Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Departamento de Estado de EEUU exige libertad de Gross

Mark Toner, portavoz Departamento de Estado EE UU.

Un comunicado de la cancillería estadounidense afirma que el gobierno cubano debe poner en libertad a Alan Gross y que regrese junto a su familia.

El Departamento de Estado reiteró hoy su petición de que Cuba ponga en libertad al contratista estadounidense Alan Gross, en el tercer aniversario de su encarcelamiento en la isla, que se cumple este lunes.

Alan Gross, de 63 años, fue encarcelado el 3 de diciembre de 2009 y condenado a 15 años de prisión bajo cargos de atentar contra la seguridad del Estado.

Tanto su esposa, Judy, como el gobierno de Estados Unidos han insistido en que La Habana lo ponga en libertad por razones humanitarias.

"Seguimos pidiéndole al gobierno cubano que le conceda a Alan Gross permiso para viajar a Estados Unidos para visitar a su madre de 90 años, Evelyn Gross, quien está gravemente enferma. Esto es un asunto humanitario", dijo el lunes en un comunicado Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado.

"El gobierno cubano debe poner en libertad a Alan Gross y regresarlo con su familia, donde pertenece", agregó Toner, y destacó que Gross es un "dedicado profesional" con una larga trayectoria de ofrecer asistencia y apoyo a comunidades marginadas en más de 50 países.

El vocero del Departamento de Estado recordó que, desde que fue encarcelado, Gross ha perdido más de 45 kilos, sufre de artritis degenerativa y otros problemas de salud y que su familia está ansiosa de evaluar si recibe un tratamiento médico apropiado, algo que solo se puede determinar si lo examina un médico de su elección.

También en Washington, D.C, el nuevo encargado de la Sección de Intereses de Cuba, José Ramón Cabañas, divulgó una carta enviada a destacados líderes de la comunidad judía en EE.UU. que también exigen al gobernante cubano, Raúl Castro, la liberación de Gross.

En la misiva, Cabañas reiteró la postura del gobierno cubano de que Gross no tiene una enfermedad maligna y que una biopsia realizada en la lesión en su hombro derecho "no es cancerosa".

En las últimas semanas la familia de Alan Gross ha aumentado las presiones públicas para lograr la liberación del subcontratista estadounidense, en paralelo a los esfuerzos que realizan por la vía diplomática.

Declaraciones del portavoz del Dpto de Estado, William Ostick para Radio Martí
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:31 0:00

Vea todas las noticias de hoy

Trump recorre las calles de Washington DC y visita la Iglesia San Juan víctima de las llamas

Donald Trump con una Biblia frente a la Iglesia Episcopal de San Juan en DC.

El presidente Donald Trump, tras conferencia de prensa en los jardines de la Casa Blanca, dijo que iría a "presentar sus respetos a un lugar muy, muy especial".

Rodeado de algunos de sus asesores, fue a pie de la residencia presidencial, cruzando la plaza de Lafayette para dirigirse a la iglesia episcopal de Saint John, en la que han rezado todos los presidentes de EEUU desde el siglo XIX.

Trump posó para las cámaras con una Biblia en la mano frente a las ventanas tapiadas de la iglesia, cuyo sótano fue uno de los lugares donde algunos manifestantes prendieron fuego durante las protestas del domingo, aunque las llamas no provocaron daños.

Donald Trump por las calles de DC camino a la Iglesia Episcopal de San Juan.
Donald Trump por las calles de DC camino a la Iglesia Episcopal de San Juan.


Antes de visita la Iglesia, Trump anunció el despliegue de "miles y miles de soldados fuertemente armados" y de agentes de la ley para detener los disturbios en Washington.

"Estoy movilizando todos los recursos federales, civiles y militares disponibles para detener los disturbios y los saqueos para poner fin a la destrucción y los incendios provocados y para proteger los derechos de los estadounidenses que respetan la ley", dijo el mandatario en su discurso.

Informó de que han tomado "medidas rápidas y decisivas para proteger" la capital estadounidense, que vivirá su segunda noche de toque de queda, con el despliegue de soldados.

"Estoy enviando miles y miles de soldados fuertemente armados, personal militar y oficinas de aplicación de la ley para detener los disturbios, los saqueos, el vandalismo, los asaltos y la destrucción desenfrenada de propiedades", afirmó Trump, al indicar que el toque de queda, que comenzó este lunes a las 7 de la tarde, hora de Washington DC "se aplicará estrictamente".

Además se dijo dispuesto a desplegar al Ejército en las ciudades y estados que se nieguen a "tomar las medidas necesarias" para defender "la vida y la propiedad de sus residentes".

"Hoy he recomendado enérgicamente a cada gobernador que despliegue a la Guardia Nacional en cantidades suficientes para que dominemos las calles", aseguró Trump.

El presidente Donald Trump visita la Iglesia Episcopal de San Juan en DC.
El presidente Donald Trump visita la Iglesia Episcopal de San Juan en DC.

El mandatario urgió a los alcaldes y gobernadores a "establecer una aplastante presencia de agentes del orden hasta que la violencia haya sido sofocada". "Si una ciudad o estado se niega a tomar las medidas necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré el Ejército de los Estados Unidos y resolveré rápidamente el problema por ellos", advirtió.

El jefe de la Oficina de la Guardia Nacional, el general Joseph Lengyel, indicó en su cuenta de Twitter que este lunes que "17.015 soldados y aviadores de la Guardia Nacional están ayudando a agencias civiles locales y estatales que responden a disturbios civiles".

Toque de queda en la Gran Manzana

Policías en New York, donde se decretó Toque de Queda

La ciudad de New York impuso un “toque de queda” desde las once de la noche del lunes, mientras la ciudad trata de controlar otra noche de destrucción de las protestas por la muerte de George Floyd, informa la AP.

El limitar los movimientos de más de 8 millones y medio de personas –aparte de las restricciones ya impuestas como consecuencia del Coronavirus—es práctica y políticamente deplorable, tanto para el Gobernador del Estado, Andrew Cuomo, como para el Alcalde de la ciudad, Bill Di Blasio, quienes criticaron la brutalidad policial que produjera la muerte de George Floyd, pero también tratan de evitar las manifestaciones violentas que cuestan más vidas y destruyen incalculable cantidad de bienes.

El Alcalde Di Blacio ya había rechazado imponer el Toque de Queda, como lo hicieron muchas otras ciudades del país para controlar la violencia y la destrucción, por la muerte de forma irracional, el 25 de mayo, de un hombre de raza negra.

La decisión no fue fácil ya que el Comisionado de Policía, Dermot Shea, considera que la medida “tiene sus ventajas pero también grandes desventajas”, en especial en una ciudad tan grande e importante.

Las deliberaciones acerca de las medidas a tomar, tuvieron lugar mientras un populacho furioso invadió el lujoso barrio de SoHo, en Manhattan, donde pasaron la noche destrozando las vidrieras de los comercios más caros del país y saqueando los artículos más lujosos y caros.

El saqueo y destrozo irracional, no sólo tuvo lugar en el excéntrico SoHo sino también en otros barrios como Union Square, donde exóticas “boutiques” fueron deliberadamente despojadas de artículos únicos, como Rolex, Kate Spade y Prada así como productos electrónicos de gran valor, no sólo técnico sino también financiero, de un comercio que por los dos últimos meses fue diezmado por las consecuencias económicas de la pandemia del Coronavirus.

Un residente de New York, Sean Jones, declaró mientras observaba atónito la destrucción, que “…la gente recurre a esa violencia y destrucción, para que la próxima vez, antes de que traten de matar a otra persona de raza negra, piensen en que no quisieran que todo esto ocurra…otra vez”.

El lunes por la mañana, mientras la fuerza policial patrullaba las calles de SoHo, los lugares destrozados se impregnaban del olor de madera serruchada, de las tablas con las que los comerciantes tapiaban las vidrieras (ventanas) y puertas de sus negocios.

Ruby Packard, maestra y residente de SoHo, declaró a la Prensa que “…era lamentable ver lo que sucedía y los destrozos de bienes económicamente importantes para la gente…y que aún cuando ella está en un 100% de acuerdo con los que protestaban contra la brutalidad policial, creía que toda esa irracional violencia y destrozos…era otra cosa, y que no iba a solucionar los problemas que se encuentran en el juego social”.

El domingo fue la tercera noche consecutiva de, mayormente demostraciones diurnas pacíficas, noches caóticas, concentraciones violentas y arrestos, entre quienes se encontraba la hija del Alcalde Di Blasio.

El reporte del arresto obtenido por el diario The New York Post, dice que Chiara Di Blasio, de 25 años de edad, se resistió a alejarse de la calle de Manhattan que la policía patrullaba por la violencia existente. Chiara Di Blasio recibió entonces un emplazamiento a tribunal y puesta en libertad.

En declaraciones realizadas por el Alcalde, dijo que su hija había seguido las instrucciones de la policía y agregó que “la admiraba por tratar de hacer pacíficamente, algo que pensaba que era injusto y tratara de que fuera cambiado”.

El domingo, durante el día, la policía de New York tuvo gestos de solidaridad para con los manifestantes. Algunos oficiales se arrodillaron con el público, mientras uno de los organizadores leía los nombres de los fallecidos.

Pero aún así, la policía fue duramente criticada por sus confrontaciones con los manifestantes. El Comisionado Shea, dijo que se investigan seis incidentes, en uno de los cuales dos vehículos policiales embistieron contra grupos de manifestantes.

El Gobernador, Cuomo, declaró que la policía exacerbó las tensiones con hechos injustificados, mientras el presidente del sindicato policial de la ciudad, acusó al Gobernador de tratar de quedar políticamente bien, acusando a quienes no eran culpables del caos y agregó que “…quienes destrozan, incendian y roban los comercios de la ciudad, son terroristas”.

Pero el Gobernador también criticó a los violentos, a quienes caracterizó como explotadores de la situación, de la que se aprovechan para disimular los robos que cometen en medios de los destrozos. Agregó que eso perjudica la causa de los manifestantes, ya que brinda a los críticos la oportunidad de calificarlos de criminales oportunistas.

EEUU intenta determinar si había grupos extremistas infiltrados en las protestas contra brutalidad policial

Marcha de Antifas en Washington DC.

Estados Unidos intenta determinar si había grupos extremistas infiltrados en las protestas contra la brutalidad policial en todo el país que empujaran de forma deliberada las marchas hacia la violencia, y si había países rivales detrás de una creciente campaña de desinformación en medios sociales.

Mientras las manifestaciones se extendían el domingo desde Minneapolis a la Casa Blanca, la ciudad de Nueva York y el extranjero, agentes federales de seguridad insistían en que grupos de ultraizquierda estaban avivando la violencia.

Los investigadores también rastreaban las interferencias en internet y estudiaban si había agentes extranjeros tras la campaña. Las autoridades han registrado un aumento de las cuentas sociales con menos de 200 seguidores creadas en el último mes, un fenómeno habitual de las campañas de desinformación.

Marcha de Antifas en Washington DC.
Marcha de Antifas en Washington DC.

Esas cuentas han mostrado imágenes explícitas de las protestas, material sobre brutalidad policial y sobre la pandemia del coronavirus, que parecen diseñados para avivar la tensión y la división política.

Las investigaciones son un intento de identificar la red de fuerzas tras algunos de los brotes más extendidos de desobediencia civil en Estados Unidos en varias décadas. En los últimos días estallaron protestas en docenas de ciudades tras la muerte de George Floyd, fallecido después de que un policía blanco de Minneapolis le apretara el cuello con la rodilla cuando estaba inmovilizado.

Hay indicios de que en los disturbios participan personas con otras motivaciones. Se trata de pintadas anarquistas, arrestos de manifestantes llegados de otros estados e imágenes que circulan en grupos extremistas y que sugieren la implicación de grupos externos.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, dijo el domingo que las autoridades del estado habían sufrido un ciberataque cuando las fuerzas de seguridad se preparaban para dispersar las protestas en Minneapolis y St. Paul, epicentro de los disturbios.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump; el secretario de Justicia, William Barr, y otros han culpado al grupo extremista de izquierdas antifa. Antifa, abreviatura de antifascistas, es un término que abarca a grupos de ultraizquierda.

Barr dijo el domingo que el FBI emplearía su división regional antiterrorista para “identificar a organizadores criminales”, mientras que Trump reiteró su decisión de nombrar grupo terrorista a antifa.

La incorporación de agentes federales, que tendrán vehículos blindados, llegó después de que Barr advirtiera que la fiscalía podía recurrir a legislación antiterrorista contra “agitadores violentos radicales” que intentaran aprovechar las protestas para causar destrucción.

Un grupo activista antifa envió el sábado un mensaje a través de Telegram instando a la gente a considerar a la Guardia Nacional en Minnesota como “blancos fáciles”.

EEUU restringe visados en China para evitar robo de propiedad intelectual y tecnología

Secretario de Estado Mike Pompeo en la conferencia de prensa del 29 de abril del 2020.

El Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, informó a través de un comunicado de prensa sobre las nuevas medidas migratorias anunciadas por el presidente Donald Trump encaminadas a evitar que el Ejército Popular de Liberación (EPL) de la República Popular de China (RPCh) continúe utilizando los visados de no inmigrantes para introducir en Estados Unidos personal que se dedica a escamotear de manera ilícita tecnología y propiedad intelectual.

“La Administración de Donald Trump se compromete a lograr una relación justa y reciproca con la RPCh y también continúa valorando las importantes contribuciones de estudiantes e investigadores internacionales, incluidos los de China. Sin embargo, la administración también se compromete a proteger nuestra seguridad nacional y económica. No toleraremos los intentos de la RPCh de adquirir ilícitamente tecnología y propiedad intelectual de nuestra institución académica e instalaciones de investigación para fines militares chinos”, advierte el comunicado.

La preocupación, continúa la nota de prensa, son las acciones malignas del Partido Comunista Chino y de individuos específicos, no con el pueblo chino y señalan que “los estudiantes e investigadores graduados que son seleccionados, cooptados y explotados por el gobierno de la RPCh para su beneficio militar representan un pequeño subconjunto de solicitantes de visa de estudiante e investigador chinos que vienen a los Estados Unidos.

Termina el comunicado informando que esta "esta nueva política de visas contribuya a un entorno mejorado, abierto y transparente en el que los académicos estadounidenses y chinos puedan participar con mayor confianza".

EEUU ofrece millonaria recompensa por otro hombre de Maduro

La ficha de Ramírez Camacho.

Estados Unidos ofreció el lunes una recompensa de cinco millones de dólares por un funcionario del gobierno venezolano acusado de tener profundos lazos políticos, sociales y económicos con presuntos narcotraficantes, incluido Tareck EI Aissami.

Joselit de la Trinidad Ramírez Camacho actualmente se desempeña como superintendente de criptomonedas de Venezuela y ha sido acusado en el Distrito Sur de Nueva York por violaciones de la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional, la Ley Kingpin y otras sanciones impuestas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los EE. UU.

A través del programa de recompensas de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos, el funcionario ha sido agregado a la lista de los más buscados de la agencia y es un objetivo del Programa de recompensas del Departamento de Estado de los Estados Unidos en un esfuerzo por acabar con la corrupción y la criminalidad vinculadas al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

El Secretario de Estado Mike Pompeo dijo que esta orden busca llevar ante la justicia a otro funcionario del régimen de Maduro responsable del crimen organizado internacional.

EEUU seguirá trabajando con el Departamento de Justicia "para proteger a los ciudadanos estadounidenses y ayudar a los venezolanos a restaurar su democracia", escribió Pompeo en Twitter.

El gobierno estadounidense ha ofrecido también una recompensa de 15 millones de dólares por la captura de Maduro y de 10 millones por otros funcionarios como Diosdado Cabello, jefe de la Asamblea Nacional Constituyente, Tareck El Aissami y el exgeneral, Clíver Alcalá.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG