Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Bolton: Cuatro adversarios extranjeros pueden interferir en elecciones

El asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, habla sobre la seguridad de las elecciones estadounidenses en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Influyentes asesores de seguridad nacional del presidente Donald Trump dicen que les preocupa que adversarios extranjeros intenten interferir en las próximas elecciones en Estados Unidos.

Las agencias de inteligencia estadounidenses han acusado a Rusia de tratar de influir en los votantes estadounidenses durante las elecciones presidenciales de 2016. Dicen que lo mismo puede pasar en las elecciones de mitad de período en noviembre.

Dan Coats, es director nacional de inteligencia.

"Nuestro enfoque aquí hoy es simplemente decirle al pueblo estadounidense que reconocemos la amenaza. Es real. Continúa. Y estamos haciendo todo lo posible para tener una elección legítima en la que el pueblo estadounidense pueda confiar".

Además de Rusia, otras tres potencias extranjeras pueden tratar de interferir con las elecciones de 2018 según el asesor de seguridad nacional John Bolton, quien habló el domingo en el programa “This Week” de ABC.

"Puedo decir definitivamente que es una preocupación suficiente de seguridad nacional sobre la intromisión china, la intromisión iraní y la intromisión de Corea del Norte que estamos tratando de tomar medidas para tratar de prevenirlo... En cuanto a las elecciones de 2018, esos son los cuatro países que estamos más preocupados".

El sábado, el presidente Donald Trump dijo en Twitter que los tontos se centran en mirar solo a Rusia.

Bolton dijo que Estados Unidos hará todo lo posible para lidiar con la interferencia extranjera.

"Ha sido una prioridad para mí asegurarme de que estamos usando todas nuestras capacidades para proteger no solo las elecciones, sino toda una gama de sistemas vulnerables en Estados Unidos, vulnerables a las operaciones de guerra cibernética en el gobierno y en el sector privado".

Bolton agregó que volverá a plantear el tema de la interferencia electoral cuando se reúna con un enviado ruso a fines de esta semana en Ginebra.

Vea todas las noticias de hoy

Los afroestadounidenses han enriquecido la educación y han luchado contra el racismo

Ted Delaney profesor de la Universidad Washington y Lee

Ted DeLaney llegó a la Universidad Washington y Lee como operario de mantenimiento. Cuando se fue, había sido el presidente del departamento de Historia. La trayectoria de DeLaney es extraordinaria, sin embargo es una que comparten millones de estadounidenses negros: superar los prejuicios, aprovechar nuevas oportunidades, y contribuir a su comunidad y a su país.

Ted Delaney
Ted Delaney

DeLaney nació y creció en Lexington (Virginia), sede de la Universidad Washington y Lee. Recibió una beca para asistir al Colegio Universitario Morehouse de Atlanta, una universidad históricamente negra (HBCU). Pero en 1961, su madre temió por su seguridad, dada la reacción contra el movimiento de los derechos civiles, y no le permitió asistir.

En aquella época, los afroestadounidenses estaban infrarrepresentados entre los graduados universitarios: sólo el 3 % tenía una licenciatura, frente al 9 % de los blancos. Las leyes de la época de Jim Crow que discriminaban a los estudiantes negros negándoles la entrada a instituciones tradicionalmente blancas eran una de las razones.

Por eso, el primer desempeño de DeLaney en Washington y Lee fue el de operario de mantenimiento. La universidad no aceptó estudiantes negros hasta 1964.

Ese año, la recién aprobada Ley de Derechos Civiles prohibió la discriminación en las escuelas públicas por motivos de raza, color, sexo, religión u origen nacional. También prohibía esos mismos tipos de discriminación en cualquier institución educativa que recibiera ayuda financiera federal.

A medida que la Universidad Washington y Lee se iba integrando, DeLaney comenzó a tomar clases nocturnas a tiempo parcial mientras trabajaba como técnico de laboratorio durante el día.

Tras una década y media de trabajo a tiempo parcial y cuatro años de clases a tiempo completo, DeLaney obtuvo finalmente un título universitario en 1985, a la edad de 41 años. A continuación, se matriculó para un doctorado en historia en el Colegio Universitario William y Mary y lo obtuvo en 1995, siendo uno de los 1.287 negros que se doctoraron en Estados Unidos ese año.

DeLaney volvió a Washington y Lee para enseñar y llegó a ser profesor titular de historia. Fue cofundador del primer programa de estudios afroestadounidenses de la universidad. Y de 2013 a 2017, fue presidente del Departamento de Historia de la universidad.

Estudiantes caminando por el recinto universitario de la Universidad de Texas en Austin (Texas) en septiembre de 2012. La universidad fue en su momento lenta para integrarse pero ahora es una de las más diversas en Estados Unidos. (© Eric Gay/AP Images)
Estudiantes caminando por el recinto universitario de la Universidad de Texas en Austin (Texas) en septiembre de 2012. La universidad fue en su momento lenta para integrarse pero ahora es una de las más diversas en Estados Unidos. (© Eric Gay/AP Images)

Vestigios del racismo en la educación

Los datos más recientes muestran que el porcentaje de estudiantes negros universitarios en colegios universitarios y universidades estadounidenses (14 %) (en inglés) está justo por encima del porcentaje de la población estadounidense de raza negra (13,4 %) (en inglés).

Sin embargo, décadas de segregación y prejuicios en las políticas de admisiones significan que solamente el 26 % de los estadounidenses negros tenían un título universitario de licenciatura o más avanzado en 2019 (en inglés), en comparación con el 40 % de los estadounidenses blancos. Además la contratación de profesorado negro no ha seguido el ritmo.

Los datos más recientes muestran que el 6 % de todos los profesores de Estados Unidos son negros (en inglés) y el 96 % de todos los catedráticos negros (en inglés) enseñan en universidades históricamente afroestadounidenses (HBCU).

Sin embargo, las instituciones no HBCU pretenden arreglar esta disparidad, según un informe reciente de la revista académica Inside Higher Ed (en inglés):

  • La Universidad de Siracusa comenzará una iniciativa para contratar profesorado de diversos entornos.
  • La Escuela de Diseño de Rhode Island contratará profesores para nuevas posiciones que en 10 años serán catedráticos o catedráticos para su iniciativa raza en las artes y el diseño.
  • La Universidad de Stanford contratará 10 nuevos académicos que estudiarán el tema de la raza en la sociedad estadounidense.
  • El Departamento de Inglés de la Universidad de Chicago dará prioridad a los académicos de estudios negros en este ciclo de admisiones de posgrado.

Y los académicos negros están pidiendo un cambio que va más allá de las prácticas de contratación.

Tras la violencia de los supremacistas blancos en Charlottesville (Virginia) en 2017, Ted DeLaney fue uno de los tres miembros de la facultad que formó parte de una comisión que recomendó medidas para que Washington y Lee, que recibió su nombre en parte por el general confederado y esclavista Robert E. Lee, abordara su problemático pasado.

El informe de la comisión, publicado en 2018, incluía recomendaciones para aumentar la representación de los estadounidenses de raza negra en el profesorado de la universidad así como para establecer programas de estudio recíprocos y programas de intercambio de profesores con instituciones en las que se matriculan mayoritariamente personas de grupos minoritarios.

DeLaney se jubiló en junio de 2020 como profesor emérito de historia, seis meses antes de su muerte. Tras su jubilación, se crearon en su nombre una beca postdoctoral, un ciclo de conferencias en Estudios africanos y una beca en Humanidades y estudios interdisciplinarios.

Molly Michelmore, colega de DeLaney y actual directora del Departamento de Historia de Washington y Lee, declaró al diario The New York Times: “Siempre estaba dispuesto a llamar la atención a la institución por no estar a la altura de sus promesas”.

Eso es lo que siguen haciendo los estadounidenses que luchan por la igualdad racial: denunciar a las instituciones educativas, gubernamentales y sociales; cuando no cumplen su promesa.

Nominado para la CIA advierte sobre la China "enemiga y depredadora"

William Burns, nominado para director de la Agencia Central de Inteligencia, testifica durante la audiencia de confirmación del Comité de Inteligencia del Senado, el miércoles 24 de febrero de 2021, en Washington.

El exembajador William Burns, un diplomático de carrera que sirvió en Rusia y el Medio Oriente, es el nominado del presidente Joe Biden para liderar la principal agencia de Inteligencia de EE.UU.

WASHINGTON - Estados Unidos debe capacitar a sus agentes y analistas de inteligencia sobre la creciente amenaza de China, dijo el miércoles a los legisladores el nominado del presidente estadounidense Joe Biden para liderar la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

El exembajador William Burns, un diplomático de carrera que sirvió en Rusia y el Medio Oriente, calificó la competencia de Beijing como "la mayor prueba geopolítica que enfrentamos".

Burns compartió la evaluación contundente con miembros de la Comisión de Inteligencia del Senado durante su audiencia de confirmación, advirtiendo además que esta nueva competencia de poder con Beijing puede ser como ninguna otra en la historia de Estados Unidos.

"Competir con China será clave para nuestra seguridad nacional en las próximas décadas", dijo Burns, describiendo el liderazgo de China como enemiga y depredadora.

"La evolución de la China [del presidente] Xi Jinping durante los últimos seis o siete años ha sido una llamada de atención muy aguda", agregó. "Es el tipo de ambición y asertividad agresivas, no disimuladas que creo que ha dejado muy clara la naturaleza del adversario y rival que enfrentamos", indicó.

Si Burns, de 64 años, es confirmado para el cargo, se convertiría en el primer diplomático de carrera en liderar la CIA. A los legisladores les dijo el miércoles que su experiencia de trabajo con la CIA mientras estaba en el Departamento de Estado le enseñó el valor de lo que hacen sus oficiales y analistas.

"Una buena inteligencia entregada con honestidad e integridad es la base fundamental para decisiones políticas acertadas", dijo, al abordar las preocupaciones de que durante la presidencia de Donald Trump, parte de la inteligencia se politizó para apoyar los objetivos políticos de su administración.

"La política debe detenerse donde comienza el trabajo de inteligencia", dijo Burns, prometiendo un regreso al credo de "decir la verdad al poder".

Biden ha dicho que "quiere que la agencia le hable directamente (...) yo me comprometí a hacer precisamente eso, y defender a quienes hacen lo mismo", agregó Burns.

Entre preguntas, los legisladores de ambos partidos elogiaron a Burns. Sin embargo, hubo dudas sobre el tiempo de Burns como presidente de Carnegie Endowment for International Peace, un grupo de expertos con sede en Washington que participó en la Fundación de Intercambio China-Estados Unidos y tenía vínculos con la Universidad Tsinghua en Beijing.

Burns dijo que heredó la relación con el programa de intercambio cuando se convirtió en presidente de Carnegie y que rápidamente lo terminó debido a preocupaciones sobre la influencia china, mientras que al mismo tiempo buscaba asegurarse de que los vínculos de Carnegie con la Universidad de Tsinghua no impidieran la idea de trabajar en el tema de forma independiente.

El presidente de la Comisión de Inteligencia del Senado, el demócrata Mark Warner, y el vicepresidente, el republicano Marco Rubio, también presionaron a Burns sobre cómo manejaría lo que se conoce como el "síndrome de La Habana", una serie de síntomas que van desde mareos hasta dolores de cabeza y pérdida de audición que afectara al personal diplomático y a los funcionarios de inteligencia estadounidenses en Cuba, Rusia, China y otros lugares.

“Haré que sea una prioridad extraordinariamente alta llegar al fondo de quién es responsable (...) y asegurarme de que los colegas y sus familias reciban la atención que merecen”, dijo Burns.

Abordar las amenazas rusas e iraníes

Además de China, Burns expuso otra serie de otras amenazas con las que la agencia de espionaje de EE.UU. tendrá que lidiar, incluidos peligros más nuevos como el cambio climático y la seguridad sanitaria.

También describió las amenazas a la cadena de suministro digital de EE. UU., y calificó el pirateo ruso a la empresa de software con sede en Texas, SolarWinds, como "una llamada de atención muy dura, creo, para todos nosotros sobre la vulnerabilidad de las cadenas de suministro y la infraestructura clave".

Además, Burns advirtió contra la subestimación de Rusia.

"Si bien Rusia puede ser en muchos sentidos una potencia en declive, puede ser al menos tan disruptiva, bajo el liderazgo de [Vladimir] Putin, como potencias en ascenso como China", dijo a los legisladores.

"Mientras Vladimir Putin sea el líder de Rusia, estaremos operando en una banda bastante estrecha de posibilidades, desde las muy competitivas hasta las muy adversas", dijo el exembajador de Estados Unidos.

Sobre Irán, Burns dijo que Estados Unidos no puede confiar en los líderes de Teherán con un arma nuclear.

"Es absolutamente importante que Estados Unidos haga todo lo posible para evitar que Irán desarrolle un arma nuclear", dijo a los legisladores.

Incluso, si Irán regresa al cumplimiento total del acuerdo nuclear, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), Burns dijo que el acuerdo debe servir como una "plataforma" para construir restricciones más fuertes en el programa nuclear de Teherán y en otras actividades malignas.

Desarrollo de capacidades tecnológicas y cibernéticas

Exfuncionarios advierten que Burns también enfrentará una serie de otros desafíos, en caso de ser confirmado.

"Creo firmemente que quien mejor domine la tecnología gana la guerra de la inteligencia global", dijo a la VOA Larry Pfeiffer, exjefe de personal de la CIA.

“La CIA necesita continuar y reforzar su adopción de la innovación digital para mejorar la recopilación, el análisis y la diseminación de inteligencia”, dijo, y señaló que la agencia podría tener que hacer tales cambios con un presupuesto estancado o menguante.

En su testimonio, Burns dijo que la agencia de espionaje "tendrá que trabajar aún más duro" para desarrollar capacidades tecnológicas y cibernéticas, tanto para atribuir mejor los ataques como para mejorar la disuasión de Estados Unidos.

Un tema que no surgió durante la audiencia del miércoles, pero que probablemente represente un desafío para la CIA, es el extremismo interno. A diferencia del FBI, la CIA tiene prohibido recopilar información dentro de Estados Unidos.

"El extremismo doméstico per se no es un asunto de la CIA (...) pero las conexiones extranjeras y los paralelismos con ese extremismo están dentro de la responsabilidad de la agencia", dijo Paul Pillar, un exfuncionario de alto rango de la CIA que ahora trabaja en la Universidad de Georgetown.

“Las sensibilidades relacionadas con la forma en que el problema está vinculado a la política y a los partidos estadounidenses pueden desbordar la cobertura necesaria de la CIA de las dimensiones extranjeras”, dijo.

Durante su audiencia de confirmación el mes pasado, la directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, dijo a los legisladores que Rusia, en particular, estaba presionando tanto a los grupos de extrema izquierda como a los de extrema derecha en Estados Unidos para "promover el extremismo".

EEUU menciona a Cuba en su discurso de regreso al Consejo de Derechos Humanos

Blinken durante el discurso en el Consejo de Derechos Humanos. AFP/ UN

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, mencionó a Cuba en su primer discurso ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, luego que su país se ausentara durante tres años de este foro por decisión de la Administración Trump.

El jefe de la diplomacia de EEUU dijo que Washington usará este espacio para "seguir denunciando abusos en países como Venezuela, Nicaragua, Cuba o Irán" así como "las atrocidades cometidas en Xinjiang" (región del noroeste chino) o "cuando las libertades fundamentales son atacadas en Hong Kong".

En su intervención Blinken dijo que el Consejo debería reconsiderar "su desproporcionado enfoque contra Israel" o el hecho de que entre sus miembros, entre los que se encuentran Rusia, China, Venezuela y Cuba, haya frecuentemente regímenes autoritarios.

"Los que tienen peores registros de derechos humanos no deberían ser miembros", declaró el Secretario de Estado.

Blinken anunció hoy que EEUU se presentará como candidato a formar parte de él para el trienio 2022-24: "Tengo el placer de anunciarles que Estados Unidos buscará una banca en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para el mandato 2022-2024. Pedimos humildemente el apoyo de todos los miembros de la ONU en nuestro deseo de tener una banca en esta institución".

El Consejo de Derechos Humanos, que se reúne unas tres veces al año durante varias semanas para debatir los principales problemas globales en la materia, se compone de 47 miembros que se renuevan parcialmente cada año.

"Estados Unidos sitúa la democracia y los derechos humanos en el centro de su política exterior, porque son indispensables para la paz y la estabilidad", declaró Blinken quien aprovechó la ocasión para exigir una vez más a Rusia la liberación inmediata y sin condiciones de Alexei Navalni y otros cientos de ciudadanos rusos "erróneamente detenidos por ejercer sus derechos".

También recordó los ataques a las libertades fundamentales en Birmania, Siria o Corea del Norte.

"Esperamos trabajar con nuestros socios en este órgano y con las ONG de todo el mundo para garantizar que el Consejo cumple su función y efectivamente contribuye a la mejora de los derechos humanos en el mundo", resumió el jefe de la diplomacia norteamericana.

La Administración Biden reabre centro de detención para menores migrantes de la era Trump

Una maestra imparte clases en el centro de detención de menores de Carrizo Springs, Texas, el 9 de julio de 2019. Eric Gay/Pool via Reuters.

El gobierno de EE. UU. reabrió una instalación provisional para alojar a cientos de menores migrantes que llegan a la frontera sur sin compañía de un pariente o familiar. Se trata de una solución "temporal" debido a la pandemia, asegura la Casa Blanca.

WASHINGTON DC - La decisión del gobierno del presidente Joe Biden de reabrir un centro de detención para menores en el estado de Texas, en la frontera con México, ha suscitado las críticas contra una administración que se ha comprometido a dar un trato "humano" a los migrantes. La llegada a la frontera de miles de jóvenes en plena pandemia ha obligado a adoptar esta medida "temporal", sostiene la Casa Blanca.

Más de 6.000 menores no acompañados que llegaron a la frontera sur se encuentran bajo custodia del Departamento de Salud de Estados Unidos. Las autoridades aseguran que los niños serán tratados de acuerdo a los protocolos establecidos en la ley estadounidense.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, más de 5.700 menores no acompañados llegaron a la frontera Estados Unidos con México, en enero de este año.

Miles de ellos están bajo la tutela del Departamento de Salud, en instalaciones provisionales de reasentamiento, una de ellas reabierta por la administración Biden, esta semana, en Texas, una decisión no exenta de polémica.

Según Jennifer Podkul, representante de la organización Niños en Necesidad de Defensa (KIND, por sus siglas en inglés) la llegada de estos inmigrantes responde al revés que sufrieron las políticas de la Administración Trump que daban luz verde a la deportación de menores, al ser rescindidas por un juez federal, en noviembre de 2020.

“No es que de repente haya más niños llegando, es que los tribunales volvieron a abrir la válvula. Como había sido anteriormente, que un niño no acompañado podía caminar hasta un funcionario fronterizo y pedir ayuda, pedir protección, y luego ir a un refugio del Departamento de Salud”, contó Podkul a la Voz de América.

La activista explicó que es "responsabilidad de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) encontrar rápidamente un patrocinador para el niño, de modo que el menor viva en un hogar y no bajo la custodia del gobierno mientras progresa su caso en la corte de inmigración".

Entrada al Centro de Detención para Menores en Carrizo Springs.
Entrada al Centro de Detención para Menores en Carrizo Springs.

La Oficina de Reasentamiento de Refugiados dijo a la VOA que se toma “muy en serio” ese proceso y que espera que la mayoría de los niños sean reacomodados, en "aproximadamente 30 días".

La agencia explicó que “tan pronto” como los menores llegan a manos del gobierno, comienza el proceso de encontrar a un “patrocinador adecuado” en EE. UU. que, en la mayoría de los casos, son familiares o parientes que viven en el país.

Algunos de estos menores estarán en instalaciones temporales —que tienen capacidad para alojar a 700 niños de entre 13 y 17 años— en Carrizo Spring, Texas, a 138 kilómetros de la frontera con México. El lunes, el centro recibió al primer menor de edad, según un comunicado del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

Hasta el 20 de enero, más de 4.000 menores estaban en custodia del Departamento de Salud, pero el número aumentó a 6.800, para el 18 de febrero, según datos oficiales. Funcionarios de esa cartera dijeron a la VOA que estos números cambian "día a día".

La Casa Blanca: “No son niños en jaulas”

Legisladores del ala más progresista del Partido Demócrata criticaron la decisión del gobierno Biden de reabrir las instalaciones para alojar a menores de edad.

“Sin importar quién esté en la Casa Blanca, las palabras ‘instalaciones migratorias para niños’ no deberían estar en el vocabulario de nuestro gobierno”, escribió en su cuenta de Twitter el representante de la Cámara Baja Jamaal Bowman.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, defendió la posición del gobierno argumentando que las instalaciones provisionales de Carrizo fueron reabiertas porque, debido a la pandemia, la capacidad de alojamiento de la ORR se ha visto reducida.

“Es la política de este gobierno no expulsar a menores no acompañados”, explicó la portavoz. “No son niños en jaulas”, agregó, ante una pregunta que hacía referencia a las críticas que, en el pasado, Biden y la vicepresidenta Kamala Harris hicieron a la política fronteriza del gobierno de Trump.

La Casa Blanca insiste que los inmigrantes no deben llegar a la frontera sur, en este momento, debido a que las condiciones no están dadas por la pandemia y por la reformulación de un sistema migratorio "justo" y "humano", en el que, aseguran, están trabajando.

Parte del liderazgo republicano critica el enfoque de la administración Biden y asegura que sus políticas exacerbarán una crisis humanitaria y de seguridad, en la frontera sur.

Menores en la Frontera México-EEUU
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:02 0:00

Homenaje a los pioneros afroamericanos en la diplomacia

Dr. Ralph Bunche (D) recibe Medalla de la Asociación Theodore Roosevelt de manos de Oscar Strauss

Estos pioneros afroamericanos dieron forma a la historia estadounidense.

Sigue leyendo para descubrir más sobre embajadores pioneros, activistas influyentes y un Premio Nobel de la Paz.

David Bolen, primer embajador afroamericano más allá del Telón de Acero

El diplomático estadounidense, atleta olímpico, veterano de la Segunda Guerra Mundial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y graduado de la Universidad de Colorado, Boulder David Bolen, tuvo una carrera increíble. Como embajador en Alemania Oriental en 1977, Bolen fue el primer embajador afroamericano en un país detrás del Telón de Acero.

También se desempeñó como Embajador ante la Embajada de los Estados Unidos Gaborone, Botswana, y fue acreditado en la Embajada de los Estados Unidos Lesotho, y la Embajada de los Estados Unidos en Swazilandia al mismo tiempo.

Clifton Wharton, primer diplomático afroamericano de carrera en convertirse en embajador

Clifton Wharton Sr. fue el primer diplomático afroamericano de carrera en ascender a embajador.

Fue uno de los pocos afroamericanos que entraron en el Servicio Exterior en la década de 1920. En 1958, fue el primer afroamericano en dirigir una misión estadounidense en un país europeo (Rumania). Se convirtió en Embajador en Noruega en 1961. Wharton, graduado de la Universidad de Boston, sirvió en el Departamento de Estado de los Estados Unidos durante más de 40 años.

Patricia Roberts Harris, primera embajadora afroamericana

En 1965, Patricia Roberts Harris hizo historia como la primera mujer embajadora afroamericana cuando fue nombrada Embajadora en Luxemburgo.

A lo largo de su impresionante carrera, Harris continuó logrando muchos primeros. Después de su carrera diplomática, se desempeñó como la primera decano afroamericana de una escuela de derecho estadounidense en la Universidad Howard. También se convirtió en la primera mujer afroamericana en ocupar un puesto en el gabinete cuando se desempeñó como Secretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano en 1977.

Dr. Ralph Bunche, primer afroamericano y primer diplomático estadounidense en ganar el Premio Nobel de la Paz

El Dr. Ralph Bunche fue el primer afroamericano y el primer diplomático estadounidense galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1950 por su incesante negociación de una tregua árabe-israelí en 1949.

Fue un reconocido educador y activista de derechos civiles que participó en la Marcha en Washington con el Dr. Martin Luther King.

Edith Sampson, primera delegada afroamericano ante las Naciones Unidas

Edith Sampson fue la primer delegada afroamericana nombrada para la Misión de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas.

Además, fue la primera mujer en recibir una maestría en Derecho de la Universidad Loyola y la primera mujer afroamericana en la historia de Estados Unidos en ser elegida por votación popular como jueza.

Frederick Douglass, Cónsul General de Haití y Chargé d'Affaires a la República Dominicana

Además de ser auto-emancipado y un prominente activista abolicionista, Douglass también dejó su huella como diplomático estadounidense, sirviendo como Ministro de los Estados Unidos en Haití y Chargé d'Affaires a la República Dominicana de 1889 a 1891.

Ida Gibbs Hunt, Diplomática ciudadana afroamericana

Ida Gibbs Hunt fue la hija de un diplomático y una diplomática ciudadana que trabajó con el intelectual negro W.E.B. DuBois y organizó los Congresos Panafricanos de la década de 1920.

Su discurso de 1923 "The Colored Races and the League of Nations" (El color de las razas y la Liga de las Naciones) cautivó al público de todo Londres.

Ida se casó con William Henry Hunt, uno de los pocos diplomáticos afroamericanos. Hunt, nacido esclavo, sirvió en Liberia, Francia, Madagascar y Guadalupe.

Cargar más

XS
SM
MD
LG