Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

¿Arresto o secuestro? El testimonio de Boris González Arenas

"Esos son los dos esbirros que llegaron después, frecuentes en el hostigamiento a la sociedad civil", escribió Omara Ruiz Urquiola en su cuenta de Facebook..

El periodista independiente cubano Boris González Arenas fue detenido al mediodía del miércoles 9 de octubre en la entrada del edificio donde vive en La Habana. En cualquier país donde se respeten los más elementales derechos humanos, semejante “arresto” habría sido visto como una operación de secuestro.

“No tengo idea del motivo de este secuestro, porque no es otra cosa”, escribió en Facebook su esposa, Juliette Isabel Fernández Estrada.

Nunca recibió aviso judicial de ningún tipo. Al llevárselo en un automóvil con insignias de la Policía Nacional, jamás le dijeron por qué lo hacían. No alertaron a ninguno de sus familiares, que solo gracias a testigos presenciales pudieron saber cómo había desaparecido.

Boris González Arenas recién liberado, escribe al pie de esta foto en Facebook su amigo Oscar Casanellas.
Boris González Arenas recién liberado, escribe al pie de esta foto en Facebook su amigo Oscar Casanellas.

Cuando su esposa llamó a la estación de policía donde lo mantenían encerrado para preguntar por él, le aseguraron que no estaba detenido. Radio Televisión Martí también llamó, y nunca respondieron.

A quienes fueron a esa estación policial para interesarse por él igualmente les negaron que estuviera allí. De hecho, al devolverle la libertad de la que nunca debían haberle privado, lo trasladaron a otra unidad para que sus amigos no pudieran darle un abrazo cuando saliera del calabozo.

En diálogo con Radio Televisión Martí, González Arenas revela cómo transcurrieron las horas desde que lo llevaron a la estación policial de San Miguel del Padrón hasta que lo soltaron en la de Regla.

Aunque les negaron que estuviera allí, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella y Adonis Milán pudieron confirmar la mañana del jueves que Boris González Arenas estaba encerrado en un calabozo de la estación policial de San Miguel del Padrón.
Aunque les negaron que estuviera allí, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella y Adonis Milán pudieron confirmar la mañana del jueves que Boris González Arenas estaba encerrado en un calabozo de la estación policial de San Miguel del Padrón.

¿Cómo ocurrió todo?

A mí me detienen en la entrada de mi casa, me llevan en un carro de patrulla que no creo que fuera un carro de patrulla, porque era un carro nuevo con aire acondicionado; pero bueno, disfrazado de patrulla, y estoy casi seguro de que los oficiales, que supuestamente eran de la policía, porque estaban uniformados como tales, tampoco creo que fueran oficiales de la policía.

Ha pasado muchas veces; no lo digo especulando, sino porque ha pasado muchas veces. La mayoría de las veces, o siempre diría, un carro de patrulla no tiene el asiento de atrás. Cuando a mí me detienen en un carro de patrulla el asiento de atrás es plástico o es improvisado, y este tenía su forro del asiento nuevo, en perfectas condiciones, y además con aire acondicionado.

'Me ponen en un calabozo con siete reclusos'
please wait

No media source currently available

0:00 0:06:52 0:00

No me dejaron, por supuesto, avisarle a mi familia. Me llevaron a la estación de policía de San Miguel del Padrón. Eran tres oficiales de la policía, pero los que [me detuvieron] sí eran dos oficiales de estos de la Seguridad del Estado, muy jóvenes –a lo mejor llegaban a 30 años, pero no lo creo; podría decir que incluso 25 años--, que creo que están fotografiados por ahí, pero yo no los conocía personalmente.

De izquierda a derecha, Boris González Arenas, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella, Iliana Hernández y Adonis Milán en otra foto tomada de Facebook.
De izquierda a derecha, Boris González Arenas, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella, Iliana Hernández y Adonis Milán en otra foto tomada de Facebook.

Allí, en la estación de San Miguel del Padrón --a diferencia de otras ocasiones--, inmediatamente me ponen en un calabozo con otros siete reclusos. Éramos ocho en total allí; estuve todo el tiempo en el mismo calabozo.

El día siguiente [jueves 10], a las 2 de la tarde, me llama el jefe, me dice que vaya con él, y entonces ya fuera me están esperando estos de la Seguridad, los dos mismos que me habían detenido el día anterior.

Me entregan mis cosas: me pongo medias, cordones, cinturón, que todo eso me lo habían retirado. Me llevan esposado a la patrulla –esta sí es una patrulla [de la policía], porque tiene un asiento improvisado-- y me llevan a la estación policial de Regla.

Allí me sueltan, porque --deduzco, también sé que les ha pasado a otros-- estaban afuera mis amigos Oscar Casanella, Omara Ruiz Urquiola y Adonis Milán, no querían soltarme allí donde ellos estaban. Entonces lo que hicieron fue llevarme a Regla, y en Regla me tuvieron en una oficinita de esas, supongo que de interrogatorios, y a los 15 minutos entraron y me dijeron: “Bueno, Boris, puede irse”.

¿En algún momento alguien le dijo que su esposa había llamado, que había otras personas preguntando por usted?

No, no: eso no lo dicen nunca. Yo tuve la suerte allí de que, por una casualidad, una oficial me prestó su [celular], y pude llamar a mi esposa y decirle que estaba en San Miguel del Padrón, pero inmediatamente cortaron la comunicación.

Evidentemente, el teléfono de mi esposa estaba vigilado, cuando vieron que era una llamada mía a los 10 segundos la cortaron y después mi esposa llamó de vuelta a ese teléfono y no se escuchaba nada, ya no pude hablar con ella.

En la mayoría de las prisiones, corroboro que la mayor cantidad de las personas que están presas en Cuba, un por ciento importante son inocentes, y otro por ciento importante son personas que para nada merecían, por el delito que habían cometido, estar en una prisión.

A pesar de haberlo encerrado, no le impusieron cargos, pero ¿en algún momento le dijeron por qué lo detenían?

Cuando a mí me detienen lo pregunto; cuando me detienen aquí, en los bajos de mi casa, sí lo pregunto, y ellos me dicen: se le va a informar todo. No es cierto, no se me informa nada, por supuesto.

Cuando me meten en el calabozo, al poco rato viene este policía que estaba al frente –los otros desaparecen, a mí no me interrogan esta vez ni nada--, y viene con un acta [que establece cargos de] escándalo público, y me dice, tengo que explicarle, a todo el que viene se le levanta un acta […]. Entonces le dije que no, que no la iba a firmar. El sencillamente la recogió; me dijo: no, no, es que yo le tengo que informar.

Yo pensé que a lo mejor me ponían una multa cuando saliera, porque ya me lo han hecho. Después de golpearme, de secuestrarme e incomunicarme, además me ponen una multa. Y cuando digo a mí, por supuesto, es la acción contra muchos opositores aquí en Cuba, o diría que la mayoría.

Ni siquiera volvieron a interrogarme de salida. Todo lo que pasó fue que, cuando me llevaron a [la estación de policía de] Regla, uno de estos oficiales me dice: “¿Cómo están tus hijos?” Le respondí: “Espero que bien, porque hace 24 horas que por culpa de ustedes no los veo”. Y después me preguntó: ¿Cómo está el fútbol?, porque mi hijo practica fútbol, y le dije: “Bueno, espero que bien”. El hombre hizo así y se viró, cerró la puerta y se fue. No hubo más intercambio con ellos.

Mientras lo mantuvieron encerrado en el calabozo, ¿de qué hablaba con los reclusos?

Cuando estaba yo en el calabozo no tenía ni idea realmente, es que ni me acordaba de las elecciones [en la Asamblea Nacional]. Entonces me vino a la mente, por algo que se dijo, de que estaban las elecciones y dije, bueno, a lo mejor [el arresto] es simplemente por las elecciones. Les expliqué a los presos, porque preguntaban: “¿Por qué tu estas aquí?”. Entonces les expliqué las elecciones.

Ninguno de los internos allí sabía que [el jueves] había elecciones. Incluso me preguntaban: “¿Pero el presidente no es Díaz-Canel?” Para que sepan el grado de conocimiento popular de que en Cuba se estaba desarrollando un proceso eleccionario.

Puedo asegurar que la población no tiene ni idea de que había elecciones [el jueves]. Y segundo, no entienden por qué. Los que lo sabían, porque habían visto el noticiero, decían: “¿Y por qué elecciones, si las elecciones ya fueron?”

O sea, no entienden que la Constitución mandaba que se hiciera una nueva Ley Electoral; que la Ley Electoral disponía que entonces tenía que haber unas nuevas elecciones para crear el nuevo cargo, porque antiguamente no era presidente: ahora ya tenemos un presidente. Y nada de eso lo entiende nadie. A eso súmale que hay un por ciento muy grande de la población que tenía desconocimiento absoluto de que en Cuba había un proceso eleccionario ayer 10 de octubre.

Vea todas las noticias de hoy

Otero Alcántara advierte a la policía que irá al aeropuerto pese a estar "regulado"

Imagen tomada de la cuenta de Facebook del artista independiente cubano Luis Manuel Otero Alcántara.

Agentes de la policía política intentaron derribar a patadas el miércoles la puerta de la casa del artista independiente cubano Luis Manuel Otero Alcántara, según la denuncia que hizo en Facebook, y en la cual informa también que le han prohibido viajar al extranjero porque está “regulado”.

“Le dije a la policía política que iba al aeropuerto y que si me querían detener lo tendrían que hacer en Emigración, ya que todo esto era ilegal totalmente”, escribió Otero Alcántara en Facebook. “Nos vemos en el aeropuerto mañana [jueves] a las 7 am, que es la hora de mi vuelo”, advirtió.

Una de las fotos publicadas por el artista independiente al denunciar el acoso policial en su vivienda.
Una de las fotos publicadas por el artista independiente al denunciar el acoso policial en su vivienda.

Después de haber recibido una citación el martes, el mismo día en que debía hacer trámites de visa para una gira del Movimiento San Isidro por Latinoamérica, acudió el miércoles a una estación policial donde le notificaron que no podría viajar porque tiene un juicio pendiente, relata.

“Hace ya cuatro meses el régimen cubano me secuestró de forma muy agresiva, y al verme en la estación desaparecido, sin que nadie supiera donde estaba, me informaron de un supuesto juicio que me estaban preparando por los delitos de ‘ultraje a los símbolos patrios’ y ‘desacato agravado”, explica en su mensaje.

En estos cuatro meses dice no haber sabido nada ni de juicio ni de información: solo “puras amenazas y más secuestros de la policía política, alrededor de 10 detenciones en cuatro meses”, parte de las 18 que sufrió en el año.

“Todos estos secuestros a nivel legal echan por tierra la medida cautelar que se me impuso, por lo que el régimen dictatorial cubano viola sus propias leyes”, escribe Otero Alcántara, citando a su abogado.

La gira del Movimiento San Isidro por países latinoamericanos forma parte de un programa para recibir e impartir talleres, manifiesta el artista independiente. De acuerdo con su descripción de los hechos, la agresión policial a su vivienda ocurrió la mañana del miércoles.

“Hoy amaneció la seguridad del Estado sitiando mi casa”, escribe. “Al no querer abrir mi casa si no era con una orden [judicial] y yo no salir hasta que decida, casi derriban mi puerta unos policías a patadas”.

La decisión de acudir el jueves temprano al aeropuerto a pesar de la advertencia policial tiene un sentido, dice Otero Alcántara.

“Yo tengo todo el derecho de moverme libremente, ya que ellos [los agentes del régimen] son unos ilegales”, dice. “Sabemos que no podré viajar, pero ¡nadie me deja preso en mi casa! ¡No tienen el derecho!”

De acuerdo con el Articulo 52 de la Constitución vigente en Cuba, las personas tienen libertad de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio nacional, cambiar de domicilio o residencia, sin más limitaciones que las establecidas por la ley.

“Este año será un gran año para la libertad de Cuba, 2020, y el fuego ya empezó”, cierra Otero Alcántara su mensaje.

Cubanos usan WhatsApp para informarse sobre los derechos humanos

Una mujer chequea las opciones para conectarse a Internet en Cuba. (Yamil Lage/AFP/Archivo)

WhatsApp, la popular aplicación de mensajería de texto, audio y video para teléfonos inteligentes, está siendo utilizada en la isla para ilustrar a los cubanos en materia de derechos humanos, y para compartir campañas y convocatorias entre los contactos.

Teresa Miranda, activista de derechos humanos residente en Guaro, provincia de Holguín, dijo que en WhatsApp ella creó el grupo "Unidos por una Cuba Libre" y a través de él están compartiendo información en apoyo a José Daniel Ferrer.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:12 0:00

Las personas también comparten por esa vía otras informaciones de lo que ocurre en los municipios, apuntó la activista, que gracias a la opción ha podido informarse sobre el caso de la familia judía de Nuevitas, a la que las autoridades locales han violado su libertad religiosa.

También a través de WhatsApp se hacen sugerencias y preguntas.

Es importante "estar informados e informar a los demás", y todo lo que sea útil para nuestro proyecto de la libertad de Cuba lo comparto con el grupo", dijo Miranda, que aunque reconoce que por Facebook también se pueden crear grupos y compartir datos, prefiere WhatsApp.

Moisés Rodríguez, de la Corriente Martiana, es otro de los cubanos que aprovecha las posibilidades de esa aplicación móvil, al igual que las de Facebook Messenger y el correo electrónico.

El activista dijo que ante la imposibilidad que tienen los cubanos para reunirse y desarrollar talleres informativos sobre este tema, pues la mayoría de las veces terminan siendo reprimidos o detenidos, se decidió a difundir documentos de Naciones Unidas por la vía electrónica, porque son de interés y utilidad para muchos.

Explicó que a inicios de enero comenzó a distribuir a la ciudadanía una guía práctica sobre cómo trabajar con el Programa de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:40 0:00

Los documentos abordan numerosos aspectos relacionados con los derechos humanos e ilustran acerca de los mecanismos para realizar correctamente denuncias o reclamaciones, así como sobre el funcionamiento de los distintos órganos de derechos humanos de la ONU.

"A los interesados en el documento completo se lo enviaremos si lo solicitan por el correo electrónico corrientemartiana2004@gmail.com, o por WhatsApp al +53 59122070 0 + 53 53351152", dijo el activista.

Con decenas de contactos en la isla, Rodríguez asegura que ya compartió vía electrónica y a través de WhatstApp el Folleto Informativo No. 34 de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OHCHR) que trata sobre el derecho a la alimentación, y espera en el futuro incluir otros folletos de vital interés.

La Corriente Martiana lleva años facilitando a los cubanos vías para canalizar denuncias ante organizaciones internacionales encargadas de monitorear el tema de los derechos humanos.

En el pasado, Rodríguez realizó llamamientos a la ONU en representación de la Corriente Martiana en busca de un pronunciamiento sobre las prohibiciones de salida del país a activistas, periodistas independientes y otros ciudadanos que sostienen opiniones contrarias al régimen.

El promotor de la Corriente Martiana también presentó documentación ante el consejo Económico y Social y la oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas con el fin de demostrar "que los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) no son una organización de la sociedad civil o una organización no gubernamental".

De igual manera, el grupo envió un llamamiento urgente a la ONU sobre la posible implementación por parte de las autoridades cubanas de la llamada "Ley Mordaza" (Ley 88 de Protección de la Independencia Nacional y la Economía de Cuba), que sanciona con varios años de prisión a quienes colaboren "por cualquier vía con emisoras de radio o televisión, periódicos, revistas u otros medios de difusión extranjeros".​

En la isla, periodistas independientes y activistas de derechos humanos también ha usado las redes sociales para comunicarse y compartir información.

Yoanny Limonta o el precio de reportar "la otra cara de Cuba"

Yoanny Limonta Tomado de Facebook

"Ejercer el periodismo en las calles es muy difícil y complicado porque el gobierno reprime a los que hacemos reportajes críticos", dijo Yoanny Limonta, periodista de la agencia independiente Palenque Visión, en una entrevista concedida a Radio Televisión Martí.

A poco más de un día de su último arresto esta semana (el primero de 2020), el joven reportero residente en la ciudad de Cienfuegos relató que "otra vez" fue víctima de los atropellos de las autoridades luego de realizar un reportaje en Matanzas y regresar a su casa este 8 de enero.

please wait

No media source currently available

0:00 0:05:00 0:00

Dos oficiales de la Seguridad del Estado detuvieron a Limonta y luego de registrar su mochila "buscando una cámara que nunca encontraron", le confiscaron un trípode, una memoria flash con contenidos de su trabajo y 4 libros de deporte.

El arresto terminó con amenazas de prisión, dijo.

Desde hace cuatro años Limonta forma parte del equipo de Palenque Visión que dirige el también periodista independiente Rolando Rodríguez Lobaina, y en varias ocasiones ha sufrido la presión de la Seguridad del Estado para que desista de hacer denuncias y reportajes críticos. Sus colegas de la agencia, señaló, han pasado por situaciones similares.

Yoanny Limonta Tomado de su página de Facebook
Yoanny Limonta Tomado de su página de Facebook

El periodista dijo que entre los atropellos recibidos por desarrollar su labor informativa figuran las detenciones, represalias, confiscaciones de materiales de trabajo, registros en su vivienda y las presiones a la familia, que para él "son los más difíciles" que ha tenido que enfrentar.

Los oficiales de la Seguridad del Estado "se meten con tu familia y los amenazan, también presionan a tu pareja para que rompa contigo", aseguró.

Limonta dijo que su madre ha sufrido tratos vulgares e irrespetuosos de los oficiales cuando lo han encerrado varios días en los calabozos. "Se han negado a darle información de mí, la han amenazado conque me van a desaparecer", lamentó. Su pequeña hija, agregó, siempre se sobresalta cuando escucha de las detenciones.

Según Limonta, en estos cuatro años dentro de la prensa independiente ha perdido amigos. La Seguridad del Estado los anima a que dejen de reunirse con él, pero no se rinde, apuntó.

En este último arresto la policía política le confiscó parte de sus medios de trabajo. En el pasado también lo han hecho. Su situación económica es precaria, y ahora tendrá que buscar alternativas para seguir reportando, dijo.

Rolando Rodriguez Lobaina director de Palenque Visión dijo que a pesar de los contratiempos en el 2020 y en los años anteriores "Yoanny y el resto del equipo "no se resisten a perder los espacios de denuncia que han alcanzado".

Lobaina explicó que en estos momentos la producción de reportajes no es abundante, pero siguen buscando vías de ayuda y colaboración con personas y grupos en el exterior que apoyan a los realizadores de ese proyecto.

A su juicio, en este 2020 el pueblo de Cuba enfrentará situaciones muy desfavorables que generan un gran descontento social, y quieren estar "listos" para recoger en sus reportes lo que ocurre.

Aunque no dio detalles de cómo enfrentarán las carencias, aseguró que al menos en cada provincia hay más de un comunicador entrenado y capaz de salir a las calles para recoger detalles de los abusos del régimen.

Mientras, Limonta insiste en la importancia del trabajo que realizan en Palenque Visión, y está seguro de que lo que ellos hacen es "lo que van a legar a sus hijos".

Palenque Visión es parte del "archivo de la verdad histórica de estos tiempos" en que la dictadura solo permite reportar, retratar, y contar lo que a ellos les favorece, y no la otra cara de Cuba, concluyó.

Policía impide a comunicador hacer reportaje en apoyo a Ferrer

Jorge Olivera Tomado de su página de Facebook

Autoridades policiales impidieron la entrada de un reportero a la casa del periodista independiente Jorge Olivera Castillo, donde tenían previsto realizar un reportaje en apoyo a José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), al cumplirse cien días de su arresto.

Nancy Alfaya, esposa de Olivera Castillo y promotora de la campaña Unidas por Nuestros Derechos, declaró a RadioTVMartí que el operativo comenzó temprano y luego supieron que era para impedirle entrar a la casa al reportero Jansel Moreno, de ADN Cuba.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:23 0:00

Según indicó ADN Cuba, Moreno realizaría en casa de Olivera Castillo un reportaje en apoyo a una campaña a favor de la libertad del líder de la UNPACU José Daniel Ferrer y otros tres activistas de ese grupo opositor.

La negativa de entrada es, a juicio de Alfaya, una de las muestras de que el acoso y la imitación de los derechos ciudadanos siguen en ascenso.

“La represión es contra artistas, periodistas, activistas y sobre todo contra las mujeres”, apuntó Alfaya, quien también ha sido víctima de varios arrestos y amenazas policiales para evitar su participación en la campaña Unidas por Nuestros Derechos.

Jorge Olivera Tomado de su página de Facebook
Jorge Olivera Tomado de su página de Facebook

En su cuenta de Twitter, Olivera Castillo denunció que las autoridades han iniciado el 2020 con un notable aumento del control y la represión en la isla.

Olivera Castillo es un expreso político que cumplió condena en la Primavera Negra del 2003 junto a Ferrer.

Actualmente es el presidente del Club de Escritores y Artistas de Cuba (CEAC), una organización que difunde el trabajo de los escritores independientes censurados, dentro y fuera de la isla.

(Con un reporte de Idolidia Darias)

APLP denuncia prohibición de salida de Cuba contra periodistas independientes

La periodista independiente Anay Remón fue una de las víctimas del acoso del régimen.

La Asociación Pro Libertad de Prensa (APLP), dedicada a monitorear las agresiones contra la labor de la prensa independiente en Cuba, denunció en su informe de represión de diciembre que las autoridades cubanas prohibieron al menos a dos periodistas viajar al exterior, en medio del hostigamiento contra los comunicadores.

Según la organización, a Maikel González Vivero, fundador del sitio digital Tremenda Nota, y al youtuber Nelson Julio Alvarez Mairata, se les prohibió salir del país.

Ambos periodistas son residentes de la central provincia de Villa Clara.

Según la APLP, a los dos comunicadores se les hizo saber que no podían salir del país cuando se disponían a abordar sus vuelos en el Aeropuerto Internacional José Martí, de La Habana.

Otros siete periodistas fueron víctimas de hostigamiento por parte de la polícía, estuvieron retenidos en sus viviendas o recibieron citaciones policiales y amenazas, refiere el informe.

Los comunicadores son Camila Acosta, Agustin López, Manuel Morejón, Iliana Hernández, Ana León (Anay Remón), Julio Aleaga Pesant y Yunior Berges.

La APLP invita a todos los interesados en denunciar agresiones contra periodistas a completar el formulario de contacto en su página en internet.

Cargar más

XS
SM
MD
LG