Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Alcalde de Chicago, amigo de Obama, molesto por anuncio de su plan de viajar a Cuba

El amigo íntimo de Barack Obama y alcalde de Chicago, Rahm Emanuel.

Rahm Emanuel se enojó cuando el periodista de Político, Mike Allen, reveló que él y su familia estarían viajando a la Cuba comunista para unas vacaciones.

Durante una entrevista pública, el amigo íntimo de Barack Obama y alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, se enojó después que el periodista de Político, Mike Allen, revelara que él y su familia estarían viajando a Cuba para la vacaciones navideñas.

"En primer lugar, gracias por decirle a todos lo que voy a hacer con mi familia", dijo Emanuel . "Usted tuvo una conversación privada conmigo, y ahora se decidió a hacer eso público. Realmente no aprecio eso. Realmente no lo entiendo."

"Lo siento", dijo Allen, "Yo no sabía que no era público".

"Estoy expresando ahora, públicamente, mi disgusto: los viajes de mi familia son de mi familia", dijo Emanuel, antes de pasar a explicar que quería exponer a sus hijos a otras culturas y otras partes del mundo.

"Este año, si mi esposa no me mata ahora a causa de lo que acabas de hacer, vamos a llevar a nuestros hijos a Cuba para ser expuestos a la cultura de allí, de la misma manera que han estado a la India, de la misma manera que que han estado en Uganda, Kenia, Zambia, Chile y Vietnam y Laos ".

Dijo Emanuel tratando de mostrar a Cuba como un país normal, y luego preguntó a Allen por su número de teléfono celular para que él pudiera pedir disculpas a su esposa, Amy, personalmente.

"Yo no sé si usted sabe hacer eso, no sé si va a funcionar", dijo Emanuel quien fue entre el 2009 y gran parte del 2010, jefe de gabinete del presidente Obama.

Vea todas las noticias de hoy

Rubio y Menéndez celebran avance de proyecto de ley que impone sanciones al gobierno de Daniel Ortega

Ciudadano de Nicaragua en Costa Rica exige respuestas al régimen de Ortega, el 18 de abril de 2021 (Ezequiel Becerra / AFP).

La aprobación por parte del Comité de Relaciones Exteriores en el Senado de los Estados Unidos del Proyecto de Ley para Reforzar el Cumplimiento de Condiciones para la Reforma Electoral en Nicaragua (RENACER) ha sido motivo de celebración para el grupo bipartidista que, encabezado por los senadores Marco Rubio ​(R-FL) y Bob Menéndez (D-NJ), trabajó en la elaboración y presentación de dicho proyecto.

RENACER fue creado con el propósito de combatir “la corrupción del régimen del presidente Daniel Ortega y su familia, así como los abusos contra los derechos humanos cometidos por las fuerzas de seguridad nicaragüenses”.

Entre las medidas abordadas por el proyecto, destaca el aumento por parte del gobierno de los Estados Unidos de “las sanciones coordinadas con los gobiernos de Canadá y la Unión Europea”, y la intensificación “de los informes de inteligencia sobre las actividades rusas en Nicaragua”.

Rubio declaró que “nuestro proyecto de ley bipartidista requiere sanciones contra funcionarios del régimen de Ortega y una investigación completa sobre el dinero que las Fuerzas Armadas de Nicaragua han invertido en Estados Unidos”.

Por su parte, José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, aplaudió la medida. "El Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EEUU acaba de aprobar este importante proyecto de ley que busca fiscalizar y sancionar, de forma coordinada con la Unión Europea y Canadá, la corrupción y las violaciones de DDHH en Nicaragua".

“Ahora”, agregó Rubio, “trabajaremos para que sea aprobado en el pleno del Senado lo antes posible”.

Este proyecto de ley se aprueba en momentos en que Nicaragua atraviesa una profunda crisis institucional a cinco meses de celebrarse las elecciones presidenciales. Ya arriba a cinco el número de candidatos presidenciales de la oposición que se encuentran detenidos.

En la presentación del proyecto RENACER estuvieron presentes los senadores Tim Kaine (D-VA), Dick Durbin (D-IL), Ben Cardin (D-MD) y Chris Murphy (D-CT).

Secretario de Estado de EEUU viajará a Alemania, Francia e Italia

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken. (AP / Alex Brandon).

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, viajará la próxima semana a Alemania, Francia, el Vaticano e Italia, donde participará en la cumbre ministerial del G20.

El jefe de la diplomacia comenzará su gira el 22 de junio en Berlín para asistir a la Segunda Conferencia sobre Libia, y reunirse con la canciller alemana Angela Merkel, encuentro en el que subrayará "la importancia de las relaciones EE.UU.-Alemania", indicó un comunicado del Departamento de Estado.

A continuación, el 25 de junio se desplazará a Francia para sostener encuentros con el presidente Emmanuel Macron y su homólogo Jean-Yves Le Drian y tratar "áreas de cooperación, incluida la seguridad global y la recuperación tras la pandemia".

En París, Blinken aprovechará la ocasión para verse con el nuevo secretario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Mathias Cormann, con quien discutirá "prioridades clave como la fiscalidad internacional". Blinken vivió en París de joven y habla fráncés.

Posteriormente, viajará a Roma para asistir al encuentro de la Coalición Global para Derrotar al Estado Islámico y la reunión ministerial sobre Siria.

También tendrá encuentros bilaterales con el presidente italiano, Sergio Matarella, y el ministro de exteriores, Luigi di Maio.

Durante su estancia allí, visitará la Ciudad del Vaticano, donde se reunirá con altos cargos de la Santa Sede para subrayar "el compromiso compartido con la libertad de religión y el combate a la crisis climática".

Por último, Antony Blinken se desplazará a las ciudades italianas de Bari y Matera para participar en la cumbre de ministros de Exteriores del G20 en la que se analizará la lucha contra la pandemia y la recuperación, poniendo el foco en África, según recuerda el Gobierno estadounidense.

(Prensa Asociada)

Amnistía Internacional declara que México y EEUU deben dejar de enviar niños a situaciones de peligro

Niños migrantes en la frontera de Honduras. (Johan Ordonez / AFP).

Amnistía Internacional informó que el presidente Joe Biden está enviando a los más altos cargos de su gobierno a México.

La semana pasada, la vicepresidenta Kamala Harris visitó México en su primer viaje oficial al extranjero, y ahora ha llegado el turno del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, quien se desplazó a Ciudad de México los días 14 y 15 de junio.

En su primer viaje oficial fuera de Estados Unidos, Mayorkas ha expresado su intención de “reunirse con sus homólogos del gobierno mexicano para abordar áreas de interés mutuo”, pero —desgraciadamente—, esas “áreas de interés mutuo” incluyen la deportación en masa de niños y niñas migrantes no acompañados, que son empujados a situaciones de peligro, precisó Amnistía.

En efecto, en su nuevo informe, publicado antes de la visita de Mayorkas, Amnistía Internacional revela cómo los gobiernos de Estados Unidos y México devuelven a sus países de origen a decenas de miles de niños y niñas migrantes no acompañados, sin asegurarse de que, a su vuelta, estén a salvo.

En el caso de Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Nacional ha devuelto a más del 95% de los menores de edad mexicanos no acompañados que fueron aprehendidos por la Patrulla de Fronteras de Estados Unidos entre noviembre de 2020 y abril de 2021, indicó Amnistía.

La cifra concreta asciende a más de 10.000 niños y niñas mexicanos, muchos de los cuales huían de la violencia o la persecución en sus estados de procedencia, y estaban tratando de reunirse con sus familiares residentes en Estados Unidos.

La organización pro derechos humanos informa que pese a haber prometido durante su campaña a la presidencia que su gobierno no le haría el “trabajo sucio” a Estados Unidos, el presidente mexicano, López Obrador, ha militarizado las regiones fronterizas de México para impedir que lleguen a Estados Unidos familias, niños y niñas del “Triángulo Norte” de Centroamérica que huyen de la violencia y la pobreza.

En marzo del año en curso, el Instituto Nacional de Migración (INM) lanzó importantes operaciones en el norte y el sur de México para interceptar y deportar a los miles de niños y niñas centroamericanos no acompañados que se dirigían a Estados Unidos.

Del 1 de enero al 6 de junio, el INM devolvió a 17.750 menores de edad a Guatemala, Honduras y El Salvador. Asimismo, el INM continúa llevando a cabo operaciones de envergadura en la frontera con Estados Unidos, hasta el punto de que, en un sólo día de finales de mayo, llegó a deportar a Centroamérica a casi un millar de migrantes y solicitantes de asilo de esa zona.

No es la primera vez que el INM devuelve a decenas de miles de niños y niñas a situaciones de potencial peligro, en proporciones y cifras que siguen siendo vergonzosamente altas.

Es más, en numerosos casos, cuando devuelven a menores de edad a Centroamérica, las autoridades no se cercioran de que, al hacerlo, no los estén exponiendo a sufrir daños o persecución. En 2019, el INM devolvió a sus países de origen a más del 90% de los niños y niñas no acompañados del Triángulo Norte, es decir, un total de 12.000 menores de edad no acompañados. En 2020, pese al descenso de las migraciones por el cierre de fronteras durante la pandemia, el INM siguió deportando al Triángulo Norte a más del 70% de los niños y niñas centroamericanos no acompañados, dijo Amnistía.

Los niños y niñas tienen derecho a la seguridad y la protección. Respetar sus derechos no es sólo cumplir la ley, sino también una obligación moral, concluyó.

EEUU reafirma su compromiso de mitigar el padecimiento de los refugiados en todo el mundo

Migrantes de América Central, Haiti y Cuba esperan en las afueras de la Comisión de Asistencia para Refugiados Mexicana (COMAR). (José Torres / Reuters).

Estados Unidos declaró en un comunicado que en cada Día Mundial de los Refugiados, se presenta la oportunidad de reconocer la valentía y resiliencia de los millones de refugiados que se han visto obligados a huir de su lugar de origen, la generosidad de las comunidades que los acogen y la respuesta global conjunta de los socios humanitarios que los ayudan. Hoy se conoce que la inmensa crisis de desplazamiento forzado global ha llegado a un nuevo nivel histórico y afecta a más de 82 millones de personas, incluidos más de 26 millones de refugiados. Estas cifras y el tema elegido este año por la Agencia de la ONU para los Refugiados con ocasión del Día Mundial de los Refugiados, “Juntos nos cuidamos, aprendemos y brillamos”, son llamados a la acción para que todas las naciones se aseguren de que los refugiados tengan acceso a protección, atención que salva vidas y oportunidades de aprender, a fin de que puedan prosperar en sus comunidades receptoras.

Estados Unidos reafirma su compromiso de mitigar el padecimiento de los refugiados en todo el mundo, a través de nuestro liderazgo en materia de asistencia humanitaria y diplomacia. La cooperación internacional es fundamental y reasumimos el compromiso con la colaboración multilateral para responder a las necesidades humanitarias inmediatas y buscar soluciones perdurables para que los refugiados puedan vivir con esperanza y dignidad. Ningún país puede responder solo a esta crisis global y ningún país está exento de las consecuencias negativas del desplazamiento forzado. Estamos juntos en esto.

Estados Unidos está asumiendo nuevamente el liderazgo en materia de reasentamiento de refugiados, entre otras cosas, a través del Programa de Admisiones de Refugiados, que ha recibido a más de 3,1 millones de refugiados desde 1980. Ya hemos dado los pasos críticos de elevar la meta anual de admisiones de refugiados a 62.500 para el año fiscal 2021 y restablecer las asignaciones regionales para los reasentamientos, a fin de asegurar que el acceso al Programa de Admisiones de Refugiados se base en la vulnerabilidad de los refugiados, responda a la necesidad urgente de reasentamiento en todas las regiones del mundo y refleje la tradición estadounidense de acoger a refugiados. El gobierno Biden-Harris está situando los máximos valores estadounidenses en el centro mismo de nuestra política exterior y llevando tranquilidad a las personas perseguidas que necesitan de reasentamiento permanente.

El reasentamiento de refugiados es una de las varias formas en las que Estados Unidos apoya a las personas que sufren desplazamiento forzado en todo el mundo. Como mayor donante individual de asistencia humanitaria, Estados Unidos tiene un papel crucial en la promoción y el favorecimiento de la respuesta internacional a las crisis de desplazados. En el año fiscal 2020, proporcionamos asistencia humanitaria por más de USD 10.500 millones, incluida asistencia para refugiados. Además de brindar apoyo y servicios vitales, nuestra asistencia contribuye al trabajo incansable de las organizaciones humanitarias socias orientado a brindar atención de la salud, así como oportunidades de subsistencia y educativas, de modo que las personas que huyen de ámbitos de persecución puedan sanar, aprender y brillar incluso en el difícil contexto de la pandemia de COVID-19. Todas las personas merecen estas oportunidades y seguiremos interpelando a los demás países para que nos ayuden a sostener las respuestas humanitarias y encontrar soluciones globales duraderas.

El comunicado añade que Estados Unidos seguirá llevando adelante esfuerzos diplomáticos para promover el acceso a la protección internacional para las personas en situaciones vulnerables, con independencia de dónde se encuentren. Nos proponemos ser un socio confiable para todas las partes interesadas en poner fin a conflictos o abordar otros factores que propician el desplazamiento forzado y la inestabilidad, con miras a generar las condiciones para que las personas puedan prosperar, en vez de tener que huir para preservar sus vidas.

Científicos de Estados Unidos trabajan para frenar la desertización

Una zona de Oroville, California, donde están bajando los niveles de agua. (Patrick T. Fallon / AFP).

Científicos de Estados Unidos están elaborando tecnologías y nuevos enfoques para reducir la desertización y en algunos casos devolver al suelo dañado a su antigua condición fértil, informo Share America, plataforma del Departamento de Estado.

Un clásico ejemplo de la desertización es el denominado “Dust Bowl” (cuenco de polvareda) que en la década de 1930 devastó a estados de la zona del Medio Oeste en Estados Unidos. Fue una época de grave sequía, combinada con malas prácticas en el manejo de la tierra, que provocaron enorme sufrimiento y pérdidas económicas.

Pero en esos años del Dust Bowl los científicos aprendieron valiosas lecciones que siguen teniendo influencia en las prácticas agrícolas de Estados Unidos.

Actualmente, científicos de Estados Unidos atienden el constante problema de la tierra que se convierte en yermo y se hace inutilizable para la producción debido a la sequía, técnicas agrícolas erróneas, deforestación u otras actividades humanas.

A nivel mundial más de 2.000 millones de hectáreas de tierras antes productivas ya han quedado degradas, según las Naciones Unidas. Para el año 2045 habrá unos 135 millones de personas en el mundo que serán desplazadas por la desertización.

“Cuando se produce desertización la gente pasa hambre y deja sus tierras para ir en busca de otros lugares para ganarse la vida”, dijo Jeff Herrick, científico experto en tierras en el Servicio de Investigación Agrícola de Estados Unidos y representante científico de Estados Unidos ante la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CLD). “Estamos haciendo todo por ayudar a la gente a que se quede en su tierra al proporcionar la información que necesitan para gestionarla mejor”.

“No estamos siempre pensando en la salud y el bienestar de nuestro suelo”, comentó Nichole Barger, profesora de ecología y biología evolucionaria en la Universidad de Colorado Boulder y codirectora del Grupo Interfaz Ciencia-Política para la CLD. “Ahora mismo estamos haciendo preguntas difíciles. ¿Qué hacemos como comunidad para apoyar al resto del mundo en la atención a este asunto?”

Con financiamiento de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Herrick y sus colegas han elaborado un Sistema para el conocimiento del potencial del suelo (LandPKS), una aplicación disponible gratuitamente que ayuda a las personas a determinar si su tierra es apta para la agricultura. “Cualquier persona de cualquier lugar en el mundo puede descargarla y usarla para conocer el potencial sostenible de su tierra, afirma Herrick. “Puede avisar que tipo de suelo es el de su zona y ayuda a identificar su propia tierra”.

La investigación de Barger en la Universidad de Colorado implica la ciencia de la restauración biológica. Ella y sus colegas ofrecen datos que pueden emplearse para tomar mejores decisiones para proteger a la tierra de la degradación. Por ejemplo, en un proyecto en el sur de Utah el equipo de Barger descubrió que el control de los incendios forestales mediante el derribo y la quema de árboles lastimaba el suelo subyacente. Sin embargo, si los árboles son talados y convertidos en astillas de madera para cubrir el suelo, la humedad de la tierra aumenta y las plantas crecen, por lo tanto disminuye la erosión del suelo.

Barger dice que la gente puede ayudar. “La presión sobre la tierra depende mucho de cuanto consumamos. Por lo tanto a nivel individual, si se quiere realmente pensar en disminuir la presión sobre la tierra, se logra disminuyendo la cantidad productos que uno consume”, dice. “La cuestión más importante es no permitir la degradación de los suelos hasta el punto de que tengamos que intervenir”.

(La autora de este artículo es la redactora independiente Linda Wang. Este artículo fue publicado originalmente el 15 de junio de 2020).

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG