Enlaces de accesibilidad

Cuba

Las tareas del nuevo arzobispo habanero

Primera misa del nuevo arzobispo de La Habana

El ahora Arzobispo de La Habana tendrá que timonear una situación diferente a la que le tocó a Ortega, en un contexto de país sumido en reformas económicas y en medio de un deshielo iniciado con Estados Unidos.

En los años 70, cuando Cuba se ufanaba de su ateísmo y miles de jóvenes abandonaban la fe, el joven padre "Juanito" desafiaba al gobierno y salía por los lodosos pueblos de provincia con boletines impresos por él mismo, dando catequesis en los hogares que tímidamente no le cerraban la puerta.

En un ambiente crispado contra las religiones, el recién ordenado sacerdote fue tolerado gracias a su temperamento reflexivo, de escasas palabras pero firme, y que escuchaba sin confrontar. Esa habilidad le sirvió también cuando, convertido en Obispo de Camagüey, inició una labor que combinó la atención a las embarazadas o ancianos con cambios en los recorridos de las procesiones para que abandonaran las bonitas calles y se internara en zonas populares.

Ahora monseñor Juan de la Caridad García, convertido desde hace un mes en el nuevo Arzobispo de La Habana, la diócesis más importante de Cuba, estará a cargo de negociar con el gobierno, mientras se espera que su labor fortalezca a una iglesia con poca feligresía, pero tan poderosa diplomáticamente como para haber sido parte del acercamiento entre Cuba y los Estados Unidos. En más de una docena de entrevistas con la AP, quienes conocen al sacerdote dijeron que espera que transforme la Iglesia católica en una más cercana a la gente y sus necesidades.

Muchos de quienes lo recuerdan de sus tiempos en Camagüey, ofrecen un retrato de un hombre disciplinado y entregado a la labor pastoral, más que a los enredos palaciegos que ocupan las grandes arquidiócesis como La Habana. "Es un incansable trabajador y no en lugares cómodos, sino en unos intricados y difíciles", dijo a The Associated Press, Maribel Moreno, secretaria y archivista del Arzobispado de Camagüey, al centro del país.

Moreno lo rememora hiperactivo, orando desde del amanecer y ocupándose de enviar cartas a los niños que participaron en una procesión, o buscando una lista de embarazadas para entregarles ayuda o brindando su toalla para que voluntarios bañen a un alcohólico.

Pero en la Arquidiócesis de La Habana, que incluye la capital de 2,2 millones de personas y cubre también las provincias de Mayabeque y Artemisa, rodeado de una mayoría afro-religiosa o evangélica, sede de los poderes y de las más visibles tensiones políticas, la situación no será sencilla.

"El talante va a ser eminentemente pastoral, aunque haya que llevar los asuntos diplomáticos, políticos. Aquí lo que hay es que evangelizar noche mañana y tarde", dijo el padre Ignacio Zaldumbide, compañero desde la juventud de García.

Más aún, cuando García se convirtió en el sucesor del cardenal Jaime Ortega, al frente del Arzobispado por tres décadas, y quien recibió a tres papas, navegó por las aguas del acercamiento del gobierno comunista a las religiones en los 90, negoció la liberación de presos políticos opositores y tuvo un papel en el histórico deshielo entre Estados Unidos y Cuba en 2014, tras cinco décadas de tensiones y 'guerra fría'.

Pero también Ortega se ganó la animadversión de disidentes y exiliados cubano-americanos al reconocer los logros de la revolución cubana, al tiempo que exigió más espacio social para la iglesia. Observadores destacaron el manejo que Ortega, el único cardenal de la isla, tiene de la alta diplomacia y su facilidad para moverse entre la élite de laicos y religiosos que se codean con el poder.

En sus años de mandato, Ortega asistió a recepciones de los países claves como Estados Unidos, galas culturales, dio viajes al extranjero para participar en seminarios de universidades y ofreció entrevistas a los principales medios de prensa.

Por el contrario, con su hablar pausado, conciso, en voz un poco monocorde, García se vio más cómodo dando misa en la parroquia de Jaruco, en la provincia de Mayabeque, a la cual la AP asistió un domingo y donde regaló caramelos a los niños e hizo bromas sobre los borrachos que comulgan una vez cada 40 años; que en la elegante Catedral de La Habana en la cual tomó posesión como arzobispo en abril en medio de la pompa de las personalidades del país.

"Claro, hay muchos asuntos que continuar. pero no voy a empezar de cero, ya los obispos anteriores y el cardenal Jaime Ortega han hecho muchas cosas", dijo García a la AP, luego de esa misa en Jaruco. "La iglesia vive el evangelio, anuncia el evangelio, denuncia lo que está mal en orden a que progrese".

El estilo llano contrastó con el del extrovertido y polémico Ortega, quien además de ser cardenal, una de las máximas figuras dentro de la Iglesia católica, se quedará a vivir en un ex seminario en La Habana.

"Un escenario posible es que Jaime (Ortega) podría llevar las relaciones más políticas con el Estado que conoce bien y el nuevo arzobispo dedicarse a la reconstrucción de la iglesia", comentó Enrique López Oliva, profesor de historia de las religiones de la Universidad de La Habana. El padre Zaldumbide preferiría que Ortega deje a García desarrollar su misión con un sello propio. Y el propio García defendió a su predecesor.

"Creo que el cardenal hizo mucho bien", dijo García en su entrevista con AP. "Se tiene una imagen en algunos lugares un poco negativa de él y es falsa. Voy a continuar lo que él hizo". Tampoco pareció temer las críticas de los opositores al gobierno que por años exigieron a Ortega que presione un cambio de modelo político cubano.

García explicó que no quiere que "haya un capitalismo ni nada por el estilo, sino que el socialismo progrese" para ir "hacia adelante en una sociedad justa y equilibrada y de hermandad".

Nacido el 11 de junio de 1948 en Camagüey, García fue el primogénito de una familia de seis hijos de un matrimonio de creyente pero no militantes del catolicismo.

A contracorriente del camino que muchos jóvenes tomaron de apoyar a la revolución tras su triunfo en 1959, García no se sumó al proceso sino que profundizó su fe para ser ordenado sacerdote en 1972.

Antes de ser nombrado obispo auxiliar de Camagüey en 1997 y Arzobispo de esa diócesis 2002, el entonces padre "Juanito" pasó por parroquias rurales donde no temía subirse a un jeep destartalado para hacer catequesis "cuando la misión en Cuba era como un sueño, porque había que tener cuidado al salir de las paredes del templo", rememoró el padre Zaldumbide.

Desde los 60 el enfrentamiento parecía no tener remedio cuando incluso la propia iglesia tomó un abierto partido contra las autoridades y sacerdotes usaron los púlpitos para arengar contra el gobierno de Fidel Castro.

Cada uno a su tiempo, Ortega y García comprobaron en carne propia algunas rispideces del modelo cubano.

Ortega fue enviado por meses a un campo de trabajo que compartía con desafectos a la revolución en los 60, mientras García vio morir a su padre en prisión a finales de esa década de un ataque al corazón, luego de ser acusado por un accidente ferroviario al parecer poco claro. Sin embargo, al igual que en el caso de Ortega el incidente no hizo mella en la relación entre el prelado y el Estado.

"Siempre hubo personas fieles.que se quedaron a pesar de las grandes dificultades al inicio de la revolución. Uno puedo ir caminando, conversando y mirando hacia adelante", dijo García a la AP. "No se puede vivir en el pasado".

Por el contrario en los tiempos en que le tocó negociar espacios para la iglesia en Camagüey, el diálogo se desarrolló con fluidez.

"Juan como cualquier otra persona puede tener una opinión sobre este proceso, la tiene, pero no va a contar en su labor como arzobispo porque él se sabe arzobispo de la iglesia que no está para legitimar procesos sociales", expresó a la AP el diácono Miguel Ángel Ortiz, director de Caritas en Camagüey, quien fue el enlace entre García y las autoridades.

García tendrá que timonear una situación diferente a la que le tocó a Ortega, en un contexto de país sumido en reformas económicas y en medio de un deshielo iniciado con Estados Unidos. "Monseñor García tiene, además, el reto de poner a la Iglesia habanera (y a la cubana) en plena sintonía con las directrices del nuevo Pontificado de Francisco", explicó el laico y analista político Lenier González, quien codirige el centro de estudios Cuba Posible, en relación a lograr que institución religiosa sea mas cercana a la realidad de la gente, aunque no sean de su agrado, como el divorcio o la homosexualidad.

Vea todas las noticias de hoy

Activista se auto agrede en interrogatorio de cuatro horas con la Seguridad del Estado

Raúl Soublet se auto agredió durante un violento interrogatorio de la Seguridad del Estado.

El activista Raúl Soublett, fundador de la Alianza Afrocubana, fue citado a un interrogatorio de la Seguridad del Estado que terminó siendo violento y el activista se auto agredió.

“Raúl hoy fue interrogado por más de 4 horas, según me describe las cuatro horas mas horribles de su vida, en la cual usaron los mas bajos recursos de intimidación, chantaje, coacción y sobre todo mucha violencia tanto psicológica como verbal”, escribió el periodista independiente Héctor Luis Valdés Cocho quien también es pareja de Soublett.

El activista estuvo 4 horas detenido mientras los agentes lo interrogaban, amenazaban y chantajeaba, diciéndole que lo iban a expulsar de la universidad, iban a hacerle daño a su familia, destruirle proyectos profesionales y mas atrocidades típicas de la represión castrista.

“Me amenazaron con todo. Con contarle a mi mamá sobre la gente con la que me reunía; con mi carrera universitaria, que hasta el momento habían respetado; con los proyectos que tengo; con mi pareja; con todo. No aguanté más”, detalló el activista a Cubalex.

Producto de las amenazas hacia él y hacia su familia, el periodista terminó auto agrediéndose en la cabeza con una copa de vidrio. Los agentes no lo trasladaron a ningún centro de salud, sino que ahí mismo fue atendido. “Yo quería salir de allí ya. No aguanté la presión. No veía la salida”, señaló Soublett a Cubalex

“Ya podemos imaginar hasta donde pueden llegar, utilizando los mas mezquinos métodos, para que una persona como Raúl, con perfecto estado mental y con una serenidad que en ocasiones envidio, llegue a dañarse como única solución ante esa lamentable y horrorosa situación”, escribió Valdés Cocho en su Facebook.

Luis Eligio: Patria y Vida encendió una llama mundial, Patria o Muerte no tiene sentido

Acto de apoyo en la Torre de la Libertad, en la ciudad de Miami, al Movimiento San Isidro. (Roberto Koltún / OCB).

La canción Patria y Vida, con mas de dos millones 200 mil visitas en YouTube, "ha prendido una llama mundial", dijo en Miami el artista cubano Luis Eligio D'Omni a la agencia de prensa Efe.

"La gente que hacen Patria y Vida, algunos de ellos artistas de fama mundial, han prendido una llama en todo el mundo. Eso es un fenómeno nuevo. Ellos hacen esta canción porque comprenden la unidad de los cubanos dentro y fuera de la isla", afirmó a Efe el poeta, creador audiovisual y activista.

"Patria y Vida está en Cuba entera, es por eso la represión tan grande contra el periodismo independiente en estos momentos", dijo Luis Eligio. "Es lo que más le duele al Gobierno ahora".

Cuatro populares cantantes cubanos, Yotuel Romero, Descemer Bueno, El Osorbo y El Funky, unieron sus voces en la canción Patria y Vida, en la que condenan los más de 60 años de "represión" y de "dignidad pisoteada" en Cuba y hacen votos por un "nuevo amanecer", reporta Efe.

"Es un espíritu de comprensión de que ha llegado el tiempo de la liberación. Defender Patria o Muerte no tiene sentido. Es una locura, pensará un tailandés que vea esto", señaló el artista, que dejó Cuba hace siete años.

"Ellos (el Gobierno cubano) no tienen fuerza en las redes sociales, lo único que les queda es la prensa oficial, es ridículo", zanjó el artista de Omni Zona Franca.

Reglamento Disciplinario de universidades cubanas viola libertad académica

Jóvenes posan con poster del dictador Fidel Castro en la escalinata de la Universidad de La Habana, el 28 de noviembre de 2016 (Alexandre Meneghini/ Reuters).

El Reglamento Disciplinario de las universidades cubanas viola la libertad académica y atenta contra el carácter autónomo de la educación y el derecho al libre pensamiento porque prevé sanciones para aquellos que muestren inconformidad con la ideología socialista.

Así lo analiza el informe No. 6 del Observatorio de Libertad Académica (OLA) publicado en el sitio digital Academia.edu.

Reportaje de Yolanda Huerga
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:44 0:00

La Resolución 240 del 2007, mediante la cual se aprobó el Reglamento Disciplinario, puesto en vigor a partir del 3 de enero del 2008, contiene las reglas de conducta en los espacios propios de las instituciones educativas de nivel superior y el procedimiento a seguir con los estudiantes que cometan faltas disciplinarias. Entre las “muy graves” está “mantener una actitud o cometer un acto manifiestamente contrario” al proceso revolucionario, apunta el dossier, citando la instrucción del Ministerio de Educación Superior (MES) de Cuba.

Asimismo, se estudian dos discursos pronunciados por Fidel Castro Ruz, el 23 de enero y el 27 de marzo de 1961, que amenazan la independencia académica y otros derechos relacionados.

Como en cada uno de los informes del OLA, se publican las historias de cuatro educadores y alumnos universitarios que han sido víctimas de las violaciones a la libertad de cátedra: María Caridad (Karina) Gálvez Chew, profesora del Instituto Superior Pedagógico de Pinar del Río, obligada en 2012 a dejar la docencia; Néstor Pérez González, expulsado en 2008 de sus estudios de Derecho en la Universidad de Pinar del Río; Anamely Ramos González, depuesta de su plaza como docente del Instituto Superior de Arte (ISA) en 2019; y Omar Everleny Pérez Villanueva, destituido en 2013 de su cargo de director de Centro de Estudios de la Economía Cubana (CEEC) de la Universidad de La Habana y en 2016, separado definitivamente de la entidad.

El objetivo de estas investigaciones del Observatorio “es demostrar que ha existido una persecución política e ideológica en la Educación Superior cubana, que ha conducido a la expulsión de profesores y estudiantes a lo largo de estos sesenta y dos años de revolución”, resaltó Sergio Angel, director del Programa Cuba de la Universidad Sergio Arboleda, con sede en Colombia.

Por su parte, el Ministerio de Educación Superior ha mantenido y reafirmado su Estrategia para desarrollar la labor educativa y político-ideológica en estudiantes y profesores “comprometidos con la Revolución”.

Médico cubano revela la precaria situación del sistema de salud en la "potencia médica" (VIDEO)

Johan Pérez. (Foto: Facebook)

El doctor Johan Pérez Leyva, quien ejerce en el Consultorio Médico #38, en la ciudad de Las Tunas, criticó la situación que enfrenta el sistema de salud cubano y a las autoridades que aún se vanaglorian de que Cuba es una potencia médica.

“No hay medicamentos de ningún tipo, ni suplementos. Algo tan simple como una torunda de gaza, una jeringuilla, una dipirona en ámpula, no hay de nada. A los policlínicos llegan pacientes con patologías, con afecciones y no hay con qué tratarlos. Las ámpulas de dipirona, que eran algo tan común, no hay: Si acaso aparecen en la guardia 10 ampollas se dejan solo para casos especiales, para niños o embarazadas, y el resto de la población no tiene acceso a esos medicamentos”, estalló el galeno en conversación con Radio Televisión Martí.

Médico tunero estalla ante la grave situación de los servicios médicos en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:45 0:00

Por todo el país, hospitales, farmacias y pacientes están enfrentando una crisis cada vez mayor del suministro de fármacos para afecciones cardíacas, para el control de la diabetes, quimioterapias para tratar el cáncer, sedativos, anestésicos.

“En las farmacias no puedes comprar remedios elementales como un ibuprofeno, un antiinflamatorio, una aspirina. No hay antibióticos de ningún tipo en ninguna parte: en los hospitales hay que hacer discusiones para poder poner antibiótico a un paciente, es una situación muy precaria", dijo el doctor Pérez Leyva y agregó:

“No están haciendo Rayos X para la población; no están haciendo complementarios, análisis de laboratorio porque no hay reactivos. No se están haciendo biopsias porque no hay láminas; no están operando porque no hay anestesia. Los guantes que estamos usando son reutilizados y los volvemos a usar cinco, seis, siete, diez veces hasta que se rompan. No hay ambulancias, ni gasolina para las que existen. Han fallecidos pacientes en el Cuerpo de Guardia por tardanza de las ambulancias”, recalcó.

"¿También es culpa del bloqueo que el secretario del partido y el presidente del gobierno no se bajen de sus carros y los enfermos tengan que venir al hospital en guagua o camión particular?", se preguntó en video en Facebook.

El médico de familia denunció, que este jueves, debido a sus comentarios en redes sociales, agentes de la Seguridad del Estado, vestidos de civil permananecían apostados en las esquinas de su consultorio.

“Me asedian porque a pesar de lo que estamos pasando, hay que ponerse de pie y decir ¡Viva Fidel! Y yo no voy a seguir ocultando que nos presionan para inventar en la zona de cargo,inventar indicadores, inventar pacientes, inventar documentos, por mantener una imagen frente al mundo que no existe. Como yo me paro y digo lo que piensoy llega a tantas personas porque mi sentir es el de más de medio país. Entonces me asedian porque quieren que me calle, porque quieren que mantenga mi posición de sumiso”.

Ya antes fue citado por el cuerpo represivo y cuestionado por la directora del policlínico Gustavo Alderegía donde también labora, por sus denuncias sobre la falta de alimentos y medicamentos, y la mala atención a las personas con discapacidades.

No hay medicamentos de ningún tipo. Algo tan simple como una torunda de gaza, una jeringuilla como una dipirona en ámpula. No hay de nada. A los policlínicos llegan pacientes con patologías, con afecciones y no hay con qué tratarlos. Las ámpulas de dipirona que eran algo tan común no hay. Si acaso aparecen en la guardia diez ampollas se dejan solo para casos especiales, para niños o embarazadas, y el resto de la población no tienen acceso a esos medicamentos. En las farmacias no hay nada. No puedes comprar un ibuprofeno un antiinflamatorio, no hay aspirina, no hay antibióticos de ningún tipo en ninguna parte: en los hospitales, hay que hacer discusiones de medicamentos para poder poner antibiótico a un paciente.

“No están haciendo Rayos X para la población, no están haciendo complementarios análisis delaboratorio, porque no hay reactivos. No se están haciendo biopsias porque no hay láminas, no están operando porque no hay anestesia. Los guantes que estamos usando son reutilizados y los volvemos a usar cinco seis siete diez veces hasta que se rompan. No hay ambulancias. Hanfallecidos pacientes en el Cuerpo de Guardia por tardanza de las ambulancias.

“Me asedian porque a pesar de lo que estamos pasando, hay que ponerse de pie y decir ¡Viva Fidel! Y yo no voy a seguir ocultando que nos presionan para que inventen en la zona de cargo, a inventar indicadores, inventar pacientes, inventar documentos, por mantener una imagen frente al mundo que no existe. Como yo me paro y digo lo que pienso, lo que siento y llega a tantas personas porque mi sentir es el de más de medio país. Entonces me asedian porque quieren que me calle, porque quieren que mantenga mi posición de sumiso”.

"Farsa", "pesadilla", "atropello": cubanos no paran de criticar el ordenamiento

Policías controlando la población en una cola para conseguir alimentos.

Han pasado solo dos meses del 2021 y los cubanos no han parado de criticar por diferentes vías la denominada tarea de ordenamiento económico impuesta en la isla.

En Twitter, algunos le llaman “farsa”, mientras que una persona a cargo de la cuenta Cuba Bella señaló que “no ha habido nada más criminal en medio de la pandemia", y que "no hay bloqueo que le gane a eso" (en referencia al ordenamiento)".

Cubanos consultados por Radio y Televisión Martí coinciden en señalar que desde su implementación la gente se siente atropellada.

Llueven las críticas en Cuba a la tarea de ordenamiento
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:04 0:00

La periodista independiente Luz Escobar, de 14ymedio, dijo que es una situación que afecta "a nivel sicológico", porque unas tiendas están desabastecidas pero otras con cosas que no puedes comprar, "porque ¿quién tiene dólares aquí?", se pregunta.

Es un tiempo en que muchos cubanos viven como en "una pesadilla", señaló la comunicadora que estableció la comparación con el período especial cuando se mezcló la difícil situación económica con los apagones, la crisis de los balseros y el sufrimiento de las familias.

El técnico Orlando García, residente en Artemisa, dijo que "cuando llegas a tu casa y tus hijos te dicen que tienen hambre y no tienes donde buscar para darle de comer, vas perdiendo los estribos".

García calificó lo que se está viviendo ahora en Cuba de "atropellante”.

Los que tienen familia en el extranjero y les pueden enviar un poquito de dinero a los de aquí "también son estafados, pues se está valorando el dólar a un precio inferior", comentó.

En el llamado periodo especial, en la década del Noventa, “había carencias, pero había dinero, sin embargo, ahora no hay nada”, dijo la activista Anais Penalba, residente en el barrio La Güinera, en La Habana.

En estos momentos, solo hay productos disponibles en las tiendas en Moneda Libre Convertible (MLC), y a la hora de comprar lo poco que venden al pueblo "la gente lo que hace es fajarse en las colas, e incluso hay personas que se conocen de toda la vida y se enemistan por un pedacito de pollo", comentó.

Un sector vulnerable es el de las personas de la tercera edad, que sufren por no tener comida, no tener dinero, y por la precaria situación de sus viviendas, concluyó la activista.

Cargar más

XS
SM
MD
LG