Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cientos de católicos llaman a tomar acción ante colapso económico, político y social en Cuba

Procesión de la Virgen de la Caridad el 8 de septiembre de 2019. AP Photo/Ismael Francisco

Cientos de católicos cubanos han exigido a sus compatriotas importantes cambios en una carta abierta publicada en Internet el 24 de enero.

La misiva alerta sobre la grave situación económica y social que se vive en la isla y demanda entre otras acciones mejores marcos legales para que los abogados puedan trabajar con independencia del control del Estado, se elimine la impunidad del sector de la sociedad afín al gobierno y se proteja las iniciativas políticamente diversas y pacíficas.

La carta firmada por 400 cubanos, algunos de ellos exiliados, exige el reconocimiento de la plena ciudadanía de los cubanos residentes en el exterior para que puedan participar también activamente en la toma de decisiones de la sociedad cubana. "Todo cubano debe poder, desde su residencia en el exterior, participar cívicamente en los destinos de su nación", indica el texto.

Además describe la necesidad de reconocer la existencia de los conflictos y buscar soluciones en pos de lograr la verdadera reconciliación nacional.

Por otra parte hacen un llamado a entender la relación entre amor y verdad y para ello citan un texto del Papa Francisco donde advierte que: "amar a un opresor no es consentir que siga siendo así; tampoco es hacerle pensar que lo que él hace es aceptable. Al contrario, amarlo bien es buscar de distintas maneras que deje de oprimir, es quitarle ese poder que no sabe utilizar y que lo desfigura como ser humano. Perdonar no quiere decir permitir que sigan pisoteando la propia dignidad y la de los demás (…). Quien sufre la injusticia tiene que defender con fuerza sus derechos y los de su familia precisamente porque debe preservar la dignidad que se le ha dado, una dignidad que Dios ama".

También invitan a los cubanos a vivir la verdad en cada decisión de la vida cotidiana: "No colaborar con lo que no creo, no participar de la violencia, los actos de repudio, la delación del hermano. ¿Por qué desfilar cuando no comparto las razones del desfile? ¿Por qué asentir en una reunión cuando no estoy de acuerdo? ¿Por qué callar cuando dentro de mí sé que no están diciendo la verdad? ¿Por qué aplaudir si estoy en desacuerdo? ¿Por qué escuchar a mis miedos y no a mi razón? Vivir en la verdad tiene un precio a veces alto, pero nos hace libres interiormente, más allá de toda coerción externa", concluye el texto.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:21 0:00

El sacerdote camagüeyano Fernando Gálvez, uno de los firmantes, comentó en entrevista con Radio Televisión Martí lo esencial de este mensaje:

"La carta enumera todos los desastres que hay en Cuba ahora mismo y que necesitamos un cambio. Ese es el principal motivo. Y hacemos un llamado a todo el pueblo de Cuba a que alce su voz y diga 'Ya está. Basta ya! Necesitamos un cambio'".

El cura también habló de la urgencia de esta iniciativa: “Que Cuba despierte y nos demos cuenta de la necesidad de hablar y de decir 'ya no más', de decir 'queremos un cambio'. Y ese cambio tiene que ser ahora, porque hay gente que está sufriendo muchísimo. Hay gente que no tiene cómo resolver ni tampoco tiene fuerza para decirlo ni para hacerlo, ni sabe cómo".

En opinión de Gálvez "no se vislumbra una luz de parte del gobierno".

"Ellos están cerrados. No se puede. Entonces necesitamos que sea el pueblo el que alce su voz y diga 'pues entonces necesitamos que se aparten’, declaró el sacerdote.

Para el laico Dagoberto Valdés, la carta es continuidad del mensaje del Papa Juan Pablo II en su histórica visita a Cuba en 1998.

"Así veo este mensaje, escrito en un lenguaje sereno, respetuoso, pero fiel a la realidad que vive la Iglesia que forma parte inseparable del pueblo cubano”, declaró en entrevista con Radio Televisión Martí.

A continuación reproducimos el texto íntegro de la carta.

En honor de nuestra Madre y Patrona, Reina de Cuba, Madre de la Caridad

1. Hermanos cubanos:

Como creyentes en Dios, sacerdotes, consagrados, laicos, como hombres y mujeres de buena voluntad, como cubanos que amamos a nuestra patria y que soñamos un futuro luminoso para ella, enviamos este mensaje, nacido del amor.

Convencidos de que, como nos enseñó el Padre Félix Varela, «no hay Patria sin virtud, ni virtud con impiedad» y que el bien y la paz solo son posibles en la conjugación de la justicia, la misericordia y la verdad.

Deseando, como José Martí, una República donde se rinda culto a la dignidad plena de todo hombre y mujer, independientemente de sus pensamientos, de sus posturas e incluso de sus pecados personales.

Siendo coherentes con nuestra conciencia, que no nos permite permanecer callados de frente a la construcción del presente y del futuro de nuestra nación; porque no queremos ser «personas que se lavan las manos como el gobernador romano y dejan correr el agua de la historia sin comprometerse» [1].

En comunión con el magisterio de los Obispos Católicos de Cuba que, en el número 13 de su reciente mensaje navideño, nos invitan a «que no tengamos que esperar a que nos den desde arriba lo que debemos y podemos construir nosotros mismos desde abajo».

Bajo la inspiración del esclarecedor mensaje de San Juan Pablo II, que hace veintitrés años nos urgió a «ser protagonistas de nuestra propia historia personal y nacional» [2].

Queremos dar voz a nuestros pensamientos y sentimientos: alegrías y tristezas, frustraciones e ilusiones… sabiendo que no son sólo nuestros sino de una gran parte de nuestro pueblo cubano en cada una de las orillas donde palpita el corazón de Cuba, porque somos una única nación en la isla y en la diáspora. «El cubano sufre, vive y espera aquí y también sufre, vive y espera allá afuera» [3].

2. He escuchado el lamento de mi pueblo [4]

La Palabra de Dios es luz para lo que vive nuestra patria hoy.

En el libro del Éxodo, la Biblia nos relata la historia de Moisés, el hombre al cual Dios se manifiesta con la intención de liberar a su pueblo de la esclavitud de Egipto, y al cual le dice: «He visto la aflicción de mi pueblo (…) He oído el clamor que le arrancan sus opresores y conozco sus angustias. Voy a bajar para librarlo (…) Ponte en camino que yo te envío»[5].

Dios ve, escucha y siente con su corazón de Padre lo que vive su pueblo, no le pasan desapercibidos sus tristezas, sus angustias y su clamor. Pero Dios no se detiene en una constatación estéril, sino que expresa su compasión como compromiso.

Sin embargo, la liberación no es obra solo de Dios, o de Moisés; es obra también de un pueblo que se une en torno a la fe y al ansia de libertad. El pueblo tiene que co-implicarse, ponerse en camino, y aprender a vivir en libertad a través de un inmenso desierto que le supone numerosas renuncias, la tentación de preferir ciertas comodidades a la libertad, pensar que el esfuerzo ha sido inútil y de que nunca alcanzarán el futuro que tanto ansían.

Estamos persuadidos de que este texto habla al corazón de nuestra realidad presente. Dios lo conoce todo, nada escapa de su mano. El presente y el futuro de Cuba también están en sus manos. Pero Dios trabaja con nosotros, y nos pide, como a Moisés, actuar nuestra parte de responsabilidad y libertad. Decía San Agustín: «El Dios que te creó sin ti, no te salvará sin ti».

3. He visto…, he oído…, conozco… [6]

Soñar a Cuba y continuar construyendo nuestra sociedad es posible, solamente, si partimos de su realidad. La contemplamos con inmenso amor, como lo hace un hijo con su madre; y también con mirada crítica, como lo hace un hijo adulto que ha renunciado a permanecer como un eterno inmaduro. Ponemos aquí nuestra visión sintética, pues los fenómenos sociales son siempre complejos.

La sociedad cubana es diversa y heterogénea.

No existe ya aquella pretendida y a la vez artificial uniformidad social. En Cuba coexisten diversos estratos sociales y económicos. La presencia de clases sociales y el progresivo ahondamiento de sus diferencias es una realidad palpable y especialmente dolorosa cuando los más pobres sufren los embates de medidas económicas que los dejan desamparados.

Cuba también es diversa desde el punto de vista político e ideológico. Hay un sector afín a la ideología oficial que sustenta el Estado, y también hay numerosos sectores en la sociedad civil con otras orientaciones ideológicas que, aunque no son reconocidas oficialmente, están presentes, algunas de ellas con organización, y ejercen un influjo real en la sociedad.

El acceso a internet y a las redes sociales, aunque limitado y monitoreado, ha roto la barrera estatal que contenía e incluso impedía el flujo de información y la capacidad del ciudadano común para generarla. Precisamente este creciente fenómeno de comunicación social manifiesta que existe una diferencia entre la opinión pública y la opinión oficialmente publicada. Hay una realidad que no se publica, negándola en nombre de la ideología.

Estamos viviendo el colapso de un modelo económico, político y social.

Aunque previsible por fundamentarse en una filosofía que ignora la verdad sobre lo que da sentido pleno al ser humano, el sistema económico, político y social que define los destinos de Cuba desde 1959, ha sido incapaz de evolucionar. Han sido muchas las propuestas para reactivarlo, una especie de cadena interminable de promesas incumplidas de “ahora sí”. A este propósito ya los obispos cubanos alertaban en la carta pastoral «El amor todo lo espera» del año 1993: «Más que medidas coyunturales de emergencia, se hace imprescindible un proyecto económico de contornos definidos, capaz de inspirar y movilizar las energías de todo el pueblo».

La continua promesa incumplida ha llevado a un cansancio y a un escepticismo que cae como una densa nube sobre el cubano de a pie. Éste, a menudo, siente que se hunde en el desaliento por vivir en un país cuyo futuro feliz se aleja, como el horizonte, con cada paso.

Asistimos en este momento a medidas extremas. Las tiendas en MLC y el llamado ordenamiento económico amargan aún más la cotidianidad de este pueblo. Su trabajo no le permite el acceso a comprar dignamente lo que necesita. Vive acosado por un grave desabastecimiento, por precios prácticamente inalcanzables, y por tener que pagar en una moneda extranjera que con su esfuerzo no puede ganar. Esta situación lacera el valor del trabajo y con él, la mismísima dignidad humana. Depender de lo que otros manden del fruto de su trabajo, nos coloca inevitablemente en una situación de mendicidad.

No se puede desligar lo económico de lo político. Como ya lo advertía «El amor todo lo espera» en su número 46, Cuba necesita cambios políticos. Con esta intuición de los obispos cubanos, hoy son muchos los que se comprometen por un cambio pacífico y, lamentablemente, reciben la represión por respuesta. Empeñarse en superar la precariedad y llevar a Cuba a un futuro digno, tiene que pasar por el reconocimiento de la realidad y por la escucha de aquellos que con buena voluntad ofrecen alternativas. La política necesita escuchar a la realidad y partir de ella, de lo contrario se convierte en ideología. Es un absurdo con terribles consecuencias sacrificar la realidad en el altar de una ideología.

La generalización de la corrupción.

La doble moral y la mentira se han convertido en elementos cada vez más habituales de nuestra cotidianidad. La falta de libertad de pensamiento y la censura estimulan la incoherencia entre lo que se piensa, se dice y se hace. Por otra parte, la casi imposibilidad de vivir sin incurrir en ilegalidades, hace del «mercado negro» un aliado indispensable de la subsistencia y un ámbito dominado por el robo, el soborno y hasta el chantaje. El ambiente de «sálvese quien pueda», donde todo vale, muestra una corrupción que permea prácticamente todos los estratos sociales.

A esto se suma la sensación de que continuamente estamos siendo espiados, de que podemos «caer en desgracia». Esta sensación, confirmada por la delación de la que, como víctimas o testigos, todos tenemos experiencia, siembra la duda, mata la confianza e impide la unidad que, como pueblo, tanto necesitamos. A veces hasta sin culpa alguna, la persona se siente temerosa debido al «excesivo control de los órganos de Seguridad del Estado que llega a veces, incluso, hasta la vida estrictamente privada de las personas. Así se explica ese miedo que no se sabe bien a qué cosa es, pero se siente, como inducido bajo un velo de inasibilidad»7.

La misma voz oficial del Estado ha reconocido la necesidad de rescatar valores, pero no basta decirlo ni amenazar con castigos severos, se necesita poner remedio en las causas, en el origen mismo de la corrupción. Este «poner remedio a la corrupción» pasa, necesariamente, por proteger a la familia y renovar el sistema educativo.

La crisis de la familia: una herida en el alma de Cuba.

El ambiente que vivimos incide directamente en la familia cubana. Muchos hogares se desestructuran por la separación que implican la emigración y las misiones. Frecuentemente, la única vía para mejorar la calidad de vida, tiene como consecuencia la separación de sus miembros.

La frustración económica y la lucha cotidiana y fatigosa por la existencia provocan la pérdida del horizonte moral. La familia cubana, centrada en la sobrevivencia, corre el peligro de cerrarse a la vida. No pocas veces, el anuncio de un hijo, que debería ser un motivo de esperanza y alegría, se convierte en causa de incertidumbre y preocupación, y termina en el aborto.

En el otro extremo del ciclo familiar, los ancianos, tantas veces solos, carecen de una economía que los sustente, a pesar del aumento de las pensiones, además de la ausencia de medicamentos imprescindibles y del necesario afecto.

Es justo reconocer que incluso en medio de la crisis, el pueblo cubano valora la familia y trata de crear caminos de felicidad.

Crisis del sistema educativo.

Aunque el pueblo cubano es alfabetizado, el sistema de educación está en crisis. La subordinación de los intereses educativos al sistema político-ideológico, provoca que el nivel académico haya bajado drásticamente en los últimos decenios. Este sometimiento de la educación a la política explica la mutilación del pensamiento crítico, la imposición de un esquema único de reflexión en el que pocos creen, la precariedad de medios y de personas competentes, la no apertura oficial a otras formas de educación, que se apruebe a estudiantes por conveniencia y que se hostigue y hasta se excluya del sistema de educación superior a aquellos cuyo modo de pensar es distinto al oficialismo.

4. El clamor de mi pueblo.

Vivimos un momento crítico de nuestra historia nacional. Los ensayos oficiales de respuesta revelan que la crisis implica a la estructura misma del sistema, lo cual se ha manifestado de un modo evidente en la negativa a sostener un diálogo abierto y transparente, promoviendo la violencia verbal, psicológica y física, en lugar de buscar un debate realista e inclusivo que exponga las diversas propuestas y conduzca a soluciones evaluables.

Necesitamos superar el autoritarismo, de manera que se evite «la tentación de apelar al derecho de la fuerza más que a la fuerza del derecho» [8] y todos los hijos de esta tierra podamos sentarnos, en igualdad de condiciones, en la mesa de un diálogo nacional, pues Cuba es de todos y para todos los cubanos. No es ético adjetivar la Patria y conceder carta de ciudadanía a unos pocos privilegiados miembros de un partido.

Como ya expresaron los obispos cubanos en su mensaje [9] a propósito de la última reforma constitucional: «Lo absoluto de tal afirmación [sólo en el socialismo y en el comunismo el ser humano alcanza su dignidad plena] que aparece en el texto constitucional excluye el ejercicio efectivo del derecho a la pluralidad de pensamiento acerca del hombre y del ordenamiento de la sociedad (…) cabe recordar la frase de José Martí: Una constitución es una ley viva y práctica que no puede construirse con elementos ideológicos» [10]. Tampoco es ético y sí «muy discutible el valor del castigo para humanizar, sobre todo cuando este rigor se ejerce en el ámbito de la simple expresión de las convicciones políticas de los ciudadanos»[11].

Volviendo al relato bíblico, cuando Dios libera a su pueblo bajo la guía de Moisés, no habla contra los egipcios (los opresores). Ellos, si no se hubiesen obstinado en su maldad, haciéndose esclavos del sistema que habían construido, hubieran podido escuchar también la voz del Padre, porque él «no quiere la muerte del pecador sino que se convierta de su mala vida»[12]. Pero el Faraón persiste en la injusticia y el atropello del pueblo. Aun fingiendo escuchar a Moisés, no cumple el pacto y falta reiteradamente a su palabra, y esto le atrae la ruina y la muerte. De este modo el Faraón y sus ministros, que creen perseguir al pueblo mientras escapa de la esclavitud, quedan atrapados por su propia persecución. Es el drama de la libertad humana cuando se autoerige en dios y termina rendida al pecado. Como dice el Salmo 33: «La maldad da muerte al malvado»[13].

5. Ponte en camino que te envío [14]

El pueblo cubano, aunque lentamente, ha ido superando y desaprendiendo la indefensión. Es un importantísimo camino de empoderamiento y de recuperación de la autoestima social. Es importante que lleguemos a sentirnos más fuertes, que nos convenzamos de que podemos actuar y vivir sin dejarnos paralizar por el miedo, de modo que logremos expresarnos libremente, buscar el bien y la justicia conservando la paz, y ser críticos de nuestra realidad, porque, de hecho, es un deber de todos aportar a la construcción de una Cuba nueva.

Para los creyentes existe un compromiso político-económico-social que brota de la fe, ésta nos lanza al mundo a transformarlo, a humanizarlo según la imagen del hombre pleno que hemos contemplado en Cristo. Como nos dijo Benedicto XVI: «El derecho a la libertad religiosa (…) legitima que los creyentes ofrezcan una contribución a la edificación de la sociedad. Su refuerzo consolida la convivencia, alimenta la esperanza en un mundo mejor, crea condiciones propicias para la paz y el desarrollo armónico, al mismo tiempo que establece bases firmes para afianzar los derechos de las generaciones futuras» [15].

Con el Papa Francisco estamos convencidos de la necesidad de «conversar desde la verdad clara y desnuda (…) ya no hay lugar para diplomacias vacías, para disimulos, para dobles discursos, para ocultamientos, para buenos modales que esconden la realidad»16. En Cuba la democracia no será una realidad mientras la pluralidad y la diversidad de pensamientos no sean aceptadas y respetadas en el proyecto de Nación, sabiendo que la auténtica libertad de la persona «encuentra su plenitud en el ejercicio de la libertad de conciencia, base y fundamento de los otros derechos humanos»[17].

Los gobiernos existen para el pueblo y por el pueblo. Así como un ciudadano común tiene derechos y deberes, del mismo modo los tiene el Estado. Es hora de superar la falacia de que debemos agradecer lo que son deberes del Estado. Salud, educación, bienestar social, paz civil, ocio y recreación, democracia y libertad de expresión… entre otros, no son regalos sino derechos y el Estado existe para garantizarlos.

Necesitamos con urgencia:

– Mejores marcos legales. El hecho de que no existan bufetes de abogados que trabajen con independencia del control del Estado, promueve la impunidad de un sector de la sociedad afín al gobierno, a la vez que pone en peligro cualquier iniciativa políticamente diversa y pacíficamente presentada.

– El reconocimiento de la plena ciudadanía de los cubanos residentes en el exterior. Significa que estos puedan participar también activamente en la toma de decisiones de la sociedad cubana. Como acontece a todos los ciudadanos de cualquier país democrático, todo cubano debe poder, desde su residencia en el exterior, participar cívicamente en los destinos de su nación.

– Entender lo que significa la reconciliación nacional. Como pueblo, tenemos heridas y conflictos no resueltos. Queremos reconciliarnos para vivir bien y en paz, y esto solo será posible reconociendo la existencia de los conflictos y buscando la solución en medio de ellos. «Cuando los conflictos no se resuelven sino que se esconden o se entierran en el pasado, hay silencios que pueden significar volverse cómplices de graves errores y pecados. Pero la verdadera reconciliación no escapa del conflicto sino que se logra en el conflicto, superándolo a través del diálogo y de la negociación transparente, sincera y paciente»18.

– Entender la relación entre amor y verdad. Un error común es pensar que la predicación del amor excluye el decir la verdad en su realismo dramático. Jamás será prudencia torcer la verdad o reconocerla solo parcialmente. En la carta encíclica Fratelli Tutti el Papa Francisco nos advierte que: «No se trata de proponer un perdón renunciando a los propios derechos ante un poderoso corrupto, ante un criminal o ante alguien que degrada nuestra dignidad. Estamos llamados a amar a todos, sin excepción, pero amar a un opresor no es consentir que siga siendo así; tampoco es hacerle pensar que lo que él hace es aceptable. Al contrario, amarlo bien es buscar de distintas maneras que deje de oprimir, es quitarle ese poder que no sabe utilizar y que lo desfigura como ser humano. Perdonar no quiere decir permitir que sigan pisoteando la propia dignidad y la de los demás (…). Quien sufre la injusticia tiene que defender con fuerza sus derechos y los de su familia precisamente porque debe preservar la dignidad que se le ha dado, una dignidad que Dios ama»[19].

– Optar por la verdad. Necesitamos vivir la verdad en cada decisión de la vida cotidiana. No colaborar con lo que no creo, no participar de la violencia, los actos de repudio, la delación del hermano. ¿Por qué desfilar cuando no comparto las razones del desfile? ¿Por qué asentir en una reunión cuando no estoy de acuerdo? ¿Por qué callar cuando dentro de mí sé que no están diciendo la verdad? ¿Por qué aplaudir si estoy en desacuerdo? ¿Por qué escuchar a mis miedos y no a mi razón? Vivir en la verdad tiene un precio a veces alto, pero nos hace libres interiormente, más allá de toda coerción externa. Vivir en la mentira es vivir en cadenas y como alecciona el Himno de Bayamo: «En cadenas vivir, es vivir en afrenta y oprobio sumidos».

6. Miren que realizo algo nuevo, ya está brotando, ¿no lo notan? [20]

Esta opción fundamental por vivir en la verdad y en la libertad nos descubre nuestro real poder como ciudadanos. Somos un gigante dormido que puede hacer que Cuba cambie, basta despertar. Los que cierran sus ojos ante la aflicción de este pueblo, los que se empeñan en que Cuba no cambie, tienen el poder que le hemos concedido pensando que no podemos hacer nada. Algunos esperan el cambio desde arriba, otros aspiran que llegue una especie de líder mesiánico que arregle todo; sin embargo- ya lo hemos dicho- el cambio empieza por nosotros, por nuestro interior.

Emprendamos el camino, dejemos de escuchar nuestros miedos, creamos en nuestra fuerza como pueblo. Es importante que nos convenzamos de que sí podemos hacer algo y de que por humilde que parezca, nuestro aporte es poderoso. Reza un proverbio italiano que «si un pequeño hombre en su pequeño mundo, hace una pequeña cosa, el mundo cambia». El primer paso debe ser vaciarnos de odio, porque nada bueno puede construirse sobre el odio. Nuestra primera victoria será «que no tenemos odio en el corazón»[21].

Vacíos de odio, renunciamos absolutamente a la violencia, a la agresión incluso verbal, a la calumnia, a los métodos de los que hoy son víctimas los que proponen un camino nuevo para Cuba. Son métodos caducos e indignos de esa nueva Cuba que empezamos a construir. Una nueva Cuba debe ser humana y humanizadora de sus ciudadanos. Nuestro camino no tiene nada que ver con el odio y la violencia; y sí con una unidad que no excluye. El cambio bueno y necesario no es posible si permanecemos divididos. Urge deponer intereses particulares y pensar proyectos y destinos comunes.

Rompamos las cadenas, las peores son las que llevamos en la mente y el corazón. Optemos por la verdad, y actuemos como hombres y mujeres que ya son libres. «La conquista de la libertad en la responsabilidad es una tarea imprescindible para toda persona»[22]. Escuchemos nuestra conciencia y empujemos con cada palabra y con cada acción en la dirección correcta de la historia, en la dirección de la libertad de esa Cuba nueva y feliz que ha comenzado a ser realidad en nosotros.

7. Epílogo

Hemos compartido esta reflexión en el respeto y la valoración de aquellos hombres y mujeres de buena voluntad que en el ejercicio de su libertad han decidido no profesar la fe y que también comparten nuestros deseos de renovación, conscientes de que la realidad nos interpela a todos y de que una Cuba para el bien de todos solo se puede edificar desde el aporte sincero de cada uno.

Nosotros, como creyentes, consideramos que es momento, como pueblo, de volver a Dios. Este pueblo, hace muchos años, le dio la espalda a Dios, y cuando un pueblo le da la espalda a Dios, no puede caminar. Como decía San Agustín: «Cuando uno huye de Dios, todo huye de uno». Y nosotros huimos de Dios, y le dimos la bienvenida a los ídolos, a aquellos que nos prometieron un mundo mejor sin Dios, desoyendo también a Martí que advertía que «un pueblo irreligioso morirá, porque nada en él alimenta la virtud»[23]. Sí, es momento, como pueblo, de volver el rostro a Dios, y de volver a escuchar en la zarza ardiente sus esperanzadoras palabras:

«He visto la aflicción de mi pueblo… He oído el clamor que le arrancan sus opresores y conozco sus angustias. Voy a bajar para librarlo… Ponte en camino que yo te envío». [24]

En Cuba, a 24 de enero de 2021
XXIII aniversario de la Misa de San Juan Pablo II por la Patria, en Santiago de Cuba

Vea todas las noticias de hoy

Denuncian situación de prisionero político recluido en Kilo 8, Camagüey

Vista exterior de una cárcel en Cuba.

El prisionero político cubano Leoncio Rodríguez Ponce, quien lleva más de 30 años encarcelado, no está recibiendo atención médica, informó a Radio Martí el exprisionero político residente en Estados Unidos, Juan Carlos Herrera.

Según Herrera, Rodríguez Ponce “se encuentra confinado en la tenebrosa prisión de máximo rigor Kilo 8, régimen especial, en Camagüey, conocida como ‘Se me perdió la llave’".

“Leoncio Rodríguez denunció en días pasados la falta de atención médica que sufre y que, igualmente, padece la población penal en general”, dijo.

De acuerdo con Herrera, a Rodríguez Ponce “los carceleros no le permiten la entrada de aseo personal hace más de cuatro meses como medida vengativa y punitiva por su postura de denuncia constante a las flagrantes violaciones que sufren los reos confinados en la peor de las prisiones cubanas”.

Situación de los prisioneros en la cárcel cubana de Kilo 8
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:18 0:00

Juan Carlos Herrera dijo además que, como castigo adicional, Rodríguez Ponce “fue privado del derecho al uso del teléfono por un mes, según las autoridades carcelarias y la policía política, ‘por sus constantes denuncias’".

"Leoncio Rodríguez Ponce”, afirma Herrera, “lleva más de 30 años encarcelado por diferentes delitos”.

Entre sus delitos se hallan “atentado a la figura de Fidel Castro, desorden penitenciario […] entre otros que tornan mucho más draconiana su condena”, aseguró Herrera.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Fundación para los DDHH en Cuba: tras 62 años Cuba es una sociedad más pobre, desigual y represiva

Policías realizan vigilancia en las calles de La Habana. (Adalberto Roque / AFP).

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba asegura en un comunicado que el VIII Congreso del PCC se va a celebrar en un país en que ese partido y su gobierno ya no mandan, "sino obedecen a un minúsculo grupo mafioso" que controla los principales recursos económicos, monopoliza el uso de la fuerza y decide el rumbo nacional e internacional del país.

El Congreso es "paisaje, escenografía". La "casta mafiosa" controla esas instituciones, no a la inversa, dice el documento.

Esa élite de poder, según la Fundación, está presente en las instituciones del Estado pero no se subordina ni es fiscalizada por ellas. Está "situada fuera" de todo control efectivo del Partido, la Asamblea del Poder Popular, el Consejo de Estado o la Controlaría General.

Ante esa realidad, dice el texto, no es tiempo de pedir o seguir esperando reformas de instituciones estatales y partidistas que han sido despojadas de todo poder real de decisión. El poder político-militar es ejercido "de forma totalitaria por esa casta" que también ha acumulado un inmenso poder económico por medio de su control personal sobre GAESA, advierte el organismo en su comunicado.

La Fundación subraya que es necesario tomar las riendas de "ese oligopolio", -que hoy tiene accionistas desconocidos, así como sedes principales y cuentas bancarias radicadas en el exterior. GAESA es también una entidad vinculada a operaciones internacionales "ilícitas con elementos criminales" que comprometen el prestigio y la seguridad nacional. Esa entidad debe ser sometida a una auditoría estricta, transparente e independiente y sus recursos ser reorientados con urgencia hacia la crítica situación de los servicios de salud, producción de alimentos y medicinas, dice el texto.

Y pregunta la organización: ¿Qué legado deja estos 62 años? Y responde: Una sociedad con amplios sectores en la pobreza, con servicios de agua, salud, educación y transporte en ruinas. Con un déficit millonario de viviendas. Un pueblo azotado con multas y precios impagables por servicios básicos y alimentos. Una sociedad sometida a la dictadura más longeva del hemisferio occidental. Un país en ruinas controlado por un grupo de familias mafiosas que ostentan su opulencia ante un pueblo hambriento. No hay forma de maquillar esa realidad con discursos y doctrinas en el VIII Congreso del PCC.

El sistema vigente forma un todo integral que no puede reformarse selectivamente, por secciones, "como un Frankenstein".

Destaca el documento que "necesitamos libertad, democracia y estado de derecho. Sin estado de derecho no puede arreglarse la economía y sin libertad y democracia no pueden protegerse los derechos sociales de los menos privilegiados. El sistema actual resulta política y económicamente irreformable. Hay que reemplazarlo de forma integral. Y para ello también –entre todos- tenemos que reemplazar a la élite mafiosa con un gobierno legítimo. Cualquier reforma parcial bajo el control de la casta mafiosa solo servirá para prolongar la agonía de la sociedad".

"Hoy queda claro que el sentir de todos los cubanos es Patria y Vida, y que ya estamos planteando cuestiones que resultan determinantes sobre nuestro futuro a corto, mediano y largo plazo. Sí, nuestro futuro, porque lo que está en juego en lo adelante es el futuro de todos los cubanos", enfatiza la ONG.

También plantea otras preguntas:

¿Quiénes entregaron el país a intereses foráneos?

¿Quiénes destruyeron el aparato productivo nacional y condenaron a generaciones enteras a la pobreza y a la búsqueda de un mejor futuro allende los mares?

¿Quiénes persiguen el pensamiento libre, el arte y la esencia misma de la libertad, matando, torturando, encarcelando y desterrando a nuestros hermanos?

¿Quiénes permitieron que tropas y asesores de inteligencia extranjeras se establecieran en nuestro territorio patrio y luego ellos hicieron lo mismo en Venezuela?

¿Quiénes se aliaron con el narcotráfico internacional para lucrar del crimen enlodando el legado de Martí?

¿Dónde están los miles de millones de dólares que nuestras familias ahorran y envían a Cuba cuando nos entregan pesos cubanos devaluados? ¿Quién controla ese dinero y quiénes controlan a los que se apoderan de él?

¿A nombre de quiénes están las acciones de las empresas de GAESA y por qué sus sedes principales están radicadas en otros países?

¿Quiénes se robaron (y continúan robando) hasta el último dólar de esas empresas para llevarlos a paraísos fiscales, y a cuentas bancarias en el exterior fuera de todo control institucional?

¿Quiénes trafican con nuestros médicos, los exportan para esclavizarlos con contratos abusivos que niegan sus derechos laborales, les arrebatan el 80% de sus salarios, los obligan a trabajar de informantes contra sus propios pacientes y los exponen a la muerte mientras en nuestros hospitales se siente su ausencia?

¿Quiénes venden los medicamentos que produce la industria nacional al extranjero y luego mandan a destruirlos para justificar el cobro por atención a los falsos pacientes que reflejan sus adulteradas estadísticas médicas? Todo ello mientras nuestros seres queridos mueren por la falta de las medicinas más elementales en todos los hospitales y farmacias nacionales.

¿Quiénes son responsables hoy, seis décadas más tarde, del crecimiento constante de la pobreza, el abandono de los servicios públicos, la crisis de alimentos y medicinas que enfrenta el ciudadano de a pie?

La respuesta, dice la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, es obvia: los mismos que siguen pidiendo sacrificios al pueblo y se oponen a todo cambio importante mientras ellos viven a sus anchas.

OMS aclara "fake news" sobre vacuna cubana

Los candidatos vacunales fabricados en Cuba.

Bogotá, 12 abr (EFE).- Ni la OMS ni su filial en América, la OPS, han dado la “categoría de excelencia” a la vacuna cubana Soberana 2 contra la covid-19, como aseguran publicaciones que se han hecho virales en las redes sociales.

En Twitter, principalmente, además de Facebook, usuarios de esas plataformas sociales han compartido mensajes que informan que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido el “máximo nivel” de calidad al fármaco e incluso su “uso pediátrico”.

Una de estas publicaciones, que cuenta con más de 10.000 me gusta y ha sido retuiteada más de 3.800 veces desde el 11 de abril, asegura: “La OMS concede la excelencia a la vacuna #cubana contra el coronavirus. Máximo nivel a Soberana 2, a la que incluso reconoce proyección pediátrica. Enhorabuena. #CubaVa”.

Otro tuit, con más de 6.000 me gusta y que ha sido republicado en 2.300 oportunidades, apunta igualmente que la “vacuna cubana ‘Soberana 2’ recibe por parte (de la) OMS la categoría de excelencia en la lucha contra covid-19" y resalta que "¡es de uso pediátrico!”.

En Facebook, entradas añaden también que el fármaco estará "listo en mayo" y que países como Argentina ya han confirmado que lo adquirirán tras el espaldarazo recibido por la OMS.

Algunas de estas publicaciones incluyen enlaces a portales web que han replicado la información, aunque varios de ellos aparecen ahora deshabilitados para su consulta.

DATOS: En realidad, la OMS y su filial en América, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), no han entregado dicha calificación a la Soberana 2, una de las cinco vacunas anticovid cubanas y que aún se encuentra en ensayos clínicos.

Consultada por Efe, la OPS confirmó a través de un correo electrónico que “ve con beneplácito todos los desarrollos de vacunas en América Latina y el Caribe".

"Pero no hemos hecho esa calificación”, zanjó.

La entidad aclaró que “la OMS no califica las vacunas” y recordó que la Soberana 2 “aún no terminó sus fases de pruebas clínicas”.

“La OMS las evalúa una vez terminan sus 3 fases” y es entonces cuando “el productor las somete a la OMS para su precalificación o su inclusión en la lista de uso de emergencia”, añadió el organismo.

De la misma manera, remitió un enlace que incluye el listado de vacunas y el estado en que están en el proceso de evaluación de la OMS y en el que los candidatos vacunales Soberana 1, Soberana 2 y Soberana Plus -los más avanzados de Cuba- se encuentran en “discusión” en el primer paso conocido como EOI (expression of interest).

Durante este procedimiento, el productor debe entregar a la OMS los documentos necesarios para iniciar su evaluación, que se centra en su proceso de desarrollo y su cronología.

De la misma manera, y ante viralización de los mensajes, BioCubaFarma, grupo empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba, aclaró a través de Twitter el 11 de abril que se trata de una noticia “FALSA”.

Según la asociación, “los 5 candidatos vacunales se encuentran en ensayo clínico" y matizó que "los resultados obtenidos hasta el momento son muy positivos".

"Estamos seguros que seguirán siendo excelentes resultados, pero debemos esperar los tiempos de evaluación requeridos”, cerró.

CUBA AVANZA EN SU VACUNAS ANTICOVID

El pasado 21 de marzo, Cuba anunció que iniciaría una nueva prueba de la eficacia de la vacuna Soberana 2 en un estudio de intervención con 150.000 voluntarios de La Habana, como parte de la fase III de su desarrollo.

El ensayo, aprobado por el Centro Estatal para el Control de Medicamentos y Dispositivos Médicos, evalúa los efectos directos e indirectos de la vacunación en los "cohortes poblacionales" de riesgo de infección, enfermedad y dispersión de la epidemia.

"Soberana 02" es el más avanzado de los candidatos que se investigan en Cuba y ha sido desarrollado por el estatal Instituto Finlay de Vacunas (IFV).

De los 18 productores de estos fármacos anticovid que han iniciado el proceso de evaluación de la OMS, Cuba es el primer país latinoamericano en ingresar a la lista.

La Soberana 02 es una vacuna de aplicación intramuscular que utiliza la tecnología de subunidad de proteína que combina el antígeno del virus y el toxoide tetánico, además de emplear también hidróxido de aluminio para estimular la respuesta del sistema inmune.

Otro candidato vacunal que a finales de marzo estrenó la última fase de ensayos clínicos es el denominado como "Abdala".

Madre de joven rapero asegura que su hijo lleva 10 días en huelga de hambre en una prisión de Villa Clara

El rapero Didier Eduardo Almagro Toledo. Tomado del Twitter del activista Jorge Luis García Pérez Antúnez.

El rapero, integrante de la opositora Academia Julio Machado, Didier Eduardo Almagro Toledo, cumple este lunes 10 días en huelga de hambre, aseguran fuentes cercanas al opositor.

La vida del joven encarcelado en la prisión conocida por el "El Pre Tensado", en Villa Clara, corre peligro, de acuerdo al testimonio ofrecido por su madre, Maydelín Toledo, a Radio Televisión Martí.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:21 0:00


La señora confesó sentirse desesperada ya que desde el 27 de enero no ha podido comunicarse con el joven, condenado en noviembre de 2020 a tres años de privación de libertad por los cargos de desorden público.

"La vida de mi hijo se está apagando, ya que hoy hace 10 días que está en huelga de hambre. Yo tuve una información por una fuente confiable de que lo habían metido en una celda y que estaba plantado. No sé nada de su situación. No sé nada. Cómo se pueda estar encontrando, si le han dado golpes, si lo han maltratado estos esbirros asesinos, estos Castros asesinos. Lo quieren silenciar al costo que sea posible. Yo temo por la vida de mi hijo, es lo único que yo tengo en mi vida", declaró.

Días atrás, desde Placetas, la activista Arianna López en conversación con Radio Martí, dijo que "según fuentes confiables cercanas a Almagro Toledo", el joven rapero habría iniciado una huelga de hambre y sed el 2 de abril.

"He ido varias veces a la prisión para que una persona me de la cara, me de el frente algún guardia, el jefe de la prisión Dixán Aguilar López, y nadie me quiere dar respuesta de por qué no le dan un teléfono. Yo siento que algo malo le debe estar pasando por eso no le quieren dar teléfono", insistió la madre del opositor.

Con 23 años, el opositor fue violentamente arrestado cuando participaba, junto a otros miembros de la Academia Julio Machado, de un cacerolazo en solidaridad con los vecinos de su barrio en Placetas, Villa Clara, que protestaban por un corte eléctrico de más de ocho horas. En la madrugada del 5 de agosto su vivienda fue allanada y registrada por un enorme operativo de la policía política.

El artista desde sus canciones ha expresado sus opiniones políticas contrarias al sistema comunista cubano.

“El caso de Didier refleja la naturaleza autoritaria del régimen cubano. Es un caso más, como otros que hemos visto, donde el acusado no tiene derecho a la legítima defensa, no tiene derecho a un proceso legal transparente. Fue juzgado en un juicio sumario. Creemos que es importante salir a apoyarlo y a pedir por su liberación”, aseguró Freemuse, organización internacional que defiende la libertad de expresión artística y la diversidad cultural y que lanzó en marzo una campaña a favor del rapero.

Ocho fallecidos en el día, experta alerta que variante de Sudáfrica se impone en Cuba

Virus Outbreak Cuba

El doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap) reportó este lunes 854 nuevos casos de COVID-19, y ocho fallecidos que acumulan un total de 467 muertos en la isla.

Actualmente las cifras oficiales reconocen un acumulado de 4962 casos activos.

La Habana con 424 casos es la provincia más afectada, seguida de Matanzas con 112, y Granma con 84 casos y una índice de positividad del 8 por ciento, el mayor en el país.

El profesor Durán reconoció 135 casos pediátricos entre los nuevos pacientes contagiados con el coronavirus.

"Lo que es todavía más complicado es que entre esos 135, hay 8 menores de un año, de ellos 5 lactantes menores de seis meses, todos contactos de casos confirmados", dijo el experto que asegura que en el país se han registrado 568 casos de lactantes enfermos con COVID-19.

La doctora María Guadalupe Guzmán, directora del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del Instituto Pedro Kourí (IPK)

en nuestro país, desde que se confirmaron los primeros positivos, circula la mutación en la posición 614 de la espícula (S). «Esa mutación le dio al virus una capacidad que acorraló a la original (detectada en Wuhan) y se impuso».

La directora del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del IPK dijo que desde marzo a julio del 2020 en Cuba predominó la variante 614, la más frecuente en el mundo.

Pero desde el 28 de diciembre al 28 de marzo se han detectado cinco variantes genéticas y seis patrones mutacionales, algunas "de preocupación desde el punto de vista clínico y epidemiológico, como la de Sudáfrica, la del Reino Unido, que se detectó en solo tres personas, y la de California, que se está planteando como de interés en salud, pero hay que seguirla".

"La detectada en Sudáfrica, en enero, se mencionaba a partir de un viajero, pero evidentemente se está imponiendo en nuestro país. En el caso de la aparecida en Reino Unido, los datos confirman que se debe vigilar, porque puede quedarse ahí o no, pero ya sabemos que entró al país", dijo la experta.

Cargar más

XS
SM
MD
LG