Enlaces de accesibilidad

Mundo

Gobierno portugués, satisfecho con acuerdo de paz en Mozambique

Ejército de Mozambique.

"Portugal se congratula sobre todo por el fin de las hostilidades, que es una primera piedra en la normalización de la vida política en Mozambique".

Portugal acogió con satisfacción "el fin de las hostilidades" en Mozambique, excolonia lusa en África que vivió hace poco varios episodios de violencia entre las fuerzas gubernamentales y la exguerrilla y el partido opositor Renamo. "Portugal se congratula sobre todo por el fin de las hostilidades, que es una primera piedra en la normalización de la vida política en Mozambique", declaró hoy el Ministerio de Exteriores portugués en un comunicado.

El pasado 12 de agosto se anunció un acuerdo entre el Gobierno de Mozambique, liderado por Frelimo, de orientación socialista, y Renamo (centro-derecha) después de un año de negociaciones.

Durante dieciséis años (1976-1992), Frelimo y Renamo libraron una cruenta guerra civil que causó un millón de muertos y a la que pusieron fin los acuerdos de paz de Roma de 1992. Pero a finales del pasado año, se reavivaron las tensiones y se registraron episodios de violencia que acabaron con decenas de muertos.

En el acuerdo alcanzado el 12 de agosto pasado, que se produce dos meses antes de las elecciones presidenciales, se incluye una ley de amnistía que da garantía jurídica al líder de Renamo, Afonso Dhlakama, escondido por motivos de seguridad desde el 21 de octubre de 2013.

Vea todas las noticias de hoy

Miedo sustituye a festividades en Gaza mientras escala combate con Israel

El humo se eleva durante un ataque aéreo israelí, en medio de un estallido de violencia israelí-palestina, en la ciudad de Gaza, el 13 de mayo de 2021. REUTERS / Suhaib Salem

Durante la celebración del Eid al-Fitr, las calles del enclave de Gaza solían llenarse de palestinos elegantemente vestidos que compartían dulces y saludos para celebrar el inicio de la festividad musulmana.

"Este Eid es diferente. Este Eid viene con bombardeos, miedo y horror", dijo Fahd Ramadan, de 44 años, mientras se dirigía rápidamente a su casa en el campo de refugiados de Jan Yunis, en el sur de Gaza, tras una intensa noche de ataques aéreos israelíes durante las peores hostilidades en años.

Después de salir de su casa el jueves por la mañana para unirse a otros en las oraciones tradicionales, Ramadan se detuvo brevemente en su camino de regreso al pasar junto a los escombros de un edificio destruido en los enfrentamientos.

Desde el lunes ha habido un vertiginoso intercambio de cohetes y misiles entre militantes de Hamas en Gaza y el ejército de Israel a través de la frontera del enclave, después de que las últimas tensiones relacionadas con la propiedad de la tierra en Jerusalén derivaron en conflicto.

Un palestino frente a unas tiendas dañadas tras los ataques aéreos israelíes que destruyeron una torre, el primer día de las celebraciones del Eid al-Fitr, en Gaza. REUTERS/Suhaib Salem
Un palestino frente a unas tiendas dañadas tras los ataques aéreos israelíes que destruyeron una torre, el primer día de las celebraciones del Eid al-Fitr, en Gaza. REUTERS/Suhaib Salem

"Todos los años nos vestíamos y hacíamos visitas. Este año no iremos a ningún lado", comentó Basma al-Farra, de 20 años, en Jan Yunis.

El Eid al-Fitr marca el final del Ramadán, un momento de celebración con familiares y amigos en todo el mundo musulmán después de las restricciones del ayuno diario durante el mes sagrado.

En Gaza, una estrecha franja de tierra densamente urbanizada en la que viven 2 millones de personas, la emoción habitual se ha convertido en luto para algunos. Los médicos estiman que han muerto 83 personas en el enclave en lo que va de semana, mientras que en Israel han perecido siete personas, según el ejército, en los peores enfrentamientos desde la guerra de 2014.

Pese a todo, no todos en Gaza se quedaron adentro. Khamees al-Jabri, de 19 años, que suele ofrecer paseos a los niños en su caballo durante las festividades, estaba en Jan Yunis, pero encontró pocos clientes.

"No hay Eid, y no hay trabajo debido a la guerra y los misiles", lamentó, agarrando las riendas de su caballo mientras se alejaba.

Otros insistieron en que celebrarán la festividad como puedan.

"Celebraremos pese a los bombardeos y la destrucción", dijo Khaled Mesleh, de 34 años, en la ciudad de Gaza. "Celebraremos el Eid para decirles a todos que a Gaza le gusta la vida y que los niños de Gaza quieren usar la ropa del Eid como todos los niños del mundo".

Exhortan a la ONU a presionar a China para que cese los crímenes de lesa humanidad contra los uigures

Mujeres uigures, minoría musulmana en la región de Xinjiang, China.

Los países miembros de la ONU deben presionar al gobierno de China para que ponga fin a sus crímenes de lesa humanidad contra los uigures y otros musulmanes túrquicos, dijo este miércoles Human Rights Watch en un evento de alto nivel sobre abusos a los derechos humanos en Xinjiang.

Las delegaciones deben instar a los altos funcionarios de la ONU a seguir adelante con una investigación de las detenciones masivas, persecución cultural y otros abusos graves por parte de China.

El evento virtual fue copatrocinado por Human Rights Watch, Amnistía Internacional, el Centro Global para la Responsabilidad de Proteger, el Centro de Justicia Global, la Federación Internacional de Derechos Humanos, FIDH, el Servicio Internacional de Derechos Humanos y el Congreso Mundial Uigur, junto con al menos 18 países encabezados por Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos.

“Durante años, los funcionarios chinos han tratado de intimidar a los estados miembros de la ONU para que guarden silencio sobre los horribles abusos que las autoridades están infligiendo a los musulmanes túrquicos en Xinjiang”, dijo Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch. “Hay un impulso extraordinario a medida que los gobiernos de todo el mundo buscan responsabilizar al gobierno chino por las violaciones de derechos humanos".

En abril, Human Rights Watch y la Clínica de Resolución de Conflictos y Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de Stanford publicaron un informe que detalla los crímenes de lesa humanidad cometidos por el gobierno chino contra los uigures y otros musulmanes en Xinjiang.

Los grupos dijeron que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU debería crear una comisión para investigar las denuncias de crímenes contra la humanidad y otros abusos, identificar a los funcionarios responsables y proporcionar una hoja de ruta para hacerlos responsables.

También instaron a la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, a monitorear e informar sobre la situación de los derechos humanos en Xinjiang para mantener informado regularmente al Consejo de Derechos Humanos.

Tercer poeta asesinado en Birmania desde marzo

El poeta Khet Thi.

Un poeta birmano conocido por escribir versos en apoyo del movimiento de resistencia contra la junta militar gobernante murió menos de 24 horas después de su arresto y su cuerpo fue devuelto sin órganos, incluido el corazón, dijeron el martes su esposa y simpatizantes.

Khet Thi, también conocido como Zaw Tun, fue detenido el sábado para ser interrogado en un centro de detención en Sagaing, una región del noroeste de Myanmar que ha sido escenario de fuertes protestas contra el gobierno militar.

Cuando el cuerpo de Khet Thi fue recuperado por miembros de la familia el domingo en un hospital en Monywa, la capital de Sagaing, estaba muy descolorido y las costuras indicaban que al menos algunos órganos internos habían sido extraídos, dijo su familia.

El ejército le dijo a su familia que el poeta de 45 años había muerto de un ataque al corazón.

Hablando el lunes en un panel de discusión organizado por el Club de Corresponsales Extranjeros de Tailandia, Richard Horsey, un asesor de Myanmar del International Crisis Group, señaló que Khet Thi había escrito una línea, ahora ampliamente citada, diciendo:

"Nos disparan en la cabeza, pero no saben que la revolución está en el corazón”.

Cuando devolvieron el cuerpo de Khet Thi, su corazón había sido extripado y las autoridades dijeron que había muerto de un ataque cardíaco, dijo Horsey. “Creo que el mensaje fue bastante claro. Escribió esa línea y perdió el corazón".

Se intensifica la violencia entre palestinos e israelíes en la Franja de Gaza

Cohete lanzado por Hamas es interceptado por defensa aérea de Israel.

El único diálogo efectivo hasta el momento en la Franja de Gaza es el de los cohetes que, de uno y otro lado azotan ambas parte de la Franja, donde el fuego devora sinagogas y mezquitas por igual, sin tomar en cuenta creencias e ideologías.

En ciudades como Lod, habitada por árabes y judíos por igual, este equilibrio se ha visto amenazado al punto de que el alcalde de la ciudad, Yair Revivo, ha reconocido durante una entrevista televisiva, que "Hemos perdido el control de la ciudad y de las calles”, según informa un cable emitido por la agencia de noticias AP.

De acuerdo con lo informado por AP, los israelíes declararon el miércoles haber matado a “16 miembros del brazo armado de Hamas” durante una incursión aérea a Gaza.

A cincuenta y tres asciende el saldo de muertos hasta el momento en Gaza. Por su parte, Israel declaró la suma de seis fallecidos, según informa un cable esta vez de la agencia Reuters, en unos enfrentamientos considerados los más violentos ocurridos en la zona en los últimos años.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, siguiendo la línea de información de Reuters, declaró en un comunicado que “Esto es sólo el principio” y apenas terminado el comunicado, una lluvia de cohetes cubrieron el espacio en la ciudad de Ashdod.

Como resultado, “Hamas confirmó la muerte del comandante de la brigada y la pérdida de ‘otros líderes y guerreros’".

Hasta el momento, coinciden ambas agencias de prensa, los intentos realizados por Egipto, Qatar y la ONU por devolver la calma a la caldeada zona han resultado infructuosos.

5 cosas que debes saber sobre el estado de la economía mundial

Vendedora de mercado en Manila con dinero en la mano

¿Es en este año cuando superaremos la crisis económica mundial que ha provocado la pandemia? ¿Peligran nuestros trabajos? ¿Quién ha perdido más con esta crisis y qué se puede hacer para recuperarse?

Aquí te traemos las respuestas a estas preguntas tras analizar la actualización de un informe anual preparado por el departamento de la ONU especializado en estos asuntos.

Tras más de un año de pandemia, las perspectivas de crecimiento mejoran para las grandes economías, pero no tanto para otras muchas en desarrollo y la situación de los más vulnerables se vuelve más precaria debido a la elevada pérdida de puestos de trabajo. Por ese motivo, se necesitan mejores políticas que conduzcan una recuperación de la crisis más resiliente e inclusiva, según el Informe sobre la situación y perspectivas económicas mundiales de 2021 del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales.

1. Las perspectivas de crecimiento a nivel mundial mejoran de forma desigual

Las perspectivas de crecimiento mundial han mejorado, aunque la pandemia está lejos de terminar para una vasta mayoría de países debido a un número elevado, y en ocasiones a una tendencia en aumento, de casos de COVID-19.

Se prevé que la economía mundial crezca un 5,4% en 2021, lo que marca una revisión al alza de la previsión de crecimiento del 4,7% de este mismo informe hecha en enero de 2021. Unas perspectivas de crecimiento más sólidas para China y los Estados Unidos de América apuntalan la revisión al alza.

No obstante, aunque se espera que los resultados económicos en China crezcan con solidez y aumenten el crecimiento mundial, no se prevé que muchas economías en desarrollo vuelvan pronto a los niveles anteriores a la pandemia. La pandemia está lejos de superarse para la mayoría de los países en desarrollo donde la vacunación avanzan lentamente y la presión fiscal se ha visto intensificada.

“La marcada disparidad en la cobertura de vacunación entre países y la probabilidad de una pandemia persistente, plantean un grave riesgo para una recuperación económica ya desigual y frágil del mundo”, señala el informe.

Se prevé que las economías desarrolladas crezcan un 5% en 2021, impulsadas por el crecimiento más rápido en los Estados Unidos desde 1966. Las perspectivas son significativamente menos optimistas para Europa y Japón, que luchan por contener nuevas oleadas de infecciones.

Por otro lado, si bien se espera que Asia oriental experimente una fuerte recuperación de la pandemia, muchos países de África, Asia meridional, Asia occidental y América Latina y el Caribe se enfrentan a una situación frágil y perspectivas económicas inciertas.

A pesar de ello, se prevé que las economías en desarrollo crecerán un 6,1% en 2021, debido a la sólida recuperación de China, que se prevé que crezca un 8,2% este año.

2. La situación de los más vulnerables es cada vez más precaria

La pandemia ha empujado a 114,4 millones de personas a la pobreza extrema.

Con los riesgos de una pandemia prolongada y espacio fiscal insuficiente para estimular la demanda, los países más vulnerables del mundo afrontan la perspectiva de una década perdida. Para muchos países en desarrollo, se prevé que su producción económica no regrese a los niveles anteriores a la pandemia hasta 2022 o 2023.

Las medidas de confinamiento y distanciamiento social han provocado una elevada pérdida de puestos de trabajo en el sector de servicios, que dan empleo de manera predominante a las mujeres. La pandemia también ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad que causa el trabajo informal, la principal fuente de trabajo en muchos países y que ofrece una menor seguridad laboral, protección social y acceso a la sanidad.

Las pérdidas de empleo e ingresos han sido mayores para las mujeres, ya que hubo más mujeres que hombres que tuvieron que dejar su empleo para satisfacer la creciente demanda de trabajo de cuidados no remunerado.

De los 114,4 millones de personas que han caído en la pobreza, 57,8 millones de mujeres y niñas son mujeres, asestando un duro golpe a los esfuerzos de reducción de la pobreza en todo el mundo, exacerbando las diferencias de género en ingresos, riqueza y educación y obstaculizar el progreso en materia de igualdad de género según lo previsto en la Agenda 2030 de Desarrollo sostenible.

Un hombre sin hogar duerme en un túnel de Budapest, la capital de Hungría. Foto: Unsplash/Mihály Köles.
Un hombre sin hogar duerme en un túnel de Budapest, la capital de Hungría. Foto: Unsplash/Mihály Köles.

3. El comercio mundial experimenta una recuperación sólida pero también desigual

El comercio de mercancías ya ha superado los niveles anteriores a la pandemia, tras mantenerse a flote gracias a la fuerte demanda de equipos eléctricos y electrónicos, equipos de protección individual (EPI) y otros productos manufacturados. El intercambio de servicios sigue restringido por las limitaciones a los viajes internacionales. Aun cuando las exportaciones de las economías asiáticas han remontado el vuelo, las de África, Asia oriental y los estados independientes de la Commonwealth se han estancado.

Una recuperación generalizada de los precios internacionales de las materias primas ha ayudado a limitar el impacto económico de la pandemia en los países en desarrollo que dependen de los productos básicos.

A pesar de las inyecciones masivas de liquidez y los costos de endeudamiento históricamente bajos, la inversión global proyectada muestra solo una recuperación moderada en 2021.

Los elevados niveles de deuda y las grandes necesidades de financiación hacen que muchos países en desarrollo sean vulnerables al aumento de las tasas de interés y a un abrupto endurecimiento de las condiciones financieras mundiales.

Dado el aumento del apalancamiento público y privado, y las importantes incertidumbres globales, los riesgos para la estabilidad financiera se ciernen sobremanera.

4. La crisis del COVID-19 ha asestado un mayor golpe a las mujeres y a las niñas

La crisis ha afectado de manera desproporcionada a las mujeres, que han visto cómo sus trabajos e ingresos se han mermado, contribuyendo así a empeorar la brecha de la pobreza de género.

Las mujeres representan la mayoría de los trabajadores de los servicios de salud, de los cuidadores y de los servicios esenciales, lo que las ha colocado a la vanguardia de la lucha contra la pandemia.

Muchas niñas y mujeres, que han llevado el peso del cuidado del hogar sobre sus hombros, han dejado la escuela y el trabajo. Su regreso a las clases y al mundo laboral puede llevarles más tiempo o puede que no suceda en absoluto en el caso de muchas, lo que agrandará aún más la brecha de género en materia de educación, ingresos y riqueza.

Las mujeres se encuentran entre las más afectadas por la crisis económica y laboral generalda por pandemia de COVID-19. Foto: PNUD Turquía/Levent Kulu.
Las mujeres se encuentran entre las más afectadas por la crisis económica y laboral generalda por pandemia de COVID-19. Foto: PNUD Turquía/Levent Kulu.

5. Los países tienen que hacer más para abordar la crisis del COVID-19

En medio del espacio fiscal limitado y la alta deuda pública, muchos gobiernos de países en desarrollo necesitarán priorizar medidas que ayuden a los grupos de población más afectados por la crisis, especialmente mujeres.

Existe una necesidad urgente para los países de formular políticas mejor dirigidas que cuiden la perspectiva de género y que conduzcan una recuperación de la crisis más resiliente e inclusiva.

A pesar de haber estado en la primera línea de la pandemia, las mujeres no han estado lo suficientemente representadas en los procesos de toma de decisiones y la respuesta que han dado las políticas económicas.

El grave impacto desproporcionado que la pandemia ha tenido sobre las mujeres y las niñas reclama una política bien dirigida y medidas para apoyar a todas ellas, no solo para acelerar la recuperación, sino también para garantizar que la recuperación es inclusiva y resiliente.

Cargar más

XS
SM
MD
LG