Enlaces de accesibilidad

Inmigración

Canciller tico: Panamá detuvo paso de migrantes cubanos desde Colombia

El canciller costarricense, Manuel González. EFE

La medida habría sido solicitada por Costa Rica como parte de una solución de la crisis migratoria a través de compromisos bilaterales. Cubanos protestan en Puerto Obaldía.

El canciller de Costa Rica, Manuel González, aseguró que el Gobierno de Panamá ha detenido el paso de migrantes cubanos a su territorio desde la frontera con Colombia, a petición de Costa Rica.

De acuerdo con el ministro de Relaciones Exteriores costarricense, que repondió a preguntas del diario La Nación, hay cerca de 850 migrantes cubanos esperando entrar a territorio panameño.

"(Son) acciones que solicitamos a Colombia y Panamá para que también asuman su parte. No se vale que los dejen pasar y nos pongan toda la carga a nosotros", comentó González a una consulta de La Nación. Cerca de 4.000 cubanos se encuentran actualmente varados en Costa Rica, después que el gobierno de Nicaragua decidiera el pasado día 15 cerrar su frontera a la migración irregular cubana.

Luego del fracaso de la reunión de cancilleres SICA + 4 en San Salvador, González anunció que varios países participantes se habían comprometido con Costa Rica a tomar medidas para resolver la crisis a nivel bilateral.

El canciller explicó al periódico que la acción panameña está a la par de la anunciada por el Gobierno de Ecuador de exigir visa a los cubanos a partir del próximo martes 1 de diciembre. Ese país era el único que no exigía visa de entrada a los isleños, situación que ha sido aprovechada por miles para iniciar allí una travesía irregular hacia la frontera méxico-estadounidense.

Citado también en otra información de La Nación el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, aseguró ayer que vendrán más medidas de otros países, tal y como se acordó en la cita de cancilleres del pasado martes.

Según la agencia EFE, que cita a fuentes de la cancillería panameña, otros 600 cubanos están varados en Puerto Obaldía, Panamá, a la espera de un medio de transporte que los traslade hasta la capital istmeña para continuar su viaje hacia Estados Unidos

El Gobierno de Panamá informó el viernes a Martí Noticias que ha limitado la ayuda a los cubanos que llegan a ese puerto del Caribe panameño cerca de la frontera con Colombia.

La jefa de Prensa de la Dirección de Información y Relaciones Públicas de la Cancillería panameña, Johana Camargo, escribió a este medio:

"Se ha limitado (a unos 60 diarios según el diario La Prensa) el número de ciudadanos cubanos a los que se le apoya con el traslado para salir de Puerto Obaldía. La Dirección Nacional de Migración de Panamá, nos ha informado que para los que permanezcan en Puerto Obaldía esperando, la Cruz Roja y el Sinaproc (Sistema Nacional de Protección Civil) están brindando ayuda humanitaria, principalmente atención médica".

Protestan cubanos en Puerto Obaldía

Puerto Obaldía es un pequeño pueblo pesquero de medio millar de habitantes ubicado en la región indígena de GunaYala, a la que solo se puede acceder por mar o por aire.

El periódico panameño reporta una protesta que los cubanos escenificaron en el centro de la localidad, para exigir la intervención de la Defensoría del Pueblo a fin de que se les brinde asistencia humanitaria.

Migrantes cubanos en Puerto Obaldía (La Prensa).
Migrantes cubanos en Puerto Obaldía (La Prensa).

“Nos hemos quedado sin dinero. No hay agua potable ni embotellada, las tiendas se quedan sin "burundangas", no comemos alimentos adecuados hace semanas. Además, no tenemos en donde hacer nuestras necesidades y dormimos en portales y plazas de la comunidad, y encima, la Cancillería panameña ordena que solo 60 personas pueden salir por día”, manifestó Mario Martínez, citado por La Prensa.

En tanto, Carlos Benjamín, un habanero que hace siete días llegó por mar al pueblo pesquero, dijo que están arribano un promedio de 60 a 70 cubanos al día, y la situación alimentaria se complica por la falta de dinero.

Una madre de familia cubana que solicitó reserva de su identidad contó al diario panameño que, aunque el Gobierno les ha dado buen trato, en este momento siente que se les violan los derechos humanos. “Ya no tenemos agua para tomar; los abarrotes (tiendas) del pueblo están pelados, no podemos ni siquiera comprar chucherías para alimentarnos y las condiciones en que dormimos son pésimas”, puntualizó.

El periódico reporta que funcionarios de la Oficina Nacional para la Atención de los Refugiados y de la Cruz Roja panameña viajaron a Puerto Obaldía para hacer un informe sobre la situación humanitaria y atender los reclamos de los emigrantes.

Vea todas las noticias de hoy

Juez ruso ordena expulsión de dos inmigrantes cubanos enfermos de COVID-19

Un paso fronterizo entre Finlandia y Rusia.

Un juez del Tribunal de Distrito de Muezersky, en la República de Carelia, emitió una orden de expulsión de dos ciudadanos cubanos de la Federación Rusa por intentar abandonar el país rumbo a Finlandia además de una multa de 500 rublos para ambos.

Según informa el sitio digital de la Dirección del Servicio Federal de Alguaciles de Carelia, al norte de Rusia, ambos fueron apresados en junio cuando intentaban cruzar la frontera.

La guardia fronteriza de Rusia apresó a los cubanos y los presentó ante un tribunal en el distrito de Muezersky el pasado 22 de junio. El servicio de prensa del juzgado identifica a ambos como “los ciudadanos de la República de Cuba L. y P.”.

Al realizarles el examen médico se detectó que ambos tenían COVID-19 y durante 10 días permanecieron convalecientes en el hospital central en la ciudad de Kostomuksha, ubicada a 30 kilómetros de la frontera con Finlandia, y que tiene una población de un poco más de 28 mil habitantes.

Tras terminar el periodo de cuarentena en el hospital, los dos cubanos fueron trasladados por los oficiales de la oficina regional del alguacil de Kostomuksha al Centro de Detención Temporal para Extranjeros de Petrozavodsk, en Carelia, una de las 22 repúblicas de los 83 sujetos federales o unidades administrativas que tiene la Federación Rusa (sin contar la península de Crimea y la ciudad de Sebastopol, usurpadas por Moscú en el 2014.

“Hacen una misión casi suicida”: Guardia Costera de EEUU en busca de balseros cubanos (VIDEO)

Por aire y mar, Guardia Costera sobrevuela estrecho de la Florida. [Foto: Celia Mendoza, VOA]

Las autoridades estadounidenses realizan constantemente vuelos de monitoreo en los que los oficiales encargados de las labores de búsqueda y rescate identifican anomalías que se presentan en el océano.

La Voz de América estuvo presente en uno de los vuelos de monitoreo, junto al teniente Landon Eliot, quien sobrevuela un avión “HC-144 Ocean Centry” con el equipo de la Guardia Costera de Estados Unidos.

Guardia Costera sobrevuela estrecho de la Florida. [Foto: Celia Mendoza, VOA]
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:55 0:00

Ellos monitorean de cerca los movimientos en el mar, ante la posibilidad de que, debido a la crisis actual en Cuba, ciudadanos de la isla decidan lanzarse al agua en botes rústicos.

“Nuestro papel es salir aquí para sobrevolar nuestras aguas y las aguas internacionales, y la misión principal del día es buscar cualquier tipo de actividad ilegal en el agua, detectar situaciones inseguras y a personas que intentan hacer el viaje desde Cuba o cualquiera de los otros países”, explicó el teniente a la VOA.

Estados Unidos ha dejado claro que las personas que intenten llegar a la costa sur de la Florida desde Cuba o Haití, no podrán entrar al país.

Para el teniente, Kevin St. Cin -Comandante, piloto de búsqueda y quien lleva más de una década realizando operaciones de búsqueda y rescate, explica que cuando suena una alarma, vuelan al lugar de su origen para actuar.

Al llegar al lugar, estas aeronaves vienen equipadas con equipos de emergencia que pueden ser entregados de inmediato a las personas en el óceano. De acuerdo a la Guardia Costera, estos incluyen botes inflables chalecos salvavidas, radios, agua, comida y bebidas, y se percatan si necesitan ayuda médica.

En otro barco, se dirigen a ellos para hacer el rescate.

Para él, hay muchos percances que se pueden encontrar en el agua, incluso las personas que llegan de Cuba, lo más probable es que no estén listos para navegar: “Las turbinas no están listas, el barco es de madera o de plástico, lo que sea”.

“Hacen una misión casi suicida”, agrega.

Teniente Kevin St.Cin, de la Guardia Costera de EE.UU.
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:16 0:00

El teniente Kevin St. Cin insta a las personas evitar este tipo de travesías, pues incluso recuerda cuando vio cinco o seis personas que chocaron y, al encontrarlos, colgaban de pedazos de madera de su bote, a la madrugada. Incluso, recuerda que no todos sobrevivieron. Otro de sus amargos recuerdos evoca la muerte de más de 30 personas, que llegaban de Haití.

“Mi mensaje es por favor no va, no va al mar. Su barco probablemente no va a estar listo para ir. Es como, es bien peligroso y siempre hay gente que muere. Como dos semanas pasadas, había una rústica, estaba viajando a Estados Unidos y nosotros sólo encontramos 13 personas todavía hay nueve personas que quién sabe lo que pasó”, afirmó el teniente St. Cin a la VOA.

Mensaje del Teniente St. Cin a los cubanos
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:57 0:00

Riesgos reales, que según la Guardia Costera, no valen la pena asumir, ya que los balseros serán devueltos a su país de origen, pues las condiciones de hoy, no son las mismas de medio siglo atrás.

Cancelan búsqueda de 9 balseros cubanos desaparecidos; repatrian a 23

Un grupo de 23 cubanos fue repatriado a la isla. (Foto: Guardia Costera de EEUU)

La Guardia Costera de Estados Unidos canceló este sábado la búsqueda de nueve cubanos desaparecidos el martes en el mar, luego de que la precaria embarcación en la que atravezaban el Estrecho de Florida naufragó a unas 26 millas de Cayo Hueso.

"El personal de los activos terrestres y aéreos de la Guardia Costera realizó múltiples patrones de búsqueda durante más de 192 horas. Estas búsquedas cubrieron aproximadamente 7,459 millas cuadradas, que es un poco menos del tamaño de New Hampshire", dijo la institución en un comunicado.

“Nuestro más sentido pésame para las familias y seres queridos afectados por esta tragedia. La decisión de suspender una búsqueda siempre es difícil y se toma después de agotar toda la información”, dijo el oficial del Séptimo Distrito de la Guardia Costera, Sean Connett.

Los guardacostas lograron rescatar el martes a 13 personas, de las 22 que viajaban en la balsa. Los sobrevivientes dijeron que zarparon de Cuba en la noche del lunes.

Una embarazada se cuenta entre los desaparecidos, reportó el canal hispano AméricaTeVe.

Repatrian a 23 migrantes

En total, 23 balseros cubanos fueron repatriados este sábado, tras la operación de búsqueda y rescate cerca de Cayo Hueso y la interdicción de 15 migrantes procedentes de la isla a 15 millas al sur de Big Pine Key, informó la Guardia Costera.

"Un buen samaritano informó de un barco con 15 personas a bordo a los vigilantes del sector de la Guardia Costera de Key West, a las 10 a.m. del sábado. Un equipo de guardacostas llegó al lugar y llevó a los migrantes a bordo del buque Kathleen Moore, para su repatriación.

Según el comunicado, los migrantes "gozan de buena salud".

“Navegar por el Estrecho de Florida en un buen día es difícil e impredecible en embarcaciones rústicas”, dijo el Tte. Comandante. Mario Gil, oficial de enlace de la Guardia Costera con Cuba. "Estos viajes atrevidos en el mar bajo vientos con fuerza de huracán son traicioneros y las vidas corren un riesgo mayor de perderse", añadió.

Las autoridades estadounidenses han interceptado a más de 500 balseros cubanos en lo que va de año fiscal. La mayoría ha sido devuelta a la isla.

Continúa búsqueda de balseros cubanos que naufragaron cerca de Key West, entre ellos una embarazada

La Guardia Costera publicó algunas fotos del rescate de los balseros. (Foto: Guardia Costera de EEUU)

La Guardia Costera de EEUU continuaba este viernes la búsqueda de nueve cubanos, entre ellos una embarazada, desaparecidos en el mar tras el naufragio, el pasado lunes, de la embarcación en la que viajaban.

Otros 13 balseros, nueve hombres y cuatro mujeres, fueron rescatados el martes por los guardacostas estadounidenses, con la ayuda de un buen samaritano, a unas 26 millas al sureste de Key West, reportó la institución.

Los sobrevivientes dijeron que partieron desde Cuba, y que su embarcación volcó con 22 personas a bordo el lunes, a las 8:00 PM aproximadamente.

Entre los desaparecidos se encuentra la embarazada Marlin Leliebre, de 34 años, reportó el canal hispano AméricaTV, que cita el testitmonio de un amigo de la fallecida que pidió el anonimato.

“Estamos desesperados. Familiares, amigos, todos. Marlin se lanzó al mar embarazada para no tener a su hijo en Cuba por la miseria que se está viviendo allá”, dijo la fuente al periodista Mario J. Pentón.

Según el reporte, Leliebre viajaba junto a su pareja, Yoel David Gamboa Freire, en una balsa construida con restos de metal y tanques plásticos de almacenar agua. Zarparon desde Santa Cruz del Norte, en la provincia de Mayabeque, al este de La Habana.

La Guardia Costera publicó fotos del rescate de los balseros, pero no ha informado de las identidades de los rescatados; tampoco de los desaparecidos.

A pesar de las advertencias de las autoridades estadounidenses a los migrantes de los peligros de emprender una travesía a través del Estrecho de la Florida en una embarcación rústica, un número creciente de cubanos se ha lanzado al mar en los últimos meses.

Alrededor de 536 cubanos han sido interceptados en el mar desde octubre pasado, comparado con 49 en el año fiscal 2020.

Pandemia, colapso económico y represión: fórmula perfecta para estampida migratoria de cubanos, alertan expertos

Diecisiete migrantes cubanos se sientan a bordo de un barco rústico aproximadamente a 54 millas al sur de Key West, Florida, el 18 de marzo de 2021. La tripulación del guardacostas Charles Sexton interceptó el barco rústico y repatrió a los 17 inmigrantes

Los avisos, consejos de autoridades, de activistas y de los propios protagonistas no convencen. Los cubanos siguen saliendo de la isla a como dé lugar y en las últimas semanas se ha disparado la alarma por el arribo de caribeños a las costas del sur de EEUU y por consiguiente, las repatriaciones a cargo de la Guardia Costera de EEUU.

No pocos pronosticaron un verano más activo en cuanto a las salidas de balseros en embarcaciones frágiles o de fabricación casera que buscan vencer 160 kilómetros aproximadamente que separan a las dos orillas.

El abogado especialista en asuntos migratorios, Willy Allen, reconoce que la situación del país en medio de una pandemia conlleva a un aumento desesperado de las salidas por mar, pero recuerda que tocar tierra americana no significa llegar a EEUU.

Los pocos que tocan tierra tienen cero posibilidad de regularizar su estatus migratorio porque no cumplen los requisitos para optar por la Ley de Ajuste Cubano porque su ingreso no se considera una entrada legal al país”, explicó Allen.

En esos casos, la única posibilidad es solicitar asilo político, un trámite difícil y caro que con los oficios de abogados puede costar entre 3 mil y 6 mil dólares. Muy pocos según los entendidos, presentan razones fundadas para demostrar ante la justicia que fueron o serán perseguidos o represaliados si son devueltos a Cuba.

“Si son detenidos, son liberados bajo fianza por una cantidad que determinan los jueces de inmigración.Y los que tienen que pelear el asilo en detención, la posibilidad de perder es grande. Yo te diría, que 7 de cada 10 cubanos van a perder el juicio de asilo”, aseguró el letrado.

El parole es la entrada exprés al país, un permiso de estancia que en el caso de los cubanos les otorga derecho a solicitar la residencia permanente al año y un día de presencia en el país por Ley de Ajuste. Pero los balseros en su mayoría carecen de ese beneficio que murió con pies secos/pies mojados, la normativa cancelada por el presidente Barack Obama en 2017.

Así la vida se hace muy difícil y el sueño se torna pesadilla, según la abogada especialista en asuntos migratorios, Grisel Ybarra: “Sin parole no hay permiso de trabajo, no puedes sacar la licencia de conducir, no hay Ley de Ajuste, no hay nada, eres un ilegal más”.

Ybarra comentó que muchos cubanos falsean los argumentos a la hora de solicitar asilo político, una falta grave y penada en EEUU.

“Algunos llegan con citaciones del Comité de Defensa, con cartas de supuestos testigos de la cuadra que aseguran que el encartado escribió consignas antigubernamentales o que atestiguan que fueron víctimas de golpizas. No son creíbles y muy difícil de defender porque jueces y fiscales en Miami conocen la realidad cubana”, advirtió Ibarra, que dijo conocer casos aspirantes al asilo que falsificaron documentos de evidencia durante su estancia en México.

“El asilo se otorga a personas que demuestren haber sido perseguidas por motivos de religión, opinión política, raza, nacionalidad, o membresía de un grupo social en particular. Hay que demostrar que no pueden regresar al país de origen debido a que son objeto de persecución. Entonces, ¿cómo es posible que cubanos que han recibido miedo creíble y hasta asilo político, estén viajando a Cuba?”, se preguntó.

Pandemia, escasez, colapso económico y represión

La pandemia, la escasez de alimentos y medicamentos, el cierre parcial de las fronteras de la isla, junto al colapso de la industria turística, entre otras razones, ha deteriorado la vida del cubano y en opinión del catedrático de la Universidad de la Florida, (FIU) Jorge Duany, son factores que inciden en la salida ilegal.

“La agudización de la recesión económica estimada oficialmente como una reducción de 11% en el 2020, reflejada en una caída drástica en el nivel de importaciones y expresada cotidianamente en la escasez crónica de comida, gasolina y otras necesidades básicas para la mayoría de los ciudadanos cubanos”, son algunos de los factores comentados por el director del Centro de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de FIU.

Por otro lado, se refirió a lo que considera el recrudecimiento del embargo de EEUU bajo la administración del presidente Donald Trump, “sanciones que no se han revertido bajo el gobierno de Joe Biden”, particularmente la prohibición de remesas mediante la agencia estadounidense Western Union que tramitaba los envíos en coordinación con entidades estatales, (sancionadas por pertenecer al aparato militar del régimen), así como la suspensión de los vuelos comerciales y fletados hacia Cuba, excepto a La Habana.

“Debo mencionar además la falta de acceso de los cubanos en la Isla a las visas estadounidenses de salida definitiva y de visitantes desde el cierre de la sección consular de la Embajada de EEUU en La Habana en septiembre de 2017 tras los misteriosos "ataques sónicos" que afectaron la salud de dos docenas de diplomáticos”, opinó el profesor.

Otro factor que destacó el académico es “la creciente intolerancia del gobierno cubano contra miembros de la oposición, particularmente el Movimiento San Isidro, que ha ganado renombre internacional como un grupo de artistas y activistas cubanos que han protestado contra la censura y el hostigamiento de voces disidentes”.

Los guardacostas mantienen ojos bien abiertos

El Séptimo Distrito, el sur de la Florida, de la Guardia Costera mantiene como primera prioridad la seguridad en el mar mientras alerta a los cubanos sobre el peligro de travesías en embarcaciones precarias y mal equipadas.

