Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

Aerolíneas de EEUU apuestan (a futuro) por La Habana

Un avión de la aerolínea estadounidense Jet Blue llega al aeropuerto Abel Santamaría de la ciudad de Santa Clara (Cuba), restableciendo así el servicio de vuelos regulares entre la isla y EE.UU.

Pese a que la mayoría no alcanza a cubrir los costos operativos a Cuba, y a que algunas han reducido frecuencias, destinos o capacidad, 5 de las grandes líneas aéreas de EE.UU. se disputan las 21 frecuencias a la capital cubana abandonadas por Spirit y Frontier.

Después de una carrera por los 110 vuelos diarios a Cuba, incluidos 20 a La Habana, que los gobiernos de Raúl Castro y Barack Obama acordaron en febrero de 2016, y de que los vuelos comerciales programados a la isla se reanudaran en agosto de ese año, una saturación de la oferta condujo inicialmente a estas empresas a reducir frecuencias, destinos o capacidad de sus aeronaves (American, JetBlue, Southwest), y acabó sacando del mercado cubano a tres de las más pequeñas.

Los dos vuelos diarios de Spirit entre Fort Lauderdale y el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana terminaron oficialmente el pasado 1 de junio.

Frontier Airlines, con sede en Denver, Colorado, canceló su vuelo diario entre Miami y la capital cubana tres días después, debido, según un portavoz, a la fuerte competencia y a los costos, más elevados de lo esperado, de prestar el servicio en el aeropuerto de La Habana.

En la pista del aeropuerto Antonio Maceo, el avión de Silver Airways que realizó el primer vuelo comercial de EE.UU.a Santiago de Cuba en más de 50 años.
En la pista del aeropuerto Antonio Maceo, el avión de Silver Airways que realizó el primer vuelo comercial de EE.UU.a Santiago de Cuba en más de 50 años.

Otra aerolínea menor, Silver Airways, que se dedica a conectar ciudades de la Florida, había descontinuado sus vuelos a Cuba el 22 de abril, seis meses después de que comenzara a volar entre Fort Lauderdale, Florida, y las cabeceras provinciales cubanas como Camagüey y Cienfuegos. Varios de sus destinos cubanos también son atendidos por grandes compañías como American Airlines.

Nadie se está disputando las frecuencias de Silver, pero las 21 hacia La Habana abandonadas por Spirit y Frontier han desencadenado un frenético juego de sillas musicales entre cinco grandes compañías de transporte aéreo de pasajeros y una de carga.

Entre American Airlines, JetBlue, Delta, United, Southwest y FedEx habían presentado hasta el pasado 10 de mayo al Departamento de Transporte solicitudes para cubrir un total de 35 frecuencias semanales a La Habana.

Sin muchos reparos a la hora de salpicar de barro a sus rivales, cada una trata de convencer a la dependencia gubernamental de que es la mejor para sustituir a las firmas que causaron baja, y cuanto antes, mejor, como puede constatarse en el seguimiento que ha ido haciendo de las solicitudes el Consejo Comercial y Económico Estados Unidos-Cuba (USCTEC).

Y eso ocurría aún antes de que el presidente Donald Trump calmara sus inquietudes el pasado 16 de junio en Miami, cuando al presentar cambios ejecutivos en la política estadounidense hacia Cuba excluyó a las líneas aéreas y cruceros de una prohibición general de hacer transacciones con las entidades controladas por los militares en la isla.

Mercado zombie

Lo llamativo de la disputa por las frecuencias aéreas vacantes a La Habana es que el mercado cubano no ha sido lo que prometía, o al menos está tardando bastante. Dan Reed, un experto en aerolíneas, viajes e industrias relacionadas, lo calificaba este viernes en la revista Forbes como un mercado zombie, un muerto-vivo que no acaba de cobrar vida.

Dos reputadas firmas de análisis de mercado, Bloomberg y MarketWatch, han desmenuzado las razones. Para Bloomberg, estas radican en las complicaciones legales para viajar a la isla sin hacer turismo, junto con una limitada infraestructura y un servicio inferior a lo esperado, más la inflación de los precios en la medida en que el destino Cuba se ha ido calentando con el deshielo de las relaciones bilaterales.

Aunque las cifras de estadounidenses que viajan a Cuba han continuado aumentando relativamente (comparadas con las anteriores a la distensión), Market Watch citó una encuesta publicada en mayo por la firma aseguradora Allianz Global Assistance según la cual el 76% de los estadounidenses no planeaba viajar a Cuba este año, en comparación con el 70% en 2016.

La autora del reportaje, Kari Paul, señalaba que el entusiasmo inicial para viajar al hasta entonces país prohibido ha dado paso a dilemas morales sobre la escasez de alimentos en la isla y otros problemas causados por el turismo, así como a cuestionamientos sobre el limitado acceso a internet, el bajo estándar de los hoteles y la falta de agua corriente.

Incluso para aquellos con los proverbiales signos de $$ en los ojos la cuenta no da. Reed expone en Forbes que en la mayoría de las rutas las aerolíneas necesitan ocupar alrededor del 65% de sus asientos para cubrir plenamente sus costos operativos. Sin embargo, datos desde enero de este año indican que sólo tres rutas desde Miami y una desde Fort Lauderdale a La Habana alcanzan o sobrepasan ese porcentaje, mientras que el promedio de otras ocho es de 54,8 %.

Por otra parte, las aerolíneas sí se verían afectadas por otro aspecto de la rciente revisión de política de Trump: la de prohibir en la llamada categoría de los llamados viajes "de pueblo a pueblo" de los estadounidenses a Cuba la posibilidad de hacerlos individualmente y por cuenta propia, sin ceñirse al itinerario de una agencia de excursiones.

El presidente del USCTEC, John Kavulich, comentó a la cadena Fox: "La administración Trump está diciendo que ya no vamos a permitir que ciertas categorías de (viajes de) pueblo a pueblo (se hagan) individualmente; lo que hace esto es afectar a las aerolíneas, porque a ellas les beneficiaba que la gente simplemente se montara en un avión y se dirigiera a Cuba con propósitos distintos de los que se supone podían hacer".

A futuro

La Habana, sin duda, se perfila como el más rentable de los destinos cubanos para las empresas de transporte aéreo, tanto ahora como en una hipotética era post-embargo, pero el colaborador de Forbes apunta que los esfuerzos por conseguir las frecuencias vacantes no se deben a una esperanza de obtener ganancias a corto o mediano plazo.

Obedecen más bien a la intención de asegurar derechos de ruta que pueden valer algo en el futuro, bien porque podrían ser vendidos más tarde con ganancia a un competidor más fuerte, o porque servirían para proteger sus cuotas de mercado en lugares como el sur de la Florida, donde vive un gran número de cubano-americanos que van a querer visitar de vez en cuando a su país de origen y sus familiares.

Mientras tanto el Departamento de Transporte no ha anunciado aún un calendario para la reasignación de las frecuencias dejadas por Spirit y Frontier.

Reed concluye diciendo que no está nada claro cuándo el "mercado zombie" de los viajes a Cuba llegará a cobrar vida y que mientras tanto, hay en los EE.UU. mercados poco explorados como el de Mississippi, con “oportunidades mucho más sólidas de dividendos para las aerolíneas que las que existían en toda Cuba. Ese es el caso todavía hoy, y probablemente lo seguirá siendo por muchos, muchos años más”.

Vea todas las noticias de hoy

EE.UU aclara dudas sobre cambio en visas a cubanos

Cubanos hacen fila frente a la Embajada de EEUU en La Habana, este lunes 18 de marzo de 2019.

Cubanos preocupados por la reducción en el tiempo de validez en las visas B2 para visitar Estados Unidos acudieron con sus dudas y comentarios a un foro abierto este lunes en la página de Facebook de la Embajada de EEUU en La Habana.

El cónsul general estadounidense Steven S. Giegerich respondió a las inquietudes de más de 700 personas que dejaron sus comentarios en la red social.

​Una usuaria identificada como Janet Bvr preguntó sobre el caso de su tía, quien tiene la visa de 5 años y una visita planificada para el próximo mes por una estadía de 98 días. “¿Cómo esto la afectará?”, preguntó en relación con la reducción del tiempo de validez de la B2 a tres meses, que entró este lunes en vigor.

Giegerich respondió que el tiempo que podrá permanecer su tía o cualquier visitante en EEUU lo determina “el funcionario de inmigración en el puerto de entrada "generalmente se conceden seis meses”, un proceso en el que “no hay cambios”, independientemente de si la visa es de entrada única o múltiple.

A quienes indagaron sobre si la nueva visa por tres meses podrá solicitarse o no en la sede consular estadounidense en la capital cubana, el funcionario aclaró que “desafortunadamente no podrán hacer la cita para una visa B2 en la embajada en la Habana”.

“Aquellos cubanos que deseen solicitar visas de no inmigrante pueden solicitar dicho visado en cualquier otra embajada o consulado de los Estados Unidos en el mundo. Para solicitar una cita de visa de no inmigrante, por favor visite www.ustraveldocs.com y seleccione una embajada o consulado de los Estados Unidos donde programar su entrevista, teniendo en cuenta que el solicitante tiene que estar físicamente presente el día de la entrevista”, respondió el cónsul.

Otra usuaria, identificada como Adamer Morales, preguntó si su visa de 5 años sigue siendo válida hasta la fecha de vencimiento, a lo que recibió una respuesta afirmativa. “Este cambio no afecta su visa”, subrayó Giegerich. A una pregunta similar, el cónsul respondió que “las visas B2 de cinco años de múltiples entradas permanecen válidas hasta su fecha de vencimiento”.

Los cubanos que residen en otro país, ¿asumen el visado del país donde residen o asumen la nueva forma de visado?, preguntó Diana Liz Ocaña Mesa. “A partir del 18 de marzo de 2019, los Estados Unidos reducirán la validez de la visa B2 para los ciudadanos cubanos a tres meses con una sola entrada. El lugar de residencia no marca una diferencia”, aclaró el cónsul.

A una avalancha de preguntas sobre el Programa Cubano de Reunificación Familiar (CFRP), conocido como parole, el cónsul reiteró que “debido a las reducciones de personal en la Embajada de Estados Unidos en La Habana, la Oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) ha suspendido las operaciones en su oficina local en La Habana.

Ante las dudas de si el programa continuará o no, Giegerich señaló que “el Departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Nacional están determinando las disposiciones para el procesamiento de solicitudes bajo el Programa Cubano de Reunificación Familiar (CFRP). Estaremos comunicando cualquier plan al respecto tan pronto se determine”.

También hubo muchas interrogantes sobre la demora del procesamiento de visas de otras categorías en Guyana, como la F2B y la F2A, donde actualmente se tramitan debido a la reducción de personal y el cierre de la oficina de USCIS en La Habana.

“La fecha del boletín de la visa ya pasó mi fecha de prioridad, sin embargo, no he recibido ninguna notificación sobre la entrevista de mi esposa en Guyana. Agradecería alguna información sobre el estado actual de la categoría F2A en Guyana”, preguntó Randy Suarez Rodes.

El cónsul refirió al solicitante a la Embajada de los Estados Unidos en Guyana. “Deben poder rastrear el caso de su esposa y hacerle saber la fecha límite en que puede acudir a su cita, suponiendo que su fecha de prioridad es actual como usted dice”, agregó.

Otra usuaria indagó sobre el retraso en el procesamiento de su hijo soltero mayor de edad, que inició en mayo de 2017. “Los casos de F2B que se están procesando como Visa de Inmigrante son los del 1 de Agosto de 2012. Era el programa de CFRP (Parole) el que adelantaba esa fecha, pero en estos momentos no se ha determinado como va a continuar ese programa”, explicó el funcionario estadounidense.

