayor ilustración de la humanidad sería innecesaria sino sobraran los idiotas útiles, siempre prestos a hacerle el trabajo sucio a los demagogos y populistas.

Es difícil entender qué motiva a jóvenes y a otros muchos no tan jóvenes, formados en una sociedad abierta como la estadounidense, a impulsar modelos políticos y económicos fracasados y que hasta crean que puedan ser recuperados y beneficiosos para la humanidad.

Raidel Aróstegui Armenteros, hermano de Yosvani dijo: “En Camagüey él era una piedra en el zapato de la policía política por sus acciones”, una actitud que las dictaduras no pueden soportar y buscan acallarla practicando sus habilidades más notables, la represión y el asesinato.

Ernesto Borges envejece en prisión por defender su dignidad

Ernesto Borges Pérez (centro). (Foto tomada de Facebook de Mario Félix Lleonart)

El capitán de la contrainteligencia castrista Ernesto Borges Pérez fue arrestado en 1998 por intentar pasar información sobre 26 espías que la dictadura preparaba para infiltrar en suelo estadounidense. Está tras las rejas desde hace 22 años. Era un hombre libre, que como otros muchos ciudadanos cubanos, hombres y mujeres han perdido la salud y han envejecido en la cárcel por defender sus convicciones.

Los cubanos en general, los de mi generación en particular, tienen la dolorosa distinción de haber perdido amigos y conocidos frente al paredón de fusilamiento y la penosa particularidad de saber y conocer que un número apabullante de compatriotas han estado en prisión, no un año o dos, sino decenas, como han sido los casos de Amado Rodríguez, Roberto Jiménez, Ángel de Fana, Ernesto Díaz Rodríguez y muchos más, que ingresaron a prisión en sus veinte y salieron rondando los cincuenta.

Ejemplarmente, esos extensos años de presidio no concluyeron con el patrón de personas acusadas de contrarrevolucionarios cuando en realidad lo que trataron de hacer, desde Huber Matos a Mario Chanes de Armas, pasando por Armando Sosa Fortuny, fue impedir que el siempre amenazante marxismo se apropiara de un proceso en el que todos habían cifrado sus esperanzas de una Cuba mejor.

La realidad de que cada cubano puede luchar por los derechos de todos la sustenta el caso de Ernesto Borges Pérez, nacido en 1966. Borges, al igual que muchos de los que nacieron en los 60, creyó en la utopía castrista, sumándose a las huestes del flautista de Birán en la certeza de que estaban construyendo una patria justa. El castrismo los manipuló, los usó, a veces, como carne de cañón, enviándolos a guerras imperiales al servicio de una potencia extranjera, la Unión Soviética, o convirtiéndolos en despiadados verdugos de sus conciudadanos.

Los esbirros de la dictadura se han ensañado con un joven que asumió a plenitud su prerrogativa de pensar libremente. Borges cumple 22 años tras las rejas, de los cuales, al menos 10, han sido en celdas de aislamiento, sin ventilación y en la oscuridad. Está casi ciego y tiene otros muchos serios quebrantos de salud.

Por suerte para su dignidad personal, por desgracia para su humanidad, Borges Pérez se percató de la naturaleza criminal de la utopía y la enfrentó con gran coraje. El decoro lo ha conducido a envejecer en prisión y a enfrentar el riesgo permanente de perder la vida en la cárcel por haber combatido una dictadura.

Sobre la prisión han escrito y hablado numerosos autores que se han percatado de que las cárceles demandan ser atendidas por un espécimen animal con una clara inclinación a la crueldad, razón por la cual el novelista y ex preso político, José Antonio Albertini, escribió que “los represores y carceleros pertenecen a una raza, carente de Dios, filosofía y humanismo”.

Una personalidad de mucho coraje, físico y moral, un político que actuaba en base a sus convicciones y no por corrección política, Nelson Mandela, escribió que “un hombre que le quita la libertad a otro hombre es prisionero del odio, está encerrado tras las rejas de los prejuicios y la incapacidad de ver más allá... a los oprimidos y a los opresores se les priva de su humanidad por igual".

Una frase que entalla perfectamente al régimen totalitario castrista que incomprensiblemente Mandela nunca condenó. El régimen cubano ha encarcelado en estos sesenta años a más de medio millón de sus ciudadanos por motivos políticos.

La prisión política en Cuba es algo muy común; delitos como el “crimental” que figurara el novelista George Orwell en su libro de ficción política que amenaza en convertirse en realidad, “1984”, es frecuente. Ir a prisión por solo pensar escribir un libro donde no existe la posibilidad más remota de publicarlo, es una regla que los sicarios de la dictadura cumplen celosamente.

El régimen cubano ha sido por oficio motivador de odio y exclusión, como consecuencia de su naturaleza represiva. En la isla hay decenas de miles de personas en prisión por actos que en cualquier otra sociedad son legítimos y seis décadas después de haberse inaugurado la tiranía hay 134 personas condenadas por reivindicar su derecho a pensar y actuar libremente, según la ONG Prisoners Defenders.

(Las opiniones expresadas en comentarios en esta página web provienen de sus autores, y no tienen necesariamente que coincidir con la posición editorial de Radio y Televisión Martí)

Cuba y el eje del mal en Ginebra

A pesar del boicot Ariel Ruiz Urquiola expuso la realidad de Cuba en las Naciones Unidas

El sabotaje cometido contra un ciudadano cubano por la representación del régimen de La Habana en el Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra,ha sido calificado como deleznable por no pocos especialistas.

Cinco interrupciones de la representación castrista, secundadas por cuatro aliados, enfilaron hacia la persona del Ariel Ruiz Urquiola, biólogo cubano que en nombre de una organización no gubernamental denunciaba ante ese foro el sistema de esclavitud que aplica el régimen en susmisiones médicas internacionales.

Además, crímenes de lesa humanidad como la negativa a brindar atención médica oncológica a su hermana y aún peor, que el régimen le inoculó el virus de inmuno deficiencia adquirida, VIH.

Pero ya días antes en ese mismo ruedo, la delegación del régimen había hecho de las suyas cuando presentó una resolución a favor de la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, aprobada por el Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular de China y que busca criminalizar la secesión, subversión y colusión con fuerzas extranjeras. Asimismo, restringe el derecho a disentir y fulmina la libertad de expresión. En fin, el objetivo es acabar con la oposición al gobernante Partido Comunista.

53 países, incluidos Cuba y China, firmaron la resolución mientras que otros 23 emitieron una declaración, presentada por Reino Unido, que condena las violaciones del gobierno de China en materia de derechos humanos en Hong Kong.

Mientras existan dictaduras en el Consejo de Derechos Humanos van a seguir ocurriendo actos de este tipo, de ahí la necesidad de renovar el organismo internacional que no debe ceder espacios a Cuba, China, Venezuela y otras naciones que ya tienen un lugar en un eje malévolo responsable de estos bochornosos sucesos.

¿Publicidad en "Granma"?: diario oficialista promueve “facilidad de pago” para turismo nacional

Especial "para los clientes nacionales", la plataforma Transfermóvil vende sus servicios en el órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

El eslogan es bueno: “Tu móvil de siempre nos une como nunca”. Pero la idea es, cuando menos, un insulto.

Que aparezca publicidad en la portada digital del periódico Granma es sorprendente. Que ocurra en medio de la crisis económica que vive Cuba a raíz de la pandemia del COVID-19, y que la invitación sea para que “ahora desde Transfermóvil” los cubanos de la isla reserven habitaciones en una cadena hotelera cuyos precios hay que multiplicar por 25 para pagarlos con la moneda nacional, es una verdadera grosería.

“La cadena hotelera Gran Caribe anunció una nueva facilidad de pago de las reservaciones hechas por los clientes nacionales, a través de la plataforma de la telefonía celular Transfermóvil”, dice la nota del órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Por alguna razón ese partido, declarado enemigo del capitalismo, siente una extraña afinidad con los recursos del sistema capitalista cuando se trata de cobrar y de sacarle dinero a la gente. Sin embargo, a la hora de permitir que esas mismas personas puedan fundar empresas independientes para ganarse el dinero, el entusiasmo partidista desaparece.

“Esta nueva facilidad de pago está disponible para todas aquellas instalaciones de Gran Caribe ubicadas en todas las provincias del país que ya se encuentran en la primera fase de la etapa de recuperación pos-COVID-19, según publica la cadena en su perfil oficial en Facebook”, continúa diciendo la nota de Granma.

Obsérvese que el término “facilidad de pago” aparece una y otra vez como si fuera el resultado de una ardua gestión empresarial, casi como un sacrificio digno de aplausos, cuando en realidad es una mano tendida tratando de meterse en el bolsillo de los que se han quedado con casi nada por la crisis del coronavirus.

“Ahora desde Transfermóvil”, vende Granma.
“Ahora desde Transfermóvil”, vende Granma.

Inexplicablemente, la convocatoria les habla a los cubanos como si fueran extranjeros.

La cadena hotelera, dice, “cuenta con alojamientos patrimoniales en diferentes ciudades, que propician el contacto directo con la historia y costumbres de los cubanos, además de estar presente en los principales polos turísticos del país como Cayo Largo del Sur”.

Conmueve la decencia de algunas preguntas al pie de la nota, en la sección de comentarios de la página digital de Granma, sobre aspectos que delatan el apartheid al cual están sujetos los cubanos y que esta “oferta” no logra soslayar.

“He intentado acceder a las reservaciones de hoteles de gran Caribe a través de su página web y no poseen disponibilidad en ninguno de sus hoteles en Varadero”, escribe Luis. “Me pregunto si realmente podrán ofertar esta variante de pago online a los cubanos que vivimos en Cuba????

Incluso, la “oferta” se permite un elogio al perfeccionamiento de la capacidad de Transfermóvil para cobrar.

“La plataforma Transfermóvil ha consolidado sus servicios durante el aislamiento social a causa de la COVID-19, facilitando el pago de servicios, la transferencia monetaria, así como las compras online en todo el país”, apunta Granma, que cita a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) como fuente de la información.

CUBA-CIDH, un informe necesario

Un policía organiza una de las colas en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

Desde que se implantó en Cuba el totalitarismo castrista la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo autónomo de la entidad hemisférica, han emitido enjundiosos documentos sobre la realidad cubana, centrados siempre en la situación de los derechos civiles y políticos de los ciudadanos de la Isla.

No obstante, desde 1983, hace 37 años, la CIDH no presentaba un informe país sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, conducta que cesó en este 2020 al mostrar un reporte que incluye el período 2017-2019, en el que resume varios aspectos del escenario cubano.

Históricamente los documentos de la OEA, como los de la CIDH, han sido invariablemente muy críticos con la dictadura insular. Más severos que los pronunciamientos del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en los que se aprecia que primero está la corrección política y los compromisos ideológicos, que los padecimientos de los pueblos oprimidos por sus gobiernos.

Esta diferencia tal vez radique en que mientras la CIDH está integrada por siete miembros independientes que se desempeñan en forma personal, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU es un organismo intergubernamental compuesto por 47 estados supuestamente responsables de la promoción y protección de los derechos humanos, razón por la cual los informes de Naciones Unidas, salvo contadas excepciones, reflejan los intereses de los gobiernos que conducen esos estados y la convivencia entre los mismos.

El informe del CIDH sobre Cuba expone sus conclusiones sobre varios aspectos, entre ellos “el embargo económico de Estados Unidos de América, la Constitución de 2019, la democracia representativa y los derechos políticos, la situación de personas defensoras de derechos humanos, la libertad de expresión y los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales”.

No está de más comentar que la dictadura no permitió la visita de los especialistas de la CIDH. Históricamente el régimen ha rechazado el ingreso al país de relatores de organismo internacionales, lo que motiva, así lo explica el documento final, que los análisis sean el resultado de investigaciones y reportajes periodísticos presentados en diversos medios de prensa, tanto oficialistas como independientes, así como de organizaciones internacionales y de la sociedad civil, además de entrevistas directa con las personas afectadas o con defensores de los derechos humanos.

El resultado del informe es demoledor para la dictadura insular. Destaca que continúan ausentes los elementos esenciales de una democracia representativa; que la existencia de un partido único, Partido Comunista Cubano, afecta los derechos políticos de los ciudadanos, y expresa su preocupación por las restricciones democráticas que implica la ausencia de pluralismo político y representatividad, además de manifestar inquietud por la falta de imparcialidad en la administración de la Justicia.

El documento dice que “Cuba sigue siendo el único país del Hemisferio en el cual no existe ningún tipo de garantías para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión” que se mantiene el patrón de monopolio del estado sobre los medios de comunicación y la prohibición de fundar medios privados, lo cual es incompatible con los estándares internacionales sobre libertad de expresión.

El reporte señala que las disposiciones legales en asuntos relacionados con la Internet son sumamente restrictivas y ambiguas, y destaca la limitada conectividad de la población cubana. “Además, el bloqueo y censura de medios críticos, impiden seriamente el ejercicio de los derechos a la libertad de expresión, privacidad e intimidad en la red. En general, en materia de libertad de expresión, se observa una grave discriminación por motivos políticos en el ejercicio de los derechos humanos a todo aquel que piense o quiera expresarse distinto al régimen socialista”.

Por supuesto que no falta la petición del cese del embargo económico a Cuba por parte del congreso de Estados Unidos. El documento dice bloqueo, en lugar de embargo, pero aclara que este no exime al estado cubano de cumplir con sus obligaciones internacionales, ni justifica sus violaciones a la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre.

Concluye el documento haciendo referencia a las condiciones de las cárceles cubanas y reclama que se garantice “el trato digno a las personas bajo custodia del Estado”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG