Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

¿Arresto o secuestro? El testimonio de Boris González Arenas

"Esos son los dos esbirros que llegaron después, frecuentes en el hostigamiento a la sociedad civil", escribió Omara Ruiz Urquiola en su cuenta de Facebook..

El periodista independiente cubano Boris González Arenas fue detenido al mediodía del miércoles 9 de octubre en la entrada del edificio donde vive en La Habana. En cualquier país donde se respeten los más elementales derechos humanos, semejante “arresto” habría sido visto como una operación de secuestro.

“No tengo idea del motivo de este secuestro, porque no es otra cosa”, escribió en Facebook su esposa, Juliette Isabel Fernández Estrada.

Nunca recibió aviso judicial de ningún tipo. Al llevárselo en un automóvil con insignias de la Policía Nacional, jamás le dijeron por qué lo hacían. No alertaron a ninguno de sus familiares, que solo gracias a testigos presenciales pudieron saber cómo había desaparecido.

Boris González Arenas recién liberado, escribe al pie de esta foto en Facebook su amigo Oscar Casanellas.
Boris González Arenas recién liberado, escribe al pie de esta foto en Facebook su amigo Oscar Casanellas.

Cuando su esposa llamó a la estación de policía donde lo mantenían encerrado para preguntar por él, le aseguraron que no estaba detenido. Radio Televisión Martí también llamó, y nunca respondieron.

A quienes fueron a esa estación policial para interesarse por él igualmente les negaron que estuviera allí. De hecho, al devolverle la libertad de la que nunca debían haberle privado, lo trasladaron a otra unidad para que sus amigos no pudieran darle un abrazo cuando saliera del calabozo.

En diálogo con Radio Televisión Martí, González Arenas revela cómo transcurrieron las horas desde que lo llevaron a la estación policial de San Miguel del Padrón hasta que lo soltaron en la de Regla.

Aunque les negaron que estuviera allí, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella y Adonis Milán pudieron confirmar la mañana del jueves que Boris González Arenas estaba encerrado en un calabozo de la estación policial de San Miguel del Padrón.
Aunque les negaron que estuviera allí, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella y Adonis Milán pudieron confirmar la mañana del jueves que Boris González Arenas estaba encerrado en un calabozo de la estación policial de San Miguel del Padrón.

¿Cómo ocurrió todo?

A mí me detienen en la entrada de mi casa, me llevan en un carro de patrulla que no creo que fuera un carro de patrulla, porque era un carro nuevo con aire acondicionado; pero bueno, disfrazado de patrulla, y estoy casi seguro de que los oficiales, que supuestamente eran de la policía, porque estaban uniformados como tales, tampoco creo que fueran oficiales de la policía.

Ha pasado muchas veces; no lo digo especulando, sino porque ha pasado muchas veces. La mayoría de las veces, o siempre diría, un carro de patrulla no tiene el asiento de atrás. Cuando a mí me detienen en un carro de patrulla el asiento de atrás es plástico o es improvisado, y este tenía su forro del asiento nuevo, en perfectas condiciones, y además con aire acondicionado.

'Me ponen en un calabozo con siete reclusos'
please wait

No media source currently available

0:00 0:06:52 0:00

No me dejaron, por supuesto, avisarle a mi familia. Me llevaron a la estación de policía de San Miguel del Padrón. Eran tres oficiales de la policía, pero los que [me detuvieron] sí eran dos oficiales de estos de la Seguridad del Estado, muy jóvenes –a lo mejor llegaban a 30 años, pero no lo creo; podría decir que incluso 25 años--, que creo que están fotografiados por ahí, pero yo no los conocía personalmente.

De izquierda a derecha, Boris González Arenas, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella, Iliana Hernández y Adonis Milán en otra foto tomada de Facebook.
De izquierda a derecha, Boris González Arenas, Omara Ruiz Urquiola, Oscar Casanella, Iliana Hernández y Adonis Milán en otra foto tomada de Facebook.

Allí, en la estación de San Miguel del Padrón --a diferencia de otras ocasiones--, inmediatamente me ponen en un calabozo con otros siete reclusos. Éramos ocho en total allí; estuve todo el tiempo en el mismo calabozo.

El día siguiente [jueves 10], a las 2 de la tarde, me llama el jefe, me dice que vaya con él, y entonces ya fuera me están esperando estos de la Seguridad, los dos mismos que me habían detenido el día anterior.

Me entregan mis cosas: me pongo medias, cordones, cinturón, que todo eso me lo habían retirado. Me llevan esposado a la patrulla –esta sí es una patrulla [de la policía], porque tiene un asiento improvisado-- y me llevan a la estación policial de Regla.

Allí me sueltan, porque --deduzco, también sé que les ha pasado a otros-- estaban afuera mis amigos Oscar Casanella, Omara Ruiz Urquiola y Adonis Milán, no querían soltarme allí donde ellos estaban. Entonces lo que hicieron fue llevarme a Regla, y en Regla me tuvieron en una oficinita de esas, supongo que de interrogatorios, y a los 15 minutos entraron y me dijeron: “Bueno, Boris, puede irse”.

¿En algún momento alguien le dijo que su esposa había llamado, que había otras personas preguntando por usted?

No, no: eso no lo dicen nunca. Yo tuve la suerte allí de que, por una casualidad, una oficial me prestó su [celular], y pude llamar a mi esposa y decirle que estaba en San Miguel del Padrón, pero inmediatamente cortaron la comunicación.

Evidentemente, el teléfono de mi esposa estaba vigilado, cuando vieron que era una llamada mía a los 10 segundos la cortaron y después mi esposa llamó de vuelta a ese teléfono y no se escuchaba nada, ya no pude hablar con ella.

En la mayoría de las prisiones, corroboro que la mayor cantidad de las personas que están presas en Cuba, un por ciento importante son inocentes, y otro por ciento importante son personas que para nada merecían, por el delito que habían cometido, estar en una prisión.

A pesar de haberlo encerrado, no le impusieron cargos, pero ¿en algún momento le dijeron por qué lo detenían?

Cuando a mí me detienen lo pregunto; cuando me detienen aquí, en los bajos de mi casa, sí lo pregunto, y ellos me dicen: se le va a informar todo. No es cierto, no se me informa nada, por supuesto.

Cuando me meten en el calabozo, al poco rato viene este policía que estaba al frente –los otros desaparecen, a mí no me interrogan esta vez ni nada--, y viene con un acta [que establece cargos de] escándalo público, y me dice, tengo que explicarle, a todo el que viene se le levanta un acta […]. Entonces le dije que no, que no la iba a firmar. El sencillamente la recogió; me dijo: no, no, es que yo le tengo que informar.

Yo pensé que a lo mejor me ponían una multa cuando saliera, porque ya me lo han hecho. Después de golpearme, de secuestrarme e incomunicarme, además me ponen una multa. Y cuando digo a mí, por supuesto, es la acción contra muchos opositores aquí en Cuba, o diría que la mayoría.

Ni siquiera volvieron a interrogarme de salida. Todo lo que pasó fue que, cuando me llevaron a [la estación de policía de] Regla, uno de estos oficiales me dice: “¿Cómo están tus hijos?” Le respondí: “Espero que bien, porque hace 24 horas que por culpa de ustedes no los veo”. Y después me preguntó: ¿Cómo está el fútbol?, porque mi hijo practica fútbol, y le dije: “Bueno, espero que bien”. El hombre hizo así y se viró, cerró la puerta y se fue. No hubo más intercambio con ellos.

Mientras lo mantuvieron encerrado en el calabozo, ¿de qué hablaba con los reclusos?

Cuando estaba yo en el calabozo no tenía ni idea realmente, es que ni me acordaba de las elecciones [en la Asamblea Nacional]. Entonces me vino a la mente, por algo que se dijo, de que estaban las elecciones y dije, bueno, a lo mejor [el arresto] es simplemente por las elecciones. Les expliqué a los presos, porque preguntaban: “¿Por qué tu estas aquí?”. Entonces les expliqué las elecciones.

Ninguno de los internos allí sabía que [el jueves] había elecciones. Incluso me preguntaban: “¿Pero el presidente no es Díaz-Canel?” Para que sepan el grado de conocimiento popular de que en Cuba se estaba desarrollando un proceso eleccionario.

Puedo asegurar que la población no tiene ni idea de que había elecciones [el jueves]. Y segundo, no entienden por qué. Los que lo sabían, porque habían visto el noticiero, decían: “¿Y por qué elecciones, si las elecciones ya fueron?”

O sea, no entienden que la Constitución mandaba que se hiciera una nueva Ley Electoral; que la Ley Electoral disponía que entonces tenía que haber unas nuevas elecciones para crear el nuevo cargo, porque antiguamente no era presidente: ahora ya tenemos un presidente. Y nada de eso lo entiende nadie. A eso súmale que hay un por ciento muy grande de la población que tenía desconocimiento absoluto de que en Cuba había un proceso eleccionario ayer 10 de octubre.

Vea todas las noticias de hoy

Movimiento San Isidro inaugura en Alamar exposición fotográfica "La Bandera es de Todos"

Imagen de la exposición de fotografías del performance "La Bandera es de todos".

Artistas cubanos del Movimiento San Isidro, organización que se diera a conocer al mundo por su campaña contra el Decreto 349, inauguraron en la tarde del jueves en la localidad de Alamar, La Habana, una exposición de fotografías bajo el lema “La Bandera es de todos”.

Basada en la campaña que el artista independiente Luis Manuel Otero Alcántara realizara hace unos meses con la intención de reivindicar los símbolos patrios, extrayéndolos del contexto oficialista, la muestra está compuesta por imágenes colgadas en las redes sociales por quienes, envueltos o abrazados a la bandera, se sumaron a la campaña “La Bandera es de todos”, desde los cuatro puntos cardinales del planeta.

Otero Alcántara fue detenido durante su performance, el 18 de agosto, mientras portaba la bandera cubana en La Habana. Como parte del proyecto, el artista se propuso llevar sobre su cuerpo la insignia durante un mes entero.

El performance, titulado Drapeau, defiende el uso de la bandera nacional como un derecho de todos ante la promulgación de una nueva "Ley de símbolos" por parte de la Asamblea Nacional.

La curadora de la exposición, Claudia Genlui, dijo a la periodista de Radio Martí, Yolanda Huerga, que la exposición es un homenaje a todos los que se sumaron al reto.

"Es una selección porque, lamentablemente, no pude seleccionar todas las fotos; son más de doscientas fotos de personas que subieron a las redes la imagen”, dijo la curadora.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:37 0:00

La muestra estará expuesta en la casa del matrimonio de artistas Amaury Pacheco e Iris Ruiz, del grupo Omni Zona Franca, en la siguiente dirección: Edificio E-83, Bloque del Este, Zona 9, Alamar, La Habana.

Imponen castigo a periodista cubano por denunciar deplorables condiciones en prisión

Roberto Jesús Quiñones Haces, en su vivienda de Guantánamo. (Captura de video/ADN Cuba)

Suspensión de las llamadas telefónicas, y prohibición de salir al patio son las medidas de castigo impuestas por las autoridades de la prisión Combinado Sur de Guantánamo, contra el abogado y periodista Roberto Jesús Quiñones Haces, tras la publicación de una carta en la que denuncia las deplorables condiciones en las que se encuentran los reclusos en el penal.

Quiñones Haces fue castigado por el jefe de la prisión, dijo a Radio Martí su hijo Roberto José, luego de la visita mensual realizada por la esposa del comunicador el pasado viernes.

"Se reunieron con él y le han negado que use el teléfono, no ha podido llamar más a la casa y no le están permitiendo bajar a coger sol", explicó el joven.

Sin derecho a llamadas ni tomar el sol por denunciar pésimas condiciones en prisión de Guantánamo
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:45 0:00

Al castigo se suman la falta de electricidad en la celda y la mala alimentación.

Roberto José responsabiliza a las autoridades del penal de un posible deterioro del estado de salud de su padre, aquejado de soriasis, y ahora "muy delgado".

En la celda "las condiciones son terribles, no tienen electricidad, es una oscuridad total", agregó.

Quiñones Haces comenzó a cumplir el pasado 11 de septiembre su condena de un año de privación de libertad tras negarse a acatar una condena de trabajo correccional con internamiento por considerarla injusta.

En la carta, firmada el pasado 20 de septiembre, día en que cumplió 62 años de edad, el periodista cubano celebra haber puesto su dignidad primero ante el chantaje de las autoridades cubanas, “no haber claudicado” a pesar de la injusticia y los horrores que vive en la cárcel.

Amenazan con Ley Mordaza a periodistas independientes: "quieren acallarnos con prisión"

Los periodistas Roberto Rodríguez Cardona y su esposa Marelys Fonseca Viltre, con la citación.

En el término de 48 horas la policía política en Bayamo, provincia de Granma, citó y amenazó a dos periodistas independientes con la posibilidad de aplicarles la Ley 88, conocida como Ley Mordaza por ejercer la censura contra la prensa independiente en la isla.

El comunicador Emiliano González acudió este lunes, a las 11 de la mañana, a la Unidad Provincial de Instrucción Penal. Allí le dijeron que "no tenía capacidad legal para publicar porque [para hacerlo] había que ser graduado de periodismo".

"Lo que estoy viendo es un ataque constante a la prensa independiente. El gobierno quiere acallar las voces disidentes en Cuba con la prisión", subrayó González.

Seguridad del Estado cita a dos periodistas y los amenaza con la Ley 88
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:34 0:00

El miércoles, a las 3:30 de la tarde, también se presentaron en el mismo lugar otros dos periodistas, Roberto Rodríguez Cardona y su esposa Marelys Fonseca Viltre, que trabaja para el portal Cubanet, a la que se le reiteró que continuará "regulada", con la prohibición de salir del país, dijo Rodríguez Cardona.

Dos agentes de la Seguridad del Estado, identificados como Andrei y Miguelito, dijeron al periodista que van a hacer un análisis profundo de las noticias que ha publicado y que "posiblemente se me aplique la Ley Mordaza, la ley 88 (...)".

Rodríguez Cardona dijo que "esta es una de las amenazas más peligrosas" que pende sobre ellos. "La idea que tienen es la de eliminar el periodismo" con esta "especie de escarmiento", afirmó.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en su recién concluida Asamblea General celebrada en la ciudad de Coral Gables, en su informe sobre Cuba, advirtió que "la cárcel vuelve a hacerse una realidad para el periodismo independiente" en la isla.

La SIP llamó al régimen cubano a respetar la libertad de expresión y prensa.

Protesta en Washington exige la libertad de periodista Quiñones Haces (VIDEO)

Protesta frente al consulado de Cuba en EEUU.

Este miércoles un grupo de personas acudió con carteles al consulado de Cuba en Washington para exigir la libertad del periodista y abogado cubano Roberto Jesús Quiñones Haces.

Entre los asistentes estaban Roberto Quiñones (hijo); John Suárez, del Centro por una Cuba Libre; el pastor Mario Féliz Lleonart y su esposa, la activista Yoaxis Marcheco, quien transmitió por Facebook live la protesta.

Este mismo grupo realizó el pasado 13 de agosto una acción similar también frente a la Embajada de Cuba en Washington. DC.

Quiñones, periodista independiente del portal Cubanet, fue confinado en el Combinado de Guantánamo el 11 de septiembre para cumplir una condena de un año bajo cargos de resistencia y desobediencia.

Su caso ha sido denunciado por numerosas organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la Sociedad Interamericana de Prensa, el Pen de Escritores y el gobierno de Estados Unidos, entre otros.

Cargar más

XS
SM
MD
LG