Consultado por Radio/Televisión Martí, el portavoz de los guardacostas, Hensel Pinto, declinó precisar si el ente ha reforzado sus equipos y elementos en el Caribe y Estrecho de Florida, pero reiteró que mantiene su política de tolerancia cero con la inmigración irregular.

“Debido a la seguridad operativa, no puedo hablar sobre el número de activos que patrullan el Estrecho de Florida. Sin embargo, la Guardia Costera patrulla activamente ese territorio por mar y aire. Trabajamos con agencias aliadas federales, estatales, locales e internacionales en todo el Caribe para hacer cumplir las leyes de navegación”, dijo el funcionario

Por otra parte, la institución gubernamental no ha dejado de recordar que la política a seguir sigue siendo interceptar y detener todo intento de ingreso ilegal al territorio de EEUU por una vía frecuentada desde los primeros años de la década de 1960 y que persiste actualmente.

“Las aguas del Estrecho de Florida pueden ser peligrosas e impredecibles, hacerse a la mar en embarcaciones no aptas para navegar sin equipo de seguridad puede ser mortal. Las personas rescatadas al intentar ingresar ilegalmente a los EE UU a través de rutas marítimas pueden esperar ser repatriadas. No vale la pena”, declaró el portavoz.

Más de 500 cubanos han sido devueltos a la isla desde octubre de 2020, aún lejos de la máxima oficial de más de 5.000 balseros repatriados por la Guardia Costera en 2014 tras el intento de acercamiento a Cuba emprendido por el gobierno del presidente Barack Obama.

En una declaración emitida el pasado mes de marzo, el régimen de La Habana mencionaba "entre los factores que constituyen incentivos a la migración irregular la suspensión del procesamiento y otorgamiento de visas (...) en el consulado de Estados Unidos en La Habana y el traslado de estos trámites hacia terceros países", y acusó a EEUU de incumplir su compromiso de garantizar la migración de un mínimo de 20.000 cubanos por año.

Andy Gómez, ex director del Centro de Estudios Cubanos de la Universidad de Miami, consideró que es inquietante que en plena temporada de huracanes y sabiendo de que no existe pies secos/pies mojados los cubanos se lancen al mar.

“La economía en Cuba no mejora y el gobierno no encuentra forma para reestructurar el sistema culpando al embargo, eso ya el pueblo cubano no lo cree. Lo que queda es jugarte la vida (en el mar). Desafortunadamente, la mayoría son devueltos. Y no existe una razón política para reactivar pies secos/pies mojados”, aseguró.

Deseos, ansias y posibilidades

Desde La Habana, la directora del diario digital 14ymedio, Yoani Sánchez, manifestó a Radio/ Televisión Martí que en los últimos días ha surgido preocupación ante el posible advenimiento de una nueva crisis migratoria,“una escapada multitudinaria desde esta isla” y focalizó su análisis en los deseos, las ansias y las posibilidades del cubano.

“En el punto de los deseos está claro que estamos bordeando el máximo porque la crisis económica, el desgaste pandémico, la falta de expectativa, el cansancio después de décadas de sueños postergados y promesas incumplidas, yo creo que ha llegado a un punto que es muy difícil encontrar a jóvenes o personas de mediana edad que no pongan todas sus esperanzas en salir de la isla”, comentó la destacada bloguera y periodista cubana.

La ganadora en 2008 del prestigioso Premio Ortega y Gasset de Periodismo, comentó además que si hubiera un termómetro migratorio para medir los deseos de irse del país de nacimiento para intentar hallar frutos en otro lugar, ese termómetro marcaría el máximo actualmente en Cuba, pero remarcó que el problema radica en las posibilidades de la escapada.

“Estamos en una situación que buena parte de los vuelos comerciales están cortados, terminó pies secos/pies mojados y al mismo tiempo el patrullaje de los mares alrededor del archipiélago cubano se ha intensificado. Por tanto, estamos en una contradicción entre deseos y posibilidades, pero hay una gran creatividad a fin de encontrar las pequeñas grietas para escapar”, advirtió.

En abril último ya la colega había alertado sobre el tema en su columna titulada "¿Congreso o funeral? En Cuba, nunca se sabe", publicada en 14ymedio.

"Toda la nación parece como una vasta extensión de pasto seco bajo el inclemente sol de la miseria y de la represión que puede prenderse con una pequeña chispa o desembocar en otra de las tantas crisis migratorias que cíclicamente hemos vivido los cubanos", describió entonces la también merecedora del Premio María Moors Cabot, el más antiguo reconocimiento internacional en el periodismo.

Otra válvula de escape en más de 6 décadas

Crear una válvula de escape en medio del estado de precariedad y una vida cada vez más difícil o de inestabilidad política, válvula que se traduce en una crisis migratoria, particularmente por mar, así lo define Raúl Martínez, ex alcalde de la ciudad de Hialeah.

“Lo hemos visto desde Camarioca, el Mariel, los balseros en 1994. Recordemos que los primeros balseros fueron funcionarios y militares allegados al presidente Fulgencio Batista, en 1959”, recordó el militante del Partido Demócrata, que consideró contraproducente que los cubanos tengan que viajar a Guyana, ahora con visado,para una entrevista consular.

“Yo creo que una de las maneras de aliviar la situación de esos cubanos desesperados, es reabrir los servicios consulares en la embajada de EEUU en Cuba siempre y cuando La Habana garantice la salud y la protección de los diplomáticos y comenzar a procesar a los solicitantes de visas por reunificación familiar”, dijo el exalcalde.

“Se han creado una serie de problemas que hacen sentir al cubano desesperado y los obligan a lanzarse al mar. Y al final los que llegan son devueltos y los que burlan a las autoridades, son condenados a vivir en el anonimato porque no puede regularizar su estatus migratorio”.

Martínez reconoce que ha sido blanco de críticas cuando ha planteado que el régimen se ha comportado de manera arrogante al rechazar ayuda internacional para paliar los efectos de la pandemia.

“No quisieron ayuda, se negaron a recibir vacunales que organizaciones internacionales han distribuido en países sin recursos y se empeñaron en desarrollar un producto propio de dudosa efectividad. En fin, que vamos a seguir viendo a balseros llegando o repatriados y sabrá Dios los que están muriendo, esa cifra jamás se sabrá”, comentó.

A principio de junio último, una embarcación rústica que había zarpado desde Mariel el 23 de mayo, naufragó cerca de Cayo Hueso cuatro días después. El siniestro dejó dos muertos y 10 desaparecidos.

Los congresistas del Parido Republicano y de ascendencia cubana Mario Díaz-Balart y María Elvira Salazar, presentaron un proyecto de ley bipartidista para procesar las visas del Programa de Reunificación Familiar Cubano en la base naval de Guantánamo.

En una nota divulgada por la televisión estatal, el régimen respondió que “una propuesta de este tipo es totalmente inaceptable para las autoridades cubanas. No sucederá porque el territorio ocupado ilegalmente en Guantánamo no es lugar para tratar cuestiones migratorias”.

De lograr la mayoría en la Cámara y el Senado, el anteproyecto convertiría en ley el Programa de Reunificación Familiar Cubano.

En un mensaje enviado desde La Habana en abril, el capitán de corbeta Mario Gil, enlace de la Guardia Costera estadounidense en la embajada de Washington en Cuba, dijo:

"El gobierno de EEUU les recuerda que lanzarse al mar en estas embarcaciones no adecuadas, es ilegal y sumamente peligroso. Protejan a sus seres queridos, eviten la migración ilegal".

Al margen del incremento de balseros, Yoani Sánchez dijo que, con 12 vuelos semanales hacia Rusia, conoce a muchos cubanos que ya están rematando sus propiedades para lograr alcanzar uno de esos vuelos y usar al país euroasiático como trampolín.

“Sí, pienso que estamos ante una posible bomba migratoria porque más allá de las reales posibilidades de alcanzar el sueño de la migración, lo que hay es un gran deseo de escapar”, apostilló la filóloga y autora del blog Generación Y.

Cargar más

XS
SM
MD
LG