(Redactado por Aracelis Mayan, con infomación de la página de Facebook de la Embajada de EEUU en La Habana)

Piden a la Casa Blanca revertir medida sobre visa B2 para cubanos

Un negocio ofrece llenado de planillas y servicio de fotografía para visas y pasaportes en los alrededores de la Embajada de EEUU en La Habana.

La plataforma We the People lanzó una campaña de recogida de firmas en el sitio en internet de la Casa Blanca para pedir a la administración de Donald Trump que revierta la decisión sobre la reducción del tiempo de validez de las visas de 5 años para los cubanos.

En la introducción de la petición, creada el sábado pasado por el usuario E.D, se argumenta que la medida, que entra en vigor este lunes,18 de marzo, "solo causará un daño tremendo a las familias en las comunidades cubanoamericanas y dañará a la sociedad civil cubana".

La iniciativa necesita 99,798 firmas antes del 15 de abril de 2019 para obtener una respuesta de la Casa Blanca. Hasta el momento de la publicación de esta nota, 202 personas habían firmado la petición.

Petición en la plataforma We the People para revertir decisión sobre tiempo de validez de las visas B2 para cubanos.
Petición en la plataforma We the People para revertir decisión sobre tiempo de validez de las visas B2 para cubanos.

Washington anunció el viernes mediante su encargada de negocios en Cuba, Mara Tekach, que a partir del lunes el país reducirá el tiempo de la visa B2 para los cubanos -otorgada para visitas familiares y turismo, entre otros propósitos- de 5 años a tres meses, con una sola entrada a Estados Unidos.

Tekach dijo que la medida es una modificación para "establecer reciprocidad" con Cuba, que otorga una entrada válida por solo dos meses a viajeros estadounidenses con una prórroga de un mes.

La petición para revertir la medida del Departamento de Estado señala que "los cubanos ya tienen dificultades para solicitar una visa en un tercer país, y esta medida simplemente hace que sea casi imposible e inasequible viajar a los Estados Unidos. La mayoría de los cubanos no viajan por turismo, sino para reunirse con familias divididas hace mucho tiempo".

Las visas de 5 años con entradas múltiples fueron implementadas durante el gobierno del expresidente Barack Obama, en medio de un acercamiento de su administración con el régimen cubano.

(Con información de We the People y la agencia Reuters)

EEUU reduce validez de visa B2 para nacionales cubanos

Vista de un pasaporte cubano.

Estados Unidos reducirá, a partir del 18 de marzo, la validez de la visa B2 para los nacionales cubanos a tres meses con una entrada, anunció este viernes la embajada estadounidense en La Habana en un comunicado.

Antes del cambio, EEUU concedía a los cubanos una visa de múltiples entradas, con 60 meses de validez, por un costo de $160, dijo la sede diplomática, un tratamiento que no es recíproco de parte del gobierno cubano.

Cuba, por su parte, "concede a los turistas estadounidenses visas de una sola entrada para una estancia de dos meses, prorrogables por otros 30 días para un total de tres meses, por una tarifa de $50", explica la nota.

El Departamento de Estado ha reducido la validez de la visa B2 "para igualar la validez inferior concedida por el Gobierno de Cuba a los ciudadanos de los Estados Unidos en categorías similares", concluye.

La categoría de visa B2 se aplica a viajes de turismo, visitas familiares, tratamiento médico y propósitos similares.

La embajada aclara que "ninguna otra categoría de visa para nacionales cubanos será objeto de modificación".

(A partir de un comunicado de la Embajada de EEUU en Cuba)

La Casa Blanca busca reducir un 70% de los fondos para promover la democracia en Cuba

Una bandera de EEUU frente al edificio de la embajada de EEUU en La Habana.

El proyecto de presupuesto de la Administración Trump para el año fiscal 2020 propone un recorte de $14 millones a los fondos para promover la democracia y los derechos humanos en Cuba a través de organizaciones, grupos de la sociedad civil y la prensa independiente.

La propuesta supone un recorte del 70%.

"Ningúna administración ha tomado medidas más firmes enfocándose en la tiranía y defender los derechos humanos en América Latina que esta. Yo sé, por cierto, que la injerencia de Cuba en América Latina continúa siendo una prioridad para esta administración", dijo el senador republicano por la Florida, Marco Rubio, en un correo electrónico enviado a RadioTelevisionMarti.com.

Las propuestas presupuestarias del Ejecutivo se deciden en el Congreso, ya que ese órgano legislativo es el que tiene la facultad de aprobar el presupuesto del Estado.

"Continuaremos comprometiéndonos diplomáticamente con aliados y socios para promover los intereses nacionales de los Estados Unidos y las prioridades políticas compartidas", dijo este miércoles una funcionaria del Departamento del Estado a la reportera de Radio Martí, Michelle Sagué, quien preguntó sobre el proyecto presupuestario.

La funcionaria destacó el importante papel que desempeña el Congreso en la provisión de fondos para respaldar las operaciones y programas del gobierno de los Estados Unidos, incluidos los del Departamento de Estado y USAID.

"Esperamos continuar las discusiones con el Congreso sobre el financiamiento de nuestros programas de diplomacia y asistencia, también los del año fiscal 2020", añadió.

El pasado año, la Casa Blanca había propuesto $10 millones de ayuda a la democracia en Cuba, una suma que fue modificada por el Congreso, que aprobó $20 millones para el actual año fiscal, que cubre el período de octubre de 2018 a septiembre de 2019.

Propuesta presupuestaria para países del Hemisferio Occidental.
Propuesta presupuestaria para países del Hemisferio Occidental.

Estados Unidos provee desde 1996 asistencia para el fomento de la democracia en Cuba a través de programas que apoyan los derechos humanos y las iniciativas de la sociedad civil que promueven las libertades básicas, especialmente la libertad de expresión.

El proyecto de presupuesto busca también una disminución de $33 millones de dólares respecto al pasado año de los fondos asignados a la Agencia de Medios Globales de Estados Unidos (USAGM), el organismo que supervisa las operaciones de la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB), la Voz de los Estados Unidos de América (VOA) y otros medios internacionales de información.

Propuesta presupuestaria para USAGM.
Propuesta presupuestaria para USAGM.

El Ejecutivo pidió al Congreso que recorte la ayuda a Latinoamérica, pero que permita al Departamento de Estado reservar 500 millones de dólares para "responder a la crisis" en Venezuela y "apoyar una transición democrática", en la propuesta presupuestaria presentada este lunes.

En una carta dirigida al Congreso, el secretario de Estado, Mike Pompeo, explicó que su departamento necesita los "recursos apropiados" para cumplir sus objetivos, entre los que incluyó "apoyar a la gente de Venezuela contra la tiranía".

Por eso, según detalla el Departamento de Estado en un comunicado, el Ejecutivo se reserva la capacidad de transferir hasta 500 millones de dólares de otros fondos para "responder a la crisis" en Venezuela o "apoyar una transición democrática" en ese país.

En el caso de Venezuela, la propuesta de presupuesto para fondos para la democracia consiste en $9 millones. El Congreso había aprobado 15 millones para el presente año fiscal.

El plan incluye un recorte del 23% para el Departamento de Estado y USAID, que ahora cuentan con 52.000 millones de dólares aprobados por el Congreso, y a los que Trump propone destinar 40.000 millones de dólares en 2020.

Si el presupuesto fuera aprobado por el Congreso, la oficina del Departamento de Estado dedicada a Latinoamérica sufriría un recorte de casi el 27%, puesto que ahora cuenta con 158 millones de dólares y Trump ha solicitado solo 116 millones.

[Redactado por Pablo Alfonso con información de Agencia EFE, Reuters y McClatchy ]

Proyecto de ley prohibiría a tribunales EEUU reconocer marcas comerciales confiscadas por Cuba

El senador demócrata Bob Menendez (izq.) y el senador republicano Marco Rubio. (Archivo)

El senador republicano Marco Rubio, y el demócrata Bob Menéndez, presentaron este martes un proyecto de ley que prohibe el reconocimiento por tribunales de EEUU de marcas comerciales confiscadas por el régimen comunista de Cuba.

La medida prohíbe a los tribunales estadounidenses reconocer, hacer cumplir o validar cualquier aseveración de derechos por parte de un individuo, de una marca registrada que se utilizó en relación con una empresa o activos que fueron confiscados por el régimen cubano, a menos que el propietario original de la marca haya consentido expresamente.

Un proyecto de ley complementario fue presentado ante la Cámara de Representantes por Debbie Wasserman-Schultz, demócrata, y John Rutherford, republicano.

"Durante 60 años, el régimen comunista de Cuba ha estado beneficiándose con propiedades robadas que pertenecen a ciudadanos de EEUU", dijo Rubio en un comunicado de prensa.

El senador cubanoamericano agregó que siempre ha sido política de Estados Unidos apoyar a los legítimos dueños de propiedades robadas.

"Una marca que involucra a Bacardí, uno de los mayores productores de licores del mundo, es ilustrativa de esta circunstancia. Los activos de Havana Club fueron confiscados por el gobierno cubano en 1959, y en 1994 –aunque la marca expiró en 1974– los descendientes del fundador de Havana Club vendieron la receta y la marca registrada a Bacardí, quien desde entonces produjo el ron en Puerto Rico. Casi al mismo tiempo, la firma cubana Cuba Ron presentó y recibió una marca registrada de EEUU con el nombre, y se asoció con Pernod Ricard para vender el ron "Havana Club" de la competencia. La Ley de marcas no robadas honradas en América prohibiría a la asociación Cuba Ron/Pernod Ricard usar los derechos relacionados con Havana Club debido a la confiscación de la compañía original por parte del régimen cubano en 1959", detalla el comunicado conjunto, publicado en el sitio oficial del senador Rubio.

Esta Ley asegura que los tribunales estadounidenses no reconozcan el derecho a propiedades confiscadas, sin el expreso consentimiento de sus legítimos dueños, agrega la nota.

"La confiscación de activos por parte del gobierno cubano es, y siempre será un delito", subrayó el senador Menéndez. "Esta legislación bipartidista protegerá las marcas registradas de EEUU al prohibir a los tribunales que reconozcan los derechos de las personas que son objeto de confiscación sin consentimiento, continuando con la antigua política de EEUU de apoyar a los legítimos propietarios de bienes robados".

La representante Wasserman Schultz, por su parte, reiteró su compromiso de salvaguardar los derechos de propiedad intelectual de las compañías estadounidenses al garantizar que "las marcas registradas estén protegidas contra la confiscación por parte de cualquier gobierno extranjero".

“Este proyecto de ley hace eso, al prohibir a los tribunales validar una afirmación de los derechos de marca registrada en relación con una empresa o activos confiscados por el gobierno cubano, y al apoyar a los verdaderos y justos propietarios de propiedad robada, una política estadounidense de larga data que debe continuar", añadió.

Rutherford señaló que al régimen cubano se le ha permitido robar la propiedad intelectual estadounidense durante demasiado tiempo. "Al mantener fuertes protecciones de derechos de autor en nuestros tribunales, los regímenes extranjeros ya no podrán beneficiarse del ingenio estadounidense", concluyó.

El proyecto de ley establece una prohibición de marca registrada solo si la persona "sabía o tenía motivos para saber al momento de adquirir los derechos de que la marca comercial era igual o sustancialmente similar a la marca o nombre utilizado en relación con el negocio o los activos que fueron confiscados", aclara el comunicado de prensa.

Cargar más

XS
SM
MD
LG