Enlaces de accesibilidad

Deportes

Guantanamero gana el título Latino de la Organización Mundial de Boxeo

Boxeadores suben al ring previo a un encuentro

El veterano guantanamero Humberto Savigne le propinó la primera derrota profesional al brasileño Jackson Junior.

El semi-completo cubano Humberto Savigne derrotó por KO en el cuarto asalto al brasileño Jackson Junior, y de esa forma el peleador del Guaso se adjudicó el título Latino de la Organización Mundial de Boxeo, en combate efectuado en el Turning Stone Resort & Casino, en Verona, Estado de Nueva York.

Savigne llegó bien preparado físicamente y con gran deseo de ganar. Su meta: este mismo año buscar, con la ayuda de su promotor cubano-americano Henry Rivalta, una pelea titular del orbe.

En el segundo asalto Savigne le llegó con un swing de izquierda al mentón de Jackson, quien se tambaleó y el tercer hombre del ring Mark Lenson le aplicó el primer conteo de protección.

Junior se recuperó en el tercer round, pero en el cuarto asalto el boxeador guantanamero le fue encima al brasileño, quien recibió una combinación de derecha e izquierda a la cara tirados por Savigne.

En ese round Jackson recibió tres conteos de protección y de esa forma el referee decidió parar la desigual pelea al ver en malas condiciones al púgil sudamericano. Ahora el cubano está clasificado quinto por la Asociación Mundial y décimo por el Consejo Mundial de Boxeo.

De escalar más posiciones en los rankings de esos dos organismos Savigne pudiera pelear por un título del Mundo a finales del presente año. En este peso semi-completo, hasta 175 libras, Cuba cuenta con cinco boxeadores profesionales, lista que encabeza Savigne con 11 victorias, una derrota y seis peleas ganadas por la vía rápida.

Después aparece el vueltabajero Yunieski González, invicto en 11 combates., Miguel Velozo archiva 15 triunfos y un fracaso., el cienfueguero Vilier Quiñones, excampeón Mundial Juvenil está invicto en cinco pleitos , mientras que Ericles Torres Marín gano sus dos primeras peleas.

Vea todas las noticias de hoy

El campeón mundial Yordenis Ugás declara "Todos Somos San Isidro"

Yordenis Ugás, campeón de peso welter de la WBA.

El boxeador cubano y campeón del mundo Yordenis Ugás dio su apoyo a los artistas del Movimiento San Isidro en La Habana y dijo que su gran anhelo es ver al pueblo cubano salir a las calles a reclamar su libertad.

El pugilista escribió este lunes en Twitter que “ser cobarde una vez es terrible. Pero ser un cobarde toda la vida no tiene justificación”, y publicó una imagen que dice, "Todos Somos San Isidro".

“Hablamos aquí (en Estados Unidos), porque aquí conocemos el verdadero sentido de la vida y la libertad. Mi país (Cuba) siempre tendrá en mí una voz humilde, pero firme y alta.”

El pasado domingo, Ugás publicó un video que lo muestra en las calles de la Pequeña Habana, en Miami, dando su respaldo al Movimiento San Isidro y expresando su deseo de ver una Cuba en libertad.

"Estoy orgulloso de la gente que me agradeció y me expresaron respeto por estar ahí", dijo en Twitter.

"Quítate el miedo y súmate, cubano, no tengan miedo", declaró Ugás mientras cantaba junto a otros exiliados cubanos en la Calle Ocho sobre su orgullo de ser cubano.

En un mensaje anterior, Ugás declaró: El día que el pueblo de Cuba salga a las calles a reclamar su derecho, no solo será el día mas feliz de mi vida, sino que ese día espero estar en Cuba y participar de las protestas. Viva Cuba Libre".

Yordenis Ugás es el actual campeón mundial regular del peso welter y vive exiliado Estados Unidos desde 2010.

Olvidado el legado de Bobby Maduro

Beisbolito y los Sugar Kings.

Desafortunadamente este es un caso donde el protagonista ha sido abandonado y traicionado por dos grandes fuerzas.

La primera y más fuerte, es la dictadura imperante en Cuba, esa que abolió la pelota profesional en el año 1961. Un régimen que ha borrado su nombre a pesar de haberle robado entre tantas cosas, un estadio que junto a su socio Miguel Suárez construyó y que hasta el día de hoy permanece como una de las piezas de arquitectura mas visitadas en la isla.

La segunda es nada más y nada menos que el organismo al cual Bobby Maduro respetó, representó y le dio tantos triunfos: Las Grandes Ligas de Béisbol.

Bobby Maduro
Bobby Maduro

La pelota cubana fue testigo de inmensos caballeros de béisbol. Cuando uno lee un artículo de Andrés Pascual titulado “Los que no salían al terreno”, nos damos cuenta de las grandezas de personas como Abel Linares, Emilio De Armas, Ciso Camejo, El Dr. Julio Sanguily, Alfredo Pequeño, Merito Acosta y muchos otros.

Dentro de ese grupo surgió Roberto “Bobby” Maduro, un hombre que vivió la pelota cubana en su mejor momento y también en su peor existencia. Pero el amor a su familia y las circunstancias existentes del momento lo llevaron a marcharse de su patria, perder una fortuna y en el camino abrir nuevas fronteras que con el pasar del tiempo cambiarían el destino del mejor béisbol de la tierra.

Proveniente de una familia adinerada con intereses en seguros, ingenios azucareros, propiedades y transporte, Bobby creció con un inmenso amor al deporte. Educado en Estados Unidos y graduado de la prestigiosa Universidad de Cornell, hablaba el idioma inglés perfectamente. Todo esto unido a una gran visión que implementó en su faceta de dueño de equipos lo ayudó tremendamente en su trayectoria beisbolera.

Entre sus grandes logros está el anteriormente mencionado estadio en la barriada del Cerro a un costo de cerca de dos millones de dólares. “El Gran Estadio de La Habana” se convirtió en el terreno de béisbol fuera de EEUU mas codiciado y famoso del mundo.

A través de los años Bobby realizó su sueño de hacerse propietario de equipos. Primero compró una participación en el Club Cienfuegos de la liga invernal cubana, más conocida como el Champion, y más tarde obtuvo El Havana Cubans donde Joe Cambria y Merito Acosta habían salido victoriosos durante cinco temporadas en la Liga Internacional de La Florida.

Eventualmente transfirió el equipo a la Liga Internacional, la cual era mas fuerte y lo bautizó como Los Havana Sugar Kings. Esta novena logró inmortalizarlo.

Durante todo este tiempo su énfasis fue el de mejorar el béisbol de la isla. Así se unió a la famosa academia de niños, “Los Cubanitos”; una escuela de enseñanza y entrenamiento del juego, fundada por Mako Pérez y donde Maduro fue su máximo patrocinador y promotor. Esta liga cubría la isla completa y contaba con mas de 4,000 pequeños que no solo practicaban el deporte pero recibían ayuda en sus estudios.

Es de destacar que a pesar de no haber sido de los fundadores de “La Serie del Caribe”, si fue la figura que mas empujó y aportó por que fuera un éxito en la primera edición de ésta. Según el inigualable locutor Felo Ramírez, en dos ocasiones que el torneo estuvo a punto de no llevarse a cabo, Bobby le garantizó a la prensa cubana que él conseguiría los fondos como de hecho lo hizo.

Su gran momento llegó cuando sus queridos “Sugar Kings” ganaron la pequeña serie mundial frente a los Minneapolis Millers. Irónicamente con esa victoria culminaba su faena triunfal, pero al mismo tiempo veía esfumarse su gran ilusión de lograr establecer una franquicia profesional en Cuba.

Despojado de todas sus pertenencias en su tierra, marchó a Estados Unidos. Allí todo el trabajo y esfuerzo de años se vino abajo. Primero sus adorados “Sugar Kings” fueron relocalizados en New Jersey y más tarde a Jacksonville donde tristemente llegaron a su fin.

A pesar de todas las dificultades Bobby jamás dejó de trabajar por el béisbol. Invirtió hasta el último centavo que poseía y después solicitó préstamos a los bancos para tratar de continuar su jornada.

Ya establecido en Miami como exiliado siguió abogando por la pelota. Se creó una versión de Los Cubanitos donde estuvieron al frente Rafael Avila, Emilio Cabrera, Patato Pascual y otros. Se abrieron academias por entusiastas como Alfonsito Rodríguez, Vicente López, Julio “Jiquí” Moreno, Pipíolo Marcote, Angel Hernández y muchos más.

Su resumé y conexiones con las Grandes Ligas lo llevaron a nombrarlo como intermediario entre las ligas de invierno de Latinoamérica y la pelota organizada.

Aquí logró que permitieran que los peloteros cubanos desterrados pudieran jugar en esas ligas, que hasta ese momento solo aceptaban atletas del país. Miguel De La Hoz comenta que “Gracias a la iniciativa de Bobby Maduro muchos de nosotros podíamos jugar el año entero y al mismo tiempo fortalecer las ligas invernales”.

También asistió al crecimiento de la pelota amateur en esas naciones y donde recomendó que los equipos de Grandes Ligas abrieran academias en cada país.

Propuso que Los Dodgers de Los Angeles emplearan a Rafael Ávila como scout y entrenador y como dice el refrán “el resto es historia”. El triunfo de Rafael ratificó la visión de Bobby. Hoy día vemos como la pelota dominicana a contribuido a Las Grandes Ligas.

Fue instrumental en que volviera a reanudarse “La Serie Del Caribe” a pesar de que Cuba no podía competir y lo logró. En el año 1970 comenzó la segunda parte de dicho torneo y para su satisfacción uno de sus amigos, Carlos “Patato” Pascual, dirigiendo al equipo representante de Venezuela se llevó el galardón.

Su último proyecto lo llevó a organizar La Liga Inter-Americana. Esta contaba con equipos en Miami, Puerto Rico, Venezuela, República Dominicana y Panamá. Desafortunadamente su confianza en las promesas de otros y los problemas de visas a jugadores extranjeros llevaron la liga a una efímera existencia.

Treinta y cuatro años después de su fallecimiento, la figura de Bobby Maduro es motivo de admiración dentro del deporte.

Tristemente nunca ha sido reconocido por los dirigentes del Béisbol Profesional y mucho menos por la gerencia del Salón de Los Inmortales en Cooperstown.

El invicto cubano JJ Romero peleará esta noche en EEUU

Jorge de Jesús Romero. (Foto perfil de Twitter)

El prospecto Jorge de Jesús Romero es uno de los pocos peleadores cubanos que va a terminar el 2020 con tres peleas profesionales realizadas en EEUU.

Muchos púgiles de diferentes países no pelearán en el año en el cual la pandemia prácticamente paralizó el mundo, y el boxeo no ha sido la excepción.

Romero (18-0-12 KO) combatirá hoy viernes 20 de noviembre ante el argentino de Lomas de Zamora Facundo Eduardo Ased (9-3-5 KO), en pelea pactada a 8 rounds en el peso súper gallo, que tendrá por sede a Media Plus Studios, en la ciudad que progresa, Hialeah, estado de la Florida.

El pegador habanero sale de amplio favorito para ganar ante Ased, quien después de archivar 9 éxitos en forma consecutiva, perdió sus últimas tres peleas ante Joseph Aguirre, Ángel Aponte y el cubano Alexei Collado en diciembre del pasado año.

Este cartel constará de 11 combates en el cual intervendrán peleadores de 10 países y que tendrá de promotor a M&R boxing(Laura Ching) y de matchmaker a Melvin Rivas, el hombre encargado de puntualizar los detalles de cada una de las 11 peleas.

El entrenador cubano Morito Fernández Jr llevará a casi la mitad de sus pupilos a este cartel boxistico.

“Pito” Abreu no lo puede creer!!! fue elegido MVP, Jugador Más Valioso de la Liga Americana (VIDEO)

José "Pito" Abreu. Charles LeClaire-USA TODAY Sports via Reuters.

El pelotero cubano José “Pito” Abreu fue elegido American League Most Valuable Player (Jugador Más Valioso de la Liga Americana).

El primera base de los Chicago White Sox celebró junto a sus familiares más cercanos que se encontraban junto a él.

Su equipo ha inundado las redes con comentarios elogiosos de este gran pelotero, de quien destacan también su calidad humana.

José Abreu se convierte en el cuarto jugador en la historia de los White Sox (quinta vez) en ganar el premio, uniéndose a Frank Thomas (1993-94), Dick Allen (1972) y Nellie Fox (1959).

El exjugador del equipo de Los Elefantes de Cienfuegos lloró de emoción al conocer el veredicto que lo consagra como uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos.

Abreu, quien ganó el Novato del Año en el 2014, es el tercer pelotero cubano que recibe el galardón, uniéndose a José Canseco (1988) y Zoilo Versalles (1965).

NASCAR, ingenio y amor al deporte mantuvieron al automovilismo invicto en la pandemia

Jimmie Johnson. Mark J. Rebilas-USA TODAY Sports via Reuters.

La asociación automovilística estadounidense NASCAR concluyó su temporada 2020 y eso merece un gran elogio.

Cuando la actual pandemia COVID-19 comenzó a crear estragos en el mundo del deporte y las diferentes especialidades tuvieron que cerrar las puertas, el automovilismo también cayó víctima.

Lo que separó este último de todos los demás fue la actitud de los dueños de escuadras y la fuerte jerarquía que dirige las competencias. Ambas unidas con el único propósito de salvar la temporada y por ende el deporte.

Para debidamente apreciar el esfuerzo de NASCAR, tenemos que remontarnos al 13 de marzo y comparar lo que las diferentes ligas y competencias de equipos estaban haciendo en ese momento.

El béisbol, considerado el pasatiempo nacional, estaba culminando con los campos primaverales y preparándose para la inauguración de su temporada regular el 26 de marzo.

Las negociaciones entre los dueños de equipos, la unión de peloteros y la MLB fueron verdaderas batallas campales; que por meses amenazaron con cancelar la faena 2020. No pasaba un día en que las acusaciones y oprobios de los diferentes campos hicieran daño a tan respetado deporte.

Finalmente, después de tres meses de negociaciones solo pudieron organizar una competencia de 60 partidos que se iniciaría el 23 de julio para continuar con una post-temporada bastante anémica.

Por otra parte, el baloncesto profesional que contaba con una gran popularidad, también entró en crisis. Este se encontraba a solo un mes de concluir la campaña regular y comenzar los play-offs.

La NBA, que por años se ha caracterizado por geniales comisionados, Walter Kennedy, Larry O’Brien, David Stern y en la actualidad Adam Silver, no llegaba a un arreglo entre jugadores y los dueños de franquicias.

Por primera vez se sintió un decline en el liderazgo y visión de lo que hasta ese momento era una competencia admirada por el mundo entero. Por último, se trazaron en llevar a cabo una competencia calificatoria hacia la post-temporada en una ciudad “Burbuja” y la cual comenzaría en julio 30.

La liga de hockey sobre hielo, NHL, básicamente compite con la NBA con la excepción de tres o cuatro semanas más tempranas; por lo tanto, sus decisiones fueron muy parecidas, solo que las negociaciones fueron más calmadas que la del deporte del aro y la pelota.

La última liga en esta lista de comparaciones es la MLS y la cual rige las competencias de balompié en EEUU. Esta cesó su actividad el 20 de marzo después de haber comenzado su temporada regular el 29 de febrero.

Contrario a la MLB, NBA y la NHL esta organización no tuvo ningún tipo de escándalo público debido a negociaciones. Simplemente el 10 de junio dieron la noticia de que resumirían sus actividades regulares el 12 de agosto.

Después de presentar las calamidades y vicisitudes de las otras ligas regresamos al triunfo de NASCAR.

Criticada desde un principio, no le puso atención a la negatividad y se dió a la tarea de crear una competencia virtual. Una serie de siete carreras entre los corredores más famosos del pasado y del presente; todos desde sus hogares usando simuladores.

La serie completa fue transmitida en vivo a través de una cadena nacional de televisión. El propósito de esta competencia fue de llenar un vacío entre los amantes del deporte y los cuales respondieron positivamente.

Contrario a las otras ligas que todos los días salían con nuevas ideas, demandas y fechas tentativas para después tener que posponerlas o cancelarlas; NASCAR jamás anunció fecha de reanudación, hasta que estuvieron seguros y listos de que sus planes podían lograr una temporada completa y no reducida como resultó con las otras empresas.

Por fin, el 30 de abril, los organizadores presentaron públicamente el calendario del año y la primera carrera se llevó a cabo en nombre de aquellos que estaban combatiendo la pandemia en primer plano.

Más adelante también bajo críticas y controversias admitieron a los primeros mil fanáticos al estadio. Este evento fue en la pista de Homestead, al sur de Miami, y todos los invitados de honor eran militares.

Esta decisión le abrió las puertas a que los seguidores del deporte pudieran presenciar los espectáculos en persona. La cantidad que admitían era basada en las leyes del estado donde se celebraba la competencia.

El resultado de la planificación y el esfuerzo de sacar la temporada adelante; dejando detrás el ego, la vanidad y la avaricia ha sido un total éxito deportivo en EEUU.

La campaña 2020 concluyó este pasado domingo 8 y no pudo haber sido mejor planeada. Todas las fechas se cumplieron. No existieron escándalos y el final no se podía haber esperado de mejor manera.

La NASCAR despidió a su máxima figura de los últimos años, Jimmy Johnson, quién aparentaba dejar un gran vacío; pero afortunadamente, bajo la circunstancia de la pandemia, nació una estrella. El hijo de otra gran figura del pasado, Bill Elliott, que creció básicamente detrás del volante, se llevó la corona.

Cargar más

XS
SM
MD
LG