Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

El exasesor de Seguridad Nacional John Bolton se ubica en el centro del juicio político a Trump

En esta imagen del 5 de marzo de 2019, el asesor de Seguridad Nacional John Bolton durante una entrevista en la Casa Blanca.

No se encontraba en el pleno del Senado y todavía no se sabe si llegará a testificar, pero sin duda el exasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca John Bolton ha sido el gran protagonista en los últimos días en el juicio político al presidente Donald Trump.

Pese al revuelo originado por la publicación de fragmentos de un libro escrito por Bolton, la defensa del presidente Trump solo hizo referencia indirecta el lunes a las filtraciones, reportó la agencia EFE.

"Tratamos con transcripciones de las pruebas, información pública
disponible, no tratamos con especulaciones", declaró uno de los
abogados personales de Trump, Jay Sekulow, cita por EFE.

Bolton, despedido en septiembre por Trump, ha escrito un libro
que se publicará en marzo, en el que parece que está dispuesto a revelar detalles sobre su antiguo jefe, ya que, de acuerdo con extractos filtrados el domingo por el diario The New York Times, en él afirma que el presidente le comunicó que quería seguir reteniendo la ayuda militar a Ucrania.

Según el periódico, Trump le dijo a Bolton en agosto que "quería continuar congelando los 391 millones de dólares de asistencia de seguridad a Ucrania hasta que los funcionarios ucranianos lo ayudaran con las investigaciones" contra los demócratas, incluidos el exvicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter, quien había trabajado para la compañía de gas ucraniana Burisma, amplió la agencia noticiosa.

Estas revelaciones apuntan directamente al primero de los cargos
políticos presentados por los demócratas contra Trump, abuso de
poder (el otro es de obstrucción al Congreso).

Los demócratas iniciaron las investigaciones contra el mandatario
tras una queja de un informante por una llamada telefónica en julio entre Trump y su homólogo de Ucrania, Volodímir Zelenski.

Según los demócratas, Trump condicionó la entrega de la ayuda a Ucrania y también la programación de una reunión con Zelenski en la Casa Blanca a su exigencia de que Kiev anunciara que planeaba investigar a Biden, actual precandidato de su partido a las elecciones presidenciales de este año.

El presidente Donald Trump habla durante la apertura de la Cumbre Mundial de Economía en Davos, Suiza, el 21 de enero.
El presidente Donald Trump habla durante la apertura de la Cumbre Mundial de Economía en Davos, Suiza, el 21 de enero.

Ante las filtraciones del libro de Bolton, el propio Trump y la Casa Blanca han contraatacado. En un hilo de tuits, el mandatario negó haber pronunciado esas palabras: "NUNCA le dije a John Bolton que la ayuda a Ucrania estuviera vinculada a las investigaciones a los demócratas,
incluidos los Biden. De hecho, nunca se quejó de esto al final de su
despido público".

"Si Bolton ha dicho esto, es solo para vender su libro -aseguró-.
Dicho esto, la transcripción de mis llamadas con el presidente
Zelenski son todas las pruebas que se necesitan, además del hecho
de que el presidente Zelenski y el ministro de Exteriores de Ucrania
han dicho que no hubo ninguna presión ni ningún problema".

Miembros del equipo de defensa del presidente Donald Trump arriban al Senado el 28 de enero del 2020.
Miembros del equipo de defensa del presidente Donald Trump arriban al Senado el 28 de enero del 2020.

La portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, fue más lejos y
expresó, en declaraciones a la cadena de televisión Fox News, sus
sospechas sobre el momento elegido para esta filtración del libro de
Bolton.

"Creo que el momento para esto (haciendo referencia a las revelaciones sobre el libro) es muy, muy sospechoso", reflexionó Grisham, quien denunció que "de repente este manuscrito ha aparecido por arte de magia en manos de The New York Times, con unas afirmaciones muy, muy grandes", citó la agencia EFE.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, habla a la prensa en el Capitolio de Washington, DC, el lunes 27 de enero del 2020.
El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, habla a la prensa en el Capitolio de Washington, DC, el lunes 27 de enero del 2020.

El propio Bolton y las editoriales Simon & Schuster y Javelin Literary negaron en un comunicado conjunto cualquier coordinación con el diario sobre la publicación de extractos del libro, titulado The room where it happened" (La sala donde ocurrió).

La revelaciones afectan de lleno al debate dentro de las filas republicanas sobre si citar o no a nuevos testigos en el juicio político, como piden los demócratas.

Dos importantes senadores republicanos moderados Mitt Romney y
Susan Collins opinaron el lunes que las filtraciones hacen importante que se cite a testigos.

"Cada vez es más probable que otros republicanos se unan a los que pensamos que deberíamos escuchar a John Bolton", señaló Romney a
los periodistas", indicó EFE.

Por su parte, Collins destacó que "las informaciones sobre el libro de Bolton fortalecen el caso a favor de testigos y han suscitado conversaciones" entre sus compañeros de bancada.

Sin embargo, otros conservadores como el líder de los
republicanos en el Senado, Mitch McConnell, han reiterado en varias
ocasiones su oposición a que haya nuevos testigos.

Los demócratas del Senado, donde son minoría, necesitan el respaldo de al menos cuatro republicanos para ganar el voto a favor de escuchar el testimonio de testigos en el Senado.

Vea todas las noticias de hoy

EEUU busca proteger su sistema nacional de electricidad de adversarios como Cuba, China y Rusia

Líneas eléctricas amenazadas fue las llamas en California, 26 de octubre de 2019.

La Oficina de Electricidad del Departamento de Energía de los Estados Unidos (DOE) busca recomendaciones de expertos sobre las vulnerabilidades del sistema eléctrico nacional con el fin de protegerlo de las potenciales amenazas de Cuba, Venezuela, Corea del Norte, Irán, China y Rusia, los cinco países considerados adversarios de los Estados Unidos.

Las amenazas al sistema nacional eléctrico constituyen una emergencia nacional, advierte el documento.

Por medio del Federal Register (la gaceta oficial de los Estados Unidos), el DOE solicita información de personas y entidades para "comprender las prácticas actuales de la industria energética para identificar y mitigar vulnerabilidades en la cadena de suministro para componentes del sistema de alimentación masiva".

El documento precisa que los adversarios de Estados Unidos, particularmente China y Rusia, tienen entre sus objetivos militares el sistema eléctrico de Estados Unidos, el cual proporciona servicios vitales para la seguridad nacional.

China y Rusia poseen programas cibernéticos avanzados y ambos son una serie amenaza al gobierno de Estados Unidos, advierte la solicitud de DOE.

La solicitud procede de una orden emitida en mayo por el presidente Donald Trump, en la que insistió en la necesidad de proteger la red eléctrica de lo que denominó “actividades maliciosas” procedentes del extranjero.

Los adversarios extranjeros tienen la capacidad y los planes para lanzar ataques cibernéticos y causar efectos localizados y perjudiciales en la infraestructura crítica, como la interrupción de un gasoducto y la infraestructura eléctrica durante días o semanas y buscan ocasionar daños sustanciales a largo plazo, indica el texto.

Al señalar a los posibles agresores, el DOE se basa en varios informes, incluido el de Estrategia Nacional de Contrainteligencia de EEUU para 2020-2022 que establecen que Cuba, Venezuela, China, Rusia, Irán y Corea del Norte son los principales adversarios de EEUU.

Estos adversarios extranjeros están empleando combinaciones innovadoras de espionaje tradicional, espionaje económico y operaciones de cadena de suministro y cibernéticas para obtener acceso a infraestructura crítica de los EEUU, indica el DOE.

En este sentido, Washington considera que existen tres tendencias entre las amenazas actuales de contrainteligencia.

Una de ellas se refiere a que las amenazas no provienen solamente de países sino de grupos terroristas como el Estado Islámico, Al Qaeda y el Hezbollah libanés, además de piratas cibernéticos y otros individuos que actúan por su cuenta.

Está también el hecho de que estos países, grupos e individuos han logrado disponer de tecnologías de inteligencia cibernéticas cada vez más sofisticadas, con dispositivos biométricos, imágenes de alta resolución y análisis de grandes datos, entre otros.

Y por último, Washington está consciente de que las amenazas de estos adversarios extranjeros no solo están siendo dirigidas a agencias del Gobierno estadounidense, sino a empresas privadas e instituciones de carácter académico con el objetivo de influir en la opinión pública de Estados Unidos.

Victoria de las Hermanitas de los Pobres en la Corte Suprema contra el Obamacare

Hermanitas de los Pobres en la Corte Suprema en el 2016. (Archivo)

La Corte Suprema de Estados Unidos falló el miércoles en favor de las Hermanitas de los Pobres en su batalla legal contra el mandato que las obligaba a proporcionar planes de salud que incluían abortos o anticonceptivos.

Por 7 votos a favor y 2 en contra, la máxima instancia judicial validó una directiva de 2017 que tumbó casi del todo otra norma impulsada por el expresidente Barack Obama y que obligaba a las compañías a incluir la cobertura gratuita del control de la natalidad en los planes de salud que ofrecen a sus trabajadores.

Tanto jueces conservadores como liberales votaron en favor del argumento del gobierno federal y de los empleadores religiosos. “Por más de 150 años, las Hermanitas se han comprometido en un fiel servicio y sacrificio motivado por el llamado religioso a dedicarse al bien de sus hermanos”, escribió el juez Clarence Thomas, en la opinión de la mayoría que definió el fallo de la Corte Suprema. Las juezas Sonia Sotomayor y Ruth Bader Ginsburg votaron en contra.

El gobierno anunció en el 2017 que les permitiría a más empleadores no proveer la cobertura gratuita de anticoncepción requerida por la ley, pero tribunales inferiores habían bloqueado los cambios. Y se emitió una ley entonces que eximía a las Hermanitas y otras organizaciones religiosas de cumplir con el mandato, pero los fiscales generales de Pensilvania y California impugnaron la exención en los tribunales.

El caso de las Hermanitas de los Pobres, conocido legalmente como “Little Sisters of the Poor v. Commonwealth of Pennsylvania”, se deriva de una demanda del estado de Pensilvania para poner fin a la exención de la orden religiosa al llamado mandato anticonceptivo del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Hermanitas de los Pobres en la Corte Suprema en el 2016. (Archivo)
Hermanitas de los Pobres en la Corte Suprema en el 2016. (Archivo)

Las Hermanitas de los Pobres perdieron su caso contra Pennsylvania en el Tribunal de Apelaciones del Tercer Circuito en julio de 2019, y perdieron su caso contra California en el Tribunal del Noveno Circuito en octubre. Por lo que apelaron a la Corte Suprema, que acordó escuchar su caso en enero de este año.

La portavoz de la Casa Blanca Kayleigh McEnany se sumó a grupos conservadores en celebraciones de la decisión del máximo tribunal sobre los anticonceptivos. “La decisión de hoy de la Corte Suprema es una gran victoria para la libertad religiosa y la libertad de conciencia”, dijo en una declaración.

Sobre la decisión de la Corte Suprema, el jefe del Comité de Libertad Religiosa del episcopado estadounidense, el Arzobispo de Miami, Thomas Wenski; y el jefe del Comité de Actividades provida, Monseñor Joseph F. Naumann, emitieron una declaración donde afirman que esta "es una saga que no hacía falta que ocurriera. En primer lugar, la anticoncepción no es cuidado de la salud y el gobierno nunca debió haber ordenado que los empleadores la proporcionaran”, dijeron los arzobispos.

Grupos liberales y demócratas, incluyendo la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, lamentaron la decisión, que llamó una “malinterpretación fundamental” de la ley de salud.

Con información de las agencias EFE y AP y la Agencia Católica de Informacion (ACI).

EEUU notifica formalmente a la ONU sobre su retiro de la OMS

Logo de la OMS en la sede de la entidad en Ginebra.

El gobierno del presidente Donald Trump notificó formalmente a las Naciones Unidas de su retiro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque la salida no entrará en vigor hasta el próximo año.

La notificación de retiro, entregada el lunes, cumple la promesa de Trump hecha a finales de mayo de poner fin a la participación de Estados Unidos en la OMS, a la cual ha criticado por su respuesta a la pandemia de coronavirus y ha acusado de ceder ante la influencia de China.

La notificación fue enviada al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y entrará en vigor dentro de un año, el 6 de julio de 2021, informaron el martes el Departamento de Estado y la ONU. Guterres, en su calidad de depositario de la constitución de 1946 de la OMS, “está en proceso de verificar con la Organización Mundial de la Salud si se cumplen todas las condiciones para dicho retiro”, dijo su portavoz Stephane Dujarric.

Bajo los términos del retiro, Estados Unidos debe cumplir sus obligaciones financieras ante la OMS para que pueda dar por terminada la relación. Estados Unidos, que es el mayor donante de la agencia y le brinda más de 400 millones de dólares al año, actualmente le debe a la OMS unos 200 millones de dólares en cuotas actuales y anteriores.

A finales de mayo, menos de dos semanas después de advertirle a la OMS que tenía 30 días para reformarse o perder el apoyo de Estados Unidos, Trump anunció que retiraría al país de la organización debido a lo que señaló era su respuesta inadecuada al brote inicial de coronavirus en la provincia china de Wuhan a finales del año pasado.

Durante un anuncio en la Casa Blanca, el mandatario dijo que las autoridades chinas “ignoraron” sus obligaciones de reportar a la OMS y presionaron a la agencia para engañar al público sobre un brote que hasta la fecha ha matado a más de 130.000 estadounidenses.

“Hemos detallado las reformas que debe implementar y hemos participado directamente con ellos, pero se han negado a actuar”, dijo Trump en ese entonces. “Debido a que no han llevado a cabo las reformas solicitadas y muy necesarias, hoy damos por terminada la relación".

Miami-Dade cierra restaurantes, gimnasios y salones de fiestas por rebrote de coronavirus

Las playas cerraron en Miami durante las festividades por el 4 de Julio.

El alcalde del Condado Miami-Dade, Carlos Giménez, dijo en un comunicado de prensa este lunes que debido al aumento en el porcentaje de casos positivos en las pruebas del COVID-19, y un repunte de las hospitalizaciones, está dando marcha atrás a la reapertura de varios establecimientos comerciales y otros centros de recreo y esparcimiento como salones y gimnasios.

Giménez indicó que va a firmar una orden de emergencia que cerrará restaurantes (exceptuando los servicios de recogida y entrega), salones de baile y fiestas y gimnasios.

Según la orden del alcalde metropolitano, estos cierres se incluyen en la orden de emergencia que entrará en vigor este venidero miércoles 8 de julio de 2020. "Queremos asegurarnos de que nuestros hospitales continúan teniendo el personal necesario para salvar vidas", indicó Giménez en su nota.

Por el momento, puntualizó, se mantienen abiertas las piscinas de los condominios y los hoteles con normas estrictas de distanciamiento social y uso de máscaras.

No se cerrarán los campamentos de verano ni los centros de cuidados infantiles, pero se mantienen límites estrictos de capacidad, uso obligado de máscaras y regulaciones de distanciamiento social.

"Las playas reabrirán el martes 7 de julio de 2020, pero si vemos aglomeraciones de personas y no se siguen las normas de salud pública, me veré obligado a cerrar las playas de nuevo", concluyó Giménez.

Desde el pasado 4 de julio rige en el condado un toque de queda desde las 10 de la noche hasta las 6 de la manana.

Al finalizar la jornada del lunes 6 de julio se reportaban en el condado Miami-Dade unos 1.984 casos y ocho muertes. El condado reporta en total unos 48.993 casos confirmados en total y 1.051 fallecidos.

Chicago, ciudad santuario, sacudida por violencia callejera

Armas confiscadas por la policía en Chicago

Un despliegue de 1.200 policías adicionales para el fin de semana largo por el 4 de julio y ni así Chicago pudo contener otro episodio de violencia callejera que en esta ocasión se cobró la vida de 17 personas, incluidos dos niños, y que el presidente Trump vió como consecuencia del estatus de la ciudad como santuario de la inmigración ilegal.

Este lunes activistas y líderes religiosos advirtieron que Chicago vive otro tipo de pandemia, en referencia al tercer fin de semana consecutivo de violencia que sufrió la ciudad y que además de los 17 fallecidos dejó 80 heridos.

Según informó la Policía, los dos menores abatidos eran afroamericanos, de 7 y 14 años, quienes fueron alcanzados por los disparos realizados a mansalva por presuntos pandilleros, que volvieron a sembrar el terror a pesar del refuerzo de vigilancia en las calles.

Para el presidente Donald Trump, un duro crítico de la violencia en Chicago, este estallido es culpa del estatus de santuario que tiene la ciudad, en virtud del cual la Policía no colabora con los oficiales federales de Inmigración para detener a indocumentados.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el mandatario dijo este lunes que Chicago (y la ciudad de Nueva York, donde hubo 8 muertos) "juegan la carta de ciudad santuario, donde se protege a los criminales". "Tal vez tengan que comenzar a cambiar su forma de actuar (y de pensar)", agregó.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, lamentó la violencia y que las esperanzas y sueños de otros niños "hayan sido tronchados por el cañón de un arma". "Tenemos que preguntarnos si esto es lo que somos como ciudad",agregó.

Por su parte, el nuevo superintendente de Policía, David Brown, que asumió el mes pasado, admitió hoy que el despliegue de 1.200 agentes extras en las calles no dio los resultados esperados, pero prometió mantener la presión hasta "detener esta violencia".

La menor de siete años Natalia Wallace, que visitaba el domingo a su abuela en el barrio Austin, en el oeste de la ciudad, cayó muerta bajo una lluvia de balas disparadas por tres sospechosos que descendieron de un vehículo y apuntaron en su dirección.

El otro niño muerto, Varnado Jones, de 14 años, fue abatido la noche del sábado en el vecindario de Englewood, donde cuatro enmascarados abrieron fuego contra un grupo que estaba en la calle lanzando fuegos artificiales con motivo del 4 de julio.

En el suceso también murió una mujer de 20 años y resultaron heridas seis personas, incluidos dos menores de 11 y 15 años de edad.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG