Enlaces de accesibilidad

Cuba

Reuters: Cómo Cuba enseñó a Venezuela a sofocar la disidencia militar

Fidel Castro y Hugo Chávez en Venezuela en 2001 (Archivo).

En diciembre del 2007, el entonces presidente Hugo Chávez sufrió su primera derrota en las urnas. Aunque todavía era muy popular entre la clase trabajadora que lo había impulsado al poder casi una década antes, los votantes rechazaron un referéndum que le habría permitido postularse para la reelección indefinidamente.

Molesto, Chávez recurrió a un cercano confidente, de acuerdo con tres ex asesores: Fidel Castro. El envejecido líder cubano había sido mentor de Chávez años antes de que fuera presidente, cuando era conocido por liderar un fallido golpe de Estado.

Ahora, la profundización de los lazos económicos hacían que Cuba fuera más dependiente de la Venezuela rica en petróleo, y Castro estaba ansioso por ayudar a Chávez a mantenerse en el poder, dijeron esos asesores. El consejo de Castro: garantizar el control absoluto de los militares.

Soldados leales al presidente Carlos Andrés Pérez y algunos periodistas a la entrada del Palacio presidencial Miraflores, el 4 de febrero de 1992 en Caracas (Archivo).
Soldados leales al presidente Carlos Andrés Pérez y algunos periodistas a la entrada del Palacio presidencial Miraflores, el 4 de febrero de 1992 en Caracas (Archivo).

Era más fácil decirlo que hacerlo. El ejército de Venezuela tenía un historial de levantamientos que a veces condujeron a golpes de Estado como el que Chávez, entonces teniente coronel, organizó en 1992. Una década más tarde, rivales protagonizaron un breve alzamiento contra el propio Chávez.

Pero si Chávez daba los pasos correctos, instruyó el cubano, podría aguantar tanto tiempo como Castro, recordaron los asesores.

Después de todo, las fuerzas armadas de Cuba, con el hermano de Castro al mando, han controlado todo durante décadas, desde la seguridad hasta sectores clave de la economía.

En cuestión de meses, los países elaboraron dos acuerdos, revisados recientemente por Reuters, que dieron a Cuba un vasto acceso al sector militar de Venezuela y amplia libertad para espiarlo y reformarlo.

Los acuerdos, cuyos detalles se informan aquí por primera vez, llevaron a la imposición de una estricta vigilancia de las tropas venezolanas a través de un servicio de inteligencia, ahora conocido como la Dirección General de Contrainteligencia Militar, o DGCIM.

Agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) el 23 de febrero de 2014 frente a la casa del general opositor venezolano Angel Vivas Perdomo (Foto: Archivo/AFP).
Agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) el 23 de febrero de 2014 frente a la casa del general opositor venezolano Angel Vivas Perdomo (Foto: Archivo/AFP).

Bajo la asesoría de militares cubanos, Venezuela reformuló la unidad de inteligencia en un servicio que espía a sus propias fuerzas armadas, infundiendo miedo y paranoia y aplastando a la disidencia.

Ahora conocida por sus tácticas represivas, la DGCIM es acusada por soldados, legisladores de oposición, grupos de derechos humanos y muchos gobiernos extranjeros de abusos, incluida la tortura y la reciente muerte de un capitán de la Armada que estaba detenido.

Según los documentos revisados por Reuters, los acuerdos, firmados en mayo de 2008, permitieron a las fuerzas armadas de Cuba:

• Entrenar soldados en Venezuela.

• Revisar y reestructurar partes del ejército venezolano.

• Entrenar agentes de inteligencia venezolanos en La Habana.

• Cambiar la misión del servicio de inteligencia de espiar a rivales extranjeros a la de vigilar a los propios soldados, oficiales e incluso comandantes de alto rango.

El primer acuerdo, según los documentos, prepararía a los agentes de inteligencia venezolanos para “el descubrimiento y enfrentamiento a la labor de inteligencia y subversiva del enemigo”. El segundo acuerdo autorizó a los funcionarios cubanos a supervisar la “asimilación” y la “modernización” del ejército de Venezuela.

El presidente Nicolás Maduro, discípulo de Chávez y sucesor cada vez más asediado, dijo durante un discurso en 2017: “Agradecemos a la fuerza armada revolucionaria de Cuba. Los saludamos y siempre les damos la bienvenida”.

Pero ninguno de los dos países ha reconocido detalles de los acuerdos o el alcance de la participación de Cuba en el sector militar venezolano.

Cilia Flores, Nicolás Maduro y el general Vladimir Padrino (Archivo).
Cilia Flores, Nicolás Maduro y el general Vladimir Padrino (Archivo).

En marzo, después de que el vicepresidente estadounidense Mike Pence denunciara la “influencia maligna” de La Habana en Caracas, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, trató de minimizar la relación.

“Rechazo categóricamente reiteradas y falsas acusaciones”, tuiteó Rodríguez, “sobre militares cubanos que ‘entrenan’, ‘controlan’ o ‘intimidan’ en Venezuela”.

Ni el Ministerio de Defensa de Venezuela ni su Ministerio de Información, responsables de las comunicaciones gubernamentales, incluidas las de Maduro, respondieron a correos electrónicos y llamadas telefónicas para este artículo.

Funcionarios cubanos tampoco respondieron las solicitudes de comentarios de Reuters.

Once años después de su firma, los acuerdos militares han demostrado ser cruciales para la supervivencia de Maduro como presidente, según expertos en seguridad, personas familiarizadas con el gobierno y políticos de la oposición.

Con la ayuda y el entrenamiento de Cuba, el ejército ha apoyado a Maduro y lo ha ayudado a navegar la crisis económica, el hambre y el crimen generalizado, así como la migración en los últimos años de más de cuatro millones de personas, cerca de 10% de la población de Venezuela.

En junio, Reuters explicó cómo la reorganización de las fuerzas armadas y la proliferación de oficiales de alto rango han mantenido a los líderes militares en deuda con Maduro.

Ahora, los documentos describiendo los acuerdos de Venezuela con Cuba, y decenas de entrevistas con miembros en servicio y retirados de las filas, funcionarios de gobierno y personas familiarizadas con la relación entre Caracas y La Habana, muestran cuán instrumental ha sido también la ayuda de Castro.

La transformación de la DGCIM, dijeron estas personas, ha sido particularmente efectiva.

Hugo Chávez con el entonces Ministro de Defensa de Venezuela Raúl Salazar el 30 de diciembre de 1999 (Foto: Archivo/AFP).
Hugo Chávez con el entonces Ministro de Defensa de Venezuela Raúl Salazar el 30 de diciembre de 1999 (Foto: Archivo/AFP).

“La misión más importante que tenía el organismo de inteligencia era neutralizar aquello que afectara nuestra democracia”, dijo Raúl Salazar, un ex ministro de Defensa de Chávez que se opone a Maduro. “Ahora, bajo el mando de Cuba, el gobierno lo utiliza para mantenerse en el poder”.

Una vez que Cuba comenzó a capacitar a su personal, los agentes fueron introducidos en la DGCIM, a menudo vestidos con uniforme negro, dentro de las barracas. Allí, compilarían informes sobre los uniformados percibidos como alborotadores e informarían sobre cualquier señal de deslealtad, según más de 20 ex oficiales venezolanos militares y de inteligencia.

La DGCIM también comenzó a interceptar los teléfonos de los oficiales, incluidos los comandantes militares de alto rango, para estar al tanto de posibles conspiraciones.

La represión ha llevado a cientos de arrestos. Al menos 200 militares están detenidos actualmente, según la Asamblea Nacional liderada por la oposición. Control Ciudadano, una organización no gubernamental venezolana que estudia las fuerzas armadas, dice que el número supera los 300.

En un informe de junio del 2017, revisado por Reuters, la DGCIM acusó a un soldado, que se matriculó en una universidad considerada como alineada con la oposición, de “subversión política e ideológica”.

Al hablar por primera vez del caso, el ex soldado dijo a Reuters que estuvo esposado a una silla, mantenido en una habitación continuamente iluminada y fue golpeado hasta que se le rompieron dos vértebras. “Esos días fueron interminables”, recordó. Reveló su historia a Reuters con la condición de que la agencia de noticias sólo usara su primer nombre, Daniel, y no revelara su edad.

A partir de su reorganización, las filas de la DGCIM han aumentado, desde unos pocos cientos de agentes al principio de la administración de Chávez hasta al menos 1,500 ahora, según ex oficiales militares.

Informe de Naciones Unidas

Un informe reciente de Naciones Unidas acusó a la DGCIM de incurrir en tortura, incluyendo descargas eléctricas, asfixia, inmersión en agua, violencia sexual y privación de agua y alimentos.

Bajo el gobierno de Maduro, oficiales de la DGCIM han sido promovidos a altos cargos, incluido el comando de seguridad personal del mandatario.

La represión, dicen líderes opositores, ha hecho que las fuerzas armadas sean impenetrables. Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional, denunció a principios de este año que la reelección de Maduro en 2018 fue una farsa y declaró, con apoyo de la mayoría de las democracias occidentales, que era el presidente legítimo del país.

Pero las súplicas de la oposición por un alzamiento militar no han sido escuchadas.

“Hemos fallado”, dijo un alto funcionario de la oposición involucrado en los intentos de negociar con líderes militares. “No tenemos nada para ofrecerles, para convencerlos”.

Para Chávez, los cambios anticipados con los dos acuerdos tenían un impacto a nivel personal.
Fidel Castro recibió a Chávez en el Aeropuerto Internacional José Martí el 13 de diciembre de 1994 (Archivo).
Fidel Castro recibió a Chávez en el Aeropuerto Internacional José Martí el 13 de diciembre de 1994 (Archivo).

Castro, a quien había admirado durante mucho tiempo, fue el primer líder internacional en abrazar a Chávez como político en ascenso en la década de 1990.

La unidad de inteligencia militar, entre tanto, estaba dirigida por oficiales alineados con la elite conservadora y opuestos a la visión de Chávez de transformar un país donde, a pesar de tener las mayores reservas de petróleo del mundo, muchas personas seguían siendo pobres.

Cuando fracasó su golpe de Estado de 1992, los oficiales de la unidad, entonces conocidos como la Dirección de Inteligencia Militar, o DIM, fueron los encargados de arrestar a Chávez. En un principio el líder estuvo en una de las mismas celdas subterráneas en la sede de DIM en Caracas donde luego detendría a algunos de sus propios opositores políticos, según varios ex funcionarios.

En 1994, meses después de su salida de prisión tras recibir un sobreseimiento presidencial, Chávez voló a La Habana, donde Castro, en su primera reunión frente a frente, lo saludó en el aeropuerto. Castro vio en Chávez a un líder izquierdista de ideas afines, de un estilo difícil de hallar desde el final de la Guerra Fría. En la riqueza petrolera de Venezuela, Castro vio el potencial alimento para una economía cubana hambrienta por el colapso de su ex patrocinador, la Unión Soviética.

De la dignidad latinoamericana al petróleo venezolano

Con Castro como espectador de un discurso en la Universidad de La Habana, Chávez dijo que Cuba era, en ese momento en su cuarta década de gobierno castrista, “un bastión de la dignidad latinoamericana”. Prometió curar la “gangrena” capitalista que afligía a Venezuela.

Después de la visita, los dos hombres comenzaron a hablar frecuentemente, dijeron ex asesores.

A fines de la década de 1990, la alta inflación, el bajo crecimiento económico y el aumento de la pobreza hicieron que el mensaje socialista de Chávez fuera atractivo para un número creciente de venezolanos. En 1998, fue elegido presidente.

Casi de inmediato, profundizó los lazos formales con Cuba.

Hugo Chávez y Fidel Castro (Archivo).
Hugo Chávez y Fidel Castro (Archivo).

En octubre de 2000, Castro viajó a Caracas para firmar una serie de acuerdos económicos. Venezuela le daría a Cuba suficiente petróleo para satisfacer la mitad de sus necesidades energéticas. Desde el 2000, Venezuela ha enviado a Cuba un promedio de 55,000 barriles de petróleo por día, que equivalen a un monto total de más de 21,000 millones de dólares.

A cambio, Cuba mandó a miles de médicos, maestros y especialistas agrícolas para ayudar a diversificar la economía de base de Venezuela.

Para 2002, muchos en la elite venezolana se habían cansado de Chávez. Ese abril, los líderes conservadores de la oposición se unieron a jefes militares, incluidos altos funcionarios del DIM, y lo detuvieron.

Pero el golpe naufragó en dos días, luego de un levantamiento popular masivo en su nombre.

De vuelta en el poder, y con la bendición de Castro, Chávez colocó a cubanos dentro de su círculo íntimo para reforzar la seguridad, según sus ex asesores y varios ex oficiales militares. Comenzó una purga del servicio de inteligencia y de otros altos rangos de los militares.

Nombró como subdirector a Hugo Carvajal, un teniente coronel que se había unido al movimiento golpista de Chávez en 1992 y más tarde dirigió la división de investigaciones de la DIM. En dos años, Carvajal se convirtió en su director general.

Carvajal comenzó a modernizar el DIM. En un correo electrónico a Reuters, Carvajal dijo que el Banco Central de Venezuela envió millones de dólares en efectivo al DIM para nuevas tecnologías, incluidos equipos de vigilancia y una base de datos para centralizar la inteligencia.

El militar dirigiría el servicio de contrainteligencia durante casi una década. Ahora fuera del cargo, ha sido sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por presuntamente ayudar a la guerrilla colombiana.

Hugo Carvajal junto a Nicolás Maduro (Archivo).
Hugo Carvajal junto a Nicolás Maduro (Archivo).

En abril fue arrestado en España y permanece detenido en relación con una orden de Estados Unidos por presunto tráfico de drogas. En el correo electrónico, enviado a través de su abogado en España, Carvajal negó las acusaciones.

En julio de 2007, Chávez nombró a Gustavo Rangel, un oficial leal que dirigió las reservas del ejército, como ministro de Defensa. En su juramentación, Rangel habló de la necesidad de un “nuevo pensamiento militar venezolano” para contrarrestar al “enemigo real”.

El “imperio”, dijo, usando el discurso oficial venezolano para referirse a Estados Unidos, era el patrocinador de “grupos subversivos” empeñados en destruir la revolución.

Reuters no pudo contactar a Rangel, ahora retirado, para hacer comentarios.

Ese diciembre, Chávez perdió el referéndum sobre los límites del mandato. En televisión, prometió una “nueva ofensiva” para perseguir su meta.

Comenzaron las conversaciones sobre defensa con Cuba. En una reunión el 26 de mayo de 2007 en Caracas, Rangel y el general Álvaro López, viceministro primero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, firmaron los dos acuerdos.

Según los términos del primer acuerdo, el ministerio cubano supervisaría una reestructuración del DIM y asesoraría la creación de “nuevos órganos” dentro del servicio. El DIM también enviaría grupos de 40 oficiales a La Habana hasta por tres meses de entrenamiento en espionaje.

De acuerdo con los documentos, Venezuela enviaría los currículos de candidatos para que Cuba los examinara. Los cursos incluyeron: cómo manejar “colaboradores secretos”, cómo llevar a cabo investigaciones criminales y cómo seleccionar nuevos agentes de inteligencia.

La mayor parte del entrenamiento, según los documentos, se realizó en la Escuela Militar Superior Comandante Arides Estévez Sánchez, en el oeste de La Habana. En la academia, un grupo de edificios blancos de cuatro pisos y campos de desfiles, los instructores cubanos dijeron a los agentes del DIM que su misión en adelante sería infiltrarse y controlar al ejército, según cinco personas familiarizadas con los cursos.

El segundo acuerdo creó un comité conocido como el Grupo de Coordinación y Enlace de la República de Cuba o GRUCE. El GRUCE, compuesto por ocho “especialistas militares” cubanos, enviaría asesores cubanos a Venezuela para inspeccionar unidades militares y entrenar soldados.

Un ex funcionario de inteligencia venezolano recordó la capacitación que recibió de instructores cubanos en una granja en el estado oriental de Anzoátegui. Los instructores, dijo a Reuters, acosaban a los estudiantes con preguntas sobre sus creencias políticas. El DIM, dijeron, debe ser la “punta de lanza” en la lucha contra los “traidores”.

Chávez, fortalecido por los aumentos en el gasto gubernamental que impulsó su popularidad, ganó un nuevo referéndum para poner fin a los límites del mandato presidencial.

Hugo Chávez es felicitado tras juramentarse como presidente el 24 de enero de 2000 (Archivo).
Hugo Chávez es felicitado tras juramentarse como presidente el 24 de enero de 2000 (Archivo).

En 2011, cambió el nombre de la DIM para incluir el término “contrainteligencia”, lo que reflejaba su nueva misión de frustrar cualquier sabotaje surgido desde adentro. Para entonces, la nueva DGCIM era más fuerte con varios cientos de agentes, dijeron ex funcionarios.

Recién salidos del entrenamiento cubano, los nuevos agentes comenzaron a infiltrarse en los cuarteles. “Vivimos y entrenamos con la tropa para realizar el monitoreo, manteniendo informados a los jefes”, dijo otro ex oficial de la DGCIM a Reuters. “Tuvimos un control férreo”.

Algunos fingieron ser soldados regulares. Otros se pusieron sus uniformes DGCIM y solían alentar a los soldados a que informaran unos sobre otros. Llegaron a ser conocidos como “los hombres de negro”, según varios exsoldados.

“Te voy a entregar a la DGCIM”, advirtió una vez un comandante del batallón a los posibles rebeldes, recordó un soldado. Historias de detenciones y torturas por parte de agentes de DGCIM, a veces con máscaras de esqueleto y pasamontañas, se extendieron por las filas.

“Nadie pelea contra el Estado”

Después de cuatro cirugías en Cuba, Chávez murió en 2013.

Castro, en una columna de un periódico, lo llamó “el mejor amigo que tuvo el pueblo cubano a lo largo de su historia”. Los votantes eligieron a Maduro para sucederlo.

En 2014, los precios del petróleo se desplomaron. El esfuerzo de Maduro por estimular la economía fracasó.

El hambre y la escasez golpearon incluso a las fuerzas armadas, sólo empeorando desde entonces. Un médico militar dijo a Reuters recientemente que muchos soldados alistados tienen bajo peso y subsisten principalmente con pasta y lentejas.

Militares en las calles de Caracas (Archivo).
Militares en las calles de Caracas (Archivo).

A medida que un número creciente de tropas buscaba desertar, la DGCIM se volvió más agresiva. Amplió la vigilancia, interceptando escuchas telefónicas incluso a los oficiales superiores.

En el último piso de su sede, unos 40 agentes de su Dirección de Comunicaciones Operativas utilizaron una plataforma llamada Genesi, según un ex miembro del equipo.

El sistema, diseñado por la firma italiana de telecomunicaciones IPS SpA, permite a los usuarios “interceptar, monitorear y analizar todo tipo de fuente de información”, según el sitio web de la compañía.

IPS no respondió llamadas, correos electrónicos ni una carta en busca de comentarios en su sede de Roma.

En julio de 2017, Daniel, el teniente del ejército en Caracas, fue llamado a la oficina del comandante de su batallón. Alguna vez partidario de Chávez, Daniel se unió al ejército en 2004, pero bajo Maduro perdió el entusiasmo y dijo a los superiores que planeaba irse. Se matriculó en clases de derecho en la universidad estando aún activo en el ejército e incluso participó en marchas de oposición.

El comportamiento de Daniel, según un informe de inteligencia revisado por Reuters, fue “contrarrevolucionario”. El informe describe la universidad, cuyo nombre Daniel le pidió a Reuters que no revelara, como una escuela para la oposición.

Al reportarse en la oficina de su comandante, dijo Daniel, tres agentes de contrainteligencia uniformados confiscaron su teléfono y dijeron que era necesario que los acompañara para una “entrevista” en la sede de la DGCIM.

Daniel dijo que los agentes lo transfirieron a una celda subterránea y lo esposaron a una silla. Cada día, un hombre entraba y lo golpeaba repetidamente. Las palizas rompieron dos vértebras, según un informe médico revisado por Reuters.

Después de 20 días, un tribunal militar lo acusó de traición, rebelión y violación del decoro militar. En espera de un juicio, fue trasladado a otra prisión. Seis meses después, tras declararse culpable, el tribunal liberó a Daniel con la condición de que permaneciera en el país. Fue expulsado de las fuerzas armadas.

Regresó a las clases de derecho, pero siente remordimiento por haberse declarado culpable. “Nunca estuve convencido de que era lo mejor”, dijo, pero señaló que muchos de los que no lo hacen permanecen detenidos indefinidamente. “Pero nadie pelea contra el Estado”.

La vigilancia ha herido incluso a los oficiales superiores. Un caso desató la indignación nacional, forzando a la DGCIM a reconocer los abusos.

Una lápida marca el lugar donde descansan los restos del capitán de la Armada de Venezuela, Rafael Acosta Arevalo (Archivo).
Una lápida marca el lugar donde descansan los restos del capitán de la Armada de Venezuela, Rafael Acosta Arevalo (Archivo).

Rafael Acosta, de 50 años y capitán de corbeta de la Armada, murió bajo custodia de la DGCIM el 29 de junio, ocho días después de que los agentes lo arrestaron.

Tarek Saab, fiscal general de Venezuela, dijo que Acosta fue detenido por participar en un complot de “derecha” no especificado. La esposa de Acosta, Waleswka Pérez, dijo que las acusaciones eran falsas y acusó a la DGCIM de tortura.

El 1 de julio, Saab dijo que el gobierno había acusado a dos agentes de la DGCIM de homicidio. No dio una causa de muerte ni las circunstancias en las que ocurrió. Los cargos, dijo Saab en un comunicado, siguieron a una investigación “imparcial” del “lamentable hecho”.

La mayoría de las operaciones de la DGCIM nunca salen a la luz.

En marzo de 2018, cinco agentes de la DGCIM preguntaron por el teniente coronel Igbert Marín, comandante de la 302 brigada mecanizada del ejército, en Caracas. Marín, ahora de 40 años y padre de dos niños, fue durante la mayor parte de su carrera una estrella en ascenso que se había destacado en la principal academia militar de Venezuela.

Su esposa, Yoselyn Carrizales, dijo a Reuters que los agentes se llevaron a Marín al Ministerio de Defensa, donde fue recibido por oficiales incluido el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, e Iván Hernández, el actual jefe de la DGCIM.

Los funcionarios acusaron a Marín de conspirar contra el gobierno, dijo Carrizales, quien actúa como uno de los abogados del militar. Dijeron que tenían evidencia en un video de Marín y otros ocho oficiales conspirando, agregó, pero no le mostraron el video.

Marín negó la acusación y dijo que la reunión había sido simplemente una reunión de antiguos compañeros de clase de la academia.

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino (d), con el ministro cubano de las FAR Leopoldo Cintra Frías (Archivo).
El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino (d), con el ministro cubano de las FAR Leopoldo Cintra Frías (Archivo).

Indignado, le dijo al ministro de Defensa que tales acusaciones eran contraproducentes, especialmente en un momento en que la mayoría de los militares sufría por la escasez de alimentos, equipos y bajos salarios.

El ministro debe “salir de la oficina, tiene que abrir los ojos y sentir lo que siente la tropa”, dijo Marín a Padrino, según Carrizales. Otro abogado que defiende a Marín, Alonso Medina Roa, confirmó la versión.

Ni Padrino ni Hernández pudieron ser contactados para hacer comentarios.

Los agentes llevaron a Marín y a los otros ocho oficiales a la sede de la DGCIM. Marín dijo más tarde a sus abogados que los agentes lo esposaron a una silla, le colocaron una bolsa sobre la cabeza y la llenaron de gases lacrimógenos. Sus abogados detallaron el presunto abuso a Reuters.

Una semana después, en una audiencia a la que asistió Carrizales, un tribunal militar acusó a Marín de traición, instigación a la rebelión y violación al decoro. Los agentes se llevaron a Marín. Permaneció incomunicado durante 78 días.

“No sabía si estaba vivo o estaba muerto”, dijo Carrizales. Marín sigue detenido y su esposa trabaja por su liberación.

Los funcionarios venezolanos no han comentado públicamente el caso ni han mostrado a los abogados de Marín el presunto video. Aún no se ha establecido una fecha para el juicio.

“Ellos le temen”, dijo Carrizales. “Tiene un liderazgo indiscutible en las fuerzas armadas. Es por eso que lo detuvieron”.

(Reporte especial de Reuters con contribución de Deisy Buitrago en Caracas, Tibisay Romero en Valencia, Julia Symmes Cobb en Bogotá, Marianna Párraga en Ciudad de México y Angelo Amante en Roma. Editado en español por Vivian Sequera y Juana Casas)

Vea todas las noticias de hoy

Solidaridad Cristiana Mundial pide fin de regulación a periodista independiente

El periodista cubano Yoe Suárez.

Solidaridad Cristiana Mundial (CSW, por sus siglas en inglés) hizo un llamado a las autoridades cubanas para que suspendan la restricción de viaje al periodista independiente y escritor Yoe Suárez.

“Esta prohibición ha violado a Yoe Suárez su derecho a la libertad de movimiento en los últimos seis meses”, dijo en un comunicado la organización de defensa religiosa, que tiene su sede en Londres.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:55 0:00


El reclamo fue divulgado a nivel internacional por la vocera de la entidad Kiri Kankhwende quien dijo a Radio Televisión Martí que “el señor Suárez, de 30 años de edad, ha trabajado con los medios de comunicación no oficiales desde el 2014 y ha escrito extensamente sobre temas de derechos humanos y de libertad religiosa.

CSW reconoció que como resultado de su labor, el periodista y su familia han sido hostigados de manera regular por los órganos represivos del régimen.

Kankhwende enfatizó que el comunicador “fue interrogado por la Seguridad del Estado, el pasado 5 de febrero en la estación policial de Siboney del municipio habanero de Playa”, donde se le informó que estaba catalogado como regulado por lo que tiene limitada la facultad de salir de la Isla por tiempo indefinido.

CSW instó a las autoridades cubanas a que levanten, de forma inmediata la sanción contra Suárez y a que cesen de restringir la libre circulación a los defensores de derechos humanos y de la libertad religiosa.

Asimismo, la organización solicitó a la comunidad internacional que en cualquier contacto con el Gobierno de La Habana aborde el asunto de las prohibiciones de viaje que impone a determinados ciudadanos cubanos.

Declaraciones de Yoe Suárez
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:49 0:00

Cientos de cubanos impedidos de salir del país

Por su parte, Suárez recalcó que este 5 de agosto cumplió medio año “de estar encerrado en Cuba, país que se ha convertido en una cárcel gigante y sus fronteras en los barrotes”.

El periodista explicó que la prohibición de viajar impuesta sobre él por el Ministerio del Interior es anterior a la pandemia y a las medidas de aislamiento tomadas por La Habana que han incluido el cierre de aeropuertos y la suspensión de vuelos regulares desde y hacia la isla.

“Pero no soy el único. Hay unos 250 hombres y mujeres por todo el país que, por motivos políticos, el régimen no les permite tomar un avión para salir al extranjero”, denunció.

“Es muy variada la lista: Hay periodistas, artistas, líderes religiosos. Yo me siento, por supuesto vejado, pero a la vez me siento muy honrado de estar junto a personas que luchan por los derechos humanos y por la democracia de Cuba, aunque ello acarree una adversidad para proyectos personales y profesionales. Pero estoy confiando en Dios, de que van a terminar, en algún momento, las irregularidades que comete el régimen, con total impunidad, contra los activistas, periodistas independientes y contra la ciudadanía en general”, concluyó Suárez.

El periodista envió a nuestra redacción el siguiente registro de amenazas, interrogatorios y detenciones de las que ha sido víctima desde 2018.

Relación de agresiones a Yoe Suárez entre 2018-2020

Relación de agresiones 2018-2020

2018

2 feb- Oficiales de la Aduana decomisan ejemplares del volumen Espectros, enviados a Cuba para su presentación en la Feria Internacional del Libro de La Habana 2018. Los agentes llegaron el 2 de febrero, día inaugural del evento para el público, al stand del sello sevillano Guantanamera con una lista de entre 5 y 7 títulos, de los 115 traídos, para su incautación. No hubo explicaciones para la representación de la editorial. https://yoesuarez.wordpress.com/2018/02/10/yo-acuso-censuran-primera-antologia-de-periodismo-narrativo-cubano/

Noviembre- detenido en el Aeropuerto Internacional José Martí e interrogado por un agente del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE) tras regresar de un viaje de trabajo con Diario de Cuba.

2019

Febrero- detenido en el aeropuerto e interrogado por un agente DSE tras regresar de un viaje de trabajo con DDC.

Abril- una fuente que pidió anonimato reveló para un informe del peruano Instituto de Periodismo y Sociedad las presiones sobre el jurado del Premio nacional Sed de Belleza 2019 para descalificar un libro de crónica viajera por Latinoamérica inscrito por Suárez. La fuente explicó que era “de lejos, el mejor” título en el concurso convocado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS). Pero un miembro del Comité organizador ventiló en las deliberaciones del jurado que “no podía ganar, porque la Dirección Nacional de la AHS” consideraba a Suárez “contrarrevolucionario”, por su trabajo reporteril. La presión funcionó, y en medio de las deliberaciones se reveló que otro volumen del joven, Mención del Premio Casa de las Américas, tras haber sido aceptado en el plan editorial de 2018 de la Editorial Abril, también fue censurado. https://www.outono.net/elentir/2020/03/29/la-cruz-de-la-verdad-periodistas-frente-al-castrocomunismo-en-2019/

Agosto- arrestado en la ciudad de Guantánamo por fuerzas conjuntas del DSE y la Policía Nacional Revolucionaria mientras iba camino a realizar una entrevista al entonces recién condenado Roberto de Jesús Quiñones. Fui trasladado en una patrulla al cuartel provincial del Ministerio del Interior, interrogado, amenazado con prisión de regresar a esa ciudad. Un instructor levantó un acta por supuesta actividad contrarrevolucionaria, mi teléfono fue decomisado. Más adelante fui esposado y deportado de la ciudad de Guantánamo. Pasaron 5 horas desde mi detención hasta mi llegada a Santiago de Cuba, bajo orden de no abandonar el vehículo en que me deportaban. Septiembre- detenido en el aeropuerto internacional de la Habana José Martí e interrogado por un agente del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE). https://diariodecuba.com/derechos-humanos/1565647250_48093.html

2020

5 de febrero- Citados mi madre y yo a la estación Policial de Siboney por el Capitán Enrique del DSE. Mi madre no pudo asistir por encontrarse fuera de La Habana. Yo fui Interrogado por tres horas y amenazado con “consecuencias” para mi familia de seguir con el trabajo reporteril. Fui regulado "por orden de la Jefatura". https://radioviva24.com/2020/02/07/un-nuevo-nombre-en-la-lista-negra-de-los-que-no-pueden-salir-de-cuba-yoe-suarez-ya-tiene-un-companero-que-lo-atiende/

27 de marzo- Citado mediante llamada telefónica por el capitán Enrique e interrogado en la estación policial de Siboney por Enrique y el agente René, agentes del DSE. Nuevamente amenazado con “consecuencias” para su familia y, esta vez, con encarcelamiento. https://www.cibercuba.com/noticias/2020-03-29-u185759-e185759-s27061-seguridad-estado-al-periodista-yoe-suarez-te-pueden-pedir

2 de abril- Interrogan a mi madre -y la presionan para que yo abandone mi trabajo como periodista- en una oficina de la empresa Transtur, en mi propia cuadra. https://adncuba.com/noticias-de-cuba/actualidad/seguridad-del-estado-cita-madre-de-periodista-independiente-yoe-suarez

3 de abril- nos Interrogan a mi madre y a mi, en la estación policial de Siboney. El capitán Jorge, que se presentó como Segundo jefe de la contrainteligencia para la prensa, amenazó con procesarme por el delito de "mercenarismo". En el Código Penal implica de 10 a 20 años de prisión, o la muerte. Jorge denigró a colegas, me invitó a "cooperar" con la Seguridad del Estado (cosa que me llamó la atención pues lo hizo frente a mi madre), y al negarme amenazó con que podía hacerme quedar como uno usando a infiltrados en los medios para los que colaboro. https://diariodecuba.com/derechos-humanos/1585949812_15374.html

22 abril- citado verbalmente, el agente René llegó hasta la puerta de mi casa y me solicitó ir a la oficina de Transtur que queda en mi propia cuadra. Mi esposa estaba durmiendo a nuestro hijo, accedí a acompañarlo. En la oficina de Transtur me esperaba el 1er Teniente Alexander. Ambos oficiales del DSE me mostraron impreso el Decreto Ley 370 y la sección del código penal referente a "propaganda enemiga". En el Código Penal implica de 7 a 15 años de prisión. Después preguntaron si podían "acceder a mis trabajos periodísticos antes de ser publicados", propuesta que decliné. Después prometieron que habría otros encuentros. https://heraldodecuba.com/yoe-suarez-amenazado-por-el-g2-cubano-por-violar-decreto-ley-370-ley-mordaza/

2 mayo- citado verbalmente por el Jefe de Sector, Capitán Durán, con placa 05690. En la estación policial de Siboney, el oficial de la PNR me "entrevista" durante media hora debido a supuestas quejas de vecinos por materiales de construcción que hay en la casa donde vivo. Presuntamente, esos materiales son de "dudosa procedencia" y pueden ser producto de "acaparamiento". https://diariodecuba.com/derechos-humanos/1588454545_18233.html

6 mayo- Fui invitado al espacio semanal Directas, organizado por el Instituto Internacional de Artivismo Hannah Arendt (INSTAR), pero una "denuncia" cuyo origen se desconoce, impidió que pudiera concretarse la charla digital sobre las restricciones a la libertad de expresión impuestas por el Decreto-Ley 370 y el asedio que he sufrido en los últimos meses por su trabajo. Sin embargo, una hora antes de comenzar la directa, la página de INSTAR recibió una restricción que le impide usar el servicio de Facebook Live. https://www.yucabyte.org/2020/05/08/denuncian-interferencias-a-transmisiones-en-vivo-de-instar/

11 mayo- Detenido en el Reparto Náutico, del municipio Playa, y trasladado en un auto, con los ojos vendados, hasta una "casa de seguridad" presuntamente en el Reparto La Coronela, del municipio La Lisa. Interrogado por una hora por el Oficial René y el Mayor Armando.

25 nuevos casos de COVID-19; reportan contagio de 29 cubanos llegados de Venezuela

Escena captada en una calle de La Habana el 29 de julio (Yamil Lage/AFP).

El Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) reportó la confirmación de 25 nuevos contagios de COVID-19 en los exámenes realizados el martes, cuando se supo además que 29 cubanos recién llegados de Venezuela dieron positivo a la prueba del coronavirus.

Considerando que no hay vuelos comerciales hacia ni desde Cuba en estos momentos, se cree que la mayoría de los 29 contagiados procedentes de Venezuela formen parte de una brigada médica.

Al menos dos de esos casos fueron identificados en la prensa cubana como trabajadores de salud, y todos formaron parte de los reportes diarios del MINSAP entre el 26 de julio y el 3 de agosto, informa la agencia Reuters. El reporte del miércoles indica que dos de los 25 nuevos confirmados se contagiaron fuera de Cuba.

Dos provincias se repartieron la mayoría de los casos confirmados el martes: Artemisa, con 13 (cinco de ellos del municipio Bauta, donde ocurrió el brote reciente), y La Habana, con 10. Cienfuegos y Guantánamo tuvieron uno cada una. El único menor del grupo es un niño de nueve años de Bauta.

Aunque no se reportan pacientes en estado crítico, hay dos habaneras en estado grave, según el MINSAP: una de 97 años procedente del Cerro, y la otra de 75 años residente en el Cotorro.

El martes el MINSAP reportó también que hubo 14 altas médicas, con lo que la cifra de pacientes recuperados que aparecen en los registros oficiales llego a 2.396 de los 2.726 diagnosticados con la enfermedad en el país. En los hospitales siguen ingresados 240 casos positivos, la mayoría de los cuales (238) presenta una evolución clínica estable.

No hubo ningún fallecimiento el martes, por lo que el número de personas que han perdido la vida en Cuba por el COVID-19 –siempre de acuerdo con los informes oficiales— sigue siendo 88.

(Incluye información de la agencia Reuters)

Viajeros de otras provincias serán internados en La Habana; vuelos regulares siguen en suspenso

Un viajero en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, el 11 de marzo del 2020.

Las autoridades cubanas reforzaron las medidas de aislamiento ante el temor de una propagación mayor del coronavirus que poco a poco avanza en varias regiones de la isla.

El martes en la noche fueron anunciadas estrictas medidas de contención como establecer una cuarentena obligatoria en la capital a los viajeros de otras provincias que lleguen a la isla en vuelos humanitarios.

En los últimos días se han reportado numerosos casos de personas que al retornar de otros países, especialmente Venezuela, portan el virus.

En La Habana aún no se puede decretar la fase 2, según explicó el Primer Ministro Manuel Marrero y en Artemisa han ordenado cuarentenas en algunos territorios "debido a algunos eventos derivados de indisciplinas e incumplimientos de las medidas establecidas".

"Los vuelos regulares internacionales con todo el mundo son desde La Habana y hacia La Habana y por tanto hasta que La Habana un día no resuelva este problema no se podrá abrir esa comunicación con el resto del mundo", dijo Marrero en la Mesa Redonda.

La tajada que saca el Estado al permitir importar y exportar a negocios privados

Empleados descargaban mercancía la semana pasada en la primera tienda mayorista para el abastecimiento de cuentapropistas en La Habana (Alexandre Meneghini/Reuters).

Una revisión de la lista de 36 empresas estatales que el sector privado está obligado a usar en Cuba para importar y exportar mercancías deja ver que el gobierno aún se reserva cuánto cobrará por la “gestión” de sus intermediarios y que pretende usarlos para seguir explotando la exportación de servicios profesionales y de mano de obra.

También: que ETECSA es la única entidad que no ofrece nombres de personas de contacto para recibir solicitudes de mediación.

Además: que las ofertas de algunos de esos servicios profesionales descritos para la exportación hacen suponer una experiencia de libre mercado ajena a la realidad cubana, y que los comentarios de los propios lectores de los medios oficiales no son nada complacientes a la hora de juzgar la decisión del gobierno de imponer la mediación.

“Está forma de gestión no logrará el por ciento de clientes que se piensa, y tiene muchas manifestaciones en contra, ya que aquellos que tienen facilidades de viajar o tienen proveedores en el extranjero no necesitan de un intermediario para importar o exportar”, escribió Armando Enrique al pie de una nota reciente en el periódico Granma.

Basta cumplir las regulaciones aduanales, comenta el lector, y se pregunta por qué si su familia le envía un auto desde el extranjero, hace falta un intermediario que cobre sin hacer gestión alguna.

“Tampoco está claro si cuando yo exporte, la empresa estatal me pagará de inmediato o tendré que esperar a que llegue al destinatario”, alerta. “Aquí [en Cuba], ¿quién asume la responsabilidad de los incumplimientos de los tiempos pactados? Si el destinatario manifiesta inconformidad, ¿quién pagará las penalidades?

Me parece que las trabas continúan, escribió Roberto también en la sección de comentarios de los lectores de la edición digital de Granma.

La intermediaria estatal que aparece en el directorio con el número 31, Dinvai Construcciones, S.A., dice gestionar “asistencia técnica y fuerza de trabajo, consultoría técnica y diseño de proyectos y gerencia de obras y dirección integrada de la construcción”, además de “servicios de montaje especializado de la construcción”.

En un país donde los únicos grandes inversionistas (los militares, con su consorcio GAESA) contratan a una empresa francesa, Bouygues Bâtiment International (BBI), para construir el hotel Manzana Kempinski, y esa empresa francesa a su vez importa trabajadores hindúes, el gobierno asegura que Dinvai Construcciones, S.A., “garantiza la Gestión Integral de proyectos constructivos desde su concepción hasta su puesta en marcha con la participación fundamental de empresas especializadas del sector construcción”.

INTERAUDIT, S.A., por ejemplo, se especializa en “servicios profesionales asociados a las actividades de auditoría y asesorías técnicas y de negocios”, mientras que la Empresa de Informática y Medios Audiovisuales (CINESOFT) se ofrece como “plataforma de educación a distancia, plataforma de producción de contenidos digitales educativos y generación de contenidos utilizando un modelo pedagógico”.

¿Será cualquiera de ellas un mediador eficiente al servicio de un cuentapropista cuyos recursos son limitados tanto para importar como para exportar? El economista Emilio Morales, presidente de la firma de consultoría The Havana Consulting Group, se aparta de los detalles y asegura que toda la operación montada esta vez por el régimen se resume en cambiar el lenguaje y mantener el mismo concepto.

“Cambian la semántica, pero al final todo sigue siendo lo mismo”, opina Morales. Hacen que el sector no estatal se vea obligado a importar y exportar a través de un grupo de entidades estatales porque, dice, “no toman una sola medida que signifique un cambio real en la política económica”.

La verdadera estrategia de supervivencia del gobierno cubano está delineada desde los años 80 del siglo pasado y sigue siendo la misma, asegura el experto: mantener a los cubanos de la isla como rehenes para sacarles el dinero a sus familiares en el extranjero.

“Se refugian en los dólares con una economía cuya fuerza productiva es incapaz de generar dólares”, comenta Morales, refiriéndose a las cuentas en dólares necesarias --con tarjetas magnéticas-- para operar un negocio. “Son estrategias parásitas; no hay nada que le permita a la gente poder desarrollarse efectivamente y prosperar en un mercado de libre comercio. Se trata de un pueblo esclavo que el gobierno exporta en mano de obra y en servicios, y que se mantiene realmente con el dinero de la familia que se fue a otro país”.

Desde La Habana, el analista Ángel Marcelo Rodríguez Pita observa que todas las entidades estatales que aparecen como intermediarias para que los cuentapropistas importen y exporten tienen cuentas en instituciones como el Banco Metropolitano, “pero si el banco no tiene liquidez, quiere decir que esas empresas tienen problemas con sus ciclos de cobro y sus ciclos de pago, y eso a su vez repercute en que no sean eficientes”.

Según la información oficial, serán tres los bancos comerciales que darán servicios a los cuentapropistas en función del lugar del país donde radique su negocio: el Popular de Ahorro, el Metropolitano y el de Crédito y Comercio. El ministro de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, dijo que hay un mapa con 1.026 bienes y servicios exportables y que se han identificado “382 formas de gestión no estatales con potencial para exportar en sectores diversos”.

A su vez, el gobierno cubano está vendiendo la Zona del Mariel como un comercio de exportación, pero en realidad es un comercio de frontera, asegura Rodríguez Pita.

“No se puede concebir la exportación si no hay un proceso previo de producción y reproducción de los bienes y servicios; si no existe eso dentro del mercado interno no va a ser posible nunca esa exportación con calidad”, dice. Porque “no es llegar solo a exportar: es competir en esa dinámica de exportación, porque no es llegar y pensar que vamos a tener a alguien que nos va a querer comprar. Hay otros productos con calidad” en el mercado, indica el analista.

Rodríguez Pita: “No es exportar: es competir en esa dinámica de exportación”
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:34 0:00

Entre los comentarios de los lectores al pie de las notas correspondientes de Granma hay uno firmado por “RealxEver”, quien subraya que el embargo comercial estadounidense se aplica a las empresas estatales, pero no a los cubanos.

“Las personas naturales no son objeto de ‘bloqueo’ y pueden comprar lo que quieran y donde quieran si tienen el dinero necesario”, dice el lector o lectora. “Si de verdad se quiere que funcione, hay que permitir que los propios privados importen y exporten por su cuenta”.

Habría que ver cuánto se incrementan los costos a los particulares utilizando los servicios de un tercero que no produce nada, pero mantiene una burocracia grande “acostumbrada a los viajes al extranjero y a vivir del cuento del bloqueo durante muchos años”, añade.

Activistas desconocen razones de la vigilancia policial

Vigilancia policial publicado en Facebook por Iliana Hernández el 4 de agosto de 2020.

El artista independiente Luis Manuel Otero Alcántara, residente en La Habana Vieja, dijo a Radio Televisión Martí que desde horas tempranas de este martes su casa permanece bajo vigilancia policial y desconoce cuales podrían ser los argumentos de las autoridades para hacerse visibles y merodear en el lugar.

Artista desconoce razones de vigilancia policial
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:46 0:00

Un vecino fue quien le comunicó de la presencia de una patrulla con dos policías cerca. Otero Alcántara declaró que le sorprendió "porque no tengo noticias de que haya alguna convocatoria para una manifestación hoy".

"Esto es totalmente absurdo y estoy ajeno a lo que ellos -se refiere a los uniformados- estén pensando", dijo Otero Alcántara, quien calificó de "arbitraria" esa forma de proceder.

El artista cree que la policía estaría evitando una convocatoria hecha por el rapero contestatario Maikel Castillo El Osorbo (detenido desde ayer) para apoyar a una familia que sufrió el derrumbe de la casa y permanecen en un portal.

También la periodista independiente Iliana Hernández, colaboradora de la publicación digital Cibercuba y residente el Cojímar, está vigilada, según informó en su perfil de Facebook.

"Hoy amanecí sitiada y seguro que ni ellos mismos saben por qué reciben órdenes, será por lo de Maikel Osorbo?", se pregunta la comunicadora.

El pasado viernes Hernández posteó en su Facebook un video de dos agentes en las inmediaciones de su hogar y denunció que el rapero Maykel Osorbo también era vigilado.

Cargar más

XS
SM
MD
LG