Enlaces de accesibilidad

Bahía de Cochinos

Los hombres que honraron su compromiso de combatir el castro comunismo en cualquier lugar del mundo

De izquierda a derecha, Félix Ismael Rodríguez, Esteban Bovo y José Pepe Cancio, veteranos de Bahía de Cochinos.

En esta columna dedicada a un nuevo aniversario de la Brigada expedicionaria 2506 más que la conmemoración de una acción militar contra una dictadura, se evoca la concreción de un compromiso de cientos de cubanos que abandonaron su país para enrolarse en una misión en la que arriesgaban la vida, con la sola ambición de derrocar un régimen contrario a las convicciones democráticas que les alentaban.

Más de un combatiente de la Brigada ha expresado públicamente que nunca ha dejado de lacerarles el haber combatido contra compatriotas, pero que era inevitable si se quería derrocar un régimen violatorio de la dignidad de todos los cubanos.

Fueron hombres que no buscaban una vida mejor, no ambicionaban mejoras económicas o el disfrute de las libertades perdidas en suelo extranjero. Viajaron para prepararse militarmente, al igual que hicieron otros antes y después, que solo abandonaron las costas cubanas para regresar a ellas a combatir la dictadura.

La historia de la Brigada es muy rica en acontecimientos, contradicciones y heroísmo. Se ha escrito mucho, se han hecho documentales y analistas de diferentes nacionalidades e ideas políticas han sacado sus conclusiones, pero esta nota solo pretende destacar la valentía y el sentido del deber de los hombres que dejaron estudios, familia y trabajo, para cumplir con sus obligaciones.

Arribaron a Estados Unidos por diferentes vías y momentos. Algunos viajaron a México. Estaban dispuestos a cumplir la asignación que fuera más útil para la causa que enarbolaban y todos, más allá de antiguos militancias políticas, aceptaron el reto de unirse en la acción para ser más efectivos en el combate.

La vanguardia partió de Miami para la isla de Useppa, donde fue entrenada en diferentes disciplinas, entre ellos estaba Carlos Rodríguez Santana, "Carlay", que después de luchar fieramente en la clandestinidad contra la dictadura, dejó Cuba para incorporarse a la expedición y combatir en la isla, sueño truncado por su temprana muerte durante los entrenamientos en las montañas de Guatemala, lo que motivó a la Brigada adoptar su número de serie como identificación.

Se prepararon en diferentes países y también en Estados Unidos. Sintieron el cambio de estrategia. Vivieron el nuevo ordenamiento en los campamentos. Se hicieron paracaidistas, hombres ranas, tanquistas, infantes de marina, se especializaron en acciones comandos para ingresar a su país clandestinamente, varios fueron fusilados, entre ellos Manuel Blanco Navarro, y otros cumplieron largos años de prisión, como Emilio Martínez Venegas y Jorge Gutiérrez Izaguirre. Todos ellos integraron los equipos de infiltración que ingresaron a Cuba clandestinamente para respaldar la resistencia clandestina y los grupos guerrilleros que operaban en toda la Isla.

Tripularon aviones para combatir en el cielo cubano. Cayeron en el mar como los pilotos José Crespo y Lorenzo Pérez Lorenzo, o derribados por fuego enemigo como el estadounidenses Thomas W. Ray o el cubano Osvaldo Piedra.

Muchos fueron encarcelados.Algunos cayeron ante el paredón de fusilamiento. Otros fallecieron en el golfo. Nueve murieron por asfixia en una rastra que Osmany Cienfuegos ordenó atestar con los detenidos.

Vivida la dura experiencia, el compromiso de seguir luchando se ratificó, y se extendió a combatir el castro comunismo en cualquier lugar del mundo.

Idea que ha nutrido a muchos de ellos por años. Colaborar o trabajar con dependencias gubernamentales estadounidenses no los convirtió en servidores.

Lo que hicieron fue consecuencia de una toma de conciencia de que los intereses del castrismo deben ser enfrentados donde lo determinen las circunstancias,y en la confianza de que la colaboración prestada fuera reciprocada por Estados Unidos facilitándoles condiciones y recursos para enfrentar el totalitarismo en su patria.

Roberto Pichardo, Juan Tamayo y Juan Carlos Perón, fueron algunos de los muchos brigadistas que integraron las unidades de la marina, infantería y fuerza aérea que lucharon en el Congo contra la cuadrilla castrista que dirigía Ernesto Guevara. En el país africano murió entre otros el piloto Fausto Gómez.

Efectivos de la Brigada también se sumaron a la lucha contra los mercenarios que el castrismo envió a Angola. Pilotos y veteranos de infantería entrenaron efectivos de unidades del Frente de Liberación Nacional de Angola, gesta descrita en el libro “Cubanos combatiendo el comunismo en África”.

En Vietnam, en la lucha contra el comunismo, también participaron brigadistas, algunos perdieron la vida, entre ellos Irenaldo Padrón y Félix Sosa Camejo. América Latina fue otro escenario en el que demócratas cubanos enfrentaron la subversión castrista, allí estuvieron, entre otros, Félix Rodríguez y el capitán Eduardo Barea.

