Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Bailarín Carlos Acosta: “El racismo sigue latente en Cuba”

Bailarín cubano Carlos Acosta durante la presentación del film autobiográfico "Yuli",

Un bailarín cubano de raza negra que triunfa en las tablas de Europa y Estados Unidos suena a cuento de hadas, pero en “Yuli: Al ritmo del corazón” se puede sentir, y casi oler, la sangre, el sudor y lágrimas que le costó a Carlos Acosta desarrollar su talento y no renunciar a la danza.

La película, que llegó el viernes a los cines de México, se basa en su autobiografía “Sin mirar atrás”, publicada en 2007.

“Esa honestidad viene de ahí, del libro”, dijo Acosta en una entrevista telefónica con The Associated Press sobre su historia, que comenzó a escribir a finales de la década de 1990 sin pensar en publicarla. Solo lo hizo porque le “hacía falta escribir”, explicó desde Inglaterra, donde reside.

A lo largo de su carrera, Acosta, de 46 años, ha sido primer bailarín del Ballet Nacional de Cuba y del Ballet de Houston, así como principal artista invitado del Ballet Real del Reino Unido. En enero comenzará a fungir como director del Ballet Real de Birmingham.

“Yuli”, que debutó el año pasado en el Festival de Cine de San Sebastián, cuenta por medio de narración y coreografías momentos clave de la vida del artista, como el dolor por la soledad en su carrera, la fama y el éxito en el extranjero, o la violencia que aguantó de su estricto padre.

Acosta no podía asumir el papel de coreógrafo para el filme debido a sus compromisos profesionales, de modo que la catalana Maria Rovira fue la encargada de ayudar a contar la historia, bajo la dirección de la cineasta española Icíar Bollaín.

“Teníamos que estar siempre en el hilo de la vida de Carlos y las coreografías tenían de alguna manera que ser un poco teatrales y comunicar parte de esa vida”, dijo Bollaín a la AP desde Edimburgo, donde vive. “Yo estaba ahí un poco dirigiendo el sentido de las coreografías y María las ponía en movimiento. Fue un trabajo muy intenso, muy trabajoso, pero de lo más bonito y más nuevo para mí”.

Además de su labor como directora, Bollaín tiene una larga trayectoria como actriz, con créditos como “El sur”, “Malaventura” y “Tierra y libertad”. La última película que había dirigido, “El olivo” (2016), tenía un guion de Paul Laverty, con quien volvió a hacer mancuerna para “Yuli”, producida por Andrea Calderwood y el mismo Acosta.

La cinta hace un retrato profundo de Cuba. No se queda con las imágenes de postal de La Habana, sino que nos lleva al interior de sus casas, a las calles de las barriadas, a las antiguas plantaciones de esclavos.

“Al final también se está contando la historia de la familia de Carlos, que es una familia como tantas. Sufrieron el exilio de la mitad de la familia que se fueron a Miami, y el periodo especial, cuando cae el bloque soviético y hay una crisis en Cuba tremenda”, dijo Bollaín. “La película ofrecía la posibilidad de hablar de la gente en Cuba”.

Una de estas realidades es el racismo que Acosta conoció al crecer en una familia birracial: su mamá y su mediahermana mayor eran blancas, mientras que él y su hermana menor, hijos del segundo matrimonio de su madre con un hombre negro, son mestizos. En la película se plasma cómo esta mezcla no era bien recibida por su familia extendida.

“En Cuba el racismo está latente igual. Hubo un proceso que se dice revolucionario para erradicar todos estos prejuicios, en cierta manera se avanzó, pero no se han hecho debates profundos sobre el racismo”, dijo Acosta. “En mi seno familiar ya existía el racismo, yo lo vi muy de cerca”.

Acosta, quien en la cinta es interpretado en distintas etapas de su vida por el joven Keyvin Martínez, el niño Edlison Manuel Olbera Núñez y él mismo, recordó que cuando comenzó en el ballet, apenas dos de los 20 estudiantes en su grupo eran negros. Y cuando llegó al Royal Ballet, de unos 80 bailarines solo dos eran de color. Sin embargo, también destacó que en las grandes compañías donde ha bailado, muchas veces los directores que creyeron en él eran blancos y que recibió ofertas para interpretar todo tipo de protagónicos, rompiendo los estereotipos.

“Eso me inculcó una seguridad que me permitió seguir soñando”, dijo.

Su padre, interpretado en “Yuli” por el actor Santiago Alfonso, le daba tremendas golpizas y estuvo en prisión, pero nunca dejó de darle fuerza haciendo que se mantuviera en la danza pese a su situación de pobreza.

“Cuando uno lee el libro resulta más brutal el padre en el libro que en la película... Pero Carlos le dedica el libro”, dijo Bollaín.

“Mi papá es la estrella de mi vida”, explicó Acosta. “Batalló contra viento y marea porque yo fuera bailarín y al final lo logró. La gloria de lo que yo estoy viviendo, lo que soy ahora, se lo debo a él... Al mismo tiempo fue muy estricto y yo le tenía pánico, igual que mis hermanas, pero yo ya he sentido paz, he sentido una reconciliación con él”.

El astro tuvo la oportunidad de bailar con Alicia Alonso como miembro del Ballet Nacional de Cuba. Aunque esta parte de su carrera no está incluida en la película, recordó con cariño a la célebre bailarina cubana recientemente fallecida.

“Le hice un paso que se llama promenade”, dijo Acosta. “(Alonso) es un tesoro no sólo cubano, sino latinoamericano, que le dio un legado al mundo tremendo, que todavía está pariendo frutos como somos nosotros mismos”.

Para el artista, la danza en Cuba necesita un impulso. A decir de él, ha ido “hacia atrás” en los últimos años por la situación de incertidumbre en el país.

“En mi época la educación era una educación de primera y (con) unos profesores de los más grandes que hay y ya quedan pocos”, dijo Acosta.

Hoy un hombre casado y padre de gemelas de 3 años y una niña de 7, continúa disfrutando como en sus inicios de ritmos como la música urbana, la salsa y el breakdance, aunque ya no se para de cabeza, aclaró.

Vea todas las noticias de hoy

Armando Añel: "El castrismo constituye una especie de faro de la irresponsabilidad global"

Armando Añel, escritor, periodista y editor cubano residente en Miami

Armando Añel, escritor, periodista, editor, es un provocador incansable. Imposible no mover las neuronas cuando tropiezas con Añel, estés o no de acuerdo con sus puntos de vista. Fundador, junto a su esposa Idabell, de uno de los movimientos culturales más importantes de Miami: el Festival Vista de la Literatura Independiente, Armando Añel ha traído a la cultura de esta ciudad aires de una renovación imprescindible.

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

Creo que desde chiquito yo quería irme de Cuba. Siempre, desde que tuve uso de razón, me sentí incómodo en Cuba. Sin los juguetes que quería, sin un miserable parque de diversiones en funcionamiento, con la televisión insufrible de solo dos canales, en la precariedad, la uniformidad, la promiscuidad, el mal olor.

Entonces, la literatura francesa, norteamericana, inglesa, etc., todos aquellos libros que leía hasta la alta madrugada ya desde los 8 o 9 años, tal vez menos, contribuyeron a que pudiera escapar de Cuba, efectivamente, en mi imaginación. Concretamente, hubo un referente literario que ahora me doy cuenta impulsó en mí, desde muy temprano, esa tendencia digamos “escapista”: J.H. Rosny y sus novelas juveniles Los conquistadores del fuego y El león de las cavernas.

Los protagonistas de ambos libros, padre e hijo, son nómadas que abandonan la tribu a la que pertenecen y atraviesan vastas regiones “extranjeras” en busca del fuego, el primero, y de la libertad el segundo. Se trata de una saga que leí con entusiasmo, casi febrilmente, durante mucho tiempo, sin percatarme de que estaba moldeando de alguna manera, en mayor o menor medida, mi psicología posterior, una especie de sentimiento que luego se convirtió en espíritu libertario.

Ya con 15 o 16 años esa incomodidad de vivir en Cuba comenzó a transformarse en oposición instintiva. Hasta que escuché Radio Martí por primera vez, a mediados de los años ochenta. Fue escuchando Radio Martí que mi oposición instintiva se convirtió en oposición razonada. Y casi inmediatamente después, yo tendría ya 21 o 22 años, en la necesidad insistente de escapar de aquel país.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

Libertad. Novedad. Posibilidades. Vida. Espacios que pudiera ocupar, o compartir, sin desnaturalizarme, sin dejar de ser yo.

¿Qué encontraste?

He encontrado un mundo. Como bien dijiste una vez, en aquella tertulia de La Otra Esquina de las Palabras, “los cubanos exiliados no perdimos un país, ganamos un mundo”. Se me quedó grabada la frase tal vez porque eso he sentido siempre: que he ganado muchísimo más de lo que perdí al dejar Cuba.

¿Qué es para ti la libertad?

La oportunidad de vivir sin que violen tu naturaleza y tu espacio creativo. De vivir con todo lo que ello conlleva, es decir, la oportunidad de expresarte, moverte, invertir, aceptar, evitar, descubrir... responsabilizándote, claro, contigo mismo y tus acciones.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Muchas cosas. Solo apunto dos aquí, relacionadas con el miedo a la libertad:

Que la libertad es una circunstancia volátil en casi todas partes entre otras razones porque implica responsabilidad, y la humanidad, en su actual estadío, es profundamente irresponsable. No importa a donde vayas: Muy poca gente se responsabiliza con lo que dice y con lo que hace. Lo arduo queda a medio hacer, los planes se diluyen, las ideas, los conceptos, se defienden ciegamente en lugar de contrastarse profundamente.

Lo cómodo es la corriente, lo fácil es la irresponsabilidad; pensar, investigar, desmontar tus propios prejuicios, incluso reconocer tus errores, requiere esfuerzo responsable. En general, la responsabilidad es un peso que poca gente está dispuesta a cargar.

Por eso ya no me extraña tanto que tanto gobierno, pueblo, político, trabajen a favor del castrismo internacionalmente –como sí me sorprendía en Cuba y durante mis primeros años de exilio–, y que el populismo, tanto a la izquierda como a la derecha, esté en auge. El castrismo constituye una especie de faro de la irresponsabilidad global. De ahí que sea irresponsable permitir que sobreviva. Contagia, y atrasa, ferozmente.

Relacionado con esto, he aprendido también que “el perdedor radical”, al decir de Enzensberger, es el verdadero líder de la lucha contra la libertad en todo el mundo. “Lo que al perdedor radical le obsesiona es la comparación con los demás, que le resulta desfavorable en todo momento”, dice el filósofo alemán. “Como el deseo de reconocimiento (el ego del egobiado, agrego yo) no conoce, en principio, límites, el umbral del dolor desciende inevitablemente y las imposiciones del mundo se hacen cada vez más insoportables.

La irritabilidad del perdedor aumenta con cada mejora que observa en los otros”. De ahí el atractivo del populismo, del fascismo, del comunismo –incluso en países donde la pobreza no resulta mayoritaria–, de cara al irresponsable “agraviado”. El totalitarismo iguala a la baja eliminando o reduciendo dramáticamente las comparaciones… y las responsabilidades.

No se olvide que en la Cuba anterior a 1959 se vivía desigual pero aceptablemente, hasta los más pobres tenían jabón y consumían carne ‘puerco, pero llegó el perdedor radical y “mandó a parar”. Castro era hijo de un terrateniente y se graduó de abogado en la universidad, es decir, pertenecía cuando menos a la clase más favorecida, pero desde su ego de egobiado, comparándose con cierta elite habanera, se sentía un perdedor radical.

Cuba constituía entonces una sociedad donde abundaba el perdedor radical sin siquiera saberlo y, tras el triunfo castrista, se convirtió, por antonomasia, en un país de egobiados. Un país donde el agobio es egobio y el irresponsable vegeta permanentemente “agraviado”, inmerso en “la guerra de todo el berro”.

La famosa “igualdad” socialista, o comunista, en realidad es impulsada por el miedo (el ego). Más concretamente, responde al miedo a la comparación y a la responsabilidad. Lo mismo ocurre con el nacionalsocialismo o supremacismo o como se le quiera llamar, otra forma de populismo o colectivismo justificativo.

En el comunismo, el egobiado culpa al rico o al emprendedor de sus “calamidades”. En el nacionalsocialismo, al diferente o al extranjero. Incluso, ambas “culpas” pueden aparecer mezcladas en diverso grado. Porque no importa si de derecha o de izquierda: Casi cualquier tipo de populismo resulta instrumental para el agobio del egobiado.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Patria, para mí, es la libertad de poder descubrir, crear, experimentar, existir. Tu país es el espacio que mejor te deja ser tú en cualquier país. Por eso no hay día que no celebre la gran oportunidad de haber dejado Cuba atrás, de haber descubierto mi verdadera patria.

"Bebo de Cuba", tributo obligado de Universal Music y Fernando Trueba

Bebo Valdés (1918-2013). PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP

Bebo Valdés (1918-2013) tenía "el secreto", el que le permitía "acariciar" el piano con un tempo único, pero además era "la pureza", una "buena persona" que llenó de belleza el mundo, sostiene su amigo el director de cine español Fernando Trueba que ha reeditado los discos que grabó con él para Calle 54: "era mi deber", asegura.

"Bebo de Cuba", que saldrá el 24 de enero, recopila en una caja los discos, descatalogados ya, que grabó "uno de los pianistas más completos" que ha dado su país con la discográfica del cineasta y con los que logró 3 Grammy y 3 Grammy Latinos.

Son "El arte del sabor", "Suite cubana", "El solar de Bebo", "Beautiful music", "Bebo" y "Juntos para siempre", además del inédito "El cajón de Bebo", el DVD "Old Man Bebo", un DVD con las mezclas 5.1 del álbum "Suite Cubana" y un libro con textos y fotos que muestran su vida en Cuba, su exilio en 1960 y su posterior "retiro" en Estocolmo, donde se ganaba la vida tocando en hoteles, así como su vuelta a primer plano.

Trueba, que hizo con le desde que le conoció en 2000 ocho discos y cuatro películas, quería poner en circulación de nuevo los discos y hacer una nueva mezcla con el que Valdés consideraba su "obra más importante", "Suite cubana", explicó en una entrevista con Efe el director de cine y productor discográfico, que ha contado para esta "obligación" con Universal Music.

Esta es la "primera entrega" porque su idea es reeditar el celebérrimo "Lágrimas negras", nacido de aquellos dúos que hizo para la película "Calle 54" (2000) con Cachao y su hijo Chucho y que luego grabaron con Diego el Cigala, y las grabaciones que hizo con Javier Colina en "Uve at the Village Vanguard".

"Estamos reeditando los trabajos que hizo en el 'tercer acto' de su vida, el de su plenitud", sintetizó Trueba.

Valdés, creador del ritmo batanga y compositor y arreglista extraordinario, estuvo apartado de la escena pública casi 30 años, hasta que volvió en 1994, junto a Paquito D'Rivera, cuando ya tenía 76 años.

"Los artistas tenemos vanidad, ambición, intereses y ganas de reconocimiento, pero hay como gente como él que está más allá de
estas debilidades humanas. No tocaba por el dinero, la crítica o el éxito sino por amor a la música y para hacer a la gente feliz. Su música es tan extraordinaria porque lo era él también", afirmó.

"'Tengo 90 años y me cuesta mucho levantarme pero cuando me siento al piano es como si tuviera 21 años', decía Bebo. No se por qué elegía esa edad. A veces yo me siento mayor y empiezo a rodar y me siento un guerrero imbatible, sin edad", recordó Trueba, que el próximo sábado cumplirá 65 años.

Está "justo acabando" la copia de su nueva película, "El olvido que seremos", la adaptación de la novela homónima de Héctor Abad Faciolince, que se ha rodado en Colombia y que es una carta de amor del escritor a su padre, tiroteado en Medellín por los paramilitares en 1987.

"Estoy muy feliz de haberla hecho. Me parecía imposible porque no se puede reproducir el amor de un hijo a un padre. Lo hemos hecho contando la historia de amor de una familia y dentro de ese núcleo, la burbuja de ellos dos. Enseña lo que es la vida", ha afirmado el director, que se reconoce "mucho" en ese trabajo.

Asegura que es "muy feliz" haciendo discos y compartiendo estudio con personas como Bebo Valdés o Niño Josele y que también lo ha sido haciendo su última película: "la ventaja de la música es que yo no soy el artista y no siento ese estrés, esa tensión. Las películas te hace sufrir más pero quizá también disfrutar más cuando lo consigues".

El ganador de un Oscar por "Belle Epoque" y candidato por "Chico & Rita" no quiere opinar sobre la candidatura de Pedro Almodóvar con "Dolor y gloria": "Pedro ya ha estado nominado; ya sabe dónde está", se ha reído.

"Joker", el filme con más nominaciones a Premios Oscar (VIDEO)

Los nominados al Oscar son... (VIDEO)
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:01 0:00

Lista de nominados a los Premios de la Academia, en su 92da edición, según se anunció el lunes en Los Ángeles.

Mejor película: “Ford v. Ferrari”, “The Irishman”, “Jojo Rabbit”, “Joker”, “Little Women”, “Marriage Story”, “1917”; Once Upon a Time ... in Hollywood”, “Parasite”.

Dirección: Bong Joon Ho, “Parasite”; Sam Mendes, “1917”; Todd Phillips, “Joker”; Martin Scorsese, “The Irishman”; Quentin Tarantino, “Once Upon a Time ... in Hollywood”.

Actor: Antonio Banderas, “Dolor y gloria”; Leonardo DiCaprio, “Once Upon a Time... in Hollywood”; Adam Driver, “Marriage Story”; Joaquin Phoenix, “Joker”; Jonathan Pryce, “The Two Popes”.

Actriz: Cynthia Erivo, “Harriet”; Scarlett Johansson, “Marriage Story”; Saoirse Ronan, “Little Women”; Charlize Theron, “Bombshell”; Renée Zellweger, “Judy”.

Actor de reparto: Tom Hanks, “A Beautiful Day in the Neighborhood”; Anthony Hopkins, “The Two Popes”; Brad Pitt, “Once Upon a Time ... in Hollywood”; Joe Pesci, “The Irishman”; Al Pacino, “The Irishman”.

Actriz de reparto: Kathy Bates, “Richard Jewell”; Laura Dern, “Marriage Story”; Scarlett Johansson, “Jojo Rabbit”; Florence Pugh, “Little Women”; Margot Robbie, “Bombshell”.

Cinematografía: “The Irishman”, Rodrigo Prieto; “Joker”, Lawrence Sher; “The Lighthouse”, Jarin Blaschke; “1917”, Roger Deakins; “Once upon a Time...in Hollywood”, Robert Richardson.

Guion adaptado: “The Irishman”, Steven Zaillian; “Jojo Rabbit”, Taika Waititi; “Joker”, Todd Phillips, Scott Silver; “Little Women”; Greta Gerwig; “The Two Popes”, Anthony McCarten.

Guion original: “Knives Out”, Rian Johnson; “Marriage Story”, Noah Baumbach; “1917”, Sam Mendes y Krysty Wilson-Cairns; “Once Upon a Time... in Hollywood”, Quentin Tarantino; “Parasite”, Bong Joon-ho, Jin Won Han.

Música original: Hildur Guðnadóttir, “Joker;” Alexandre Desplat, “Little Women;” Randy Newman, “Marriage Story;” Thomas Newman, “1917;” John Williams, “Star Wars: The Rise of Skywalker”.

Diseño de vestuario: “The Irishman”, “Jojo Rabit”, “Joker”, “Little Women”, “Once Upon a Time... in Hollywood”.

Efectos visuales: “Avengers: Endgame”, “The Irishman”, “The Lion King”, “1917”, “Star Wars: The Rise of Skywalker”.

Cortometraje: “Brotherhood”, “Nefta Football Club”, “The Neighbors’ Window”, “Saria”, “A Sister”.

Corto animado: “Dcera (Daughter)”, “Hair Love”, “Kitbull”, “Memorable”, “Sister”.

Cortometraje documental: “In the Absence”, “Learning to Skateboard in a Warzone (If You’re a Girl)”, “Life Overtakes Me”, “St. Louis Superman”, “Walk Run Cha-Cha”.

Largometraje documental: “American Factory”, “The Cave”, “The Edge of Democracy”, “For Sama”, “Honeyland”.

Canción original: “(I’m Gonna) Love Me Again”, de “Rocketman”; “I’m Standing With You”, de “Breakthrough”; “Into The Unknown”, de “Frozen II”; “Stand Up”, de “Harriet”; “I Can’t Let You Throw Yourself Away”, de “Toy Story 4”.

Largometraje internacional: Corpus Christi” (Polonia), “Honeyland” (“Macedonia del Norte”), “Les Miserables” (“Francia”), “Dolor y gloria” (“España”), “Parasite” (Corea del Sur).

Edición: “Ford Vs. Ferrari”, “Jojo Rabbit”, “The Irishman”, “Joker”, “Parasite”.

Cinta animada: “How to Train a Dragon: The Hidden World”; “Toy Story 4”; “I Lost My Body”; “Klaus”; “Missing Link”.

Diseño de producción: “The Irishman”, “Jojo Rabit”, “1917”, “Once Upon a Time... in Hollywood”, “Parasite”.

Maquillaje y peinado: “Bombshell”, “Joker”, “Judy”, “Maleficent: Mistress of Evil”, “1917”.

Mezcla de sonido: “Ad Astra”, “Ford v Ferrari”, “Joker”, “1917”, “Once upon a Time...in Hollywood”.

Edición de sonido: “Ford v Ferrari”, “Joker”, “1917”, “Once Upon a Time... in Hollywood”, “Star Wars: The Rise of SkyWalker”.

Rosie Inguanzo: "Vine acribillada de traumas y tuve que aprender a sobrevivir"

Rosie Inguanzo, actriz, escritora y poeta cubana by Pedro Portal

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

Nací yéndome. Fue una suerte (más que una desgracia). Mi destino estaba decidido por mis padres. Querían irse del país y aún no sabían cómo. De hecho, mi madre quiso abortarme porque en los planes no estaba parir con 43 años, mientras cumplía castigo en la agricultura, por querer irse.

Entonces ella cargaba las cestas más pesadas y pujaba en los surcos bajo el sol para soltarme, maldiciendo a Fidel Castro por ser el responsable de todas las desgracias, del daño que le había caído al país. Es una historia familiar de horror, como tantas.

Fuimos denostados socialmente porque éramos abiertamente gusanos y religiosos; pero también éramos libres, desenmascarados en un país donde se cultiva la moral múltiple. Durante la década de los 70, en medio de la imposición política, éramos sinceros. Y en el caso de mi madre, peligrosamente perretuda y contestataria.

De manera que nos fuimos cuando pudimos. Primero mis padres, luego, después de cinco años, las niñas, que se habían quedado solas. Suena horroroso y me gusta el tono porque ilustra, mucho más que mi travesía personal, la desgracia de un pueblo.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

La tierra prometida. La idealización era inevitable. En Cuba olíamos las cartas porque el papel nos resultaba perfumado; coleccionábamos los sellos de correo, enmarcábamos las postales que llegaban de Nueva York, Paris.

Escuchábamos música norteamericana y francesa, veíamos cine norteamericano y francés, exclusivamente. Los muñequitos norteamericanos y el catecismo fueron mi formación primaria. (Muñequitos rusos, de mala gana.) Nada del bloque socialista por bueno que fuera. Gusaneo radical, de pura cepa.

¿Qué encontraste?

Vine a reintegrarme al drama familiar y estas son penurias que trascienden el contexto sociopolítico, y no. Vine acribillada de traumas y tuve que aprender a sobrevivir.

¿Qué es para ti La libertad?

Comprendo que la libertad total es la locura, y que la voluntad nos permite ser libres sí, a instancias. Una está supeditada al orden social, a un cuerpo, a un inconsciente h de p. Supongo que soy (si algo soy), predeterminista con pespuntes voluntaristas.

Pero tal vez tu pregunta viene por otro lado menos existencial. La libertad de la que carecimos en Cuba, la que nos fue espoliada. La libertad de desarrollar nuestros potenciales en tierra propia, lo que sin duda tiene sus ventajas.

La libertad de crear. Hay algo muy (agri)dulce en imaginar cómo hubiera sido nuestra vida en otra Cuba libre: quizás yo hubiera sido una cómica a lo Lucille Ball o a lo Carol Burnett, con mi propio show de TV, en la tradición de nuestra Rita Montaner; o tal vez hubiera dejado una huella en el cine; o hubiera enseñado literatura en la Universidad de la Habana (aún plausible, pero no me hago esperanzas).

Rosie Inguanzo en la obra de teatro El juego de René
Rosie Inguanzo en la obra de teatro El juego de René

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Cuando llegué a Miami aprendí a ser libre. Exiliada, consumo mi cuota de libertad con gratitud y compromiso. Tarea puesta a prueba todos los días -lo que no quiere decir que no arrastre mis cadenas. He sido prisionera de mis afectos fundamentales: primero de mi madre y luego de mi marido. Supongo que sufro de síndrome de abandono (risas).

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Mucho. Aunque no fue siempre así. Ser gusano de nacimiento quiere decir que desde siempre rechacé furiosamente todo lo cubano. Pero son 35 años de exilio y la patria ahora son unas calles habaneras, unos olores, mis dos madrinas, la iglesia de San Antonio, la costa de Miramar, el mar entrando por la entrecalle.

He escrito sobre ello. El timbre de unas voces. Ciertas páginas. Una música que me supera. He regresado cuatro veces a sentírmela. Como un rubor en las entrañas. De manera que sí, dile que sí, María Elena. Pienso en ella, aunque no piense en mí.

Curadora de la Oficina del Historiador presenta queja por despido

Claudia Genlui Hidalgo era curadora de la Oficina del Historiador de la Ciudad. Foto facebook.com/claudiagenlui.hidalgo/

La curadora de Arte Claudia Genlui Hidalgo presentó este miércoles una queja ante la Fiscalía General de la República de Cuba por lo que considera como injusto despido laboral.

El jueves 19 de diciembre fue desempleada luego de haber participado días antes en una charla sobre la obra del artista contestatario Luis Manuel Otero Alcántara ofrecida en la Embajada de la República Checa en La Habana.

La joven fue expulsada del puesto de trabajo donde se desempeñaba como directora de la galería Factoría Habana inaugurada en diciembre de 2009 y adscrita a la Oficina del Historiador de la Ciudad.

Según Genlui, el propósito de su queja es llamar la atención de una instancia superior, con la intención de presionar al órgano laboral para que realice un juicio donde ella pueda exponer todos los detalles sobre la expulsión.

Curadora reclama ante la fiscalía expulsión laboral
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:46 0:00

"Los abogados que me están asesorando me dijeron que los primeros días de enero entregara una copia de la misma reclamación que entregué a los órganos de la Oficina del Historiador de la Ciudad en la Fiscalía General de la República", explicó Genlui, quien asegura que ya presentó esta documentación y le notificaron que en un plazo de 60 días recibiría respuesta.

Sobre la reclamación hecha a la Oficina del Historiador tampoco a recibido respuesta alguna.

Genlui considera que este paso es necesario para que su despido, como el de tantos otros activistas, no pase desapercibido y no "quede en la conformidad".

"Creo que es justo que se me haga un juicio, justamente para que queden expuestas todas las razones por las que me parece injusta esta medida y para que quede al descubierto la verdadera razón por la que se me ha separado tan definitivamente del puesto laboral", declaró.

Cargar más

XS
SM
MD
LG