Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cómo Fidel Castro justificó la crisis migratoria del 94

"La regata", fotografía del historiador de arte y curador Willy Castellanos, muestra a algunos de los "balseros de 1994".

“Cuando recuerdo aquel momento siento que sólo fui un mero intermediario entre el poder absoluto que él ostentaba y lo que quería mucha gente, que era irse de allí, pues si habría otro Mariel esa era la esperanza, la posibilidad de miles de personas, como finalmente sucedió"

Hace 24 años, el 5 de agosto de 1994, desde el Malecón de La Habana Fidel Castro se dirigió a los cubanos de la isla y, como casi siempre, a Estados Unidos. Lo hizo después de que varios miembros de sus tropas militares y paramilitares, uniformados unos y disfrazados de obreros revolucionarios los otros, reprimieron a una multitud que espontáneamente se atrevió a manifestarse contra el hambre y la desidia extremas que primaban en ese momento, y que el mismo dictador bautizara con el eufemismo de “Periodo especial”, esa increíble plaga de tristeza a la que la testarudez, el odio y el ego del caudillo habían empujado a la nación, en ese momento ya sin el apoyo de la desaparecida Unión Soviética y sus satélites de Europa del Este.

Ese día, realmente tan raro como caluroso, Oscar Suárez, entonces periodista del Noticiero Nacional de Televisión (NTV), estaba filmando en el municipio de Centro Habana, a unas pocas cuadras del Malecón, donde sostendría, gracias al azar o a los misterios del subconsciente, un breve pero trascendente diálogo con el caudillo.

La mañana había amanecido enrarecida. Suárez recuerda que el ambiente se sentía tenso después de la masacre del remolcador 13 de marzo y otros intentos de robo de embarcaciones para escapar de la isla. “Corrían decenas de rumores de nuevos asaltos a lanchas del Estado. La atmósfera iba tomando temperatura. La gente lo que quería era sencillamente irse, se robaban lanchas, se colaban en barcos, como podían escapaban o al menos lo intentaban”.

“Varios equipos de noticias de la televisión cubana fuimos enviados a diferentes puntos de la capital habanera. Se estaba esperando algo que de pronto se disparó”, rememoró Suárez, exiliado en Miami desde hace más una década.

La Habana, 5 de agosto de 1994.
La Habana, 5 de agosto de 1994.

En la zona comercial de Centro Habana, en las calles Neptuno y San Rafael, se habían registrado roturas de vidrieras y saqueos. Cuando el periodista y su equipo iban avanzando por la calle San Lázaro en dirección a Galeano, se topó con una manifestación que no ha vuelto a suceder.

“Cientos de personas que gritaban “Libertad, libertad”. Nunca había visto una calle tan concurrida y sobre todo tan valiente. No tenían miedo a nada. Era impresionante. Recuerdo que nos decían: “Graba, graba esto, grábame a mí para que me vean, libertad, libertad”, mientras seguían avanzando hacia el Malecón habanero. Nunca se había visto eso en Cuba. Nadie podía imaginarlo. Me sentí conmovido. La inmensa mayoría del pueblo quería que pasara algo, que se acabara aquella desgracia. Los apagones y el hambre, que según el régimen eran fabricados en Miami, y ya la gente no se tragaba ese cuento. Pero no sabíamos exactamente qué podía pasar”.

Emplazó la cámara en el portal del Hotel Deauville para tener una mejor perspectiva visual de las calles Galeano, San Lázaro y Malecón. Estaba seguro de presenciar algo inédito.

Agente de la Seguridad del Estado dispara sobre los manifestantes, La Habana, 5 de agosto de 1994
Agente de la Seguridad del Estado dispara sobre los manifestantes, La Habana, 5 de agosto de 1994

“Aquel 5 de agosto del 94, cuando la Habana se lanzó a las calles, parecía que el régimen se venía abajo. Logré unos planos tremendos junto a mi equipo de noticias. Subí al quinto piso, y me abrió una muchacha vasca, que nos dejó filmar sin ningún problema. Más bien creo que le gustó que lo hiciéramos desde su balcón”.

Luego vio que desde la puerta del hotel, algunas personas vestidas con camisetas de la Brigada Blas Roca, en realidad paramilitares, estaban disparando.

“Primero me impresionó, porque lo estaban haciendo a la vista, aunque en realidad bien refugiados en el hotel. Recuerdo que pensé: ¿Y si los tipos estos son tan guapos como dicen qué hacen aquí escondidos? La verdad nunca vi a alguien herido, creo que la gente ni siquiera se daba cuenta de los disparos. Tal vez estaban tirando al aire, más bien para tratar asustar, pero los más asustados eran ellos”.

Oscar Suárez y su equipo (izquierda al fondo). Agente del régimen dispara sobre la multuitud (derecha).
Oscar Suárez y su equipo (izquierda al fondo). Agente del régimen dispara sobre la multuitud (derecha).

Después de varias maniobras, calle Colón abajo y luego caminando a contra vía por el Paseo del Prado, finalmente pudo entrevistar a Fidel Castro.

"Que ya estaba rodeado de cientos de agentes. La escena fue una de las bravatas que Fidel solía mostrar en público. Y nunca olvido su respuesta a una de las ocasionales irreverencias que pude hacerle, sin que me costara muy caro, mientras fui periodista de la televisión cubana”.

Agentes castristas disparan sobre la multitud desde el Hotel Deauville, La Habana 5 de agosto, 1994.
Agentes castristas disparan sobre la multitud desde el Hotel Deauville, La Habana 5 de agosto, 1994.

El encuentro tuvo lugar en el Paseo del Prado, casi llegando a Malecón, a pocos metros de la Embajada española. “Tuve que correr para llegar allí. Los guardaespaldas tenían que quitar a Fidel de donde hubiera techos y lo llevaron a un lugar seguro. Con tremendo trabajo llegué hasta allí. Lo primero que le pregunté fue qué hacía allí, qué había sucedido, y sólo me respondió que para calmar la situación. Él no quería abundar en lo que había sucedido”.

Entonces Suárez, inspirado por la manifestación que había acabado de presenciar, le hizo la pregunta que nadie de la Televisión se atrevería a hacerle en ese momento.

"Le pregunté si iba a abrir otro Mariel (haciendo un paralelo con el éxodo masivo anterior, en 1980). No se me olvida que había allí otro periodista joven, hijo del también periodista oficialista Luis Báez, que me miró asustado, con los ojos me decía cómo le vas a preguntar eso siendo periodista de la televisión, te volviste loco. Todavía puedo ver aquella cara. Ese no dijo nada. Fui yo el único que le preguntó”.

"Salida nocturna", fotografía del historiador de arte y curador Willy Castellanos.
"Salida nocturna", fotografía del historiador de arte y curador Willy Castellanos.

Tampoco olvida la expresión de Fidel Castro, que acostumbrado a preguntas complacientes y a ridículos elogios, no imaginó aquella pregunta. Pero la astucia del viejo dictador supo aprovechar rápidamente la oportunidad.

“Me miró con el rostro un poco arrugado, como dicen los españoles, y me dijo “Yo no digo que vaya a abrir otro Mariel, yo lo que no voy es a cuidar más las fronteras de Estados Unidos”. Y así abrió el banderín para que miles de hombres y mujeres se lanzaran al mar en cualquier medio que flotara para llegar desesperadamente a Estados Unidos”.

Suárez confiesa que también quedó un poco sorprendido por la rápida contesta de Castro. “Fue la pregunta que a él le convenía. Ahí yo me di cuenta. Le sirvió para poner la pelota del otro lado de la cancha, cosa que él sabía hacer muy bien, como el Aikido, que aprovecha la fuerza del otro para darte un golpe. Fíjate que me dijo “y lo pones todo” y ahí mismo se acabó la entrevista”.

Balseros (Cortesía).
Balseros (Cortesía).

“Cuando recuerdo aquel momento siento que sólo fui un mero intermediario entre el poder absoluto que él ostentaba y lo que quería mucha gente, que era irse de allí, pues si habría otro Mariel esa era la esperanza, la posibilidad de miles de personas, como finalmente sucedió, de poder escaparse de aquello como ya había sucedido en El Mariel. Yo creo que en mi atrevimiento ante el dictador, le fui fiel a mi pueblo, a tanta gente que deseaba escapar y que yo había acabado de ver en las calles y que en esos momentos intentaban irse como podían. Como hemos hecho dos millones de cubanos durante casi 6 décadas”.

Después de aquellas declaraciones en el Malecón habanero, Castro se fue directamente al edificio del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), “donde junto a un panel de sus periodistas favoritos y de mayor confianza, le hicieron las preguntas que disfrutaba escuchar. Sólo esas. Y él dijo lo que quería decir sin importar que a veces le preguntaran otra cosa. Era su show”, precisa el autor del hoy popular blog Universo increíble, nombre del programa que por entonces conducía semanalmente en la televisión nacional.

“Cuando llegamos al ICRT, Luis García, alias Martillo, que era grabador pero que ese día estaba de camarógrafo conmigo, le dijo a Roberto Agudo, el fallecido director del NTV, “Fidel dijo que lo pusiéramos todo”. A lo que Agudo respondió “Si dijo que lo pongan todo, pónganlo todo”. Pero Fidel no se imaginaba lo que nosotros nos habíamos atrevido a filmar. Por eso, para no editar algo que me iban a censurar al momento, le pregunto “Y también pongo a los tipos que estaban disparando”. Y claro, Agudo me respondió muy serio “No, eso no”. Yo sabía que eso era una bomba y no lo iban a dejar poner”.

A la salida del estudio donde compareció Castro, parados en el pasillo, estaban todos los reporteros del Noticiero, pues “les habían dado la orden de esperar al Comandante para saludarlo y adularlo al terminar su alocución”.

“En efecto. Al salir fue directamente hacia nosotros y una periodista (prefiero obviar por el momento su nombre) le dijo muy coqueta: “Comandante, qué valiente es usted, con tantos tiros y piedras que había en todos esos lugares”. Su respuesta fue una de las clásicas del tipo duro, con cierta dosis de modestia aparente”.

"La regata", fotografía del historiador de arte y curador Willy Castellanos. Agosto, 1994.
"La regata", fotografía del historiador de arte y curador Willy Castellanos. Agosto, 1994.

En ese momento a Suárez le vinieron a la mente los versos que el gran poeta español Francisco de Quevedo le dijera a la reina Isabel de Borbón, que cojeaba: "Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad es-coja".

"Claro que mi frase fue más popular y con un doble sentido que me salvaría el pellejo, pero en ese momento ni lo pensé y le dije: “Comandante, como dice un amigo mío, usted nunca se va a morir, a usted hay que matarlo”. Y él me miró muy serio. Gracias a Dios, esa frase tiene una doble lectura. Una es como decir que es muy valiente y la otra lectura es obvia”.

Según Suárez, lo mejor de todo fue la respuesta del dictador, que desde entonces el periodista se había prometido publicar “el día que Castro se marchara de este mundo, sin cumplirla, como sucedió”.

“Recuerdo que palmeándome el hombro izquierdo Fidel me dijo “A mí nunca me gustaría morirme en la cama”. Y aquello fue como una sentencia. Pero mira tú. Pura mitología. Claro, ahora los suyos dirán que cuando dejó de respirar estaba hablando con Venezuela o con algún personajillo en Colombia. La verdad nunca se sabrá, pero lo cierto es que ya no está, y que Dios nos perdone, pero sólo los buenos no se marchan”.

Aquél encuentro con los periodistas fue filmado y el diálogo entre Castro y Suárez se publicó en la emisión estelar del NTV a las 8 de la noche. Pero dos horas después, los jefes del Noticiero le informaron a Suárez que en la emisión final (sobre la medianoche) no se publicaría otra vez, pues un mensaje del Comité Central lo había prohibido, alegando que el video animaba a la violencia contra el Comandante.

“Fidel me respondió con aquella frase como si fuera un hecho, una especie de promesa que tampoco cumplió. Y cuando analizamos su real comportamiento, vale decir que era una sus mayores características: prometer mucho y cumplir muy poco. Pero bueno, eso es lo que realmente es el socialismo. Una gran tragedia construida a base de promesas que no llegan a cumplirse”.

(Versión completa de un texto originalmente publicado en Diario las Américas)

Vea todas las noticias de hoy

Médicos cubanos en México no prestarán "servicios a la población"

Diaz Canel y López Obrador

Un grupo de galenos cubanos especialistas en epidemias llegó el lunes a México para evaluar la pandemia de COVID-19 pero sin prestar "servicios médicos a la población", informó este miércoles la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El jurista internacional René Bolio declaró este martes a Radio Martí que el plan del presidente de México, Andres Manuel López Obrador, de contratar profesionales de la salud al régimen comunista de Cuba está asociado a la ideología y a la economía porque el objetivo final no es otro que ayudar de la mejor manera posible al castrismo y a otros gobiernos orientados en la línea del marxista Foro de Sao Paulo.

El abogado mexicano apuntó también que si se van a contratar médicos caros que hayan probado ya su competencia profesional habría que hacerlo no en la Cuba atrasada del comunismo sino en Europa y en Estados Unidos.

Por su parte, la Cancillería de México explicó que un grupo de médicos cubanos llegó el pasado lunes y no prestarán servicios a la ciudadanía, dando "únicamente recomendaciones en materia de políticas pública".

López Obrador, afirmó este lunes que dialogaba con Cuba para recibir especialistas médicos de la isla si la pandemia se intensifica en territorio mexicano.

(Redactada con datos de EFE y archivos de Martinoticias).

Policía interroga a rapero contestatario Richard Zamora

Richard Zamora. Foto tomada de Facebook

El rapero contestatario Richard Zamora fue citado y advertido este miércoles durante un interrogatorio policial que tuvo lugar en una entidad del MININT, en la ciudad de Colón, Matanzas.

Zamora dijo a Radio Martí que las amenazas fueron dirigidas a que suspenda su colaboración con el Comité Ciudadanos por la Integración Racial y con el también músico crítico del régimen comunista Osvaldo Navarro.

El rapero dijo que aparte de ser músico e interesarle el arte, le interesa también la realidad de su país que sí lo que él narra en sus canciones es escuchado por quienes mandan en la isla que entonces su país podría tal vez cambiar para bien.

Pero que sin embargo, agregó el artista, el régimen lo ve como una amenaza a su poder. Apuntó que Lázaro Javier González es la persona que lo citó y que este es un simple recadero sin grados y que lo interrogaron cuatro miembros del MININT y lo amanazaron con no dejarle viajar próximamente a una gira por Colombia.

Los agentes policiacos estaban preocupados presuntamente por su relación con Navarro y con el Comité Ciudadanos por la Integración Racial.

Los detalles en el audio.

Citan y amenazan a rapero contestatario
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:04 0:00


Cuba: el fracaso de las teleclases en tiempos del COVID-19

Liz Mariam recibe instrucciones de su mamá para hacer las clases a distancia. COVID-19. REUTERS/Alexandre Meneghini

Las teleclases del Canal Educativo Cubano imparten escaso contenido, de modo acelerado, tienen poca frecuencia por asignaturas y están dirigidas a un público agobiado por las penurias.

Así lo manifestaron activistas, padres de niños en edad escolar, en entrevista con Radio Televisión Martí.

“Ya ese modelo educativo se probó en este país y fue un fracaso, está demostrado que no es efectivo, por lo menos en el contexto cubano, los escolares no lo aprovechan, dijo Niober García Fournier, cuyo hijo de 8 años cursa el tercer grado en la escuela “Viet Nam Heroico” de la ciudad de Guantánamo”.

Las emisiones de lecciones educativas no son un fenómeno nuevo en la isla, su implementación se remonta a los primeros años del triunfo comunista como una forma de “masificar” la enseñanza, pero en diferentes períodos han sido usadas por el Ministerio de Educación para suplir el déficit de maestros.

Teleclases en Cuba.
Teleclases en Cuba.

El activista guantanamero puntualizó que, a diferencia de otros recursos audiovisuales, la teleclase no se puede interrumpir, si el niño no entiende, comete un error o se desconcentra, no tiene forma de volver atrás. “Los tele profesores explican las materias de forma rápida lo que provoca que el alumno no vaya a la par”.

Algunos educadores han dado su número de móvil para evacuar las dudas pero los padres no siempre tienen saldo para hacer llamadas. Otros, han recomendado el uso del “repasador virtual”, que, durante este período de aislamiento, es gratuito. Para usar este servicio es necesario tener una cuenta de correo nacional.

“Es una situación de emergencia provocada por la expansión de COVID-19, eso lo entendemos todos, pero podrían buscarse otros medios más eficaces”, recalcó García Fournier.

Lo mismo expresó Jénifer Castañeda, madre de unos jimaguas de 9 años que estudian el cuarto grado en el colegio primario “Camilo Cienfuegos” de Placetas, Villa Clara, quien considera además que se está transmitiendo contenido muy limitado y la frecuencia semanal de las asignaturas por grados es insuficiente.

Para la habanera Ariadna Mena, madre de dos adolescentes de 15 y 16 años, alumnas de noveno y onceno grados, el escollo fundamental de estas lecciones a distancia es que las personas están muy abrumadas por la crisis económica.

Horario de las clases
Horario de las clases

“Los niños están estresados, en primer lugar, porque los mayores están muy agobiados por la veloz propagación del coronavirus, por el confinamiento, por la escasez de agua, de alimentos, de medicinas, por las colas que hay que hacer para adquirir provisiones y sobre todo por la impotencia”.

En segundo término, acotó Mena: “los muchachos tienen sus problemas propios: no pueden salir del domicilio y apenas pueden comunicarse entre ellos. Esto los pone ansiosos y encerrados todo el día no cesan de pedir comida”.

“En mi caso”, comentó Mena, “vivo sola con mis dos hijas, pero en muchísimas viviendas coexisten hasta tres generaciones. Supongo que debe ser algo así como una olla de presión a punto de explotar porque la convivencia también es difícil”.

Al respecto, la psicóloga Kirenia Flores, residente en Bayamo, Granma, lamentó la falta de variedad en los espacios de entretenimiento para la familia.

“Se repiten las mismas películas, los mismos muñequitos, novelas viejas que todos hemos visto. Los padres con poder adquisitivo, buscan las opciones del conocido “Paquete” o van a los “bancos” de copias particulares a alquilar películas, series o programas infantiles”.

Las autoridades cubanas anunciaron el 24 de marzo que se incluiría, paulatinamente, un mayor volumen de propuestas de entretenimiento para aquellos que tienen que permanecer en sus casas.

Según datos de la Unesco, el coronavirus ha dejado más de 1 500 millones de estudiantes, sin sus aulas, pero, las limitaciones tecnológicas de Cuba obligaron a las autoridades a recurrir a la televisión para sustituir las clases presenciales.

Suspenden visitas a presos en Cuba y limitan alimentos que se les pueden enviar

Prisión Combinado del Este, en La Habana. (Adalberto Roque/AFP/Archivo)

La Dirección Nacional de Cárceles y Prisiones del Ministerio del Interior de Cuba decidió suspender las visitas familiares y limitar los alimentos que reciben mensualmente los reclusos en medio de la crisis de coronavirus que afecta a la isla.

Los productos alimenticios enviados a los reos ahora tienen que estar sellados en sus envases originales y quedó prohibido hacerles llegar comidas preelaboradas.

Declaraciones sobre cancelación de visitas a presos en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:08 0:00

Familiares de presos y activistas de derechos humanos explicaron a Radio Televisión Martí las consecuencias que traerán para los encarcelados estas restricciones.

Desde Santiago de Cuba, Ovidio Martín Castellanos, coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), quien estuvo hasta febrero en la prisión de Aguadores, afirmó que la medida será devastadora para los prisioneros, quienes dependen de la “jaba” (envío) familiar con comida.

"Los presos sobreviven con lo que les llevan los familiares porque la alimentación que provee la prisión es mínima y de pésima calidad", comentó.

Yamilka Abascal, esposa del preso político José Rolando Cásares Soto, miembro de la Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana, quien cumple una condena de cinco años por el "delito de desacato" en la prisión del kilómetro cuatro y medio de la carretera de San Juan y Martínez, en Pinar del Río, indicó que desde hace 10 días no habla con su esposo porque la pandemia complica las comunicaciones desde el penal.

Según Abascal, las autoridades "permiten nada más entrar confituras y productos en conserva. En realidad, no hay nada como para que uno pueda llevarle todas las cosas que necesita".

En enero, el Tribunal Municipal de San Juan y Martínez, en Pinar del Río, violando lo que expresa la propia ley, negó la libertad condicional a Cásares, a pesar de haber cumplido ya, más de la mitad de la condena.

En Holguín, Ramón Zamora, quien recibe denuncias desde las prisiones, agregó que ahora los familiares tendrán que ir a las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) para comprar alimentos y, subrayó, la mayoría de ellos no cuentan con ese dinero.

"Va a ser dificilísimo que muchos puedan abastecer a su familiar dentro de la prisión para que se pueda alimentar", indicó.

Graciela Suárez, madre del preso político Humberto Real Suárez, de 51 años, quien está recluido en la prisión provincial de Agüica, donde ya cumplió 24 años de una condena de 30, dijo: "Puede ir un familiar y llevarle los alimentos en un saco con el nombre de él y dejarlo allí a los oficiales. Lo que va a ser muy difícil es conseguir qué llevarle. Lo que dejan (entrar) son las cuatro cosas que no hay en el país. Qué le voy a llevar yo a mi hijo".

En Sibanicú, Camagüey, Jiordan Marrero Huerta, quien atiende a los reclusos del territorio agramontino, se unió al reclamo a las autoridades para que liberen a los presos políticos.

"Hoy más que nunca debemos exigirle a la dictadura comunista que ponga en libertad a los prisioneros políticos cubanos", concluyó.

Cuba reporta 61 nuevos casos y pasa a fase de "transmisión autóctona limitada"

Coronavirus en Cuba. (AP/Ramon Espinosa)

El gobierno cubano reportó 61 nuevos casos de coronavirus confirmados el martes, entre ellos un solo extranjero, para elevar la cifra de enfermos de 396 a 457 en un solo día, y anunció que el número de muertes llegó a 12 con el fallecimiento de otra persona.

El país pasa ahora a la "etapa de transmisión autóctona limitada", dijo el miércoles en conferencia de prensa el ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda. La diferencia en esta nueva etapa, explicó, es que ya se confirman casos en los cuales no se han podido establecer nexos con viajeros y que se localizan en comunidades y localidades pequeñas.

Esta etapa nos hace que tengamos que reforzar nuevas medidas, entre las cuales hay algunas de la fase epidémica, declaró Portal Miranda.

“Es la fase previa a la epidémica, en la cual se detectan casos sin conexión con viajeros de manera sostenida, y es cuando la OMS y la OPS [Organización Mundial de la Salud y Organización Panamericana de la Salud] dicen que aparece la transmisión comunitaria, en la cual no se pueden establecer nexos epidemiológicos con ningún caso importado”, manifestó el ministro.

La fallecida el martes fue una mujer 62 años residente en Morón, en la provincia de Ciego de Ávila. Tenía antecedentes de hipertensión y diabetes mellitus y, según Portal Miranda, estuvo en contacto con una viajera procedente de Estados Unidos.

Los 61 nuevos casos confirmados fueron el resultado de 1,187 exámenes practicados el martes. El único extranjero, un ciudadano chino, estuvo vinculado, dijo, a un “evento abierto en el Mariel”, y añadió que el 60 por ciento de los casos confirmados tienen entre 25 y 59 años, por lo que la enfermedad no distingue edades.

Se reportan con evolución clínica estable 400 de los 457 casos confirmados hasta el momento. Hay 10 pacientes en estado crítico (seis en La Habana, tres en Villa Clara y uno en Matanzas); seis en estado grave, y 27 han sido dados de alta.

Entre los 60 cubanos reportados como nuevos casos el miércoles hay 10 menores, uno de ellos un bebé de un año, un niño de ocho, una niña de 10, otra de 11 y un niño también de 11. La lista incluye una adolescente de 13 años, dos de 15 y otros dos de 16. Cuatro de estos casos son de Santa Clara.

Después de haber sido la provincia que más nuevos casos confirmados tuvo en el reporte del martes (20), Ciego de Ávila no contó uno solo en el informe del miércoles. La Habana acumuló 22, Sancti Spiritus 10 (todos de un solo municipio, Cabaiguán); Villa Clara nueve; Artemisa y Holguín seis cada una; Matanzas y Santiago de Cuba tres cada una, y Camagüey dos.

De los 1,187 exámenes de muestras practicados el martes, 608 fueron hechos en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), 218 en el laboratorio de La Habana, 186 en el de Santiago de Cuba, 115 en el de Villa Clara y 60 en el de la Defensa Civil, también en la capital.

Hasta la noche del martes, según el informe de Portal Miranda, había 1,732 pacientes ingresados bajo vigilancia clínico epidemiológica, y otras 9,414 personas permanecían en sus hogares con monitoreo sanitario.

La información de que Cuba pasaba a la fase de “transmisión autóctona limitada” fue ofrecida inicialmente la noche del viernes por el gobernante Miguel Díaz-Canel en una reunión de chequeo del programa nacional contra la pandemia.

Díaz-Canel se refirió a 12 casos positivos reportados en el municipio de Florencia, en Ciego de Ávila, después de haberse contagiado en una fiesta. “Fueron unos irresponsables”, declaró el gobernante, y llamó a actuar con “todo rigor” para combatir las manifestaciones de indisciplina de la población, según un reporte de la televisión cubana citado por la agencia EFE.

Cargar más

XS
SM
MD
LG