Cierto que se aliaron a una nación extranjera, Estados Unidos, país que los armó, entrenó y facilitó recursos para el combate. Fue una alianza de mutua conveniencia que nunca afectó su cubanía, tan cierta como la de las palmas, muy al contrario de la que hicieron Fidel y Raúl Castro que convirtieron a Cuba en el portaviones de la Unión Soviética en el hemisferio.

Aquellos hombres buscaban un aliado, no un amo, y aunque los laureles no cubrieron sus frentes, cumplieron con el deber, porque siempre tuvieron conciencia que si importante es la victoria, es mucho más trascendente honrar los compromisos.

Vea todas las noticias de hoy

“Nos metieron en la Rastra de la Muerte”, narra Juan López de la Cruz

“Nos metieron en la Rastra de la Muerte”, narra Juan López de la Cruz
please wait

No media source currently available

0:00 0:09:44 0:00

Humberto Arguelles se alistó para desembarcar en Cuba con solo 18 años

Humberto Arguelles se alistó para desembarcar en Cuba con solo 18 años
please wait

No media source currently available

0:00 0:10:18 0:00

Humberto López Sandaña: es "un honor y un privilegio" haber servido en la Brigada 2506

Humberto López Sandaña: es "un honor y un privilegio" haber servido en la Brigada 2506
please wait

No media source currently available

0:00 0:08:35 0:00

Homenajes en Miami por el 60 aniversario de Bahía de Cochinos

Veterano de Bahía de Cochinos recuerda la gesta ante los invitados al evento.

Cada 17 de abril, los miembros de la Brigada 2506 recuerdan y rinden homenaje. Este año es el aniversario 60 de la invasión en Bahía de Cochinos y se tuvo como escenario principal de evocación el monumento en el Aeropuerto Tamiami, en el oeste del condado Miami-Dade.

Ante un B26 de la Fuerza Aérea, ubicado en el centro del aeropuerto, se levantó el escenario, bajo unas inmensas e improvisadas tiendas de campaña; desde donde intervinieron los oradores del evento conmemorativo a la epopeya que se inició el 17 de abril de 1961 en las playas del sur de la isla, en la provincia de Matanzas.

Vista general del evento en el aeropuerto de Tamiami para recordar el 60 aniversario de Bahía de Cochinos.
Vista general del evento en el aeropuerto de Tamiami para recordar el 60 aniversario de Bahía de Cochinos.

Mucho antes de las 10 de la mañana, cuando se inició el evento, ya los asientos estaban ocupados y por ambos laterales de las carpas se agrupaban en especial los familiares más jóvenes de los brigadistas sobrevivientes y también de los ya fallecidos.

La ofrenda floral ante el histórico avión de guerra fue colocada por el Capitán Amado Cantillo, uno de los hombres ranas de la expedición que estuvo en el primer grupo que pisó las arenas de Bahía de Cochinos y uno de los últimos en salir de la zona tras incursionar para rescatar a los heridos y dispersados brigadistas.

Como maestro de ceremonia estuvo Humberto Cortina, y la invocación la realizo el Reverendo Guillermo Revuelta. Las palabras iniciales del evento estuvieron a cargo del actual presidente de la Asociación de Veteranos Brigada 2506, el coronel Johnny de la Cruz, quien recordó a los caídos en las arenas cubanas, en la Rastra de la Muerte, y los fallecidos en estas “seis décadas de resistencia y lucha”.

Usaron de la palabra varios de los legisladores presentes, como el congresista federal Mario Díaz-Balart, el senador Marco Rubio; también la alcaldesa del condado Miami-Dade Daniela Levine Cava, el alcalde de Miami Francis Suarez y la vicegobernadora de la Florida Jeanette Nuñez.

El orador invitado de la celebración por los 60 años, fue el gobernador de la Florida, Ron DeSantis, quien recordó en su intervención el sacrificio de aquellos jóvenes cubanos en 1961 y la contribución posterior de los brigadistas a la nación americana.

El aeropuerto de Tamiani está ubicada en la Avenida 137 y la calle 128 que lleva el nombre de Capitán Eduardo Ferrer, uno de los pilotos de la Fuerza Aérea de Liberación, componente de la Brigada 2506.

Pase de Lista a los miembros de la Brigada 2506

Cada año, junto al Monumento a la Brigada en la Calle 8 y 13 Avenida, se realiza el histórico Pase de Lista, siempre a las 5 pm. Una fuerte exclamación de Presente va acompañada tras la mención de nombres y apellidos de los integrantes de aquel grupo de jóvenes cubanos, caídos en combates, fallecidos, ausentes o presentes en el acto.En esta ocasión, alrededor del monumento en la Pequeña Habana, se congregaron decenas de personas e intervinieron la congresista federal María Elvira Salazar, y los comisionados de Miami, Joe Carollo y Manolo Reyes.

Y a las 6:00 pm, en los predios de la Casa/Museo de la Brigada 2506, localizada en el 1821 SW 9 Calle, se celebró la acostumbrada Santa Misa.

“Me extraña las pérdidas de vidas de ambas partes, innecesaria”, afirma Manuel Antonio Granado

“Me extraña las pérdidas de vidas de ambas partes, innecesaria”, afirma Manuel Antonio Granado
please wait

No media source currently available

0:00 0:06:31 0:00

Cargar más

XS
SM
MD
LG